Issuu on Google+

“ Moldeada por Venus “

¿Cómo describir la sintonía de un cuerpo cuyas finas líneas, delicadamente contorneadas, hacen de la femineidad un acto de la más bella y sublime gracia? ¿Cómo -cierro los ojos sin encontrar palabras- cantar exaltando con melodiosos sones la lozanía y frescura de tus entrañas que sabia y cálidamente me cobijan? Vano sería todo esfuerzo posible por dar a entender lo que tu esencia de mujer provoca en esta mortal creatura; deslumbrado y maravillado ante tu Ser, iluminado. La majestuosidad de tu sensualidad y forma de amar, ha de ser fruto directo de Venus, y no sucumbirá al pasar de los años, desventuras ó a terrenales desengaños. He aquí un siervo seducido desde un comienzo por la magia y el encanto de tu cuerpo. Un amante al que has realizado y hoy consiente de llegar a quemar el mismo Averno con el ardid que le produce el solo pensarte, cual esclavo del deseo. Mujer, de caderas y carnes perfectas, de sabios labios y tierna lengua, de suave y abrasadora piel, acepta mi canto, como una humilde ofrenda, una oda a tus encantos. Cristtoff Wolftown


Moldeada por Venus