Page 1

Edici贸n Septiembre 2012

Faro Ushuaia

PATAGONIA Y POETAS ARGENTINOS


POETAS ARGENTINOS Son tantas las cosas que uno desea publicar en este humilde medio, que muchas veces se agolpan, cada cual con tantos o más méritos para ser destacados, logrando hacernos cambiar la secuencia en muchas ocasiones. Por lo mismo, confiamos que nadie se sienta postergado, tendremos un espacio para todos los tópicos y artistas amigos, más temprano que tarde. Hoy no hemos tenido cara para seguir aplazando destacar la magnífica patagonia argentina, tan famosa y turística, llena de impresionantes paisajes, que en alguna medida intentamos mostrar en las siguientes páginas. Disculpen que no sean más las fotografías, hay material en cantidades, pero tratamos de mantener el mismo espacio en cada edición a objeto de no cansarlos en la revisión de cada entrega. Pero mostrar la belleza con que la naturaleza dotó a la República Argentina, donde tenemos tantos y tantos amigos y amigas tan queridos, sin equilibrar con la belleza del pensamiento y la inspiración de tantísimos artistas que profu-


sa y generosamente llenan los espacios de las redes sociales, sería un despropósito. Es categórico, tendremos que seguir haciendo más ediciones con el trabajo de los poetas argentinos. Así como hace un par de números dedicamos una edición completa a Stella Maris Berdini, en una próxima entrega les complaceremos con el arte de algún otro amigo que tenemos en carpeta. Por ahora, deseamos que se deleiten con la maravillosa Patagonia Argentina y de una pequeña muestra de lo prolífero del arte de allende Los Andes. Gracias a todos quienes nos permiten publicar sus obras, aun teniendo los derechos reservados, pues entienden que no perseguimos fines de lucro, sino hacer cada día un nuevo aporte al arte y su masificación en tanto sea posible con nuestros propios recursos. Ariel Figueroa Ortega


Parque Nahuel Huapi


APENAS AMANECE Deseo las mañanas con olor de rosas, que los desiertos se queden sin sol, que no haga tanto frio. Deseo las heridas cerradas, pero con los ojos abiertos. Los caballos corriendo, enredados con fieras que los quieren vencidos para comer su carne por las tardes. Cuando me mirás siento la ausencia vaciándome y que los espejismos se hacen presentes en mi pecho. Me abrazo con los espíritus rondando por las madrugadas homicidas. Ellos que me desprecian tan crueles, no sienten la culpa de nada. Apagan mi llanto sangriento. Tiembla mi cuerpo, igual que la fruta podrida, cayendo interiormente agusanada, me arrojan los silencios del abismo sabiendo que no puedo acompañarte. Se desangran mis voces en un sueño, fluyendo como un alma desarmada. Deseo que lo enfermo de la vida me desprecie tiernamente abandonado, suavemente olvidado. Las palabras siempre me ahogan antes de salir, ahí en la punta de la lengua. Calaveras, pieles podridas, arboles grises y los juguetes de los niños tirados. Nada tiene valor, cambia su sentido sino estás mas cerca, si te


ahogás en los valles cantando hacia los ángeles malvados. Se rompen las cosas debilitadas en mi habitación, los nervios de mi cuerpo se desintegran apenas amanece, cuando saben de su soledad congénita. Las moscas siguen poniendo huevos en mi existencia. No recuerdan a sus padres, porque viven apuradas, sin importarles el momento de los festejos. La música agónica son sus zumbidos, no logran aturdir a los depredadores, ni al amor, ni a las penumbras tan cercanas Andrés Agui

Andrés Agui


RĂ­o Colorado


Cerro Catedral Bariloche


EL AMOR Cuando sintió por primera vez que su cuerpo despedía ese olor sulfuroso y tibio, dejó de mirar a la chica y corrió a bañarse. Refregó sus brazos bajo el chorro de agua y al estrujar la esponja, vio correr una interminable línea de agua amarilla. Vio que sus poros circulares se abrían como corolas de flores y despedían un polen que olía a azufre. Sintió un cosquilleo a la altura del antebrazo, y pensó en ella. Recordó su pollera escocesa predominantemente verde, movérsele sobre la cola redondita e imaginó que ella se daría vuelta y le sonreiría con un gesto de convite. Miró sus pies sobre la bañadera blanca y el tinte amarillo cadmio que caía de su pecho tiño la loza, los pies y el agua. Pasó una vez, y otra vez, y cada que el corazón se le salía del cuero al verla y el olor sulfuroso presagiaba el ensanchamiento de los poros de los brazos primero, y de su pecho después, hasta dejar ver el polen amarillo como un pequeño


punto dentro del por, multiplicado en segundos por miles de poros abiertos como cántaros que chorreaban un polvo que se pegaba sobre el sudor salado. ¿Por qué a él? ¿Qué reacción endemoniada se había apoderado de sus hormonas masculinas y le devolvía la pasión hecha polen amarillo y oloroso? Manchado hasta los puños, con el pelo húmedo por la transpiración y con un vaho repugnante que hacía retener la respiración a la gente que se le cruzaba, él se acercó a la chica de pollera escocesa, predominantemente verde, que le meneaba las caderas guardianas de una cola redondita y alta Se paró frente a ella y goteando azufre sobre la vereda le dijo que la amaba y que no sabía su nombre. Ella, casi sin mirarlo por mirarlo de costado, sonrió y dijo:- Purita..., me llamo Purita..- y lo dijo con vos de murmullo mientras se llenaba los pulmones de un exquisito olor a azafrán y se alejaba sacudiendo la pollerita llena de polvo amarillo.

Valeria Cecilia Pariso


RĂ­o Azul


Glaciar Perito Moreno


EN LA RUTA Era necesario que hiciera este viaje, iba en mi auto, por la ruta 3, que termina en Río Grande, justo donde finaliza mi país, bien al sur, a mi lado, un jarrón que contiene las cenizas de mi madre, ella me pidió que las dejara volar libremente en el mar mas austral de Argentina, allí, dijo seria parte de la naturaleza misma, así que aquí estoy, manejando, no tengo apuro, necesito recordar, meditar, entender…..bajo la ventanilla del auto. Es un día soleado de principios de enero, pleno verano, dejando ya la ciudad, me encuentro con los campos verdes, los girasoles aun están creciendo, cabecitas amarillas que miran a un costado como soldados rubios…..sonrío, que bello!, luego vienen las sierras, desniveles, los colores mezclados entre ocres, verdes claros, amarillos, marrones…..las nubes se mueven rápidamente a mi paso, los demás autos van deprisa, apurados, los dejo pasar…..al fin la vida es tan corta…. A medida que transcurren las horas, el paisaje cambia, los lagos del sur, transparentes, dejando reflejar el sol ya en lo alto, en toda su plenitud, mi madre adoraba estos viajes, adoraba las montañas, los senderos bordeados de árboles, los campos con molinos de vientos, los ca-


ballos libres y salvajes….yo nunca tuve tiempo de acompañarla… excepto hoy…. Te pierdes lo mejor de la vida- me decía- la naturaleza es parte de la esencia misma de tu cuerpo, -jamás comprendí esas palabras- hasta hoy…. mira a tu alrededor-hay vida, hay aire, hay sol,no me di cuenta… hasta hoy….hoy que el viento despeina mi cabello sin pedirme permiso, que todo pasa como en una película delante de mis ojos, como esta línea amarilla que separa los carriles, horas y horas en la ruta….ruta 3…..no quiero parar, quiero seguir sintiendo esta sensación de libertad, ….busca dentro tuyo-busca en las flores, la poesía, las mariposas multicolores, el trino del las aves- búscate!-las palabras de mama me hacían ruido en mi cabeza, y en mi corazón, que latía fuerte, como nunca, el ocaso mostraba sus primeras ojeras, la noche comenzaba a llegar con sus luces de colores artificiales, la ruta era un arbolito de navidad andante, coches que iban, camiones llenos de luces, bocinazos, y el suave aliento de la noche, que me hablaba en silencio…cada tanto mi mirada salía del camino y se posaba en ese jarrón ……cuanta razón tenias madre. Me encerré en una jungla de cemento, donde jamás se escucha un ave cantar!.-


Las estrellas fueron mis compañeras, la luna solo me seguía por detrás….fija en mi espejo… Aun en el sur, ya en tierra del fuego, había restos de nieve en las altas montañas, todo era silencio. Paz, al fin dejo la ruta para ir a la playa, a lo mas alto del risco, y allí, ante mi, la plenitud. Un amanecer rojizo, como la sangre misma, el mar manto azulino, piedras de colores, Bese el jarrón por ultima vez, susurre un –adiós madre- gracias por este viaje- y la deje en libertad. Volví a mi auto, viaje de vuelta, pero esta vez la ruta era toda mía, como mía era mi vida, Aprendí tanto, al fin las enseñanzas de mama habían dado fruto, no tenia sueño, Quería manejar, quería sentirme parte de esa ruta que me había marcado el camino hacia mi misma, la que manejo el viaje de ida …fue ella, ahora era yo…..

Nancy del Carmen Martello


Lago Villa La Angostura


Glaciar Perito Moreno


PLEGARIA TRISTE Mis lagrimas solo quieren ahogar el infierno .. abolir la angustia agazapada y se sumergen en cada llama.. El angel negro rie haciendo eco en el anonimato de la culpa nada perfecto,destello de luz en sus oscuras alas.. estridente punzante en un el coraz贸n enloquecido.. por todo de un inmenso nada.. Solo puedo esbozar un perdon al cielo,esperando que tu lo comprendas.

FLACA GADIEN


Avistaje en Puerto Madryn


Cerro Bayo


PAPI A pesar de tu ausencia tu presencia es enorme. No hay día que no te piense y que no des vueltas por mi mente, si hasta cuando miro el cielo del otoño de Buenos Aires siento tu mirada, esos ojos color del tiempo que resaltaban en tu piel mora. Te siento, quizás no como antes con el contacto de tu mano o el ruido de tu silbido tan particular, pero te juro que a veces percibo tu presencia cuando escribo, como si asintieras con la cabeza entre el asombro y la fascinación por lo que digo en mis letras. Creo que tu y yo nunca imaginamos esta vocación de escribir, esta intención de trasmitir… de intentar cambiar algo de lo que siento que no funciona con mis letras. Esta vez creo que te sorprendí viejito. Creo que los seres que queremos y que nos quisieron no se van, se anidan en el corazón y mantiene ese lugar tibio. Si allí te llevo. Apareces en mis conversaciones, en la manera en que hago las cosas, como por ejemplo saber que el mate se comienza con agua tibia, como hacer un asado aunque mientras estuviste nun-


ca hice uno o saber algo tan insignificante para una mujer como el nombre de los tornillos y las pinzas.¿ que loco, no?

También tengo dejàvous, siento tantas situaciones como que ya las viví y por cierto las viví con vos.

Y a pesar de todo esto te extraño, te extraño tanto!, no sabes cuanto… Por eso en este día del padre quise escribirte a vos, nada simbólico, ningún poema ni alabanza a tu forma de criarnos ni a lo buena gente que eras. Quise escribirte como si te hablara, como si me estuvieras escuchando y hacerme a la idea por un ratito que aún te tengo y que mañana por la mañana podré verte como tantas veces avergonzado de recibir regalos diciendo tu frase preferida “no necesito regalos mis regalos son ustedes, mis cinco hijos junto a mamá, todos sentados a la mesa”.

NANCY GRACIELA NASR


Río Iberá


Y APARECISTE TÚ ... Pensé que ya no volvería a enamorarme, más la vida dispuso otra cosa ... Apareciste un día trayendo luz a mi existir, el atardecer se iluminó, tiñendo las horas de rojo carmesí. Retrocediste el tiempo, recuperando momentos perdidos. Trajiste la brisa acariciando la aurora en cada despertar ... Renovaste ilusiones, me devolviste los sueños. Eres parte de ellos, cuando entre tus brazos cobijas mi cuerpo, abrigando el instante que hoy compartimos.

MARIA CRISTINA RESCA


Jardin del Partal y Torre de las Damas


Volcán Lanín


PALABRAS Si tu dices lago, paisaje, montaña, sentirás con placer el aroma a Neuquén y verás como asciende el azul de los cielos por tu blanca garganta... Y si hablas de amor, flor, árbol, nido, sentirás un latir en el alba prendido y serán las palabras primaveras de sol aparcando en tu alma... Y si pronuncias, madre, cariño, abrazos, paz, esperanza, en tu voz habrá aleteos de niño, cuentitos de hada y canciones y nanas. bajo el astro amarillo..


Diz dolor, guerra, muerte, hambre, pestes, acechanzas, dolerá tu garganta y odiosas serpientes poblarán tus entrañas en profundo dolor que no cabe en palabras.

RODOLFO CAVALLO NOSTZLY


Aconcagua


Villa Traful


CADA DÍA UN SENTIR Cada día es... un volver a sentir caricias suaves de la vida coloreando esta existencia Aunque a veces el cielo cambie su color celeste se torne de grises oscuros nunca todo esta perdido Cada día es... un volver a sentir caricias suaves de la vida coloreando esta existencia Aunque en tu camino una u otra espina te pinche haga sangrar tus emociones no todo esta acabado Cada día es... un volver a sentir caricias suaves de la vida coloreando esta existencia

lila(NILDA KLUNDT)


Canal Beagle


... de ... “PENSAMIENTOSâ€? ÂżQuie'n nos acepta realmente como somos si no puede decirnos nuestras fallas y no puede sincerarse frente a nuestros defectos?:solo quienes nos tienen poco en cuenta;si nos aman y nos aceptan tal cual somos vamos a tener los mejores criticos constructivos pero obvio:debemos aprender a ver que aceptar como se es,no ignifica dejar de ver los defectos,sino verlos,expresarlos y aun asi,aceptar,amar y dar todo. Muchas personas se sienten heridas al escuchar de quienes aprecian la critica u opinion de alguna accion,demostrando baja autoestima y por ende,presos de sus eternos errores.Cuando callamos y ocultamos nuestras fallas,somos incapaces de aceptar criticas,construyendo de esa manera,vinculos tirantes y poco solidos,y sintiendo la sinceridad del otro como una agresion,colocandonos en eternas victimas de los demas,sin darnos cuenta que lo somos primero de nosotros mismos...

Marina Mendoza


Río Futaleufu


REGRESO A MI Cae una cortina en la tarde, y está mi madre sombreada de árboles. Comiendo dátiles , recogiendo los carozos en el bolsillo del delantal. Su contorno angelado y una sonrisa leve.. y recorre mi lengua el sabor de los frutos de su tierra. La ven mis ojos bailar la danza del vientre mientras revuelve el dulce de ciruelas, en la paila sobre el fuego. Ondulan sus caderas como alas de palomas. Y regreso a mí, con mirada cruda, herrumbrada de penumbras, por éste caminar mío. Por un tiempo desarmado, como estampida de urracas, sin cielo en la ventana. Pero me redime ésta boca llena de pájaros, y el sueño de vivir como viniendo del futuro.

ISABEL GATTARELLO


Cabo VĂ­rgenes Santa Cruz


POETA Poeta eres mi vida, poemas y sue単os sigue escribiendo, que al leerte so単are... Tal vez lo intuyas, tal vez lo sepas... somos letras somos sombras, nos unimos nos deseamos... el poema nos une, es tanto lo que duele, la distancia no existe lo repito cada dia... eso decimos al escribir; pero como se extra単a... escribire para ti, so単are para vivir.

CLARA DIANA LAVALLE


Estero del Iberรก

Patagonia y Poetas Argentinos  

arte cultura

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you