Issuu on Google+


2 Kittitath Tanyavanish - http://commonista.tumblr.com/


3 Kittitath Tanyavanish - http://commonista.tumblr.com/


LA VENTANA

Número 1 — Mayo 27 de 2011

Historia del Periodismo Grupo 3 PROFESOR Diego Velásquez

CARÁTULA Juan Carlos Cuervo TEXTOS Alejandra Aparicio Juan Carlos Cuervo Simón Granja María Camila Gutiérrez Camila Mächler DISEÑO & DIAGRAMACIÓN Juan Carlos Cuervo Todos los textos son responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

4


LOS VOCEADORES DE PRENSA MADRUGAN MÁS QUE EL SOL-------------- 8 ENTREVISTA A JUAN JOSÉ GARCÍA---------- 11 “UN PERIÓDICO DE TODOS Y PARA TODOS”-------------- 15 UN DISTRIBUIDOR QUE TERMINÓ CON LAS FILAS-------------------- 23 LA ROTATIVA DEL DIARIO CRECIÓ JUNTO A JUAN GÓMEZ MARTÍNEZ-------------------- 26 EL GENERAL ROJAS PINILLA Y LA ÉPOCA DE LA C*****A.--------------- 29 ALGUNOS HECHOS HISTÓRICOS REPORTADOS POR EL COLOMBIANO-------- 31

SUMARIO

FRANCISCO DE PAULA PÉREZ------------------------- 6

5


FRANCISCO DE PAULA PÉREZ -Por María Camila Gutiérrez

periodismo y la administración gubernamental. Desde muy joven se volvió dinámico de pensamiento y acción, por lo que resultó natural la combinación entre sus estudios universitarios de Derecho y sus artículos semanales de opinión pública, siendo columnista de varios medios escritos como El Bien Público, La Familia Cristiana y La Gaceta Antioqueña, pasión que a los 21 años, en 1912 lo llevó a fundar un periódico, El Colombiano.

Sólo un año estuvo Francisco de Paula en la dirección de El Colombiano porque aceptó representar al Partido Conservador en el Consejo y terminar su formación como abogado en la Universidad de Antioquia, título que lo posicionó como Secretario de Gobierno de Antioquia en 1915 y representante a la Cámara en 1919, además de obtener el puesto de Decano en la facultad de derecho de la PERSONAJE Universidad de Antioquia en 1923 y en 1924 ser Director del Periódico La Francisco de Paula Pérez nació el 7 de Defensa. Así, el periódico pasó a ser mayo de 1891 en Entrerrios, Antioquia. propiedad del Sus padres, Antonio José D i r e c t o r i o Pérez y Rufina Tamayo, se establecieron en esta Desde muy joven se volvió dinámico C o n s e r v a d o r d e Antioquia. región antioqueña con los de pensamiento y acción, por lo que primeros colonizadores resultó natural la combinación entre de la zona atraídos por las sus estudios universitarios de Derecho L a l e a l t a d d e l abogado a sus minas de sal y la cría de y sus artículos semanales de opinión pasiones tuvo un ganado vacuno. Francisco pública orden. En primer de Paula fue un agudo lugar sus principios observador de la ideológicos, luego su familia y sus Constitución Política de Colombia que estudiantes, acciones de responsabilidad hizo pública su voz a través del 6


social que trascendieron los limites de Antioquia.

Paula no fue desde el punto de vista empresarial el haber fundado el Periódico

En la dimensión nacional, Francisco de Paula Pérez hizo parte de un pequeño grupo de hombres que comprendió en detalle los asuntos de la agenda pública, un conocimiento calificado que en varias ocasiones le mereció ser llamado para orientar la vida económica de Colombia, siéndole entonces otorgada la Gobernación de Antioquia entre los años 1927 y 1928, el Ministerio de Hacienda en los años 1929, 1930,1945 y 1946, además de haber sido embajador de Colombia en Roma en 1949. Según Víctor Álvarez Morales, historiador antioqueño, la gran tarea de Francisco de

El Colombiano, sino haber contribuido a diseñar políticas económicas para el país. Si bien, el escenario público de Francisco de Paula tuvo alcance nacional, es su municipio Entrerrios, el que sigue rindiéndole homenaje a través de su casa natal convertida en museo y de su nombre enmarcando la biblioteca y la Casa de la Cultura, además de un busto hecho en bronce por el periódico El Colombiano. Francisco de Paula Pérez fue un antioqueño destacado por sus innegables capacidades como abogado, estudioso de las políticas tributarias, cerebro de las leyes económicas y especialmente por su legado 7


LOS VOCEADORES DE PRENSA MADRUGAN MÁS QUE EL SOL como fundador del periódico El Colombiano. Los periódicos salen de las máquinas directo a las manos de los vendedores, mucho antes de que sale el sol. Desde las 3:30 de la madrugada, ellos esperan con ansiedad los ejemplares recién salidos que deben s e r consumidos lo más pronto posible por los lectores esperando las noticias. Es este el caso, por ejemplo, de Octavio Henao,

quien lleva 52 años vendiendo prensa y aunque ya se jubiló con El Colombiano continúa pedaleando en su bicicleta con más de 100 ejemplares entre parrilla y manubrio haciendo, además, show de equilibrista a quienes lo ven pasar. Ningún barrio ha escapado a su talento de voceador y es tal la pasión -Por Camila Mächler por el oficio que a veces ha salido desde las 2:30 de la mañana a repartir noticias y a

depositarlas por las ventanas, debajo de las puertas, en las terrazas, en fin, para este voceador añejado no hay lugares imposibles.  Este hombre, quien al comienzo vendía cinco ejemplares y algún día llegó a la cifra de los 1.500 en un solo día dice que siempre le fascino 8


trabajar en El Colombiano ya que a este le debe la vida y gracias a su trabajo logro sacar adelante nueve hijos. Aun así, dice que ahora hay mucha competencia, según el ahora el periódico se está vendiendo en todas partes, carnicerías, cafeterías, almacenes, graneros y añade que lo único que falta es venderlo dentro de las iglesias. Los relatos que más recuerdan los vendedores de prensa tienen que ver con las filas y su lucha por llegar de primeros a la taquilla y reclamar el periódico. A Octavio Henao le tocó EL COLOMBIANO desde la sede en Maracaibo y afirma que cuando abrían la puerta todos entrábamos a las carreras y como teníamos que pasar por encima de las bobinas, porque era muy estrecho, los de atrás caían encima de los primeros.

Antes se las ingeniaba para ponerle

Voceador de prensa (1965) Autor: Salvador Arango Técnica: Lámina de hierro Dimensiones: 140cms de altura

contenido a su grito y hasta lo reconocían por famosas frases tiradas al aire, como estas: “El COLOMBIANO con las noticias de hoy extraordinarias. Lleve El Colombiano, con unas noticias únicas”. Entidades políticas, universitarias, religiosas, hospitalarias, a todas ellas llegaba el acontecer diario de la mano de Octavio Henao, con sus gritos divertidos y su malabarismo en bicicleta. 9


10 Joshua Fortuna - http://www.flickr.com/photos/4tuna


ENTREVISTA

“EL PERIÓDICO EL COLOMBIANO HA ESTADO SIEMPRE A LA VANGUARDIA EN TECNOLOGÍAS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN EL PAÍS” Las nuevas tecnologías han obligado a todos los medios de comunicación a replantear estrategias y actualizarse para poder competir contra ellas. YouTube, Flickr, redes sociales y blogs son algunas de las palabras que más se repiten a la hora de plantear soluciones que logren mantener vigentes a los medios tradicionales. Simón Granja habló con Juan José García, editor de contenidos digitales de El Colombiano, para conocer qué están haciendo ellos para hacer frente a los retos de la era digital. La Ventana: ¿Qué función cumple usted dentro de El Colombiano? Juan José García: La casa editorial El colombiano es un grupo de medios multiplataforma, y entre sus plataformas, una de ellas es internet, yo me encargo de los contenidos periodísticos en internet. Nosotros distribuimos los contenidos a través de periódicos, revistas, suplementos, teléfonos celulares, sitios web, y tabletas, próximamente, digamos que ese es todo nuestro esquema de plataformas a través de las cuales llevamos toda la

información a nuestras audiencias.

cotidianidad de trabajar acá.

La Ventana: ¿Por qué conoce usted tanto de la historia de EL COLOMBIANO?

L a Ve n t a n a : D e l a s plataformas tecnológicas que han implementado en los últimos años, ¿cuáles considera más importantes?

J.J.G.: Llevo en el periódico 17 años de trabajo y básicamente, pues dentro de la misma ejecución de proyectos en el día a día, hay un conocimiento diario de la historia del periódico y adicionalmente pues porque hemos desarrollado unos proyectos sobre El Colombiano que también nos permite adquirir esos conocimientos, y más la

J.J.G.: El periódico El Colombiano ha estado siempre a la vanguardia en tecnologías en los medios de comunicación en el país, nosotros por ejemplo comenzamos hace 20 años con un sistema de audiorespuesta que era Salomón era un sistema que entregaba información por medio del teléfono y que en su momento era un medio muy innovador 11


para su época, hace 20 a ñ o s . Po s t e r i o r m e n t e incursionamos en internet, inicialmente en unos negocios de riesgo compartidos con El Tiempo, Semana, El País de Cali, en los que eran las vías de ciudad, y posteriormente ya con ELCOLOMBIANO.CO M y todo este desarrollo tecnológico. Actualmente e s t a m o s ta m b i é n e n teléfonos celulares, tabletas y en redes sociales. Fuimos la p r i m e r a página de internet del país que tuvo RSS, que tuvo blogs.

de comunicación, la tercera con más consultas. Pero todo depende del impacto que uno quiera causar, entonces nosotros e n ELCOLOMBIANO.CO M entregamos todo lo que son contenidos i n f o r m a t i v o s multimediales, o sea que son contenidos escritos, en videos, en audios y en galerías autográficas, pero

los pueden consultar a través del teléfono celular.

En esto tenemos tres versiones, una que es la versión nativa que funciona mediante la p a g i n a ELCOLOMBIANO.CO M y se puede consultar de cual teléfono celular con conexión a internet; otra, es una aplicación especial para los Black Berrys ; y otra es una aplicación especial para “Nuestro medio líder es los Iphones. ELCOLOMBIANO.COM con un Entonces, en ese sentido, promedio de entre 500.000 y cubrimos todo lo que son 700.000 consultas diarias, es la teléfonos página más visitada en Antioquia. inteligentes

En los medios de comunicación, la tercera con más consultas.”

L a Ve n t a n a : ¿ Q u é plataformas en internet tienen montadas y cuáles son las que la gente usa más? J.J.G.: Nuestro medio líder es ELCOLOMBIANO.CO M con promedio entre 500.000 y 700.000 consultas diarias, es la página más visitada en Antioquia. En los medios

también entregamos información y establecemos diálogos con los usuarios mediante redes sociales, en ese sentido somos muy fuertes en FACEBOOK, TWITTER, FLICKER y en YOUTUBE, y también la gente que quiere información de forma mucho más rápida, que tiene muchas más necesidad de movilidad,

La Ventana: ¿Para el futuro t i e n e n estipulado desarrollar nuevas tecnologías o están esperando a ver que surge? J.J.G.: No, la tecnología siempre evoluciona muy rápido. De hecho NILSEN, que es la firma de mediciones internacionales más importante del mundo dice que un año en tecnología equivale a cuatro meses normales. 12


“Nosotros no hablamos de lectores, nosotros hablamos de audiencias, y al hablar de audiencias nosotros lo que hacemos es sumar las personas que nos siguen a través de las diferentes plataformas” Eso da cuenta de cómo avanza la tecnología de rápido. Uno tiene que estar muy en la jugada, estudiando, mirando cómo la gente quiere consumir los contenidos, que nuevos desarrollos se están dando. En ese sentido esperamos seguir estando en las plataformas que están saliendo nuevas como las tabletas y obviamente en los nuevos desarrollos tecnológicos que empiecen a desarrollarse en el porvenir, pero eso ya es eventual. Uno intuiría que en un futuro cercano todo va a ser muy semántico, o sea que se van a imponer todo lo que proporcione calidad de vida a las personas porque la lucha con los usuarios no es tanto porque me sigan o no me

sigan sino por su tiempo. Ante la oferta de información tan grande en la red uno tiene que tratar de encontrar un tiempo en la vida de las personas para que le saquen tiempo para consumir los contenidos que EL COLOMBIANO le ofrece a los usuarios La Ventana: ¿Qué opinan en EL COLOMBIANO de cobrar por visitar la página web al igual que lo hace el NEW YORK TIMES? J.J.G.: Eso es algo que corporativamente se estudia, pero todavía no se puede anunciar algo. Nosotros lo que pensamos es que hay información que puede ser libre, como hasta ahora están acostumbrados nuestros usuarios pero que también

debe haber otra información que debe tener unos costos, como uno paga todo en la vida, por lo que mantener esos costos es también algo muy costoso. En ese sentido, con algunos trabajos, con ciertas exclusividades, pues muy seguramente tendrán que ser pagas, pero por ahora continuamos con nuestro servicio en internet. La Ventana: Sí, porque ahora la gente piensa que con las nuevas tecnologías pues se va a hacer de lado al periódico como tal, y esto es algo que de cierta forma se teme, ¿no?. J . J . G . : No s o t r o s n o hablamos de lectores, nosotros hablamos de audiencias, y al hablar de audiencias nosotros lo que hacemos es sumar las personas que nos siguen a través de las diferentes plataformas, entonces tenemos audiencias de nuestro periódico impreso que cumple 100 años, tenemos unas audiencias en los periódicos populares, otras audiencias en los periódicos barriales, otras en las revistas que van dirigidas a unos nichos muy específicos de la población y tenemos 13


unas audiencias en las redes sociales, en los teléfonos móviles y en las tabletas. Entonces lo que hacemos como corporación es unir todas esas audiencias y eso es lo que también le entregamos a nuestros anunciantes, entonces, yo creo que todas las plataformas siguen vigentes porque mucha gente querrá seguir los contenidos de EL COLOMBIANO en el papel porque le parece más cómodo, le gusta leer más en el papel o porque no le gusta un dispositivo tecnológico, habrá otros que nos querrán seguir a través de las tabletas o de los teléfonos celulares y otros , por su actividad, lo querrán hacer a través de internet. Entonces eso depende también de los gustos. Nosotros como compañía lo que hacemos es que presentamos los contenidos con las bondades de cada una de las plataformas. Hacemos una estrategia de triangulación para tener contentas a todas nuestras audiencias.

La Ventana: En cuanto a la información, ¿interfiere en algo que el periódico tenga la fama, y la tradición de ser conservador? J.J.G.: No, el periódico es un periódico pluralista, de hecho eso lo decimos en nuestros principios. Somos pluralistas, mira que en el país el periódico a abanderado las páginas de derechos humanos y también pone sus ojos en partes de la sociedad que han sido marginadas y que muchas veces, los medios no se ocupan de ellos. A parte de eso, EL COLOMBIANO tiene una campaña muy fuerte de valores donde incluye a todos los elementos de la sociedad independiente de partidos políticos, de su actividad, entonces son campañas muy importantes que el periódico lidera y eso habla también de nuestro pluralismo. El periódico siempre ha sido un fi el defensor de la libertad de prensa y expresión tanto de los periodistas como de las personas, y como tal ha sido un respetuoso de hecho.

“EL COLOMBIANO tiene una campaña muy fuerte de valores donde incluye a todos los elementos de la sociedad independiente de partidos políticos, de su actividad, entonces son campañas muy importantes que el periódico lidera y eso habla también de nuestro pluralismo. “

14


EL COLOMBIANO

“UN PERIÓDICO DE TODOS Y PARA TODOS” -Por María Camila Guitiérrez

Sus Inicios El martes 6 de febrero de 1912, empezó a circular en Medellín, Antioquia, el bisemanario conservador “EL COLOMBIANO”, fundado y dirigido por el Dr. Francisco de Paula Pérez, quien no había cumplido los 21 años, por lo cual se vio demorada la iniciación de la labores del periódico. Sin embargo, a pesar de las privaciones propias de una empresa que enfrentaba retos económicos y técnicos, el reto mayor fue materializar los ideales de sus forjadores."Sin más anhelos que contribuir al bienestar de la patria y llevar a la inteligencia de nuestros copartidarios el aire generador de fervorosos entusiasmos, indispensables para quienes libran la batalla espiritual de las ideas..."diría el editorial de este importante primer ejemplar.

Fue editado en la imprenta de la “Sociedad de la patria” que administraba don Pedro Pablo Pimienta y leventaba el tipógrafo José Sánchez. En una prensa Chandler don David Calderón imprimió por un valor de $80.oo, los primeros 400 números de “EL COLOMBIANO”, denominado así, en recuerdo del bisemanario que en 1900 dirigió en Bogotá el general Daniel de Angulo. "...estuve pensando y barajando posibles títulos hasta que tropecé con que aquí, en Bogotá, se publicaba un órgano periodístico llamado "El Colombiano", cuyos redactores fueron apóstoles de la unidad nacional. Creí conveniente que en Antioquia se renovaran esas ideas.", aclaraba Francisco de Paula Pérez. La empresa inició con 300 pesos aportados por el Dr. Juan B. Londoño y el Dr. Francisco de Paula Pérez. En ella colaboraron Juan B. Londoño, Eduardo 15


Zuleta, don Sacramento Ceballos, don Tulio Ospina y el general Marceliano Vélez. El entusiasmo del militar lo llevó a comunicar estas palabras al fundador: "Carezco de bienes y fortuna y por lo tanto, no puedo ayudarlo pecuniariamente. Pero con mi pluma estoy a sus órdenes y aquí le traigo este artículo". Esta fue una página famosa sobre la historia política de Colombia que provocó una polémica con los veteranos periodistas del "La Organización", vocero del liberalismo. Esta fue la última colaboración del polígrafo y militar colombiano. La nómina de redactores fijos era muy escasa, debido a la estrechez económica. En 1913 ocupó la dirección don Pedro Pablo Pimienta, quien lo hizo diario a partir del 1° de julio de 1914 y le dio el tamaño estándar que hasta hoy conserva.

el Dr. Francisco Goenaga, contrataron el servicio de una agencia de noticas europea, despaches que llegaba a Buenaventura y de allí los distribuían, ya traducidos, a los cuatro diarios. En octubre de 1914 “EL COLOMBIANO”, con ocasión del asesinato de Rafael Uribe Uribe, lanzó su primera edición extraordinaria, aprovechando el ser vicio de su corresponsal en Bogotá, Francisco Antonio Balcázar. El día del entierro del caudillo, nuevamente se publicó otra extraordinaria. El periódico era propiedad de una sociedad; al entrar como tercer director el Dr. Jesús María Yepes, recogió las acciones y se convirtió en propietario único, quien

Primeras Ediciones La primera edición de EL COLOMBIANO fue de cuatro páginas y de tamaño tabloide con el valor de tres centavos cada uno, circulando los martes y viernes. De manera irregular el periódico aumentaría poco a poco el número de páginas, así: El 26 de enero de 1923 salió de ocho páginas, sólo ese día. Luego el 30 y 31 de enero saldría con seis páginas. Al estallar la Primera Guerra Mundial los diarios “EL COLOMBIANO”, “EL NUEVO TIEMPO”, de Bogotá, dirigido por el maestro Ismael Enrique Arciniegas; “LA ÉPOCA”, de Cartagena, del general Lácides Segovia; y “LA NACIÓN”, de Barranquilla, que dirigía en aquel tiempo 16


político, después se pasó a una época de los dueños, luego los periodistas, que podían decir lo que quisieran. Ya el máximo de maduración es saber que el derecho a la información no lo tenemos nosotros para decir lo que queramos, sino la gente para estar informada," puntualiza Ana Mercedes Gómez Martínez. Este mismo año se vinculó al periódico el Dr. Juan Zuleta Ferrer.

adquirió los dos primeros linotipos. Lo sucedió el Dr. Julio Cesar García, notable historiador y fundador de la Universidad “La Gran Colombia” de Bogotá. El 2 de enero de 1930 el periódico pasó a manos del Dr. Fernando Gómez Martínez quien ocupó la dirección y don Julio C. Hernández la administración.

Ideales y Objetivos En 1930 “EL COLOMBIANO” ostenta sus ideales y objetivos en estas líneas del cabezote: “Un periódico de todos y para todos” y” Busque en este diario la noticia que desee”. Respecto a este lema la d i re c t o r a , A n a Me rc e d e s Gó m e z Martínez, cuenta: "Había dos cabezotes porque daban muestras de que querían ser un periódico general que entregaba todas las noticias que se generaban, tanto a nivel local, nacional y mundial. Yo s i e m p r e h e d i c h o q u e " E L COLOMBIANO, un periódico de todos y para todos", es un anticipo del actual derecho a la información del que en ese entonces no se hablaba. Se venía de una época en que la información la tenía el poder, el real en Europa o el poder

La competencia de “EL COLOMBIANO” con los diarios liberales “El Correo de Colombia” y “El Heraldo de Antioquia”, fue dura, pero sin embargo logró tomar impulso y salir adelante. Estando en difícil situación económica, lo salvó la compra de un billete de la Lotería de Manizales, cuyo premio gordo quedó en manos de los propietarios del matutino. Después de la prensa Liberty, adquirieron una prensa italiana Maroni, luego una Duplex y por último las modernas Goss y las maquinarias del momento.

Dificultades En 1938 incendiaron los talleres del periódico, pero “EL COLOMBIANO” continuó voceándose. En junio de 1939 se empezó a distribuir un magnifico suplemento literario con el nombre de “Generación”, dirigido por Otto Morales y Miguel Sarmiento. Quienes lo mantuvieron hasta abril de 1942. Sobre este anexo comentó Otto Morales: “Ese suplemento interpretó un momento de la literatura colombiana. Se dio aplicación al principio de la libertad en el arte y en la 17


literatura. Nuestra misión era despertar conciencias”.

instalaciones y oficinas del incendio y del saqueo.

El 9 de abril de 1948, en el “Bogotazo”, “EL COLOMBIANO” fue atacado recibiendo piedra y fuego. El gerente en ese tiempo, don Julio C. Hernández, quien se encontraba en las instalaciones del diario cuando empezó el asalto de la turbas, se escapó arrojándose por el techo de una casa vecina. Un prestante ciudadano de Medellín lo trasladó de inmediato a los cuarteles del Batallón Girardot. Cuando llegaron a las instalaciones militares, se encontraron con un pelotón de soldados en formación y don Julio de inmediato les ordenó: “Muchachos, tienen que ir rápidamente a “EL COLOMBIANO”. El suboficial y los soldados se dirigieron rápidamente hacia e l p e r i ó d i c o l o g r a n d o s a l va r l a s

Trayectoria del diario El 1° de febrero de 1962, ingresó como coordinador del diario el Dr. Juan Gómez Martínez. Este mismo año empezó “EL COLOMBIANO Literario”, suplemento dominical de “letras, artes y ciencias”, tamaño universal, ocho páginas, bajo la orientación del poeta, abogado y escritor Jorge Montoya Toro, quien ocupó la Secretaría de Educación de Medellín y la dirección de la Biblioteca de la Universidad de Antioquia y de la “Revista Universidad Antioquia”, donde publicó varias antologías que se hicieron célebres. “EL COLOMBIANO”, después de 27 años, abandonó su sede de la Calle Maracaibo, y el 1° de enero de 1965

18


estrenó un moderno edificio en la Avenida Las Vegas en el municipio de Envigado. Sus instalaciones, construidas en un lote de 1 7 . 5 4 2. 3 6 m e t ro s c u a d r ados, concebidas para contener la infraestructura humana y técnica que en adelante llevarían a los lectores las noticias del acontecer local, nacional e internacional, fueron proyectadas por el arquitecto Luis Fernando Gómez Martínez y construido por el ingeniero Tulio Guillermo Ospina Pérez. En 1967 el pintor Aníbal Gil terminó el bello fresco de “EL COLOMBIANO”. Para este momento el diario lanzó ediciones ordinarias de veinticuatro páginas y los domingos de treinta y dos con un valor de setenta centavos. La misma pareja que por tantos años hizo de “EL

COLOMBIANO” un periódicos elaborado para Antioquia, pero con todos los servicios de un diario

nacional, los Doctores Fernando Gómez Martínez en la dirección y Julio C. Hernández, alma motor de la empresa desde la gerencia, quien falleció el 12 de octubre de 1983.

70 años del “EL COLOMBIANO” Para 1980, con el fi n de celebrar los setenta años del diario, cumplidos en 1982, se cambió la prensa Goss Untibular por una Goss Urbanite, que imprime setenta y cuatro páginas estándar y cincuenta mil ejemplares por hora. En 1982 se reemplazó la Urbanite por la Metroliner actual rotativa. Para los departamentos de fotocomposición y fotomecánica adquirieron los más modernos sistemas de computación y r e d a c c i ó n electrónica. Las ediciones ordinarias de “EL COLOMBIANO” son ahora de treinta y seis páginas con un valor de 15 pesos. Las de los domingos son de sesenta páginas y cuesta 20 pesos. Con motivo de los setenta años de “EL C O LO M B I A N O ” , e l d i a r i o “ E L 19


TIEMPO” de Bogotá, publicó esta nota: “El próximo sábado 6 de febrero se completarán 70 años de haber sido fundado en Medellín un gran diario de Antioquia y de Colombia, precisamente n o m b r a d o c o n re a l a c i e r t o “ E L COLOMBIANO”. Un diario orientado desde sus días iniciales por nobles servidores de la República, entre quienes queremos recordar más recientemente, los patricios nombres de Francisco de Paula Pérez y Fernando Gómez Martínez. No importa que muchas veces nos hayamos quizás enfrentado a opuestas y lógicamente disímiles orientaciones ideológicas, pero en todo momento hemos estado fraternalmente unidos, en el espíritu democrático y republicanos que ha sido norma vital de aquella ilustre casa

periodística. Hoy mantiene en plena vigencia los ideales de sus iniciadores, un escritor magnifico y, sobre todo, un patriota en quien alienta las mejores virtudes de nuestra nacionalidad. Sobra decir que nos referimos a Juan Zuleta Ferrer, cuya prosa excelente y cuya espléndida cultura le dan a “EL COLOMBIANO” una alta jerarquía en el periodismo del país. Vayan por ello a su eminente director actual y a todos sus compañeros, y así como de manera particular al hombre que ha sido motor insustituible suyo, don Julio Hernández, la certeza e nuestra cordial adhesión profesional y la sincera verdad de nuestra admiración por un periódico que enorgullece, con altos y justos méritos, a la prensa colombiana.” “EL COLOMBIANO” tienes tres magníficos suplementos a color: el “Suplemento dominical”, de 16 eruditas

20


páginas en tamaño tabloide con ilustraciones a color y en blanco y negro, que circula bajo la dirección de Juan José García y la redacción de Lucía Botero Arango. “Ventana Colombiana”, los sábados, dirigida por Marta Lucía Gómez de Arango y los “Suplementos de los jueves”, de diez páginas tamaño universal a color; uno de ellos es “turismo”, con la asesoría de Alberto Velásquez Martínez, a cargo de Socorro Botero. Estos tres suplementos publican material selecto y distinguido.

editorialistas del país, se había vinculado a esta casa periodística desde 1930. En 1947 había asumido ya la dirección hasta 1950, cuando fue nombrado embajador en Cuba. Como consultor y director emérito estuvo al frente de EL COLOMBIANO el doctor Fernando Gómez Martínez. Desde allí lideró campañas para lograr obras c o m o : L a c a r r e t e r a a l m a r, l a descentralización política y administrativa entre otras.

“EL COLOMBIANO” fue el primer diario del país en certificar su circulación. En sus 72 años, el 11 de febrero de 1983 llevaba publicados 23.492 ediciones.

La Dirección En el decenio del 20 al 30 el director de El Colombiano fue Julio César García Valencia, escritor, historiador e i n s p i r a d o r d e n u e va s generaciones. García es autor de la "Historia de Colombia", "La Historia de la Universidad de Antioquia", "Del Matriarcado a la Ley Sálica". Rector de la Universidad de Antioquia y fundador de la Universidad La Gran Colombia, su hermano Abel García fue jefe de redacción de este diario. Desde 1962 el doctor Juan Zuleta Ferrer rigió los destinos del periódico. Zuleta, considerado uno de los mejores

En la subdirección estaba Juan Gómez Martínez, quien terminó su segundo período como alcalde de Medellín este año. Ana Mercedes Gómez Martínez, como la directora actual del periódico, creció entre las rotativas y los linotipos, allí aprendió a amar este apostolado, de las manos de su padre el Dr. Fernando. "Empecé a tener noción y conciencia de “EL COLOMBIANO” con la sede de Maracaibo entre Junín y Palacé, me marcó 21


mucho. De niña veía trabajar a mi papá, jugaba entre los linotipos. Esa sede marcó mi conciencia de la existencia de EL COLOMBIANO, el trabajo de mi padre," recuerda la directora Ana Mercedes Gómez Martínez.

Las distinciones Hecho que no es gratuito, lo demuestran los numerosos premios que su equipo periodístico ha obtenido, diversas distinciones como: premio Simón Bolívar, galardón obtenido en numerosas ocasiones y en diferentes categorías, Premio Nacional de Periodismo C.P.B., premios María Moors Cabot, obtenido por Juan Zuleta Ferrrer y Fernando Gó m e z Ma r t í n e z , p re m i o Kodak Internacional a la mejor impresión en

Color, Mercurio de Oro (otorgado por Fenalco), Premio Latinoamericano de Periodismo Científico y múltiples condecoraciones y menciones, la lista que no terminaría, incluye a los fotógrafos y caricaturistas de este diario, quienes también han marcado un hito en la historia del periodismo nacional. Esta trayectoria confirma con más intensidad que EL COLOMBIANO no sólo son palabras, son hechos y hechos de cambio. La transformación no sólo se puede verificar en su infraestructura y parte técnica sino en los criterios informativos, siempre a la vanguardia de las necesidades de un lector, también en evolución como su diario.

22


UN DISTRIBUIDOR QUE TERMINÓ CON LAS FILAS -Por Camila Mächler daba la oportunidad a los voceros de que lo vendieran primero y se lo pagaran después.

Alirio Rodríguez lleva 18 años trabajando para “El Colombiano”. Durante su trayectoria se convirtió en el mayor distribuidor que tiene el periódico, además del más antiguo, y es reconocido por que acabo con las grandes colas que se hacían en las taquillas de El Colombiano desde las 8 de la noche. El señor Rodríguez recuerda que, cuando entro a trabajar, los voceros dormían en fila india, muchas veces completando una cuadra entera, junta a las taquillas de El Colombiano en el centro para no dejarse quitar el puesto y poder recibir el periódico lo más temprano posible. Esto se acabo cuando Alirio Rodríguez decidió dedicarse a la distribución; entonces el mismo les llevaba los periódicos a los puestos de venta y les

El día de hoy el señor Alirio Rodríguez distribuye aproximadamente 8.500 periódicos los domingos y 2.500 diarios durante la semana. Además de esto maneja más o menos 130 vendedores ambulantes y estacionarios a quienes controla de manera muy acertada, según él, el único secreto para poder lograrlo es basarse en pura confianza. No es necesario ni siquiera saber realmente sus nombres, solo confiar en que pagaran lo esperado. Aun así, dice que ha encontrado mucha calidad humana en los voceadores hasta tal punto que se ha convertido en verdaderos amigos con algunos de ellos. Cuenta una anécdota en la que en una ocasión en la que se encontraba enfermo en la clínica, una viejita de aproximadamente 80 años rogaba por verlo ya que decía que debía darle las gracias por haberle fi ado todos los días 10 ejemplares de El Colombiano. A la siguiente semana fue ella quien se murió.

23


El objetivo inmediato de Alirio Rodríguez es aumentar el numerio de voceadores aprovechando que hay tanta gente desempleada a la que se le puede dar c a p a c i t a c i ó n . Di c e q u e h a y q u e concientizar a los vendedores de prensa de que al principio el trabajo es difícil y que hay que tener un poco de paciencia, pero que se puede lograr. Lo ideal, según Alirio, seria que se destinara a un grupo de personas para hacer una preseleccion, luego una capacitación y por ultimo una evaluación para incorporar a nuevos voceadores que puedan servir también de asesores al c o m p r a d o r, contarles que noticias grandes salen ese día en el periódico.

24


Kittitath Tanyavanish - http://commonista.tumblr.com/

25


LA ROTATIVA DEL DIARIO CRECIÓ JUNTO A JUAN GÓMEZ MARTÍNEZ -Por Alejandra Aparicio Cuando era tan sólo un pequeño cursando la preparatoria en la Bolivariana, salía del colegio, y sin bacilar, caminaba todos los días hacia la sede de El Colombiano, en ese entonces en la calle Maracaibo de Medellín, para encontrarse con su padre, Don Fernando Gómez Martínez; incluso los fi nes de semana llegaban al diario, pues siempre había algo que hacer. Fue precisamente esta relación conjunta entre Don Fernando, Juan y El Colombiano, la responsable de consolidar y fortalecer la historia de un diario, el cual

hasta el día de hoy sigue batallando por cumplir su deber periodístico desde el año 1912 por el Dr. Francisco de Paula Santander. El amor sembrado a Juan Gómez por su padre hacia El Colombiano hizo que este hombre lo viera crecer mientras él mismo crecía junto al diario; es entonces como Juan se mudó con el periódico tres veces (Maracaibo, Juanambú y Envigado) Cuando Juan cumplió 28 años, en 1962, entró a trabajar al periódico encargándose de la parte técnico-administrativa, y utilizando su formación profesional en 26


ingeniería eléctrica, intervino fuertemente en la construcción del nuevo edificio en Juanambú para el cual se mudarían en el año 1965.

vez de copiar en planchas de off set, se copiaba en una plancha de zinc. Todo esto era un híbrido El doctor Hernández (Jorge) y yo fuimos los primeros en aprender el manejo de esas máquinas”.

Juan Gómez recuerda diciendo: “ese trasteo fue muy complicado y era difícil Juan Gómez, junto a Jorge Hernández, pasar máquinas de plomo, pesados fueron quienes enseñaron a usar la linotipos con horno, la “Ludlow””. Este máquina fotocomponedora a sus proceso duró un año pues cuenta Gómez respectivas que el 31 de secretarias: María diciembre de Arango y Ligia 1965 dejó la “Surgió un proceso tecnológico. Ortiz; del mismo última máquina modo, estas dos de fotograbado y Desde el nacimiento de El m u j e r e s el siguiente año se Colombiano hasta esa época, el instruyeron a dedicó a terminar periódico se hacía con plomo. Lucia Madrigal, de pasar el resto Arteaga y de la maquinaria. Luego compramos una máquina Amparo Marleny Vásquez de fotocomposición con cinta de Rivera, -¿Qué representó haciendo así una la sede de perforada. La información se cadena de Juanambú, a nivel perforaba en una máquina de e n t re n a m i e n t o. técnico, para EL Colombiano? escribir. Había un lector de cinta. P a r a 1 9 7 6 e l sistema frío -“Surgió un Se fotografiaba letra por letra.” (offset) llegó para p r o c e s o quedarse en El tecnológico. Colombiano. Desde el nacimiento de El Colombiano hasta esa En lo único que ayudó al progreso del época, el periódico se hacía con plomo. periódico fue en la calidad de la Luego compramos una máquina de impresión, sin embargo, daba la misma fotocomposición con cinta perforada. La capacidad del anterior sistema y la misma información se perforaba en una máquina velocidad. El Colombiano fue pionero de escribir. Había un lector de cinta. Se usando el nuevo sistema offset. fotografiaba letra por letra. Ese fue un ensayo, aunque seguíamos con el sistema Así como el mundo iba modernizándose, en caliente. Ese material de El Colombiano se actualizó y cambió el fotocomposición, para no perderlo, sistema de perforado a los computadores empezamos a usarlo en las páginas tercera con un sistema de terminales. Más y quinta, entonces de opinión y editorial. adelante, Santiago Martínez, jefe del Se sacaba el negativo de las páginas y, en departamento técnico, se empeñó en la 27


consecución de los “microcomputadores” personales. A partir de entonces, las máquinas de escribir fueron eliminadas de las salas de redacción del periódico. Pero para marcar la diferencia entre los dos sistemas debían diseñar un diagramado diferente, de otro modo no tendría sentido el cambio. Fue entonces cuando Juan Gómez conoció a Carlos Castañeda en un viaje a Puerto Rico, fue él quien diseñó para El Colombiano un nuevo diagramado; gracias a esto, el periódico fue el primero en inaugurar la nueva técnica. Con el tiempo, el edificio de Juanambú se quedó corto de espacio para instalar una rotativa “Metroliner”. Así empezó la

búsqueda de un nuevo lugar para el diario. “Buscamos –dice Juan Gómez- por Caldas, por Bello, por Acevedo, por Niquía, por donde pasar el ferrocarril que era lo que necesitábamos para que el papel nos llegara en forma directa. Hasta que, al fi n , encontramos este lote de Envigado que pertenecía a CocaCola. Nos lo vendieron. Aquí se instaló la rotativa, y empezó el proceso de traer las planchas desde Juanambú. Luego, cuando mejoramos en lo económico, se logró construir el edificio actual, que espero alcance hasta para los nietos”. Juan Gómez Martínez terminó haciendo periodismo en el diario.

28


EL GENERAL ROJAS PINILLA Y LA ÉPOCA DE LA C*****A. - Por Juan Carlos Cuervo

El 13 de junio de 1953, el General Gu s t a v o Ro j a s Pi n i l l a a s u m e l a presidencia de facto en Colombia. Si bien las condiciones que permitieron el ascenso de Rojas Pinilla al poder hacen posible debatir sobre si es correcto o no clasificar este incidente como un golpe de Estado, la censura a la prensa durante su gobierno no tardó en hacerse notar. Tratándose de un periódico conservador, misma afiliación política del depuesto Laureano Gómez, El Colombiano, al igual que otros medios, tuvo que someterse a las restricciones que el gobierno del General imponía. Los textos debían ser enviados para ser aprobados por representantes oficiales antes de su publicación y en ocasiones la estrategia utilizada para restringir evitar que salieran a la luz consistía en simplemente no tramitar la aprobación. En un diario personal de Fernando Gómez Martínez, citado por Ana Lucía Mesa para el suplemento conmemorativo de la Edicion 30 mil de El Colombiano, el director del periódico durante el gobierno de Rojas Pinilla, se lamenta "Hoy no pudo salir...porque la censura no la devolvió,

quiero decir no la autorizó, según advertencias conocidas, que lo que no se devuelve es que no se autoriza" Sin embargo, no toda la censura fue tan sutil como en el caso que mencionábamos anteriormente. En otra cita del mismo diaro Gómez Martínez comenta sobre la censura: "Hay dos nombres que no se pueden publicar, por prohibición de la censura: Mariano Ospina Pérez y Conservador-. Es curiosa, como me p a r e c e h a b e r l o h e c h o n o t a r, l a coincidencia entre los odios ylos pasos del actual gobierno y el anterior. El nombre del expresidente era suprimido antes hasta en las notas sociales, como nos consta. Ahora lo es igualmente. Hoy por ejemplo se tachó de la -Sangría- un aparte en que se hablaba de la historia del salario mínimo, porque se mencionaba a Ospina."

29


Pero la salida de Rojas Pinilla del poder en 1957 no significó el final de la censura. Si bien el “retorno de la democracia” con el Frente Nacional terminó con la censura oficial, la libertad de prensa en Colombia sigue estando amenzada.

El Colombiano también fue víctima de un atentado con un carro bomba en 1988, esta vez perpetrado por el narcoterrorismo. La censura no ha sido superada todavía.

30


Olly Moss - ollymoss.com

31


32


33


34


35


36


rere