Issuu on Google+

Esta publicación se distribuye junto con el periódico la ciudad de manera gratuita. Agosto de 2010.

El fútbol se terminó ¿se terminó? Tiene sentido volver a hablar del mundial. No, no tiene. Pero hay cosas que dejó la pasión que no deberían olvidarse. Diego de la Fuente nos trae un relato sobre la lluvia de la derrota argentina en el mundial y el sol que sale después en una pelota de potrero, en un barrio cualquiera de San Lorenzo. En otra nota, Lucas Hazzi, nuestro Leonardo Da Vinci sanlorencino, cuenta cómo construyó un catamarán ecológico que se mueve a energía solar y habla de otros proyectos que pueden convertir a nuestra ciudad en un espacio de ciencia ficción.

En el próximo número del suplemento se lanzará un concurso fotográfico para ilustrar “la otra ciudad”, mostrar sus laberintos, su fauna, sus secretos, con tema libre. Las bases estarán detalladas en la web municipal y se está conforman un jurado reconocido y heterogéneo que pueda dar cuenta de los ganadores o ganadoras de este concurso. Por el momento, andá separando tus jpgs, tus polaroids, tus negativos y estate atento que en breve llegarán más novedades.

Para participar de “la otra ciudad” enviar un correo electrónico a: redaccion.laciudad@gmail.com


Se terminó Por Diego de la Fuente

Y se fue el mundial, se acabaron los gorros celestes y blancos, te escapaste vos que tan fácil dejabas que te abrace para festejar o recordar los goles. Se fue también la pantalla gigante que nos reunió en la calle, como en esas viejas fiestas que deben haber existido antes cuando todo el pueblo salía a la calle, a la plaza, al parque, a celebrar o lamentarse. –Habrá que esperar cuatro años –me dijo un pavo que se ve que sabe poco de pasión, de lo que yo necesito sentirme vivo hoy y no dentro de cuatro años. –No, no –dije yo. “No, no”, pensé. Necesito abrazarte antes de cuatro años, buscar otras pasiones, otras excusas. Me hace falta la emoción esa que nos recorre, tal vez con menos fuerza o con más cercanía, o no sé. Me quedé triste un tiempo y, recién después de mascullar esa angustia, empecé a recorrer los barrios, a caminar, a salirme despacio de mí mismo, y me encontré con el fútbol de otra manera, en encuentros barriales que no tienen nada de competitivo, donde ganar no requiere hacer perder al otro, donde los resultados son sólo circunstancias de un encuentro en el que lo importante es juntarse para disfrutar de la fiesta del juego, del griterío y la amistad. Y te vi a vos de nuevo. Con la cara lavada y el pelo recogido, sirviendo chocolatada con

una sonrisa que tumbaba paredes. Los chicos se concentraban en los vasitos calientes y yo en tus movimientos, en la gracia que te desborda cuando estás ayudando. Entendí que la pasión puede transmitirse a otras cosas, que está bueno gritar un gol, pero que también es lindo limpiar unos mocos, servir una merienda, jugar un rato. Un pelotazo me dio en la cabeza y me trajo de vuelta. Estaba parado al borde de la cancha, ensimismado, “entumismado”. La pelota se fue a un costado y yo corrí atrás. Torpemente se la acerqué a un pibe que venía hacia mí y se reía de mi incapacidad, de la impotencia de mis piernas; como para no, si hace años que no juego al fútbol y ni siquiera cuando jugaba era más o menos bueno. Me di cuenta que vos me mirabas entonces, sonriendo también, devolviendo el fútbol a la vida, a lo que importa, al sol que sale después de la tormenta.


ó el fútbol Fútbol integrativo en los barrios Con amplia participación de chicos y familias, la municipalidad de San Lorenzo llevó adelante encuentros de fútbol interbarrial y vecinal con el objetivo de integrar a través del deporte, durante todo el mes de julio en diferentes vecinales y canchas de barrios en toda la ciudad. Fueron más de un centenar de chicos los que participaron de los barrios Bouchard, José Hernández, Capitán Bermúdez, El Pino, Moreno y Barrio Norte, en jornadas donde reinó el compañerismo y la buena onda. “Esta gestión y especialmente el intendente Raimundo, entiende la importancia social que tiene el deporte y la realización de este tipo de encuentros”, expresó Miguel Sotelo, coordinador de la cartera de deportes sanlorencina, y concluyó “porque acá se encuentran los chicos, pero también todas las familias y los barrios”. Asimismo los organizadores destacaron la colaboración de técnicos y profesores quienes fueron contagiándose con el entusiasmo de los chicos. Especialmente valorado fue el trabajo de Ana Bardallo, el concejal Marcelo Roggi, Darío Ferrari, Celestino Inés, Raúl Correa y José Bautista Romero, entre otros.


Barco solar y ecológico construido a todo pulmón

La ciudad de San Lorenzo comenzó una nueva era para la navegación deportiva en el Río Paraná de la mano de Lucas Hazzi quien construyó por mano propia una embarcación eléctrica alimentada a energía solar, con un bajísimo costo de mantenimiento y cero impacto ambiental. En noviembre de este año planea unir San Lorenzo, Diamante y Paraná navegando puramente a energía solar, para después llegar a Santa Fe capital y emprender el regreso a casa. La nave puede funcionar día y noche gracias a las baterías que son cargadas por el excedente de energía que captan los paneles solares sobre cubierta y desarrolla una velocidad de hasta 6 nudos náuticos, el equivalente a unos 11 kilómetros por hora que es la velocidad promedio en que se desplaza un velero. Lucas Hazzi es heredero de un abuelo inventor a quien no conoció, pero cuya fama le llegó por relatos de sus padres. Según pudo saber, este antecesor construyó sus propios muebles y hasta intentó fabricar un avión, en cuyo fracasado vuelo inaugural pagó su inventiva con la quebradura de un tobillo. Picado por la curiosidad y guiado por el interés de mejorar su entorno y medio ambiente, el joven sanlorencino comenzó hace ocho años a estudiar las energías alternativas y se centró en la energía solar y fotovoltaica captada por paneles. De esta manera y con gran esfuerzo llego a construir su revolucionario catamarán, uno de los pocos proyectos que se desarrollan en este sentido en el mundo entero. El barco denominado “Sun” utiliza diez paneles solares montados sobre una estructura de caños de aluminio, con un diseño hidrodinámico pensado para que el casco doble (tipo catamarán) curse las aguas del río con la menor resistencia posible. La embarcación puede trasportar hasta 170 kilos y está pensada para que se desplace

con poca energía ya que gran parte de la que es captada del Sol no va al motor sino que alimenta una batería común (de auto) que permite al catamarán funcionar por la noche. El de Hazzi se encuentra entre los nueve o diez proyectos de su tipo en el mundo, entre los que destaca la nave que transporta hasta 60 pasajeros en Australia y el bote suizo que cruzó el Atlántico. El emprendedor sanlorencino trabaja asimismo en una moto eléctrica y un “microauto” que también se relacionan con el mejor aprovechamiento de la energía, pero ambos fueron postergados de momento ya que quería tener su embarcación lista y aprobada para la exposición de “Emprendedores del Bicentenario 2010”, que se desarrolló en junio en San Lorenzo, y para participar de la sexta edición de INNOVAR, un concurso que premia los proyectos innovadores y es impulsado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial dependiente del gobierno nacional, cuyos ganadores se esperan conocer a partir del próximo mes de octubre. Por otro lado, en su pasión por la búsqueda de energías alternativas o de bajo impacto y costo, cuenta la idea de construir un generador hidroeléctrico que podría iluminar el Campo de la Gloria de manera gratuita durante todo el año, o los taxis eléctricos de uso urbano con

20 kilómetros de autonomía, que se alimentarían de postes abastecidos por el mismo generador hidroeléctrico alimentado por el caudal permanente del río Paraná. Actualmente el catamarán solar “Sun” está a punto de ser declarado un proyecto de interés Municipal por el concejo municipal de San Lorenzo y de interés provincial por la Casa Gris. La curiosidad, buen ánimo y voluntad de mejorar la vida de la ciudad que detenta Lucas parece no tener fin. Además de trabajar en estos proyectos inventivos y de ganarse la vida con labores de serigrafía, es vocal de la Asociación Civil sin fines de lucro “Emprendedores del Departamento de San Lorenzo”, que ha sido fundada por un grupo de personas que se unieron voluntariamente, para satisfacer necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales de la comunidad, por medio de una empresa de propiedad conjunta democráticamente gestionada. Esta organización agrupa a decenas de emprendedores que solos no lograban acceder a créditos para financiar sus ideas. De este modo la ONG realiza una tarea de inclusión social, destinada a un sector que estaba marginado del sistema económico productivo.

ntra e u c n i se e z z a diez H o e v El de e los nu u tipo en e r t n e de s s o t c proye l mundo… e


suplemento la otra ciudad 03