Page 1

Ejemplar electrónico gratuito.

LITERATURA 2  –  Un  Buen  cuento  es...    4  –  El  Árbol  Paté9co    8  –  15  de  julio  de  2005    9  –  Dimensión  Desconocida    12  –  Tanuki    13  –  Mr.  Amargado     MuSICA  16  –  Misfits    17  –  Halloween  Radio      –  Marilyn  Manson    18  –  PJ20     CINE  19  –  Paradise  Lost    20  –  The  Muppets    21  –  Immortals     ENTRETENIMIENTO  22  –  Sopa  de  Letras    23  –  Origami  Time!  

R A R A S e

v

i

s

t

Música

a

+

1

d@g tribepro

mail.com

Raras Letras Raras @Letras

Dirección   editorial,   redacción,   mercadotecnia,   ventas,   diseño   y   todo   eso:   Editorial   Sad   Face   L.   Letras   Raras   es   una   marca  registrada.  2011.  Año  1,  número  6.  Fecha  de  circulación:   noviembre  de  2011.  Revista  editada  y  publicada  por  Editorial  Sad   Face  y  Her  Majesty’s  Entertainment.  Domicilio  conocido,  código   postal   90210.   Prohibida   su   reproducción.   Todos   los   contenidos   originales  aquí  verNdos  son  propiedad  de  sus  respecNvos  autores   y   están   protegidos   por   INDAUTOR   todo   poderoso…   ¡Así   que   no   te  fusiles  nada,  cabrón!  

LETRAS r

Literatura

Entretenimiento

Todo

lo

demás


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

UN BUEN  CUENTO  ES...  un  cuento  vivo.  Cuando  pienso  escribir  un  

cuento me  imagino  todo  lo  que  le  voy  a  poner.  Chicas  jugando  con  coloridos  aros.   Edificios   con   telarañas,   y   las   arañas   en   las   copas   de   los   árboles   pues   todo   se   ha   inundado.   Una   máquina   para   viajar   en   el   Nempo   y   volverte   a   ver,   revivir   el   día   que   fue  perfecto:  una  máquina  para  olvidar.  Como  niña,  muñeca  en  mano  y  accesorios   nuevos,   imagino   vagamente   la   imagen   final.   Cuando   escribo   el   cuento   éste   se   resiste   a   ser   escrito,   moldeado,   encasillado,   y   en   vez   de   eso   se   escribe   sólo.   El   pobre  escritor  se  vuelve  esclavo  de  sus  palabras;  éstas  fluyen  y  vibran  cual  libélulas   alebrestadas,   meNéndose   en   aleatorios   recovecos   y   hasta   en   boca   y   orejas.   Al   final   queda  un  cuento  muy  feo,  un  monstruito,  o  algo  que  promete  ser  radiante  como   las  simétricas  caras  de  un  diamante.  Hay  que  pulirlo.  El  problema  es  que  el  escritor   nunca   es   buen   ebanista   o   joyero,   o   siquiera   talabartero.   El   escritor   de   verdad   se   halla   siempre   abrumado   y   ya   ha   pensado   en   “seis   cosas   imposibles   antes   del   desayuno.”*   Tiene   que   desprenderse   de   ropajes   filosóficos,   analíNcos,   cienXficos,   pero   no   ir   del   todo   desnudo,   pues   tan   frágil   es   que   se   lo   llevaría   el   viento   o   se   escurriría   por   entre   las   alcantarillas.   De   su   alma   cansada   y   exprimida   surge   el   cuento,  que  al  final  no  se  parece  en  nada  a  edificio  o  máquina  alguna,  no  cuadra   con   planos   ni   esquemas,   y   se   va   caminando,   volando   o   reptando   como   el   pequeño   nopodópodo  alegre  que  es.  Muchas  veces  se  pierde,  pobre,  en  una  biblioteca  o  una   macabra  feria  del  libro  para  jamás  ver  la  luz,  que  son  tus  ojos.  

J.I.M.M. *Esto lo dijo Lewis Carroll en Alice Through the Looking Glass

Hey! Ho! Let’s go!

Noviembre: del  laXn  ‘novem,’  que  significa   ‘nueve.’  Este  mes  siempre  empieza  en  el  mismo   día  que  marzo,  checa  tu  calendario.   2


Literatura

Música

寂しいというのは彼女 にとっては誰かに解消 してもらう感情なんだ。 誰かが解消してやれば それでいいんだ

Ni modo, Murakami, más suerte para la próxima.

Todo

lo

demás

Seguramente te  enteraste  el  mes  pasado  que  el  escritor   sueco  Tomas  Tranströmer  fue  merecedor  del  Premio   Nobel  de  Literatura  2011.  La  neta  muchos  no  teníamos  idea   de  que  este  hombre  exis\a  antes  de  que  lo  anunciasen,  de   modo  que  para  ser  un  poquito  menos  ignorantes  queremos   compar9rte  algunos  haikús  de  este  notable,  aunque  poco   prolífico,  poeta.  Sí,  ya  sabemos  que  no  cumplen  con  el   esquema  silábico,  pero  es  porque  están  traducidos  al  inglés.   ¿O  qué?  ¿Vas  a  leerlos  en  sueco?  

¡Bien dicho, Murakami-san!

¡HEY!

Entretenimiento

The power  lines   Tightened  in  the  realm  of  coldness   North  of  all  music   Death  leans   Over  me,  a  chess  problem   And  has  the  solu9on   They  ocen  make  noise   In  order  to  frighten  9me  into   A  faster  pace   Night–a  twelve  wheeler   Goes  by  making  the  dreams  of   The  inmates  shiver   They  kicked  the  football   Suddenly  confusion–the  ball   Flies  over  the  wall   The  boy  drinks  his  milk   And  sleeps  cozy  in  his  cell,   A  mother  of  stone   3


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

El Árbol Patético tiérrez Pérez u G l e u ig M r to Víc

A Yaquelín.  

Había una  vez,  hace  mucho  tiempo,  un  árbol  que  era  patético.  Estaba  solo  en  el  mundo:  no  había   ave,   ardilla   o   gusano   que   deseara   instalarse   en   su   tronco;   los   lobeznos   del   bosque   jugueteaban   a   la   sombra   de   las   coníferas   circundantes,   execraban   la   sombra   de   aquél;   las   vulpejas   hacían   sus   madrigueras  a  los  pies  de  los  demás  árboles;  incluso  los  leñadores  que  iban  constantemente  al   bosque   preferían   obtener   madera   de   los   alrededores.   De   cuando   en   cuando   algún   aprendiz   preguntaba:    —  ¿Por  qué  no  talan  ese  árbol  del  medio?  Está  solo  ya.    —  ¡No!  —respondía  autoritariamente  el  capataz—.  Ese  árbol  es  demasiado  patético.    Con  el  tiempo  el  bosque  desapareció,  los  animales  se  fueron  y  los  árboles  estaban  ahora   cargando   computadoras,   televisiones,   vajillas,   cubiertos,   recuerdos   de   XV   años   y   otras   tantas   baratijas   con   que   se   ornamentan   los   muebles   de   madera   en   las   casas   opulentas   o   los   departamentos   lujosos.   Sin   embargo,   en   aquel   lugar   desierto   y   erosionado   todavía   se   erguía   la   lánguida  Rigura  de  un  árbol  solitario  y,  por  demás,  patético.     —   ¡Qué   patético   soy!   —exclamaba   el   árbol   derramando   gruesas   gotas   de   savia   a   modo   de   lágrimas—.   ¡Nadie   en   este   mundo   quiere   la   sombra   de   mis   hojas!   ¡Nadie   quiere   comer   mis   manzanas!   ¡Ni   siquiera   las   ardillas   juguetean   entre   mis   ramas!   ¡Soy   tan   miserable   y   patético   que…!  

“Había una vez un árbol que quería m u c h o a u n muchacho…”! – S. Silverstein!

Sus  lamentos  fueron  interrumpidos  súbitamente  por  una  vocecilla   chillona,  como  la  de  un  niño:    —  ¿Por  qué  lloras,  arbolito?     El   árbol   meció   sus   ramas   y   secó   la   savia   de   su   corteza,   luego   miró   detenidamente  alrededor  suyo  y  no  vio  a  nadie.    —  Estoy  aquí.    Mira  abajo  —dijo  nuevamente  la  vocecilla.     El   árbol   bajó   la   mirada   y   encontró   un   pequeño   niño   con   la   cara   sucia,  la  ropa  desgarrada,  las  manos  enlodadas  y  los  pies  descalzos.    —  ¿Por  qué  lloras,  arbolito?  —insistió  el  infante.     —   Porque   soy   patético   —respondió   el   árbol,   maravillado   por   la   imagen  que  tenía  al  frente—.    Tú,  ¿no  crees  que  soy  patético?    El  niño  esbozó  una  sonrisa  pícara  y  mirándose  a  sí  mismo  por  un   instante  respondió:    —  No  creo  que  seas  más  patético  que  yo.    El  árbol  sonrió  y  le  dijo:    —  ¿No  tienes  familia  ni  amigos?    —  Estoy  solo  —respondió  el  infante—,  no  tengo  madre  ni  padre;   tampoco  tengo  amigos.    Los  demás  niños  se  burlan  de  mí  y  me  maltratan.  

4


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

—   Pobrecito   —murmuró   el   árbol—.     ¿No   tienes  hogar?   El  niño  negó  con  la  cabeza.     —   Quédate   conmigo,   niño.     Puedes   vivir   entre  mis  raíces,  comer  de  mis  frutos,  juguetear  en   mis   ramas   y   mi   tronco   y   dormir   sobre   mis   hojas   caídas.    La  criatura  miró  tiernamente  al  rosáceo  y  lo   abrazó.   A   partir   de   ese   día   el   niño   trepaba   por   el   patético   tronco   hasta   llegar   a   las   ramas,   arrancaba   las   patéticas   manzanas   y   las   comía   con   deleite;   rollinghots.com   platicaba   con   el   árbol   de   su   patética   vida   y   éste   escuchaba  pacientemente.    —  ¡Soy  tan  feliz!  —se  decía  el  manzano—  ¡Nunca  ha  habido  árbol  patético  más  dichoso   que  yo!       El  tiempo  continuó  su  impasible  marcha,  el  patético  niño  creció  y  se  convirtió  en  un  muchacho.   Poco   a   poco   dejó   de   juguetear   en   la   patética   copa   del   rosáceo,   dejó   de   comer   las   patéticas   manzanas   y   de   platicar   sus   patéticas   experiencias.     Un   día   se   marchó   y   el   árbol   se   quedó   esperándolo.    Pasaron  días,  semanas,  meses,  cuando  al  Rin,  en  la  distancia,  el  patético  árbol  observó  una   solitaria  y  patética  Rigura  que  se  acercaba.    —  ¡Niño!  —exclamó—  ¡Ven,  niño,  trepa  por  mi  tronco  y  juega  en  mi  copa!  ¡Recuéstate  en   mis  hojas  caídas!  ¡Come  mis  manzanas!    —  ¡Cállate!  —gritó  el  muchacho—  Ya  estoy  grande  para  hacer  esas  niñerías,  además  eres   un  árbol  patético,  demasiado  patético  como  para  ser  trepado.    —  Entonces,  ¿qué  quieres  hacer,  niño?     —   Contigo   nada   —dijo   malhumorado—.     Quiero   un   coche   para   llevar   a   la   lagartona   del   barrio  al  motel.  ¿Puedes  darme  un  coche,  árbol  patético?     —   Yo   no   tengo   coche   —respondió   triste—;   pero   si   quieres   llévate   mis   manzanas   y   véndelas.  Con  el  dinero  podrás  comprar  uno.     El   joven   trepó   por   el   patético   tronco   hasta   llegar   a   la   copa,   y   una   a   una   arrancó   las   patéticas  frutas  hasta  que  no  quedó  ninguna.  Después  se  fue,  las  vendió  y  compró  un  automóvil   patético,   porque   vendiendo   manzanas   patéticas   no   se   puede   conseguir   una   remuneración   decente  y  sin  una  remuneración  decente  sólo  puede  comprarse  un  coche  patético.     Años  más  tarde  el  árbol  vio  venir  de  nueva  cuenta  una  Rigura  solitaria  y  patética.    —  ¡Niño!  —exclamó  alegre—  ¡Ven,  niño!  ¡Ya  no  tengo  frutos  pero  aún  puedes  subir  por  mi   tronco  y  jugar  entre  mis  ramas!  ¡Ven  y  descansa  a  mi  sombra!  ¡Recuéstate  sobre  mis  hojas  caídas!    —  ¡Cállate!  —gritó  enfadado—  ¿No  ves  que  ya  soy  un  adulto?  ¡No  puedo  perder  mi  tiempo   con  esas  bobadas!  Además,  ¿cómo  podría  querer  estar  cerca  de  un  árbol  tan  patético  como  tú?    —  Pero,  pero  ¿por  qué,  niño?  —inquirió  el  árbol  confundido.   5


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

—   Por   tu   culpa   me   demandaron,   ¡tus   manzanas   patéticas   enfermaron   a   la   familia   a   la   que   se  las  vendí!    —  Pero  compraste  tu  automóvil,  ¿no  es  cierto?  —dijo  el  árbol  en  un  patético  intento  de   recriminarle  que  había  logrado  sus  objetivos.     —   ¿Y   qué   que   lo   haya   comprado?   —prorrumpió   encolerizado—   No   pude   pagar   la   indemnización   y   tuve   que   entregárselo   al   banco,   junto   con   uno   de   mis   riñones   y   mi   testículo   izquierdo.    —  Lo  lamento  mucho,  niño  —dijo  el  árbol  a  punto  de  romper  en  llanto.    —  Y  lo  lamentarás  más  en  cuanto  encuentre  con  qué  quemarte.    —  ¡No,  niño!  —suplicó  llorando—  ¡No  hagas  eso!  Yo  sólo  quiero  lo  mejor  para  ti,  déjame   ayudarte  en  otra  cosa,  te  prometo  que  nada  malo  sucederá.     —   Tú   no   puedes   ayudarme,   árbol   patético   —dijo   el   hombre—.     Necesito   una   casa   para   vivir  con  la  lagartona  que  embaracé.  ¿Puedes  darme  una  casa?    —  Yo  no  tengo  casa  —respondió  triste—,  mi  casa  es  este  terreno  árido  y  solitario.  Pero   puedes  cortar  mis  ramas  y  hacerte  con  ellas  un  hogar.    El  hombre  entonces  trepó  por  el  patético  tronco  y  cortó  cada  una  de  las  ramas  hasta  que   sólo   quedó   un   palo   sin   extensiones.   Después   se   fue   y   construyó   una   casa   patética,   porque   con   madera  patética  es  imposible  tener  una  casa  decente.    

Dibujo de Julián Cano Priego, checa su trabajo en juliankano.blogspot.com

Varias  décadas  después  el  árbol  vio  acercarse  una  Rigura  rechoncha  y  patética.     —   ¡Niño!   —exclamó   lleno   de   emoción   —   ¡Ven,   niño!   ¡Ya   no   tengo   frutos   ni   ramas   pero   todavía  puedes  trepar  por  mi  tronco  y  descansar  a  mis  pies!     —   ¡A   callar!   —gritó   cansado—   ¿No   ves   que   ya   estoy   viejo?   Además   eres   un   árbol   demasiado  patético  como  para  descansar  cerca  de  ti.    Estoy  harto  de  todo,  ¡el  mundo  es   patético!    —  ¿Por  qué  dices  eso,  niño?     —   ¡Porque   lo   es!   —refunfuñó—   Incluso   yo   y   mi   maldita   memoria   somos   patéticos,  ya  no  recuerdo  a  qué  diablos  vine  a  este  lugar.    —  Quizá  yo  pueda  ayudarte  a  recordar  —dijo  el     árbol.     —   ¡No!   —gritó   el   viejo—   Ya   me   acordé:   vine   a   ajustar  cuentas  con  un  tipejo  que  me  metió  a  la  cárcel.    —  ¿La  cárcel?  —inquirió  intriºgado  el  árbol.     —   Sí,   me   dio   hace   varios   años   unas   piezas   de   madera   patética.   Le   construí   con   ellas   una   casa   a   mi   familia;   pero   un   día   una   brizna   tumbó   la   casa   y   mis   hijos   murieron.   Me   refundieron   en   la   cárcel   por   años.   ¡Me   destrozaron   el   culo   ahí   adentro!   Lo   único   que   me   mantuvo   cuerdo   todo   este   tiempo   fue   el   deseo   de   pescar   al   hijo   de   la   chingada   que   me   dio   esas   maderas   para   meter  su  cabeza  en  su  propio  ano.     —   Niño,   eso   es   horrible   —comentó   el   árbol   6


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

mientras se  preguntaba  si  el  hueco  en  la  parte  baja  de  su  tronco  podría  contar  como  un  ano.    —  No  lo  lamentes,  mejor  dime  si  lo  has  visto  por  aquí.    —  No  he  visto  a  nadie  —aclaró  nervioso  el  árbol—.    Es  posible  que  ese  sujeto  ya  no  esté   en  este  continente,  mejor  olvídate  de  él.    —  ¡Tienes  razón!  —prorrumpió  el  viejo—  Mejor  me  embarcaré  para  barloventear  por  el   caribe;  pero  necesito  un  bote,  ¿tienes  uno?    —  Yo  no  tengo  —respondió  el  rosáceo—;  pero  si  quieres  corta  mi  tronco  y  haz  con  él  un   bote.   El   viejo   cortó   el   tronco   y   dejó   únicamente   un   tocón   patético.   Luego   se   fue   e   hizo   un   barco   patético,  porque  con  un  tronco  patético  no  es  posible  tener  un  barco  decente.       Tiempo  después  el  otrora  árbol  patético  vio  cojear  a  lo  lejos  una  raquítica  Rigura  patética.     —   ¡Niño!   —exclamó   llorando   el   tocón—   ¡Ya   no   tengo   nada   niño!   ¡Soy   demasiado   patético   hasta  para  ser  un  árbol!  ¡Me  quedé  sin  manzanas  y  sin  hojas  y  sin  ramas!  ¡Hasta  me  quedé  sin   tronco!  ¡Perdóname,  niño!    —  Ya,  ya  —dijo  pausado—.    No  llores,  pequeño  tocón,  tranquilo.    —  Niño,  ¿qué  le  pasó  a  tu  pierna?    —  Hace  tiempo  me  fui  a  la  mar  en  un  bote  hecho  con  madera  patética,  cuando  llegué  a  un   área  de  tiburones  comenzó  a  hundirse  y  tuve  que  nadar  hasta  la  costa  para  salvarme;  pero  uno   de  los  escualos  alcanzó  a  comerse  mi  pierna.    —  Lo  lamento  mucho,  niño.     —   ¡Oh,   no!   —repuso   el   anciano   cojo—   No   tienes   por   qué   lamentarlo.   Soy   yo   quien   lamenta  haberte  conocido  en  primer  lugar,  tocón.     —   Yo   sólo   quería   lo   mejor   para   ti.   Ahora   ya   no   tengo   ni   una   ramita   para   que   puedas   hacerte  una  pierna  nueva.    —  No  quiero  otra  pierna  —dijo—,  sólo  quiero  un  lugar  cómodo  para  sentarme.    —  Un  tocón  puede  ser  un  asiento  confortable.     Entonces   el   anciano   cojo   se   sentó   sobre   el   patético   tocón,   y   aunque   le   pareció   extremadamente  incómodo,  no  dijo  nada,  pues  le  era  obvio  que  un  tocón  patético,  que  antes  fue   un  árbol  patético,  no  podía  ser  un  buen  asiento  ni  siquiera  para  un  viejo  cojo  y  patético.  

En Twitter: @arspoiesis

FIN 7


Música –

Fragmento de Matilda, la novela debut de Xitlally Rivero, publicada por Editorial Acero

En   MaNlda…   durante   el   acto,   no   busco   ser   en   MaNlda…   soy   con   MaNlda…   Y   no   hay   angusNa   ni   tristeza,   sino   un   senNmiento   de   infinita   armonía   y   de   paz…   Qué   paz   en   sus   brazos,   escribí   la   primera   noche   juntos…  Qué  paz  en  sus  brazos,  escribo  hoy,  cuando  son  incontables  ya   nuestros   encuentros…   Entonces   mi   otro,   como   objeto   de   amor,   es   lo   otro,   ese   algo   divino   que   se   quiere   ser…   y   que   MaNlda   hace   posible   ser…   Entonces  mi  amor  se  traduce  en  un  senNmiento  de  irresisNble  presencia,   y  viene  el  triunfo  el  amor:  la  soledad.  Una  soledad  mucho  más  hermosa   cuanto  que  es  consciente.  Porque  ya  no  somos  dos.  Somos  uno.  Y  surgen   las   ideas,   y   llega   el   conocimiento,   y   nace   la   poesía…   Entonces   caigo   en   la   cuenta,  claro,  el  poeta  como  todo  enamorado  es  egoísta,  pero  el  poeta   es  egoísta  porque  es  en  sí  mismo  un  yo  universal.  Por  ello  la  obligación   de   cantarle   a   todo,   porque   su   dicha   es   una   dicha   colecNva   pese   a   su   origen  privado.  Por  ello  la  condena  de  la  tristeza,  euforia  y  soledad  que   carga  el  poeta.  De  los  que,  ahora  digo  yo,  siempre  están  solos…  

…Quizá por  eso  la  angusNa  y  la  tristeza  luego  del  sexo.  Omne  animal  triste  post  coitum.  Porque  se  busca  ser   con  el  otro,  ser  en  el  otro.  Y  como  tanto  lo  cantó  Machado,  el  otro…  es  siempre  lo  otro…  En  efecto,  Machado   disNnguía   el   otro   como   el   objeto   de   amor,   de   lo   otro,   de   querer   ser   lo   que   no   se   es,   un   querer   ser   más   de   lo   que  se  es  y  se  puede  ser.  Entonces,  cuando  el  amor  se  traduce  en  un  senNmiento  de  irremisible  ausencia,   viene  el  fracaso  del  amor,  la  soledad.  Una  soledad  mucho  más  terrible  cuanto  que  es  consciente.  Y  surgen  las   ideas,   y   llega   el   conocimiento   y   nace   la   poesía…   Entonces   caigo   en   la   cuenta,   claro,   el   poeta   como   todo   enamorado   es   egoísta,   pero   el   poeta   es   egoísta   porque   es   en   sí   mismo   un   yo   universal.   Por   ello   la   obligación   de  cantarle  a  todo,  porque  su  dolor  es  un  dolor  colecNvo  pese  a  su  origen  privado.  Por  ello  la  condena  de   tristeza  y  soledad  que  carga  el  poeta,  de  los  que,  como  dijera  Sabines,  siempre  han  de  estar  solos.  

Xitlally Rivero Romero

15 de julio de 2005

Literatura Entretenimiento – Todo lo demás

8


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

Dimensión Desconocida –Dedicado a  Lorena  Adinda–   Hace rato regresaba en el camión casi vacío. No hubo película. De nuevo viajan con las luces interiores apagadas; pero, como siempre, no pude dormir. Volteé atrás: no había nadie. Dos filas de azules destellos recorren los asientos; las vibraciones aunadas al cansancio generan figuras extrañas. Volteé atrás: no había nadie. Me sentí transportado a otra dimensión, donde el tiempo empieza a congelarse. Llegué a las islas de luz; restos de ciudad: medusa gigante de jabón incandescente de la que se desprenden pedazos burbujeantes cuando se desplaza intemporal. ¿Quién vivirá ahí? ¿De quién serán esas casas que se extienden cual tentáculos que asen la tierra reseca? Soy arrastrado a otra dimensión, lejos de ti, donde el tiempo es más lento y la luz se congela. Lejos de ti y del cielo gris que se refleja en los pardos ventanales que apuntan al Zócalo. Más allá de tus ojos negros, de tus párpados azules tras velo de encaje. De tus tacones; de las tarimas improvisadas bajo rojas cortinas de intemperante terciopelo. De las blusas negras semitransparentes de lunares blancos. Ronca guitarra y mediterráneo tamborileo; labios rojos que se escurren del rostro. Lejos, tan lejos de ti, donde tristemente tu imagen es tan sólo un débil recuerdo que ilumina con su chispa el pensamiento. Y no quiero ir; no quiero llegar a donde se congela el tiempo. Prefiero perderme contigo en una angosta encrucijada de Coyoacán cierta mediatarde de octubre (¿te acuerdas?). Pues el tiempo no perdona, y se acaban los préstamos, los momentos mágicos: árboles tristes y felices frente al teatro de piedra; donde uno se puede ocultar, en silencio, para llorar de conmoción y buscar pretextos a las lágrimas saladas rodando en la garganta. Te gustaban los colores de esa casa; a mí me parecía como de 9


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

terror. “Sólo por el árbol”, señalaste. Dijiste; mientras hablábamos de Spinoza y de Nietzsche, y otra vez de Séneca. De la fuerza y el orden. Aquella fuerza y aquél orden que están en ti, y yo —ese yo que, según tú, no existe— por mí desconozco. Estoicismo que supera audible música toda: armonía de las esferas de cristal. Armonía como los breves besos y abrazos de despedida; como el café americano de debajo de las escaleras, el mejor que he probado. Y tus mejillas, apenas rojas, tornándose rojas de veras por el calor de la taza o no sé porqué. De hecho, no sé ninguno de tus porqués (si ni siquiera sé los míos) aunque uno o dos me hayas insinuado que al instante se me han resbalado al abismo del recuerdo traicionero. Vivencia pura de ti sólo frente a ti. “Vivencia...” aquél eco que nos llega apenas de la lejana selva multicolorida, y se inserta en nuestras vidas de prisa, aunque mi prisa jamás sea como la tuya. A veces hasta creo que me gustaría tener siempre prisa, como tú. ¡Tanto por leer, hacer, decir, enseñar! y yo sin tu prisa... ¡Ah, que trágico es mi ser! No como el tuyo alegre y vivaz, y terrestre. Prefiero perderme en abstractas imágenes de astros en cuya real cercanía me quemaría para siempre (por eso he de ser filósofo y no otra cosa más hiriente, y, aún así, tu filosofar en tanto se eleva sobre el mío). Pero en fin, regresemos al relato. Dos noches o más he vuelto a esta dimensión, a la que me rehúso a pertenecer: donde se congela el tiempo. Me trae el pasillo interminable que avanza, avanza y no quiero. Donde el reloj marca las mismas horas y minutos en los mismos momentos cada día; y todos, gobernados por él, repiten sus rutinas (¿sus ruinas?) cual cucús en su intrincado mecanismo. “¿Estás cansado de ser un engrane?” leí el otro día en un cartel del metro que invitaba a tomar cierta calle, cierto día, y sonreí con un dejo de ironía. Como si la luz que atraviesa el cristal, pasando por entre diversas celosías, fuera ayer y antier la misma. Como si el viento se repitiera hasta el infinito no siendo más que aquella caricia despreciada en la cara, aquel movimiento de faldas y cabellos que desafía la fuerza que nos ata al suelo. Y, a cada paso más cerca de la medusa incandescente se reparte el tiempo. Me adentro y me adentro en una dimensión

correr a o s u p e s o tos l mund r e e o u d m o t i n s , e s c o n Ento , ni sord s o m r e f n e i viejos, n n tapón i u n o , s m o r o iñ f n e i s n el cielo d a t r e u p iento v a l l e d o y en id u r entrar el o d u p o l ó s y ano – C o h c a – N

10


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

digital, fragmentaria; visión que se divide en marcadas celdas de luz ortogonales. ¿En donde están los colores originales, aquellos que siempre se encuentran cubiertos de otros? En la piel de tus manos que coge la tierra, por ejemplo. El sonido: en tu voz que me platica dibujos, árboles y cielos, acompañándome en cama antes de tornarse sueños. El tiempo: en las frunciones y figuras de aquella señora que tan bien baila flamenco. La realidad: el mundo se suspende para que charlemos pendiendo de un cuerno lunar que día con día se afila hasta desaparecer en lo nocturno. Lo innombrable, lo irrecordable, lo inasible: tú. Pues ansío el momento de volver a ti, a Lo Tuyo; de sumergirme en tus profundidades. Y si mis palabras se enhebran de extraña manera es porque he llegado. La dimensión desconocida me envuelve. Abro la puerta y me congelo. Miro arriba: estrellas y un cuarto de luna. Estrellas (aquí sí se ven) eternas representan lo inmutable, lo glorioso; la inmensidad cuya luz llena todo pareciéndose a la nada. En cambio, lo bello es fugaz: cuando es era —como tu reminiscencia—. Ironía volver a donde agoto mis días y que me parezca raro, ajeno: dimensión que excluye al tiempo, a la vida; sinrazón que nada permite conocer. Pues sólo he conocido tu rocío y es lo único que en vida he visto: me has mostrado tu corazón; me has dejado con las ganas de seguir conociéndote. Pues aprender, de verdad aprender, es vivir; romper abstracciones: ser libre. Y desde aquí, desde esta dimensión desconocida, en verdad te digo, con las figuras que dejaste danzando en mi mente, que ansío volver a ti, a Lo Tuyo.

‒ FIN ‒ CONSTE QUE HALLOWEEN NADA TIENE QUE VER CON EL DÍA DE MUERTOS QUE CONMEMORAMOS EN MÉXICO, QUE ES UNA TRADICIÓN MUCHO MÁS CHIDA

La palabra Halloween es una variante de la expresión All Hallows Even (día de todos los santos). Antiguamente esta tradición anglosajona también era conocida como Hallowmas (día de los santos), añadiéndole el mismo sufijo que llevan Michaelmas (día de Miguel) y Christmas (día de Cristo). Se cree que el Hallowe’en proviene de otra práctica celta llamada Samhain que conmemoraba el final del verano. 11


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

TANUKI Dos micro-cuentos y un haikú!

Al salir  del  zaguán,  escabulléndose  por  entre  las  verdes  florituras  (esas  que  tanto   le  gustaron  a  Borges  al  aparecer),  tocó  pasto  y  dio  un  giro,  medio  giro  al  contrario,   y   los   cinco   anillos   de   su   cola   se   estremecieron   cual   brazaletes   de   cristal   de   una   niña  de  India.  Entonces  bajó  brizna:  el  cielo  gris  se  tornó  azul  zafiro  en  sus  ojos,  y   el  NnNnear  de  un  cascabel  llamó  su  vista  a  la  esquina:  una  gata  blanca.  

JIMM

E.J. Valdés

Un ruido salta: cae de la azotea. Maullido feliz.

Abre los   ojos   y   se   sacude   la   flojera.   Conforme   la   luz   invade   sus   pupilas   se   desvanecen  los  sueños;  adiós  a  los  ratones  bailarines  y  a  los  perros  maricones  –ya   les   verá   en   otra   ocasión.   Despierto,   Tanuki   sale   a   la   terraza   y,   cual   parisina   gárgola,  ocupa  su  lugar  en  el  borde  del  muro.  Echa  una  mirada  a  la  calle.  Desde  el   tercer  piso  todo  se  ve  muy  pequeño,  incluso  el  humano  de  alborotados  cabellos   que   se   dice   su   amo.   Aspira   el   aire   de   la   tarde   y   desafiante   levanta   la   cabeza,   su   mirada  recuerda  la  de  un  rey.  La  metáfora  no  está  del  todo  equivocada:  el  mundo   entero  está  a  sus  patas.  

Tanuki Hut  es  un  gato   que,  por  casualidad,  lle gó  a  vivir   a  casa  de  JIMM  una  noc he  en  que  ordenamos  pizza.   Desde  entonces  él  y  s u  familia  (sí,  posteriorm ente  llevó   a  su  familia)  se  han  con vertido  en  frecuente  c ompañía   esas  tardes  que  dedic amos  a  editar  esta  rev ista,  al   grado  que  ahora  se  apo deró  de  una  de  nuestra s   páginas.  Qué  cosas,  ¿ no?   12


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

Mr. Amargado Ese hombre   que   viene   calle   abajo   es   míster   Amargado.   Sí,   ese   del   abrigo   negro   al   igual   que   sus  

barbas, el  que  camina  con  un  bastón  que  no  corresponde  a  su  edad.  Todos  los  viernes  en  punto  de  las   seis  de  la  tarde  se  le  ve  andar  por  la  calle  de  Rimbaud,  erguido  y  mirando  por  encima  de  sus  anteojos   como  un  aristócrata  que  se  equivocó  de  siglo.  Siempre  viste  los  mismos  pantalones  de  lino,  y  en  sus   pies   no   pueden   faltar   esos   mocasines   lustrados   como   si   fueran   nuevos.   La   gente   sigue   su   avance   con   curiosidad,  preguntándose  si  se  trata  de  un  renombrado  actor  o  de  un  extravagante  empresario;  la   realidad  es  que  nadie  sabe  gran  cosa  de  él,  excepto  que  tras  desfilar  por  la  acera  se  adentra  por  los   jardines   del   Parque   del   Poeta   y   ocupa   con   monárquico   gesto   una   solitaria   banca   de   hierro.   Allí   permanece  sentado  una  hora  exacta,  con  la  espalda  recta  y  las  enguantadas  manos  cruzadas  sobre  su   regazo.   No   dirige   la   palabra   a   nadie,   y   los   paseantes   que   cruzan   frente   a   él   le   son   tan   indiferentes   como  la  hiel  a  las  abejas.  No  lleva  consigo  un  libro  que  hojear  ni  se  interesa  por  el  espectáculo  que   brindan  las  aguas  de  la  fuente;  permanece  inmóvil  como  la  efigie  de  un  emperador  y  tras  rigurosos   sesenta   minutos   se   pone   de   pie   y   emprende   la   marcha   por   el   mismo   camino   que   ha   llegado.   Esta   escena   se   repite   puntual   todas   las   semanas,   sin   variación   ni   desvío   alguno,   como   si   el   hombre   estuviese   cumpliendo   alguna   condena.   Aunque   son   muchas   las   personas   que   han   visto   a   este   silencioso  caballero,  nadie  sabe  con  certeza  a  qué  moNvo  obedece  su  ruNna  o  durante  cuánto  Nempo   la   ha   efectuado,   no   obstante,   nosotros   somos   entes   literarios   y   podemos   acercarnos   a   míster   Amargado  sin  temor  a  perturbar  su  adusto  semblante.     Lo   primero   que   percibimos   al   tomar   asiento   junto   a   él   es   el   sofisNcado   aroma   de   su   colonia,   flotando   en   torno   suyo   como   un   Un cuento de halo.   Mirando   detenidamente   sus   ojos   nos   percatamos   que,   pese   Abigail Schroeder al   espesor   de   sus   barbas,   se   trata   de   un   hombre   que   apenas   sale   de   la   tercera   década   de   su   vida,   y   aunque   pareciera   que   Nene   la   vista  fija  en  algún  imaginario  horizonte,  el  leve  movimiento  de  sus   pupilas   nos   revela   que   las   personas   que   caminan   por   el   adoquín   y   descansan  bajo  los  árboles  no  pasan  desapercibidas  a  su  atención.  En  este   momento  observa  discretamente  a  una  joven  pareja  fundida  en  un  abrazo  a   la  sombra  de  un  nogal,  acaso  imaginando  los  pensamientos  que  se  susurran   al   oído.   De   pronto   desvía   su   interés   hacia   otra   dupla   de   enamorados   que   ocupan   una   banca   a   orillas   del   pasNzal;   la   cabeza   de   la   chica   apoyada   suavemente  en  el  hombro  del  muchacho.  Escucha  entonces  las  risas  de  dos   adolescentes   que,   mano   en   mano,   hacen   crujir   las   hojas   secas   que   alfombran  uno  de  los  andadores.  El  gesto  de  míster  Amargado  permanece   tan   severo   como   siempre,   pero   nosotros,   que   estamos   a   su   lado,   percibimos   que   su   respiración   se   ha   agitado   y   que   las   manos   sobre   sus   muslos   se   han   cerrado   en   un   par   de   apretujados   puños.   En   su   frente,   antes   lisa   como   una   hoja   en   blanco,   se   han   dibujado   un   par   de   líneas   que   convergen   en   el   entrecejo,   y   en   la   comisura   de   sus   párpados   destacan  

L

L

L

L

 

13


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

marcas que  subrayan  el  aire  iracundo  de  su  faz.  Nos  preguntamos  qué  es  lo  que  le  Nene  tan  molesto,   aunque  podemos  adivinar  que  algo  Nene  que  ver  con  esos  amorosos  que  deambulan  frente  a  él  tan   endulzados  como  versos  de  Sabines.    

--ElamorescomoSantaClaus--

Durante   largo   rato   les   dedica   las   más   terribles   miradas,   y   agradecemos   no   ser   el   objeto   de   esta  reprimida  pasión  que  sin  falta  haría  correr  calosfríos  por  nuestra  piel.  Nos  distrae  entonces  de  su   arrebato  de  ira  la  aparición  de  una  muchacha  que  con  los  ojos  vendados  avanza  lentamente  por  entre   los   jardines,   sus   delicadas   manos   al   frente   como   si   de   una   sonámbula   se   tratase.   Pero   esta   no   es   ninguna  caminante  nocturna:  a  sus  espaldas  encontramos  a  un  alto  varón  que  la  guía  en  su  camino   sujetándola   por   los   hombros.   Paso   a   paso   la   conduce   hasta   la   escalinata   del   quiosco,   guardándola   de   cualquier   tropiezo.   Una   vez   han   alcanzado   el   centro   del   templete   él   le   indica   que   se   descubra  los  ojos  y  llega  la  sorpresa:  a  sus  pies,  sobre  un  aterciopelado  cojín,  descansa   una  reluciente  sorNja  de  compromiso.  Boquiabierta,  ella  la  toma  entre  sus  dedos  y  con   los   ojos   cargados   de   lágrimas   une   sus   labios   con   los   de   su   enamorado,   plasmándose   ambos  en  lo  que  podría  ser  una  pintura  renacenNsta.       Míster   Amargado   contempla   la   escena   desde   su   solitaria   banca   aferrando   firmemente   su   bastón,   como   si   desease   ponerse   en   pie   y   borrar   las   sonrisas   de   los   enamorados  a  palos.  El  desdén  con  el  que  observa  a  la  pareja  del  quiosco  no  puede  –ni   debe–  ser  puesto  en  palabras;  aquello  le  repugna,  le  enfurece.  La  sangre  le  hierve  con   una   indecible   rabia   a   la   cual   ni   los   paseantes   ni   nosotros   encontramos   explicación.   Durante   casi   quince   minutos   vierte   su   silenciosa   furia   sobre   los   novios,   a   quienes   los   demás  no  pueden  mirar  sino  con  ternura.    

Cuando   se   ha   completado   la   hora   que   el   hombre   cumple   como   por   obligación   éste   coge   su   bastón   y   se   encamina   hacia   la   calle   de   Rimbaud.   Aunque   nadie   se   atrevería   a   seguirle   –mucho   menos   a   sabiendas   de   los   perversos   senNmientos   que   alberga–   nosotros  pasamos  desapercibidos  a  sus  ojos  y  como  fantasmas  flotamos  tras  sus  pasos  a   lo  largo  de  la  acera,  deseosos  de  saber  a  dónde  se  dirige.  Para  nuestra  sorpresa  sus  mocasines  no  nos   guían   demasiado   lejos,   deteniéndose   frente   a   una   arruinada   vivienda   a   tan   sólo   tres   cuadras   del   Parque  del  Poeta.  Se  trata  de  una  construcción  de  dos  niveles,  sus  apuntaladas  tejas  maltrechas  por   el   Nempo   al   igual   que   el   enrejado   que   asoma   oxidado   por   encima   de   un   murete   de   tabique.   Con   una   alargada   llave   de   latón   corre   el   seguro   de   la   puerta,   que   abre   con   un   chirrido   digno   de   Hitchcock.   Ocultos   tras   nuestra   corNna   de   letras   nos   armamos   de   valor   y   seguimos   a   míster   Amargado   al   obscuro  interior  de  su  casa.    

La   puerta   se   ha   cerrado   tras   nosotros,   cortando   todo   nexo   con   el   bullicio   de   la   ciudad.   Nos   encontramos   en   una   estancia   apenas   iluminada   por   los   haces   de   luz   que   se   filtran   entre   las   roídas   corNnas,   rodeados   por   muebles   que   han   alimentado   a   numerosas   generaciones   de   termitas.   Nos   vemos   en   la   necesidad   de   cubrir   nuestras   narices:   el   lugar   entero   hiede   a   desolación   y   el   polvo   molesta  nuestras  fosas  nasales.  Míster  Amargado,  acostumbrado  a  la  atmósfera,  cuelga  su  abrigo  y  su   bastón  en  un  perchero  entre  cuyos  ángulos  se  abren  obtusas  telas  de  araña,  revelando  una  camisa   tan  fina  como  el  resto  de  sus  prendas;  un  par  de  Nrantes  le  sosNenen  los  pantalones  en  la  cintura.  Sus   pasos,   gráciles   como   los   de   un   dandi,   nos   guían   entonces   por   una   escalera   cuyos   alfombrados   escalones  crujen  bajo  nuestros  pies  con  el  cansancio  de  décadas.  Nuestro  lento  ascenso  nos  permite   14

·

LOVE

BLOWS

·

LOVE

BLOWS

·

LOVE

BLOWS

·

LOVE

BLOWS

·

LOVE

BLOWS

·

LOVE

BLOWS

·


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

contemplar los  ennegrecidos  óleos  que  penden  tristes  sobre  el   papel  tapiz,  así  como  los  deshojados  volúmenes  que  duermen   pacientes  en  un  olvidado  librero.       Una   vez   hemos   conquistado   el   úlNmo   peldaño   nos   adentramos  por  un  amplio  corredor  flanqueado  por  una  triada   de  puertas.  Míster  Amargado  se  planta  frente  a  una  de  ellas,  la   única  que  ostenta  un  picaporte,  y  procura  un  manojo  de  llaves   de  su  bolsillo.  Con  un  delicado  giro  de  su  muñeca  se  abre  paso   al  interior  de  una  habitación  tan  obscura  como  el  resto  de  la   vivienda,  sin  percatarse  que  nosotros  vamos  detrás  suyo.  Nos   adentramos   en   la   penumbra,   incapaces   de   vernos   las   narices   hasta  que  nuestro  anfitrión  Nra  de  una  cadena  que  enciende  la   bombilla.   La   NNlante   iluminación   revela   una   pieza   de   estropeada  decoración  cuya  única  ventana  ha  sido  clausurada   con   gruesos   tablones.   El   iracundo   gesto   de   míster   Amargado   se   ha   desvanecido,   siendo   ahora   sus   ojos   presas   de   lo   que   pareciera   ser   una   inconsolable   tristeza.   Como   vencido   por   el   cansancio,   toma   asiento   en   un   sillón   que   solitario   mira   hacia   un   muro   del   cual   pende   el   retrato   de   una   mujer.   El   rubio   cabello  recogido  tras  sus  orejas  acentúa  el  filo  de  sus  pómulos,   y   la   calidez   de   su   sonrisa   en   blanco   y   negro   contrasta   con   la   decadencia  que  embarga  la  casa  entera.  Míster  Amargado  se   acoda   con   la   cara   entre   las   manos   y   contempla   fijamente   la   fotograka.   Mirando   por   encima   de   sus   encorvados   hombros   descubrimos   que   junto   a   la   pared   se   levanta  un  jarrón  por  cuya  boca  asoma  un  manojo  de  flores  marchitas,  lo  cual  nos  da  una  pista  sobre   la   idenNdad   de   esa   joven   que   desde   su   atemporal   nicho   arranca   suspiros   a   nuestro   misterioso   caballero.   Para   entonces   es   evidente   que   el   corazón   de   míster   Amargado   late   con   un   inexplicable   pesar,  pues  en  su  faz  se  ha  dibujado  una  expresión  de  total  desesperanza;  incluso  pareciera  que  una   lágrima  ha  rodado  por  su  mejilla,  aunque  es  posible  que  sólo  haya  sido  una  jugarreta  de  la  luz.      Temerosos  de  que  su  gesto  nos  hele  el  alma,  optamos  por  dejarlo  a  solas  y  nos  aventuramos   una  vez  más  por  el  obscuro  pasillo  ante  la  mirada  de  un  ratón  que  nos  espía  desde  su  madriguera.   Nuestra   curiosidad   –o   acaso   la   casualidad–   nos   conduce   a   la   que   en   otras   épocas   pudo   ser   una   eleganXsima   puerta   de   madera   labrada.   La   empujamos   con   la   punta   del   índice   y   ésta   retrocede   vencida   sobre   sus   oxidadas   bisagras.   Para   entonces   nuestros   ojos   se   han   adaptado   a   las   sombras   y,   husmeando   más   allá   del   umbral,   encontramos   un   armario   que   cual   agotado   Hércules   se   apoya   contra   las   desnudas   tablas   del   muro.   Aprovechando   nuestra   invulnerabilidad   literaria   nos   tomamos   la  libertad  de  Nrar  de  las  manijas  y  revelar  los  secretos  que  el  mueble  encierra.  No  son  camisas  de   algodón   ni   pantalones   de   lino   lo   que   encontramos   en   su   interior,   sino   un   pequeño   cofre   de   exquisita   talla,   apenas   sellado   con   un   broche   dorado.   Con   el   pulgar   corremos   el   pesNllo   y   levantamos  la  tapa.  Hay  personas  que  en  cajas  como  esta  resguardan  monedas  de  oro  y  plata,  las   joyas   de   la   abuela   e   incluso   documentos   de   la   mayor   importancia,   no   obstante,   lo   que   míster   Amargado   oculta   allí   es   una   colección   de   anillos   de   compromiso.   Los   hay   dorados   y   plateados,     15

· LOVE SUCKS · LOVE SUCKS · LOVE SUCKS · LOVE SUCKS · LOVE SUCKS · LOVE SUCKS · LOVE SUCKS ·


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

rematados con   diamantes   de   todos   los   tamaños   y   cortes…   Y   se   cuentan   en   los   cientos.   Nos   preguntamos  cómo  es  que  han  llegado  todas  esas  sorNjas  allí,  y  es  cuando  nos  atrevemos  a  extraer   una   de   ellas   que   llega   la   respuesta   a   una   cuesNón   que,   en   primer   lugar,   no   debimos   plantear:   ésta   aún  se  encuentra  fija  en  el  huesudo  dedo  de  su  dueña.       Dejándola   caer,   retrocedemos   torpemente   hasta   el   obscuro   umbral   y   echamos   a   correr   escaleras   abajo.   “La   ignorancia   es   dicha,”   escribió   Thomas   Grey,   y   en   verdad   son   bienaventurados   aquellos  que  todos  los  viernes  contemplan  a  míster  Amargado  en  el  Parque  del  Poeta  sin  saber  lo  que   nosotros   ahora   sabemos.   Hemos   alcanzado   la   planta   baja,   y   mientras   nos   abrimos   paso   entre   los   muebles   de   la   estancia   escuchamos   una   serie   de   gemidos   sobre   nuestras   cabezas,   un   lamento   tan   terrible  que  erizaría  incluso  a  los  gatos.  Ignorándolo,  aferramos  el  pomo  del  pórNco  y  abandonamos   la  arruinada  casona;  no  queremos  nada  más  que  ver  con  ella.  Cuando  hemos  puesto  un  pie  en  la  calle   pareciera,   aunque   no   lo   podemos   afirmar,   que   el   llanto   se   ha   transformado   en   una   carcajada.   Aunque,  como  he  dicho,  de  cierto  nada  sabemos.    

Es cierto, Jerry, consíguete un vocal porque tu voz deja mucho que desear. Pues ya lo escuché, Jerry, y la verdad no es muy bueno.

DOYLE WOLFGANG  VON   FRANKENSTEIN  

Aunque guarda  cierto  pare cido  con  American  Psycho  es   evidente  que  la  presente   alineación  en  nada  se  com pa ra   con  la  legendaria  segunda  generación  de  los  Misfits.     Como  sea,  échale  una  escu chada  y  decide.  

MICHALE GRAVES  

MISFITS

Hola, amigos, soy Jerry Only de los Misfits. Estoy aquí para decirles que acaba de salir nuestro nuevo álbum, The Devil’s Rain. Es lo primero que lanzamos en casi ocho años.

·FUCK YOUR NEW LOVE·FUCK YOUR NEW LOVE·FUCK YOUR NEW LOVE·FUCK YOUR NEW LOVE·

FIN

16


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

EEN HALLOW RADIO

Entre las emisoras de radio por Internet que conocemos Halloweeen Radio es una de las más peculiares, pues en su cabina, como en el mundo de Jack Skellington, todo el año es noche de brujas. Tal como lo escuchas: el 100% de su programación es música con temática de monstruos, brujas, vampiros y fiestas de disfraces. Los géneros que puedes escuchar aquí son variadísimos, abarcando punk, rockabilly, música electrónica, música infantil (chale), temas de películas e incluso una que otra rola dark wave (aunque difícilmente encontrarás nombres conocidos en el playlist). Te recomendamos le eches una escuchada, te llevarás muchas sorpresas, te divertirás y puede que incluso descubras una que otra banda interesantona.

Halloweenradio.net

Como decía Goya: “el sueño de la razón produce monstruos.”

Nuestro esNmado   Brian   Warner,   mejor   conocido   en   el   ámbito  

musical como   Marilyn   Manson,   próximamente   estrenará   disco.   El   Ntulo   será   Born   Villain   y   saldrá   al   mercado   a   principios   de   2012.   Como   parte   de   la   promoción   de   este   Xtulo   Manson   escribió  un  libro  homónimo  y  rodó  un  mini-­‐documental  que  fue   dirigido   por   Shia   LaBeouf…   Escuchaste   bien:   Shia   LaBeouf,   ese   güey  de  la  nefasta  trilogía  de  Transformers…       Hablando   de   cine,   ¿sabías   que   Manson   lleva   siete   años   trabajando   en   su   debut   como   director?   Se   trata   de   un   filme   Ntulado  Phantasmagoria:  The  Visions  of  Lewis  Carroll  y,  según  se   dice,   es   una   especie   de   bio-­‐pic   surrealista   influenciada   por   las   películas   de   Alejandro   Jodorowsky.   En   este   proyecto   el   escritor   inglés   es   interpretado   por   Manson,   mientras   que   su   icónico   personaje,   Alice,   es   encarnada   por   las   actrices   Lily   Cole   y   Evan   Rachel  Wood.  Pero  no  te  emociones  mucho:  aunque  circula  por   la   red   un   trailer   parece   ser   que   el   proyecto   y   sus   4   millones   de   dólares  de  presupuesto  están  en  un  stand-­‐by  indefinido.    LásNma,  sonaba  prometedor.  L   17


L E T R A S

R A R A S -

Descritos por  Allmusic  como  “la  banda  americana  de  rock  n’  roll  más  popular  de  los  

Que por cierto, el lanzamiento de su nuevo disco ya se pospuso otra vez

90,” Pearl  Jam  es  una  de  las  pocas  agrupaciones    que  perduraron  más  allá  del  boom   del  grunge  que  marcó  la  úlNma  década  del  siglo  XX.  EnfaNzando  su  longevidad,  este   año  lo  han  pasado  de  gira  promocionando  el  documental  PJ20,  que  conmemora  veinte   años  del  lanzamiento  de  su  álbum  debut  Ten.  Aclamado  por  unos  y  aborrecido  por   otros  (entre  ellos  Kurt  Cobain),  Ten  es  considerado,  junto  con  Nevermind  de  Nirvana,   uno  de  los  álbumes  más  influyentes  de  la  era  grunge,  incluyendo  entre  sus  once  pistas   temas  icónicos  de  la  banda  como  “Black,”  “Alive,”  “  Even  Flow”  y  la  controversial   “Jeremy.”  Como  parte  de  su  gira  internacional,  Eddie  Vedder  y  la  tropa  estarán   tocando  en  el  Foro  Sol  de  la  Ciudad  de  México  el  día  24  de  este  mes.  En  caso  de  que   no  asistas  también  puedes  echarle  un  ojo  a  PJ20  cuando  llegue  a  los  cines;  esta  cinta   recopila  diversos  episodios  en  la  historia  de  la  banda  como  sus  inicios  en  Mother  Love   Bone,  su  querella  contra  Ticketmaster  y  aquella  ocasión  en  que  casi  los  linchan  por  la   tragedia  del  fesNval  de  Roskilde.  

Por cierto, chavos, ya salió Ceremonials, el nuevo disco de Florence + the Machine. Cómprenlo en iTunes porque quién sabe cuándo llegue a las tiendas.

EN LO QUE A CONCIERTOS RESPECTA, ESTE AÑO HA ESTADO DE LUJO!

¿Oye, ya escuchaste la nueva rola de los Ting Tings?

Sí, se llama “Hang It Up.” Está chida, pero la neta me laten más sus canciones anteriores.

PJ20

- R E V I S T A

18


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

PARADISE LOST – DE CLÁSICO A CHURRO – El poema   épico   de   John   Milton   será   adaptado   al   cine  

por el  director  Alex  Proyas,  quien  comenzará  el  rodaje   en  2012  empleando  a  actores  como  Benjamin  Walker,   Djimon   Hounsou,   Casey   Affleck,   Camilla   Belle   y   el   mexicano   Diego   Boneta   como   Adán.   El   papel   de   Satanás  será  interpretado  por  Bradley  Cooper...  Milton   debe   estar   revolcándose   en   su   tumba,   considerando   que   los   roles   principales   están   a   cargo   del   protagonista   de   The   Hangover   y   de   un   actor   de   telenovelas…   Rebelde   para   ser   más   precisos.   Como   reza   el   dintel   Si eres fan del cine de culto puede que el de  la  puerta  al  infierno:  “abandonen   nombre de Alex Proyas te resulte toda   esperanza   aquellos   que   familiar; fue el director de The Crow piensen  verla.”   Hablando del rey de Roma, les cuento que desde 2008 algunos directores hollywoodenses han querido hacer un remake de The Crow, pero se las han visto negras a la hora de negociar con Edward Pressman, productor de la cinta original de 1994. Entre los actores que han sonado para interpretar a Eric Draven están Mark Wahlberg, Ryan Gosling y (sic) Bradley Cooper. ¡Chale!

19

The Crow  fue  la  úlNma  cinta  de  Brandon  Lee,   quien  murió  durante  la  filmación  cuando,  por   accidente,  le  dispararon  con  una  bala  de  verdad.   Su  muerte  en  el  set,  reminiscente  de  la  de  su   padre  en  1973,  ha  dado  pie  a  toda  clase  de   teorías  locas  que  puedes  encontrar  en  Internet.   Aunque  esto  seguramente  ya  lo  sabías…  


- R E V I S T A

L E T R A S

Heeeere’s Kermit!

R A R A S -

The

MUPPETS

Una buena  noNcia  para  los  fans  de  Jim  Henson:  este  

Con cariño de su fan: E.J. Valdés J

ficción (muy buenos) como Labyrinth y The Dark Crystal

Anunció en  Providence  la  Parca:   “no  teman,  gente  de  la  comarca,   vengo  por  un  escritor  de  cuentos;   uno  que  le  dedica  versos  a  los  muertos.”   Sabía  el  pueblo  a  quién  se  refería,   pues  entre  ellos  solamente  uno  se  atrevía:   aquél  que  narraba  terribles  hazañas   y  vivía  entre  libros  y  telarañas.   Hoy  suena  en  el  océano  un  lamento   por  el  autor  que  se  fue  antes  de  tiempo:   llora  Cthulhu  desde  su  tumba  en  R’lyeh   al  muy  querido  Lovecraft,  H.P.  

No se ponga roñoso, don Lovecraft, es que queremos enseñarle su calavera:

Oigan, ya me harté de salir en esta revista.

mes llega  a  la  pantalla  de  plata  la  nueva  película  de   los   Muppets,   Ntulada,   casualmente,   The   Muppets.     Realizada   y   distribuida   por   Walt   Disney,   esta   cinta   nos   presenta  a  Walter  (Peter  Linz),  Gary  (Jason  Segel)  y  Mary   (Amy   Adams,   mmm…),   tres   fans   que   junto   con   Kermit,   Miss   Piggy   y   toda   la   banda   de   marionetas   intentarán   salvar  el  Muppet  Theater  de  las  garras  de  Tex  Richman   (Chris   Cooper),   un   empresario   petrolero   que   planea   Jim Henson no sólo demolerlo.   Dirigida   por   James   Bobin,   colaborador   fue un influyente frecuente   de   Sacha   Baron   Cohen,   esta   promete   ser   una   cinta   tanto   cómica   como   musical   que   quizá   pase   marionetista, desapercibida  para  las  generaciones  más  jóvenes,  pero   también escribió y que   sin   duda   evocará   muchos   recuerdos   a   quienes   dirigió trabajos de crecimos  con  estos  personajes.  

20


- R E V I S T A

E

L

L E T R A S

M

I

N

O

R A R A S -

T

A

U

R

O

Minos, en  su  deseo  por  ser  rey  de  Creta,  pidió  a  Poseidón  le  obsequiase  un   toro  blanco  como  señal  de  que  le  elegía  a  él  como  gobernante  por  encima   de  sus  hermanos  Radaman9s  y  Sarpedón.  El  dios  de  los  océanos  se  lo   concedió  con  la  condición  de  que,  una  vez  coronado,  se  lo  ofrendase  de   vuelta,  pero  Minos,  deslumbrado  por  la  magnificencia  del  animal,  optó  por   conservarlo  para  sí  y  derramar  la  sangre  de  otra  bes9a.  Al  darse  cuenta  Poseidón  del  engaño   pidió  a  Afrodita  que  hiciese  que  la  mujer  de  Minos,  Pasífae,  se  enamorase  del  toro  blanco.  La   reina  encomendó  entonces  a  Dédalo  que  le  fabricase  un  vaca  de  madera  para  que  ella  pudiese   ocultarse  dentro  de  ésta  y  copular  con  la  bes9a.  Tras  dar  rienda  suelta  a  su  zoojlica  pasión   Pasífae  quedó  preñada  del  animal  y  más  tarde  dio  nacimiento  a  un  ser  mitad  hombre  mitad   toro:  el  Minotauro  o  ‘toro  de  Minos.’  Poseidón  había  concretado  su  venganza.  Pero  el  horror   no  terminó  allí:  la  criatura  se  alimentaba  de  carne  humana  y  conforme  creció  se  tornó  más   salvaje,  de  modo  que  Minos  tuvo  que  ordenar  a  Dédalo  y  su  hijo  Ícaro  que  construyesen  un   laberinto  para  encerrar  a  la  fiera  e  impedir  que  escapase.  Allí  permanecería  el  Minotauro  hasta   que  Teseo  lo  exterminase.  

¡En la madre! Esos dioses griegos sí que sabían vengarse.

Si algo  nos  enseñó  el  remake  de  Clash   of   the   Titans   de   2010   es   que   la   mitología   griega,   la   tercera   dimensión   y   H o l l y w o o d   n o   s o n   b u e n a   combinación.   Alguien   que   por   lo   visto   no   entendió   esto   es   Ryan   Kavanaugh,   d e   R e l a N v i t y   M e d i a ,   q u i e n   actualmente   produce   Immortals,   un   filme   dirigido   por   Tarsem   Singh   que   busca  reinventar  el  mito  de  Teseo  y  el   Minotauro.   La   premisa   de   la   cinta   es   que   el   Ntán   Hiperión   (Mickey   Rourke)   declara  la  guerra  a  la  humanidad  y  los   dioses   del   Olimpo,   liderados   por   Zeus   (Luke   Evans),   eligen   a   Teseo   (Henry   Cavill)   para   salvar   a   la   Tierra   de   la   ira   de  los  Titanes.  Para  lograr  esto  el  joven   campesino   tendrá   que   transformarse   en   héroe   de   la   noche   a   la   mañana   y   derrotar   a   las   huestes   del   mal,   entre   ellas   al   temido   Minotauro…   ¿Huele   a   queso?   Ya   lo   creo.   Se   estrena   en   Estados   Unidos   el   11   de   este   mes   (11-­‐11-­‐11)   en   el   aborrecible   formato   3D…      Que  los  dioses  nos  amparen.  

IMMORTALS

OVIDIO

21


Literatura

Música

E D   A SOP S A R LET

Entretenimiento

Todo

lo

demás

TE RETAMOS A QUE ENCUENTRES A LOS SIGUIENTES GATOS FAMOSOS EN LA SOPA DE LETRAS

E H   E   L   L   O   K   I   T   T   Y   P   H   E   H   A   T   P   A   V   G   L   G   I   R   M   L   E   R   E   Z   H   V   X   I   L   E   F   Q   O   G   O   A   I   A   R   M   E   U   P   D   T   H   A   T   A   K   T   H   O   U   A   L   E   T   R   A   S   R   A   R   A   H   S   A   M  W   F   E   U   J   L   K   W   G   F   M   C   E   T   E   D   T   R   A   K   E   N   S   N   I   J   L   H   A   B   A   B   W   K   R   T   V   X   O   E   U   I   C   C   S   A   X   W   Z   P   Z   V   E   D   L   N   F   S   J   C   H   E   N   O   M   E   A   R   O   D   T   F   I   K  

FELIX TOM DON GATO CHESHIRE GARFIELD HEATHCLIFF HELLO KITTY AZRAEL DORAEMON

*Encuentra la  respuesta  en  Facebook  a  par9r  de  diciembre  

+3 Argol de  Perseo  es  uno  de  los  caballeros   plateados  más  notorios  de  Saint  Seiya.  Su  escudo   de  Medusa,  capaz  de  converNr  en  piedra  a   cualquier  oponente,  fue  todo  un  dolor  de  cabeza   para  los  santos  de  bronce,  al  grado  que  Shiryu  de   Dragón  tuvo  que  sacrificar  sus  ojos  para   destruirlo…  De  hecho,  esa  fue  la  primera  de  tantas  veces  que  se  quedó   ciego  en  la  serie.  Seguramente  Masami  Kurumada  sabía  que  Algol  es  el   nombre  que  los  árabes  dieron  a  Beta  Persei,  una  de  las  estrellas  de  la   constelación  de  Perseo,  también  conocida  como  Ra’s  al-­‐Ghul,  que  significa   ‘cabeza  del  demonio.’  Dato  interesante:  al  trazar  la  figura  celeste  Algol   corresponde  a  la  cabeza  de  Medusa  que  Perseo  lleva  en  la  mano.   22


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

origami time ¡Hey, tú! Deja de ver porno y utiliza una página de la revista para hacer esta figura.

Ahora sólo píntale la cara de tu suegra y… ¡Listo, Calisto!

voltea…

voltea…

¡Feliz no che de brujas! 23


r

e

v

i

s

t

a

LETRAS

®

R A R A S Todos los derechos reservados Editorial Sad Face Her Majesty’s Entertainment Noviembre 2011

SAD

F A C E!

E D I T O R I A L

H

e r

M

a j e s t y ’ s -­‐  E    n    t    e    r    t    a    i    n    m    e    t    -­‐  

Revista Letras Raras, noviembre  

Revista literaria/cultural de circulación mensual. Literatura, música, entretenimiento.