Issuu on Google+

Sábado 26 de marzo de 2011 l Heraldo de Aragón

50 l CULTURA Y OCIO

Broto defiende la gestión del Pablo Serrano ZARAGOZA. La consejera de Cultura del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, aseguró ayer, en la última sesión de control parlamentario de esta legislatura, que todo el legado del escultor Pablo Serrano a la comunidad está «perfectamente inventariado y custodiado». Así lo aseguró en su respuesta a una pregunta formulada por el diputado popular en las Cortes de Aragón Miguel Navarro, sobre si tiene la certeza de que todas las obras donadas en su día por Pablo Serrano están inventariadas y físicamente controladas. Miguel Navarro explicó que en los propios informes elaborados por el Gobierno aragonés se habla de cinco obras no localizadas y cuya presencia no consta en el Museo Pablo Serrano. Además, lamentó que desde la firma del convenio por el que el Gobierno aceptó todo el legado de Serrano, en 1996, se han estado «vulnerando constantemente» las condiciones del acuerdo al que se llegó con los herederos del artista, quienes han llegado a denunciar la desaparición de algunas piezas. EFE

El Gobierno vasco acusa a los Chillida de deslealtad SAN SEBASTIÁN. La «brusca

ruptura» de la negociación con la familia del escultor Eduardo Chillida para reabrir el Museo Chillida Leku de Hernani ha sorprendido al Gobierno vasco y la Diputación de Guipúzcoa, que no se plantean nuevos contactos porque «hace falta tiempo» para otro intento negociador. La consejera de Cultura, Blanca Urgell, y la diputada foral de Cultura, María Jesús Aranburu, en una comparecencia conjunta en San Sebastián, reiteraron ayer su «sorpresa» y «disgusto» por la decisión «unilateral» de cerrar para siempre el museo y por la «deslealtad» mostrada por la familia del escultor «cuando se había establecido un marco de negociación basado en el máximo respeto, la discreción y la confianza». A ambas les resulta «difícil» creer que el escollo haya estado en la oferta económica hecha para la adquisición del museo, cifrada en 80 millones de euros, y han señalado como la mayor discrepancia el derecho de veto que los herederos deseaban ejercer sobre la programación artística. EFE

Literatura l Las 13 casetas de la VII Feria del Libro Viejo y Antiguo de Zaragoza abrieron ayer sus puertas en la plaza de Aragón. Hay desde piezas de coleccionistas hasta obras contemporáneas de segunda mano

Pequeños pedacitos de historia P

ósters de cine, cómics, soldaditos de juguete, postales, mapas, manuscritos... y, claro, libros. La VII Feria del Libro Viejo y Antiguo de Zaragoza abrió ayer por la mañana sus puertas en la plaza de Aragón, en Zaragoza. En pocos minutos, los responsables de las casetas consiguieron que no solo se acercasen los que acudieron de propio, sino curiosos y transeúntes que echaron unos minutos rebuscando entre sus libros. La lectura del pregón corrió a cargo de la catedrática Aurora Egido, que hizo un recorrido por la historia del libro, en un discurso que fue todo un homenaje al librero. Evocó la zaragozana Cofradía de Libreros de San Jerónimo de 1537, cuyos estatutos regularon, entre otras cosas, «el control de calidad de los libros (...) para que la ciudad de Zaragoza estuviese bien provisto de ellos», dijo Egido, que tuvo unas palabras de recuerdo para las figuras de Joaquín Costa, Rafael Alberti y Luis Buñuel, entre otros. La catedrática no eludió el debate sobre los cambios que las nuevas tecnologías han traído en el mundo editorial. «No tenemos por qué renunciar al pasado ni a los libros, sino servirnos de los nuevos medios tecnológicos para ponerlos al servicio de la cultura (...). A nadie se le escapa, por poner un ejemplo, la ventaja que representa la digitalización de los 43.000 legajos del Archivo de Indias». Tras la apertura de puertas, el trasiego de asistentes por la mañana fue en aumento. Cada caseta forma un continente cuyos contenidos esconden pequeñas historias. Adriá Sebastiá, responsable de la librería Asilo, comenta una obra de tapa dura que sujeta entre sus manos, editada en 1880. «Este es ‘Curso oral de masonería’ y hay por aquí otros de

Un hombre ojea un puesto de la Feria del Libro Viejo y Antiguo de Zaragoza. CARLOS MONCÍN

sociedades secretas». «Qué cosas se escribían en el siglo XIX», señala un asistente. «Esas sociedades existieron –responde Sebastiá– y algunas siguen funcionando actualmente», añade en voz baja, como si contase un secreto. Su caseta también expone mapas originales del Reino de Aragón del siglo XVII.

La librería Salambó, por ejemplo, dibuja un paradójico lienzo en su caseta. La portada original del ‘ABC’ que reflejó la entrada de las tropas franquistas en Teruel durante la Guerra Civil comparte pared con una revista de las Juventudes Libertarias. La librería Luces de Bohemia, por su parte, muestra carteles originales de corridas de toros celebradas en Aragón en los años 40. «La mayoría de estas cosas se consiguen en colecciones particulares. A menudo nos viene gente a la feria ofreciéndonos cosas que tienen guardadas en casa o que se han encontrado al hacer una mudanza», explica Javier Garisoain, de Libros con Historia. ¿Y de qué depende la tasación de las obras? «Intervienen multitud de factores: su rareza, el autor, el estado de conservación, el interés en sí de la obra... Precisamente, internet

nos ha ayudado a igualar los precios que se ofrecen por este tipo de cosas», responde Garisoain. En su caseta se apilan desde libros religiosos escritos en latín y rescatados de un naufragio hasta ejemplares de la revista ‘Historia y vida’ de los años setenta. No todo lo que se expone en la Feria del Libro Viejo y Antiguo es pieza de coleccionista. De hecho, la mayoría de las casetas ofrece obras de autores del momento. Todas tienen una característica en común: son de segunda mano y, por tanto, su precio es más asequible que el habitual en las librerías comunes. Las casetas no solo se podrán visitar este fin de semana. La feria seguirá abierta hasta el próximo 10 de abril en la plaza de Aragón, en horario de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00.

‘¿Para qué sirve un oso?’ alza el telón del Festival de Cine de Málaga

ban y José Miguel Ibarretxe.El certamen malagueño rendirá homenaje al actor Luis Tosar, que recibirá el Premio Málaga. Al director aragonés José Luis Borau se le ha concedido el Premio Retrospectiva, pero no podrá asistir debido a una enfermedad. El también director Isaki Lacuesta recibirá el Premio Eloy de la Iglesia y se proyectará su última película pendiente de estreno, ‘La noche que no acaba’, documental en torno a la relación de Ava Gardner con España. Para el director de fotografía José Luis Alcaine será el Premio Ricardo Franco. Además, como siempre, el certamen rescata una película del acervo cultural patrio. La elegida para esta ocasión es ‘Padre nuestro’, que dirigió Francisco Regueiro en 1985 con protagonismo de Fernando Rey. La elección coincide con el 25 aniversario de su estreno.

El segundo filme de Tom Fernández abre la gran cidel cine español MÁLAGA. Arranca la 14 edición del Festival de Cine de Málaga, cita y punto de encuentro de todo el cine español. ‘¿Para qué sirve un oso?’, segundo largometraje de Tom Fernández, es el encargado de alzar el telón. Será la primera de las once películas a competición que optan a las Biznagas de oro, los premios que adjudicará un jurado presidido por el veterano director Vicente Aranda y del que forman parte, entre otros, el actor y escritor Carlos Bardem, el director Daniel Sánchez Aré-

Cómics en blanco y negro Los tebeos tienen también su hueco en la feria. Uno de los más expuestos es ‘Flechas y Pelayo’, aunque también se muestran ejemplares de ‘El Guerrero del Antifaz’, ‘El Jabato’ y ‘Flash Gordon’. A ellos no solo se acercan los que hace unas cuantas décadas los leyeron siendo niños, sino también pequeños que preguntan por qué muchos de ellos están en blanco y negro. Pósters y carteles de todo tipo se mezclan en los expositores.

valo o las actrices Verónica Forqué, Ana Álvarez y Silvia Abascal. La competición sigue la tónica de ediciones anteriores, apostando por las primeras o segundas películas de jóvenes directores. Se quiere además que representen a las diferentes comunidades autónomas. Habrá así películas habladas en catalán, euskera y gallego, además de castellano. Entre ellas, ‘Open 24’, segundo largometraje del catalán Carles Torras, ‘Doentes’, del gallego Gustavo Balza, ‘Crebinsky’, del también gallego Enrique Otero, ‘En fuera de juego’, de David Marqués, ‘Arriya’, del vasco Alberto Gorritiberea o ‘Cinco metros cuadra-

dos’, segundo largometraje de Max Lemcke, del que ya se comenta que puede ser la sorpresa del festival. Sin embargo, se echan en falta algunas películas de directores consagrados como las nuevas de Montxo Armendáriz (que llega a las pantallas españolas a final de abril), Enrique Urbizu, Mateo Gil, Jaime Balagueró o Antonio Hernández, todos con películas acabadas pendientes de estreno. En la segunda sección del certamen, Zona Zine, que apuesta por obras más arriesgadas, destacan ‘Miss Tacuarembó’, coproducción hispano-argentina de Martín Sastre, o ‘Un mundo casi perfecto’, de los hermanos Este-

DAVID MORALES

BOQUERINI


Pequeños pedacitos de historia