Issuu on Google+

AGENDA DE LAS MUJERES Para una Reconstrucci贸n con Equidad

Agrupaci贸n de Organizaciones de Mujeres Regi贸n del Maule

Regi贸n del Maule, 2011


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucci贸n con Equidad

Agrupaci贸n de Organizaciones de Mujeres de la Regi贸n del Maule 2 | P 谩 g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Organizaciones sociales y Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule que han participado y colaborado en la Realización de esta Agenda

Aquelarre, Fuerza de Mujer, San Rafael Mesa de Mujeres Líderes de Curicó, Curicó Mesa Teküfënn, Curicó Caminando Juntas, Curicó Centro de Integración Social y Cultural Transovalo, Curicó Sindicato de Temporeras, Hualañé Transgéneras por el Cambio, Talca Centro Social Quidell, Talca Casa de la Mujer Yela, Talca Corporación Domodungu, Talca Comité de Adelanto El Adobe, Talca Casa de la Mujer Sol y Esperanza, San Clemente Junta de Vecinos Tres Puentes, San Clemente Centro Social Mujeres Maulinas, Maule Campamento 27 de Febrero, Constitución Federación de Trabajadoras Agrícolas de Temporada Red Chilena contra la violencia doméstica y sexual, Región del Maule

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 3 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

La versión final de la Agenda de las Mujeres para una reconstrucción con Equidad es fruto del trabajo colectivo entre diversas representantes de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule. Se trata de un trabajo autónomo, independiente y sin financiamiento de parte instituciones públicas o privadas.

Fotografías: Archivo Movimiento Ciudadano “Talca con todos y todas”; Archivo ONG SurMaule; Archivo Corporación Domodungu; Yafza Reyes Muñoz; Eduardo Sandoval; Vania Reyes.

Información: http://mujeresdelmaule.blogspot.com/ Contacto: mujeresdelmaule@gmail.com

REGIÓN DEL MAULE / CHILE 2011 Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 4 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

INDICE

INTRODUCCIÓN.…………………………………………………………………………………….……………..…..….. 7 1. CONTEXTO TERREMOTO / TSUNAMI EN LA REGIÓN DEL MAULE…….…………...…… 9

2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA……………………………………………………………….…. 11 2.1.

Contextualización del problema a la realidad de las Mujeres del Maule……..… 11

3. HALLAZGOS EN RELACIÓN AL AUMENTO DE LA VIOLENCIA HACÍA LAS MUJERES…. 14

4. DIMENSIONES DE LA AGENDA DE LAS MUJERES PARA UNA RECONSTRUCCIÓN CON EQUIDAD DE GÉNERO…………………………………………………………………………………………… 16 4.1. Dimensión Violencia Contra La Mujer……………………………………………………………... 17 Demandas y propuestas en esta dimensión……………………………………………………………...……………... 19 4.2. Dimensión Trabajo…………………………………………………………………………………………. 20 Demandas y propuestas en esta dimensión………………………………………………………………...…………... 21 4.3. Dimensión Vivienda………………………………………………………………………………………… 22 Demandas y propuestas en esta dimensión…………………………………………………………………...…….….. 25 4.4. Dimensión Salud……………………………………………………………………………………………... 26 Demandas y propuestas en esta dimensión…………………………………………………………….……...………. 28 4.5. Dimensión Educación y Cultura………………………………………………………………………. 29 Demandas y propuestas en esta dimensión……………………………………………………………………..……... 30 4.6. Dimensión Participación Ciudadana e Incidencia Política………………….…………… 31 Demandas y propuestas en esta dimensión……………………………………………………………….……...…….. 33 4.7. Dimensión Medioambiente…………………………………………………………………….……..… 34 Demandas y propuestas en esta dimensión………………………………………………………………….……..….. 36 4.8. Dimensión Diversidad………………………………………………………………………….…………. 37 Demandas y propuestas en esta dimensión………………………………………………………………….…………. 39

5. NUESTRA PROPUESTA La Re-Construcción como un proceso social y vinculante con perspectiva de género: La oportunidad de la ciudadanía y de las mujeres………………………………………………………….. 41

6. METODOLOGÍA UTILIZADA PARA EL DESARROLLO DE LA AGENDA DE LAS MUJERES PARA UNA RECONSTRUCCIÓN CON EQUIDAD……………………………………………………….. 45 6.1. Contextos de Investigación……………………………………………………………………….…….. 45 6.1.1. Movimiento ciudadano “Talca con todos y todas”……………………………………………..… 45 6.1.2. Programa Regional “Ciudades sin violencia hacía las mujeres: ciudades seguras para todos y todas”……………………………………………………………………………………………... 46 Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 5 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

6.2. 6.2.1. 6.2.2. 6.2.3. 6.2.4. 6.2.5.

Estrategias metodológicas de recolección de datos…………………………………..…….. 47 Revisión de Documentos……………………………………………………………………………….……… 47 Observación Participante……………………………………………………………………………………. 47 Grupos de Discusión………………………………………………………………………………………….…. 47 Entrevistas “Focalizadas” y “En Profundidad”…………………………………………….………. 48 Métodos Visuales y Audiovisuales……………………………………………………………………….. 48

MAPA DE CONFLICTOS EN LA CIUDAD DE TALCA…………………………………………………….…. 49 7. BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………………………………………………. 50 Bibliografía consultada en Internet……………………………………………………………………………………….. 52

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 6 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

INTRODUCCIÓN En Marzo del año 2010, a sólo un mes de ocurrido el terremoto y posterior tsunami del 27 de Febrero, diversas organizaciones de Mujeres de la Región del Maule, iniciaron un trabajo mancomunado, de manera tal de ejercer control ciudadano en diversas áreas de la sociedad civil, visualizando específicamente la situación de las mujeres de nuestro territorio luego de la catástrofe. El inicio de este trabajo fue convocado por el Fondo Alquimia, siendo el Centro Social Quidell responsable del trabajo de veeduría (control ciudadano) en la región del Maule. Con este trabajo se conoció la situación de las mujeres en las comunas de Talca, San Rafael, San Clemente, Maule, Curicó y Constitución, pero también en localidades más pequeñas tales como Aurora. Las áreas de la sociedad civil que fueron analizadas con mayor ahínco por la veeduría antes mencionada fueron seis: Violencia contra la Mujer; Trabajo; Vivienda; Salud; Educación y Cultura; y Participación Ciudadana. En el mes de Junio de 2010, las propuestas para avanzar en la una agenda de las mujeres para la reconstrucción, fueron presentadas ante el Observatorio de Equidad y Género, en la ciudad de Santiago, por diversas Organizaciones de Mujeres del Maule. Esta actividad se llevó a cabo en el marco del seminario “Género y Reconstrucción: Mujeres y terremoto”. En Julio de 2010 estas propuestas siguieron trabajándose por parte de las organizaciones de mujeres, pero además, contaron con el apoyo de expertas en reducción de riesgos de desastres y resiliencia comunitaria. Dichas expertas fueron Flor Curo, Haydee Rodríguez, Analucy Bengochea y Maite Rodríguez1; invitadas por el Programa Latinoamericano “Ciudades sin violencia hacía las mujeres: Ciudades seguras para todos y todas”, del Fondo de Naciones Unidas para el desarrollo de la Mujer UNIFEM, hoy parte de ONU Mujeres. En esta etapa se incorporaron a la construcción de la Agenda, por la provincia de Talca, la Corporación Domodungu y Casa Yela. En esta misma fecha las propuestas visualizadas en la Agenda fueron presentadas ante diversas autoridades locales (SERNAM; Departamento de Asuntos de la Familia de Carabineros de Chile; entre otras), en el seminario “Mujeres en acción: Con derecho a réplica”, desarrollado en el Centro de Extensión de la Universidad Católica del Maule, y financiado por UNIFEM. En esta oportunidad también asistieron representantes del consejo municipal de Talca y equipos de atención de los centros de la mujer derivados del SERNAM.

Esta actividad fue el taller: “Mapeo de vulnerabilidad y Resiliencia comunitaria”, realizados el 29 y 30 de Junio de 2010 en la ciudad de Talca, el que contó con la participación de aproximadamente 30 representantes de diversas organizaciones de mujeres de más 12 comunas de la región del Maule; y el Seminario “[Re] Construir el país. Ciudadanía, género, y territorio: Mujeres en acción: con derecho a réplica”, realizado el día 01 de Julio de 2010. Estas actividades fueron realizadas por Sur Centro de Estudios de Santiago y la ONG SurMaule. Las expertas centroamericanas invitadas fueron: Flor Curo, del Centro de la Mujer Peruana “Flora Tristán”, de Lima, Perú; Haydee Rodríguez, Presidenta de la Unión de Cooperativas de Mujeres “Las Brumas”, Campaña de Reducción de Riesgos de Desastres y Resiliencia Comunitaria de Comisión Huairou y GROOTS, Nicaragua; Analucy Bengochea, del Comité de Emergencia Garífuna, Campaña de Reducción de Riesgos de Desastres y Resiliencia Comunitaria de Comisión Huairou y GROOTS, Honduras; y Maite Rodríguez, Fundación Guatemala/Red Mujer y Hábitat, Campaña de Reducción de Riesgos de Desastres y Resiliencia Comunitaria de Comisión Huairou y GROOTS Guatemala. 1

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 7 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Durante el segundo semestre del año 2010 las organizaciones de mujeres, reunidas en la Escuela Taller “[Re] Construir el país: Ciudadanía, Género y territorio” desarrollada por Sur Corporación y la ONG SurMaule, relevaron conocimientos y experiencias, con el objetivo de perfeccionar y priorizar dicha Agenda, con miras a su politización. En esta instancia se sumaron organizaciones de mujeres de las comunas de Romeral y Hualañé; y se visualizó como relevante la dimensión Medio Ambiente. Durante el 2011, las representantes de las organizaciones de mujeres de la región del Maule, en el afán de no perder el camino recorrido y generar una Agenda de las Mujeres para la Reconstrucción con Equidad – la cual contuviera datos actualizados, contexto regional, sugerencias, demandas y exigencias, emanadas desde las propias mujeres del Maule-, afinaron detalles y priorizaron temáticas, incluyendo además la dimensión de Diversidad. Es en este momento que gracias al trabajo mancomunado entre las organizaciones, se conforma la “Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule”, con el objetivo de: Generar mecanismos y acciones de visibilización del trabajo de las organizaciones de mujeres, en los diversos territorios maulinos, a través de la educación y prevención de la violencia hacía las mujeres, de manera tal de hacer incidencia política efectiva ante las autoridades locales y nacionales.

El estudio aquí presentado constituye un aporte para los distintos actores e instituciones en cuanto al conocimiento de las realidades post catástrofe; las formas de organización comunitaria y las deficiencias y necesidades de la población, desde un enfoque de género. La presentación de nuestra Agenda, es un pilar fundamental dentro de los objetivos de la Agrupación, y como tal, espera ser un instrumento válido y legítimo dentro de los planes de reconstrucción para la Región del Maule, los que desde las esferas oficiales y las políticas públicas han invisibilizado las temáticas aquí mencionadas. Finalmente, la Agenda de las Mujeres para la Reconstrucción con Equidad espera aportar al debate y a la articulación de proyectos sociales sobre la reconstrucción en la Región del Maule, pero también a nivel nacional, demostrando las carencias y abusos del modelo que se ha impuesto para ésta, insistiendo en una reconstrucción ciudadana y con equidad de género.

Reuniones de trabajo; Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule. Fotografías: Yafza Reyes Muñoz Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 8 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

1. CONTEXTO TERREMOTO / TSUNAMI EN LA REGIÓN DEL MAULE La madrugada del sábado 27 de Febrero de 2010, a las 3:34 horas, un terremoto de 8,8 grados en la escala Richter sacudió fuertemente nuestro país durante 2,45 minutos desde la región de Valparaíso hasta la Araucanía, es decir, más de 630 kilómetros del territorio nacional. Sólo 15 minutos más tarde, las primeras olas producto del maremoto, sacudían y devastaban las costas de la región del Maule y el Biobío, mientras las autoridades nacionales, tres horas después, insistían en la cancelación de la alerta de tsunami. Este terremoto, que se cuenta dentro de los 6 de mayor intensidad de los que se tenga registro en la historia mundial, impactó una extensión del territorio chileno habitada por más de 12.800.000 personas, equivalente a un 75% de la población nacional. Como resultado de la catástrofe y según estimaciones oficiales 5242 personas perdieron la vida, de las cuales 2723 pertenecen a la Región del Maule. Aún se encuentran desaparecidos/as 31 habitantes en la ciudad de Constitución4, también en la Región del Maule quienes la madrugada del 27 de Febrero celebraban la “Fiesta Veneciana” en la isla Orrego. En este lugar 91 personas fallecieron y los/as sobrevivientes fueron encontrados/as horas después sobre los árboles de la isla o flotando entre los escombros que arrastró el río. Según datos del Gobierno de Chile, las consecuencias del terremoto y el tsunami generaron pérdidas estimadas en US$ 30 mil millones, lo que corresponde al 18% del PIB nacional5. Para el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, producto del terremoto 220.000 viviendas resultaron destruidas o seriamente dañadas, dejando damnificadas a más de 80.000 familias. En las regiones de O’Higgins, Maule y Biobío, la evaluación del desastre fue la afectación de cinco ciudades con más de 100 mil habitantes – 2 de ellas en el Maule -, 45 ciudades con población sobre los 5 mil habitantes y más de 900 pueblos y comunidades rurales del valle y la costa. Las mismas estimaciones señalan que el 90% de las viviendas de adobe están en el suelo en las regiones más afectadas, de las cuales el Maule es la que concentra el mayor número de este tipo de construcciones, con cerca de 53.000 viviendas (más que la suma total

El 02 de Marzo de 2010, la ONEMI entregó un listado de 799 personas fallecidas a causa del terremoto y posterior tsunami; sin embargo por criticas sobre la veracidad de dicha información, el subsecretario del interior del ex gobierno de Michelle Bachelet, Patricio Rosende, entregó un nuevo conteo de víctimas fatales, incluyendo solamente a las personas plenamente identificadas por el Servicio Médico Legal, que hasta aquel entonces era de 524 personas. El 31 de Enero de 2011, el “Informe final de fallecidos y desaparecidos por comunas” de la Subsecretaría del Interior de Gobierno, establecía la cifra de 525 fallecidos/as y 25 desaparecidos/as, a nivel país. El Informe “Balance de Reconstrucción. A un año del 27-F” de la División de Estudios del Ministerio Secretaría General de la Presidencia de Chile, del 21 de Febrero de 2011, cifra en 524 las víctimas fatales y 31 las desparecidas. Registros no oficiales cifran 497 defunciones y más de 200 desaparecidos/as. 3 El detalle oficial al 31 de Enero de 2011 es: 27 víctimas fatales en Cauquenes; 2 en Chanco; 91 en Constitución (10 desaparecidos/as); 4 en Curepto; 19 en Curicó; 3 en Licantén; 4 en Linares; 10 en Molina; 17 en Parral; 1 en Pelarco; 34 en Pelluhue (3 desaparecidos/as); 6 en Pencahue; 5 en Sagrada Familia; 1 en San Clemente; 10 en San Javier; 2 en Teno y 36 en Talca. Sin embargo, según consta en el Informe Talca pos–terremoto. El centro histórico en disputa. Modelo de Reconstrucción, Mercado Inmobiliario y Actoría ciudadana, elaborado por la ONG SurMaule en Mayo de 2011, el informe oficial del Ministerio Público no registra fallecidos en Talca a Enero de 2011. 4 Según el Informe final de fallecidos y desaparecidos por comunas de la Subsecretaría del Interior de Gobierno, sólo se encontrarían desaparecidas 10 personas en la comuna de Constitución. Cifra que se aleja sustancialmente de las 31 señaladas por familiares de las víctimas. 5 Gobierno de Chile. Balance de Reconstrucción. A un año del 27-F; Pág. 4. División de Estudios Ministerio Secretaría General de la Presidencia; 21 de Febrero de 2011. 2

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 9 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

de O’Higgins y Biobío) y sólo en el Maule 230.000 personas habitan o habitaban dichas viviendas. Al enorme daño en vivienda, se suman la importante pérdida de infraestructura educacional, de salud, de servicios y de comercio. El movimiento telúrico perjudicó más de 6.000 escuelas situadas entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía de las cuales más de 3.700 resultaron con daños severos (1 de cada 3 escuelas de las zonas afectadas), situación que impidió que más de un 1.250.000 jóvenes iniciaran su año escolar con normalidad (Gobierno de Chile; 2011: 4). En relación a la salud pública el 75% de la red hospitalaria se vio afectada. 22 hospitales resultaron dañados severamente y 34 con daño menor. 17 quedaron inutilizables, entre ellos el Hospital Regional del Maule, que fue demolido en el transcurso del año 20106. Según datos de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) 93.928 trabajadores/as perdieron su empleo debido al terremoto y posterior tsunami. Por regiones, la más afectada es Biobío, donde la OIT estima que 34.437 personas perdieron su empleo. Le sigue el Maule, con 28.090 puestos de trabajo perdidos. Además, el informe indica que la catástrofe golpeó con más fuerza a las pequeñas empresas, que concentran el 81% de las pérdidas de empleos7. A la luz de estos antecedentes la mirada formal de los daños ha estado enfocada casi exclusivamente en los perjuicios sobre la infraestructura (ya sea pública o privada), silenciando con ello, el impacto de esos daños en la vida inmediata de los/as habitantes de las regiones más afectadas. Esto, porque la infraestructura dañada, derrumbada, demolida y eliminada de la urbe, no sólo tiene usos económicos, políticos y comerciales, sino que en esos espacios precisamente, se desarrolla(ba) la vida social y simbólica de sus habitantes, las relaciones humanas del barrio y la identidad de los pueblos y su gente. La pérdida de “la ciudad” se extiende por ende a todos/as los/as habitantes, quienes tras las decisiones políticas de las autoridades de favorecer al mercado inmobiliario y no a los/as ciudadanos/as, deben abandonar sus barrios, redes sociales, identidades y esperanzas.

Iloca (Localidad costera de Licantén) y Talca. Fotografías: Eduardo Sandoval y Yafza Reyes En la región del Maule 13 hospitales resultaron dañados tras el terremoto y posterior tsunami Datos en: United Nations Unies. Oficina del Coordinador Residente; Chile. “Terremoto. Informe de Situación N° 19”, 24-30 de Mayo 2010, Pág. 5.

6 7

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 10 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA 2.1.

Contextualización del problema a la realidad de las Mujeres del Maule

En el contexto social de la crisis provocada por el terremoto/tsunami de 2010, la violencia8 hacía las mujeres, ha encontrado nuevas formas de expresión. Algunas de éstas son producto directo de las formas en que se analizan los impactos en la pérdida de infraestructura, y otras, más profundas y a la vez más invisibles, producto de las tensiones que se producen frente a situaciones de precariedad y falta de recursos en la cotidianeidad de la vida de las mujeres. Es por ello que las consecuencias que tuvo el terremoto y el tsunami para las mujeres son múltiples y variadas, destacando en los primeros meses de ocurrida la tragedia, la crisis social originada por la pérdida de infraestructura educativa y hospitalaria. Para las mujeres, tradicionalmente las encargadas y responsables de la reproducción doméstica, la pérdida de infraestructura educativa y especialmente de salas cunas y jardines infantiles en la región del Maule, implicó necesariamente, grandes reacomodos en sus vidas personales y laborales. Esta medida, asumida por las autoridades locales y la “ciudadanía” en general como forma de enfrentar la crisis de infraestructura se hizo a costa del tiempo de las mujeres, el que es absolutamente invisible en el modelo patriarcal de nuestras sociedades. Las mujeres (y no los hombres), al no tener dónde dejar a los/as niños/as, se vieron obligadas a volver a sus casas, sumándose a esto el cuidado de los/as adultos/as mayores que también perdieron sus hogares. Asimismo, la pérdida de la infraestructura hospitalaria se tradujo en la priorización de emergencias físicas que impidieron el normal desarrollo de la atención primaria. Entre los efectos más significativos para las mujeres se encuentra la suspensión de entrega de métodos anticonceptivos hasta dos meses después de ocurrida la tragedia. Esto constituye una explicita violación a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, según todas las convenciones de derechos humanos, y más aún en Chile, donde el aborto terapéutico aún es ilegal. El aumento de las denuncias por abusos deshonestos y violaciones al interior de las mediaguas u hogares altamente hacinados, también forman parte de la larga lista de violencias hacía las mujeres que se acrecientan a diario tras la catástrofe y que son invisibles para las autoridades locales y nacionales9. La sensación de temor de las mujeres al transitar por sitios eriazos en barrios completamente abandonados, a causa de la migración de sus habitantes a otros sectores o ciudades, también implica una nueva forma de violencia que tiene una connotación sexual sobre sus cuerpos y que es negada por el Estado.

Entendemos por violencia contra las mujeres: “cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño, o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado” (Art. 1º - Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, Belem do Pará, 1994). 9 Según cifras del ministerio público a inicios del año 2011, el aumento de la violencia intrafamiliar a causa de hacinamiento durante el año 2010, fue de un 18%. Durante el año 2011 existen 18.000 denuncias por delitos sexuales, de los cuales el 81% afecta a mujeres. 8

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 11 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

“Si bien los anteriores son algunos de los efectos más visibles del terremoto, de ellos se desprenden otras múltiples consecuencias como son el aumento del desempleo, el desplazamiento de familias desde un sector a otro, nuevos procesos de segregación y especulación inmobiliaria, inseguridad urbana, pérdida de identidad barrial, pérdida de patrimonio familiar, problemas psicosociales, dificultades de convivencia al interior de las familias, hacinamiento, entre muchos otros” (Boyco y Letelier; 2010: 6).

Fotografías: Archivo ONG SurMaule y Movimiento Ciudadano “Talca con todos y todas”

El terremoto ha tenido impacto en casi todos los ámbitos de la vida social y sus efectos son complejos y multidimensionales, teniendo consecuencias muy diferentes en los sectores medios y bajos, y además entre hombres y mujeres, siendo éstas ultimas, las más perjudicadas en la escala social. “En una situación de desastre, esta diferencia genérica afecta directamente el desarrollo de la participación de las mujeres, ya que a pesar de que las mujeres dedican gran parte de su tiempo en las tareas de cuidado y de administración de sus hogares, tienen, además, una mayor disposición para ejercer adicionalmente una doble y hasta triple jornada de trabajo cotidiano: asalariado, activismo político, sindical y como participante dentro de los grupos voluntarios de la comunidad, lo cual no siempre es plenamente valorado y reconocido. Las necesidades de los hombres y sus intereses tienden a ser más asertivos y visibles y, aunque los hombres en su mayoría cumplen con una única jornada laboral, oponen fuertes resistencias a comprometerse y a participar en las tareas domésticas, de alimentación y de cuidados a su familia y a otros miembros de la comunidad; ello, debido al poco valor proporcionado a la reproducción doméstica dentro de la jerarquización y división del trabajo en una sociedad con valores patriarcales” (Castro García; 2005: 2).

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 12 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Como se puede ver, las violencias urbanas10 hacía las mujeres se han agudizado tras la catástrofe del 27 de Febrero de 2010 en diversas zonas de la Región del Maule, pero ¿Cómo se ha modificado la violencia y cuáles son los cambios producidos en la vida de las mujeres luego del terremoto/tsunami del pasado 27 de Febrero de 2010? ¿De qué manera las mujeres han contribuido a poner el acento en la discriminación y han propuesto alternativas a la reconstrucción del territorio maulino?

Villa Alegre y Curepto. Un año después de la catástrofe. Fotografías: Yafza Reyes Muñoz

10 La violencia urbana es un fenómeno con manifestaciones distintas según quiénes sean los actores que la ejercen, cuáles son sus víctimas, en qué escenarios se despliega y dentro de qué narrativas se desarrolla; asimismo, la violencia de género en los espacios urbanos es para Olga Segovia, aquella que tiene como “víctimas” a las mujeres, y los escenarios en donde se reproduce transitan entre el espacio privado y el espacio público. “Su narrativa es una larga historia de subordinación y de inequidades de todo tipo que afecta a las mujeres en su vida privada y en su vida pública”. Desde esta perspectiva la violencia urbana tiene una expresión diferente en las mujeres en comparación con la que tiene en los hombres, debido a que para ellas existe una amenaza adicional sobre sus cuerpos, con contenido sexual, traspasada a sus temores. Desde esta perspectiva la violencia hacia las mujeres va mucho más allá de la violencia física, se refiere también a carencias, privaciones y desventajas simbólicas. Como se puede leer, la violencia hacía las mujeres sobrepasa el ámbito de la vida cotidiana a pesar de que muchas mujeres sean violentadas dentro de sus hogares. Esto porque la violencia influye en las actividades que las mujeres desarrollan y en sus formas de vida, y muchas de ellas, por temor o por vergüenza se retiran del mundo público y se encierran en el círculo “privado” de la violencia: abandonan sus trabajos, dejan de participar en actividades culturales, políticas, económicas, y por su puesto dejan de participar en reuniones con pares de amigos/as y la propia familia. Para Patricia Morey “la combinación entre la violencia real, su percepción y la respuesta psicológica del miedo, lleva a la autocensura y a la reducción de la autonomía, lo que necesariamente significa una disminución en el bienestar y en la calidad de vida de las mujeres” (2007: 23). Esta disminución en el bienestar y la calidad de vida en las ciudades contemporáneas se debe en gran medida a la supremacía de los espacios vacíos (Sennett; 1994), por sobre los espacios públicos. Esta situación ha significado la explotación y marginación de la sociedad civil de las decisiones políticas, económicas y sociales y sobre todo a las mujeres. En la Región del Maule el negocio que ha significado la tierra para las empresas privadas tras la concreción del modelo de libre mercado en la dictadura militar, y hoy, luego del desastre urbano provocado por el terremoto del pasado 27 de Febrero, esta situación ha exacerbado los procesos de desigualdad. Sociedades que explotan, marginan, invisibilizan, oprimen y niegan a la sociedad civil, generan sujetos insatisfechos (hombres y mujeres) y frustraciones individuales y colectivas que promueven aún más la violencia hacía quienes están más bajo en la escala del prestigio social (los/as niños/as, los/as enfermos/as, los/as ancianos/as y por su puesto las mujeres). En este sentido, en sociedades como la chilena, en la que los medios de comunicación nos bombardean con la necesidad de consumir y el Estado no facilita una redistribución equitativa de los recursos, se crean situaciones de estrés que posibilitan y aumentan la violencia entre ciudadanos/as, ya sea física, psicológica, institucional, simbólica y por su puesto hacía las mujeres.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 13 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

3. HALLAZGOS EN RELACIÓN AL AUMENTO DE LA VIOLENCIA HACÍA LAS MUJERES Tras el trabajo de investigación realizado durante casi un año en la región del Maule, hemos podido evidenciar cómo se han agudizado las violencias urbanas hacía las mujeres tras el terremoto y posterior tsunami, y cómo se ha invisibilizado completamente, el trabajo desarrollado por ellas en todas las etapas que surgieron desde el momento mismo de la tragedia, hasta hoy, un año y medio después, cuando la catástrofe natural ha pasado a ser eminentemente “social”. En un trabajo colectivo de cierre, hemos podido evidencia el aumento de las violencias físicas y sexuales, producto del hacinamiento y la precariedad, así como el aumento de la inseguridad surgida tras el aumento de sitios eriazos dentro de la ciudad vacía. También hemos podido visualizar el aumento de las violencias psicológicas, derivadas éstas principalmente del temor a las réplicas del terremoto natural, pero principalmente, de la angustia, rabia, impotencia e indignación, emanadas de la falta de una política real y seria sobre reconstrucción, sumado a la entrega – de parte de nuestras autoridades - de la “construcción” (no reconstrucción) de nuestros territorios, al mercado neoliberal. Asimismo podemos distinguir un aumento sustancial de la violencia económica, producto de la pérdida excesiva e invisibilizada de puestos de trabajo de las mujeres También visualizamos la Violencia estructural producto de la negación de la participación de las mujeres en el trabajo comunitario y social durante estos 20 meses, sin mencionar las limitantes sobre la participación política y el derecho a incidir en las decisiones claves para el desarrollo de nuestros territorios. También hemos evidenciado el aumento de la violencia institucional, que ha elevado las inequidades de género entre hombres y mujeres, al no entregar respuestas claras y concretas sobre el proceso de reconstrucción y además, la invisibilización como actoras sociales (por parte de las autoridades locales), al ser negadas como contrapartes legítimas en el acceso a subsidios, soluciones habitacionales, apoyos legales, etc. Se suman violencias simbólicas11 que insisten en el estereotipo mariano de la mujer que impulsa el Estado, a través de sus instituciones, el cual insiste en la reproducción de ideologías patriarcales, sumado a la postergación de la salud sexual y reproductiva de las mujeres en momentos de crisis. Por su puesto, la violencia del sistema sexo/género ha derivado en situaciones de estrés post traumático, no sólo por el horror de la vivencia del terremoto/tsunami y la pérdida de seres queridos, sino además por la “responsabilidad” de recomponer las dimensiones reproductivas del tejido familiar y social (alimentación, higiene, cuidados) y no contar con los recursos y las medidas básicas para hacerlo.

11 Para Pierre Bourdieu (1999) “La violencia simbólica es esa coerción que se instituye por mediación de una adhesión que el dominado no puede evitar otorgar al dominante (y, por tanto, a la dominación) cuando sólo dispone, para pensarlo y pensarse o, mejor aún, para pensar su relación con él, de instrumentos de conocimiento que comparte con él y que, al no ser más que la forma incorporada de la estructura de la relación de dominación, hacen que ésta se presente como natural”. (…) Por eso, el poder simbólico, sólo se ejerce con la colaboración de quienes lo padecen, porque contribuyen a establecerlo como tal”.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 14 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Todo lo anterior constituye formas de violencias urbanas invisibles y peor aún, legitimadas social y culturalmente, a través de los fundamentos ideológicos que subyacen en las prácticas culturales del sistema sexo/género.

Campaña Latinoamericana “Mujeres por la Ciudad: Un experimento ciudadano” Talca, Noviembre; 2010. Fotografías: Yafza Reyes Muñoz

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 15 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4. DIMENSIONES DE LA AGENDA DE LAS MUJERES PARA UNA RECONSTRUCCIÓN CON EQUIDAD DE GÉNERO La consolidación teórica del concepto género ha sido crucial para entender las lógicas que han operado en la construcción de las identidades y las jerarquías sociales; planteando que las sociedades construyen complejos sistemas simbólicos en torno al cuerpo, estableciendo – a partir de estas significaciones - jerarquías sociales, que en el caso de las mujeres en nuestra sociedad, implican posiciones de desigualdad que se han consolidado a través de diversos mecanismos entre los que se cuentan la violencia de género12. La categoría género es utilizada para indicar la existencia de un constructo social, cultural y simbólico, que determina las diferencias sexuales que crean y recrean lo femenino y lo masculino en distintas culturas y contextos socioculturales, políticos, económicos, religiosos, etc. Desde esta perspectiva la distinción entre lo biológico y lo cultural (sexo/género), permite comprender por qué cada sociedad entiende la “diferencia sexual” de una forma particular, y por qué cada cultura atribuye sentidos distintos a lo que es “ser” hombre o “ser” mujer. Asimismo involucra la comprensión de la relación entre lo masculino y lo femenino como un problema de desigualdades que mezcla factores políticos de estructuración de las jerarquías, y no sólo construcciones simbólicas de las identidades. Desde esta perspectiva, los estudios de género han incluido la conciencia de que la sociedad patriarcal siempre ha estado al servicio de la economía política dominante (capitalismo y colonialismo) y por ende, de un poder andrógeno. Pero además, que las implicancias simbólicas de éste, son tan nefastas para la construcción de las masculinidades y femineidades como las jerarquías estructurales. Según Boaventura de Sousa Santos (2011) “La cultura patriarcal tiene, en ciertos contextos, otra dimensión particularmente perversa: la de crear en la opinión pública la idea de que las mujeres son oprimidas y, como tales, víctimas indefensas y silenciosas. Este estereotipo hace posible ignorar o desvalorizar las luchas de resistencia y la capacidad de innovación política de las mujeres”.

Actividades Agrupación Organizaciones de Mujeres del Maule Fotografías: Yafza Reyes Muñoz Entendemos por Violencia de género el “ejercicio de la violencia que refleja la asimetría existente en las relaciones de poder entre varones y mujeres, y que perpetúa la subordinación y desvalorización de lo femenino contra lo masculino… La diferencia entre este tipo de violencia y otras formas de agresión y coerción estriba en que en este caso el factor de riesgo o de vulnerabilidad es el solo hecho de ser mujer.” (Rico 1996).

12

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 16 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.1.

Dimensión Violencia Contra La Mujer

En Chile, más de la mitad de los asesinatos hacía mujeres son femicidios13, la mayoría de ellos perpetrados por parejas o ex parejas de las víctimas (Red Chilena contra la Violencia Sexual y Doméstica). Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos, 500 han sido los asesinatos de mujeres durante la década del 2000. Según cifras del SERNAM, en el año 2006, el 41% de los femicidios perpetrados ocurrió en el domicilio particular de las mujeres. De esta cifra, el 41% de los agresores era el conviviente, el 10% el cónyuge, el 4% la pareja, el 14% la ex pareja y el resto, hombres no conocidos. En el año 2008 el total de femicidios ocurridos fue de 53 víctimas mientras que en año 2009 fueron 55. El ministerio público reporta, en el mismo año, 115.000 causas por violencia intrafamiliar (32,83% por amenazas; 57,32% por lesiones y 6,56% por maltrato habitual), sin embargo, un 9,6% de estas denuncias terminó en sanción condenatoria. En el año 2010, una mujer murió cada semana víctima de la violencia de sus parejas o ex parejas.

Campañas de sensibilización sobre violencias Organizaciones de Mujeres, Región del Maule. Fotografías: Yafza Reyes, Eduardo Sandoval

En la Región del Maule, a Septiembre del año 2011, existen 6.205 denuncias por violencia intrafamiliar, de las cuales 5.056 de las víctimas son mujeres, es decir un 81,76%. Esta cifra sólo fue superada por la Región de los Lagos, donde el porcentaje alcanza el 82,74% en mujeres. De estas denuncias, 3.135 corresponden a lesiones, lo que corresponden al 53,21% de los delitos intrafamiliares totales de la región del Maule. Como dijimos, las denuncias más graves son las de “lesiones”, que en el año 2009, fueron 3.214; el año 2010 (post terremoto) 3.694 y al año 2011, 3.135. Le siguen las denuncias por amenazas que durante el año 2009 fueron 1.846; el año 2010 (post terremoto) 2.212 y al año 2011, 2.028. Como podemos ver existe un alza de estas denuncias durante el año 2010, (post terremoto) de un 15% y un 19,8% respectivamente en comparación al 2009 y una baja

La sudafricana Diana Russell fue la primera en utilizar el término femicidio para referir el asesinato de mujeres sólo por hecho de serlo, en Bruselas 1976 ante el Tribunal Internacional sobre Crímenes contra las Mujeres.

13

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 17 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

de 15,13% y 4,3% respectivamente, durante el año 2011, en relación al 2011. Respecto de delitos sexuales estos aumentaron en un 200% (De 2, en 2009, a 6, en 2010)14. También podemos señalar que a noviembre de 2011, 33 son los asesinatos que se han perpetrado a mujeres, sólo por razones de género. Tres de las víctimas han sido ciudadanas de la región del Maule (una mujer en Linares, una en Sarmiento, provincia de Curicó y la última en Santa Rita comuna de Pelarco). Sin embargo y a pesar de las cifras, sólo en el mes de Septiembre de 2011 el femicidio fue tipificado como delito. En el contexto de las movilizaciones estudiantiles, la violencia desmedida de Carabineros hacía las estudiantes, es causa de preocupación nacional e internacional. No sólo por la violencia con la que han sido vejadas las jóvenes, sino porque además quienes ejercen dicha violencia, muchas veces de carácter sexual, son agentes del Estado. Para Catalina Lagos, abogada de la Corporación Humanas, que la violencia sexual en momentos de conflicto social sea un continuo se debe a que este tipo de agresiones gozan de invisibilización e impunidad. “Nadie las nota, nadie las acusa, nadie las llama por su nombre: VIOLENCIA SEXUAL. Las autoridades no la previenen, no la investigan, no sancionan a los responsables…”15. En otra arista de las violencias hacía las mujeres, podemos establecer que la aumento de la violencia urbana es más preocupante luego del terremoto y tsunami. Esto porque la calidad de vida de las personas que habitan la ciudad y particularmente de las mujeres que residen en ella, ya no es consecuencia de la acción y regulación del Estado, sino de las decisiones que los inversionistas privados toman acerca de cada territorio, resultando de ello una profunda segregación urbana. Esto porque se construye en la periferia, dónde los terrenos son más baratos, pero dónde no existen servicios sociales y humanos asociados a dicha planificación. “Por ende la planificación del sector privado responde a “lo que la gente puede pagar”, y al parecer los pobres no pueden pagar más que mala calidad, dimensiones mínimas y fealdad en sus viviendas y espacios públicos” (Ducci, 2004). Las mujeres en este escenario son las más perjudicas pues son ellas las que tradicionalmente deben enfrentar las adversidades de las desigualdades y la exclusión, y son ellas las que deben hacer foco de contención ante los problemas de hacinamiento, desesperanzas, falta de oportunidades, inseguridad, temor, delincuencia, etc. Son ellas además quienes sufren en carne propia las diversas violencias urbanas derivadas de los efectos de la fragmentación y la segregación urbana que ha acarreado el modelo inmobiliario imperante en nuestro país y que, como se ha visto en el transcurso de estos meses, se han agudizado tras la catástrofe del 2010. Desde esta perspectiva un terremoto es violento, pero enfrentar la emergencia es aún más violento; es violento que las mujeres deban volver con sus agresores para obtener subsidios habitacionales o simplemente para obtener subsidios de reparación de viviendas; es violenta la tramitación burocrática de los municipios para la demolición de casas, las encuestas y la entrega de fichas; son violentos los sitios eriazos y escombros que aumentan la sensación de miedo y terror; es violenta la imagen de las mujeres detrás de los soldados limpiando las calles tras la catástrofe; es violento el hacinamiento en los campamentos con un baño para tres mediaguas y mediaguas para 9 personas; es violento que las mujeres no cuenten con agua dentro de sus viviendas de emergencia para las necesidades más básicas; es violento el Los datos expuestos, son los oficiales del Ministerio Público. Quedan pendientes los casos de violencia que no son denunciados por las mujeres, ya sea por miedo, desinformación, difícil acceso, o naturalización de la violencia. 15 Carolina Lagos en http://www.theclinic.cl/2011/11/03/hasta-los-calzones-les-sacaron-a-universitarias-dentrode-una-comisaria/ Revisado el 03 de Noviembre de 2011. 14

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 18 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

aumento de fármacos y sicotrópicos en las mujeres producto de la angustia o la impotencia; es violento que el modelo de reconstrucción expulse a los/as habitantes de la ciudad hacía la periferia; es violento que nos digan que el 75% de la reconstrucción ya está lista cuando hay sectores de nuestras comunas que aún no han sido siquiera demolidos; es violento que no hayan anticonceptivos en los servicios de salud pública, ni entrega de preservativos para las mujeres transgéneras; es violento el aumento de las denuncias por abuso sexual y las violaciones tras el hacinamiento; es violento saber que sólo 3.300 de los empleos creados tras el terremoto fueron captados por mujeres, siendo que quedaron cesantes cerca de 45.000 a nivel país. Así, la lista suma y sigue (Reyes; 2011). Según Valeria Leal, Presidenta comunal de Organizaciones Sociales de Constitución, al menos 30 mujeres han debido regresar con sus agresores para obtener un subsidio habitacional. Esto porque no han podido acreditar su condición de jefas de hogar en la Ficha de Protección Social (uno de los instrumentos exigidos para optar a los subsidios) ya que las labores que realizan no certifican una renta “estable”. Como se ve, la violencia hacia las mujeres va mucho más allá de las conocidas violencias físicas y psicológicas, incluye carencias, privaciones y desventajas simbólicas que perpetúan el ordenamiento de las ciudades y ahora, el planeamiento urbano post catástrofe. Desde esta lógica las políticas públicas chilenas que han introducido el enfoque de género sólo cómo “inclusión” de mujeres en sus diferentes áreas, han subrayado estas diferencias y han naturalizado la victimización y los roles de reproducción femeninos, por sobre una propuesta de verdadera equidad basada en “compartir” tareas reproductivas y productivas, así como también poderes, fuerzas y emociones.

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión: Proponemos al SERNAM la incorporación de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule, en la elaboración de estrategias de profundización de la prevención de la violencia contra la mujer (física, sicológica, sexual y simbólica) en el ámbito doméstico, público e institucional. Proponemos al SERNAM, a la Dirección Comunal de Salud y a las municipalidades de la región del Maule, la implementación de salas de atención en primer apoyo, en los servicios de Urgencia, los Centros de Salud Familiar y Centro Desarrollo Social, con contratación de mujeres del movimiento de mujeres con experticias en atención de primer apoyo, más técnicos/as y profesionales idóneos/as que brinden un trato humanizado. Proponemos al SERNAM la contratación de profesionales técnicos/as, para capacitar y sensibilizar a operadores/as públicos (Carabineros o PDI, Centros de Salud, Tribunales y Centros de acogida) para que brinden una buena atención en casos de violencia contra la mujer. Las organizaciones de mujeres de la Región del Maule, exigen ser quienes revisen y adecuen según sus criterios de experticia en el tema, los contenidos y las metodologías de capacitación, supervisando además, el trabajo realizado previo informe de los profesionales. Demandamos a la SEREMI de Gobierno y SERNAM, la creación de a lo menos un Centro para mujeres y niñas expuestas a violencia sexual, supervisados por las organizaciones de mujeres, con el apoyo de profesionales y técnicos/as acordes a la problemática de las áreas de la antropologías, sociología, psicología, médicos/as, terapeutas y trabajadores/as sociales. Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 19 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.2.

Dimensión Trabajo

Respecto de la situación de las mujeres en el empleo, las cifras muestran que en el trimestre móvil Diciembre 2009-Febrero 2010 la Región del Maule tenía un porcentaje de desempleo de 4,9 en hombres y 6,7 en mujeres, lo que equivale a 1,8 puntos de diferencia. Sin embargo el trimestre móvil Febrero-Abril de 2010 muestra un porcentaje de desempleo de 5,6 en hombres y 10,3 en mujeres, disparándose la diferencia en 4,7 puntos16. Según datos de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) a Julio de 201017 posterior a la catástrofe hubo una pérdida de 89.000 empleos y una generación de 22.000 puestos de trabajo, lo que arroja una pérdida neta de 67 mil empleos (los que se concentraron principalmente en las regiones del Maule y Biobío). De acuerdo al mismo informe, el 61% de los empleos perdidos corresponden a mujeres (40.870), mientras que de los empleos creado post-terremoto el 85% fueron captados por hombres, lo que indica que sólo 3.300 puestos de trabajo fueron captados por mujeres.

Fotografías: Yafza Reyes Muñoz En el caso específico del Maule, 22.924 mujeres perdieron su empleo tras el terremoto y posterior tsunami y sólo 2.010 lo recuperaron. Esto arroja una pérdida neta para las mujeres de 20.014 puestos de trabajos. Para los hombres hubo una pérdida de 14.504 puestos de trabajo, de los cuales se recuperaron 10.488 (OIT; 2010: 7). Según los datos de la OIT aquí expuestos hubo menos pérdidas de trabajo para los hombres que para las mujeres y además se presenta cierta compensación en los empleos creados, mientras que en las mujeres se detecta una destrucción feroz del trabajo. “Nosotras trabajábamos en una tienda ahí en el centro, pero quedó súper mal con el terremoto, así que los jefes nos finiquitaron a todas… Y como era “catástrofe”, sin derecho a nada… Nos quedamos de la noche a la mañana sin casa, sin trabajo, sin plata, sin nada…” (Vecina Barrio Norte; Talca) Datos en: Oróstica Dorado, Francisca. 2010. “Mujeres por la ciudad” un experimento ciudadano” Programa Regional “Ciudades sin violencia hacia las mujeres, ciudades seguras para todas y todos”. Pág. 6. Informe de trabajo SUR – SURMAULE; Talca. 17 Oficina Internacional del Trabajo. Oficina Subregional para el Cono Sur de América Latina. 2010. Proyecto Impacto del Terremoto sobre el Empleo. Informe Final. Santiago, 08 de Julio de 2010. 16

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 20 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Sin embargo, y a pesar de estas cifras, sólo 9 meses después del terremoto 500 trabajadores/as en su mayoría mujeres jefas de hogar de la región del Maule quedaron cesantes; esto porque la autoridad regional del Trabajo del Maule, había menos cesantía. “La región del Maule, para desgracia de ustedes, y para tranquilidad del resto, es actualmente la tercera región con menos cesantía del país. Por esta razón se acaba el programa de empleo de emergencia “Mejor Trabajo”. (Jaime Suarez; Seremi de Trabajo; 31 de Diciembre de 2010. Palabras a las mujeres del Programa Mejor Trabajo, tras ser informadas que quedaban cesantes) Como se puede ver el terremoto produjo más desempleo entre las mujeres que entre los hombres, principalmente porque la concentración de inserción laboral de las mujeres de la Región del Maule se centra en dos ramas de actividad económica: comercio y servicios, justamente las dos más afectadas por el terremoto y maremoto. Pero esto no es algo que se analice con perspectiva de género a la hora de implementar políticas públicas para favorecer la reactivación económica de la zona y evidentemente no se analizó cuando se cerró el programa de empleo de Emergencia “Mejor Trabajo”. Con estos antecedentes es obvio suponer que no se han enfrentado las soluciones de forma equitativa, precisamente porque la catástrofe no se afrontó de manera integral.

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión: Proponemos a la SEREMI de Trabajo firmar un convenio de cooperación con la Cámara Chilena de Comercio, que contemple la generación de empleo digno para las mujeres sin discriminación de sueldos. Proponemos se establezca un convenio entre SENCE, la Cámara Chilena de Comercio y algunas empresas privadas, el que asegure cupos reales para las mujeres que serán capacitadas. Proponemos, en función del punto anterior, la generación de capacitaciones para las mujeres, de parte de SENCE, en oficios no tradicionales como la construcción, albañilería, gasfitería, etc., los cuales permitan acceder a las mujeres a mayores niveles de competitividad en el proceso de reconstrucción. Proponemos que la Inspección del Trabajo región del Maule, fortalezca el rol rector e inspector, hacía el trabajo agrícola de temporada y servicios (supermercados y multitiendas) para evitar explotación e incumplimiento de leyes laborales, tales como derechos legales a colación; servicios higiénicos dignos; gorro legionario, entre otros, con seguimiento “real”. Demandamos salarios dignos e igualdad de derechos para las trabajadoras agrícolas de temporada. Demandamos a las autoridades a priorizar en el proceso de reconstrucción de la ciudad, a aquellas empresas que contemplen un plan concreto y real de “Responsabilidad Social Empresarial”. Finalmente demandamos a las autoridades gubernamentales, la creación de un plan específico de generación de empleo para las mujeres, considerando las gravísimas falencias que se han desarrollado tras las pérdidas laborales para las mujeres. Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 21 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.3.

Dimensión Vivienda

En la Región del Maule se estima que 76.581 viviendas quedaron dañadas tras el terremoto/tsunami. De éstas 23.879 fueron destruidas totalmente y 52.702 presentan daños mayores, lo que corresponde al 21% del total de viviendas dañadas del país. De esto se desprende que existan alrededor de 65.000 familias damnificadas a causa de la catástrofe18. Respecto de la situación actual de las viviendas, podemos señalar que a un año y medio del terremoto/tsunami, la mayoría de las familias de las comunas, sectores y barrios más afectados aún cuentan sólo con una mediagua de 18 metros2, o bien un subsidio que no tiene oferta inmobiliaria (excepto en la periferia), para una vivienda de 40 metros2.

Barrio Seminario, Talca. Un día después del terremoto. Fotos: Archivo ONG SurMaule Las familias o adultos/as mayores que pertenecen a los sectores más pobres de las ciudades (a pesar de que muchos de ellos vivan en el centro) no son “objeto” de créditos hipotecarios, pues no tienen capacidad de gestión y por ende, se han visto acosados por las empresas inmobiliarias para que vendan sus terrenos a precios muy por debajo de los que realmente tenían en el mercado anterior al terremoto y mucho más bajos del que tienen hoy. “Al otro día del terremoto empezaron a llegar (las empresas inmobiliarias y constructoras) diciéndonos que vendiéramos, que ellos nos construían nuevas casas… Claro, al otro lado de la ciudad, en la periferia, donde no hay nada… Ahora nació un nuevo comité de allegados damnificados del casco histórico de Talca; ellos luchan por quedarse en su territorio y por el derecho al suelo en que nacieron; la tierra es del pueblo y hay que defenderla del hambriento neoliberalismo inmobiliario” (Marlene. Comité de adelanto El Adobe; Talca. Integrante Movimiento Nacional por la Reconstrucción Justa) Estas familias, que no tienen acceso a créditos para reconstruir o reparar sus hogares, están siendo obligadas a emigrar a la periferia, vendiendo su tierra a muy bajos precios y perdiendo con ello, toda una historia identitaria barrial y un patrimonio arquitectónico y social construido con el esfuerzo y la sabiduría local.

Datos en: Informe “Talca pos–terremoto. El centro histórico en disputa. Modelo de Reconstrucción, Mercado Inmobiliario y Actoría ciudadana”. Pág. 34. ONG SurMaule. Mayo; 2011.

18

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 22 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

“Según consigna El Ciudadano en Talca se ha entregado un número importante de subsidios, pero la situación de arrendatarios y allegados de los barrios Seminario, Santa Ana, Paso Moya, y Barrio Oriente, entre otros, todavía no está resuelta, pues para ingresarlos en el sistema de postulación al subsidio habitacional debían ‘poseer una ficha de protección social antes del 3 de marzo de 2010’, según la resolución exenta Nº0699 del MINVU. Es decir, cuatro días después del terremoto”19. A un año y medio después, 4.291 familias siguen viviendo en campamentos o “aldeas”, en casas de madera de 18 metros2, sin agua y con baños colectivos. Según un documento oficial del gobierno el 80% de las familias radicadas en dichas aldeas contaría con subsidio habitacional al cumplirse un año del terremoto, pero eso no ocurrió, muy por el contrario. De las 285.500 familias que postularon a subsidios, solo resultaron elegibles 220.000, dejando a 65.500 familias damnificadas sin poder optar a un subsidio de reconstrucción o reparación. Esto significa que sólo el 44% de los residentes en “aldeas” efectivamente obtendrán subsidio a “dos” años de la tragedia, y cuando culmine la erradicación de estos asentamientos más de 1.700 familias que hoy viven en ellos no accederán a viviendas definitivas. Esto porque el Ministerio de Vivienda y Urbanismo ha considerado que estas familias no cumplen los requisitos para optar al subsidio como damnificado/as. “Los radicados en “aldeas” que no tendrán subsidio son aquellos que no han podido acreditar su condición de damnificados… Para postular al beneficio se deben cumplir varios requisitos, entre ellos calificar como damnificado en el registro del MINVU, ser mayor de 18 años, no ser propietario de otra vivienda, contar con la Ficha de Protección Social (FPS) y obtener en la respectiva Dirección de Obras Municipales el certificado de inhabitabilidad de su vivienda original. A esto se agrega que las personas que viven solas -familias unipersonales- no son para el Minvu objeto del beneficio. De acuerdo con las estadísticas del ministerio, actualmente en las “aldeas” habría 585 familias que tienen otra vivienda, 406 unipersonales, 342 que no tienen su FPS y 666 sin certificado de damnificado. Todas ellas no obtendrán una vivienda nueva en este proceso de reconstrucción. CIPER (…) conversó con dirigentes y pobladores que reconocieron que hay familias que intentan aprovecharse del sistema, pero también indican que hay personas que erróneamente no fueron calificadas para optar al subsidio. En ese caso se encuentran, por ejemplo, las jefas de hogar separadas de sus maridos e impedidas de postular porque sus cónyuges figuran como propietarios de una vivienda…”20. “Yo estoy separada de hecho, hace 20 años, pero nunca me separé legalmente. Mi casa quedó muy destruida y tuvieron que demolerla. Como no estaba separada legalmente tuve que contactar a mi ex marido para hacer los trámites. Fue muy triste y doloroso. Ver mi casa así, no saber que hacer y además reencontrarme con alguien de mi pasado que fue muy triste, porque yo sufrí mucha violencia en mi matrimonio… Pero me dijeron en la municipalidad que no podía optar a la reconstrucción porque él tenía casa, entonces tuve que explicar que yo no vivo con él y por eso todo el trámite… Y después ver demoler mi casa y después todo lo que ha seguido…” (Mónica; Corporación Domodungu; Talca) Equipo Observatorio de la Reconstrucción. Mayo 2011 “Balance de la reconstrucción a 14 meses del terremoto del 27 F y la emergencia del Movimiento Nacional por la Reconstrucción Justa”. Disponible en: http://reconstruccion.uchilefau.cl/2011/05/balance-de-la-reconstruccion-a-14-meses-del-terremoto-del-27f-y-laemergencia-del-movimiento-nacional-por-la-reconstruccion-justa/ Revisado el 13 de Mayo de 2010. 20 Echenique, Juan Pablo y Pedro Ramírez CIPER “El 40% de los residentes en “aldeas” de damnificados por el terremoto no obtendrá vivienda definitiva”. Revisado el 18 de Marzo de 2011. Disponible en: http://elrodriguista.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=516:el-40-de-los-residentes-en-aldeasde-damnificados-por-el-terremoto-no-obtendra-vivienda-definitiva&catid=60:territorial&Itemid=63 19

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 23 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Después de las demoliciones que han podido pagar algunos/as vecinos/as y con un subsidio asignado, no se asegura la ejecución de los trabajos. “Al no contar con un plan de reconstrucción en el borde costero, y entre las constantes disputas entre gobierno y habitantes de las zonas afectadas por las expropiaciones propuestas para generar obras de mitigación, no hay claridad sobre dónde se construirán las casas pagadas con esos subsidios. Muchos creen que las inmobiliarias comenzarán a construir en el mejor momento económico, prolongando aún más la espera. Según datos del gobierno, a un año y dos meses del terremoto y tsunami solo hay 34.656 obras terminadas. Claudio Pulgar, coordinador del Observatorio de la Reconstrucción indicó a Radio Cooperativa, que las viviendas construidas no serían más de 4.000. El 12 de mayo, el ministro Pérez indicó que a la fecha hay 84 mil obras iniciadas y 33 mil terminadas, mayoritariamente de reparación, ascendiendo sólo a “un poco más de mil las viviendas nuevas entregadas en sitio propio” según una entrevista concedida a Cooperativa” (Echenique y Ramírez – CIPER; 2011). En la ciudad de Talca, según consta en la oficina de obras de la municipalidad, hasta Marzo del año 2011 (13 meses después del terremoto), sólo se había recepcionado y por ende entregado una casa como parte del plan de “reconstrucción” del gobierno, situación muy distinta a la anunciada en cadena nacional, el 21 de Mayo de 2011 por el presidente Sebastián Piñera, quien explicitó que al menos un 75% de las obras de reconstrucción ya estaban ejecutadas. No obstante, y a pesar de todo lo anterior, las viviendas en sí, no son suficientes, pues la vida social que se desarrollaba alrededor de la infraestructura dañada, sigue siendo absolutamente invisibilizada ante las lógicas gubernamentales e inmobiliarias. Sabemos que la reconstrucción de infraestructura vial y pública es vital para la normalización de las actividades que se desarrollan al interior de los pueblos y ciudades, no obstante, la reconstrucción del capital social que vive en ellos es primordial. Reconstruir con calidad y aprender de los errores y falencias del pasado pueden marcar la diferencia entre un real desarrollo humano o un seudo modelo desarrollista neoliberal. Sin embargo, para la mayoría de las personas que habitan en el Maule, hoy han primado los intereses de las empresas con grandes capitales nacionales e internacionales, quienes, como se ve, sólo han priorizado sus intereses mercantiles. Esto ha significado que no exista una intención real, pública, política y privada, para dar prisa a la reconstrucción, a la espera de que se generen las condiciones más óptimas para que el mercado construya segregadamente las ciudades afectadas.

Campamento en Caleta Duao; Comuna de Licantén. Fotografías: Yafza Reyes Muñoz

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 24 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión: Proponemos a la alcaldía y a la SEREMI de Vivienda, una mesa de trabajo que asegure la participación de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres en la planificación de nuestros territorios, de modo de contar con una visión concreta de género en los procedimientos para la Re-Construcción. En relación al punto anterior demandamos que esa mesa de trabajo implique la participación real y concreta en el diseño de nuestras viviendas definitivas, para que éstas cuenten con las condiciones mínimas de habitabilidad, entendiendo habitabilidad como el cumplimiento de condiciones mínimas de salud y confort, asegurando el aislamiento térmico y acústico y la salubridad. Demandamos al ministerio de Vivienda y Urbanismo la entrega de subsidios dirigidos específicamente a las mujeres, para que éstas no deben “regresar” con sus agresores para optar a un subsidio habitacional o un subsidio de reparación de viviendas. Demandamos al ministerio de vivienda y urbanismo el aumento del monto del subsidio de reparación de viviendas. Demandamos a todas las autoridades locales y nacionales, nuestro derecho a la ciudad, nuestro derecho a la tierra, a tener títulos de dominio y exigimos que las medidas definitivas a través de subsidios incorporen esta necesidad. Demandamos a las SEREMIAS de Gobierno y Vivienda, el respeto por nuestro patrimonio urbano, nuestras tradiciones y por la memoria histórica de nuestros barrios.

Iloca y Cauquenes. 12 meses después del terremoto/tsunami. Fotografías: Eduardo Sandoval y Yafza Reyes Muñoz.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 25 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.4.

Dimensión Salud

En Chile, el 48% de las madres adolescentes pertenecen al sector socioeconómico bajo el nivel de la pobreza y el 74% de ellas, a los dos quintiles de menores ingresos; del mismo modo los nacimientos en Chile se dan en la siguiente relación 146,9 por mil nacidos vivos en la Higuera, frente a 6,8 en Vitacura21. Esto evidencia no sólo un problema de salud sexual y reproductiva, sino que a la vez da cuenta de un problema de inequidades sociales y graves falencias en temas de justicia social. A esto se suma el hecho de que en nuestro país, las políticas públicas de salud, han centrado históricamente su atención en el “cuerpo reproductivo femenino”, por sobre su valoración como mujeres. En consultorios, por ejemplo, se combate el “embarazo adolescente” con pastillas anticonceptivas, pero no se centra la atención en métodos que impidan la adquisición de enfermedades de transmisión sexual de aquellas adolescentes, pues no existe una educación sexual que apunte a una libertad y gozo del cuerpo, sino a su represión y control, lo que mantiene la imagen de la mujer como un cuerpo meramente reproductivo. Importante es mencionar al respecto, que a pesar de la ley N° 20.418, que fija normas sobre información, orientación y prestaciones en materia de regulación de la fertilidad, las mujeres siguen enfrentando problemas en el acceso a anticonceptivos y anticoncepción de emergencia (artículo 2, inciso segundo), pues al no estar reglamentada la lay, la acción de las distintas reparticiones públicas continúa discriminando en la entrega de la anticoncepción, afectando directamente a las mujeres más pobres de la región, que se atienden justamente, en los servicios públicos, y que tienen el derecho legal a decidir sobre sus cuerpos y sobre la regulación de su fertilidad. Esta situación se evidenció en la Región del Maule, durante los dos primeros meses de ocurrido el terremoto y posterior tsunami, cuando el servicio de salud del Maule, al no contar con una gran cantidad de hospitales y consultorios, producto de su mal estado tras la catástrofe, priorizó “emergencias físicas”, por sobre la salud sexual y reproductiva de las mujeres, no entregando anticonceptivos y anticoncepción de emergencia. Esto es más preocupante, considerando el aumento de las denuncias de abusos deshonestos y violaciones al interior de los hogares altamente hacinados tras la tragedia, lo que evidencia la imposibilidad absoluta de las mujeres para decidir sobre su sexualidad. Otro punto importante sobre la discriminación de las mujeres en temáticas de salud, es el costo diferenciado por sexo, en los planes de salud de las ISAPRES, en donde las mujeres obtienen mayores grados de descuentos que los hombres a raíz de su ciclo reproductivo. Esto constituye otra violación a los derechos sexuales y reproductivos, y a las convenciones internacionales de derechos humanos sobre la igualdad entre hombres y mujeres que Chile ha firmado. El tribunal constitucional falló en el año 2010 que “los números 1, 2, 3 y 4 del inciso tercero del artículo 38 ter de la ley N° 18.933 no cumplen los supuestos descritos en el considerando precedente y, por consiguiente, son incompatibles con el derecho a la igualdad ante la ley, especialmente entre hombres y mujeres, y lesionan, asimismo, el derecho a la protección de la salud y el derecho a la seguridad social, en el sentido que todos ellos se encuentran reconocidos y asegurados en nuestra Carta Fundamental” (Rol 1710 -10 INC).

Datos en: Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). 2010. Situación de los derechos Humanos en Chile. Informe anual 2010. Andros Impresores. Santiago de Chile

21

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 26 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Es por estas y otras razones que la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule, insiste en la urgencia de contar con una ley que despenalice el aborto y termine con un problema de salud pública que afecta particularmente a las mujeres más pobres del país que se atienden precisamente, en los servicios de salud pública. “En el Maule se han agudizado los problemas de anticoncepción de emergencia y a esto se suman los problemas que ha traído consigo el hacinamiento lo cual ha favorecido el aumento de embarazos no deseados. No hubo tratamientos para las mujeres con VIH/SIDA ni para las trabajadoras sexuales; Tampoco soluciones médicas públicas para las personas que tienen algún tipo de adicción, etc.” (Benedicta; Talca). “Después del terremoto… Estuvimos asiladas harto tiempo. A mí me pasó que estuve tres meses en un campamento acá. Eran tantas las personas que estaban en el campamento que 4 familias quedaron en la calle y les tuvimos que hacer una carpa gigante en la calle. Esto fue tres meses así. A mis compañeras las discriminaron más, algunas estuvieron viviendo en la calle esos tres meses. Tuvimos hartos inconvenientes hasta hartos meses después del terremoto. De la Seremi de salud del gobierno que se fue, tuvimos mucho apoyo, de Marcela y Paulo que estaban en el programa de VIH/SIDA. Después del terremoto comenzamos a trabajar con más fuerza el tema del VIH porque las chiquillas quedaron en la calle y recibimos apoyo de las “transexuales” de Rancagua. Luego del terremoto, una chica tuvo tuberculosis por quedar en la calle y a raíz de esto se le declaró el SIDA y no resistió. Para mí eso fue súper fuerte, porque yo además asumí el cargo en esa fecha”. (Soraya; Presidenta “Transgéneras por el Cambio”; Talca)

Campamento de mediaguas de Transgéneras por el Cambio, en visita de Vêrónica dos Ancos, de ONU – Mujeres. Fotografías: Yafza Reyes Muñoz Como se puede leer, luego de la catástrofe las mujeres han debido lidiar con grandes cambios, necesidades y frustraciones, y sumidas en la vorágine de la necesidad y la inmediatez de las respuestas y soluciones, no han tenido tiempo para reponerse de sus propias pérdidas y eso ha implicado la acumulación de dolor y frustraciones que también constituyen formas de violencias no sólo de género sino también sexistas, las que han aumentando significativamente el consumo de antidepresivos en la población femenina de nuestra región. Señalamos finalmente que Rubén Torres, Representante de la Oficina de país de la OPS/OMS (Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud), estipuló que la Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 27 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

ayuda de emergencia de la Cooperación Internacional entregada a Chile para “mitigar el impacto del desastre en salud de la población” tras el terremoto del 27 de Febrero de 2010, fue de 15.091.488,21 de dólares. La mayoría de estos dineros, destinados a la región del Maule, la que fue señalada por la OPS como la más afectada tras la catástrofe.

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión: Proponemos implementar técnicas alternativas de medicina natural en los Centros de Salud, terapias individuales y grupales que puedan complementar con mayor fuerza los tratamientos médicos y superación de traumas, dentro de los cuales se incorpore a profesionales y educadoras de las organizaciones de mujeres del Maule. Proponemos la creación de una comisión de trabajo entre autoridades de la salud y la Agrupación de Organizaciones de Mujeres, con miras a elaborar un informe que termine con la discriminación económica de las ISAPRES hacía las mujeres en edad “fértil”. Proponemos una mesa de trabajo entre Centros de Salud Familiares (CESFAM) y organizaciones de Mujeres del Maule, que tenga como objetivo principal la prevención de enfermedades de transmisión sexual y educación para una sexualidad plena y responsable. Demandamos a las autoridades de salud, un informe completo y detallado de los recursos entregados por la OPS/OMS y los ítems en los cuales estos han sido invertidos y gastados. Demandamos a las autoridades de salud, se brinde atención y consejería psicológica gratuita a las mujeres de organizaciones sociales, con el fin de apoyar la recuperación de su salud mental, a causa del trabajo de actoría y participación ciudadana, derivada de los efectos del post terremoto. Demandamos se reconozca económicamente el trabajo de contención y terapias alternativas que han realizado las organizaciones de mujeres de la región, desde el momento mismo de la catástrofe. Demandamos se garantice la entrega permanente de métodos anticonceptivos y preservativos – brindando información oportuna sobre su uso - en albergues, campamentos y barrios más fuertemente afectados por el terremoto y tsunami. Exigimos la confidencialidad entre médicos/as y pacientes, que asegura el instructivo “Confidencialidad y Aborto” que prohíbe la práctica de interrogar a las mujeres que llegan a los hospitales con abortos en curso, práctica que vulnera la norma contenida en el artículo 15 de la Convención Contra la Tortura, así como el derecho esencial a la protección de la salud, garantizado en el artículo 19 N° 9 de nuestra Constitución Política, y el pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 12 N° 1 y 2, letra d). Exigimos la restitución del aborto terapéutico, como un derecho humano universal de las mujeres y como un derecho de salud sexual y reproductiva.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 28 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.5.

Dimensión Educación y Cultura

El terremoto y posterior tsunami dañó más de 6.000 escuelas situadas entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía de las cuales más de 4.000 resultaron con daños severos, situación que impidió que más de un millón de jóvenes iniciaran su año escolar con normalidad (Gobierno de Chile; 2011: 4). Como se vio anteriormente las mujeres han sido tradicionalmente las encargadas y responsables de la reproducción doméstica, por ende la pérdida de infraestructura educativa y de de salas cunas y jardines infantiles fue fundamental en la sobrecarga de responsabilidades domésticas asignadas socialmente. Desde esta perspectiva las mujeres, al no tener dónde dejar a sus hijos/as, se vieron obligadas a regresas a sus hogares y abandonar sus trabajos remunerados, sumándose a sus responsabilidades de género, el cuidado de sus parientes adultos/as mayores que también perdieron sus casas. Esto se debe en gran medida, a la falta de una educación con equidad de género, la cual permita avanzar con cultura cívica, sin estereotipos de género y sin discriminaciones sexistas. Ello, porque la construcción como sujetos femeninos o masculinos, tiene que ver con la forma en la cual se sociabilizan éstos/as desde la primera infancia, tanto en la familia, como en las instituciones que socialmente se han establecido para ello. El sistema educativo, ya sea religioso o laico; el contexto sociopolítico; la institucionalidad pública que favorece unas formas de ver y asumir la vida y no otras; etc., son las piezas fundamentales que constituyen las representaciones ideológicas de la cultura y a su vez son partes esenciales de los fundamentos de la violencia hacía las mujeres, que perpetúa las jerarquías de poder y subordinación y que legitima los roles de género como situaciones naturales y no socialmente construidas. El poder de la iglesia, el poder del Estado; el poder de la educación hegemónica; y actualmente el poder del sistema de libre mercado, han creado y recreado las forma de ver el mundo y las formas en que se construyen los/as sujetos (cargados de valores, intereses y metas), lo cual ha hecho parecer que existe sólo una imagen de como debe ser el mundo, y como deben ser los hombres y mujeres. Y es en este escenario que el binomio poder/subordinación se ha constituido como la base para desarrollar planes y programas gubernamentales, siempre planificados desde la élite, y por ende, en desmedro de casi todos/as los/as ciudadanos/as. Desde estas perspectivas, las representaciones ideológicas del género están presentes siempre y en toda sociedad y forman parte de los elementos de reproducción social y simbólica y como tales se transmiten de generación en generación a través del proceso de socialización antes mencionado, es decir, a través de la educación formal e informal. El género asigna los papeles y las funciones que se consideran más apropiados para cada sexo, determinándose con ello la configuración de la identidad femenina o masculina en una cultura determinada; las que actuarán en todas las realidades sociales de los/as sujetos. Las representaciones ideológicas del género serían, por ende, el pilar fundamental del cual se basarían las violencias urbanas hacia las mujeres, desde diferentes ámbitos y por ende una educación laica, pública y no sexista es fundamental en el desarrollo de sociedades sustentables, justas y equitativas. “Al exigir educación pública como derecho humano y bien social, también estamos exigiendo nuestro derecho a la salud, el trabajo, la protección social, a la vivienda, a la alimentación, al Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 29 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

medio ambiente, a la cultura, a la recreación, a la participación social y política, a los derechos sexuales y derechos reproductivos, a la libertad de decidir sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos” (Articulación Feminista; Agosto 2011). Y al poyar las demandas estudiantiles y visibilizar las necesidades y problemática de los/as jóvenes desde sus propias bases, no sólo hacemos ciudadanía y generamos conciencia de derechos, sino que contribuimos a la erradicación de todas las formas de violencia hacía las mujeres, inscritas en las convenciones internacionales que el estado de Chile ha firmado y ha ratificado y que lamentablemente aún, no son consideradas en las legislaciones de nuestro país.

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión: Proponemos a la seremi de Educación, la incorporación en la malla curricular a nivel pre escolar, básico, medio y técnico profesional, el taller sobre violencia de género, que ha elaborado la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule, con financiamiento de ONU Mujeres, el cual se ha visualizado como una herramienta efectiva en la transformación de la discriminación y desigualdades hacía las mujeres. Proponemos la incorporación de cursos sobre resiliencia comunitaria, realizados en conjunto por la SEREMIA y las organizaciones de mujeres de la región del Maule. Proponemos la implementación de programas de nivelación de estudios, en todos los municipios de la región del Maule, los que además consideren una planificación de género, es decir, que contemplen horarios y localidades apropiadas, que permitan el acceso efectivo de todas las mujeres que necesiten nivelar sus estudios. Proponemos a la SEREMI de Educación en convenio con universidades e institutos técnicos, la creación de carreras técnicas en oficios no tradicionales de género y capacitaciones acorde con las demandas y necesidades que se han generado tras el proceso de reconstrucción. Proponemos al SERNAM y a la SEREMI de Educación, el aumento de becas para continuación de estudios superiores, en carreras no tradicionales al estereotipo “femenino”, tales como carreras técnicas y profesionales asociadas a la ciencia y tecnología. Exigimos una educación de calidad, pública, gratuita y NO SEXISTA.

Liceo Abate Molina y Escuelas Concentradas de Talca. Fotografías: Yafza Reyes Muñoz Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 30 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.6.

Dimensión Participación Ciudadana e Incidencia Política

La participación igualitaria entre hombres y mujeres en las decisiones públicas, es preocupante. Chile mantiene uno de los más altos niveles de sub-representación de mujeres en los espacios de toma de decisiones públicas, de América del Sur. Datos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD; 2010), señalan que las mujeres no superan el 15% de representación en la cámara baja y en el Senado no supera el 5,3%. Y a pesar de que todos los sectores políticos se han pronunciado a favor de cambiar esta práctica, este propósito está lejos de alcanzarse, pues el proyecto de ley dirigido a superar esta brecha, estableciendo una “política equilibrada” entre hombres y mujeres y el ejercicio de cargos de elección popular, aún está en trámite legislativo desde el año 2007, sin presentar avances significativos. Desde esta perspectiva la “incidencia” como proceso que busca influir sobre aquellos/as que tienen el poder de tomar decisiones en asuntos que afectan a los/as miembros de una comunidad (en particular aquellos/as que han sido históricamente marginados de las decisiones políticas, sociales y económicas que nos afectan), es fundamental. Incidir es generar impacto en determinados actores públicos y en los medios de comunicación, para así incorporar un tema en la agenda pública. Se debe tomar en cuenta un enfoque de derechos, reconocer los actores y sujetos de la política pública que está en juego, generar mecanismos para contar con un debate informado y abrir nuevos espacios de participación ciudadana”.

Afiche y fotografías de la Campaña Latinoamérica realizada en Talca “Mujeres por la ciudad: Un experimento ciudadano” Fotografías: Yafza Reyes Muñoz

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 31 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Es por esta razón que resulta fundamental que las mujeres en el Maule generen las condiciones y oportunidades para que sus organizaciones logren hacer incidencia política en las temáticas que les afectan directamente, pero desde una perspectiva que asuma las diferencias de género, y permita generar incidencia también en la ciudadanía.

Fotografías: Yafza Reyes Muñoz “Después de varios meses del terremoto y tsunami acontecido en nuestra región se ha visibilizado aún más el resurgimiento de las distintas manifestaciones de violencia contra las mujeres en distintos ámbitos: En Salud por ejemplo, no se cuenta con la anticoncepción de emergencia en la atención primaria, y tenemos una ciudad sin hospital y salud digna. En Educación, los/as niñas/os, jóvenes, cuentan con una pésima instrucción y sin establecimientos educacionales porque colapsaron con el terremoto. El trabajo bruto ha sido encargado a las mujeres, como por ejemplo la recolección de escombros sin considerar su salud mental y física, y además, resguardadas por militares olvidando que “estamos en democracia”. En Vivienda, aún hay personas que no han sido encuestadas y que no saben si lograrán de nuevo su casa propia y están luchando contra las inmobiliarias que quieren comprar sus terrenos a un bajo costo. Respecto de la Participación ciudadana, antes estábamos excluidas y nos tomamos la palabra y los espacios para visibilizarnos en los temas que vulneran los derechos de nosotras como humanas” (Guacolda; Centro Social Quidell; Talca) En este sentido las organizaciones de mujeres del Maule expresaron como ha cambiado el contexto de la política pública con el terremoto del pasado 27 de Febrero, señalando lo siguiente: “Tras el terremoto, existe una agudización de las responsabilidades de las mujeres”; “Las mujeres deben hacer demasiada contención para otro/as y nunca para nosotras mismas”; “No existen espacios para reunirse o bien existen muy pocos”; No hay condiciones mínimas de dignidad en los campamentos que se han instalados luego del terremoto. En Constitución por ejemplo, hay dos baños para 18 familias”; “Por errores de las autoridades en la entrega de información que las dirigentas traspasan a sus comunidades, muchas de ellas han quedado mal en sus grupos de pares”; “Ahora hay menos entrega de información”; etc., “Todo esto porque para las autoridades locales, regionales y nacionales ya no hay emergencia y quienes quedamos desamparadas somos nosotras”. Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 32 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

“Mientras que por “arriba” se proponen grandes ideas para la reconstrucción, se ponen urgencias, se inauguran experiencias “pilotos” por parte de las autoridades, y se dan cifras y nuevos plazos; por “abajo” las miles de personas damnificadas han permanecido desamparadas. Poca y mala información, deficiente y a veces indigna atención, plazos que no se cumplen, descoordinaciones, etc. Dicho de otro modo, el “sentido de urgencia” del que habla el Presidente de la República y la pasión que envolvió el esfuerzo estatal por rescatar a los mineros, no se ha visto en las calles y en los barrios afectados. Más allá de los esfuerzos después del terremoto, en las zonas afectadas no se ha percibido un Estado acogedor” (Letelier; 2010). Por eso las mujeres han debido sacar la voz y han participado activamente en las actividades del movimiento ciudadano Talca con todos y todas, así como en el Movimiento Nacional por una Reconstrucción Justa. Sin embargo este trabajo, aún no es suficiente, y esto se debe, en gran medida, a una ideología de género que aún perpetúa la diferenciación de roles por género y las discriminaciones sexistas.

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión: Proponemos generar mancomunadamente, estrategias de resiliencia comunitaria en organizaciones sociales, con especial énfasis en mujeres dirigentas y liderezas informales. Proponemos a las autoridades locales de diversas áreas, la apertura de espacios de participación ciudadana en la elaboración y revisión de los Planes Maestros de reconstrucción de cada una de las comunas de la Región incorporando el enfoque de género. Demandamos al Gobierno Central y a los Gobiernos Locales, la creación efectiva del Consejo Consultivo que asegura la Ley 20.500 de participación ciudadana. Exigimos la creación de la “Oficina de la Mujer” en cada municipio de la Región del Maule, la cual tenga como objetivo principal orientar a los gobiernos locales en todas las áreas de planificación comunal, con perspectiva de género, y apoyada por las organizaciones de mujeres del Maule.

Peligros en la ciudad de Curicó. Fotografías: Vania Reyes

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 33 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.7.

Dimensión Medioambiente

La región del Maule en general se caracteriza por poseer un número importante de viajes diarios en bicicleta, siendo estos facilitados por la morfología y escala de las ciudades. En el año 2003 SECTRA (Secretaria de Transportes) señaló que el 8% de los viajes diarios realizados en Talca (equivalente a 40.477 viajes), se realizan en bicicleta; un 33% (equivalente a 172.272 viajes diarios) son realizados en transporte público y un 36% (equivalente a 191.314 viajes diarios) a pie. Esto indica que un 77% de los viajes diarios de los/as talquinos/as se realizaba ese año en medios de transporte sustentables y colectivos para la ciudad, lo que podría traducirse en distintas iniciativas para la promoción de estos hábitos, como la construcción de vías exclusivas, ciclo vías, etc., situación que hasta hoy no se ha potenciado ni considerado22.

Celebración Día Mundial sin Auto; Recorridos urbanos del Taller de Cicletada. Fotografías: Corporación Domodungu Otra característica de nuestras ciudades, y en general de las regiones sureñas es el uso de la leña como sistema de calefacción, lo que en el año 2009 alcanzó a un 49,5% de los hogares en la ciudad de Talca (CEOC) De acuerdo a la Corporación Nacional de Medioambiente (CONAMA; 2009), la ciudad de Talca concentra la mayor cantidad de toneladas de residuos orgánicos domiciliarios de las capitales provinciales, alcanzando ésta el numero de 72.000, 200 toneladas diarias, seguida por Curicó con 100 toneladas diarias y 36.000 anuales; Linares con 26.700 y Cauquenes con 10.080.

Esto es aún más alarmante, considerando que el 71% de la basura es factible de reciclar y reutilizar. Al desglosar estas cifras nos damos cuenta que el 50% de la basura corresponde a materia orgánica, la cual es factible de reciclar mediante compostaje; asimismo un 19% de la basura corresponde a papeles y cartones, los cuales también pueden ser reciclados y reutilizados en diversas formas. Finalmente un 2% de los residuos urbanos corresponde a vidrios, también reciclables.

22

Detalles en: http://www.sectra.gob.cl/Datos_e_Informacion_Espacial/Talca/encuestas_movilidad.html

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 34 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

De esta manera, “se tiene que el principal problema medioambiental a nivel mundial es el calentamiento global, mientras que a nivel local en Cauquenes, Linares y Curicó son los residuos sólidos domiciliarios y en Talca, la calidad del aire” (Centro de Estudios de Opinión Ciudadana, Universidad de Talca, Problemas Ambientales percepción de los maulinos, Junio 2009).

Invernaderos, huertos urbanos y composteras de reciclaje artesanal Vilches, Comuna de San Clemente. Fotografías: Yafza Reyes Muñoz “El uso de pesticidas (que todavía son muy dañinos para la salud y el medio ambiente en general); la leña húmeda; la quema de basura; la tala indiscriminada de bosques; el acopio de basura en las calles, el dióxido de carbono (buses, micros, chimeneas, grandes industrias), han causado perjuicios considerables al ecosistema, los que se vieron acrecentados tras el terremoto del 27 de Febrero del 2010, el que proporcionó un cambio considerable a nuestra vidas y al medio ambiente dejando devastadas varias ciudades del Centro Sur de Chile. Esto, por el efecto natural del terremoto y posteriormente por las consecuencias que esta catástrofe produjo: calles y carreteras en mal estado; edificios y casas en el suelo, sin agua potable, con servicios higiénicos deteriorados, alimentación y vestuario precarios; demoliciones realizadas en forma constante de las infraestructuras que sufrieron daños (esto genero una gran cantidad de residuos, de partículas, de polvo en suspensión). También podemos decir que las mujeres y los niños sufrieron mayor vulnerabilidad dada las condiciones de hábitat que todavía están presentes en algunas ciudades… ” (Jeannette; Centro Social Mujeres Maulinas, Maule)

Luego de casi dos años de ocurrido el terremoto y posterior tsunami, es imperiosa la necesidad de contar con un medioambiente amigable, limpio y sanitariamente apto, sobre todo en los campamentos y aldeas surgidos tras la tragedia, para asegurar la dignidad y calidad de vida de quienes habitan en dichos espacios urbanos. Creemos que es fundamental para el proceso de reconstrucción, visualizar las precarias condiciones en las que habitan miles de chilenos y chilenas en la región del Maule y exigimos a las autoridades dignidad en la reconstrucción. “En la aldea “27 de Febrero”, el agua corría por debajo de las mediaguas, estaba lleno de ratones; ahí llegaban todos los perros, con tiña, enfermos… La gente sin agua, sin luz, sin baños… ¡Por meses!” (Marcela; Dirigenta Aldea 27 de Febrero; Constitución) Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 35 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Como se puede leer, en estos territorios rurales y urbanos que han quedado a la deriva tras el 27 de Febrero de 2010, han proliferado los espacios vacios como consecuencia obvia de la desaparición de espacios públicos y comunitarios tras los derrumbes y demoliciones, y las mujeres han visto disminuida su seguridad, así como han percibido un aumento en la sensación de temor al transitar por lugares que no cuentan con seguridad, ni iluminación, y muchos de los cuales se encuentran abandonados por la migración de sus habitantes a otros sectores de las ciudades, o bien con el traslado de las familias a otras comunas23.

Espacios vacíos y demoliciones en la ciudad. Fotografías: Yafza Reyes

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión Proponemos la generación de planes de separación y reciclaje de residuos sólidos domiciliarios. Proponemos la reestructuración y promoción del transporte colectivo, en cada una de nuestras ciudades. Esto con el objeto de optimizar, controlar y disminuir el parque automotriz y la circulación diaria de vehículos particulares y colectivos. Demandamos la consideración de la dimensión ambiental, y un enfoque de sustentabilidad en la planificación de nuestras ciudades. Demandamos mejores espacios públicos vinculados a áreas verdes, en el centro y en la periferia de nuestras ciudades. Demandamos la implementación de sistemas de control y certificación en el empleo de la leña y carbón para calefacción domiciliaria y uso industrial. Exigimos la incorporación de ciclovías en la construcción de nuevas autopistas y en los planes de mejora de calles y parques ciudadanos.

23 Datos recogidos en el informe de sistematización del seminario “[Re] Construir el país: Ciudadanía, género y territorio”, realizado el 01 de Julio de 2010, en el Centro de Extensión de la Universidad Católica del Maule, Talca.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 36 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

4.8.

Dimensión Diversidad

Las personas transexuales representan uno de los grupos con mayor riesgo de exclusión social según lo señaló la Comisión Europea de Derechos Humanos durante el año 2010. “Según los datos del proyecto TGEU (Transgender Europe), al menos 180 personas han sido asesinadas en los últimos 12 meses a causa de la transfobia. Del mismo se desprende que en ciertos países de Centroamérica y Sudamérica, donde se centran el 80% de los asesinatos, ser transexual es una amenaza”24. A esto debemos sumar que el promedio de vida de las personas trans es muy bajo, llegando sólo a los 35 años de edad aproximadamente. Por ello, es urgente y fundamental trabajar en el reconocimiento y en el acceso a sus derechos básico: educación, vivienda, salud y trabajo25.

Integrantes “Transgéneras por el cambio”; Talca. Fotografías: Vania Reyes

Respecto de la inserción laboral, para las personas trans ésta representa un desafío por la falta de formación, desconocimiento de herramientas para la búsqueda de empleo, miedo escénico (por ejemplo ante una entrevista de trabajo), así como la presencia de estereotipos negativos. Además, las personas trans no sólo son víctimas de situaciones de extrema violencia comenzando por el no reconocimiento de su identidad, además son subempleadas y muchas veces viven en situaciones precarias ya que no están al amparo de una norma que les ofrezca garantías, tienen horarios y jornadas arbitrarias, desprotección ante riesgos laborales, no cuentan con una obra social, ni prestaciones por desempleo, por ejemplo26.

Revista Virtual de Cultura Lesbiana. “Transexuales ante el desafío laboral”. Texto disponible en: http://www.rompiendoelsilencio.cl/2011/02/18/transexuales-ante-el-desafio-laboral/ Revisado el 28 de Agosto de 2011. 25 El documento “Derechos humanos e identidad de género” (2009) del Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Thomas Hammarberg, ha aumentado la visibilidad de las temáticas trans (trans, transexuales, transgéneros), siendo una de ellas, los graves problemas de inserción laboral y reconocimiento identitario de las personas transexuales. 26 Para más detalle ver Revista Virtual de Cultura Lesbiana. “Transexuales ante el desafío laboral”. 24

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 37 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

En el ámbito de educación, las personas transexuales han visto coartados sus estudios regulares y se les ha impedido muchas veces acceder a cursos o estudios alternativos, motivo por el cual muchas de ellas y ellos se encuentran en inferioridad de condiciones ante una entrevista de trabajo. Asimismo en el ámbito de la salud, se encuentran más desprotegidas/os que la mayoría de las personas, ya que al no haber accedido de forma regular a la educación y contar con escasas posibilidades de acceder a un trabajo remunerado que garantice sus derechos previsionales, tienen menos acceso a salud y son discriminadas por trabajar, generalmente, en ámbitos ligados a la prostitución. Considerando todo lo anterior, la recién formada “Fundación Iguales” (En Chile), ha resaltado la importancia de que las mujeres, tanto hetero como homosexuales, se sumen a los esfuerzos por avanzar en un mayor respeto a la diversidad y la consecución de derechos27.

En relación al contexto de la Región del Maule, el objetivo principal del trabajo de la comunidad Transgénera es: Luchar por la igualdad social y de género de las minorías sexuales y su completa integración en la sociedad a fin de posibilitar el ejercicio pleno de derechos y la adquisición de obligaciones propias e inherentes a toda persona y ciudadano, independiente de su orientación sexual o de género. Dentro de sus demandas, tres son las centrales: ser tratadas por los servicios de salud del Estado según el nombre de género que ellos/as han definido como su identidad social; que se incluya la categoría identidad de género en el proyecto de ley antidiscriminación (tal como sucedió el pasado 08 de Noviembre, con la aprobación de la indicación al artículo 2º, que reincorpora la categoría identidad de género en la ley, por 22 votos a favor y 9 en contra), y que se incorpore esta categoría en la ley de cambio de nombres, sin la exigencia de una cirugía previa de reasignación sexual. En la circular Nº 34 del Ministerio de Salud, se ordena que “todos los registros de la atención en Salud deben contemplar en primer lugar el nombre legal de la persona (consignado en el carné de identidad) y, en segundo lugar, el nombre social con el cual dicha persona se identifica”. Decreto que constituye un gran avance para el trato humano de las personas trasn en el área de la salud. Desde esta perspectiva, los esfuerzos por el reconocimiento identitario y de derechos de “todas” las mujeres, es un eje transversal de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule. Esto considerando además, que tras el terremoto/tsunami se ha producido muchos cambios que afectan de forma particular a las mujeres y que se mantienen ocultos tras los discurso de desarrollo y reconstrucción. Problemas y desigualdades pre-existentes se han agudizado tras el desastre, como por ejemplo la discriminación hacía las mujeres más pobres de la región, incluidas las transgéneras, sin que la autoridad sea aún consciente de la violencia que esto conlleva, lo que evidencia claramente una discriminación sexista.

Del Campo Daniela, Directorio Fundación Iguales. En: http://www.cooperativa.cl/fundacion-igualesnecesitamos-contar-con-las-mujeres/prontus_nots/2011-08-12/120653.html Revisado el 28 de Agosto de 2011. 27

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 38 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

“Ha habido mucha más violencia desde el terremoto, porque ahora somos más agredidas física y psicológicamente. Yo creo que es porque la gente tiene mucha rabia acumulada y se desahogan con nosotras. Hemos sido víctimas de asaltos, intentos de golpes. Tenemos transgéneras que viven en el río, en el cerro, en plena calle, porque no les dieron mediaguas y eso por pura discriminación. Hemos tenido problemas con los preservativos, porque a nosotras no nos dan los preservativos en el hospital. Los tenemos que comprar nosotras y eso que incluso asistimos a reuniones en el CESFAM (Centro de Salud Familiar), por eso estamos solicitando reuniones con las autoridades de salud para ver todo esto. Educación tampoco tenemos, estamos pidiendo sacar nuestra educación básica con una fundación. Otro problema son los neonazis en Curicó; también la violencia de los hombres hacía las transgéneras; los carabineros no nos toman en cuenta y además ellos mismos nos discriminan. Hemos recibido discriminación por todas partes”. (Nicol y Paula; Centro de Integración Social y Cultural Transovalo; Curicó).

Integrantes Transovalo Curicó Lanzamiento Campaña “El Machismo Mata”; Talca. Fotografías: Yafza Reyes

Nuestras demandas y propuestas en esta dimensión Proponemos la creación de un programa de salud que permita disminuir la prevalencia del VIH/SIDA, tuberculosis, hepatitis, y la automedicación de carácter estético. Proponemos la creación de un programa de afiliación previsional con el fin de lograr derechos y reconocimiento de actividades para las trans trabajadoras de sexo mayores Demandamos la promoción de la organización, unidad y desarrollo de la comunidad transgénero a nivel nacional, insertando en redes sociales de importancia a las personas trans con el fin de que puedan alcanzar los objetivos planteados en sus proyectos de vida. Demandamos la promoción de respeto a la autodeterminación y los derechos humanos de las personas transgénero, así como la reivindicación de demandas específicas de la comunidad trans. A lo anterior se agrega, el respeto por los derechos de toda la comunidad en estado de vulnerabilidad GLBITTH y la posibilidad de luchar por lugares propios en los espacios sociales considerados pertinentes para el logro de los objetivos reivindicativos. Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 39 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Demandamos fortalecer el empoderamiento de la comunidad trans en niveles de formación, participación, sindicatos y gestión política. Demandamos priorizar la participación para líderes trans con el fin de que puedan participar de eventos de importancia estratégica para los derechos civiles, respeto, libertad, e igualdad de oportunidad al mundo del trabajo, salud y educación. Demandamos la promoción de planes y proyectos de asistencia que permitan responder a las necesidades de salud, alimentación, educación, capacitación en oficios y prevención de V.I.H / SIDA o enfermedades de transmisión sexual. Exigimos el reconocimiento de la identidad de género por sobre la identidad sexual. Exigimos lograr una acción jurídica para que los documentos legales sean favorecidos en base al género y no al sexo de la persona. Exigimos que el concepto transfobia, se posicione como un concepto diferente al de homofobia. Exigimos una gestión política, social y cultural que permita instalar un centro de capacitación en oficios y rehabilitación para reinserción laboral formal en la ciudad de Talca con el fin de regular la situación de la población que ejerce comercio sexual en nuestro país abordando el tema de la seguridad ciudadana, eje de suma importancia para las políticas públicas.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 40 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

5. NUESTRA PROPUESTA La Re-Construcción como un proceso social y vinculante con perspectiva de género: La oportunidad de la ciudadanía y de las mujeres28. “Los desastres exponen las inequidades preexistentes en una sociedad, y ello es válido tanto para los temas de género como para cualquier otro tema de relaciones de poder – socio económico y político, incluyendo las relaciones intimas -, y en cualquier ámbito territorial: global, nacional, regional o local” (Enarson y Morrow, 1998: 2). Desde esta perspectiva, la concepción de los desastres se ha ido modificado en los últimos años y cada vez más, se les considera como resultado de complejos procesos sociales multicausales, consecuencia a su vez, de condiciones vulnerables preexistentes construidas socialmente a través del tiempo en un territorio específico que se ven expuestas al impacto de un peligro o amenaza natural, socionatural o directamente inducido por la sociedad (socioorganizativo, tecnológico, químico-sanitario, entre otros) (García, 1997). Esas vulnerabilidades socialmente construidas más las amenazas naturales y los efectos de la catástrofe del 27 de Febrero de 2010 han expuesto de manera específica las inequidades de género existentes en nuestro país, a pesar de los esfuerzos y recursos asignados y ocupados para su desaparición. Queda de manifiesto en este sentido, que las desigualdades sociales y especialmente las desigualdades de género aún son abismantes y peor aún, invisibles ante la lógica de desarrollo económico y social que exporta nuestro país, ante organismos internacionales (ejemplo claro la incorporación de Chile a la OCDE - Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico). Desde esta lógica de crecimiento económico pomposo y grandes ínfulas desarrollistas, la ciudadanía en general debe ser marginada, silenciada, vulnerada y victimizada, de manera tal de que no genere ni represente trabas al maridaje económico-político actual. El cerco comunicacional y la censura abierta y descarnada que sufren los/as damnificados/as de Chile tras el terremoto/tsunami en las regiones de Maule y Biobío, son evidencias explícitas de la violación al derecho de informar la realidad vivida por los/as propios/as habitantes de estas regiones, pero además, de un derecho humano básico: vivir con dignidad. Los hombres y mujeres afectados por la catástrofe del 27 de Febrero no recibieron durante el año 2010 la cobertura mediática que si acaparó el mundial de futbol de Sudáfrica, el rescate de los 33 mineros y la celebración del seudo bicentenario de la patria (otra prueba de la ignorancia general en la cual vivimos sumidos/as a diario por causa de un sistema neoliberal aborrecible, pero absolutamente perfecto en la consecución de sus objetivos). Ellos/as no salen en la prensa viviendo el día a día en las mediaguas, y cuando protagonizan “incidentes” mediáticos para aparecer en ella, son reprimidos y mostrados/as ante la ciudadanía 28 Este apartado forma parte de la investigación “Violencias Urbanas hacía las Mujeres post terremoto/tsunami. Los desafíos de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule. Para la equidad en la Reconstrucción” Esta investigación estuvo a cargo de la antropóloga Yafza Reyes Muñoz, vocera de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule, y fue elaborada en conjunto con las organizaciones de mujeres, en una investigación acción ciudadana que aspira a la legitimación del conocimiento local y las sabidurías compartidas, como claves en la democratización del conocimiento.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 41 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

olvidadiza, desmemoriada, y muchas veces insensibles, como perturbadores del orden público, aprovechadores del sistema, o sencillamente delincuentes. Los costos sociales, personales y humanos de cada una de las personas que aún no ha recibido y por bastante tiempo más, no recibirá soluciones, han sido devastadores y los costos de la lucha contra la indiferencia, la desigualdad y la invisibilización de sus realidades han sido aún peores. El costo del compromiso social de las mujeres durante la emergencia y la posterior regularización de algunos de los servicios post terremoto; la tenacidad y la perseverancia en la lucha por la dignidad en la reconstrucción y la batalla contra las violencias urbanas (sociales y simbólicas) son hoy, los principales problemas con los cuales deben lidiar las mujeres y por su puesto, las organizaciones de mujeres que han sido inclaudicables, en el trabajo de resiliencia comunitaria y contención. Analucy Bengochea29 ha dicho en la región del Maule que “la resiliencia comunitaria es la capacidad que tenemos las personas de recuperarnos, de organizarnos, gestionar, realizar acciones y aprender a identificarnos como personas, qué pasa con nosotros, cómo podemos tener un buen estado de ánimo para trabajar en beneficio de nuestras comunidades y de la colectividad” (2010). Esa capacidad de salir adelante que han tenido las mujeres en la región del Maule; esa capacidad de sacrificio, el aguante, la responsabilidad social surgidos por la socialización de género, parece ser la respuesta a sus reacciones de movilización y demandas en un contexto de ausencia de políticas públicas y de efectos perversos de un proceso de reconstrucción mercantil y privatizador que intenta interponerse de manera brutal en el Maule. “El fin de semana de terror nos mojamas todos; se volaron los techos; se nos cayeron murallas y aún seguimos esperando las reparaciones… Que terrible es ser pobre… (Marlene) Creemos que la reconstrucción requiere canalizar los presupuestos destinados para tales efectos, a las prioridades sociales emergentes, así como también a las actividades que revitalicen los sectores económicos más afectados. Este presupuesto debe incluir necesariamente programas de generación de empleos (o bien reoiner los programas de emergencia para tales efectos como el de inversión directa en la comunidad del SENCE Mejor Trabajo); debe incluir además la reconstrucción de viviendas provisorias de calidad e infraestructuras vitales y viales. Del mismo modo debe considerar medidas de mitigación que reduzcan vulnerabilidades presentes y futuras y, sobre todo, que eviten reconstruir las falencias heredadas del pasado y las inequidades de género que tantas injusticias sociales han legitimado.

Integrante del Comité de Emergencia Garífuna, Campaña de Reducción de Riesgos de Desastres y Resiliencia Comunitaria de Comisión Huairou y GROOTS, Honduras, de visita en la Región del Maule en Junio – Julio de 2010.

29

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 42 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

También es importante “no perder la oportunidad que brinda la recuperación y la reconstrucción post desastre, pues se tiene la legitimación para hacer cambios positivos y se cuenta con los recursos, prestados y canalizados, que pueden utilizarse no solo para salir del paso, sino para fomentar cambios institucionales y sociales que incluyan entre sus objetivos la equidad de género, la gestión ambiental sostenible y la justicia social, todo ello esencial para reducir la vulnerabilidad de la sociedad ante el riesgo de desastre…” (Castro García; 2005: 14 -15). Desde esta perspectiva la ciudadanía es vital en la supervisión de estos presupuestos y de los asuntos que se desprenden a partir de la efectividad de los mismos. Por ello los pasos de la reconstrucción deben ser procesos y éstos deben ser eminentemente sociales, de manera tal que signifiquen oportunidades para construir capital social, aprendizajes, confianzas, y soluciones socialmente legítimas. “Al momento que las organizaciones sociales se organizan, realmente toman el poder, dejan claro que están capacitadas por sí mismas, y que no necesitan a otras personas para hablar en su lugar, porque así se ganan las luchas” (Charlotte Mathivet; International Habitat Coalition; Pasantía Cauquenes) 30. Por ello, lo social (las organizaciones de base, de la sociedad civil y las organizaciones de mujeres), debe ser el eje de la reconstrucción, pues no se trata sólo de reconstruir casas y barrios, sino de construir ciudad y ciudadanía, con enfoque de derechos y conciencia de género, de manera tal de posibilitar un nuevo modelo de desarrollo económico tanto urbano como rural, y repensar el tema de la autogestión y la propuesta de cooperativismo que en los años 60 existía en Chile, por ejemplo. Los desafíos en este camino es reconstituir y levantar fuerzas con las organizaciones sociales y reconocer las labores de estas organizaciones de base en las políticas públicas y principalmente visibilizar y reconocer el trabajo que han realizado las mujeres y que continúan realizando sin tregua y sin costos para el Estado. Posicionar un enfoque de género en la reconstrucción es trascendental para evitar todas las falencias, las desigualdades, las inequidades y las privaciones que hemos mencionado anteriormente. “Necesitamos ejercer plenamente la ciudadanía, tenemos que participar. En esto siempre recordar la igualdad de género, es importante que estemos todos y todas en este proceso y esto conlleva igualdad, el que tengamos un programa participativo de planeación y seguimiento en todas las etapas de los planes de reconstrucción del gobierno” (Charlotte Mathivet; 2010).

Finalmente señalar que las autoridades deben entender que la reconstrucción no empieza ni termina con la reparación de infraestructura, sino con la reparación y reconstrucción humana de un pueblo, una ciudad y un país; y que en ese proceso las mujeres tenemos mucho que decir, pues hemos sido nosotras quienes, gratuitamente y a costo personal de nuestras emociones y salud, hemos liderado las acciones de regularización tras la catástrofe.

Charlotte Mathivet de HIC, International Habitat Coalition, en Proyecto de pasantías sobre “Experiencias ciudadanas de la Reconstrucción”, realizado en la comuna de Cauquenes en Noviembre de 2010.

30

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 43 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Las mujeres han sido quienes mayoritariamente están luchando en los comités de vivienda, de damnificados/as, de reposición de servicios básicos, entrega de información, contención y visibilización de la situación actual que afecta a una parte importante de ciudadanos/as entre el Biobío y la Villa Olímpica. Y son ellas justamente, quienes menos apoyo han recibido, quienes menos trabajo han conseguido, quienes menos oportunidades y proyecciones tienen y quienes más han sufrido las violencias producidas por la catástrofe del 27 de Febrero, la ausencia de políticas públicas para la reconstrucción, el maridaje político económico actual, y los efectos perversos de la reconstrucción mercantil y privatizadora que se cuela silenciosamente a vista y paciencia de todos y todas. La consolidación de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule, es una apuesta clave en este proceso y continuaremos nuestro trabajo para enfrentar las próximas elecciones municipales y hacer incidencia política efectiva. Todo lo anterior de cara a una reconstrucción con equidad de género y justicia social, de manera tal de hacer frente a un sistema político económico que insiste en la negación de la ciudadanía por el auge del mercado de capital, acrecentando la brecha entre hombres y mujeres y con ello el posicionamiento de una jerarquía de desigualdades. La reconstrucción justa y con equidad de género debe ser una opción de la ciudadanía maulina y en ello, las mujeres tenemos mucho que aportar, decir y decidir.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 44 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

6. METODOLOGÍA UTILIZADA PARA EL DESARROLLO DE LA AGENDA DE LAS MUJERES PARA UNA RECONSTRUCCIÓN CON EQUIDAD La Agenda aquí presentada, es fruto de un proceso investigativo desarrollado durante 10 meses en la región del Maule, el cual ha tenido como horizonte visualizar las violencias hacía las mujeres, surgidas tras el terremoto y tsunami del 27 de Febrero de 2010, además de identificar los desafíos y proyecciones de las mujeres en la consecución de una reconstrucción con equidad. El enfoque metodológico utilizado se enmarca dentro de la denominada metodología cualitativa, realizado desde un análisis antropológico y etnográfico. La Investigación Acción31, como metodología, fue central en el proceso de interacción y recolección de información, así como también en el compromiso del trabajo, con miras generar propuestas de incidencia política efectiva, en las demandas por una reconstrucción con equidad. Desde esta perspectiva fueron de vital importancia las observaciones participantes, las conversaciones formales e informales con diversas mujeres de la región del Maule; el registro escrito y de audio de talleres, presentaciones, foros y seminarios en donde hemos participado. También ha sido importante el registro fotográfico que acompañó todo este proceso; la revisión sistemática de reportajes en la prensa alternativa encontrada principalmente en internet; y la revisión continua de esta investigación – de la retórica y el lenguaje -, teniendo como eje principal, el que sea “entendible” para las mujeres con las que se trabajó y para los/as habitantes de la región del Maule en general, entendiendo que el Estado no es el único interlocutor de la Agenda de las Mujeres para la Reconstrucción con Equidad, sino también la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil. Es así como se ha relevado un trabajo realizado desde y por, las propias mujeres, creando no sólo los datos, sino también conocimiento común, a partir de problemáticas compartidas.

6.1.

Contextos de Investigación

6.1.1. Movimiento ciudadano “Talca con todos y todas” El movimiento ciudadano Talca con todos y todas, surgió post terremoto del 27 de Febrero de 2010, como respuesta y acción, ante la negativa de las autoridades locales, de escuchar las demandas ciudadanas acerca de la reconstrucción. Luego del terremoto, diversas instituciones sin fines de lucro, tales como universidades de la Región del Maule, Colegio de Arquitectos, ONG’s y la propia Municipalidad de Talca, se La Investigación Acción es definida por sus teóricos como una “forma de indagación introspectiva colectiva emprendida por los participantes en situaciones sociales con objeto de mejorar la racionalidad y la justicia de sus prácticas sociales o educativas, así como su comprensión de esas prácticas y de las situaciones en que éstas tienen lugar” (Martinic; 2000: 6). De esta forma, la Investigación Acción como tal, sólo puede existir en la medida que sea “colaboradora” y críticamente informada. Para María Mies (1983) desde los estudios de género y “con la implementación de la IA en la investigación de mujeres se pretende demostrar, que la investigación feminista puede realizarse por fuera y en oposición a la propuesta investigativa de una ciencia hegemónica (MIES 1983). La autora llama la atención sobre la necesidad de buscar nuevos métodos, nuevos conceptos, nuevos instrumentos de investigación, en el momento en el cual las mujeres inicien su lucha contra la opresión y la explotación y busquen propiciar cambios, y transformaciones en el estatus quo… De lo que se trata es de proponer una relación diferente entre la ciencia y los movimientos sociales, en el caso de los movimientos de mujeres.” (Obando-Salazar; 2006: 18). Por ende la investigación acción debería (y debe) incluir una práctica transformadora y liberadora. 31

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 45 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

reunieron en una mesa técnica ciudadana propiciada por agentes del periódico local “Diario El Centro”, en la cual, en diálogo con la ciudadanía talquina, se comenzó la elaboración de propuestas para la reconstrucción. De esta mesa técnica se desprendió la creación de una Corporación Municipal que se hiciera cargo de la reconstrucción de la ciudad con la participación de las empresas locales y las organizaciones ciudadanas. Esta propuesta fue aprobada en la reunión del Concejo Municipal del 14 de Abril de 2010. Sin embargo esta iniciática no prosperó, ya que a los pocos días de su aprobación, el alcalde de la comuna de Talca, señor Juan Castro (independiente de derecha), revirtió el acuerdo y entregó la responsabilidad del futuro urbano de la ciudad a una empresa inmobiliaria santiaguina del grupo Hurtado Vicuña. Esto generó una enorme molestia en la ciudadanía, no sólo porque el grupo económico es externo a la región del Maule, sino por el profundo conflicto de interés que significa que el ordenamiento urbano de una comuna en donde se demolerán alrededor de tres mil propiedades urbanas quedase en la decisión de una empresa inmobiliaria32. Por esta razón, y tras meses de trabajo en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil antes mencionadas, se dio paso, el 14 de Agosto de 2010 al Cabildo ciudadano del movimiento Talca con todos y todas, en el cual más de 300 representantes de diversas organizaciones y un número significativo de mujeres a la cabeza de sus instituciones, participaron en la definición de las prioridades para la reconstrucción, entregando las respectivas agendas cortas a las autoridades, en el mes de Noviembre del año recién pasado. Hasta hoy, la ciudadanía no ha obtenido respuestas a sus demandas. Las autoridades locales se han desligado de sus “responsabilidades” y han entregado a las empresas inmobiliarias el ordenamiento y planificación urbana, las cuales se niegan a construir a bajos costos, excepto en la periferia. En este escenario, las mujeres nuevamente son vulneradas y discriminadas en sus derechos y participación ciudadana, porque han sido ellas las más afectadas por las decisiones centralistas y la incapacidad local.

6.1.2. Programa Regional “Ciudades sin violencia hacía las mujeres: ciudades seguras para todos y todas” Como se mencionó en el inicio de esta agenda, durante el año 2010, las organizaciones de mujeres del Maule, participaron en diversas actividades del programa Regional “Ciudades sin violencia hacia las Mujeres, Ciudades seguras para todos y todas” de ONU MUJERES. El objetivo principal de este Programa Regional fue fortalecer el ejercicio de los derechos ciudadanos de las mujeres en América Latina, reduciendo la violencia pública y privada que se “Uno de los ejemplos que citan es la asignación del plan de reconstrucción de Constitución a un consorcio en el que participa la empresa Elemental, de la cual son socios fundadores Pablo Allard, encargado de la reconstrucción del Ministerio de Vivienda y Andrés Iaocobelli, subsecretario de Vivienda. Efectivamente, de acuerdo a los extractos de la constitución y modificación de la sociedad Elemental publicados en el Diario Oficial, Allard y Iacobelli formaron esa empresa en marzo de 2006 y se retiraron el 3 de marzo de 2010. Un mes y medio después, el 16 de abril, ya convertido en asesor del Ministerio de Vivienda, Allard fue uno de los oradores principales en el primer foro ciudadano para la reconstrucción de Constitución, iniciativa impulsada por su ex empresa Elemental, entre otras entidades”. Por Pedro Ramírez “Nuevo terremoto en Talca: El desembarco del grupo Hurtado Vicuña y la presión inmobiliaria que amenaza a los damnificados”. Disponible en: http://ciperchile.cl/2010/04/27/nuevo-terremoto-en-talca-el-desembarco-del-grupo-hurtado-vicuna-y-lapresion-inmobiliaria-que-amenaza-a-los-damnificados/ Revisado el 15 de Julio de 2011. 32

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 46 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

ejerce contra ellas en las ciudades. En Chile, precisamente en las regiones del Maule y Biobío, el objetivo del programa fue contribuir al empoderamiento de las mujeres y de sus organizaciones y a la politización de sus demandas en el contexto de la reconstrucción post terremoto. Es desde esta perspectiva, que parte importante de los datos obtenidos para la construcción de esta agenda, fueron recabados, en las actividades desarrolladas por el programa, en el Maule.

6.2.

Estrategias metodológicas de recolección de datos

6.2.1. Revisión de Documentos La revisión de documentos, como fuentes de segundo orden han sido fundamentales dentro del proceso de construcción de esta Agenda, en tanto han proporcionado una perspectiva integral desde donde enfocar el trabajo. Para esta trabajo se revisó literatura especializada en estudios de violencia urbana y género y documentos primarios emanados desde análisis sustantivos que se vinculen con la temática, en este caso documentación relacionada con los efectos del pasado terremoto/tsunami, los cuales – por el tiempo transcurrido – han sido escasos en lo que respecta al entendimiento de la catástrofe, desde una perspectiva de género.

6.2.2.

Observación Participante

La Observación Participante, consiste en examinar el grupo en sí mismo, en cuanto colectividad. Es en cierta medida una observación global “Se la denomina observación – participación porque implica que el observador intervenga en la vida del grupo y participe en sus actividades” (Duverger; 1996: 330). Desde esta perspectiva se trató de una participación abierta, pues quienes investigaron, fueron las mismas mujeres participantes de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule.

6.2.3. Grupos de Discusión Este método de recolección de datos trata de crear los mecanismos críticos y discursivos, para tratar que emerjan, desde las/os propias/os sujetos de nuestras investigaciones, los tópicos significativos que nos interesan. Esta técnica de trabajo está basada en una interacción relativamente abierta, sobre uno o varios temas, en donde los/as participantes pueden dar a conocer sus ideas, apreciaciones, etc., sobre un determinado fenómeno social. En el caso específico de este trabajo, fueron tomados como grupos de discusión, las cinco sesiones mensuales de la Escuela Taller [Re] Construir el país: Ciudadanía, género y territorio, desarrolladas en la ciudad de Talca, por SUR Corporación y la ONG SurMaule, mediante el financiamiento de ONU MUJERES. Estos talleres contaron con la participación aproximada de 25 mujeres por sesión, pertenecientes a más de 12 organizaciones de mujeres de siete comunas de la región del Maule.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 47 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

6.2.4. Entrevistas “Focalizadas” y “En Profundidad” La entrevista es entendida como un proceso comunicacional de constante interacción entre el investigador o la investigadora y los/as sujetos/as que participan con éste/a en tal investigación. Se trata de un proceso de interacción, en tanto éste es un proceso reflexivo que va más allá de la simple comunicación. Aquel/la que responde es capaz de reflexionar críticamente acerca de aquello que se le pregunta, construyendo e interpretando los tópicos de la investigación desde su propio contexto. Fueron 30 entrevistas las realizadas para el desarrollo de este trabajo (12 en profundidad y 18 de carácter conversacional) las que estuvieron dirigidas a mujeres de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule, así como también líderes y dirigentas de las zonas afectadas tras el terremoto/tsunami, que participan o participaron en: la elaboración de la Agenda de las Mujeres para la Reconstrucción; la Escuela Taller “[Re] Construir el país: Ciudadanía, género y territorio”; la campaña Mujeres por la ciudad: Un experimento ciudadano; El Movimiento ciudadano Talca con todos y todas; así como mujeres que sin pertenecer a organizaciones fueron afectadas directamente con la tragedia. También se recogieron para esta investigación aproximadamente 10 testimonios, los cuales derivaron de discusiones y presentaciones formales e informales en distintas localidades de la región y a propósito de variados escenarios, tales como: Foros ciudadanos, encuentros del Movimiento Nacional por la Reconstrucción Justa; Seminarios, etc.

6.2.5. Métodos Visuales y Audiovisuales Los registros visuales y audiovisuales constituyen parte sustancial de las investigaciones de campo, pues son capaces de dar mayor “realismo” a los procesos, sucesos o momentos que investigamos. Asimismo, apoyan el entendimiento de la producción escrita, de modo tal de ofrecer un “panorama” más global, acerca de lo que queremos mostrar. Sin embargo es necesario discriminar sobre qué aspectos nos interesa mostrar y por qué, constituyendo esto un eje central de la investigación. Para este trabajo se registró todo el proceso fotográficamente y se revisó material audiovisual realizado por la ONG SurMaule.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 48 | P á g i n a


Este mapa estรก elaborado en relaciรณn a sรณlo tres รกreas de conflicto de la ciudad de Talca: Chorrillos, El Prado y Barrio Estaciรณn


7. BIBLIOGRAFÍA Alonso González, Claudia. 2004. “La construcción de la identidad de género, un enfoque antropológico”. Revista Caleidoscopio Julio – Dic. Vol. 08, Número 016. Universidad Autónoma de Aguascalientes, México. Arellano Faúndez, Oriana. 2010. “Informe de trabajo sobre actividades Junio y julio de 2010 del Proyecto UNIFEM”. ONG SURMAULE, Talca Bourdieu, Pierre. 1999. Meditaciones pascalianas. Ed. Anagrama. Barcelona. Boyco, Patricia y Francisco Letelier. 2010. “La ciudad intermedia neoliberal y sus desafíos políticos pos-terremoto”. Revista TEMAS SOCIALES N° 68. Santiago de Chile. Carvajal, Ana María. 2005. Gestión del Riesgo de Desastres Naturales. Introducción al Programa de Capacitación “En-Línea” del Equipo Urbano del Instituto del Banco Mundial. Instituto del Banco Mundial. Castro García, Cecilia. 2005. “La inequidad de género en la gestión integral del riesgo de desastre. Un acercamiento”. Revista de la Universidad Cristóbal Colón, N°. 20. Tercera época; Año III. Veracruz. Ducci. 2004. “Las batallas urbanas de principios del tercer milenio” En: De Mattos, Carlos et AL (editores). Santiago en la Globalización ¿una nueva ciudad? Ediciones SUR. Santiago de Chile. Duverger, Maurice. 1996. Métodos de las ciencias sociales. Ed. Ariel S. A. Barcelona. Escuela de Líderes de ciudad. Letelier, Francisco y Patricia Boyco, coordinadores. Talca pos–terremoto: el centro histórico en disputa. Modelo de Reconstrucción, Mercado Inmobiliario y Actoría ciudadana. Primer Informe ciudadano de la reconstrucción. Talca; Mayo 2011 Falú, Ana y Olga Segovia. 2007. Ciudades para convivir: sin violencia hacía las mujeres. Ediciones SUR, Santiago de Chile. Gobierno de Chile. 2011. Balance de Reconstrucción. A un año del 27-F. División de Estudios Ministerio Secretaría General de la Presidencia. 21 de Febrero de 2011. Santiago de Chile. Gobierno de Chile. 2011. Enfrentándonos al mundo laboral. Taller N° 5. Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM). Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). 2010. Situación de los derechos Humanos en Chile. Informe anual 2010. Andros Impresores. Santiago de Chile Instituto Nacional de Estadísticas (INE). 2011. Informe Económico Regional Edición Nº 1: Evolución Económica Región del Maule año 2010, Región del Maule. Abril 2011.


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Martinic, S.; Sainz, H. 2000. Investigación Participativa y Cultura Popular: Una Experiencia en Curso. Sergio Vejarano, Compilador. Biblioteca Digital CEFRAL. MINISTERIO PÚBLICO DE CHILE. 2010. Fiscalía. Boletín Estadístico Año 2009 (Enero a Diciembre 2009). MINISTERIO PÚBLICO DE CHILE. 2011. Fiscalía. Boletín Anual 2010. Enero 2011 MINISTERIO PÚBLICO DE CHILE. 2011. Fiscalía. Boletín Estadístico III Trimestre del 2011 (Enero - Septiembre). Octubre 2011. Morey, Patricia. 2007. “Violencia de género: hacía una comprensión global”. En: Falú, Ana y Olga Segovia: Ciudades para convivir: sin violencia hacía las mujeres. Ediciones SUR, Santiago de Chile Moser, Caroline. 1995. Planificación de género y desarrollo. Teoría, práctica y capacitación. Flora Tristán, Ediciones Entremujeres. Lima. Obando-Salazar, Olga Lucia. 2006. “La Investigación Acción Participativa (IAP) en los estudios de psicología política y de género”. Revista FQS FORUM: QUALITATIVE SOCIAL RESEARCH SOZIALFORS CHUNG. Volumen 7, N°. 4, Art. 3. Alemania. Oficina Internacional del Trabajo (OIT). 2010. Proyecto Impacto del Terremoto sobre el Empleo, Informe Final. Santiago, 8 de julio de 2010. Chile. ONU MUJERES. Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres 2011. Las expectativas son altas. Folleto informativo ONU Mujeres. Oróstica Dorado, Francisca. 2010. “Mujeres por la ciudad” un experimento ciudadano” Programa Regional “Ciudades sin violencia hacia las mujeres, ciudades seguras para todas y todos”. Informe de trabajo Sur – SURMAULE; Talca “Palabra ciudadana. Compromiso y acción”. N° 4, Noviembre de 2010. Periódico de distribución gratuita, Talca, Región del Maule. Reyes Muñoz, Yafza. 2011. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Sociales. Departamento de Antropología. Centro Interdisciplinarios de Estudios de Género (CIEG). Violencias Urbanas hacía las Mujeres post terremoto/tsunami. Los desafíos de la Agrupación de Organizaciones de Mujeres del Maule para la equidad en la Reconstrucción. Tesis para optar al grado de magíster en Estudios de Género y Cultura, Mención Cs. Sociales. Segato, Rita Laura. 2003. Las Estructuras Elementales de la Violencia. Ensayos sobre el género entre la antropología, el psicoanálisis y los derechos humanos. Colección dirigida por Baltasar Garzón. Universidad Nacional de Quilmes Editorial. Buenos Aires, Argentina.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 2 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

Téllez, Anastasia. 2001. “Trabajo y representaciones ideológicas de género. Propuesta para un posicionamiento analítico desde la antropología cultural”. Revista Gazeta antropológica, N° 17. Universidad Miguel Hernández, Elche (Alicante). United Nations Unies. Oficina del Coordinador Residente; Chile. Terremoto. Informe de Situación N° 19, 24-30 de Mayo 2010. Chile.

Bibliografía consultada en Internet Boaventura de Sousa Santos “La persistencia histórica del patriarcado”. Texto disponible en: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-166480-2011-04-18.html Revisado el 02 de Mayo de 2011. Del Campo Daniela, Directorio Fundación Iguales. Texto disponible http://www.cooperativa.cl/fundacion-iguales-necesitamos-contar-con-lasmujeres/prontus_nots/2011-08-12/120653.html Revisado el 28 de Agosto de 2011.

en:

Echenique, Juan Pablo y Pedro Ramírez; CIPER (Centro de Investigación Periodística) “El 40% de los residentes en “aldeas” de damnificados por el terremoto no obtendrá vivienda definitiva”. Disponible en: http://elrodriguista.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=516:el-40-de-losresidentes-en-aldeas-de-damnificados-por-el-terremoto-no-obtendra-viviendadefinitiva&catid=60:territorial&Itemid=63 Revisado el 18 de Marzo de 2011. Echenique, Juan Pablo y Pedro Ramírez; CIPER (Centro de Investigación Periodística) “El primer año de la reconstrucción no se financió”. Disponible http://ciperchile.cl/2011/05/12/el-primer-ano-de-la-reconstruccion-no-se-financio/ Revisado el 15 de Julio de 2011.

en:

Ferres, María Ester “El controvertido proyecto de Ley de Postnatal”. Disponible en: http://www.g80.cl/noticias/columna_completa.php?varid=11954 Revisado el 05 de Mayo 2011. Lagos, Carolina “Hasta los calzones les sacaron a universitarias dentro de una comisaría” Disponible en: http://www.theclinic.cl/2011/11/03/hasta-los-calzones-les-sacaron-a-universitariasdentro-de-una-comisaria/ Revisado el 03 de Noviembre de 2011 Letelier Troncoso, Francisco: “Los pasos en Falso de la Reconstrucción”. Disponible en: http://www.surmaule.cl/los_pasos_en_falso.htm Revisado el 21 de Febrero de 2011. Equipo Observatorio de la Reconstrucción. Mayo 2011 “Balance de la reconstrucción a 14 meses del terremoto del 27F y la emergencia del Movimiento Nacional por la Reconstrucción Justa” Disponible en: http://reconstruccion.uchilefau.cl/2011/05/balance-de-la-reconstruccion-a-14-meses-delterremoto-del-27f-y-la-emergencia-del-movimiento-nacional-por-la-reconstruccion-justa/ Revisado el 13 de Mayo de 2011. OIT (Oficina Internacional del Trabajo) http://www.ilo.org/global/lang--es/index.htm Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 3 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para una Reconstrucción con Equidad

OMS (Organización Mundial de la Salud) “OPS moviliza 15 millones de dólares para acciones de salud en Chile tras terremoto”. Texto disponible en: http://new.paho.org/hq/index.php?option=com_content&task=view&id=2961&Itemid=1026 &lang=es Revisado el 07 de Julio de 2011 ONU Mujeres http://www.unwomen.org/es/ Revisado el 12 de Julio de 2011. Ramírez, Pedro (Centro de Investigación Periodística) “Nuevo terremoto en Talca: El desembarco del grupo Hurtado Vicuña y la presión inmobiliaria que amenaza a los damnificados”. Disponible en: http://ciperchile.cl/2010/04/27/nuevo-terremoto-en-talca-el-desembarco-del-grupohurtado-vicuna-y-la-presion-inmobiliaria-que-amenaza-a-los-damnificados/ Revisado el 15 de Julio de 2011 Reyes, Yafza (2011) “27/F un año después: Desigualdad e inequidad de género aumentó con el terremoto” Entrevista otorgada a Radio Tierra, el 27 de Febrero de 2011. Audio disponible en: http://www.radiotierra.com/archivos/audios/columna_de_opinion/nota_02_jabsa.mp3http:/ /www.radiotierra.com/archivos/audios/columna_de_opinion/nota_02_jabsa.mp3 Revisado el 07 de Mayo de 2011. Revista Virtual de Cultura Lesbiana. “Transexuales ante el desafío laboral”. Texto disponible en: http://www.rompiendoelsilencio.cl/2011/02/18/transexuales-ante-el-desafio-laboral/ Revisado el 28 de Agosto de 2011.

Agrupación de Organizaciones de Mujeres de la Región del Maule 4 | P á g i n a


Agenda de las Mujeres para la Reconstrucciºon