Issuu on Google+

Universitat de València Facultat de Filologia Departament de Teoria dels llenguatges

LOS MEDIA EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA IMAGEN-MUNDO: EL CASO DE “QUIEN SABE DONDE” Y LA GENEALOGÍA DEL NUEVO PARADIGMA INFORMATIVO.

TESIS DOCTORAL PRESENTADA POR: JOSÉ ANTONIO PALAO ERRANDO. DIRIGIDA POR: DR. VICENTE SÁNCHEZ−BIOSCA. DR. MANUEL JIMÉNEZ REDONDO.


A MI PADRE, QUE ME ENSEÑÓ A SOÑAR.


"NO ES POSIBLE GUIAR A LOS HOMBRES HACIA LO BUENO; SÓLO PUEDE GUIÁRSELES A ALGÚN LUGAR. LO BUENO ESTÁ MÁS ALLÁ DEL ESPACIO FÁCTICO."

LUDWIG WITTGESTEIN


INTRODUCCIÓN. El fenómeno. Si tuviéramos que señalar un rasgo predominante y trascendente de la televisión de los años 80, creo que pocos dudaríamos en subrayar como el más relevante de todos la emergencia de un nuevo régimen del relato. En la penúltima década del siglo XX, surgieron una serie de Modelos de Representación Narrativa que, si bien eran producto de mutaciones, cruces y traslaciones de otros anteriores – fueran éstos literarios, radiofónicos o propiamente televisivos– en el seno de remozados cauces espectaculares, ofrecían un aspecto manifiestamente novedoso. El culebrón, moroso e interminable, se convirtió entonces en el centro de la mayoría de los debates teóricos y sociológicos sobre el discurso de la televisión 1 . No era éste un hecho aislado, claro: la crisis del relato clásico como cauce de transmisión de la experiencia estaba en el centro de todos los debates teóricos y filosóficos sobre lo que se dio en llamar postmodernidad, con nombres como los de Lyotard (1984) o Ricoeur (1987) encabezando la reflexión. De esa manera, los modos de fruición de la cultura en general y del espectáculo audiovisual en particular hicieron emerger nuevos significantes en el seno de la reflexión sobre los Mass Media abundando aún más en ello el renovado ímpetu que las nuevas prácticas del discurso publicitario, verdadera espina dorsal del discurso mediático, iban cobrando. La Era Neobarroca (Calabrese), el pastiche o la cultura de la fragmentación (Sánchez–Biosca, 1995), entre otros, han ido adjetivando la siempre difusa noción de postmodernidad. El campo estaba abonado para que se produjera el fenómeno que, de forma análoga, ha caracterizado a la década posterior. Esta crisis de los relatos de ficción hizo pasar a la “realidad” al primer plano del espectáculo televisivo y convirtió a su cauce primordial, el discurso informativo, en la médula articulatoria del espectáculo mediático. No fue baladí, para este cambio, el que la década comenzará con el prodigioso espectáculo que fue la Guerra del Golfo, lo que supone un hito irreversible en el camino hacia la cimentación de un Nuevo Paradigma Informativo: el hecho de poder asistir en directo, por primera vez, a una confrontación bélica real. 1

Como ejemplo de este debate, vid. el volumen coordinado por Encarna Jiménez Losantos y Vicente Sánchez-Biosca (1989) en el que tuve la fortuna de participar.

7


Aunque el nacimiento de una Network como la CNN, consagrada por entero a la información, que se considera como el más claro síntoma de este proceso, había sido anterior y la auténtica causa del evento mediático. Pero esta transformación puede ser enfocada en una doble vertiente con una más que ambigua relación causa-efecto. Por un lado, la mutación estructural que sufre el lugar del los informativos pasando a nuclear la programación televisiva al convertirse, de puro servicio público, en espacios de máxima audiencia y ocupar, por ello, los más destacados horarios dentro de las ofertas de las distintas cadenas. Por otro, –pudiéndose interpretar, según el sesgo que le demos, como causa o consecuencia– se produce una transformación en el régimen de la información mediática que suscita una exacerbación de su componente espectacular. Este doble proceso tiene como fruto último un notable producto, aún más denostado que su predecesor en el dinastía del reinado televisivo, resultado de la confluencia de ambas vertientes: si el relato serial había sido el centro de la televisión de los 80, el Reality Show pasó a desempeñar ese papel, en la década siguiente. El Método. ¿Cómo hacerse cargo, entonces, del análisis de este fenómeno, qué instrumentos metodológicos y qué premisas teóricas utilizar para abordarlo? Más aún, ¿merece la pena acercarse con cierto rigor a ésta especie de subproducto −sospechoso, cuando no reo confeso, de la más inelegante obscenidad−, de lo peor del discurso periodístico y del espectáculo audiovisual? Es decir, ¿se puede hacer con él algo más que condenarlo abierta (o hipócritamente)?. Quede claro que no excluimos la condena como opción, pero creemos que una cierta superación del paradigma clásico de enfrentamiento entre apocalípticos e integrados podría aportar alguna luz sobre la cultura contemporánea. La cuestión es que el resultado, en forma de juicio emitido sobre cualquier objeto, está claramente determinado por los modelos de referencia que se utilicen en su análisis y, para dar este paso más allá de la condena, hacen falta instrumentos adecuados que no nos confinen necesariamente en la postura contraria. En nuestro caso, los enfoques más habituales del hecho que nos ocupa podrían agruparse en tres bloques básicos. El primero de ellos − el más ingenuo probablemente− podríamos denominarlo, Paradigma Socio-Ideológico y supone abordar la proliferación de los "Reality Show" como praxis social. Implica, por supuesto las dos 8


vertientes definidas por Eco. O bien, el más agrio denuesto: se trata de una práctica sometida al más puro mercadeo de audiencias sin el menor control ético sobre los contenidos. O bien, la posición contraria: se trata de darle a la audiencia lo que demanda pues las leyes del mercado son insoslayables y, en última instancia, nadie está obligado a encender su televisor. Incluso, hay versiones contrarias a ésta, de marcado cuño liberal, que utilizan sus mismos argumentos de forma contraria. Se ha podido oír a algún directivo de televisión rechazar los RS porque la audiencia les muestra poco aprecio, haciendo gala, a su vez, de una encomiable madurez. Un segundo paradigma, al hilo de este argumento, es de tipo Ético-Moral, e incluye, también, la doble posibilidad de condena o valoración. Según el primer criterio, son totalmente censurables, en estos espacios, tanto su obscenidad y falta de pudor (producto de una hibridación mal tolerada entre lo público y lo privado) como la total falta de sensibilidad (o mejor, de sensibilidad perversamente dirigida) que promueven. Desde el lado contrario se les presenta, sin embargo, incluso como servicio público o como instrumento de concienciación para la "solidaridad ciudadana". Una tercera vertiente, en fin, – tan imbricada con las otras dos como aquéllas entre sí– es la que ofrecería un abordaje desde la Teoría de la Comunicación o de la Información, que no deja de tener dificultades para enfrentarse a un fenómeno mediático que, si algo ostenta, es que sobrepasa con mucho el límite de una estructura significante, o, aún más, que evidencia en el seno de los Media que sus confines van más allá de su componente semiológico, que dar cuenta de ellos en función exclusiva de su rendimiento informativo significa correr el riesgo de acercarnos a la tautología o al agotamiento teórico. ¿Qué proponer entonces como vía de posibilidad ante ésta posición de impotencia a la que tantas veces nos aboca –tras un primer fulgor de alivio por la recusación– el intento de dar cuenta de cualquier fenómeno social o semiótico desde esta dicotomía que, en el fondo, se reduce a la oposición Modernidad / Postmodernidad? Pues, sin duda, ésta es la vestidura asolada de nostalgia que adopta en nuestros tiempos el conflicto que Eco retrató. Y la primera cuestión que habría que tener en cuenta, en este proceso, es que, si el carácter de la Modernidad occidental se ha revelado como dialéctico, es casi por condena. A una tesis se enfrenta otra, acusando a la anterior de desembocar en la aporía o en el mismo horizonte de impotencia que pretendía superar. No olvidemos que el metarrelato 9


moderno es de carácter emancipatorio (vid. Lyotard, 1984) y que su forma de imbricarse en la realidad es esencialmente programática y proyectual (Habermas, 1985). Ello lleva, si el conocimiento pretende trascender de su carácter puramente especulativo 2 , a tener en consideración al otro en cuanto contra-argumentante y a promover por ello una cultura de orientación práctica fundada en el debate y el consenso sobre el sólido asentamiento de un horizonte de racionalidad 3 del que no queda excluido un posible interés ilegítimo en tanto pueda ser calculable, es decir, sometido, en última instancia a ese mismo, horizonte. De ahí, que los acercamientos analíticos ante los fenómenos culturales tomen esa misma postura ante los objetos que eligen considerando como contra-argumentante a su supuesto sujeto de la enunciación y abordando como enunciados programáticos estos mismos objetos. Es decir, que todo análisis quedaría abocado a fines críticos y, en última instancia, correctivos. El problema con las prácticas espectaculares contemporáneas es que, bien resultado de los mismos avatares culturales o de sus propias condiciones de producción, no se dejan encuadrar fácilmente en estos parámetros de calculabilidad, es decir, de responsabilidad enunciativa, y esta responsabilidad se confunde con la moral originando un curioso juego del gato y el ratón: se puede atacar a un periodista conductor de un programa de este tipo y él puede defenderse diciendo que "el mundo es así" y el se limita a trasladarlo a la audiencia, esgrimiendo el derecho a la información (del espectador) antes que a la — poco tematizada actualmente— libertad de expresión (del enunciador). Creo que ésta es, básicamente, la causa de que su abordaje produzca, dentro del ámbito de la reflexión intelectual, reacciones tales como el escándalo, la nostalgia, la perplejidad o la queja. El argumento ontológico se opone aplastantemente al razonamiento ideológico. Del "si no sale en la televisión, no existe" hemos pasado a una voraz caza de la existencia: "si existe, es perentorio que aparezca en televisión". Se trata, se dirá, de dos caras de la misma moneda, pero esta torsión no deja de tener consecuencias. La opción que he tomado, ante estas cuestiones, por tanto, puede resumirse en dos puntos nodales. Primero, aceptar el reto del planteamiento ontológico 2

Y ¿qué es la Modernidad sino un frenético intento de atravesar el especulum filosófico por la vía de la Razón Instrumental hacia el dominio del mundo, asimilado a la naturaleza?. Me refiero, claro a Adorno y Hokheimer (1987). 3 He tenido ocasión de tratar estas cuestiones en otro lugar, vid. Palao, 1994. a y b.

10


sometiendo este Telos de los media a examen como paso necesariamente previo a su enfoque enunciativo: qué mundo muestran los media, qué hay en la factura conceptual de sus notas esenciales que autoriza la feroz mostración de su, a veces, desgarrada presencia. El mundo como imagen explorado en la imagen de ese mundo. Y, una vez adoptada esta suspensión metodológica cautelar (y, digámoslo ya, en el fondo, ficticia) del enunciador como oponente — frente a las actitudes indignadas que a las que antes me he referido— he preferido decidirme por la escucha, que no puede sino derivarse del análisis con un fin de desvelamiento (antes aletheia que veritas). Y esta escucha ha originado la hipótesis en cuyo horizonte no deja de moverse este trabajo: a saber, que la raíz del fenómeno que analizamos se hunde en el proyecto moderno, aunque el alcance de sus estribaciones torne esta filiación irreconocible. En definitiva, y generalizando esta intuición de forma que no dejo de arriesgar su legitimidad, que en la postmodernidad no dejan de oírse los pregnantes ecos de su predecesora. Por ello, el segundo pilar en que se sustenta este estudio es un enfoque genealógico del fenómeno, decididamente filogenético, pues la experiencia óntica que abordamos no la podemos concebir de forma independiente respecto a su mediación simbólica. Experiencia vicaria, la del espectador-audiencia, que no observa a una representación del mundo, sino que, por mor del dispositivo audiovisual, asiste a la mostración del espectáculo de un universo dócilmente imaginarizable. Que esta imaginarización toma su fuerza de su arraigo ontológico y que este arraigo se fragua en una devenir diacronía, analizable es sus fases y escansiones, y que procede de la incardinación del discurso de la ciencia en la cultura occidental, es lo que pretendo demostrar. Pero, para trazar el marco onto-lógico de cualquier experiencia del ser 4 , ésta debe concebirse como fallida, como falta de plenitud, mostrando, en el andamiaje simbólico que media la relación entre sujeto y objeto, la fisura en el ser de lo ente. Y éste es el punto donde traer a colación la disciplina que ha de suministrar el gesto epistemológico básico de este trabajo, a saber, el Psicoanálisis. No dejo de ser sabedor de las dificultades que entraña extraer nociones nacidas de la experiencia psicoanalítica — es decir, estrictamente clínica— a cualquier otro ámbito intelectual. El acercamiento "psicoanalítico" a productos culturales y artísticos fue promovido por 4

Vid. Heidegger, 1993.

11


el mismo Freud y dio como resultado, entre algunos de sus discípulos, lo que hasta hoy ha venido llamándose psicoanálisis aplicado 5 , con su influencia innegable en el corpus semiótico, dando pie a la conformación de una cierta galería terminológica de cuño edípico que suele desembocar en enfoques biopsicoanalíticos, es decir, haciendo responder al propio sujeto de la enunciación de sus enunciados 6 . Pretendo, sin embargo, seguir la indicación lacaniana de ir "más allá" del complejo de Edipo, considerándolo como "el contenido manifiesto" del sueño freudiano 7 . Es decir, atendiendo al sustrato estructural, en cuanto el imposible se hace contar en el abordaje de los hechos, más allá de su aspecto fenoménico. La manera de entender esta indicación será, pues, prestar oídos a la consecuencias epistemológicas del descubrimiento freudiano, sabiendo que inciden en todo el edificio del conocimiento universal que, por mor de las consecuencias de la irrupción del discurso científico, co-incide con el del conocimiento occidental, pues éste se pretende en sí universalizante y omnicomprensivo. Una epistemología de la falta, de lo imposible, que muestra, pienso, su carácter trans-edípico en su misma vertiente genealógica. Queda, por fin, hacer referencia, al instrumento fundamental de este trabajo que no puede ser otro que el análisis textual, esto es, la consideración de las unidades audiovisuales examinadas como un ensamblaje de elementos discretos y significantes con el auxilio de los instrumentos pergeñados por la semiótica del texto fílmico. Pero adoptar esta perspectiva, frente a planteamientos de cuño sociológico, por ejemplo, presenta algunas dificultades inherentes al propio ámbito al que vamos a aplicarlas y a aquellos aspectos que en él vamos considerar preferentemente: su procedencia genealógica y su componente ontológico. Pero, ya por sus puras condiciones pragmáticas (flujo ininterrumpido, emisión en directo, etc.), el discurso televisivo se aviene con dificultades, que no podemos dejar de atender, a su cernimiento textual. Cabe, en todo caso, la esperanza de no haber andado muy desencaminado en la elección del corpus a analizar. 5

Vid. Capítulo 3, de este trabajo.

6

Esto que parece una pura perogrullada, deja de serlo si consideramos, por ejemplo, el tratamiento psicoanalítico de las psicosis, donde la función del sujeto está bastante menos clara. 7 Para una exposición diáfana de este planteamiento cf. Miller, 1992b.

12


El objeto. ¿Por qué Quien Sabe Donde? Por su ejemplaridad en muchos aspectos. Siendo, sin que haya lugar para la duda empírica, un Reality Show de pleno derecho, se halla mejor guarnecido que la mayoría contra la descalificación automática, pues su carácter de "interés público" y de acicate para la "solidaridad" 8 espectatorial lo hacen menos obviamente despreciable. Su condición de líder de audiencia en el ámbito mediático español — pero, a su vez, expandiéndose más allá de nuestras fronteras —, su horario estelar, su duración tan extensa como flexible y la misma notoriedad conseguida por su presentador y director lo hacen un objeto digno de atención como fenómeno televisivo y social. Quien Sabe Donde, además, fue testigo excepcional, a la par que ejemplo, en la pasada década de todos los avatares específicos del discurso televisivo en el ámbito mediático español: su inicio y apogeo coincide con la guerra de audiencias que supuso el principio de la década con la activación y estabilización de las emisoras autonómicas y privadas; su declive –como veremos– con el nuevo fenómeno acaecido en el seno de la pantalla electrónica y que no es otro que la popularización de Internet y de las Comunicaciones Mediadas por Computadora en expresión de Howard Rheingold. Todo ello no es más que la ratificación de que, con Quien Sabe Donde, se consiguió la fórmula de activar mecanismos discursivos absolutamente básicos del Discurso Audiovisual, pues otros muchos programas de televisión siguen –de forma más aparatosa, ciertamente– sus directrices estructurales fundamentales 9 . Hablamos, claro está, de la cuestión de la falta y las formas gozosas de suturarla. Y, en esta deriva, son múltiples los mecanismos que incumben a la misma "esencia" del dispositivo y de los debates que en este momento genera. La pregnancia del plató como elemento central del espectáculo, connotando la fuerza de atracción del encuadre, implica toda una serie de dicotomías absolutamente presentes en el ámbito de reflexión teórica sobre los medios audiovisuales: cuadro vs. montaje, imagen vs. palabra, instante vs. decurso, impacto vs. argumento. Cuestiones, todas ellas, que remiten al estatuto del relato como vehículo transmisor del saber y su 8

Virtud mediática por excelencia que parece haber sustituido sin fisuras, en nuestra cultura, a conceptos que la antecediron tales como la caridad, la fraternidad o la conciencia de clase, como un comodín a un as en un póker ganador. 9 Pensemos, por ejemplo, en "Su media naranja" y "Nunca es tarde" (de Tele 5) o "Lo que necesitas es amor" y "Sorpresa, sorpresa" (de Antena 3) y, por supuesto, Gran Hermano (también de Tele 5)

13


relaci贸n con el imaginario social en la cultura postmoderna. En definitiva, la relaci贸n de la Imagen con la falta, y el imperativo que ello conlleva para el sujeto, leitmotiv b谩sico de este trabajo.

14


ÍNDICE INTRODUCCIÓN .......................................................................................................... 7 EL FENÓMENO ..................................................................................................... 7 EL MÉTODO ......................................................................................................... 8 EL OBJETO .......................................................................................................... 13 I PARTE. EL ESPACIO Y EL PROCESO: CUESTIONES DE MÉTODO ......................... 15

I PROBLEMAS EPISTEMOLÓGICOS ....................................................................... 17 1 LA TEXTUALIDAD AUDIOVISUAL ELECTRÓNICA............................................................ 19 NUESTRO OBJETO ............................................................................................... 19 LA NOCIÓN DE OBJETO PARA LAS DISCIPLINAS SEMIOLINGÜÍSTICAS .......................... 22 EL ESTÁNDAR TEXTUAL ........................................................................................ 25 LO QUE SE RESISTE AL SENTIDO ............................................................................ 31 DEL SENTIDO AL GOCE (Y VUELTA) ........................................................................ 33 2 ONTOLOGÍA Y FALTA: EL ESPACIO COMO OTREDAD .................................................... 37 ENCUADRE Y HOMOGENEIDAD .............................................................................. 37 ONTOLOGÍA DE LA IMAGEN REGISTRADA ................................................................ 39 ONTOLOGÍA Y ORDEN SIMBÓLICO ......................................................................... 43 ONTOLOGÍA Y ESPACIO: KANT POR HEIDEGGER ...................................................... 47 LA INCONSISTENCIA, DEL SABER ........................................................................... 50 3.

UTILIDAD DEL PSICOANÁLISIS. ................................................................................

55

EL CAMPO LACANIANO: EL PSICOANÁLISIS Y LAS DISCIPLINAS SEMIOLINGÜÍSTICAS......

55

LOS TRES ÓRDENES Y LA ESTRUCTURA. .................................................................

61

Desde el Edipo y más allá. ............................................................................. 61 El nombre del padre. ...................................................................................... 66 Los tres órdenes. ............................................................................................ 73 El goce y la pulsión de muerte........................................................................ 74 El placer, la realidad y la concepción de la cura. ............................................ 75 EXCURSO SOBRE LO REAL.

................................................................................... 76

EXCURSO SOBRE LO IMAGINARIO...........................................................................

82

LOS 4 DISCURSOS................................................................................................

86

611


II GENEALOGÍA DEL DISCURSO AUDIOVISUAL ....................................................... 95

4

EL ENFOQUE GENEALÓGICO....................................................................................

97

GENEALOGÍA Y DIACRONÍA ................................................................................... 97 LA CUESTIÓN DEL MODELO DE REPRESENTACIÓN ...................................................101 IMAGINARIZACIÓN DEL MUNDO ..............................................................................104 MÉTODO Y REPRODUCTIBILIDAD: LA DOCILIDAD DEL OTRO, LA APROBACIÓN DEL OTRO ..................................................................................................................112

LA PLENITUD DEL ENCUADRE Y LA EXPERIMENTACIÓN CIENTÍFICA .............................116 LA IMAGEN Y EL ENCUADRE ..................................................................................122 5LA CIENCIA: HACIA UN UNIVERSO INFINITO Y HOMOGÉNEO ...........................................127 LOS DOS VECTORES DE LA INFINITIZACIÓN .............................................................128 TODO EN ACTO: GIORDANO BRUNO (1548B1600)..................................................133 JOHANNES KEPLER (1571B1630) Y GALILEO GALILEI (1564B1642) ........................141 LA AUTONOMÍA DEL SUJETO RESPECTO AL(OS) CUERPO(S): RENÉ DESCARTES (1596B1650) ..................................................................................146 LA ATRACCIÓN ENTRE LOS CUERPOS: ISAAC NEWTON (1642B1727)........................154 6 LA CONSTITUCIÓN DE LA ICONICIDAD MODERNA: LA PERSPECTIVA ARTIFICIALIS............163 UNA VENTANA ABIERTA AL MUNDO.........................................................................163 ESPACIO RACIONAL Y MATEMATIZACIÓN DE LA MIRADA ............................................168 EL ENCUADRE COMO LUGAR DE CONDENSACIÓN ....................................................172 7

PANÓPTICO ............................................................................................................183

EL PANOPTISMO EN ESTA GENEALOGÍA ..................................................................183 EL INSTRUMENTO: UNA TECNOLOGÍA DE LA MIRADA PERFECTA .................................185 ENTRE LA PRODUCCIÓN Y EL EFECTO: EL SUJETO, LA VERDAD Y EL GOCE .................187 8

FOTOGRAFÍA ..........................................................................................................195

LA IMAGEN REGISTRADA: UN NUEVO RÉGIMEN REFERENCIAL....................................195 CARÁCTER DOCUMENTAL: SIN SUJETO, PARA EL SUJETO .........................................201 REGISTRO, TIEMPO Y SENTIDO: LA REFERENCIALIDAD INDÓMITA ...............................205 RESEMANTIZACIÓN, RESENTIMIENTO, FETICHIZACIÓN: ICONOGRAFÍA FAMILIAR ..........213 LA APERTURA DE LA FALTA: LOS PRECEDENTES DEL CINEMATÓGRAFO ......................219 9

CINEMATÓGRAFO

...................................................................................................223

EL IMPULSO ........................................................................................................223 PRECURSORES ...................................................................................................228 EL INVENTO ........................................................................................................230 612


LA PUESTA EN ESCENA .........................................................................................234 LA POSICIÓN DEL SUJETO .....................................................................................238 EL MONTAJE........................................................................................................243 EL CINE CLÁSICO COMO CONCRECIÓN DE LAS VIRTUALIDADES DEL ESPACIO DE LA REPRESENTACIÓN EN OCCIDENTE .........................................................251

EL ESPECTADOR..................................................................................................262 10 LA PANTALLA ELECTRÓNICA...................................................................................267 LOS MEDIOS Y EL TIEMPO .....................................................................................267 EL ESPECTADOR MEDIÁTICO: DE LA AUDIENCIA AL USUARIO .....................................281 LOS LÍMITES: SUJETO, PANTALLA Y MUNDO .............................................................289 LA FAMILIA Y EL SUJETO .......................................................................................300 LAS CONGELACIONES DEL DISCURSO.....................................................................309

II PARTE. QUIEN SABE DONDE ......................................................................... 321 I ELEMENTOS GENÉRICOS................................................................................... 323 11

EL NUEVO PARADIGMA INFORMATIVO Y LA EJEMPLARIDAD DE QUIEN SABE DONDE .....325

LA INFORMACIÓN Y EL ESPECTÁCULO: ENTRE EL DISCURSO DEL CAPITALISTA Y EL DISCURSO UNIVERSITARIO ................................................................................325

EL ESTATUTO DE QUIEN SABE DONDE EN ESTE TRABAJO .........................................327 12 ELEMENTOS GENÉRICOS ........................................................................................331 EL DISPOSITIVO Y SU AUDIENCIA

ADMINISTRACIÓN: FUNCIONALIDAD, ESPECTÁCULO Y

..........................................................................................................331

DIACRONÍA..........................................................................................................334 EL ACCESO: EL GENÉRICO DEL PROGRAMA ............................................................336 ORGANIZACIÓN DEL CAMPO ..................................................................................343 Lobatón...........................................................................................................344 Escenografía...................................................................................................347 13 ELEMENTOS DE ESTRUCTURA DE LA EMISIÓN: LA DISPOSITIO ....................................355 EMISIÓN FRENTE A CASO: LA FRAGMENTACIÓN Y LOS INSTANTES ESENCIALES ...........355 COMPONENTES PROGRAMÁTICOS DE LA EMISIÓN ...................................................359 Los llamamientos: la presentación de la falta .................................................360 El reportaje: la representación de la falta........................................................363 Entrevistas ......................................................................................................367

613


14 TAXONOMÍA DE LOS CASOS ....................................................................................369 LA PROPENSIÓN ALGORÍTMICA ..............................................................................369 ALGUNOS CRITERIOS Y ALGUNAS TIPOLOGÍAS ........................................................370 La condición de la demanda: urgencia frente a largo plazo............................371 Casos de moda...............................................................................................371 Casos estrella .................................................................................................375 Pifias ...............................................................................................................377 La inversión de la demanda............................................................................379 Casos atípicos ................................................................................................381 De la ausencia de una ausencia: no se buscan padres..................................382 15 ORGANIZACIÓN DEL CONTRACAMPO: LA FUNCIÓN FÁTICA .........................................383 EL ESPECTADOR..................................................................................................383 La audiencia activa .........................................................................................383 El perfil femenino del espectador de quien sabe donde .................................385 Superioridad escópica: frente al demandante y frente al desaparecido .........386 LA DIFUSIÓN Y LA AUDIENCIA: LOS CANALES ...........................................................389 Telepick ..........................................................................................................389 El Canal Internacional de TVE........................................................................390 Internet............................................................................................................393 Trasvases e interdependencias: el encuadre electrónico como crisol y medium.....................................................................................................395 16

LA ELOCUTIO: LOS ARTIFICIOS DE EDICIÓN, ENTRE LA CONNOTACIÓN Y EL ORNATO

17 ONTOLOGÍA CONTRA

...399

IDEOLOGÍA ............................................................................403

ONTOLOGÍA Y GENEALOGÍA: LAS TRANSFORMACIONES Y LAS CORRESPONDENCIAS ...403 La integración del grano en la imagen electrónica..........................................404 Huella, reconstrucción y certeza: el imaginario biológico ...............................405 La imagen transformada .................................................................................408 La fotografía en quien sabe donde: reconocimiento, espectador y desaparecido............................................................................................394 LA HOMOGENEIZACIÓN IDEOLÓGICA Y LA CORRECCIÓN POLÍTICA DEL SER .................411 Los personajes relevantes en quien sabe donde............................................413 Registro y particularidad .................................................................................416 La epistemología de quien sabe donde ..........................................................420 Los monográficos ...........................................................................................423 614


II LOS CASOS .................................................................................................... 427 18

LOS CASOS DE QUIEN SABE DONDE: LA GESTIÓN DEL FUERA DE CAMPO

19

FUERA DE CAMPO, EL GOCE: LAS NIÑAS DE ALCÀSSER

...................429

...........................................433

ALCÀSSER: EL FUERA DE CAMPO, LUGAR DEL GOCE CULPABLE ................................435 EL GOCE NEFANDO ..............................................................................................438 LA EXCULPACIÓN .................................................................................................444 EL JUICIO: LA INSUFICIENCIA ESCÉNICA ..................................................................448 20 EL SIGNO Y LA HUELLA: SUSANA RUIZ .....................................................................455 LOS SIGNOS ........................................................................................................455 LAS HUELLAS ......................................................................................................457 LA VERDAD, CONTRA EL SABER: DE NUEVO, LA MUERTE ..........................................461 21

EL DISCURSO DEL OTRO: MARIONA CLARET ............................................................465

EL PADRE, EN EL DISCURSO DEL OTRO ..................................................................465 LA EXOGAMIA MATERNA, FALLA DEL DISCURSO .......................................................470 EL ACCESO AL DISCURSO: LA MATERNALIZACIÓN 22 PIXELES Y GENES: EL NIÑO PINTOR DE

DEL PADRE ...................................475

MÁLAGA.......................................................479

PRESENTACIÓN ...................................................................................................479 REPRESENTACIÓN ...............................................................................................482 La publicidad: en los intersticios del emisión ..................................................483 1er bloque publicitario ..................................................................................484 LA DEMOSTRACIÓN ..............................................................................................485 EL CASO .............................................................................................................489 LA PRODUCCIÓN ..................................................................................................491 21 bloque publicitario ..................................................................................494 LA SERIALIDAD Y LA IGNORANCIA ...........................................................................495 3er bloque publicitario .................................................................................497 23 LAS GRIETAS DEL SER: JUAN PEDRO MARTÍNEZ........................................................501 LA DEMANDA, LA CIENCIA Y EL RELATO ..................................................................501 LA SIMULACIÓN....................................................................................................507 EN LAS FISURAS DEL SER: LA TRAMA Y EL EXPERIMENTO .........................................510 EL SABER, DEL AMO .............................................................................................514

615


24

SER PARA EL OTRO: JESÚS MONTER ......................................................................519

EL PRETEXTO ......................................................................................................520 LA REPRESENTACIÓN ...........................................................................................522 DE LO IMPOSIBLE A LA IMPOTENCIA: RECONOCERSE EN EL OTRO, SER EN EL SABER ...526 EL ENCUENTRO: EL FIN DEL MONTAJE ....................................................................534 APERTURA ................................................................................................................541 APÉNDICE I: OBRAS PICTÓRICAS ALUDIDAS ..................................................................549 DESDE EL CIELO: LOS EMISARIOS Y EL TRIUNFO DEL ESPÍRITU ..................................550 HACIA ABAJO: LA VICTORIA DE LA TIERRA ...............................................................553 EL CIELO REQUIERE .............................................................................................556 EL CIELO VENCE ..................................................................................................557 EL ENTORNO WINDOWS ........................................................................................559 APÉNDICE II: QUIEN SABE DONDE EN INTERNET.............................................................561 EL DISPOSITIVO ...................................................................................................563 LA MENSAJERÍA ...................................................................................................569 NOTAS DE PRENSA ..............................................................................................581 LLUM VALLS (Y CRISTINA BERGUA) ........................................................................589 CAMPAÑA DE RECUPERACIÓN DE PELÍCULAS (FAXES) .............................................594 BIBLIOGRAFÍA ...........................................................................................................572

616


Los media en la construcción de la imagen-mundo