Page 1

SECCIÓN

B AÑO XCV TOMO CCCLXVI NÚMERO 34017

Fundadores • Jesús Álvarez del Castillo V. • Jorge Álvarez del Castillo Z. • Editor-Director • Carlos Álvarez del Castillo G.

CUADERNO DE LECTURA

GUADALAJARA, JALISCO, DOMINGO 22 DE ABRIL DE 2012

JUan carlos de borbón, rey de españa; la semana de una vida Página siete

estampas de la via recreativa, para celebrar a la bicicleta PáginaS CUATRO Y CINCO

el narrador argentino patricio pron se Página ocho sumerge en la memoria herida

Supervisor: Eduardo Castañeda H. eduardo.castaneda@informador.com.mx / Ana López ana.lopez@informador.com.mx

Arte móvil. Rostros, paisajes y arquitectura de México con acento en la ciudad y alrededores.

551 días después de haberla ofrecido al mundo, sus dos veinteañeros creadores aceptaron venderla a Facebook por una fortuna. En la aplicación y red social de foto Instagram conviven los igers mundiales Por Manuel Ángel Méndez / El País

A EXHIBICIÓN Espacios para Igers Para formar parte de las exposiciones fotográficas que organiza Igers México los usuarios de Instagram deben seguir la cuenta @igersmexico, también están en Facebook: http://www.facebook.com/igersmexico. Por estos medios lanzan las convocatorias y responden dudas de los usuarios.

hora ya podré permitirme alguna botella más de champagne”. Kevin Systrom bromeaba minutos después de anunciarse la compra de su empresa y lo hacía, cómo no, en su cuenta de Facebook. Si el 6 de octubre de 2010, cuando lanzó Instagram, alguien le hubiera asegurado que la mayor red social del planeta pagaría una millonada por su idea, él, con sus inseparables tejanos y sus camisas por fuera, hubiera estallado de risa. Justo 551 días después, la noticia dejaba boquiabierto a muchos. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg lo anunció hace unos días: mil millones de dólares en efectivo y en acciones para hacerse con Instagram, una aplicación que el usuario se puede descargar de forma gratuita. Esta herramienta permite capturar imágenes con el teléfono móvil, retocarlas y compartirlas online en segundos. Su popularidad se disparó por su sencillez y originalidad. Desdesutrinchera-oficinaenelbarriodeSouthParkdeSan Francisco (California), Systrom, un hombre de 28 años, desconocido para el gran público, brincaba eufórico con su colega cofundador, Mike Krieger, y sus 11 empleados. CómohahechoSystrompararendirasuspiesaltodopoderoso Facebook en apenas año y medio es algo que no dejará de analizarse . Las cifras dan una pista: 40 millones de usuarios toman tres mil 500 fotos cada minuto con Instagram y escriben 81 comentarios por segundo. En total han subido más de mil millonesdefotografíasdesdesusteléfonosinteligentes,lossmartphones,algodeloquenopuedenpresumirFacebook,Twitter,niGoogle+. Disponible para iPhone y Android (desde el 3 de abril), Instagram es absolutamente sencilla: uno apunta con la cámara del móvil, dispara, retoca con uno de los 17 filtros... y listo para compartir en las redes sociales! El usuario puede seguir a amigos o desconocidos y le siguen, igual que en Twitter; da al “me gusta” y comenta fotos, igual que en Facebook, pero todo sobre la marcha. El resultado es una comunidad de millones de personas que comparten constantemente instantes de sus vidas mediante fotos poéticas, divertidas y creativas. Todo un éxito. “Fuimos los primeros en unir en el móvil una aplicación de filtros con una red social de fotos. Esa ha sido la combinación mágica. Tuvimos algo de suerte pero también supimos buscarla”. Así resumía Systrom la clave de Instagram en una entrevista el pasado octubre en su cuartel general de San Francisco, “la cueva”, como la denominaban. Una especie de búnker mal iluminado de apenas 50 metros cuadrados, dos sofás raídos, algunas macetas y una colección de antiguas cámaras Polaroid en la estantería. Estos viejos equipos y sus fotos cuadrangulares sirvieron de inspiración al proyecto pero la historia (y el interés de Mark Zuckerberg) viene de largo.

Burbn, el germen La fascinación que Kevin Systrom tuvo desde pequeño porlosvideojuegosylosordenadoreslehizomudarseen2002 de su pequeña ciudad natal cerca de Boston (Massachusetts) a San Francisco. Se matriculó en Stanford, el paraíso de los aspirantes a emprendedores. Corría el año 2004, Facebook acababa de nacer y Mark Zuckerberg oyó rumores del inven-

to, se reunió con Kevin y le ofreció unirse a él. ra teléfonos, promete ser mayor, con cinco millones de nuevos Systrom rechazó la propuesta. Él, a diferencia de Zucker- usuariosenlasdosprimerassemanas.Losfamososylasmarcas berg, que abandonó Harvard para montar Facebook, quería fi- también juegan su papel: Justin Bieber, Britney Spears y Snoop nalizar sus estudios. Lo hizo con prácticas incluidas en la firma DoggyhastaelequipodelpresidentedeEstadosUnidos,Barack Odeo, donde conoció a los creadores de Twitter . De Stanford Obama,hancaídoenelinflujodeInstagramyesoayudaaextensaltó a Google y luego a otra empresa donde por las noches der el fenómeno. aprendióaprogramardeformaautodidacta.En2010lodejótoLos mil millones de dólares desembolsados por Facedo para crear su propia compañía, Burbn, el verdadero germen book también han generado un intenso debate. ¿Para qué lo de Instagram. “Siempre quise montar algo relacionado con la ha comprado exactamente? fotografía pero todo el mundo me decía que no iba a funcionar, “Confirma que las reglas del juego han cambiado. Estamos que eso no daría dinero... no les hice caso”, explicaba Systrom pasando del paradigma web al móvil. La gente no se separa de con una sonrisa. su smartphone. Tenerlos fidelizados ahí es muy valioso. Es justo Las inversoras Baseline Ventures y Anlo que perseguimos nosotros, Facebook y el dreessen Horowitz apostaron medio millón resto”, explica Zaryn Dentzel, fundador de la “Con Instagram ves el de dólares por su idea: crear una aplicación red social Tuenti. que hiciera un poco de todo: localizarte a tra- mundo a través de los ojos A Facebook le sobran fotos. En sus muvés del móvil, fotos, comentarios... Systrom de tus amigos, en tiempo ros aparecen cada día 250 millones de imádaba saltos de alegría. Llamó a Mike Krieger, genesnuevasperolapresenciaenelmóviles real”, explicó Systrom un brasileño de 25 años a quien había conodiminuta comparada con Instagram, un anicido en Stanford, y ambos pusieron manos a mal que solo encaja con los teléfonos intelila obra. Poco después se dieron cuenta de que Burbn, tal y co- gentes. Según Luis Martín Cabiedes, uno de los inversores en mo estaba concebida, no funcionaría: era demasiado compli- Internet más veteranos en España, la compra tiene todo el sencada, necesitaban simplificarla, desnudarla, quedarse con lo tido del mundo. “La salida a Bolsa de Facebook está a la vuelta esencial. Lo hicieron. La nueva versión fue bautizada como de la esquina, tiene que atar cabos y justificar las amenazas de Instagram,unacombinacióndegrabar(gram)einstante(ins- compañías como Instagram o Twitter”, asegura. ¿Es excesivo ta), y el 6 de octubre de 2010 apareció por primera vez en App el precio? “Sí, es una salvajada, pero no para Facebook. Su vaStore, la tienda de Apple. loración llegará a los 100 mil millones. Se lo pueden permitir”. “Con Instagram ves el mundo a través de los ojos de tus Instagram permanecerá independiente, aseguran, pero amigos, en tiempo real”, explicó Systrom a The New York Ti- deberá mantener a raya a la competencia y, sobre todo, evitar mes. El crecimiento desde el inicio fue espectacular. El bulli- una huida masiva de usuarios. Facebook le borró ese punto

Imágenes que saltan de la red El éxito ha sito tal que los usuarios dejan las pantallas y salen a las calles para convertirse también en una red social de carne y hueso, los igers –usuarios de la aplicación–tienenrostrosynombres y se organizan para montar exposiciones fotográficas. La comunidad Instagramers, nacida gracias a la aplicación, suma 260 grupos alrededor del mundo. En México se registran 10. LosigersestánenelDF,Veracruz, Monterrey, Puerto Vallarta, Mon-

clova, Puebla, Toluca y claro Guadalajara. Apenas en febrero pasado se expuso en la ciudad Guadalajara 470, fotografía móvil, organizada por Igers México, la comunidad nacional de igers. La exposición fue de 60 imágenes de Instagram sobre íconos de la ciudad. Así en el 470 aniversario de Guadalajara, pudimos ver un zoom a una torta ahogada o a la Minerva posando firme con su báculo en mano.

cio mediático era imparable y justo en esa época Zuckerberg llamó a las puertas por segunda vez, ahora con una oferta de compra. Systrom, de nuevo, dijo no. Facebook no tardaría ni seis meses en volver a la carga. Zuckerberg tiró la casa por la ventana: mil millones. Systrom, queposeía40%delaempresa,seembolsó400millonesyKrieger 100. La aplicación creció al calor de la popularidad del iPhone, pero laexplosiónenAndroid,elsistemaoperativodeGooglepa-

Y los proyectos como éste continúan en la ciudad y en el país. Héctor Navarro, director de Igers México, cuenta con emoción cómo han logrado trasladar las fotografías de la red virtual a lo real y resalta que “ahora estamos haciendo un proyecto con Zapopan, y se van a proyectar las fotos seleccionadas del reto Zapopan ciudad digital en los kioscos interactivos del municipio duranteelmesdemayo,sóloque en esta ocasión será de manera

audiovisual o digital”. Además, organizan la primera exposición de fotografía móvil en el DF, es a nivel nacional,latitularonelMéxicoquesoy, veo y quiero. “Van a ser 150 fotos en la Cámara de Diputados, en el mes de junio, el día aún está por definirse”. Para septiembre está programada otra exposición en Guadalajara, en la estación Juárez, con temática de transporte y movilidad.

indie y moderno que tanto presumían sus seguidores y muchos buscan alternativas. Pase lo que pase, algo parece inevitable: Systrom será recordado como ese astuto veinteañero transformado en millonario que supo jugarle a Zuckerberg de igual a igual. En octubre de 2010, apenas unos días después de lanzar Instagram, lo dijo muy claro. “La próxima red social será de personas interesadas en compartir su vida visualmente”. El tiempo y las fotos le han dado la razón.


EL INFORMADOR

Armando González Escoto

LOS COLORES DEL TIEMPO

Petróleo argentino A primera vista la crítica que hace el Presidente Felipe Calderón a la expropiación petrolera en Argentina pareciera un contrasentido, sobre todo si recordamos que en México tuvimos y celebramos por años y años la expropiación que realizó Lázaro Cárdenas un 18 de marzo de 1938, apoyándose, como seguramente lo hace Argentina, en la Constitución nacional. En efecto, tanto el artículo 27, como la ley de expropiación de 1936, avalaban la medida del presidente Cárdenas, y aunque de momento, los países afectados, sobre todo Inglaterra, impusieron sanciones, el estallido de la Segunda Guerra Mundial las dejó en el olvido. Otro estallido más colosal, el de la globalización económica, debería haber dejado en el olvido el tema de las expropiaciones a empresas extranjeras que invierten en tales o cuales países de acuerdo a nuevas reglas del juego económico, que los países aceptan. Desde esta óptica la crítica de Calderón resulta más coherente, toda vez que nuestro Presidente se ha empeñado a lo largo de su sexenio en sostener, difundir y defender el libre comercio con todas sus consecuencias, sujetándose en este empeño a la política económica inaugurada por el presidente Carlos Salinas de Gortari, luego de los desastres que sobre este mismo tema habían provocado los gobiernos trágicos de Echeverría y López Portillo, empeñados en sostener e imponer una economía de Estado. Ciertamente cabría preguntarse si las empresas inversoras se informan acerca de los marcos legales de los países donde invierten, si en los acuerdos previos se incluyen cláusulas que protejan sus intereses ante algún arrebato inesperado de la soberanía nacional, o si los mismos gobiernos que aceptan estas colosales inversiones, lo hacen en marcos de ganar-ganar, o simplemente se doblegan ante la prepotencia europea o norteamericana, de la cual ya se quejó el presidente uruguayo, como corresponde a todo mandatario del cono Sur, siempre solidario con los pueblos latinoamericanos “en las verdes y en las maduras”, como él mismo lo dijo. Tanto el libre comercio como el derecho a la expropiación sea o no en beneficio del proteccionismo económico, tienen sus bemoles. Por principio de cuentas, antes de rasgarnos las vestiduras ante el “neocolonialismo” español, o ufanarnos de nuestra precocidad expropiatoria, deberíamos analizar cuáles fueron los resultados que finalmente obtuvimos de aquellos dichosos años, en que el pueblo regalaba al gobierno hasta sus gallinas para pagar el costo de la expropiación. 73 años después no podemos presumir a Pemex, ni mucho menos afirmar que desde entonces el petróleo es nuestro, porque a fin de cuentas lo pagamos muy caro cuando nos lo venden convertido en gasolina. Ni siquiera podríamos vender “nuestra” industria petrolera, porque sus niveles de productividad, el anquilosamiento de su infraestructura y el terrible pilón de su sindicato la hacen incomprable. Por lo mismo antes de lanzar opiniones emotivas, condenatorias o absolutorias, deberíamos avanzar a los argentinos algo de nuestras pasadas experiencias que ya bastarían para que nos compusieran un buen tango. Lo que parece claro es que o todavía no entendemos las nuevas reglas del juego, y aún así le entramos, o las aceptamos con la oculta intención de luego contravenirlas para alcanzar popularidad. armando.gon@univa.mx

Carlos Enrigue

AYER DECÍAMOS

Y seguimos con las campañas Como podrá usted percibir el agobio de las campañas de los aspirantes, en busca del ansiado hueso, se ha incrementado notoriamente desde que las vacaciones han terminado. Así, resulta inevitable la aparición de las fotografías monumentales de nuestros amados candidatos y candidatas luciendo el palmito o la palmita, sin duda tratando de que usted y yo –miembros del glorioso infelizaje– seamos seducidos por la oferta, más bien ofrecimientos vagos, que hacen. Peña Nieto convertido en una especie de Johnny Walker (*por el duende que camina) caminante por todo el país firmando compromisos que dice va a cumplir, porque los firma ante notario, lo cual da ciertamente confianza en el documento, que ahí queda guardado se cumpla o no; los adversarios dicen que miente y yo creo que ambos mienten; el que promete mucho porque algo se le va y los otros mienten porque le adjudican ofrecimientos que no hizo y no puede defenderse de lo que no prometió. Se hace notar la presencia de Horcacitas, quien es sin duda el operador más sucio de campañas políticas, y conste que decir que es el más sucio entre tantos es notable por la calidad de sujetos con esa característica que hay en todos los grupos. El hecho es que según la mayoría de encuestas el copetes se los lleva de calle o sea que como el del Whisky, sigue tan campante a pesar de los ataques. Doña Josefina, o doña pina o la Jefe o Jefa, a quien por cierto le fue muy bien en su festejo en esta ciudad, funda su reclamo en que es diferente y ciertamente lo es, ya que se diferencia en el sexo de Peña, del Peje y hasta del propio presidente Calderón y vamos, hasta yo me había dado cuenta de que era mujer, pero seguro que ella quiere recalcarlo. Tal vez quiera decir como en la Biblia que gusta tanto “Te doy gracias de que no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros”, puede ser. También puede referirse a cuál de las miles de fotografías de la candidata es la real, porque hay que decir que aparece desde rubia despampanante hasta morena, a la mejor es diferente a las fotos. Veremos en lo sucesivo en qué es diferente. El peje, ya desposeído del belicoso sujeto que lo poseyó el pasado sexenio se ha transformado en el chico amoroso, para que digan que no hay conversión, quién sabe, tal vez el de Macuspana una noche, al terminar el bloqueo de la legalidad en la capirucha, regresaba a sus cuarteles y tuvo una visión (los cronistas no se ponen de acuerdo si se apareció Fox o Salinas) y desde entonces lo que era odio es amor, y “ ¡hablarán los mudos, los tullidos andarán!/ ¡ verán ,ya de regreso, los ciegos/ y palpitando escucharán los sordos!/ ¡sabrán los ignorantes, ignorarán los sabios! ¿Será verdad tanta belleza? Y Quadri seguirá gozando esta divertida y productiva beca educativa.

Domingo 22 de abril de 2012

Mario Vargas Llosa

PIEDRA DE TOQUE

La guerra perdida La expropiación del 51% del capital de YPF, propiedad del grupo Repsol, decidida por el Gobierno de la señora Cristina Fernández de Kirchner, no va a devolver a Argentina “la soberanía energética”, como alega la mandataria.Va,simplemente,adistraerporuncortoperíodo a una opinión pública de los graves problemas sociales y económicos que la afectan con una pasajera borrachera de patrioterismo nacionalista, hasta que, una vez que llegue la hora de la resaca, descubra que aquella medida ha traído al país muchos más perjuicios que beneficios y agravado la crisis provocada por una política populista y demagógica que va acercándolo al abismo. LassemejanzasdeloocurridoaRepsol en Buenos Aires con los métodos de que se ha valido el comandante Hugo Chávez en Venezuela para nacionalizar empresas agrícolas e industriales son tan grandes que parecen obedecer a un mismo modelo. Primero, someterlas a un hostigamiento sistemático que les impida operar con normalidad y las vaya empobreciendo y arruinando y, luego, cuando las tenga ya con la soga al cuello, “quedarse con ellas a precio de saldo”, como ha explicado Antonio Brufau, el presidente de Repsol, en la conferencia de prensa en la que valoró en unos ocho mil millones de euros el precio de los activos de la empresa víctima del expolio. Durante algunos años, la opinión pública venezolana se dejó engañar con estas “recuperaciones patrióticas” y “golpes al capitalismo” mediante los cuales se iba construyendo el socialismodelsigloXXI,hastaque vino el amargo despertar y descubrió las consecuencias de esos desafueros: un empobrecimiento generalizado, una caída brutal de los niveles de vida, la más alta inflación del continente, una corrupción vertiginosa y una violencia que ha convertido a Caracas en la ciudadconelmásaltoíndicedecriminalidad de todo el planeta. Desde hace algún tiempo el Gobiernoargentinomultiplicaestas operaciones de distracción, para compensar mediante gestos y desplantes demagógicos, la grave crisis social que ha provocado él mismo con su política insensata de subsidios al consumo, de intervencionismo en la vida económica, su conflicto irresuelto con los agricultores y la inseguridad que han generado su falta de transparencia y constantes retoques y mudanzas de las reglas de juego en su política de precios y de reglas para la inversión. No es sorprendente que la inflación crezca, que la fugadecapitales,haciaBrasilyUruguayprincipalmente, aumente cada día, y que la imagen internacional del país se haya venido deteriorando de manera sistemática. Primero fue la guerra contra los diarios más prestigiosos del país, La Nación y Clarín, conacusacionesyamenazasqueparecíanpreceder su secuestro y clausura –espada de Damocles que aún pende sobre ellos, pese a lo cual ambos órganos han mantenido valerosamente su independencia– y, luego, más recientemente, la resurrección del tema de las Malvinas. En la reciente cumbre de Cartagena la presidenta Fernández de Kirchner experimentó una seria decepción al no obtenerdesuscolegaslatinoamericanoselavalbeligerantequeesperaba,pueséstosselimitaron

a ofrecerle un apoyo más retórico que práctico, temerosos de verse arrastrados a un conflicto de muy serias consecuencias económicas en un continente donde las inversiones británicas y europeas son cuantiosas. Inmediatamente luego de ese fracaso ha venido la expropiacióndeRepsol,elnuevoenemigoque la jefa del Estado argentino lanza a las masas peronistas como ominoso responsable de los males que padece el país (en este caso, el desabastecimiento energético). Mínimas victorias en una guerra perdida sin remedio. En verdad, los males que padece ese gran país que fue Argentina –el más próspero y el más culto del continente desde fines del siglo XIX hasta mediados del XX- no se deben a la prensa libre y crítica, ni al colonialismo británico, ni a las empresas extranjeras que trajeron sus capitales y su tecnología al país creyendo ingenuamente que éste respetaría la legalidad y cumpliría con los contratos que firmaba su Gobierno- sino al peronismo, que, con su confusa ideología donde se mezclan las más contradictorias aportaciones, el nacionalismo, el marxismo, el fascis-

mo, el populismo, el caudillismo, y prácticamente todos los ismos que han hecho de América Latina el continente pobre y atrasado que es. Hay un misterio, para mí indescifrable, en la lealtad de una porción considerable del pueblo argentino hacia una fuerza política que, a lo largo de todas las veces que ha ocupado el poder, ha ido empobreciendo al país, malgastando sus enormes riquezas con políticas demagógicas, azuzando sus divisionesyenconos,destruyendolosaltísimos logros que había alcanzado en los campos de la educación y la cultura, y retrocediéndolo a unos niveles de subdesarrollo que había dejado atrás antes que ningún otro país latinoamericano. No se necesita tener dotes de profeta para saber que la expropiación de Repsol va a acelerar esta lamentable decadencia. Lo peor de todo es que el daño que esta injustificadamedidasignificanoafectasóloaArgentina, sino a América Latina en general, sembrando la desconfianza de los inversores sobre una región del mundo que, desde hace algunos años, ha emprendido en general, con

Jorge Zepeda Patterson

Prácticamente todos los ejercicios de sondeos que se han hecho en la red sobre intención de voto otorgan el triunfo a López Obrador para la Presidencia del país. Algunos por muy amplio margen. Pero las encuestas de calle y en casas siguen marcando a Enrique Peña Nieto como el gran favorito. ¿Cómo explicar esa aparente contradicción? ¿Cuál de las dos lecturas merece mayor crédito? Los simpatizantes de “El Peje” han recurrido a estos resultados para asegurar que las encuestas de GEA/ISA, Mitofsky, Parametría, y equivalentes, están distorsionadas por algún tipo de juego perverso. Argumentan que los sondeos en internet no se hacen sobre muestras de mil 500 personas o cifras similares, sino entre decenas de miles de internautas. La primera reacción frente a esta contradicción en las cifras podría explicarse por el presunto carácter “amateur” de las empresas que hacen sondeos en internet y la naturaleza “profesional” de las que lo hacen directamenteconlapoblación.Peronoeselcaso.Sondeos realizados por instituciones como Univisión, Milenio TV, el periódico El Imparcial de Sonora, Unonoticias, ITAM, entre otras, otorgan una amplia ventaja al tabasqueño. Algunos de estos sondeos alcanzaron un considerable número de “votantes”: 19 mil 580 la de Univisión, nueve mil 394 la del ITAM, 161 mil 066 la de El Imparcial. La segunda reacción tendría que ver con la metodología. Algunas de esas encuestas electrónicasfueronrealizadasamarabierto,lo cual dificultaría algún tipo de control de la participación. Determinados segmentos de la población estarían más representados que otros, no habría filtros en la participación reiterada

pocas excepciones, el camino de la sensatez política, optando por la democracia, y del realismo económico, abriendo sus economías, integrándose a los mercados del mundo, estimulando la inversión extranjera y respetando sus compromisos internacionales. Y con resultados magníficos como los que pueden exhibir en los últimos años países como Brasil, Uruguay, Chile, Colombia, Perú, buena parte de América Central y México, en creación de empleo, disminución de la pobreza, desarrollo de lasclasesmediasyconsolidacióninstitucional. En vez de seguir este modelo exitoso, la señora Fernández de Kirchner ha preferido enrolarse en el catastrófico paradigma del comandante Hugo Chávez y sus discípulos (Nicaragua, Bolivia y Ecuador). Por fortuna, no toda Argentina vive hechizada por los cantos de sirena populistas del peronismo. Dentro del propio partido de Gobierno hay sectores, por desgracia minoritarios, conscientes del giro anti moderno y anti histórico que ha venido adoptando el Gobierno de la señora Fernández de Kirchner y de las consecuencias trágicas que tendrá ello a la corta o a la larga para el conjunto de la sociedad. En la dividida oposición ha habido en estos días, por fortuna, algunas voces lúcidas para oponerse a la euforia nacionalista con que fue recibida la noticia de la expropiación de Repsol, como la del alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien declaró: “La expropiación nos endeuda y nos aleja del mundo. En un año estaremos peor que hoy”. Es un augurio muy exacto. Los problemas energéticos de Argentina no son la falta de recursos, sino de tecnología y, sobre todo, de capitales. Como el país carece de ellos, debe traerlos de afuera. Y, con este precedente, no será fácil convencer a las empresas grandes y eficientes que vuelquen sus esfuerzos en un país que acaba de dar un ejemplo tan poco serio y responsable frente a sus compromisos adquiridos. A Argentina le van a llover las demandas de reparación ante todas las cortes e institucionesdecomerciointernacionales y sus relaciones no sólo con España sino con la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, etcétera, se han vuelto ahora conflictivas. Todo este riesgo ¿para qué? Para gozar por unos días de la grita frenética de las bandas de piqueteros eufóricos y de las loas encendidas de una prensa servil. ¿Valía la pena? Dentro de la América Latina de nuestros días, lo ocurrido con Repsol tiene un curioso sabor anacrónico, de fuera de época, de reminiscencia rancia de un mundo que ya desapareció. Porque, la verdad es que, de México a Brasil, aunque haya todavía enormes problemasqueenfrentar–entreellos,losprincipales, los de la corrupción y el narcotráfico– parecía ya superada la época nefasta del nacionalismo económico, del desarrollo hacia adentro, del dirigismo estatal de la economía que tanta violencia y miseria nos deparó. Parece mentira que tan horrendo pasado resucite una vez más y nada menos que en el país de un Sarmiento, un Alberdi y un Borges, que fueron, cada uno en su tiempo y en su campo, los adalides de la modernidad. ILUSTRACIÓN • EL INFORMADOR • R. PETERSEN

PÁGINA 2-B

En redes, AMLO sería presidente. ¿Y la urna?

de algunos internautas, grupos de militantes podrían alterar el resultado al movilizarse paraparticiparenelsondeo,etcétera.Sinembargo, no todas las encuestas digitales pueden ser tan fácilmente descartables. Algunos poseen filtros para evitar más de un voto por persona (I.P. o domicilio electrónico). Otras se restringieron exclusivamente a miembros de Facebook para tener identificadores personales (ITAM). Y en otros casos el número de participantes fue tal que se minimizó el riesgo de alteración por brigadas de militantes. A mi juicio los resultados en los sondeos digitales deben ser interpretados con precaución, toda vez que se trata de un universo específico, pero tampoco pueden ser desdeñados. La contradicción entre las encuestas en la webylasencuestasdomiciliaresoenplazapública tienen que ver con una sola circunstancia: en México la izquierda está mucho mejor posicionada en el ciberespacio que cualquier otra tendencia política. Esto es así, porque la crítica reiterada de López Obrador a los medios de comunicación tradicionales y el presunto alineamiento en su contra y a favor del status quo, generó la búsqueda de plataformas alternativas hace ya varios años. Hacia finales del sexenio anterior y sobretodoalprincipiodeeste,surgieronblogs como “el sendero de El Peje” y otros que experimentaron un crecimiento viral. El ciberespacio se convirtió en la zona de disidencia y crítica al calderonismo a lo largo de esto años. Haciafinalesde2011,enelarranquedelasprecandidaturas presidenciales el peso de la izquierda ya era decisivo en la definición del tono y los temas que predominan en la red. El aparato oficial del PAN reaccionó mal

y tarde a este fenómeno. Primero incurrió en el desdén y luego en las reacciones histéricas y azarosas frente al criticismo en tuiters y blogs. Personajes como Javier Lozano, ex secretario del Trabajo de Calderón, intentaron subsanar este vacío con una participación intensa, pero terminaron convertidos en verdaderos punchings bags del debate público, definitivamente dominado por sus rivales. Porsuparte,elPRItambiénsedecidiótarde,perohaentradodemaneramuchomásprotagónica. Verdaderas brigadas cibernáuticas están tratando de recuperar el tiempo perdido o por lo menos hacer control de daños sobre el castigo que las redes imponen a Peña Nieto. No es de extrañar, pues, que López Obrador gane en los sondeos digitales. Pero tampoco podemos descartarlos. Hay 40 millones de usuarios de internet en México, aunque la cifra conectada al canal de las estrellas es aún mayor. La población total ronda los 112 millones de mexicanos. Con todo, la proporción de internautas crece día con día y se trata de verdaderas redes con capacidad viral para compartir puntos de vista. Para bien o para mal se trata de un fenómeno nuevo en las elecciones en México. Por lo mismo es una variable de difícil evaluación enlasecuacionesdeanálisispolítico.Sabemos que las redes serán un factor, pero en este momentoresultaimposiblevalorarsuimpactocabalmente, justo porque se trata de algo inédito en la historia electoral del país. El verdadero significadodeestepredominiodeAMLOenlas redes lo sabremos hasta el 1 de julio. www.jorgezepeda.net @jorgezepedap


Domingo 22 de abril de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 3-B

FATIGA CRÓNICA DAVID IZAZAGA

Veintidós de abril

LOS PENDIENTES

“¡Están explotando las calles!”, gritaban; los comercios comenzaron a cerrar y en televisión transmitían los escombros después de la tragedia La mañana del 22 de abril, si no hubiesen sido vacaciones de Pascua, a las 10 de la mañana muy probablemente me hubiera encontrado caminando por las calles de Analco, casi corriendo para llegar a checar a mi trabajo. Pero, ya dije: eran vacaciones y no tenía la obligación de checar, aunque sí de ir a enviar algunos documentos por fax (sí: ¡fax!). Me desperté tarde y no fue sino hasta cerca de las 10 de la mañana que abordé el camión ruta 60, a la altura del Estadio Jalisco. El tráfico se hizo, de repente, extrañamente denso (no sólo eran vacaciones, sino que —además— hace 20 años no había tantos autos como hoy) y al llegar al Parque Morelos desviaron el camión hacia el Centro de la ciudad. Se me hizo rarísimo, pero consideré aquello una señal de que debía irme a tomar un café al San Remo y más tarde intentar llegar a mi trabajo a desahogar los pendientes. El Centro de la ciudad era un alboroto y el ulular de sirenas no era normal, pero bien a bien nadie daba noticia exacta de lo que había ocurrido. Hasta que pasaron corriendo un par de personas por la Avenida Alcalde gritando algo raro e inentendible en aquellos momentos: “¡Están explotando las calles!”. Muchos comercios comenzaron a cerrar sus cortinas y yo entonces tomé un camión de regreso a mi casa. Hasta entonces supe —porque ya la televisión transmitía en vivo— la exacta magnitud de la tragedia y de la que no tiene caso dar cuenta en esta crónica. Lo importante, para el caso de esta historia, vino después, el 23 por la mañana, cuando nos reunieron a todos en mi trabajo y nos explicaron que debíamos ir ahí, a la zona de las explosiones, a levantar unas encuestas urgentes, buscando de preferencia a los afectados directos. Con 21 años, seguramente ni me pasó entonces por la cabeza que estaba a punto de vivir uno de los episodios que más me han marcado en la vida. Tomé mis hojas con las encuestas e igual que mis compañeros me dirigí a la zona de Analco. La primera imagen que aún no logro borrar del todo de mi mente fue la de una esquina que vi semiderruida. Paralizado, recordé que en esa esquina se ponía todos los días, en la banqueta y parte de la calle, una señora que vendía menudo. No quise pensar en la posibilidad de que hubiera estado ahí, vendiendo, al tiempo que explotó el drenaje. En todo caso, gran parte de su casa también estaba como si la hubieran bombardeado. Comencé a caminar y mientras lo hacía recordaba el par de años que llevaba andando esas calles, todos los días, al ir y venir de mi trabajo. Un escalofrío eterno que volvía y volvía a cada paso que daba se apoderaba de mí al tiempo que observaba nada o casi nada donde antes estaba todo: casas, tiendas, negocios. Luego de caminar durante horas por el lugar y de contener una especie de ahogo que a veces siento que sigo trayendo atorado, recordé que mi tarea era buscar afectados directos y entrevistarlos. El meollo central de los cuestionarios era medir la percepción de los afectados con respecto a los culpables o quienes creían que lo eran, incluyendo, por supuesto a Pemex. Pasé todo el día platicando con personas de la zona. Las encuestas que tenía que completar eran sólo 10, pero duraba horas conversando con la gente, sobre todo porque bastaba con que me acercara y mostrara interés en lo que les sucedía para que me contaran todas sus historias. Son dos las que —luego de 20 años— siguen rondando por mi cabeza: la de un señor (digo señor, porque en aquel entonces seguro todos los que tuvieran más de 25 años para mí eran señores) que se encontraba a una cuadra de la calle abierta, sentado sobre la banqueta, mirando hacia ningún lado, con una extraña calma. Me contó que recién había llegado, porque trabajaba lejos de la ciudad y se había enterado por la tele de lo ocurrido. De la casa que habitaban su esposa e hijos no quedaban más que algunos ladrillos y vigas. Nadie le daba razón de dónde podría encontrarlos. Su razonamiento era el siguiente: ahí se iba a quedar, el tiempo que fuese necesario, pues sabía que si su familia vivía, ahí tendrían que regresar. Y la historia de una señora que había mandado a sus hijos a la tienda y luego de las explosiones no los encontraba por ningún lado. Lloraba a ratos y de repente platicaba de ellos como si en cualquier momento fueran a llegar. Incluso decía que los iba a regañar porque estaban tardando tanto. Yo tardé 20 años en escribir esto y todavía siento aquel escalofrío y el ahogo en la garganta; no quiero ni pensar lo que sienten los que perdieron a alguien en aquella tragedia y los que a 20 años no han conseguido justicia. david.izazaga@gmail.com

A dos décadas de las explosiones en el Sector Reforma, la Asociación 22 de Abril en Guadalajara, A.C., denunció 11 compromisos no cumplidos por las autoridades como incluir 14 afectados al FIASS, indemnización a las familias de seis personas fallecidas después de 1992 y falta de vivienda de 12 compañeros.

EL INFORMADOR

Veinte años después

Rota. Desde las explosiones del 22 de abril de 1992 la ciudad es otra, no sólo en su forma, culturalmente también cambió.


PÁGINA 4-B

EL INFORMADOR

Domingo 22 de abril de 2012

MEMORIAS SOBRE PEDALES

Guadalajara, pueblo bicicletero Salvador Novo describió, a principios del siglo XX, a la sociedad tapatía sobre dos ruedas; actualmente los ciudadanos tratan de rescatar el uso de ese cómodo transporte

E

n ninguna parte que yo conozca hay más bicicletas que en Guadalajara”, consignaba un sorprendido Salvador Novo a principios del siglo XX. En los muros del Museo de la Ciudad de Guadalajara se lee un relato del poeta y cronista mexicano en el que describe el uso de frecuente y generalizado de la bicicleta en Guadalajara. Se exhibe al lado de fotografías históricas, como el Parque Agua Azul, aún con su lago. Estáticos, con la piel y ropas a blanco y negro, un pelotón de ciclistas encabezados por los tapatíos Ixca Farías y Luis Pérez Verdía presumen la tradición del pueblo bicicletero

que refería Novo, tradición que muchos no han perdido y que otros tantos buscan recuperar en la ciudad. Este 19 de abril se conmemoró el Día Internacional de la Bicicleta. En Guadalajara, el uso del velocípedo ha tomado un nuevo significado desde que en 2004 se instauró la Vía Recreactiva. Todos los domingos, cerca de 200 mil usuarios se montan en sus bicicletas y salen a recorrer las calles de la ciudad. Los ciclistas deportivos y los de ocio; los ciclistas fashion y los que pasean con su ropa de domingo; los que van solos o en grupo: las historias ciclistas siguen aumentando en Guadalajara.

Martín y Boby

M

artín y Boby pasean por la Vía Recreactiva y causan sensación. Las miradas de los ciclistas que los rebasan no pueden evitar fijarse en este curioso par, y es que Boby es un perrito French Poodle que va muy bien montado entre el manubrio y la tijera de la bicicleta de su amo. Dice Martín Ávalos, de 52 años, que a Boby le gusta mucho pasear en bici los domingos. Al principio, Martín lo jalaba con una correa pero lo lastimaba ligeramente con la llanta delantera. Hasta que un día lo subió y “solito se acomodó (…) A veces lo corro un ratito, una cuadra allá por los Arcos”, dice Martín, “nada más una vuelta y lo vuelvo a subir. Si no, se cansa mucho”. Martínsedesplazaenbicicletadesdelos11años. Todos los días se monta en ella para ir de su casa, en el barrio Analco, hasta a su trabajo en una tortillería en el Parián, lo que le toma cerca de 25 minutos. Y aunque sí tiene un automóvil, a Martín le parece más práctico tomar el biciclo. “El auto vino hasta después, pero ya me acostumbré a andar en bicicleta. Siento que es menos conflictivo y más en las horas pico”. Cuando el tráfico está muy pesado, Martín prefiere circular cuidadosamente por la banqueta. “A veces sí me da miedo, pero nunca he tenido un accidente”, dice. “Pienso que se le está dando más promoción a la bici para que la usemos más, porque es bueno usarla. Para mí es bueno. Siento que a lo mejor más delante ya no la voy a poder usar, pero mientras pueda, ahí sigo”.

EL INFORMADOR • E. COPPEL

VIAJE El día D El 19 de abril de 1943, el químico suizo Albert Hofmann consumió la primera dosis controlada de Dietilamida de Ácido Lisérgico (LSD) y, bajo su influencia, salió a pedalear por Basilea. Por ello, la fecha de esta primera experiencia psicodélica sucedida hace 69 años, se celebra también como el Día de la Bicicleta.

Chica en bicicleta

A

Mundo fixie

U

no llega a las fixies por diferentes razones, y la estética es una de ellas”, dice Adrián García, un arquitecto de 30 años que después de mucho tiempo de ser un ciclista regular, probó la experiencia de las bicicletas fijas y ya no quiso abandonarla. Las llantas ultra delgadas, la ausencia de cables y la ligereza de estas bicicletas, atraen de inmediato la atención de los ciclistas urbanos más aventureros. Sucede que en las bicicletas de piñón fijo,tambiénconocidascomofixies(FixedGear en inglés), no existe un punto muerto, lo que significa que siempre que las ruedas estén en movimiento los pedales estarán girando. Parafrenar,portanto,sedebeimprimirunafuerza inversa al sentido de la marcha. “Hay una relación directa con el desplazamiento”, explica Adrián, “el cual es controlado al cien por ciento con la fuerza que tienes en tus piernas, ya sea para acelerar o

para desacelerar”. La moda de las fixies es relativamente reciente en Guadalajara, asegura César Chávez, un joven de 21 años originario de Tijuana que, al llegar a la ciudad, se sorprendió de la dificultad de encontrar aquí las piezas para su bicicleta fija. Y sin embargo, cada vez hay más ciclistas que optan por este tipo de bici. Existen ya algunas tiendas especializadas —como la boutique 33 (Justo Sierra casi Chapultepec), donde trabaja César— así como distintas agrupaciones como Fijalajara (http://www.facebook.com/fijalajara), dedicadas a organizar rallies, carreras, paseos y otras actividades dirigidas a la pequeña hermandad tapatía de las bicicletas fijas. “Cuando vas por la calle y te encuentras a un fijo, te saluda aunque no te conozca, porque sabes que eres fixie”, dice César Chávez, visiblemente orgulloso de pertenecer a este selecto grupo.

htziri González monta sobre una bicicleta Murray, color azul metálico, que muchos años atrás compró y utilizó su papá. Es una bici muy sencilla, pero la joven de 20 años planea enchularla en los próximos días: quiere comprarle unas salpicaderas, una canasta, un timbre, luces delantera y trasera, una parrilla y un espejo. También buscará un casco para su protección personal, porque sus padres insisten. No tanto para sus trayectos a la escuela, ya que ir el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería —donde estudia para ser químico farmacobiólogo— está muy cerca de su casa en la colonia Olímpica. Pero todas las tardes esta chica pedalea cuesta arriba hacia su trabajo, en un pequeño restaurante ubicado cerca del Centro Magno. “Utilizo la banqueta, porque me da miedo andar por la calle”, confiesa Ahtziri, quien regularmente intenta tomar el pequeño tramo de ciclovía de la Avenida Washington, “aunque sea nomás un pedacito”. Ahtziri no tiene un auto propio, y casi siempre prefiere pedalear que subirse al transporte público: “haces ejercicio y es más rápido que andar en camiones”, dice la estudiante, quien hasta la fecha no ha tenido ningún accidente vial, excepto por algunas caídas leves. Además de transportarse y asistir todos los domingos a la Vía Recreactiva, a Ahtziri le gustaría salir a rodar en los paseos nocturnos. Quizá alguno de estos miércoles.


Domingo 22 de abril de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 5-B

Juan Palomar

Ciclista intrépido

DIARIO DE UN ESPECTADOR

A

mí lo que me gusta es moverme, no tanto andar en bici”, afirma Javier de la Torre, quien en el momento en que se dio cuenta que en auto ya no podía circular con igual rapidez por la ciudad, optó definitivamente por la bicicleta. Esto fue algunos años antes del boom ciclista en Guadalajara. Desde 1999, el diseñador de 36 años pedalea en todos sus trayectos: desde su casa en la colonia Americana, hasta el ITESO donde es profesor; de su oficina en Avenida México, a visitar a sus clientes a donde quiera que sea necesario. Su mayor beneficio: la velocidad; pero también “es divertido, te da mucha libertad y es muy económico” dice Javier. Además, “si no anduviera en bicicleta sería muy sedentario, entonces pago mi gimnasio y mi transporte al mismo tiempo”. Narra Javier que en los inicios de su experiencia como ciclista urbano en Guadalajara, “era muy joven y tenía mucha pierna, y no tenía idea de donde me estaba metiendo (…) Después empezaron los rallies en Guadalajara (2009) y toda mi forma de pedalear cambió”. Las cosas que antes no hacía por precaución, como circular entre los autos y camiones, empezaron a ser más cotidianas: “de vivir junto a la banqueta de repente toda la calle se hizo mi ciclovía”. Además de participar y ganar en numerosas ocasiones los ‘rallies en rila’ que organizan distintos grupos ciclistas en Guadalajara, Javier se ha hecho cargo del Bici Póker, una carrera en la que además de la velocidad, influye el factor del azar. El ciclista va reuniendo cartas en los puntos de chequeo, y según la combinación se restan minutos del tiempo final.

En 13 años de moverse en bicicleta por Guadalajara, Javier ha visto una gran evolución en cuanto a cultura vial. Dice el diseñador que antes era impensable que un auto diera el paso a un ciclista, y desde que empezó la Vía RecreActiva, sorprendentemente los carros empezaron a respetar mucho más. “Supongo que lo que me dicen a mí mis tías, se lo dicen a otras gentes que andan en bici: ‘cuando veo un ciclista en la calle yo lo cuido porque creo que eres tú’. Entonces si hay muchas tías de estas de todos los ciclistas de la ciudad, eso ayuda un poquito”.

Irma triciclista

D

urante su niñez, Irma Martín nunca aprendió a andar en bici: “No nos dejaba mi papá, más que nada por la idea de que las mujeres no teníamos que andar en bicicleta”. Lo anterior no le ha impedido ser una usuaria asiduadelaVíaRecreactiva:todoslosdomingosdesdehacecercadedos años, Irma se monta en su triciclo y recorre las calles de la ciudad. “Me encanta caminar por Vallarta y ver todas esas casas preciosas que hay; los árboles, la gente conviviendo, el estar en una calle sin que haya carros. Llego hasta la Minerva y disfruto mucho el aire fresco. Por lo regular me vengo desde temprano; el ejercicio me hace mucho bien”. Fue su hijo quien, un buen día, llegó a casa con este triciclo, el cual fue producto de un cambalache con sus amigos quienes se quedaron con una bicicleta vieja. Lo pintó con rayas blancas y negras, estilo cebra, y se lo regaló a su mamá. Pero Irma sólo lo utiliza en los paseos dominicales. Durante el resto de la semana Irma debe moverse en camión, a pesar de los fastidios que le provocan los crecientes embotellamientos. “No me animaría a agarrar el triciclo en días normales porque los automovilistas no nos respetan”, dice, “me da mucho miedo que se le vienen a uno encima”. Solamente los domingos, Irma utiliza la ciclovía de Federalismo para llegar a su casa, ubicada cerca de la estación del tren de Mexicaltzingo. Y así prefiere continuar: haciendo del triciclo su gran disfrute del fin de semana.

CONMEMORACIÓN “Bicycle Day” Fue en Los Ángeles, California, a mediados de la década de los ochenta cuando se empezó a conmemorar el “Bicycle Day” para celebrar a este medio de transporte no motorizado que entre sus múltiples ventajas, otorga una visión alternativa. Un vehículo que no sólo sirve como medio de transporte, sino que conduce a una vida más sana y permite que su usuario sea mayor partícipe de su entorno.

Yair y el Bici Polo

A

ntesdeingresaralaescueladeArtes Plásticas de la Universidad de Guadalajara, Yair Ademar probó suerte en la carrera de sociología, ubicadaenelCentroUniversitario de Ciencias Sociales y Humanidades, cerca de la Normal. “Se me hacía estúpido y muy incómodo ir al CUCSH en carro y buscar estacionamiento durante más tiempo del que tardaba en el trayecto”, recuerda el joven de 19 años, quien a partir de entonces optó por la bicicleta como su vehículo cotidiano. “Empecé a agarrar una bici que me encontré en mi casa: un amigo la dejó y yo me la llevaba. Me empezó a gustar, y luego conocí a todos los de las bicis”. En un día normal, Yair va de su casa –ubicada en Santa Tere— a su escuela –ahora en el Centro histórico— y de regreso. Por las tardes el pedaleo sedirigehaciaCiudaddelSol,dondeeljoventoma clases de pintura, y más tarde, vuelve a bajar para ir a la Alianza Francesa. Además, Yair es miembro regular del grupo de Bici Polo Tapatío, el cual se reúne los martes y jueves para practicar esta variante del polo que se disputa sobre bicicletas en lugar de caballos. Son tres jugadores por equipo, que deben golpear una pelota con un palo llamado mallet para marcar goles en una cancha de 20 por 40 metros. “Es algo informal: jugamos partidos, no entrenamos”,aclaraYair,quienfuedeportistade alto rendimiento en hockey y bici de montaña.

Viajero en dos ruedas

J

esús Ochoa utiliza la bicicleta en la ciudad de manera variable: casi todos los domingos y para algunos trayectos cortos en las inmediaciones del Centro histórico, donde tiene su casa. Pero una o dos veces al año este ingeniero civil de 55 años, se propone pedalear hasta Ajijic. Son aproximadamente 50 kilómetros hasta Chapala, y otros 15 km hasta el pintoresco pueblito junto al lago. “Para hacerlo, me mentalizo y entreno: dos o tres meses antes empiezo a recorrer toda la Vía (Recreactiva) a manera de precalentamiento, y luego le voy aumentando. Después me voy al Parque Metropolitanoyempiezocontresvueltasmínimo,ycuandologrocincooseissiento que los músculos están listos para el arranque”, narra Jesús. Cuando llega el día, toma la bicicleta empieza a pedalear. “Bajo la del Tapatío, voy llegando al aeropuerto y si me siento bien, le doy otro poquito. Pero si siento un tironcito me voy de reversa”. Jesús utiliza la bici desde que era un niño. La que tiene actualmente “es normalona, no tiene nada de especial”, dice él. Con ella le gusta asistir a la Vía Recreactiva, que en su opinión es de las pocas cosas buenas que han hecho los políticos: “Antes estas calles estaban abandonadas los domingos, con escaso tráfico. Ahora se aprovecha para las familias pensando en que hay una cantidad de población muy grande que no puede ir a paseos fuera de la ciudad. Haces ejercicio y disfrutas la ciudad”.

Revisión del jardín. Seguían desfilando en la memoria las premuras que habría que atender del jardín tantas veces recorrido. Follajes que recortar y que las mismas plantas y algunos árboles han optado por dejar a su suerte ante el rigor de los soles de la estación, ramas cuyo entusiasmo conviene encaminar mientras mantienen aún su elemental flexibilidad, riegos que redoblar ante los rigores de los calores que aprietan, plantas a cambiar de lugar en busca de la sombra o de la resolana de la tarde, brotes a cuidar o erradicar de tajo, macetas fatigadas que deben encontrar relevo, la fontanería de la pila que sigue a la espera de atención… No paran los pendientes fastidiosos o calladamente edificantes. No acaba esta larga búsqueda del lugar del asombro, del terreno para el descubrimiento y el retozo infantil, del recinto de la epifanía quieta y silenciosa. ** 22 de abril, 20 años. Un trazo de aguas de desecho que recorre su curso ineluctable bajo la tierra y que un día resultó herida fatal en el costado de la ciudad envenenada. Aquel día, en el muro de una tienda, 30 televisiones repetían la imagen idéntica y atroz de una calle desventrada. Una incredulidad que de repente se volvió certeza: era la misma ciudad que ya nunca sería la misma. Un aire inconfundible recorría las tomas presentadas y hacía entender al instante que no eran visiones de Beirut bajo las bombas ni de ninguna otra de las partes a las que la desgracia tanto ha visitado. De repente, un reconocimiento: una palabra cruzó, nítida, la mente: Analco. Imposibilidad de conciliar el viejo barrio querido de don Manuel Peregrina y de la fachada graciosa de San Sebastián, de la traza noble y centenaria, de la gente buena y laboriosa, con la cara tremenda de las calles reventadas. Imposible pero real certeza de que la ruin ambición y la iniquidad más cruda, infiltradas en las mismas raíces del solar, en el suelo mismo de la matria traicionada, asesinaban en ese día a tanta gente. La más cruel y precisa de las metáforas del desarreglo moral y ecológico multiplicada por 30, por millones. ** Antonio Muñoz Molina dice una frase iluminadora, reconfortante: “Uno no escribe para contar lo que sabe, sino para saber lo que cuenta.” Y luego, hablando de arquitectura: “El plano, cuando llega a existir, existe como un fogonazo, y lo que ilumina son casi siempre conexiones inesperadas entre cosas que hasta ese mismo momento parecían muy alejadas entre sí.” ** Dylan vez tras vez. Oír como la primera vez Just like a woman. Y recibir los veintes que tardan en caer 40 años. And she aches just like a woman… Doler: verbo transitivo, claro. ** Al azar de las páginas de un libro, aparece una imagendeslumbrante.Unosespléndidosedificiosparecenvolar sobre un tenso entramado de soportes de madera. Es Venecia sin agua, del pintor Fabrizio Clerici. Investigando a través de la pantalla algo más del artista aparece otra vez una visión memorable: una isla que vuela sobre el mar, en donde un hueco insondable revela su sitio. Otras referenciasinmediatasacuden:Magritteysurocasuspendida.Pero la isla es conocida. Se trata de la Isla de los muertos, que ArnoldBöcklinejecutaraencincodiferentesversiones.En ellas,unabarcaavanzasobrelasaguasquietas,conduciendo a una silueta muy blanca. La isla es redonda y está limitada por tres lados con grandes farallones de piedra. Algunas oquedades revelan los lugares del reposo. Pero en su centro hay un grupo de árboles, vivos y densos, que celebran y transfiguran la vida. Migración de las visiones que van construyendo un imaginario que atraviesa los años y los lugares. Saludo a ciertas obsesiones que han poblado, de un siglo al otro, y ahora a este, los desvelos de ciertos hombres. Los árboles de la isla que vuela echan ahora sus raíces en el puro aire, y la barca avanzará liviana muy arriba del mar asombrado. ** Con agradecimiento para el poeta, ya en otro mundo. Dijo Guillermo Fernández: ¿No te ha tocado la sospecha de que las flores sean vestigios banderas o ventanas de un mundo remotamente perdido? ** Decía cualquier cantidad de teorías que se querían vagamente científicas. Una de ellas tenía que ver con la energía cinética guardada por los humanos. Se adentraba en copiosas citas de sabios a saber si inventados o existentes, mencionaba abstrusos antecedentes en los escritos de Matteo Ricci, Athanasius Kircher o en ciertos dibujos de Leonardo. Así como las olas vierten su energía en diques que la acopian, un hombre o una mujer tienen en su cuerpo la huella intransferible de todos los movimientos que en su vida han hecho. En alguna parte de los átomos esta energía está inscrita, encriptada y acumulada bajo fórmulas que aún no se saben. Es sólo cuestión de encontrar el proceso, la máquina fabulosa y tal vez sencilla: más raras cosas se han visto. Así, podría un hombre alumbrarse en las noches con la fuerza de sus propias caminatas, hacer de comer con la lumbre que encienden sus juegos infantiles, incrementar sus reservas con el ejercicio amoroso de ese mismo día. La huella de carbono, concluía, se vería reducida drásticamente, y aún más, una nueva conciencia de su propio cuerpo, de sus actos y costumbres se implantaría entre la gente. Longevas generaciones de metafísicos prácticos y filósofos amigables podrían sucederse. jpalomar@informador.com.mx


PÁGINA 6-B

EL INFORMADOR

Fernando Savater

Domingo 22 de abril de 2012

Raymundo Riva Palacio

PORTARRETRATO

Prevenir la intolerancia

El hombre que vino del frío

El origen de algunos de los comportamientos que hoy consideramos “inhumanos” está precisamente en atavismos que en el pasado sirvieron para comenzar a construir nuestra humanidad. Por eso son tan difíciles de erradicar. El afán de ser como todos nuestros semejantes y de aceptar los usos comunes tuvo que servir hace milenios para que se consolidaran las unanimidades sociales: así los humanos nos acostumbramos a aceptar y guardar las leyes. Pero hoy el afán ancestral de “normalidad” puede convertirse a veces en fuente de intolerancia y de persecuciones contra quienes adoptan formas de vida minoritarias: lo que antaño consolidó los lazos sociales ahora fomenta exclusiones y estigmas inquisitoriales. Así ocurre todavía con la homosexualidad, a pesar de que su aceptación ética y su proclamación estética son rasgos característicos de las democracias contemporáneas. Que aún perdura la lacra de una intolerancia que en casos extremos puede provocar crímenes nos lo ha recordado recientemente el asesinato en Chile de un joven homosexual a manos de una piara brutal de neonazis. Pero sin llegar a tales atrocidades, aquí en España ha causado malestar la homilía del obispo de Alcalá en la retrasmisión televisada de los oficios de Viernes Santo. En esa prédica, el reverendo anatematizó a quienes sienten atracción por personas de su mismo sexo, calificándoles de corruptos y prostituidos. Se han alzado muchas protestas contra este mensaje intolerante difundido por un medio de comunicación público y pagado con los impuestos de todos, incluidos los propios acusados de anormalidades perniciosas. El primer escándalo de este asun- Para prevenir la intolerancia to es que todavía a estas alturas del siglo XXI una televisión pública se vea la educación pública y laica obligada a retransmitir eventos eclesiales. Una cosa es el interés cultural es el instrumento que puedan tener –y tienen– las religiones y otro hacer propaganda a los indispensable. No podemos prejuicios de los clérigos. El obispo de Alcalá dice cosas propias de su pinto- dejar la enseñanza de valores resco cargo: lo raro sería que compartiese los puntos de vista de Pedro Al- cívicos exclusivamente en modóvar. Pero podemos exigir que las diga en su parroquia a quien se las manos de las familias quiera escuchar y no a través de un altavoz mediático que llega a las casas de millones de españoles. Hay otras muchas iglesias y levitas de variado pelaje en nuestro país: como todos ellos coinciden en obedecer a la voz del Altísimo antes que a la del sentido común y la constitución laica, lo más prudente es que los medios de comunicación públicos se nieguen a darles la mínima cancha, aunque muy amablemente, eso sí. Algunos representan creencias y comportamientos tradicionales en nuestro país, pero nada nos obliga a dar por buenas esas venerables reliquias: aceptemos las festividades típicas en lo que tienen de lúdico y estético, pero en cuanto a la ética ya hay cosas mejores. Para prevenir la intolerancia –en la medida de lo posible, claro– la educación pública y laica es el instrumento indispensable. No podemos dejar la enseñanza de valores cívicos exclusivamente en manos de las familias, porque las consecuencias de la mala educación no son sólo familiares sino sociales. Y tampoco pueden educar únicamente los clérigos, que a veces son sin duda maestros excelentes pero en otros casos perpetúan prejuicios y supersticiones. Por último, no conviene olvidar que los medios de comunicación de masas son también a su modo escuelas, a veces de buenas y a veces de malas costumbres: los financiados con fondos públicos tienen que fomentar el humanismo constitucionalmente establecido y no ponerlo en entredicho con sermones dudosos…

Desde que decidió subir a la cima hace casi una década, Andrés Manuel López Obrador ha engañado con la verdad. A través de juguetonas negativas, construyó sus candidatura presidencial de 2006. Para 2012, con su silencio gritaba que iría nuevamente la Presidencia, alimentando el imaginario que no habría quien se la arrebataría, pues si alguien se le atravesaba en el camino, lo acabaría. Es la marca de López Obrador, estirar al límite para vencer adversarios. López Obrador siempre está en el “Juego de la Gallina”, la suma cero en Teoría de Juegos, donde no hay espacio para la cooperación. La suma cero es como una carrera a toda velocidad hacia el precipicio, donde dos no pueden ganar. Cuando uno frena o se desvía, es derrotado. López Obrador es un maestro en ello. Juega en el borde de la legalidad para obtener resultados. Así lo hizo cuando encabezó las marchas petroleras al Zócalo de la Ciudad de México durante el Gobierno de Carlos Salinas, el entonces regente Manuel Camacho y su secretario de Gobierno, Marcelo Ebrard, negociaron con él para que levantara su plantón y le dieron millones de pesos para que regresara a Tabasco a seguir su lucha. Así lo hizo en 1996, durante el Gobierno de Ernesto Zedillo, cuando realizó caravanas en protesta ante lo que llamó el “fraude electoral” tras que Roberto Madrazo ganó la gubernatura, que cimentó su futura destitución en Tabasco y el agradecimiento del ex presidente, que cuando el PRI lo quiso impugnar como candidato al gobierno del Distrito Federal por no tener la residencia, frenó a su partido y le abrió la puerta al poder. Así lo hizo el año pasado, cuando tras una encuesta muy cerrada donde se definiría al candidato presidencial de la izquierda, manoteó en la mesa cuando negociaba con Ebrard lo que procedía porque había empate técnico, y se paró de la mesa, amenazó con irse y romper en consecuencia la izquierda, con lo que el jefe de Gobierno capitalino optó por la unidad, aguantar en silencio y esperar a 2018. López Obrador está de regreso. Está empatado con la panista Josefina Vázquez Mota en la carrera presidencial y tiene expectativas de ganar. Son seis años después de haberse ido al desierto tras la derrota en 2006 ante Felipe Calderón, en un recorrido circular que sólo él, entre los políticos mexicanos, es capaz de hacer. No era la primera vez que López Obrador se iba a sanar sus heridas políticas y la depresión. En 2009, tras pelearse con Cuauhtémoc Cárdenas y se sentía marginado del PRD, se inventó “la marcha de los mil pueblos” para hacer campaña por Gabino Cué, que poco después ganó la gubernatura de Oaxaca. Luego de la derrota en 2006, el fracaso estratégico del plantón sobre Paseo de la Reforma en el conflicto postelectoral, y la sorna nacional por haberse proclamado “presidente legítimo”, López Obrador se fue de nuevo al desierto. En todo este tiempo le dio tres vueltas al país construyendo un movimiento popular, y visitó comunidades alejadas de la ci-

vilización, que no son medidas por las encuestas presidenciales, donde hay un voto potencial de aproximadamente 22 millones de personas. ¿Serán para él en la jornada del 1 de julio? Es lo que espera junto con sus estrategas, que se mueven hoy, a diferencia de 2006, en varias pistas. Una de ellas, el cambio fundamental, es el pragmatismo. El candidato que se ganó fama de beligerante, se ha vuelto amoroso. Es una táctica para reducir los negativos de 2006 que ha tenido resultados ambivalentes, pero exitoso en cuanto a que un sector del electorado se siente dispuesto a darle el beneficio de la duda una vez más. En paralelo, ha incorporado a su futuro gabinete a representantes del sector privado, con un claro propósito de decirles que los malentendidos del pasado son cosa del pasado. Alfonso Romo, que llegó a ser uno de los grandes empresarios de Monterrey, que contrató a Pedro Aspe, secretario de Hacienda con Salinas para ayudarlo a crear un emporio, fue financiero de Vicente Fox y operador de Amigos de Fox durante la campaña presidencial de 2006, es quien le ha abierto las puertas, particularmente en aquella zona donde hay mucha molestia con el PRI y desencanto con Calderón. A través de él llegaron Adolfo Hellmund, designado para Energía, y Fernando Turner, para Desarrollo Económico, cuyas designaciones no son anecdóticas ni extravagantes, sino muy bien calculadas. Hellmund, que viene del equipo de Hacienda en el cual se nutrió Aspe, no sabe nada de energía, pero mucho de restructuración de deudas –participó en una con el FMI en 1985-, con experiencia en el sector privado en el Grupo Alfa y en el Texas Pacific Group, donde buscaba empresas para invertir. Turner, crítico del gobierno de Calderón, dirige la Asociación Nacional de Empresas Independientes, que son pequeñas y medianas. En sus nombres dibuja lo que quiere hacer de la economía, a donde ha sumado, como futuro secretario de Turismo, al presidente de la Confederación Nacional Turística, Miguel Torruco, consuegro de Carlos Slim, quien tiene una larga y estrecha relación con López Obrador, a través del hombre de confianza del magnate, el tabasqueño Ignacio Cobos. López Obrador ha puesto las cartas abiertas sobre la mesa y todavía hay quien no las quiere ver. El zorro de la política siempre ha engañado con la verdad, desde que con su famosa frase de “nado de muertito”, siempre dijo que no quería la candidatura presidencial en 2006, cuando era claro que la estaba construyendo. Ahora, al discurso cursi de la República Amorosa, le ha incorporado contenido a través de las personas con las que trabajaría de llegar al poder, para decirle a los mexicanos que ha cambiado, que rectificó el camino, que aprendió de las derrotas y que ofrece, lo que él dice, el verdadero cambio. En beneficio de él, cada vez parece haber más oídos que lo escuchan. rrivapalacio@ejecentral.com.mx twitter: @rivapa

Carlos Cortés Vázquez

VISIÓN Y DECISIÓN

Espejito… espejito

Menos de 90 días nos separan del magno acontecimiento de nuestraverdaddemocráticaelectoral:díadomingounodejulio...Eltiempo de veda a las campañas se cubrió con las controvertidas encuestas aportando experiencias poco contundentes. Las encuestas quedan en calidad de una herramienta más de persuasión sobre la población carente de convicción para calificar a sus candidatos, por méritos correspondientes a un perfil de la persona y su capacidad en el desempeño en algún nivel de la Administración Pública. Si la encuesta expresa lo que quiere escuchar quien la patrocinó y la aprovecha para difundir lo positivo, realmente se convierte en réplica del famoso espejo de la madrasta de Blancanieves, al escuchar de su imagen reproducida, la frase deseada por su interlocutora: ser la más bella entre las bellas. Y convengamos: la falsedad persiste sólo durante el lapso en que viaja la verdad. Por eso fracasó “La Mesa de la Verdad”. En nuestro caso: el día de la elección, cuando más de un espejo acabará destrozado y su propietario iracundo por el engaño, con deseos irreprimibles de reclamo al designio dado en las urnas. En todo proceso previo, electoral y posterior queda el pasivo de la incredulidad acentuada por la carencia real de liderazgo que se padece a nivel mundial: México es integrante. Convengamos que la confianza es un bien cuyo cultivo cuesta largo esfuerzo, vale mucho, pero se pierde con cualquier distracción.

Las encuestas, como las estadísticas y las comparaciones son elementos precisos en su expresión, dados por Pitágoras, pero en su esencia tienen el germen de la manipulación para exponer lo que y la forma que se requiere mostrar. Ahí está el peligro de las encuestas y sus consecuencias. Inducir voluntades es práctica tan antigua como la humanidad. Igual el desdén y el olvido momentáneo de auténticas carencias, como base fundamental del reclamo expuesto en la economía, el desempleo, la inseguridad, educación, deshonestidad, impunidad, infraestructura deficiente; los rubros anteriores son motivos reiterados de mención en los mensajes de los candidatos, no así la forma de solución, es decir: cómo y cuándo se les puede dar respuesta. Ahora con adicional amenaza de un temporal seco en la región Norte del país. Las encuestas no integran propuestas y proyectos específicos de beneficio para la población, tampoco las inquietantes presiones internas y externas. Son piezas diseñadas con la debida meticulosidad elusiva de temas, que por su naturaleza induzcan a la probable reflexión y posterior reprobación. Durante los próximos tres meses veremos si al seno de los partidos políticos y sus candidatos, penetró la inquietud de ver los procesos preelectorales como la oportunidad de realizar contiendas internas que les permitan rescatar su depauperada imagen. Dios nos guarde la discordia.

Guillermo Dellamary

EXPLORANDO EL MUNDO

Sin leer los instructivos

Suele pasar que armamos aparatos, instalamos equipos, usamos celulares y hasta preparamos medicamentos e insecticidas, sin leer los instructivos y manuales operativos. Es un mal hábito, sin duda, refleja la pobre cultura de la información que tenemos y con el agravante de que nos sentimos tan capaces de hacer muchas cosas, sin necesitar que nos digan el cómo. Eso sí, si se descompone o de plano no funciona, entonces buscamos en el instructivo, con cierta desesperación, qué es lo que hicimos mal o nos faltó hacer, para que sí sirviera. Simplemente parece que no nos gusta leer, nos vamos derechito al grano. Por eso mismo los diputados no leen las iniciativas de ley y llegan a votar algo que desconocen a cabalidad, sólo levantan la mano en señal de aprobación o desdén. Pero el ejercicio de leer los documentos, se lo saltan olímpicamente. En las escuelas es un triunfo que los alumnos cumplan con su tarea de leer un texto y de entregar un resumen bien hecho, prefieren el típico copia y pega, que hacer el esfuerzo de enterarse de lo que está escrito. Si bien, hay lectores adeptos a revistas chocantes y fútiles, la mayoría de la gente vive a ciegas con los libros y la información fundamental, que nos ha de guiar y enriquecer nuestras tareas cotidianas. Hay gente que hasta los recados familiares, los ve y no los lee. Bueno, hasta los mensajes de texto en un celular, pueden provocar flojera hacerles caso. Parece que nos enseñaron: “Hágalo usted mismo y después averigua”, si te salen bien, de nada sirven las instrucciones y si no, pregúntale a quien sí sabe. Nos resistimos a que nos digan cómo hacer las cosas y a que nos conduzcan por caminos que son diferentes a los nuestros. Somos impulsivos, ansiosos y sobre todo rebeldes, pues nos gusta que las cosas se hagan como nos plazca. Si leyó esta reflexión, quizá sí lea los instructivos ¿O ni así?


Domingo 22 de abril de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 7-B

PERSONAJE REY JUAN CARLOS I

El rey demócrata y el elefante Juan Carlos de Borbón jugó el papel de su vida en la naciente España post franquista. A su biografía se suma esta semana en la que su trono fue puesto en vitrina

Q

LA ESTAMPA Rey de España Nombre completo: Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias. Nacimiento: 5 de enero de 1938. Toma de poder: 22 de noviembre de 1975 (tras la muerte de Francisco Franco). Es el jefe de Estado español. Futuro heredero: Felipe de Borbón y Grecia, príncipe de Asturias.

EL INFORMADOR • J. LÓPEZ

uiero expresar en primer lu- su actuar recaía en que ejercería las políticas gar, que recibo de su excelen- franquistas. Pero no. Una vez en el trono dio cia, el jefe del Estado, el gene- un golpe de timón hacia la democracia. Reduralísimo Franco, la jo sus propios poderes y legalizó a los partilegitimidad política surgida el dos políticos. Disolvió a las Cortes españolas 18 de julio de 1936… y llamó a un referendo nacional para integrar Los presentes rompen el silencio con la nueva Constitución. Aunque, como escriunos estruendosos aplausos, como si quisie- bió Rosa Montero en el diario El País el pasaran acabarse las palmas en el intento. La ima- do 17 de abril: “Yo creo que al defender la legen de televisión en blanco y negro muestra galidad simplemente hizo su deber, así que cómo, en 1969, el joven príncipe Juan Car- eso de los ‘grandes servicios’ me parece una los, durante su proclamación como herede- hipérbole cortesana”. ro de la corona, exalta la figura de FrancisTodo ese historial trae la reputación y el co Franco, teniéndolo a menos de dos metros prestigio del monarca hasta el día de hoy. El de distancia. pasado 14 de abril salió a la luz pública que, Esta es la historia del rey Juan Carlos I. El en un viaje para cazar elefantes en Bostuana, que supo cumplir su papel histórico, y que en el rey Juan Carlos I se fracturó la cadera. En la última semana ha convulsionado con sus un primer momento hubo muestras de repuacciones a la propia institución monárquica dio público por darse ese lujo en un momenespañola, en el peor momento que vive ese pa- to en el que, por la situación financiera, Espaís en décadas. El safari de caza en Botsuana, ña está en el borde de ser la nueva Grecia; su accidente y el singular mea culpa que pro- después se supo que fue el empresario sirio nunció ante la presión social, son ahora sólo Mohamed Eyad Kayali, estrecho amigo de símbolos que deben ser leídos a la luz de los Juan Carlos I, quien pagó el viaje. El otro hetiempos que corren. cho que causó desprecio fue la actividad que ParaelreyJuanCarlosI,eldictadorFran- realizaba al momento de lastimarse: la caza. cisco Franco fue como un padrino. Un forma- Incluso, la World Wildlife Fund (WWF) inició dor académico e ideológico. trámites para quitar al rey el título de presiSu futuro fue definido en un yate el 25 de dente honorífico de la fundación proambienagosto de 1948. En ese entonces el príncipe te- talista, figura que ostenta desde 1968. Estos sucesos provocaron una acción níaapenas10años.Supadre,JuandeBorbón, el heredero de la corona, en el exilio desde que no se veía en la monarquía española: el 1931 por el triunfo de la República, estaba em- rey saliendo a ofrecer disculpas . Antes de pecinado con regresar al país y recuperar el dejar el hospital, Juan Carlos I dijo ante una cámara de televisión: trono.Enesemomentola “Lo siento mucho. Me familia real vivía en Por“Lo siento mucho. Me he he equivocado y no voltugal. Era una opción la verá a ocurrir”. El últiquetenía:negociarconel equivocado y no volverá a mo en disculparse por general Franco, quien no sus actos fue su abuelo, tenía un hijo varón a ocurrir”. El último en Alfonso XIII, tras abanquien heredarle el poder. donar el país. Poreso,enaquelencuendisculparse por sus actos Otros personajes tro entre los dos homfueron más condescenbres, el dictador puso su fue su abuelo, Alfonso XIII, dientes. El mismo presicondición: o Juan de Bordente del Gobierno espabón mandaba al príncipe tras abandonar el país ñol, Mariano Rajoy, a estudiar a España, o se señaló que con el perdón tendría que ver en la necesidad de asignar el poder a otra familia re- era suficiente y mostró su respeto al monarca. Pero hay otro factor que marca este heal. Juan de Borbón entregó a su hijo. Así comenzó el estrecho vínculo entre cho. Durante la cacería, el rey estaba acompaFranco y el príncipe Juan Carlos. El primero ñado por una mujer que no era la reina Sofía. veló por su educación militar y tuvo con él una cercanía parecida a la de un padre. El segun- Escándalos do se mantuvo fiel al régimen militar hasta la El príncipe Juan Carlos de España y la muerte del dictador. En esas andanzas, Juan de Borbón veía princesa Sofía de Grecia se casaron el 14 de diluirse su oportunidad de regresar algún mayo de 1962 en Atenas. Hubo dos ceremodía a ocupar el trono que por sangre le co- nias:unaporlaIglesiaCatólicayotraporlaOrrrespondía. Hubo quien especuló que por todoxa. Aquel príncipe quizá no imaginó que aquel entonces tenía entre sus planes deshe- medio siglo después, los periódicos especularedar a su hijo mayor; hubo también quien rían sobre la precariedad de su matrimonio. “¡Pobre reina Sofía! ¿Se mantendrá mufue más allá y pensó, como Amadeo Martínez Inglés –ex militar español y escritor–, cho más tiempo el matrimonio real?”, cantuque este hecho influyó en la muerte del prín- rreaba en días pasados el diario Bild, de Alecipe Alfonso, de apenas 14 años, quien reci- mania, tras saberse que durante su cacería en bió un balazo, catalogado como “acciden- África, el rey estaba acompañado de la princetal”, propinado por el príncipe Juan Carlos. sa alemana Corinna Zu Sayn-Wittgenstein. Hasta el día de hoy, el rey nunca se ha pro- Mientras tanto, la reina Sofía se encontraba con su familia celebrando la Pascua ortodoxa. nunciado en público por este hecho. Fue hasta 1969 cuando las Cortes esA principios de este año, la periodista Pipañolas ratificaron al príncipe Juan Carlos lar Eyre publicó el libro La soledad de la reina. de Borbón como la persona en la que, tras En él, afirma que el rey Juan Carlos I ha estala muerte de Francisco Franco, recaería el do con más de mil 500 mujeres, y que la relapoder. ción marital con la reina Sofía duró hasta la Los historiadores refieren que este capí- muerte de Franco. En este libro, Pilar Eyre tulo marcó una distancia entre Juan de Bor- menciona a la princesa alemana como la últibónyelpríncipeJuanCarlosdeBorbón.Fran- ma novia del rey, meses antes de que dinamicisco Franco murió en 1975 y el príncipe se tara el escándalo por la cacería. convirtió en el rey Juan Carlos I. Aun así, es hasta 1977 cuando su padre se da por vencido y renuncia a la idea de verse algún día encabezando a España. El rey Juan Carlos I marca un antes y un después en la historia española. Cuando le fue heredado el poder, la expectativa sobre


PÁGINA 8-B

EL INFORMADOR

L

o que yo vengo a contar es verdadero, pero no necesariamente verosímil”, advierte Patricio Pron en las primeras páginas de su última novela, ya que “entre lo verosímil y lo verdadero hay una distancia enorme”. Así, cuando el escritor argentino narra su propia historia regresando a su tierra después de una larga estancia académica en Alemania, afirma creer verdaderamente que lo hace para reconciliarse con su padre enfermo y despedirse de él para siempre. Pero esto no resulta en absoluto verosímil. Lo que sucede, en cambio, es que mientras el padre agoniza en un hospital de Rosario, el hijo, conmovido por la distancia que hasta ese momento prevaleció en su relación, comienza a indagar en el pasado para comprenderlo a él, pero también para comprenderse a sí mismo. Los hallazgos se van aclarando a partir del descubrimiento de otra investigación: una que había emprendido el padre —periodista y activista durante la última dictadura— acerca del reciente asesinato de un hombre en una pequeña comunidad de la pampa argentina. La extrañeza del asunto lleva al joven a seguir la documentación periodística del caso, para después descubrir la relación con otra desaparición que tuvo lugar años atrás: la de una amiga y compañera de militancia del padre a manos de las fuerzas represivas del Estado. A la vez que escribe una especie de autobiografía personal y familiar, El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (Mondadori, 2012) describe la guerra silenciosa de una generación que sufrió las atrocidades cometidas durante la dictadura militar, desde la perspectiva de la generación siguiente, que también vivió este trágico periodo a través del miedo constante de los padres. El testimonio personal de Patricio Pron busca traer a tiempo presente los hechos dolorosos del pasado para aprender de él y, sobre todo, para evitar que se repita en el futuro. El escritor y periodista radicado en España es autor de tres libros de relatos y cinco novelas. En octubre de 2010, la revista inglesa Granta lo seleccionó como uno de los 22 mejores escritores jóvenes en español, junto a otros contemporáneos como Antonio Ortuño, Andrés Neuman y Alejandro Zambra. —¿Crees que contar la vida propia es una necesidad que tarde o temprano va a llegarle a un escritor? —Es muy posible. De hecho en los últimos tiempos hay una cierta cantidad de autores en torno a los 35 años que hemos decidido de forma tácita y sin que uno supiera del otro, contar algunos hechos de nuestra vida. Están los libros de Guadalupe Nettel, de Julián Herbert y Marcos Giralt Torrente, por ejemplo. Esto es singular en la medida que la autobiografía era un género que se reservaba casi exclusivamente para autores mayores, que hubieran vivido ya una enorme cantidad de hechos. Hay una reivindicación y una vuelta de tuerca al género, que parece bastante interesante y sobre la que creo, sin embargo, no se ha escrito mucho todavía. Puede que se deba al hecho de que, en cierto momento de tu vida, echas una vista atrás para comprender quién eres y qué es lo que te ha hecho de la forma en que eres, y específicamente procuras saber quiénes fueron tus padres para averiguar qué tipo de padre serás tú. — Has dicho que este libro narra solamente hechos reales. ¿Por qué consideraste necesario hablar de tu adicción a los medicamentos? — Yo tomé pastillas durante muchos años. La finalidad, supongo, era la de esconderme. Básicamente la de ocultarme a mí mismo. Y tomó un cierto tiempo comprender, en primera instancia, de qué estaba ocultándome y qué era lo que yo quería olvidar. Lo que quería olvidar es lo que cuento en este libro. De manera que era necesario contar qué había sucedido que yo quería dejar atrás, y cómo había intentado hacerlo mediante pastillas y drogas legales. Había, evidentemente, un porcentaje muy alto de riesgo personal, pero me parece que en este caso al menos, tenía que ser honesto con los lectores y no disfrazar una experiencia dolorosa de una experiencia feliz. —¿Qué significó para tu vida personal y familiar este ejercicio de recapitulación? —Desde luego para mi vida personal supuso una cierta liberación. Los escritores escribimos para que las historias que hemos imaginado o vivido,

Domingo 22 de abril de 2012

ENTREVISTA PATRICIO PRON

Literatura contra el olvido Lo que hicimos y fuimos formó a quienes somos hoy, y para develarnos en ocasiones hay que abrir heridas que nunca cicatrizarán. Como una especie de autobiografía personal y familiar, el escritor argentino escribe El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia no nos pertenezcan más en exclusiva a nosotros, sino que también formen parte de los lectores. En términos familiares también supuso una especie de pequeña revuelta. Para mí era muy importante contar con la aprobación de mis padres respecto al libro, de modo que ellos otorgaron su autorización a que yo lo escribiera, a condición de que ellos tuvieran el derecho de vetar su publicación en Argentina. Ellos siguen viviendo ahí y el pasado que yo cuento podía causarles problemas. Sin embargo, cuando leyeron el manuscrito aceptaron que fuese publicado, por considerarlo un libro necesario en un debate que está pendiente entre padres hijos.

aquel momento no eran actores, porque eran niños, pero que tuvieron que cargar con las consecuencias de esos hechos: con el exilio, la clandestinidad, e incluso la desaparición física de padres y la ruptura de vínculos familiares. En la literatura comienza a surgir en este momento, y yo mencionaría dos textos que me parecen muy importantes para abordar este asunto: La casa de los conejos, de Laura Alcoba, y Setenta y seis, de Félix Bruzzone. Ambos textos muy relevantes, porque surgen después de un periodo relativamente extenso, en el que los escritores argentinos decidieron no abordar de forma directa asuntos específicamente políticos, y en el que la —¿Fue una especie de terapia? literatura pasó a ser un territorio subsidiario del —No. No escribí este libro con la finalidad ce- entretenimiento. rrar ningún tipo de herida, si acaso abrir las heridas a la manera de una especie de médico: ver qué —Tus padres fueron activistas durante la dichay ahí y cómo esas heridas pueden no necesaria- tadura argentina, ¿de qué manera te involucras mente cerrarse, sino prestarse a tu servicio. tú con la política de tu entorno? Casi toda la historia de América Latina puede Bueno, desde luego para quienes vivimos ser contada como la repetición de una determina- fuera de nuestro país de origen eso es particularda cantidad de catástrofes, matanzas, dictaduras, mente difícil. Me refiero a la participación direcasesinatos, desigualdades. Y supongo que quienes ta. Sin embargo, tras un cierto periodo de incerconciben la historia como una especie de tarea pen- tidumbre, lo que yo he descubierto es que mi diente, como es mi caso, pensamos que esa repeti- tarea consiste en interesarme por intervenir en ción se debe a que estos hechos no han sido lo su- los asuntos de mi época mediante la literatura, ficientemente discutidos. De manera que parte de que es mi ámbito de producción y trabajo. Mi asmi esfuerzo consiste en volver la vista hacia los he- piración en ella es enriquecer la discusión en torchos trágicos del pasado reciente en Argentina, no no a la literatura y a la sociedad, en lugar de emsolamente con la finalidad de glorificar el pasado, pobrecerla como sucede habitualmente con sino más bien en virtud de que somos lo que somos géneros estandarizados. debido a que fuimos lo que fuimos. Y que por lo tanYo he tratado de hacer otra cosa: de aumentar to, hay en el pasado una lección que tenemos que las posibilidades de que esa diversidad literaria que aprender, sobre todo si queremos que esos hechos uno enarbola como bandera, acabe alcanzando a trágicos no se repitan en el futuro. la sociedad de tal manera que surjan proyectos alternativos. Esa es la idea, naturalmente no formu—¿De qué manera se manifiestan actual- lada en un programa. De hecho se trata de una semente en Argentina los rezagos de la dictadura? rie de intuiciones y de búsquedas. Es lo que yo —La dictadura argentina, que duró de 1976 a pretendo hacer. 1983, no sólo supuso la interrupción de un proceEn el libro hay un esfuerzo explícito por rechaso político muy interesante, sino también el asesi- zar géneros a los que habitualmente se recurre panato y la desaparición de 30 mil activistas políticos. Cuando se produce una matanza de esas dimensiones, la sociedad que emerge lo hace aterrorizada. Lo más relevante, me parece, es que la sociedad argentina está todavía plagada de ausencias que paradójicamente están muy presentes. Creo aún que la sociedad argentina tiene una discusión pendiente respecto a cuánto hubo de valioso en la experiencia política revolucionaria de las décadas de 1960 y 1970; y cuánto, más allá de los errores que se produjeron, puede ser útil aquí y ahora. Al escribir la novela pretendía ofrecer una pequeña respuesta personal a esta pregunta.

ra contar ciertos hechos trágicos, en particular la novela policiaca. De lo que se trata mi libro, y en general todo mi trabajo, es de ofrecer formas alternativas. Llamar a la reflexión sobre por qué ciertos géneros funcionan para ciertas cosas, y si no hay detrás de las convenciones literarias la expresión de una serie de convenciones sociales que es necesario poner en cuestión. —¿Cuál es el papel que tiene el ejercicio periodístico en tu obra literaria? —La mayor parte de los escritores que producen periodismo lo hacen a regañadientes, y convencidos de que hacer periodismo tiene poca utilidad. Sin embargo, nunca ha sido mi caso. Para mí, la experiencia periodística ha constituido un medio muy idóneo para adquirir ciertas cualidades que resultaron importantes para mi trabajo como escritor, por ejemplo, la celeridad, la habilidad para cumplir ciertos plazos, cierta capacidad de observación –que es prácticamente imprescindible en los escritores y que no todos parecen haber desarrollado. Por otra parte, es el ámbito en el cual el dialogo con los lectores, que es uno de los objetivos de los escritores. Es más inmediato y más cercano. Yo no distingo específicamente entre mi trabajo como escritor y mi trabajo como periodista. Para mí constituyen dos modalidades muy específicas de una misma ocupación que es la de escribir. Y estoy muy agradecido de poder haber sido periodista y, desde luego, a mis maestros en el oficio. —¿Tus padres entre ellos? —Bueno, ellos no. Por cuestiones personales hemos tratado de mantener nuestras profesiones al margen de nuestra relación personal, lo cual no siempre es fácil. Pero en mi caso es muy singular el hecho de que mi padre formó a una generación de periodistas la cual a su vez me formó a mí. De modo que de forma indirecta, yo también fui formado por mi padre.

—¿Yenparticularenlasexpresionesartísticas? —Ha habido una importante cantidad de textos que han abordado esta cuestión, en su mayoría de actores políticos y culturales del periodo, que asumían la forma del testimonio. Pero hay una menor cantidad de textos producidos por quienes en

Periodista y escritor (2010); y de las novelas Formas de morir (1998), Nadadores muertos (2001), Una puta mierda (2007) y El comienzo de la primavera (2008), esta última fue ganadora del

Premio Jaén de Novela. Entre otros reconocimientos a su trabajo, obtuvo el premio Juan Rulfo de Relato en 2004. En la actualidad vive y trabaja en Madrid.

ESPECIAL

Patricio Pron (1975) es autor de los volúmenes de relatos Hombres infames (1999), El vuelo magnífico de la noche (2001) y El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan

María Palomar

DE LECTURAS VARIAS John Malkovich pasó por Guadalajara (como quien pasa de casualidad por una ranchería: estuvo una noche) y en el Diana actuó en La comedia infernal, obra que escribió el austriaco Michael Sturminger, quien también la dirige. La historia que da pie al guión es bastante bo-

Programa de mano corregido

ba: hubo un señor austriaco una rara avis, un actor inHubo un señor austriaco allá es allá por 1970 al que le daba teligente y culto que se toma por matar señoras y acabó en obrita como el divertipor 1970 al que le daba por esta el bote, donde se puso a escimento que es: un pretexto pabir y se convirtió en una celeenhebrar una serie de arias matar señoras y acabó en el ra bridad literaria, lo soltaron y preciosas, en general poco otra vez (por los 90) se puso a cantadas por dos bote, donde se puso a escibir conocidas, matar gente, volvió al tambo sopranos de primera y tocay se suicidó: tantán. En la das por una estupenda ory se convirtió en una obra, el asesino regresa del questa barroca, la de la AcaHades para presentar un libro de Viena (Wiener celebridad literaria, lo soltaron demia autobiográfico. Malkovich, Akademie), dirigida esta vez un espléndido actor capaz de Paternostro. y otra vez (por los 90) se puso por Roberto todos los matices, desempeña Ahora mal (que diría Gil con desparpajo ese papel más Gamés): el programa de maa matar gente bien plano (con un enfadoso no del Diana no informa ni siacento austriaco que recuerquiera el nombre de la orda al horrendo Schwarzenegger), pero lo que questa, y menos el repertorio que se interpretó en realidad está haciendo es divirtiéndose mu- (será porque era más importante dar a conocer chísimo mientras le tocan y le cantan una mú- al respetable quiénes son los “lics.” que ocusica absolutamente celestial. pan sendos puestazos en la UdeG, tema apaGarcía Riera habría dicho que Malkovich sionante que llena con letra más grandota to-

da una página del menguado programa: tercermundismo puro, pues). Además, el sistema de luces y proyección del Diana es rudimentario por no decir algo peor: ¿qué no podrían montar una cabina en lugar de condenar a los espectadores que les toque sentarse atrás de la tercera fila del primer balcón a la tortura de focos y aparatejos que fastidian? Infinitas gracias sean dadas al internet porque ahí se puede descubrir que la música interpretada, y que es fuera de toda duda lo más valioso de la puesta en escena, es la siguiente: 1) Gluck: obertura y chacona “L’enfer”, de Don Juan. 2) Boccherini: chacona de La casa del Diavolo. 3) Vivaldi, “Sposa son disprezzata”, de Ottone in Villa. 4) Mozart, “Vorrei spiegarvi, oh Dio!”, K. 418. 5) Gluck: “Ballo grazioso”, de Orfeo, y Beethoven, “Ah, perfido”, op. 65. 6) Haydn: “Berenice, che fai”, Hob. XXIVa:10. 7) Weber: “Ah, se Edmundo fosse l’uccisor!” 8) Mozart, “Ah, lo previdi!, KV 272.


Domingo 22 de abril de 2012

EL INFORMADOR

PÁGINA 9-B

PREVIAMENTE. En el ataúd donde se suponía tenía que estar el cadáver de la viuda de Lafitte no había nada. Beto, reportero de nota roja sigue el caso. Manuel, el director del periódico y amigo de Mike, revisó los documentos que le entregó Beto, notó que los seguros fueron contratados con menos de dos años de antelación y en los tres casos el acta de defunción fue levantada por el mismo médico y los tres murieron de lo mismo.

UNA NOVELA DE DIEGO PETERSEN, POR ENTREGAS / CAPÍTULO IX

COMO MOSCA EN PARABRISAS

IX Mike había envejecido 10 años en un día; la barba sin rasurar, las ojeras marcadas y el color verde olivo de su rostro eran más que elocuentes. Manuel estuvo a punto de preguntar ¿cómo estás?, esa maldita fórmula de cortesía tan hueca como inútil, pero se detuvo a tiempo; era evidente que Mike estaba mal, muy mal y la pregunta sobraba. Lo que para Manuel habían sido 24 horas de rutina para Mike había sido las peores y más largas de su vida. Con toda certeza no había dormido ni comido y el sueño y el hambre se habían pegado a su rostro como una máscara de látex. Confiaba que detrás de ese rostro demacrado estuviera su amigo verdadero, el Mike optimista hasta la ingenuidad, bueno hasta la candidez, lo cierto es que ese Mike no se parecía nada al amigo que había visitado el día anterior. Manuel sabía que la tragedia no había comenzado cuando él se presentó la noche anterior a decirle que en le féretro de su madre no había nada más que palos,piedrasyunachamarra,peroqueesa conversación había contribuido en mucho a esa cara demacrada que tenía frente a él. Tenía la sensación de haber subido a su amigo a un tobogán para después soltarlo y que se fuera solo hacia el abismo. Ahora estaba aquí de nuevo y tenía claro que lo que le iba a decir no lo iba a ayudar, que no serviría para sacarlo del hoyo, más bien le iba a dar otro empujoncito hacia el barranco que se abría a los pies de Mike. “Si te han de amolar mañana yo te amuelo de una vez”, pensó Manuel jugando con la palabras de Pedro Infante. Se sintió fatal. La imagen de Mike lo había dejado mudo, triste e idiota. Por fin dijo las únicas palabras que se pueden decir cuando la incomodidad ha derrotado a todos: “regálame un whisquito”. Mike le sirvió a Manuel un bourbon en las rocas; él se sirvió un vaso de agua. —No has comido ni dormido, ¿verdad?

—No tengo hambre y las pesadillas las tengo despierto, así que no tengo para qué dormir. —¿Estás tan mal como te ves, Mike? —Fue un día horrible. Desconecté el teléfono toda la mañana. Lo acababa de conectar de nuevo cuando llamó Martha. Gracias por venir. —De nada, pero ya sabes que no son buenas noticias. —Son noticias. Por malas que sean a lo mejor me quitan un poco la angustia. —Deberías ver a un médico. —No quiero ver a nadie. —Si no es para que te vayas a tomar

Eduardo Escoto Robledo

un café con él, es para que te ayude a comer y dormir. —Ya veremos. —Lo digo en serio. Tienes que estar fuerte para lo que viene. —Cuéntame, qué ha pasado. Manuel le dio un lago trago al whisky y puso cara de estar ordenando las ideas; en realidad estaba buscando fuerza para decir lo que tenía que decir. Le parecía un acto de sadismo darle más malas noticias a alguien en esa condición. Decidió lanzarse con una narración seca, directa y lo más precisa posible. Clavó la mirada en los hielos de su vaso y aventó el relato cual niño guía en

las momias de Guanajuato: de corridito y sin respirar: —No sólo investigan la muerte de tu madre, también las de Donald y Jack. La aseguradora sospecha de asesinato y al parecer ya convencieron al Ministerio Público de que abra una averiguación. Los dos murieron de lo mismo; las dos actas de defunción las firmó el mismo médico, el doctor Parra del Rosal; los testigos fueron los mismos; los dos tenían seguros por un millón de dólares; ambos seguros fueron contratados con menos de 18 meses anticipación y los dos cobrados por tu madre. No sólo creen que está viva, sino que la van a buscar por ase-

sinato. Eso es lo que te tenía que decir. Enmudeció el palenque. Mike se quedó callado como tratando de digerir la cantidad de cosas que había soltado Manuel en menos de 30 segundos. Si la vigilia no había hecho suficientes estragos, lo que Manuel le acababa de decir explotó en su cabeza y las neuronas de Mike golpeaban unas con otras como carritos de feria. En síntesis, su madre, en complicidad con un médico habían matado a sus dos últimos maridos y habían defraudado a la aseguradora. El silencio continuó por un buen rato. De no ser por el ruido de los hielos golpeando en el cristal de los vasos a cada trago y una mosca que se estrellaba insistentemente contra el vidrio de la cocina, el silencio habría sido absoluto. —Gracias Manolo, gracias, dijo Mike a modo de respuesta. Manuel se quedó inmóvil. Habría esperado al menos un comentario, una duda, un reclamo. Otra vez no supo cuál era la noticia que acababa de dar, si Mike sabía de antemano todo lo que le acababa de recitar y simplemente maquinaba cómo salir del embrollo o si estaba estupefacto ante la posibilidad de que su madre fuera una asesina. Se terminó el whisky con toda calma. En no pocas ocasiones lo mejor que se puede decir es nada y dejar que la nada diga lo que tiene que decir. En los velorios hay gente que habla simplemente porque no aguanta el silencio y termina diciendo cosas que no debería. Manuel sabía que en este velorio estar ahí, al lado de su amigo, era suficiente. Cuando en su vaso no había una gota más que beber ni un hielo más para roer se levantó y se enfiló a la puerta. Mike lo siguió sin decir palabra. Se dieron un abrazo con fuertes palmadas en las espaldas. Cuando Manuel ya iba en el segundo escalón no aguantó más, la pregunta le salió de las entrañas, de la mala entraña de periodista. Volteo de repente y la soltó: —Sólo una duda, Mike: la chamara militar que estaba en el cajón de tu madre ¿no era la de tu papá?

La tuya en bicicleta

NOTA DE PASO

Apostar por la música La empresa española Telefónica ha lanzado una convocatoria internacional para un concurso que bien puede ser visto como un feliz encuentro entre la mercadotecnia y la promoción cultural. Se trata de un certamen dirigido a niños que toquen el piano y que tengan entre 7 y 14 años. Entre los participantes se elegirá a 25 para tocar junto al joven pianista chino Lang Lang al final del concierto que éste ofrecerá el próximo 15 de junio en el O2 Arena World de la ciudad de Berlín, Alemania. Dicha convocatoria se ha abierto en 13 países, incluido México, que de momento cuenta con seis niños inscritos. La participación se lleva a cabo mediante vídeos en línea y la fecha límite para presentarse es el próximo 1 de mayo. Es claro que esta competencia no cuenta con la severidad académica ni la rigurosa metodología de selección de un concurso convocado por alguna institución especializada. Para demostrarlo no hay más que mencionar que la primera etapa de la calificación se realiza a través del voto que hace el público a través de Internet, como es habitual en aquellas actividades que tienen intereses promocionales. Sin embargo, es ahí donde se puede encontrar la mayor virtud de una iniciativa como ésta, la de hacerse asequible al mayor número posible de personas provocando entusiasmo por la práctica de la música y generando un impulso que pueda ser aprovechado por muchos para continuar con su desarrollo. Esto es válido sobre todo en el caso de aquellos que no harán de la música su modus vivendi pero que sí podrán cultivar su sensibilidad y su capacidad de apreciación del arte. La pieza con la que participarán los niños la eligen entre tres opciones: el momento musical Op. 94, No. 3, de Franz Schubert, el primer movimiento de la Sonata en do mayor K.545, de Mozart y la célebre bagatela Para Elisa, de Beethoven, todas ellas obras de mediana dificultad escogidas de manera coherente con el carácter del certamen. Es en parte cierto que una iniciativa así no constituye un evento que por sí solo vaya a provocar un cambio sustancial en la relación de las nuevas generaciones con la música clásica, pero es todavía más cierto que habrá de provocar una auténtica motivación artística en más de uno y resulta plausible el hecho de apostar por acciones de este tipo aun cuando se alejen de la deseada aceptación masiva. escotorobledo@gmail.com

Guadalajara Por Felipe Reyes Nada anuncia más lo normal de un día, que el tráfico congestionado en las avenidas de la ciudad. A vuelta de rueda, millones de automovilistas intentan llegar a su destino soñando la posibilidad de pasar unos sobre otros. La escena diaria es sonorizada por una orquesta de motores, cláxones y algún auto estéreo excedido de volumen por alguien que, falsamente, se creyó capaz de escapar al caos. Pero siempre hay una vía paralela. Paraalgunos,dejarelautoenlacochera y aventurarse a realizar el recorrido diario habitual montado en una bicicleta, sigue siendo un acto de heroísmo.Unactoinvariablementeejecutado por alguna persona idealista, que seguro busca dejar de ser parte del problema y está dispuesta, incluso, a arriesgar la vida propia; para, ingenuamente, intentar salvar al mundo. Pero hay un secreto oculto compartido por aquellos que han transformado hábitos y tomado la bici como principal medio de transporte: no lo es. A solo un par de cuadras de cualquier avenida, una calle tranquila; por donde no pasan autobuses, con buena sombra, pocos baches y un relativo silencio; ha sido seleccionada por la expe-

riencia de ciclistas habituales. Ahí, el recorrido lento y pacifico de la bicicleta es mucho más rápido que la velocidad estancada de las autopistas. Al ritmo de cualquier pedaleo es posible distinguir, de entre las escalas de grises, los colores queconformanlaciudad.Lainteracción sutil con la vida diaria de otros, hace que la experiencia tenga una dosis de placer sublime inexplicable. Ningún heroísmo. Qué mundo, ni que nada. Sépase de una buena vez: los ciclistas andan en bici por mero placer. Por el afán de sentir el pavimento bajo los pies, de oler cada jardín y cada puesto de comida que tortura en las horas de hambre, de ver la cara de los transeúntes y de recibir la dosis diaria de endorfinas que la vida en auto no ofrece. Un señor que pedalea un pesado triciclo contodolonecesariopara preparar raspados de sabores es rebasado por un joven arrogante que conduce una ligerísima bicicletadepiñónfijo;en su camino, se cruzan dos chamacas sonrientes,

Continuará... que sepa Dios que tanto cargan en las alforjas de sus bicis; un tipo en una plegable ha olvidado la prisa y va arriesgando la vida por irse fijando en las copas de los árboles; otro par de ciclistas aparecen a la vuelta de la esquina. Lo único cierto, es que cada vez hay más por todas partes. Aquella, aún minoría, que se ha dado la oportunidad de sentir el viento en la cara a bordo de una bicicleta ha decidido seguir. Y cada vez hay más, y más adictos a imprimirle la velocidad a la vida, que otorga la lentitud de la bicicleta. Ya que los ciclistas vean la ciudad con otros ojos; después de sentir la ausencia de árboles, los desperfectos del suelo, el mal estado de las banquetas y el olor del escape del autobús; es otra historia. Ya que los ciclistas se conviertan, casi en automático, en vigilantes autonombrados de la ciudad, es harina de otro costal. Ya que les surja el deseo de transformar todo y que se activen y que se organicen y que hagan política, pues, pertenece a otro cuento. Uno que solo podrá entender aquel que decida dejar el auto en casa y tome una bicicleta para realizar sus movimientos habituales en un día normal. @felipeno


PÁGINA 10-B

EL INFORMADOR

Domingo 22 de abril de 2012


Tapatío 22 de abril  

Tapatío 22 de abril

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you