Page 1

¿Existe el mundo del más allá? Ya hemos comprobado la existencia científica de Dios. Ahora intentemos comprobar científicamente la existencia del más allá. Podemos someter esta cuestión a los mismos principios científicos que usamos para estudiar los fenómenos físicos que acontecen a nuestro rededor.

El Universo Polisémico El físico, astrónomo y matemático Sir James Jeans alguna vez comentó que el Creador del universo debía poseer una mente matemática. Aquí, debo agregar que la significación del universo es una prueba de que su Creador debió haber tenido un profundo sentido del propósito. Tal Creador lleno de determinación no pudo haber creado un mundo que fuese imperfecto – y por lo tanto insignificante – si ese era el objetivo a cumplir. A pesar de toda su figuración y significado, nuestro mundo está incompleto en su estado actual. Requiere de la existencia de otro mundo para ser completo. Tal es el mundo al cual los profetas llamaron el mundo del más allá. Dicho mundo del más allá no es un simple asunto de dogma. Es completamente un hecho científico.

¿Qué es Prueba Científica? Antes que nada, debemos definir lo que es prueba científica. Prueba científica no significa que puede haber cierto grado de certeza absoluta de lo que se intenta probar. Tal clase de certeza innegable no es posible. Cuando se dice que algo es probado científicamente, simplemente significa que se ha establecido su probabilidad. Los conceptos científicos que son presentados como hechos establecidos son generalmente aceptados solamente porque su probabilidad ha sido establecida y no porque haya un conocimiento definido de ellos adquirido mediante su observación directa. Un ejemplo de esto es la aceptación de la estructura del átomo. Entonces, desde el punto de vista científico, no podemos rechazar el aplicarle al mundo del más allá un método que sostenemos como válido en la mayoría de asuntos científicos. Como sabemos, los pasos para una averiguación científica incluyen –hipótesis, observación y verificación. Si aplicamos esta formula tripartita al mundo del más allá, ciertamente podemos llegar a un entendimiento de su probabilidad. Y como sabemos, probabilidad es otra palabra para certeza.

Concepto del Mañana De todas las criaturas de Dios, el hombre, que no se compara con otras criaturas, es el único que tiene la mayor necesidad de certeza, por lo que debe saber qué yace frente a él. Ninguna otra entidad creada, sea animada o inanimada, posee tal concepto del “mañana”. Es un hecho ampliamente reconocido que el destino de toda criatura, excepto el hombre, es simplemente “el hoy”, mientras que el destino del hombre concierne al “mañana”. Este “mañana” indica la probabilidad de un mundo en el más allá.


¿Puede un Hombre Satisfacer Todos Sus Deseos? Un detallado estudio de la sociedad humana muestra que todo hombre y toda mujer experimentan dos temas contradictorios a lo largo de sus vidas. Por un lado, son consumidos por un deseo ilimitado de establecer un mundo de ensueño para sí mismos – un mundo acorde a sus ideales en donde pueden realizar sus vidas – con todos los placeres codiciados y lujos. Pero, por otro lado, se enfrentan con la contradicción de que, a pesar de rodearse de toda cosa material concebible, fallan en construir su mundo deseado. Aburrimiento, pérdida, accidente, la fragilidad de una edad mayor y finalmente la muerte – todo dentro de un periodo cercano a los 100 años o mucho menos – esa es la historia de cada individuo que nace en este mundo. El siguiente ejemplo es una apta ilustración de lo mismo. Billy Graham, un reconocido misionero norteamericano, escribe que una vez recibió un mensaje urgente de un compatriota multimillonario quien quería conocerle sin demorar un instante. Al recibir este mensaje, Billy Graham canceló todos sus compromisos y de inmediato salió a conocer a este hombre. Cuando llegó al suntuoso hogar del multimillonario, fue llevado de inmediato a un salón privado, donde los dos hombres se sentaron cara a cara. Entonces, con la mayor seriedad, el multimillonario le dice a Billy Graham, “como verá, soy un hombre viejo y la vida ha perdido todo sentido para mi. Voy a dar un paso crucial hacia lo desconocido… joven, ¿puede usted darme una luz de esperanza?” Aquel multimillonario norteamericano no es la única persona que afronta esta clase de desesperación. Cada individuo, hombre o mujer, que nace en este mundo, se enfrenta a esta cuestión en algún momento. Podemos atajar esta paradoja mediante la observación del fenómeno de principios de pares, el cual opera universalmente. Todo en este mundo existe en pares; todo se completa solamente en un par – las partículas positiva y negativa en un átomo, el macho y la hembra en los humanos, animales e incluso en plantas. Por lo tanto, se deduce que junto a este mundo debe existir un mundo paralelo, y que en su existencia yace la conclusión de nuestro presente mundo. Si aceptamos esta lógica todo toma significado. Todo cae en su debido lugar pero si no creemos en un mundo más allá, entonces está pregunta tan confusa permanecerá sin resolver.

El Marco Indicado Ahora dirijámonos a entender el marco básico de este mundo paralelo. Dentro de este marco los conceptos de “Paraíso” e “Infierno” también se aclaran. El paraíso es un lugar de reposo para gente sincera y amante de la verdad, mientras que el infierno es un lugar para los insolentes y los falsos. Por ende la escena que surge es aquella del presente mundo hecho por su Creador como medio de prueba para el hombre debido a que se le ha dado el libre albedrío, mientras que el mundo venidero ha sido creado como un lugar donde hemos de cosechar las recompensas (o castigos) por nuestras acciones en este mundo. No olvidemos que a pesar de que nuestra mente es eterna, nuestros cuerpos son pasajeros. El estudio de la fisiología humana muestra que nuestro cuerpo esta compuesto de múltiples células vivientes,


que mantienen transformándose a sí mismas. De este modo el cuerpo es renovado a intervalos regulares. Se regenera tal como el agua que corre por un arroyo. Aun así, el cuerpo eventualmente muere pero la personalidad espiritual, o el alma, permanece inmutable y continua con vida. Esto es porque el alma puede existir independientemente del cuerpo. Dicho de otro modo, una vida humana es como un iceberg: solo una minúscula parte es visible fuera del agua; el resto permanece sumergido. Por analogía, el lapso humano de vida puede dividirse en dos: la parte microscópica tiene lugar en este mundo, mientras que la parte infinita se despliega en el mundo del más allá. Pese a que todo en este mundo está diseñado para permitirle al hombre desarrollar su personalidad, debemos recordar que todo en el presente universo es en últimas solo una prueba para el hombre. Esto podría ser una razón por la que este mundo esta tan lleno de amargura y antipatía. Tales experiencias negativas han sido específicamente concebidas para probar al hombre. El hombre tiene que probar que puede vivir con sentimientos positivos incluso bajo las circunstancias más adversas, ya que solo aquellos que son capaces de inclinarse a lo positivo obtendrán finalmente la admisión al Paraíso. Los otros serán arrojados al Infierno de donde no hay escapatoria.

Una Explicación Satisfactoria Si nos decidimos por la teoría de causa y efecto, ¿es posible que este mundo entero pudiese haber sido creado en vano – sin propósito alguno? Mira al sol, la luna o los diminutos insectos, ¿es posible que todos pudieran haber sido creados sin ningún propósito específico? De hecho, a mi concepto todo parece haber sido creado con un propósito específico. Incluso los deseos humanos parecen haber sido creados con un propósito. Como sea, tal propósito no puede lograrse en el presente mundo, el cual es limitado. Debido a que estos deseos son ilimitados, ellos solo pueden realizarse en un mundo ilimitado, es decir, en el Paraíso.

La Realidad del Paraíso Esto nos lleva a otra pregunta –– ¿Qué es el Paraíso? El Paraíso es la respuesta definitiva a la búsqueda humana. Es un universo inmenso, libre de defectos y de maldad, completo en sí mismo. La certeza prevalece en todas partes del universo pero el mundo humano está marcado por la incertidumbre. No se escucha de miedo en el universo, pero el hombre sufre continuamente de miedo y desconfianza. El resto del mundo se halla en un estado de equilibrio debido a que recibe todo lo que necesita, mientras que los seres humanos se hallan en un estado de desequilibrio debido a que son las únicas creaturas en el mundo que sufren del dolor de pensar que no han recibido lo que querían. Aun más, el resto del universo está libre de maldad, mientras que los seres humanos sufren continuamente del problema de maldad debido al uso indebido de la libertad de otros.


El Paraíso es la respuesta a todos estos problemas. El concepto de Paraíso muestra que el hombre también hallará todo lo que el resto del universo ha encontrado. Así que mientras el resto del universo recibe lo que quiere hoy en este mismo mundo, el hombre recibirá lo que quiere mañana en el Paraíso.

Does The World of The Hereafter Exist?  

Does The World of The Hereafter Exist?