2 minute read

"Mobbing" Acoso laboral en ámbito hospitalario

Por: Lcda. Yashira Brito Psicóloga Especialista en Trastornos de Ansiedad

Escuchamos a diario hablar sobre el “Bullying”, el acoso escolar que sufren muchos niños y jóvenes. No obstante, cuando ese acoso se presenta en un ambiente laboral se le llama “Mobbing”. El mobbing, o ‘acoso laboral’, es una forma de violencia psicológica en la cual la víctima es sometida a todo tipo de maltratos, desde los más sutiles, como rumores o burlas, hasta los más evidentes, como la ofensa verbal, la descalificación pública, la humillación, e incluso la violencia física. Es un problema que actualmente afecta la eficiencia, el bienestar y la salud psicológica de una parte importante de la población en edad laboral activa.

Advertisement

Millones de personas mundialmente sufren a diario de acoso laboral, “mobbing”, por parte de compañeros de trabajo o jefes. Los empleados que trabajan ofreciendo servicios suelen ser los más propensos a sufrir este tipo de situaciones. Entre las profesiones donde se da con más frecuencia el “mobbing” están las profesiones de la salud (médicos, enfermeras, personal hospitalario, entre otros).

El acoso laboral puede causar graves daños psicológicos, como depresión, ansiedad, estrés elevado y afectar en su rendimiento en el trabajo y familiar. Esto crea un ambiente propicio para los errores y equivocaciones en el trabajo que pueden derivar en accidentes laborales. Hay casos donde puede desencadenar en el suicidio de la víctima, si no se toman medidas a tiempo.

Algunas de las acciones hostigantes que pueden estar presentes:

• Sobrecarga excesiva de trabajo.

• Gritos, ofensas, insultos, amenazas.

• Asignar tareas para un corto espacio de tiempo de forma que no las pueda cumplir.

• Manipulación y chantaje para otorgar el empleo.

• Críticas continuas de su trabajo, ideas o propuestas, e ignorarlas.

• Castigar duramente e impedir cualquier toma de decisión e iniciativa personal.

• Infravalorar o no valorar en absoluto el esfuerzo de la víctima y bloquear su desarrollo profesional, retrasando o impidiendo su ascenso o promoción.

Hay que actuar desde el primer momento en contra de estos abusos. La negación del problema es el primer obstáculo para solucionarlo. Los profesionales dentro de instituciones hospitalarias guardan un papel fundamental en la sociedad. El encontrarse en ambientes laborales hostiles y amenazantes para su salud física y mental; afecta tanto su calidad de vida como su desempeño laboral, deteriorando el funcionamiento del hospital.

Algunas recomendaciones en caso de ser víctima de acoso laboral.

1. No ocultar la situación. Notificarlo a las personas de su entorno, compañeros, amigos, familiares, superiores. Hacer públicas las agresiones sin sentir vergüenza. Con el objetivo de que inicien una investigación discreta y objetiva, de las acciones que la víctima denuncia.

2. La comunicación deberá realizarse por escrito y el trabajador debe conservar una copia en la que conste de haber sido recibido por los encargados del hospital. De esta manera podrá acreditar que el personal tuvo conocimiento de los hechos y no actuó en su defensa.

3. El profesional de la salud o personal hospitalario víctima de acoso deberá exigir la presencia de su asesor legal o sindical en cualquier reunión a la que sea citado.

4. Buscar ayuda profesional que puedan ayudarles a neutralizar efectos psicológicos ocasionados por el acoso laboral al cual ha sido víctima.