__MAIN_TEXT__

Page 1

exploraci贸n desde la intervenci贸n hospital de san mart铆n las palmas de gran canaria

febrero de 2010


En diciembre recibí una llamada de Manena (EspacioGuia), me decía que estaban valorando la posibilidad de realizar una intervención en el antiguo Hospital de San Martín. La propuesta consistía en una limpieza consciente del suelo cerámico de una de las salas. A mí, que habito desde hace un tiempo los mundos subterráneos, me pareció interesante el ascenso desde lo subterráneo a un suelo, era como situarme a trabajar en el tejado del mundo de abajo, cambiando el punto de vista... ¡¡Acepté sin dudar!! El Hospital de San Martín de Las Palmas de Gran Canaria es un curioso edificio situado en el barrio de la Vegueta. Su origen data del siglo XVIII

cuando se convirtió en el Hospital General de la isla. En la década de los 70 cesó su actividad para convertirse en geriátrico y después del 2000 ha sido espacio para diferentes talleres. El antiguo hospital se encuentra en la calle c/ Ramón y Cajal, 1 de Las Palmas de Gran Canaria, forma parte del centro artístico e histórico de la ciudad. Actualmente, se encuentra en proceso de transformación para convertirse en centro cultural tras permanecer años cerrado.


HSM

hospitaldesanmartĂ­n las palmas de gran canaria


Antes de realizar la intervención en el Hospital hicimos una exploración previa, teníamos que conocer el lugar, su historia... y, por supuesto, la sala en la que íbamos a consumar la intervención. Tras reunirnos con Federico Castro comenzamos la exploración por este hospital que resultó ser como una pequeña ciudad dentro de otra más grande. Las obras y reconstrucciones que ha sufrido lo convierten en un espacio laberíntico donde es muy fácil perderse. El propio Federico que era nuestro guía reconocía haberse perdido en algunas de sus exploraciones anteriores. La sensación que nos producía aquel lugar era muy extraña, se respiraba intensidad en el ambiente. Quedaban muchos restos de las actividades que

había albergado y a estos restos se sumaban las explicaciones de Federico diciéndonos en cada momento sobre el lugar concreto en el que estábamos, y así recorrimos pasillos, salas, habitaciones, patios interiores, matadero, sala de rayos, cárcel, capilla, celdas... todas íbamos juntas, sin separarnos demasiado las unas de las otras y descubriendo detalles. El espacio era imposible de cartografiar mentalmente por su complejidad, tantas remodelaciones, diferentes alturas dentro de un mismo piso... ninguna de nosotras después de llevar varias horas dentro hubiera acertado a salir de allí a la primera. Cuando salimos cogimos aire y regresamos poco a poco de otro mundo, parecía que habíamos hecho un viaje en el tiempo.


Interiores del Hospital de San MartĂ­n, febrero de 2010


Interiores del Hospital de San MartĂ­n, febrero de 2010


Interiores del Hospital de San MartĂ­n, febrero de 2010


Interiores del Hospital de San MartĂ­n, febrero de 2010


“vaciando-sé” colectivo limpiARTE red espacioguia

antigua sala de acogida hospital de san martín 6 de febrero de 2010


Se describe como una intervención colectiva de mujeres que tuvo lugar el 6 de febrero de 2010 en el Hospital de San Martín (HSM) de Las Palmas GC con el objetivo de experimentar una acción de limpieza, sin más propósito que experimentar dicha acción como un proceso artístico y vivencial, un acto consciente y autónomo. La intervención propuesta parte de algunas consideraciones que no condicionan, ni agotan, ni determinan de antemano la experiencia; tales como ser una acción no-artificiosa (vinculada a lo cotidiano, doméstico, común y sencillo), útil (colaborativa y generosa), procesual (experiencial, efímera y continuada) y no-invasiva (resta más que suma, ya que no añade, altera o manipula ninguna realidad objetual sustancial). La acción reúne a un grupo interdisciplinar de mujeres de diversa procedencia geográfica, ocupación y edad. El nexo común del grupo es su pertenencia a la Asociación Cultural Red EspacioGuía y su compromiso en investigar, experimentar, proponer y difundir prácticas de “creatividad social y desarrollo local sostenible”. Este grupo, que es una célula activa de la Asociación, constituye el colectivo “LimpiARTE”, dedicado a la realización de limpiezas conscientes en los espacios de la cultura y el arte.


objetivos Limpiar Limpiar como un acto en el vacío, no-hacer. Limpieza como acto devocional, de entrega, como forma respetuosa de acercarse, practicar y entender un lugar. Realizar una obra contextual-procesual donde el espacio es la propia obra, tal que al vaciar el espacio (objeto), nos vaciamos (sujetos) y en el vacío nos con-fundimos (objeto-sujeto).

Practicar lugares Significar un lugar, visibilizar un espacio, activar estancias muertas, escondidas u olvidadas. Hacerlas visibles mediante el VACíO; QUITANDO, RESTANDO, SILENCIANDO, DESPOJANDO… en definitiva LIMPIANDO (más allá de lo visible).


Hacerse conscientes Implicar todos los sentidos y vísceras en el cometido de devolver dignidad a un espacio olvidado, dormido o saturado. Explorar un espacio desde la acción, fundiéndonos con él, recorriendo cada azulejo, rincón y junta. Cartografiar un espacio a pequeña escala. Entender el paisaje en otro contexto, re-encontrar un paisaje en el tiempo. Movilizar sensaciones y emociones desde la limpieza, desde el grupo que limpia, descubriendo el sentido a la acción (cómo, por qué, para qué…).

Pensamiento-acción Crear una experiencia colaborativa, que unida al acto de limpiezavaciado-reciclaje nos lleve por un camino creativo y liberador hacia la relación pensamiento-acción, para así dar identidad a un lugar, a la acción, al grupo, al individuo...


Antigua sala de acogida. 9.30 de la ma単ana del 6 de febrero de 2010.


líneas de investigación Práctica artesanal y acción física.- Practicar la sencillez “Contenedores-contenidos” culturales.- Gramática del equilibrio entre los contenedores culturales (la sala, el edificio, el espacio, el territorio; pero también la pieza, la obra, el soporte, el resultado) y los contenidos culturales (la acción haciéndose, el sentido aflorando, la intención sin intención). La autonomía.- Lo artesanal como medio de auto-gestión. Las micro-estructuras auto-organizadas. “¡Hágalo usted mismo!”, una micro-revolución posible. Arte de acción hoy. Estudio sobre los lugares para el arte, lugares públicos, privados, cómo financiarlos, qué necesidades existen... El proceso creativo.- Investigar sobre el proceso creativo desde la propia acción del “habitar” (el territorio). Exploración de un espacio desde la acción. Exploración de la consciencia del “estar” como acto “fundacional, original”. ¿Qué surge del proceso?, creatividad social, movilizaciones personales, grupales y “contagio” a otros grupos. Privilegio de la acción sobre el estado.


El arte colaborativo.- Herramientas del arte colaborativo, reinventar artesanalmente. La operativa de lo “CONTAGIOSO” como clave del ARTE COLABORATIVO. Redes sensorial invisible y colectivas que van encajando fluidamente, la “intención sin intención”. El arte contextual: un arte enraízado a la vida, pues es la vida misma. La creatividad social y el arte colaborativo, la desmaterialización del objeto de arte. Inter-subjetividad El “principio de encaje”.- Lo ético, lo mimético y lo contagioso. Derivas de encaje en la acción que no busca resultados. La transdisciplinariedad.- Una investigación sobre la “suspensión temporal” de las certezas. Un crear sentido colectivamente, entendiendo la creación como descubrimiento más que como empeño. La equidistancia de la “acción limpiar” a todas las disciplinas. La sobre-abundancia.- Reflexión sobre la sobre-abundancia, la super-imposición, sobre la profusión, la cantidad, la posesión, lo que nos rodea. La necesidad de despojarnos, limpiarnos de todo. Arte precario, arte curativo. ¡Limpiar el mundo!


“Cuando la mano no tiene fuerza, tiene paciencia. (...) La voluntad de limpiar requiere un adversario a su medida. Y, para una imaginación material bien dinamizada una sustancia bien ensuciada le da mayor asidero a la acción modificadora que una sustancia simplemente deslustrada. La suciedad es un mordente que retiene el agente purificador. (…) Parecería pues que la imaginación de la lucha por la limpieza necesite una provocación. (...) Gaston Bachelard “La tierra y las ensoñaciones del reposo”


vaciando-s茅 se describe como una intervenci贸n en un espacio...

volver a un lugar re-conocer un espacio recordar sus historias realizar un acto de amor para resucitar la materia tomar relaci贸n con la sustancia del azulejo contactar con la intimidad de la cer谩mica


vaciando-sé La limpieza como proceso ritual; limpieza que parte de una ensoñación que busca la purificación, la vuelta a un estado anterior.. El ritual comienza salpicando agua por el suelo, para conseguir que no se levante demasiado polvo. La acción que se lleva a cabo es relativamente rápida y ágil, el cuerpo está erguido y son movimientos de brazos y piernas los que recorren el espacio. Después se pasa a una limpieza a gran escala, restar lo más grande en la primera barrida, esta parte también se realiza de forma más o menos rápida y requiere de movimiento de todo el cuerpo. En la primera barrida somos conscientes de todo el trabajo que queda por hacer, al ver la cantidad de sustancias que no se pueden despegar fácilmente del suelo. El polvo que se ha ido depositando a lo largo del tiempo había comenzado a ser parte de la naturaleza del azulejo, a formar parte de él. Tras esa primera barrida se vuelve al agua, esta vez necesitamos del agua para ablandar todo lo que está depositado sobre los azulejos. Vuelve a participar todo el cuerpo, los movimientos del cuerpo recorren rápido el espacio en una danza ágil. Después de esta parte del proceso, el suelo se queda mojado y no se puede trabajar sobre él. -Habían pasado dos horas desde que comenzamos con el ritual-. Buen momento para hacer “hamaiketako”, ir al baño y coger fuerzas para volver a la siguiente parte de la tarea. Hamaiketako = Es el almuerzo de media mañana, el segundo desayuno. La traducción literal es: “El de las 11”


“Momento “hamaiketako”. Bar de abajo” 11.00 de la mañana del 6 de febrero de 2010.


Cuando se vuelve al lugar la sensación de entrar en la sala no es la misma, se ha ventilado y hay otro ambiente, se observa el suelo de nuevo, que tampoco es el mismo de esta mañana, pero a pesar de todo, después de secarse vuelve a quedar cubierto por una capa gris. Hay que retomar el trabajo, volver a barrer un par de veces para pasar al detalle. En esta parte del ritual de limpieza el movimiento del cuerpo es igual, intervienen piernas y brazos, los movimientos son rápidos, se trata de una danza que ocupa todo el espacio. Después comienza la parte del proceso mas íntima y tranquila, cogemos una palangana con agua, a poder ser un poco calentita, y sumergimos un jabón de chimbo para pasar a frotar el suelo, aclararlo -rápidamente para que no penetre la suciedad- y a ir secándolo azulejo a azulejo. Este ejercicio a veces -cuando es necesario- viene precedido de labor con rasqueta que elimina los posibles restos más anquilosados, en este proceso el cuerpo actúa de otro modo, se centra en un espacio mucho mas pequeño, el territorio de la intervención que antes era una gran sala se convierte en un territorio infinitamente mas pequeño y acotado. Las piernas están ancladas, solo se mueve el brazo, la muñeca, la mano. Se observa el paisaje de cada baldosa, su morfología, su detalle ínfimo. Cada baldosa precisa de una labor diferente, de un cuidado concreto.


La atención del ojo no es la misma que cuando se abordaba la totalidad de la sala, ahora se presta atención a la partícula. Cada cierto número pequeño de baldosas se arrastra el cuerpo y el balde para dejarlo anclado en el siguiente grupo de azulejos. Se mira en ese momento el trabajo realizado y lo que queda por realizar. La mirada abarca la sala como si se tratase de una mirada al horizonte desde la playa, poco a poco el cuerpo se resiente de la postura de entrega al suelo. Comienza a notarse el cansancio. Después de aplicar el ritual de limpieza básica a las 2880 baldosas que constituyen este suelo se vuelve a pasar la fregona por todo el espacio, esta vez el agua no se ensucia tanto y la satisfacción del trabajo avanzado aumenta. Otra vez el cuerpo vuelve a otro tipo de movimiento que hace soltar los músculos que se quedaron contraídos en la parte más lenta y estática del ritual de limpieza. Comienza, entonces, la parte final que consiste en alimentar las baldosas para hacer revivir la sustancia y su materialidad original. La sala queda paralizada de danzas que lo recorren, nos juntamos en una esquina del espacio, atentas a la labor de la alquimia que será el alimento de los azulejos. Observábamos a Manena como realizaba las mezclas siguiendo cuidadosa la siguiente receta; “Mezcle, a partes iguales, aceite de linaza y esencia de trementina”


Una vez que la alquimia está preparada, nos disponemos a retomar la labor. Comenzamos a repartir el alimento de las baldosas por toda la sala. Hay lugares que precisan de mayor atención pero, en general, es suficiente con repartir la mezcla a modo de bautismo por toda la superficie para después extenderla mediante un ejercicio de frotación con los pies envueltos en bayetas haciendo que el preparado penetre en la cerámica. La coreografía es muy diferente al resto de momentos vivenciados a lo largo del proceso. Existe, además, un ansía distinta en el ambiente por ver el proceso terminado. Recorremos la sala, primero, de un modo un poco anárquico, cada una centrada en una parte del espacio y después nos organizamos para hacer varias pasadas desde el final de la sala hasta la escalera. Intentamos abarcar toda la anchura del suelo. Repetimos la misma danza varias veces. Una vez terminado este proceso, el suelo de la sala está brillante.. nos devuelve una imagen lustrosa como de agradecimiento a la paciencia y el esfuerzo realizados. Pero un suelo cerámico de estas características no se puede abandonar de nuevo, no se puede esperar mucho tiempo sin volver a prestarle atención. Es por esto, que este suelo sigue en proceso, cada cierto tiempo se visita, realimentándolo, escuchándolo, atendiéndolo.


La experiencia en la sala de acogida fue intensa y, sobre todo, gratificante; poniendo en práctica un ejercicio de intervención a través del vaciado. Una intervención con tintes escultóricos en los que la acción que se lleva a cabo es la de sustracción. La sala parecía otro espacio, la negrura había desaparecido, el suelo se hacía mucho más presente, las paredes eran más blancas, entraba hasta más luz por la ventana...


Exhumación y levantamiento del cadáver. Había en la sala de acogida el cadáver descompuesto de una paloma. Esta paloma un día entró y no pudo salir, o se golpeó con algo... se pueden inventar mil cuentos que formulen hipótesis sobre la vida y muerte de este ave... Pero lo más interesante fue el proceso que siguió junto a nosotras, porque aunque parezca mentira, esta paloma volvió a volar!!! El día previo al acto de limpieza ritual, hicimos la exploración del hospital y la encontramos en la sala de acogida, nos causó curiosidad, la observamos, la fotografiamos.. pero el día de la intervención surgieron las preguntas sobre qué hacer con el cadáver. En un primer momento, fue respetado pero cuando la limpieza era inminente y solo quedaba el círculo que ocupaba sus restos comenzó la polémica entre las que estaban a favor de exhumarla y hacer levantamiento del cadáver y las que, como yo, preferíamos seguir dejándola ahí (no sé por cuanto tiempo, ni con que fin.. pero nos parecía una necesidad el tener más tiempo para decidir) Al final ganaron las baldosas limpias de restos y dejamos el cadáver sobre un cristal, guardado en la sala de al lado. Al día siguiente de la limpieza, cuando volvimos para re-conocer el espacio ya no estábamos todas pero el tema de la paloma aún no se había cerrado. Olivia decidió que se la llevaría a Barcelona, que la paloma tal vez podía ser protagonista de alguno de sus videos. Esa idea nos gustó a todas, sobre todo porque la paloma, al final de todo, iba a volver a volar y esta vez más alto que nunca.


En este proceso ritual estaba presente todo el tiempo una misma melodía, la banda sonora de esta intervención decía así; “Mil gracias derramando pasó por estos sotos con presura y, yéndolos mirando, con sola su figura vestidos los dejó de su hermosura, su hermosura” Se trata de una composición que hizo San Juan de la Cruz en la cárcel conventual de Toledo entre diciembre de 1577 y agosto de 1578, cuando él tenía 35 años. Esta estrofa que pertenece a una composición más larga, la escuchamos interpretada por un coro de voces angelicales de las que solo llegamos a descifrar algunas de sus palabras e incluso inventamos partes nuevas; en vez de “con sola su figura” creíamos entender; “o todas o ninguna”, personalmente la nueva reinterpretación que hicimos de la letra me gusta mucho mas. “ o todas o ninguna, vestida la dejamos de su hermosura”


Antigua sala de acogida. HSM 9.30 de la ma単ana del 6 de febrero de 2010.

Nueva sala de acogida de las artes. HSM 17.30 de la tarde del 6 de febrero de 2010.


Sacando a la luz Una vez el ritual de limpieza fue completado, Federico recordó una instalación de Néstor Torrens que estaba guardada en una de las salas del antiguo hospital; “Plantas in vitro”. Las piezas de esta instalación son unos tarros en los que había introducido plantas. Sacamos los tarros de la oscuridad de la caja que los custodiaba y los subimos a la nueva sala de acogida de las artes.


“Plantas in vitro”. Instalación. Néstor Torrens Sala de acogida de las artes. HSM.


...y despuĂŠs de todo, el merecido descanso; empanada del chef Maseda y SPA en Agaete!!


HSM 2010 COLECTIVO LIMPIARTE Manena Juan. Guía Clara Maseda. Guía Priscila Valencia. Las Palmas de Gran Canaria Chony Marrero. Las Palmas de Gran Canaria Andrea Maseda. Madrid María José Olleros. Madrid Laura Fernández. Madrid María José Planells. Valencia Olivia Mendoza. Barcelona Edurne González. Bilbao Mil gracias derramando a; Fernando Maseda. Guía Federico Castro. Las Palmas de Gran Canaria


2880

Profile for red espacioguia

Exploracion desde la intervencion  

VACIANDO-SE, intervencion artistica en el HSM-Hospital de San Martin de Las palmas de Gran Canaria. Colectivi LimpiArte, 6 de febrero de 201...

Exploracion desde la intervencion  

VACIANDO-SE, intervencion artistica en el HSM-Hospital de San Martin de Las palmas de Gran Canaria. Colectivi LimpiArte, 6 de febrero de 201...