Issuu on Google+

171

Suplemento sabatino de arte, literatura y sociedad

SÁBADO 22 DE JULIO DE 2012. AÑO III.

Pág. 3

¡NO NOS JODERÁN! Una generación cargada de futuro

Puro cuento

Ricardo Garibay

Bien detenida la mirada en la vida y en la obra de Ricardo Garibay, se divisa en un instante, “la fiera infancia” que de alguna forma es “la senda del perdedor”, y al mismo tiempo es la admiración del mexicano por la mujer, se nota su coqueteo con el cine, del que luego se burla, es la crónica del lujo y el hambre en el México que recrea, es su entrada tardía al camino de la literatura, siendo ésta, su liberación del infierno de la infecundidad. Denostado por su personalidad y su comportamiento irreverente y pendenciero, murió haciendo lo único que siempre quiso:

“Cualquier idea, grande, chica, elemental o muy elaborada es veneno para la literatura. La literatura se hace con emociones, con intuiciones, con dolores, con felicidades o alegrías es muy difícil lograrla. La literatura es el pantano, es el vicio”. Así pensaba y así vivió Ricardo Garibay, hijo predilecto de Tulancingo, Hidalgo, su ciudad natal, a la que regresó muchos años después, nada más porque le iban a poner su nombre a un callejón lodoso, a espaldas de un cine. Desde luego, rechazó el gesto y le indicó al gobernador que por lo menos se merecía una calle de cien metros “con un camelloncito”.

¿Por qué escribo?, se preguntaba Ricardo Garibay y se contestaba así mismo: “Es un hondo placer escribir. El que haya logrado el adjetivo imprescindible, la imagen exacta, la idea claramente expresada me creerá. También me creerá el que haya languidecido tras el poema o el que haya anhelado el mundo de la calle, despreocupado, placentero, mientras maldice su vocación y pelea consigo mismo”. En una larga entrevista que sostuvo Ricardo Garibay con Javier Sicilia y Patricia Gutiérrez-Otero para la revista Ixtus en 1997, en la que el punto de partida fue la espiritualidad, ocurrió algo insólito

al hablar sobre la nostalgia que sentía por no haber cumplido con el dogmatismo cristiano. El hombre de recio carácter lloró ante sus entrevistadores, se derrumbó el intelecto y la jactancia del gran escritor. En la literatura de Garibay es casi impensable hablar de las mujeres sin un nexo con la divinidad, “es el lado secreto de la luna”, aseguraba. Creyente sin credo, su estilo de vida le costó una tremenda carga de culpas.Falleció, hace ocho años, el 3 de mayo de 1999, a los setenta y seis años, vencido por el cáncer, pero haciendo hasta el último momento lo que siempre quiso: leer y escribir.

Pág. 6


3

Péndulo de Chiapas | Sábado 21.07.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

Una generación cargada de futuro Rostros conocidos del mundo de la cultura y profesionales anónimos de la industria claman en las calles de España contra la subida del IVA.

D. VERDÚ / R. GARCÍA

L

o de que la cultura no es un lujo, lema para la convocatoria de la manifestación de esta tarde frente al Ministerio de Cultura, va camino de dejar de ser una realidad en España. La recién aprobada subida del IVA (a partir de septiembre) del 8% al 21% en todo tipo de espectáculos culturales ha reunido hoy, día de manifestaciones antirrecortes en todo el país, a miles de personas en la madrileña plaza del Rey. La protesta: ese dineral deberá repercutirse en el consumidor o en el empresario, que carecía ya de margen suficiente últimamente para incluso llegar a fin de mes. Adiós a tener un cartel potente en los festivales musicales en España (uno de las pocas propuestas empresariales que funcionan en este país), o a tener salas de cine llenas, o actores y músicos bien pagados. La subida se comerá a los artistas de la clase media. Esquilmará la escena artística española. O al menos su modo de vida. Lo peor: todos lo convocados opinaban que no se recaudará más. Como decía uno de los primeros asistentes a la manifestación, el 21% de cero es cero. Barcelona y Madrid han convocado concentraciones en la Plaza de Urquinaona y en la Plaza del Rey (frente al Ministerio de Cultura) para gritar contra la

subida que se ha aprobado poco antes en el Congreso. La manifestación de Madrid llevaba gestándose varios días. Esta vez no tanto a través de redes sociales como de cadenas de correos electrónicos y boca oreja. Desde galerías de arte como la de Juana Aizpuru, muy activa en la protesta, a técnicos de sonido e iluminación de

El Gobierno de Rajoy, como ya hizo el de Aznar, ha logrado unir y sacar a la calle de nuevo a la cultura española

teatros (como los del Teatro Real) y salas de conciertos. El Gobierno de Rajoy, como ya hizo el de Aznar, ha logrado unir y sacar a la calle de nuevo a la cultura española. El sector del cine fue de los primeros en llegar. El director José Luis García Sánchez opinaba lo siguiente de la subida: “Lo más rentable para este país sería que el dinero que se dedica a los bancos se dedicase a la cultura, porque crea riqueza y mano de obra”. Primero han sido tímidas pancartas que recordaban que el gravamen para el fútbol es del 10%. Luego algún

pitido que ha terminado en bocinazo. Pero 20 minutos después de la hora de la convocatoria, la plaza estaba hasta arriba. El actor Javier Bardem, acompañado de su hermano Carlos Bardem y de Juan Diego Botto, llegó puntual a la cita: “Estoy aquí porque es una injusticia quitar responsabilidad al sector financiero y machacar a los parados, enfermos y a la clase más baja. Se están cargando el futuro de una generación. El aumento del IVA en la cultura es la puntilla para acabar con el sector”. Su colega Boto fue un poco más allá en el análisis de la situación. “La subida del IVA es una manera de expulsar a la gente del cine y del teatro. Es una medida injusta e inútil. No se va a conseguir recaudar lo que pretenden. Es mentira que aquí en España haya habido un déficit público, lo que ha habido es una deuda privada provocada por empresas inmobiliarias y bancos y ahora socializan esa deuda”. La galerista Oliva Arauna, los actores Carlos Iglesias, Pilar Bardem, Loles León y Dafne Fernández también se dejaron ver en la concentración. Según una encuesta que maneja el sector (realizada sobre una muestra de 1.000 personas), el 87% de la gente cree que reducirá o modificará su asistencia a eventos culturales a partir de septiembre. La cultura se ha agrupado sectorialmente y ha lanzado manifiestos de todo tipo. Incluso la prensa especializada se ha unido en algunos casos (como las revistas de música) y ha firmado su propio comunicado. La subida sitúa a España a la cabeza de países europeos en gravar la cultura. Un dato que provocará, entre otras cosas, que no se pueda competir al mismo nivel con instituciones, festivales o galerías europeas. Al sablazo del IVA hay que añadir el 10% que pagan ya por derechos de autor a la SGAE, lo que sitúa el peaje por montar un espectáculo cultural en 31% de la recaudación.

*D. Verdú / R. García son colaboradores del diario español El País.


4

Péndulo de Chiapas | Sábado 21.07.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

Poesía

LABIOS A Maki, presagio de mi desastre

Decepción: Batman vuela bajo

La luna se desnuda de tu cuerpo, de tu gesto, de mi deseo en las playas de la noche. Las palmeras observan como caballos. Destejen estos labios relámpagos, palabras como flechas de un carcaj madrugal. Llueve tan repentino. El corazón se calla. Caen al mar abierto los rayos como pájaros que mueren al nacer.

HADOS

A Maki, detrás de la ventana.

A las voces de la primavera, entonen manos y pájaros ciegos. En la plegaria de tu cuerpo refresca tu propia sangre. En el esplendor de las tardes basálticas, escápate, vuela del mundo con alondras que contemplan las cosas mudas. Aquí empieza el día con sus campanas de oro. Aquí el tiempo y su llovizna de julio.

SAL A Maki, manzana del pecado. Tu nombre es hoja de árbol. Navío por los labios del anochecer. Sal húmeda de pasos. Bromelias. Dos ojos como lunas en la niebla. Tu corazón es una sombra que canta junto al pecho.

Juan Carlos Recinos (Pichucalco, Chiapas, 1984). Escritor, poeta y ensayista. Autor del poemario Cantos peregrinos (Linajes Editores, México,D.F, 2008, Toro de trapo, Lima, Perú, 2011), el cual obtuvo la mención honorífica en los Juegos Florales de Zapotlán el Grande, Jalisco, en el 2007. Ha sido antologado en Panorama de la poesía mexicana (Gobierno del estado de Querétaro, 2009) de Romina Cazón y Rubén Falconi, en la Antología Poemas al padre y a la madre (Gobierno del estado de Jalisco y Universidad de

N

CARLOS BOYERO

o puede ser casual que Tim Burton y Christopher Nolan, dos de los directores con mayor personalidad visual del cine moderno y creadores de atmósferas turbias y personajes marginales, hicieran suyo el universo del justiciero Batman y de la siempre convulsa y amenazada ciudad de Gotham. No sé si fue iniciativa suya o se limitaron a aceptar un encargo jugoso, pero resulta transparente que se sintieron en su salsa retratando las venturas y las desventuras del atormentado, complejo y millonario Bruce Wayne. Si el inicio de Nolan en la saga con Batman begins, describiendo los trágicos sucesos en la infancia de Wayne, su aprendizaje en el Himalaya con el maestro Ra’s Al Ghul, la precoz amargura del héroe y su decisión de convertirse en el protector enmascarado de la ciudad, fue más que prometedor, en El caballero oscuro alcanzó una fuerza expresiva, un desasosiego y una profundidad excepcionales. Esperando con ansia La leyenda renace, he vuelto a disfrutar con su antecesora y a constatar que todo en ella funciona magistralmente, desde la tenebrosa creación del difunto Heath Ledger interpretando al Joker, ese diabólico ejecutor del caos, a la credibilidad y el atractivo que desprenden situaciones y personajes, tanto los protagonistas como los secundarios. Se supone que Christopher Nolan dispone de absoluta libertad creativa en La leyenda renace. Ha vuelto a escribir el guion con su hermano Jonathan, dispone de idéntico y esplendoroso equipo técnico y artístico que en las anteriores historias de la serie y añade con éxito a una renovada Catwoman (interpretada con sensualidad,

cinismo y estilo por Anne Hathaway, actriz blandita hacia la que nunca sentí la menor simpatía) y la presencia siempre estimulante de Marion Cotillard. Y después de un arranque que recuerda los de la serie de James Bond, Nolan nos presenta a un Wayne desolado, misántropo, arruinado, traumado perdurablemente por la muerte de la mujer que quería y que ha jubilado para siempre a Batman. El nuevo enemigo de Gotham, el depredador que se ha propuesto instalar la dictadura, se llama Bane. Y presientes que tiene jefe. Christian Bale estrena moto en 'El caballero oscuro: la leyenda renace'. Sabes que el metraje de esta película roza las tres horas, pero debido a la calidad de sus antecesoras no es algo que me abrume. Sin embargo, a la hora de proyección ya he mirado alguna vez el reloj con la sensación de estar perdiendo el tiempo. Y cuando finaliza creo haber pasado una semana en la sala. Todo me resulta rutinario, un derroche de ruido sin que aparezcan las nueces, una colección de clichés y de frases forzadas, el inconfundible aroma del cine aparatoso y mediocre. Actores fijos de la saga y tan potentes y magnéticos como Michael Caine, Morgan Freeman y Gary Oldman se mueven por la pantalla con inequívoca desgana, es raro el plano o la secuencia en los que no atrone la música de Hans Zimmer. Y como en aquel pretencioso aunque ininteligible espanto titulado Origen, que también perpetró Christopher Nolan, solo deseo que llegue el final. Me da igual que Batman sea destruido o que encuentre la felicidad, pero que ocurra cuanto antes.

Guadalajara, 2011) y en el libro de memorias El festival de la palabra

El caballero oscuro: La leyenda renace

(Gobierno del estado de Sonora, 2011).

Dirección: Christopher Nolan.

Actualmente forma parte del consejo editorial de la Revista Morbo, editada en Campeche, por el poeta José Landa, es becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Colima, en el área de poesía.

Intérpretes: Christian Bale, Tom Hardy, Anne Hathaway, Gary Oldman. Género: drama. EE UU, 2012. Duración: 164 minutos.


5

Péndulo de Chiapas | Sábado 21.07.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

El Caín de Saramago

CÉSAR TRUJILLO

¿Qué diablos de Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín? José Saramago

Q

uien busque entender de forma literal, o apegado a tratados socialistas a José Saramago, se equivoca. El recién fallecido Premio Nobel de Literatura no busca subterfurgios cuando aborda los temas que durante miles de años, en diversas culturas y religiones, se tienen como divinos o intocables por su supuesto carácter de sagrados. En esto encaja “Caín”, uno de los últimos libros de Saramago donde los preceptos que el hombre tiene de este personaje bíblico se transforman para vetado por el Gobierno portugués para competir por erigirse de un modo diferente, con otra fe absoluta el Premio Europeo de Literatura. donde el todo se justifica por sí mismo, a través de la La novela de Saramago es un retorno obligado negación subjetiva del yo histórico (que esta vez no a los primeros libros de la Biblia. Caín recorre ciues otro -je est un autre-, como el de Rimbaud). dades decadentes, campos de batallas, establos, paEl “Caín” de Saramago no pretende ser un ensayo, ni busca debatir lo que estipulan los libros sagrados y que han enarbolado por siglos, “CAÍN” es un libro de ficción donde la capamucho menos es un tracidad descriptiva del autor de “La Caverna” tado de teología. “Caín” es un libro de ficción crea angustia al lector, lo apuñala, lo saca de su donde la capacidad desletargo y lo arroja al mundo de la fantasía que criptiva del autor de “La trastoca fibras y despeña dudas. Caverna” crea angustia al lector, lo apuñala, lo saca de su letargo y lo arroja al mundo de la lacios donde reina la tiranía y el amor se compra; fantasía que trastoca fibras y despeña dudas. “Caín” obliga a quien lo lee a ser vidente de una Caín el fratricida, el asesino, el que no supo veguerra secular, no sé si involuntaria, pero ardua entre nerar a dios, el que con una quijada de burro golsu creador y el personaje. A través de su narrativa peó al que hoy está sentado a la diestra del padre, es Saramago toca los problemas más acuciantes que mostrado de un modo más humano y menos déspota brotan en dudas en muchos de los hombres y juega que como lo exhibe la religión; Saramago lo redime con ellos hasta descobijarlos. del asesinato de Abel, el noble, el que enseña a los “Caín” es un itinerario heterodoxo que exhibe, hombres, de acuerdo a lo que la religión requiere, la con una maestría prominente, los modos en que la forma de cómo rendir tributo verdadero al creador. historia ha trastocado los temas bíblicos o los ha heEscrito en menos de cuatro meses, la novela cumcho a un lado por miedo al pecado o castigo divino o plió todas las expectativas que vaticinó el mismo Sacomo se le llame. Cierto es lo que el mismo Saramaramago: desde la complejidad de discernir las ensego asegura en “El último cuaderno” (libro que es una ñanzas arraigadas en el ser humano hasta las críticas despedida donde se marca que el problema en la vida engendradas de las altas y medianas esferas de los no es la justicia, sino los jueces o quienes ostentan cultos religiosos, mismas que veinte años atrás lo dirigir) donde al referirse al compromiso del escritor habían atacado severamente tras la publicación de asegura que éste debe decir quién es y qué piensa… “El evangelio según Jesucristo”, libro con que fue

[

[

“No hay amor ni justicia en el universo físico. Tampoco hay crueldad. Ningún poder preside los 400.000 millones de galaxias y los 400.000 millones de estrellas que existen en cada una. Nadie hace nacer el Sol cada día y la Luna cada noche, incluso cuando no es visible en el cielo. Puestos aquí sin saber por qué ni para qué, hemos tenido que inventarlo todo. También inventamos a Dios, pero Dios no salió de nuestras cabezas, permaneció dentro, como factor de vida algunas veces, como instrumento de muerte casi siempre.” Fragmento de Dios como problema, texto publicado en El País el 1 de agosto del 2005.


6

Péndulo de Chiapas | Sábado 21.07.2012

Rayuela

Puro cuento

RICARDO GARIBAY

Si no se está escribiendo, no se está viviendo, no se está respirando

B

ien detenida la mirada en la vida y en la obra de Ricardo Garibay, se divisa en un instante, “la fiera infancia” que de alguna forma es “la senda del perdedor”, y al mismo tiempo es la admiración del mexicano por la mujer, se nota su coqueteo con el cine, del que luego se burla, es la crónica del lujo y el hambre en el México que recrea, es su entrada tardía al camino de la literatura, siendo ésta, su liberación del infierno de la infecundidad. Denostado por su personalidad y su comportamiento irreverente y pendenciero, murió haciendo lo único que siempre quiso: “Cualquier idea, grande, chica, elemental o muy elaborada es veneno para la literatura. La literatura se hace con emociones, con intuiciones, con dolores, con felicidades o alegrías es muy difícil lograrla. La literatura es el pantano, es el vicio”. Así pensaba y así vivió Ricardo Garibay, hijo predilecto de Tulancingo, Hidalgo, su ciudad natal, a la que regresó muchos años después, nada más porque le iban a poner su nombre a un callejón lodoso, a espaldas de un cine. Desde luego, rechazó el gesto y le indicó al gobernador que por lo menos se merecía una calle de cien metros “con un camelloncito”. ¿Por qué escribo?, se preguntaba Ricardo Garibay y se contestaba así mismo: “Es un hondo placer escribir. El que haya logrado el adjetivo imprescindible, la imagen exacta, la idea claramente expresada me creerá. También me creerá el que haya languidecido tras el poema o el que haya anhelado el mundo de la calle, despreocupado, placentero, mientras maldice su vocación y pelea consigo mismo”. En una larga entrevista que sostuvo Ricardo Garibay con Javier Sicilia y Patricia Gutiérrez-Otero para la revista Ixtus en 1997, en la que el punto de partida fue la espiritualidad, ocurrió algo insólito al hablar sobre la nostalgia que sentía por no haber cumplido con el dogmatismo cristiano. El hombre de recio carácter lloró ante sus entrevistadores, se derrumbó el intelecto y la jactancia del gran escritor. En la literatura de Garibay es casi impensable hablar de las mujeres sin un nexo con la divinidad, “es el lado secreto de la luna”, aseguraba. Creyente sin credo, su estilo de vida le costó una tremenda carga de culpas.Falleció, hace ocho años, el 3 de mayo de 1999, a los setenta y seis años, vencido por el cáncer, pero haciendo hasta el último momento lo que siempre quiso: leer y escribir. Y aunque un poco tarde, se han venido sucediendo poco a poco las cosas que se le negaron en vida: los homenajes, los reconocimientos, los estudios académicos, las antologías y las recopilaciones. “Un hombre ama a una mujer. La mujer lo despide. El hombre se queda sin la más bella razón de existir, que era esa mujer. Nada podrá devolverle el sentido de la vida. Eso es desesperación”.Rubén Bonifaz Nuño, amigo y compañero de Ricardo Garibay en la preparatoria, señaló que era necesario “el reconocimiento público a Garibay, como escritor” yo lo oí después de su muerte, cuando un funcionario de La Secretaría de Educación lo puso al mismo nivel de Octavio Paz y Jaime Sabines. Ricardo Garibay era con mucho, más sabio y

opulento que Jaime Sabines como escritor, y sin embargo, durante mucho tiempo trataron de considerarlo como si no fuera nadie. ¿Por qué? Por su manera de ser, por sus ganas de estar continuamente en violencia contra el mundo. Simplemente, si podían premiar a otro en vez de él, lo premiaban. Era una manera de no hacerle caso. No había nada expreso contra él, más que el silencio”. Pero Ricardo Garibay contestó así cuando se le preguntó al respecto: “A mí no me ningunean, yo soy el que los ninguneo a ellos.” Sin embargo, todo eso y el recuerdo de sus desplantes y su soberbia, con el tiempo, darán paso a la permanencia de su obra. Polígrafo consumado, se abismó en todos los géneros (quizá sólo le faltó incursionar a fondo en la poesía) y todos dominó: novela, cuento, crónica, ensayo, memorias, artículo periodístico, semblanza, comentario, viñeta, retrato, reportaje, guión cinematográfico, teatro… “Nada es tan fascinante como contar lo que hace un ser humano en la vida, en cualquier día. Si hay lucidez literaria, ahí estará todo, todos los secretos de la existencia estarán ahí”. Manuel Gutiérrez Oropeza afirmó: “Por la rotundez con que aborda el género, porque sabe convertir lo cotidiano en extraordinario, los cuentos de Ricardo Garibay deberán ocupar un sitio de memoria en una sociedad con mejores lectores.” El Hidalguense publicó casi sesenta libros y lamentablemente, como bien lo apuntó Emmanuel Carballo, lo eclipsó la gloria de sus condiscípulos en el Centro Mexicano de Escritores en 1952-53, Juan José Arreola y Juan Rulfo, autores “más bien estreñidos”, en sus palabras. Al principio los tres subían como la espuma, uno tras otro, se sucedían cuentos de cada uno de ellos, a cuál más valioso. Así fue hasta que en 1955 Garibay se detiene. La obra de Ricardo Garibay es paradójica, controvertida y desigual, como su propia personalidad.

pendulodechiapas.com.mx

En el largo estante que ocupan sus libros, al lado de obras eminentemente alimenticias, como algunas recopilaciones de sus artículos periodísticos y reportajes hechos por encargo de algún funcionario, se encuentran novelas y cuentos fundamentales de la literatura mexicana: Beber un Cáliz, La casa que arde de noche, Triste domingo, Fiera infancia y otros años, Par de Reyes… En los 10 volúmenes que conforman las Obras Reunidas de Ricardo Garibay, el autor comparte sus propias visiones y sentires acerca de la literatura y la vocación del escritor, experiencias a las que asistió no como quien tiene una revelación sino a través de una poderosa necesidad, acaso una necedad, que él mismo expresaba de la siguiente manera: “El oficio hay que practicarlo una vez y otra vez, y otra vez, y todos los días, y no tener más afán que esa necesidad de seguir escribiendo”. Nunca, nadie, en la historia de la literatura mexicana, escribió tanto y tan bien como él, y a pesar de ello nunca una obra fue tan ninguneada por la cultura oficial, los suplementos culturales, las revistas literarias y los estudios académicos como la suya. A los jóvenes escritores recomendaba: “Ser sumamente humildes frente a su oficio y sumamente soberbios frente a los demás, no arrodillarse jamás ante nadie, ser verdaderamente un lépero ante la autoridad y un perro con la cola entre las piernas ante el propio afán de escribir; nada más.” Dice Vicente Leñero: “El de Tulancingo Hidalgo nunca llegó a ser lo que quería y debió ser por derecho propio: un escritor reconocido arrolladoramente, premiado y aplaudido por un público unánime, en punta de los que conforman su generación y de los que vinieron después y no alcanzaron a forjar un estilo tan propio, una prosa de cadencias tan bravas, un amor tan perfecto al oleaje feliz de las palabras.” Al citar un pasaje de una novela de Bukowski, Ricardo Garibay le concede el reconocimiento de “una abismación literaria que es erotismo de limpia especie.

EL ROSTRO de un maestro *Ricardo Garibay (Tulancingo, Hidalgo, 18 de enero de 1923 - Cuernavaca, Morelos, 3 de mayo de 1999) fue un escritor y periodista mexicano. Estudió la licenciatura en derecho en la UNAM, donde además fue profesor de literatura. Jefe de prensa de la SEP. Entre tantas cosas, fue conductor del programa de televisión «Calidoscopio: Temas de Garibay» en Canal 13, Imevisión (México). Fue presidente del Colegio de Ciencias y Artes de Hidalgo, en Pachuca.


7

Péndulo de Chiapas | Sábado 21.07.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

Hombres en extinción ORNÁN GÓMEZ

V

ine a Comitán porque Rita, mi esposa, lo decidió. Quizá el frío te inspire para escribir, dijo. Lo cierto es que a Eduardo, nuestro bebé, le agradó el clima. No llora y duerme como un oso en invierno. A Rita también le favoreció el frío. Al fin luce sus dos suéteres de estambre y duerme la mayor parte del día. En cambio Tuxtla era un infierno, en palabras de Rita. Es como una olla hirviente donde la gente se calcina al calor del sol. Todo es agitado. Las calles, atestadas de coches y personas, son como venas hinchadas a punto de reventar mientras que el centro, asfixiado como un corazón con triglicéridos, estalla entre cláxones y gritos. Aquí por lo menos nos saludamos entre vecinos y se vive en calma. Vivo en el fraccionamiento Monte verde, en una casita rectangular con dos recamaras y una sala comedor. Me gusta porque a las casas los divide una barda de 30 centímetros de altura. De esa forma sabemos cómo somos y qué hacemos los habitantes. Frente a mi casa viven cuatro mujeres. Una es chaparrita con el pelo pintado de rojo y las raíces negras. La otra es alta, gorda y con una nariz ganchuda. La terce-

LITERATURA INFANTIL

ra es delgada con las piernas firmes y esbeltas. Tiene la piel blanca y la cara bonita. La última es una vieja arrugada y amarilla como una hoja seca. Se emborrachan todos los días y escuchan a los Temerarios. Una tarde, cuando lavaba los pañales de Eduardo, oí que dijeron están resentidas con los hombres. Dicen que somos unos hijos de la chingada, putos, pocoshombres y cobardes. Que sólo las buscamos para el “acostón” y luego las botamos como a un objeto. Mientras decían esto yo me iba sintiendo más mandilón, pues no es fácil mantener la frente en alto ante la mirada acusadora de cuatro mujeres resentidas y uno en chinga con los pañales del hijo y las blusas y los pantalones de la esposa. Para cuando dijeron que los hombres éramos unos pendejos que pensamos con la entrepierna, entre una cucaracha y yo no había mucha diferencia. ¿Y porqué pienso eso?, me dije para recuperar la confianza, si yo, Ornán, el hombre que barre, trapea la casa, lava los trastos y la ropa de su mujer, que escucha música clásica y lee y escribe por las noches, bien podría ser parte de una galería titulada: Hombres en extinción. Pensar esto me inspiró confianza y al instante exalté el pecho y levanté la cabeza como un caballo amaestrado, y en el

momento que empezaba a sonreír de oreja a oreja, Rita, cigarro en los labios, pelo revuelto, playera raída, y ojerosa, salió y me gritó: “¡Qué!, ¿aún no terminas con la ropa? Mis vecinas, en especial la de piernas largas, me observaron como si presenciaran la masacre de un sapo y rieron en silencio. Rita las vio retadora y yo balbuceé: “Ya casi”. Mi esposa dio una fumada larga y entró porque Eduardo lloraba. A prisa enjuagué la ropa y la seguí como perro con la cola entre las patas. Del otro lado de la barda escuché: “Pobre pendejo”.

El libro apestoso Los olores de la basura, la col, el pescado, los cerdos, los camellos, los ratones, los calcetines y los calzones son algunos de los protagonistas de este libro que, pese a todo, huele muy bien. Aquí los personajes principales son los olores de la basura, la col y la coliflor, el pescado, el queso caduco, el humor del camello, el cerdo y el jabalí; la defensa del zorrillo, los hurones y ratones que, por supuesto, no usan desodorante; la fascinación de las moscas por el mal olor... Están también los calcetines, los calzones y ¡las personas!, que, sin importar que sean grandes o chiquitas, a veces son apestosillas. No es un verso sin esfuerzo: resulta que

el libro está escrito así, con rimas y toda la cosa de principio a fin. A LEER SE HA DICHO

Aunque parezca que por la temática este libro te provocará sentidos ¡fuchis y guácalas!, te prometemos que si lo lees además de divertirte recordarás olores que, después de todo, no te parecerán tan desagradables. De hecho, al día siguiente, Mariano lo llevó a la escuela y se lo leyó a todo el grupo.

*Babette Cole: El libro apestoso Fondo de Cultura Económica, México.


8

Péndulo de Chiapas | Sábado 21.07.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

La Máquina Hamlet “No creo en una historia que tenga pies y cabeza”. Máquinahamlet Heiner Müller

Murakami

La historia oculta en las historias Experimento una vez más la importancia que tiene para el ser humano la luz del sol. La violenta sensación de soledad y de impotencia que me provocó la visión de aquel incontable número de estrellas ya se ha borrado de mi corazón. Haruki Murakami.

POR MARCELINO CHAMPO

Q

uizás el destino se ha convertido en una falacia, en una construcción amurallada de fantasías y soberbias columnas de humo. Tal vez la creencia de sortilegios ocultos en el mañana, ha visto su final en los archivos de la memoria. Ahora que lo inmediato es prioridad y las certezas parecen adueñarse de la razón, cualquier mito puede volverse obsoleto.

Un hombre desciende en medio de la oscuridad, su respiración es agitada. Cada vez que dan un paso sobre la escalera, el pulso de su corazón aumenta. Más allá de las tinieblas está el tiempo, perceptible en extrañas formas. La sensación del espacio es complicado, el peso de sus miembros se agudiza, después de innumerables escalones toca el piso. La superficie es lodosa, irregular, succiona sus pies a medida que estos se asientan. No hay nada, solo sombras sobre las sombras. Es ahí donde tratara de encontrar el camino, la penumbra lo guiara hacia los últimos rincones de su destino. Haruki Murakami (Kioto, 1949) es un tejedor de historias, una mano que se extiende en la frontera de lo imposible. Corredor incansable y amante del jazz, Murakmi despliega su

narrativa en múltiples posibilidades que van desde el surrealismo hasta el posmodernismo, pasando por la ficción, el thriller y la literatura fantástica. El destino, la encarnación de los sueños, los gatos, la oscuridad, la comida, las tempestades y el beisbol, son algunos de los temas recurrentes en sus novelas y narraciones, que al igual que el autor, se convierten en algo entrañable e indispensable para los lectores. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, Kafka en la orilla, la exitosa Tokyo Blues, Sauce ciego mujer dormida y la reciente 1Q84 son títulos que le han dado la fama a este

autor japonés quien ya cuenta con una nominación al nobel y con diversos premios tanto en América como en Europa. Admirador de Raymond Carver, F. Scott Fitzgerald y John Irving, (a los que considera sus maestros) Haruki desata en sus personajes la ineludible e implacable soledad, una condicionante que los acompaña en todo el trayecto de sus historias, pasando por incontables sucesos de coincidencias lúdicas. Es esta soledad la que el autor explota en todas sus vertientes y posibilidades, llevando consigo un discurso que implica todo el universo de su obra.

(...) El olor de la hierba, el viento gélido, las crestas de las montañas, el ladrido de un perro. Esto es lo primero que recuerdo. Con tanta nitidez que tengo la impresión de que si alargara la mano, podría ubicarlos, uno tras otro, con la punta del dedo. Pero este paisaje está desierto. No hay nadie. No está Naoko. Tokyo blues.


2

Péndulo de Chiapas | Sábado 21.07.2012

Rayuela

pendulodechiapas.com.mx

DIRECTORIO Noé Farrera Morales

DIRECTOR GENERAL PÉNDULO DE CHIAPAS

Noé Juan Farrera Garzón DIRECTOR EDITORIAL PÉNDULO DE CHIAPAS

Ángel Yuing Sánchez

COORDINADOR Y EDITOR RAYUELA

Misael Palma, César Trujillo, Ornán Gómez, Marcelino Champo, Pascual Yuing, Chary Gumeta, Gely Pacheco, Gamaliel Sánchez Salinas, Juan Carlos Recinos. CONSEJO EDITORIAL

Paolo Renato López

EDITOR FOTOGRÁFICO

Enrique Ríos Aguilar-Ulyses Nafate DISEÑO EDITORIAL

Javier Ríos Jonapá

PRODUCCIÓN E IMPRESIÓN

LEGALES Rayuela, suplemento de arte, literatura y sociedad del periódico Péndulo de Chiapas, No. 171. Año III, sábado 21 de julio de 2012. Impreso en 13 Poniente Norte Núm. 639, colonia Magueyito. Código Postal 29000, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México. Teléfono (961) 61 24529. Se prohíbe la reproducción total o parcial de los contenidos sin el consentimiento expreso de sus autores. La redacción no responde por originales no solicitados. Los contenidos, así como parte de los títulos y subtítulos son responsabilidad exclusiva de quien los firma y no representan necesariamente el punto de vista del periódico Péndulo de Chiapas. Correspondencia: angelyuing@hotmail.com

Cantos Por Ornán Gómez

C

de

antos de selva, libro más reciente del poeta y docente, Sergio Peña Gutierrez, fue presentado la mañana del martes 19 de julio de 2012, en las instalaciones de la sala de seminario de la Normal Superior de Chiapas en compañía del escritor y pintor Arbey Ribera y el profesor Raúl Leopoldo Martínez, catedrático de esa casa de estudios, teniendo como público a una buena cantidad de maestros del curso semiescolarizado quienes vieron con buenos ojos que un docente trate de mostrar las cosas, a través de la poesía, lo que sucede en algunas partes de Chiapas. El libro consta de 15 cantos donde, en cada verso, el poeta busca mostrar el amor y la preocupación que lo invade al constatar que, ciertamente, la selva está siendo exterminada por los talamontes y nadie hace nada al respecto. Sergio Peña, como artista que es, recurre a la poesía para expresar las emociones exasperantes que le despierta ver que el verdor de aquella selva donde habitan monos, guacamayas, jagüares, tapires, y ocelotes, entre otros animales, se extingue porque cada árbol representa un producto que genera riqueza económica. Si muchos sectores de la sociedad se manifiestan a favor del medio ambiente con movilizaciones, Sergio Peña lo hace con versos que finos como agujas que tienen el objetivo de alcanzar las conciencias y emociones de sus lectores para mostrarle una selva en peligro que recuerda el suave perfume de la savia de los arboles y el silencio ligeramente molestado por el canto

Selva

de las chicharras y animales silvestres. Cantos de selva irrumpe en la geografía poética del estado de Chiapas, con la esperanza de involucrar a más artistas, sean visuales o literatos, a defender de la forma que gusten y puedan los recursos naturales de Chiapas, pues ello, según el autor de Cantos de selva, son los que dan vida y esperanza a la misma vida. Ojalá, simpatizando con la idea, la lectura del libro logre esos efectos.

The Reader – El lector Ana Iris Cruz

E

l adolescente Michael Berg (David Kross) inicia un idilio con una mujer mucho mayor que él, Hanna Schmitz (Kate Winslet), en la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial. Pero ella desaparece de repente, y él no se la vuelve a encontrar hasta ocho años más tarde, cuando, atónito, la descubre como acusada de crímenes contra la Humanidad en un juicio contra los nazis. Este hecho marca al Michael adulto (Ralph Fiennes). “Intenté hablar del problema con mis amigos. Imagínate que alguien se dirige a sabiendas hacia su perdición y tú puedes salvarlo ¿lo salvarías? Imagínate una operación con un paciente que toma drogas que son incompatibles con la anestesia, pero se avergüenza de ser drogadicto y no quiere decírselo

al anestesista. ¿Hablarías con el anestesista? Imagínate que en un juicio se ha demostrado que el criminal era diestro, pero el acusado no se atreve a revelar que es zurdo porque le da vergüenza, y lo van a condenar ¿Se lo contarías al juez? O imagínate que un crimen sólo pudo cometerlo, con toda certeza, un heterosexual, y el acusado es homosexual, pero se avergüenza de serlo y se calla. No te pregunto si tiene sentido avergonzarse de zurdo u homosexual. Sólo te pido que te imagines que el acusado no se atreve a confesarlo por vergüenza." En 2008 el director Stephen Daldry dirigió la versión cinematográfica del libro, que fue nominada a cinco premios de la Academia, y Kate Winslet ganó por su interpretación de Hanna Schmitz.


pendulorayuela21dejulio