Issuu on Google+

¿PARA QUÉ VALE LA ORACIÓN?

Basado en un texto de Patxi Loidi. Realizado por José Manuel Pérez


Lo central de la oraci贸n es escuchar, estar con Dios y dejarse querer y querer. Esto es lo importante.


 

Nos surge la pregunta ¿para qué sirve la oración? . Parecería que la oración es, fundamentalmente, un dirigirse a Dios para obtener algo de El. Sería lo mismo que preguntar: ¿”para qué sirve el amor, la amistad”? No para obtener cosas, sino para muchísimo más, para sentirse bien, ser feliz, ser yo mismo.


Una oración madura, adulta, sabe que la oración es encuentro, comunicación amorosa con Dios.


Sin amor no somos personas; sin contacto cercano, amistoso, amoroso, con Dios, no sabemos quién es Dios; como no sabemos quién es alguien si solo tenemos una relación comercial con él.


La oración para pedir bienes materiales es una oración idólatra: trata comercialmente a Dios y reduce a Dios a ser un dios supermercado solucionador de nuestras limitaciones y necesidades. Además, suele ser un Dios que manipula las cosas a su placer. A unos, les da enfermedades y accidentes y, a otros, bienes y trabajo.


A la oración se va no a pedir cosas, sino a recibir a Dios mismo ya presente en nosotros.  En el fondo, no se acepta que Dios es el Creador del mundo y que ha dejado este mundo en nuestras manos, bajo nuestra responsabilidad.  El mundo funciona según las leyes que Dios mismo le ha dado: tiene un dinamismo divino, pero sigue sus propias leyes. 


ďƒ’

Todo esto nos lleva a comprender que Dios no hace nada sin nosotros. Siempre actĂşa en, con, y a travĂŠs nuestro, pero nunca sin nosotros.


Sucede a menudo que la gente cuando dice que “pide a Dios,” hace otras muchas cosas:  expresa a Dios su situación,  se confía a él,  dice lo que desea respecto al mundo, a una necesidad o catástrofe… aunque no obtenga nada de Dios. Aunque sólo saque el consuelo y la fuerza para seguir siendo fiel, luchar por mejorar este mundo, atender al ser querido en necesidad, etc.


Y es esto último lo que debiéramos pedir desde el principio:  no que Dios cambie nada, como con una varita mágica, sino que me cambie a mí, mi corazón, mis sentimientos y mi disponibilidad. 


Entender que la oración no sólo es pedir; se puede dar gracias, desear, alabar, hacer actos de amor, de ofrecimiento de sí mismo, de adoración. Se puede y debe, sobre todo, escuchar,

estar con El y dejarnos querer y querer, porque Dios ya sabe lo que necesitamos antes que se lo pidamos (Mt 6,7-8).


Y Dios nos quiere hijos adultos y libres que cooperemos a hacer de este mundo, un mundo verdaderamente humano. Por tanto, cambiemos el chip mental: no digamos tanto lo que Dios tiene que hacer por mí; no pidamos tanto, digamos más bien: “te presento Señor, tal necesidad, preocupación”, etc. Sabiendo que El desea estar intensamente conmigo para cambiarme a mí y así que yo le ayude a cambiar la realidad de este mundo.

Oremos diciendo: ¿”qué

Señor, por ti”?

puedo hacer hoy


 

Hay muchos libros para hacer oración, pero el mejor libro es Conviene dar mucho juego al corazón y a la voluntad.

El Evangelio.

Quedarse ratos en silencio: mirando, estando, gozando de que Jesús sea así, nos diga que Dios es de esta manera, ame tanto al ser humano, a mí, deseando parecerme a El, Que El me enseñe, me conduzca, me guíe. Dejándome amar por El.


Textos de Patxi Loidi y otros autores de “Fe Adulta” http://www.feadulta.com/orar-5laoracionadulta.htm  PARA PRACTICAR LA ORACIÓN  Visita la web: http://www.rezandovoy.org/ 

Elaborado por José Manuel Pérez Estébanez


oracion adulta