Issuu on Google+

#EN10MINUTOS MARTES 14 DE FEBRERO DE 2012

No. 32

UN DÍA COMO CUALQUIERA EN EL HOSPITAL por SonyEtznab

Mi Sociedad Líquida Por Dulce DIanita

Andrés Manuel en los tiempos de la República amorosa Por Ángel Conto

Los imbéciles Ezequiel Guido


#EN10MINUTOS

2


#EN10MINUTOS

3


DIRECTORIO Dirección General

Eduardo Mondragón Santana eduardom@en10minutos.com.mx

Dirección Editorial

Sonia González Frías sony@en10minutos.com.mx

Coordinación y Edición de Fotografía

Juan Carlos Terrazas Ortíz juancarlos@en10minutos.com.mx

Diseño Editorial Violeta Santillán Paredes

COLABORADORES: Ángel Conto Dulce Dianita Sony Etznab Ezequiel Guido Juan Carlos Terrazas Ortíz NOTA: En el numero pasado, en el texto “Promesas Inmortales” pag. 16-19, se acreditaron por error las fotografías a Juan Carlos Terrazas, siendo que la autora es también Estefania Portugal.

www.

en10minutos.com.mx

@ redaccion@en10minutos.com.mx

facebook.com/en10minutos

twitter.com/en10minutos

google + #EN10MINUTOS

en10minutos.tumblr.com

#EN10MINUTOS #32, 14 de Febrero de 2012 Los artículos, imágenes y materiales aquí publicados son responsabilidad y propiedad de sus respectivos autores.


CONTENIDO Andrés Manuel en los tiempos de la República amorosa Homogénico - por Ángel Conto

pag. 7

Un

día como cualquiera en el hospital por Sony Etznab

pag. 10

Los

imbéciles

por Ezequiel Guido.

pag. 14

Mi Sociedad Líquida

El Diario de Dulce Dianita - por Dulce Dianita

pag. 15

Sí....“Toda

reforma fue en un tiempo, simple opinión particular” por Juan Carlos Terrazas

pag. 16


“Tu piel de sombra y agua para ahogarme despacio, para soñar que sueñas y te veo tras el cristal de nunca haberte visto” Iliana Godoy

EDITORIAL


POR: ÁNGEL CONTO

#EN10MINUTOS

HOMOGÉNICO Andrés Manuel en los tiempos de la República amorosa

E

s el candidato presidencial al que más ubica el electorado y del que mejor se conoce su manera de gobernar. Actualmente, es el precandidato, de acuerdo con las casas encuestadoras más prestigiadas del país, con mayor proyección mediática y, además, el único que lleva seis años en campaña. Ha recorrido todo el país, y a pesar de su derrota en 2006, es un personaje que políticamente jamás desapareció de la escena nacional, sino todo lo contrario. Y mientras el lopezobradorismo al interior del PRD, durante todos estos años, se encargó de permear su órgano político, edificándose a la par de las tribus o corrientes que apoyan su movimiento e, incluso, imponiéndose por encima de sus contrarios; al mismo tiempo, MORENA y los otros dos partidos de la izquierda que le son incondicionales, sirvieron para nutrirlo y mantenerlo con vida, en medio de un López Obrador que, en sus errores, dividió, y hoy vuelve a unir, al PRD. Claro que esta vez ese partido es mucho menos dependiente del tabasqueño que

en 2006 y el oriundo de Macuspana debe saber que esta es su última oportunidad. Porque tanto el cardenismo como los chuchos y Marcelo Ebrard, que hoy lo respaldan completamente, tienen sus propios planes para mañana. Es decir, que las piezas se acomodaron para que el hoy candidato de unidad de las izquierdas tuviera frente a sí un panorama en el que es mucho más competitivo, por lo menos al que se vislumbraba hasta hace un año, y que por consecuencia, terminará cerrando la elección en tercios. Debe serlo. Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador también es el aspirante presidencial con más negativos. Porque con todo y su nueva -a título muy personal- acertada retórica del perdón, la gente no olvida que mandó a la chingada a las instituciones (mismas en las que esta vez dice creer), se adueñó y secuestró la avenida Paseo de la Reforma y el zócalo de la capital del país, la ciudad que gobernó y lo apoyaba (ahora dice que eso evitó la violencia), además de

7


#EN10MINUTOS haberse proclamado Presidente légitimo de México. Sin olvidar tampoco a los personajes siniestros de su administración que, como el dinosaurio en el PRI, siguen ahí. Y una larga lista de contradicciones hoy aprendidas. Y muy a pesar de todo eso, el ex jefe de gobierno de la una vez ciudad de la esperanza, sigue despertando suspiros. No podrá presumir del tema de la seguridad o la pluralidad e igualdad de derechos, porque eso lo vino a cambiar Ebrard, pero podrá decir que inició la transformación de esta ciudad, hoy de vanguardia, que en contrate con una federación que parece caerse a pedazos, respira, camina y madura. Que los programas sociales implementados en el DF, quizá populistas para unos e igual neoliberales para otros, alcanzaron por primera vez a sectores de la sociedad desde siempre segregados; las madres solteras, los jóvenes, los adultos mayores. Pareciera insignificante, y lo es, pero es significativo. Incluso, creo que la retórica del amor en la política va en ese sentido; no en disfrazarse de buenas intenciones, sino en, como dicen, hacer la pequeña diferencia. Así lo demuestran los triunfos, desde la izquierda, de Michel Bachelet, en Chile; o Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasil; historias de éxito en las que la retórica, en contraste con Hugo Chávez, en Venezuela; ha sido mucho más incluyente. Aunque, por su puesto, sus programas eran mucho más progresistas, pero eso lo discutimos en otra ocasión. Volviendo a su gobierno en la capital, en el tema de movilidad y transporte público, las ideas de López, en su momento tan desdeñadas, se han convertido en un modelo que otros gobiernos locales del país -y también en el extranjero- intentan replicar. Pero independientemente de su pasado, o el de Josefina Vázquez Mota o Enrique Peña Nieto; en la opacidad de la precampaña de los tres candidatos, que hasta el momento no nos han dejado ir más allá de sus sonrisas perfectas, sus copetes brillantes; Andrés Manuel López Obrador, por lo menos, nos ha hecho imaginar cómo puede ser si gana la Presidencia, quiénes integrarían su gabinete. No es un tema menor, se trata de visualizar y someter al escrutinio, desde hoy, a quienes tendrían en sus manos algunas de las secretarias neurálgicas para la conducción de la nación. Eso dice de un plan de

8

gobierno. Y si bien no se trata del proyecto, el ejercicio suma. Algunos de los nombres que AMLO ha mencionado son interesantes: Marcelo Ebrard (Gobernación), Juan Ramón de la Fuente (Educación), Rogelio Ramírez de la O (Hacienda), Bernardo Bátiz (PGR), Manuel Mondragón y Kalb (Seguridad Pública), Fernando Turner (Economía), Adolfo Hellmond (Energía), René Drucker (Ciencia y tecnología) y Sergio Rodríguez Cuevas (Salud), entre otros. Ahora, con la ya conocida, hasta que no demuestre lo contrario, incapacidad de la candidata del PAN para debatir y estructurar ideas concretas que no sólo suenen bonito, la clarísima ausencia de sustancia (o algo) en el candidato del PRI, y a la espera de que la maestra designe al candidato presidencial que habrá de abanderar el partido que administra y el sindicato del que es dueña, López Obrador debería irse olvidado un tanto de la República amorosa, lanzarse contra sus adversarios, esta vez más inteligentemente, y dar muestra de ese verdadero cambio que tanto presume y dice está por venir. Porque, aunque por lógica, como decía esta semana Leo Zuckermann en el Excélsior, puede que no pase nada; esto es política y nada está dicho aún.


#EN10MINUTOS

9


#EN10MINUTOS

por SonyEtznab

UN DÍA COMO CUALQUIERA EN EL HOSPITAL

F

ríos, así es como recuerdo siempre a los hospitales ¡dolor de cabeza! al paciente de la cama 440 le dan una aspirina, el doctor explica a la enfermera que al señor de la 441 lo van a operar de la próstata, ella pregunta algunas especificaciones, el doctor cortante, seco, le dice que lea la hoja, “que allí vienen”, ella insiste, la respuesta: “ya le dije que lea la hoja, que allí vienen”, fin. Es una de las tantas historias que ocurren dentro de un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social, un día cualquiera. El peregrinar inicia cuando a un paciente “se le ocurre enfermarse”, como si fuera su decisión, como si ellos decidieran por voluntad propia acudir al médico, a veces se les olvida a quienes trabajan allí, que no van por gusto, sino por necesidad. -¿“Y su mami”?- me pregunta el doctor, “murió aquí en este hospital, hace 5 años”, luego me cuestiona las causas... y ya no me hace más preguntas. Acudí a buscarlo porque necesitaba consultarle algunas cosas sobre la salud de mi papá, a lo que me respondió -“¿cuántos hermanos son ustedes?”- cuatro, respondí, “¿y con cuántos de ustedes me tengo que poner de acuerdo?”. El doctor me argumentaba (mientras no despegaba la vista del monitor de su computadora) que ya le había dicho a mi hermano, un día antes, el estado en el que se encontraba mi papá, pero le dije que yo tenía muchas dudas, preguntas que consideraba necesario hacer. Respondió, sí, aunque sentí que sus respuestas no fueron completas, claras ni oportunas.

10

En una pared colgaba un letrero que decía “Carta compromiso al ciudadano” COMPROMISOS DE SERVICIO: Oportunidad, amabilidad, claridad, honestidad. El punto claridad decía lo siguiente: “el médico siempre explicará a usted como paciente y/o a su familiar, acerca de su padecimiento y tratamiento, además de aclararle las dudas respecto al motivo de consulta”. Já. En medio del sonido de máquinas de escribir, pasos, quejidos, gritos, rechinidos de las camas, me despedí del doctor para ir de nuevo hasta donde estaba mi papá. Sueros, agujas, jarras de agua, sábanas blancas, cobijas verdes, malos olores, dolores, un panorama triste, gris, rodean a los enfermos en las habitaciones del hospital. Según el doctor, debía sentirme afortunada porque mi papá pudiera estar en piso, pues “hay muchísima gente” que está esperando, y sí, quizás el doc tenga razón, porque permanecer en urgencias es un martirio; la atención es rápida, pero nada cómoda para los pacientes que recién ingresan y deben pasar la noche en una silla. Es desolador, deprimente, angustiante, yo veía como una viejita pegaba de gritos porque quería irse a su casa, y la enfermera ya de mal humor también respondía de malas, que no, no se iba a ir. Insuficientes son las camas, los doctores, las medicinas, los buenos tratos, las respuestas claras, en fin, un hospital del IMSS no es tan malo, pero también puede convertirse en una pesadilla, porque, es entendible que no se den abasto, pero ¿los enfermos tienen la culpa?, ¿nosotros,


sus familiares tenemos la culpa? ¡Claro que no! Mi papá tiene divertículos en el colon, y es necesaria la operación, está programada para el viernes, espero que pueda realizarse con éxito, yo cruzo los dedos porque así sea, su vecino de la cama de enfrente tenía programada una cirugía, pero se pospuso porque “no llegaron los anestesistas”. Hay quienes dicen que lo importante es no dejarse, ponerse bravo, exigir, y sí, creo que eso es lo que todos debemos hacer, pero no peleando, ni alzando la voz, sólo siendo firmes, no titubear pues hay que tener siempre presente que es la vida de un ser humano la que está en sus manos, no es un juego, no es algo que deba tomarse a la ligera, por ética, ellos deben responder oportunamente a nuestras preguntas, y deberían tener paciencia, pues finalmente eso es a lo que eligieron dedicarse. Quizás de fondo haya muchas cosas, intuyo que el personal puede estar inconforme, y eso sin duda repercute, pero seamos honestos, nosotros no podemos hacer nada para resolver esa situación, es el gobierno quien debe atender las exigencias de sus trabajadores, y también ellos deberían de responder con una buena actitud, pues no me parece correcto que encima de que lleguen mal, los regañen o tengan malos modos, desde quien te recibe el carnet, hasta doctores, enfermeros, todos, deberían ser amables, sin distinción de personas. Las doctoras que le tocaron fueron muy cordiales, y le consiguieron rápidamente una ambulancia, sí, no todo es tan malo después de todo, pero podría ser mejor, mucho mejor; la atención, el servicio, las instalaciones. Que no nos vengan con el cuento de que no hay recursos ¿no hay recursos? ¿Y los gastos millonarios en cosas que no sirven de nada como la dichosa estela de la luz? (mil 035 millones de pesos) sólo por poner un ejemplo. Cuántas cosas no mejorarían en los servicios de salud si se distribuyera mejor el dinero, en vez de gastarlo en cosas innecesarias, la salud es primordial. No olvidemos que el derecho a la salud, está decretado en el artículo 4° de las garantías individuales en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

#EN10MINUTOS

Además sale bastante caro acudir a un hospital como el Gabriel Mancera del IMSS, en caso de no ser derechohabiente, por ejemplo, un día de estancia sale en 5 mil 155 pesos, la atención de urgencias es de mil 194 pesos, estar en terapia intensiva por día cuesta 30 mil 360 pesos, y el anticipo por hospitalización es de 35 mil pesos. Así que tomando en cuenta estos costos, nos damos cuenta de la gran inversión que necesitan los hospitales públicos en nuestro país, además de una buena administración, personal calificado, etcétera, quizás se necesiten más hospitales, ¿por qué no los construyen?, pero la pregunta que me inquieta más es ¿por qué no se esmeran en dar la atención que el paciente merece? La cosmovisión médica de los nahuas incorporaba la salud como un todo, ellos no separaban las entidades anímicas; tonalli (cabeza), teyolía(corazón), ihíyotl (hígado) y del mismo modo se encargaban de recetar. Al momento de acudir a una consulta, el médico no sólo preguntaba qué le dolía al paciente, le preguntaba cómo estaba, cómo se sentía, qué estaba pasando en esos momentos en su vida, la atención era personalizada, completa, cálida. Es verdad que en los hospitales hay muchas personas, muchas, pero todas, absolutamente todas merecen una atención digna, todos somos iguales ante la ley, todos tenemos derecho a estar saludables, a gozar de salud, a vivir lo mejor posible, todos tenemos un corazón, sentimientos, y también necesitamos ser tratados con respeto, dignidad, y por qué no, con calor humano, con sensibilidad, humildad, porque creo que merecemos una vida honorable, sin importar nuestra condición social, tono de piel, creencias, o cuentas en el banco, todos tenemos los mismos derechos y tenemos que empezar a conocerlos y exigirlos. Yo sólo espero que mi padre salga bien de su operación, que recuerden quienes lo atenderán que no es un número más de cama, que es una persona, una vida la que tienen en sus manos, valiosísima.

11


#EN10MINUTOS

12


#EN10MINUTOS

13


#EN10MINUTOS

Los Imbéciles Por Ezequiel Guido

S

er maestro de guitarra era algo que disfrutaba de verdad, no sólo por el hecho de enseñar sino todo lo contrario, mis alumnos que eran una década más jóvenes que yo o incluso un poco más, me enseñaban que el mundo se estaba volviendo loco; La mayoría me contaba lo horrible que era la escuela, que el ser gordo era peor que ser violador, el vestir diferente era razón para que todos se alejaran como si fueras la peste o que si no eras lindo eras como un leproso de la edad media. Los martes por la tarde tenía a mi mejor alumno, Enrique, de 14 años de edad, no era talentoso pero hablaba como un viejo veterano de guerra. Su padre era piloto en Dubái, era hijo único y su madre nunca estaba en casa, digamos que era el jefe de la casa pero no tenía a quien mandar. Cada vez que lo veía me contaba una nueva anécdota, incluso algunas veces ni siquiera sacaba la guitarra de la funda, sólo platicábamos de lo horrible que era la gente y de las horribles cosas que hacían. Cierto martes llego más enojado que de costumbre, se sentó y me miró directo a la cabeza, como si no mereciera ser visto a los ojos:

14

-Me asaltaron-¿Y? -Pues el maldito me quitó mi guitarra-Tsss! Maldito, hijo de su puta madre, seguro no sabe ni mover la mano para hacerse una chaqueta-Na, pero si lo vuelvo a ver lo mato-Ya déjalo, esos weyes saben esconderseDe pronto se llevó la mano a la bolsa de la chamarra y sacó un cuchillo de militar: -Vamos esconde eso no querrás que nos vea el director-Si lo vuelvo a ver te juro que le corto la mano-No te preocupes no volverás a ver, ni a él ni a tu guitarra, mira te presto la míaA la semana siguiente llegó su madre a la academia preguntando por mí: -¿Usted es el profesor de mi hijo Enrique?-Sí ¿Qué pasa?-Bueno, mi hijo no pudo venir porque está detenido-¿Qué pasó? -Pues encontró al tipo que le robó su guitarra-¿Y? -Le cortó la cara-Ah ya veo-Un policía lo vio y lo detuvo, el ladrón escapó pero para suerte de mi

hijo todavía tenía su guitarra, tal vez regrese la próxima semana-Pues suerte señora, saludos a EnriqueEl siguiente martes Enrique estaba en el salón de clases, había llegado antes que yo, miraba por la ventana los árboles bailando con el aire: -Ey Enrique ¿Cómo estás? -Pues no me puedo quejar, tengo mi guitarra y una nueva historia que contar-No te preocupes mejor tomemos clase hace mucho que no tocó algo en la guitarra que realmente me guste, qué tal si tocamos algo de Pink Floyd. Pareció no escucharme y siguió viendo por la ventana. Así pasó cerca de media hora, no quería molestarlo, tal vez sólo necesitaba estar al lado de alguien sin decir nada. Después de unos minutos dijo: -¿Qué se sentirá ser el imbécil más grande del siglo XXI y no saberlo? -Pues no lo séSu pregunta me hizo sentir un poco incómodo al no poderle contestar, es decir, sólo era un muchacho, pero la sensación pasó rápido ya que comenzó a hablar: -Mi padre me dijo eso la última vez que lo vi, ey hijo ¿Qué se sentirá ser el imbécil más grade del siglo XXI y no saberlo?


#EN10MINUTOS

El Diario De Dulce Dianita

L

es voy a escribir de una chairada esta semana, pero es lo que realmente me está afectando en mi cotidiano inmediato. Y digo inmediato porque, justo el último mes, he pasado por una serie de cambios en mis relaciones sociales, que han afectado tanto mi manera de relacionarme con otros, con los que cuento, hasta con los que van llegando a mi vida.

de compras”, causando que nos convirtamos en hombres y mujeres sin ataduras sociales. Y lejos de las relaciones amorosas, lo que esto está causando es que no logremos relacionarnos con otras personas, ni siendo solidarios ni siendo comprensivos, tolerantes, respetuosos de la diferencia de cada persona. Valores como vivir una vida digna con nosotros mismos y no a costa de los deseos emocionales, sexuales y económicos de los demás.

Hace dos años me fui a la FIL y me compré un libro de Bauman llamado “Amor Líquido”, que ya me habían recomendado mucho y pensé que era una exageración todo lo que predicaba acerca de la sociedad liquida, de cómo en realidad ya no sabemos relacionarnos. Tenemos miedo y angustia, pero aún peor, desinterés de crear relaciones duraderas, y nos basta con darle click a la computadora para desamigar a alguien o para que ya no sepa de nosotros.

Es triste darte cuenta que somos víctimas de la inmediatez y de lo que hacemos para obtener algo o a alguien. Estamos acostumbrándonos a tener algo rápido y así mismo perderlo y no darle importancia. Muy personalmente, prefiero la vieja manera de relacionarme con el otro. Ir a su casa, ver una película, ir al cine a un concierto, platicar, o solo ver tele juntos, que un “me gusta” y ver la misma película desde lejos. Me da miedo pensar que vivo en la generación de no poder relacionarse con el otro de manera perecedera y que solo seré un micro instante de su vida sin huella y sin marcar una plática o momento.

Las llamadas por teléfono cada vez se hacen más irrelevantes; el ir a tomar un café, ir a comer, visitar a alguien por la mañana, ir a un paseo al Desierto de los Leones. Todo eso se traduce en un “toque”, en un “me gusta”. Es decir, la verdadera interacción social entre nosotros se ha perdido. De igual manera una relación se hace más relevante cuando te ponen “en una relación con” y termina más rápido cambiándole en situación sentimental a “soltero”. Y de pronto, todo lo que puedes sentir lo sientes en dos semanas y lo puedes dejar de sentir en otra. O puedes contarle por MSN tu vida a alguien en dos minutos y no volverlo a ver jamás. Como bien lo menciona Bauman, “puedes tener en tu celular escrito en un mensaje de texto un gran secreto y a un lado la lista

Y aunque tengo la suerte de tener amigos de años, es desilusionante pensar que quizá por vivir como vivo, hacer lo que hago y estar rodeada de cierto círculo, no me permitirá hacer más amigos entrañables por el resto de mi vida. Y seguiré siendo “diversión de pasajero” como diría Ximena Sariñana jojojo… En fin, llego a esta clavadez porque prefiero ser una clavadaza intensa que una difusa inconstante; una -como bien ya mencionó Bauman- “mujer sin ataduras sociales”.

Dianita. 15


#EN10MINUTOS

Sí... “TODA REFORMA FUE EN UN TIEMPO, SIMPLE OPINIÓN PARTICULAR”

Ralph Waldo Emerson

por

16

Juan Carlos Terrazas


#EN10MINUTOS

17


#EN10MINUTOS

18


#EN10MINUTOS

19


#EN10MINUTOS

20


#EN10MINUTOS

21


#EN10MINUTOS

22


#EN10MINUTOS

23



En10minutos