Page 1


contratiempo

número 69

octubre 2009

Directiva Gerardo Cárdenas, Gregory X. Gorman, Jochy Herrera, Félix Masud-Piloto, Moira Pujols, Rod Slemmons, Helen Valdez

Directora ejecutiva Moira Pujols

Director editorial Gerardo Cárdenas

4

9

11

14

20

26

Consejo editorial Gerardo Cárdenas, Raúl Dorantes, Rafael Franco, Jorge García, Catalina María Johnson, Esmeralda Morales-Guerrero, Ana Rechtman, Julio Rangel, Febronio Zatarain

Jefe de redacción Jorge García

Directora de arte Esmeralda Morales-Guerrero

Diseño gráfico Emily Herrera, Esmeralda Morales-Guerrero

contrafoto Alejandro Magaña

Correctores de estilo Joel Chávez y Jorge García

Portada Jeff A. Maldonado Las opiniones expresadas por los escritores que colaboran en contratiempo no son necesariamente las de la revista, o de la entidad que la publica, contratiempo nfp, una entidad 501 (c)3 sin fines de lucro. ©

contratiempo nfp

1702 South Halsted St., Chicago Il 60608 (312) 666 7466 Para obtener más información sobre las distintas secciones de la revista publicidad o suscripciones, escríbanos a: info@revistacontratiempo.com o visite nuestros sitio web: www.revistacontratiempo.com www.contratiemponfp.org Para envío de colaboraciones:

Gerardo Cárdenas directoreditorial@revistacontratiempo.com Raúl Dorantes tiempoextra@revistacontratiempo.com

contenido dossier 3 Editorial 4 Pilsen necesita Arte y Paz: Entrevista con Jeff Maldonado. Esmeralda Morales-Guerrero 6 Imagen de la voz de la comunidad:Los murales de Pilsen. Stephanie Manríquez 7 Para el malestar de violencia: Receta de mariachi y cha-cha-cha. Catalina María Johnson 8 El Cartel: Un lenguaje de paz alternativo. Esmeralda Morales-Guerrero 9 Una postura moral ante la guerra: El arte de Guillermo Munro. Julio Rangel

deshoras 11

Poesía del mexicano Manuel Iris y el cubano Jesús Barquet. Fernando Olszanski

mirada 14 La obra de Pablo Serrano en Pilsen Open Studios. Joel Chávez

tiempoextra 19 Un stop en la vida de Rigo Padilla. Raúl Dorantes y Febronio Zatarain 20 Entrevista con Juan Carlos Rulfo y Carlos Hagerman: Una mirada a Los que se quedan. Diego Grande 21 Efectos de la crisis sobre las personas migrantes en España. Peio M. Aierbe 22 Jubileo por Pocho. Javier Perucho 24 El mundo citadino de Castro Urioste. Fernando Olszanski 25 La modernidad líquida de Sygmunt Bauman. Manuel Zataráin

tiempodesobra 26 Gracias por tu vida, que fue todo un canto. Catalina María Johnson 26 contrafoto. Alejandro Magaña

latinidad 27 Latinidad: La estructura y prioridades de los líderes de origen mexicano en Estados Unidos.

octubre 2009


Editorial D e los miles de actos violentos que ocurren en Chicago, a veces ocurre que uno de ellos nos toca de cerca - un amigo, un pariente, un conocido, un colega. • Ante hechos de esta índole, cuesta saber cuál sería la mejor manera de responder las olas de violencia que nos inundan, nos ahogan, nos llevan por sus tristes corrientes y naufragan a familias enteras. • En la comunidad artística de Pilsen, así ocurrió con el inesperado asesinato del hijo de Jeff Maldonado, un artista que irónicamente surgió de las violentas calles del barrio y ha dedicado su vida a tratar de cambiar esa cultura de violencia. La respuesta de la comunidad artística, que incluye la exposición colectiva Paz en Pilsen motivó que en contratiempo le diéramos un giro particular al dossier de octubre. • Habitualmente, el dossier de octubre se dedica al tema del arte, en buena parte por la muestra colectiva Pilsen Open Studios, en la que exhiben decenas de artistas de la comunidad. • El acontecimiento que le da un giro especial a este dossier, nos permite hacer hincapié en el arte como arma a favor de la paz y el bienestar comunitario, y dedicarlo a la memoria de todas las víctimas de la violencia urbana. • Consideramos que el arte tiene inmensas posibilidades de transformar al ser humano y encaminarlo hacia una realidad ajena a la violencia. La transformación se potencia con la capacidad del lenguaje de las artes visuales de darnos acceso a las ideas sin necesidad de las palabras. • La tradición artística de la comunidad latina, y la fuerte influencia de la herencia mexicana del muralismo, ha logrado que las paredes de Pilsen hablen por nosotros. Por ello, presentamos algunos de los murales de Pilsen que cuentan la historia de su comunidad, plasmando sobre los muros el reclamo de un pueblo ante sus realidades. • A nivel internacional vemos la creación de una visión gráfica que ha trascendido fronteras: la de los carteles, que aunque inicialmente creados con intenciones bélicas, para promover la guerra y la ideología, ahora han sido aprovechados por otros artistas en una síntesis particular entre imagen y palabra para visualizar un mundo mejor. • En cuanto a nuestra ciudad, pareciera que las escuelas valoran las tablas de multiplicación más que la expresión artística del alumno. Sin embargo la educación en el arte, como la que se empieza a llevar a cabo en las Escuelas Públicas de Chicago, puede tener mayor éxito en crear seres exitosos, dotados de recursos y tolerantes. Reconocemos que al fin y al cabo es una decisión completamente personal el elegir una expresión que no sea violenta, y que el arte puede jugar un papel importantísimo en esa decisión. • También comentamos el caso del artista individual, Guillermo Munro, quien por sí solo decide empuñar el pincel para que otros no empuñen la ametralladora. • Para la epidemia de violencia, recetamos: Arte, y mucho más arte.

número 69

contratiempo




1

2

Pilsen necesita Arte y Paz:

E n t r e v i sta co n J e f f M a l d o n a d o

E

Esmeralda Morales-Guerrero

l pasado 25 de julio, el joven músico Jeff Maldonado fue muerto a tiros en las calles de Pilsen, su barrio natal, al ser confundido con un pandillero. En agosto, una manifestación reflejó el sentir de vecinos y artistas de Pilsen, para quienes el crimen resultó un revulsivo para salir a las calles y exigir paz en una ciudad que ha visto un repunte significativo de la violencia urbana, especialmente en barrios latinos y afroamericanos. A raíz de la respuesta comunitaria, la exhibición colectiva Paz en Pilsen ayudará, a través de una subasta, a recaudar fondos para un documental que Jeff Abbey Maldonado, padre de Jeff, quiere utilizar como una herramienta que ayude a difundir el arte de su hijo, y a luchar por la paz urbana. contratiempo entrevistó a Maldonado sobre el papel que el arte puede jugar para ayudar a pacificar una comunidad.

3

CT: Ante lo ocurrido con tu hijo, fue impresionante la reacción de la comunidad. ¿Cómo sentiste tú esa reacción? JM: Es algo que cambió toda nuestra mentalidad porque estábamos por marcharnos de Pilsen. Pilsen ha sido nuestro hogar por 15 años, y nos encanta. Pero después de lo que pasó es como si ya no pudiéramos quedarnos debido a tantos recuerdos. Pensamos que igual empezábamos de nuevo en otro lugar. Nos estábamos quedando en un hotel después (del asesinato). Estábamos solos, no veíamos las noticias, mi esposa y yo no hacíamos nada. Pero tan pronto volvimos (a Pilsen), vimos que la comunidad había salido a la calle, es como si nos

 contratiempo

estuvieran dando un pedazo de su espíritu para ayudarnos a reconstruir, y creo que fue porque Jeff creció con todos, con los artistas, con la gente del Jumping Bean, del Museo. Todos lo recordaban, es como si hubiera sido también el hijo de todos. Fue por esto que los artistas y la comunidad nos cambiaron por completo, para bien, y eso no hubiera podido pasar en ningún otro barrio. (La comunidad) se lo tomó como algo personal, y hasta quienes nos conocían se han acercado a nosotros. Duele, pero la respuesta ha sido positiva. CT: ¿Cómo surgió la idea de la muestra Paz en Pilsen? JM: Originalmente iba a ser una exposición mía en solitario. Pero tras lo ocurrido decidí invitar a la comunidad artística a usar el arte para responder. Es natural para un artista responder así, no solo con la marcha o en Facebook, sino convirtiendo al arte en un proceso humano. Debido a lo que pasó, yo no podía trabajar. No había manera de que hubiera podido tener todo el material para la exposición. Fue Len Domínguez quien ideó el título. Tenemos al menos 20 artistas, tal vez 25, y todas las obras han sido donadas. Lo que va a ocurrir es que al final de la exposición las obras se van a subastar para recaudar fondos que se usarán para trabajar con dos cineastas locales. Se va a hacer un documental sobre la obra y la música de Jeff, y sobre su vida, para poder mantener su arte vivo, y para usar el documental como herramienta educativa en las escuelas, a fin de enséñales a las nuevas generaciones que son ellos quienes van a poder terminar con la cultura de las pandi-

llas. Creo que es algo que nuestro hijo hubiera querido que hiciéramos: usar su nombre y su obra para generar un cambio. De eso escribía él, de trabajar para conseguir un cambio. Y lo vamos a hacer por él. CT: ¿Cómo puede el arte ayudar a una comunidad a sacar a los muchachos de las pandillas, y mostrarles otras formas de expresarse? JM: Hay más oportunidades ahora, que nunca antes, con cosas como programas escolares, programas artísticos, programas para después de la escuela. Ahí están las oportunidades, pero hay que ir por ellas. Es fácil decir que el arte puede ayudar a resolver el problema, pero la verdad es que los pandilleros tienen que querer un cambio. Si sus mentes no cambian, nadie las va a cambiar por ellos. Al menos necesitan avanzar un poco, decir que quieren salirse de esa vida, y expresar interés en aprender algo positivo. Pero tiene que surgir de ellos. Yo estuve en una pandilla cuando era joven, pero fui yo quien quería cambiar, quien tomó la decisión de que esa vida ya no era para mí, que quería algo mejor para mi vida. Es por ello que llevo 15 años trabajando con jóvenes, visitando las escuelas, no sólo en Pilsen sino por toda la ciudad. Y hay muchos antiguos estudiantes que se me acercan y me dicen: “usted me ayudó a cambiar mi vida, usted me llevó por la dirección correcta”. Esos son los estudiantes que admiro; viven una situación difícil pero saben que tienen que ponerse a trabajar. Si creces en la calle y te gusta la vida de la calle, es probable que el mundo exterior te dé miedo. Pero si quieres cambiar, tienes que asumir los riesgos. Yo siempre busco un esfuerzo de su parte. Yo trabajo con unos 60 octubre 2009


muchachos del Sector Sur, que es donde hay más tiroteos. Una vez les pedí que escribieran sobre sus experiencias con la violencia, y todos conocían a alguien en sus familias que, a veces en más de una ocasión, habían tenido un enfrentamiento con pandillas. Es lo que pasa en nuestras comunidades (latina y afro americana), es un problema muy profundo. Esta ciudad se está enfocando en cosas que alejan la atención de lo que está pasando en nuestros barrios. Hablamos de los Olímpicos, cuando la Policía no ha tenido un contrato colectivo en 40 años. Es como si los políticos estuvieran mirando para otro lado, cuando hay tantos problemas ahora: infraestructura, crimen, educación. CT: ¿Cómo hicieron tú y tu esposa para inspirar a su hijo a fin de que se orientara hacia las artes? JM: Es algo que tiene que surgir de la familia. Nadie va a criar a sus tus hijos por ti. Nosotros siempre le hablábamos, y le explicábamos que le enseñábamos ciertas cosas porque teníamos la experiencia de haber crecido en las calles y de saber lo violentas que son, y lo que hay que hacer para escaparse hacia algo que te pueda hacer feliz. (A Jeff) le tomó tiempo encontrarse, y encontrar algo que lo apasionara. Y encontró la música y la escritura. A mí me puede tomar dos semanas expresar una idea en una pintura, pero él podía poner una idea inmediatamente por escrito o en música, y crear algo que reflejase el mundo en el cual vivía. CT: ¿Crees que lo que ocurrió ayudará a generar un cambio? JM: Tenemos que hacer lo que podamos para generar una diferencia. Hay que ir por ello, como sea y con lo que sea, y usarlo. Si uno puede crear un círculo en torno suyo, con personas preocupadas por estos temas, eso es un logro importante. Después que Jeff murió, vimos que él tenía la clase de amigos que nosotros siempre quisimos que tuviera; muchachos que se quieren, que se cuidan, que se preocupan unos por otros, y que además son creativos. Y vemos que a pesar de lo que ocurrió, surgió algo positivo, y eso nos da esperanza.

CT: ¿Cómo puede el arte contribuir a la paz? JM: Nosotros creíamos que estábamos generando un cambio trabajando en la comunidad, trabajando con los jóvenes, enseñando arte, criando un buen muchacho. Creíamos que estábamos ayudando a cambiar las cosas. Lo que pasó fue absolutamente impensable, lo ultimo que se nos pudiese haber pasado por la mente, es algo que creíamos le pasaba a otras personas, no a nosotros. Todos sabían quién era Jeff. El creció en Pilsen, creció con muchachos que terminaron metiéndose en las pandillas, pero como él los conocía, y como ellos sabían que él no era pandillero, que lo suyo era la música, no se metían con él. Fue (el crimen) un acto sin sentido, y al mismo tiempo es lógico: hay gente en el barrio que crece sin otra razón de ser que agarrar una pistola y tratar de matar a alguien. Ese es el sentido: hay algo que está roto (en la comunidad). Y demuestra la importancia de saber criar a los hijos, de saberles enseñar de que si quieren expresar algo, que vayan y pinten un cuadro, o si quieren aprovechar su energía que vayan y se pongan unos guantes y aprendan a boxear. Tenemos una comunidad llena de arte, llena de ideas, y aún así hay toda esta violencia. Es la dualidad. Somos un pueblo que siempre ha tenido esta cultura de violencia, que al mismo tiempo convive con la cultura de las artes. Tenemos que seguir luchando, por difícil que sea como en nuestro caso en que creíamos que estábamos ayudando a generar un cambio. Una de las últimas cosas que escribió Jeff fue que “el universo se expande a su modo”. Hay gente que me ha dicho: “yo no creo que se expande a su modo. ¿Cómo podría ser, si tu hijo está muerto, y hay tiroteos por todos lados?”. Pero yo creo que hay una razón de ser en todas las cosas. Tal vez la razón por lo que esto ocurrió fue que, al ser Jeff tan importante para tanta gente, su muerte ayudaría a que finalmente nos decidamos a hacer algo. La violencia ya iba de salida del barrio, parecía que por fin acabábamos con ella, y de pronto vuelve a hacer erupción, a estallar. Nuestro propósito entonces tiene que ser distinto: tenemos que tomar las cosas que le estábamos enseñando

a él, y ahora enseñárselas a otros, de otra manera. Y es el propio Jeff quien está enseñando ya a otros, a través de su música y de la manera como vivió su vida. CT: ¿Estás trabajando en algo ahora mismo? JM: Bueno, es algo que cambia todo el tiempo. Estoy trabajando en varias cosas, y uno de los temas era la mujer. Pero también estaba trabajando en una serie de pinturas con el automóvil como tema central. Hace varios años hice una ofrenda para el Museo Nacional de Arte Mexicano y usé la carrocería de un automóvil, y la ofrenda era para mi abuelo que había sido mecánico en México. Y era también una declaratoria de donde estábamos como nación. El carro representaba a los Estados Unidos, y a todas las ideas que han surgido en torno a nuestro amor por el automóvil, y nuestra devoción sobre todo por los automóviles antiguos. Ahora, con el país en esta crisis económica, pensé que sería apropiado que todos los automóviles en que estuviese trabajando, fuesen casi chatarra; que fuesen automóviles amontonados unos sobre otros, como piezas de deshuesadero. Y ahora, después de lo que ha pasado, esto ha tomado otro significado (Jeff fue asesinado en el interior de un vehículo en que viajaba con un amigo, N.R.). Por ahora no puedo pintar nada, sólo he estado haciendo algunos dibujos. Toda la inspiración que tenía, me la arrancaron de cuajo, así que no sé qué voy a hacer después. Muchas veces me inspiraba en algo que era inmediato: una pose, una imagen, algo que me hacía producir. Así fue con muchos dibujos, pero en los últimos años no he pintado mucho porque me he concentrado en dibujar. El dibujo es mi primer amor, es divertido. Pintar es un trabajo. No sé qué va a pasar. Mi reto es participar en el próximo Pilsen Open Studios. Por ahora no sé si quiero mostrar mi trabajo. Puede que algunas cosas las deje para después, cuando me vuelva a sentir listo para desarrollar una idea, trabajarla a fondo, tal vez para tener una exposición apropiada el año próximo.

6

Esmeralda Morales es comunicadora gráfica y directora de arte de contratiempo.

Estas obras, junto con la que aparece en la portada de este número, son parte de la muestra Paz en Pilsen, y serán subastadas el próximo viernes 9 de octubre, 6:30pm en la galería Carlos & Dominguez Fine Arts, 1538 W. Cullerton, Chicago, IL, 60608. 1. Esto no es vida. Diana Solís. Acrílico y tinta sobre papel. 2. Prayer. Patricia Peixoto. óleo sobre lienzo. 3. Stop Killing My Friends. Gerry Lang. Collage de diversos materiales. 4. Who is the Slayer?. José Guerrero. Grabado sobre papel. 5. Sin título. Jeff A. Maldonado. óleo sobre lienzo 6. Paz en Pilsen. Salvador Jiménez. Instalación, diversos materiales. 4 número 69

5 contratiempo




Imagen de la voz de la comunidad:

Los murales de Pilsen Stephanie Manríquez

1.

H

istóricamente la evolución del hombre ha sido grabada y matizada desde siempre, en piedra, paredes o muros, remontándonos a partir de la era prehispánica o revolucionaria hasta nuestros tiempos contemporáneos; a través de murales hemos marcado nuestras raíces, nuestras luchas, nuestros ideales, el desacuerdo social, las injusticias, batallas, territorios y en ocasiones idolatramos futuros idóneos en ellos. Por tanto, la historia se encuentra plasmada ahí, para todos aquellos que no osan del hábito de la lectura, solo necesitan voltear a su alrededor y mirar su reflejo, porque estamos marcados como sociedad dentro de nosotros mismos. A principios de la década de los 20 en México, dentro de una era de cambios políticos y sociales tras la Revolución, aparecen los tres grandes muralistas que encabezan el renacimiento mundial del arte mexicano: Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Sequeiros. Estos concebían murales día a día mostrando la lucha y el desacuerdo del pueblo, así como sus propias tendencias y líderes políticos. En la década siguiente, estos personajes llegan a Estados Unidos trayendo consigo una oleada muralista a edificios gubernamentales, librerías y zonas industriales. Pero es hasta los años sesenta cuando el muralismo llega a Chicago, en un momento en que movimientos civiles y laborales ganaban peso, y sus manifestaciones se reflejaban en una coloratura más viva de la ciudad. El primer mural al aire libre fue “The Wall of Respect” (1967), de William Walter, en el Sector Sur. En menos de una década se produjeron más

2.

3. Fotos: Thelma T. Uranga

 contratiempo

de 300 murales en la ciudad, concentrándose específicamente en varios barrios. La llegada del muralismo coincide con profundos cambios en Pilsen, un vecindario localizado en una orilla del suroeste de la ciudad, y cuya población había sido históricamente centroeuropea y trabajadora. Desde mediados del siglo XX, la población del barrio es progresivamente remplazada por jóvenes mexicanos y méxico-americanos, que comienzan a instituir su identidad mediante el arte mural, inspirados por el trabajo de Walker e influenciados por Rivera, Orozco y Siqueiros. Germinando un Pilsen pintoresco, aparecen en escena personajes como Mario Castillo, Ray Patlán, Héctor Duarte, Marcos Raya, Alejandro Romero, entre otros, forjando y trazando el carácter enérgico, solidario y consistente de una comunidad hacia un activismo laboral y una conciencia cultural tradicionalista. El primer mural registrado de esta generación fue “Peace” o “Metafísica” (1968) por Mario Castillo. En los años setenta se inaugura en Pilsen Casa Aztlán que pronto se convierten en centro del movimiento mural, en especial a partir de que Ray Patlán, junto con un grupo de jóvenes puertorriqueños y mexicanos, comienzan a pintar sus paredes, en colores vivos, la historia de América Latina. Estos murales desaparecen en 1974 a causa de un incendio. Pero Marcos Raya restaura la fachada, pintando los rostros de personajes como Emiliano Zapata, Cesar Chávez, el Che Guevara, Benito Juárez, Pancho Villa, Frida Kahlo y Rudy Lozano. Identidad y arte La temática utilizada en los murales desde entonces hasta fines de los años noventa incluyó cuestiones agrícolas y laborales, símbolos indígenas, rostros de líderes y héroes mexicanos, imágenes religiosas, algunas situaciones políticas internas de Chicago y siempre el pueblo, la gente; independientemente de los problemas de la época, algo sumamente representativo dentro de la cultura mural es la gente y el resultado de la interacción con su entorno. En los murales de Pilsen se radicó la identidad y el carácter completo de una entidad. Las nuevas generaciones están tomando posesión del seguimiento de nuestra historia y se están encargando de registrar los acontecimientos actuales que afectan a nuestra sociedad. La nueva oleada de murales habla sobre migración, educación, globalización, la familia, el medio ambiente, la guerra, e incluye íconos y personajes del medio artístico, en un contexto cotidiano. Algunos murales de la nueva generación están manejando el folklore mexicano a flor de piel, pintando modelos provenientes de distintas épocas pero que se unen por la

fuerza y el impacto que los hizo sobresalir. Por ejemplo, en la esquina de la calle 18 y la Wood, dentro de un mismo cuadro podemos apreciar a Sor Juana Inés de la Cruz, la Corregidora, Dolores Huerta, la Adelita, María Félix, Frida Kahlo y a un grupo de chicas bailando un jarabe tapatío, representando el orgullo por las tradiciones populares, al tiempo que la admiración por símbolos históricos, y hasta por ídolos más contemporáneos, como Joan Sebastián o Ramón Ayala. Pero los murales siguen explorando temas de profunda importancia para la comunidad, especialmente los relativos a migración, familia y educación. En ese sentido destacan “Declaration of Immigration” (2009) el mural más reciente en el área de Pilsen, que se encuentra ubicado a espaldas del edificio de Radio Arte/Yollocalli en la calle 18 y la Blue Island, y que a las mariposas como símbolo del inmigrante, las mariposas, para proyectar el reclamo de una legislación justa en torno a las cuestiones migratorias. Por otro lado, una de las esquinas más ricas en murales es la Ashland y la 19, donde se han plasmado en las fachadas los riesgos de ser inmigrante indocumentado, y los tipos de trabajos que el inmigrante desarrolla; también abundan los temas de la fe, la importancia de la unidad familiar, y la lucha por una vida mejor para los hijos de los inmigrantes. Dentro de las problemáticas mundiales, “Globalización” (2007) ubicado en la Allport y la calle 19, representa la lucha actual entre potencias mundiales y religiones, y su impacto sobre las familias. La combinación de dos generaciones murales ha situado a Pilsen dentro de una fascinación artística y como una entidad propia. A lo largo de medio siglo, la transición de temáticas ha dejado múltiples ventanas no simplemente como decoración sino que también han sabido recoger las transformaciones del tiempo. Stephanie Manriquez es productora independiente en medios radiofónicos y escritos, y Directora ejecutiva del Festival de música electrónica latina (FMEL). Thelma T. Uranga, es fotógrafa graduada en Arte de estudio y fotografía de Illinois State University. Reside en Cicero, Illinois.

1. Declaration of Immigration Mural. (2009) Artísta: Salvador Jimenez. Esquina de 18th Street y Blue Island. 2. Globalización. (2007) Artísta: Roy Villalobos. Esquina de Allport y 19th Street. 3. Sírvales. (2005)Artísta: Jeff Zimmermann. Esquina de Ashland y Cullerton Ave. (St. Pius V). octubre 2009


Fotos por cortesía de Jesus Esquivel, Office of Arts Education, Chicago Public Schools

Having a Ball Ballroom Dance Program

All City Music, Curie High School.

Para el malestar de violencia:

Receta de mariachi y cha-cha-cha Catalina María Jonson

T

ras un año escolar en el que murieron por causas violentas 34 estudiantes de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS), la respuesta oficial a la situación incluye una nueva iniciativa para crear una “cultura de tranquilidad” en las escuelas por medio de un programa que identifica estudiantes que pudieran tener dificultades, ofreciéndoles apoyo a través de mentores y cursos especializados. Sin embargo, ya desde hace varios años a nivel internacional, se reconoce que a largo plazo, una educación que integre las artes tiene posibilidades de transformar la vida de los alumnos, de desarrollar cualidades que propician que seamos seres tolerantes y creativos, y nos volvamos más diestros para responder a situaciones sin recurrir a la violencia. Con miras a estos propósitos, hace tres años fue creada en el sistema administrativo de CPS la Oficina de Educación en las Artes para coordinar programas artísticos en las escuelas en pro del bienestar de los estudiantes. Contratiempo conversó con David Roche, director del programa, y Jesús Esquivel, supervisor en el campo del programa “Having a Ball”, acerca de los proyectos de dicha oficina. La Oficina de Educación en las Artes, que en su fase anterior conocida como el Departamento de Artes Culturales centraba sus esfuerzos en las artes visuales y la música. Fue fundada en 2006 para crear un sistema centralizado que administrara diversos recursos de apoyo de los programas de educación artística en las escuelas, incluyendo los que pudiera haber a través de subvenciones y organizaciones afiliadas. Al mismo tiempo se le incorporaron a su misión las disciplinas de teatro y danza, y hoy se cuenta con un experto en cada una de cuatro áreas: Teatro, Artes Plásticas, Música y Danza. En las escuelas, se respondía a una situación de extrema carencia de recursos, sobre todo para las primarias, donde se le destina para la enseñanza del arte solamente el equivalente de las horas de un empleado de tiempo completo para cada 750 estudiantes. Aún a nivel de secundaria, en el que sí se implementa un año de artes visuales y un año de música para los estudiantes, la discreción que existe en cada plantel provoca que las decisiones fiscales dependan del interés y las prioridades de sus administradores, y los recursos destinados a las artes varían enormemente de escuela en escuela.

Los resultados de tres años de esfuerzos de la oficina se empiezan a vislumbrar. Por ejemplo, ya se ha coordinado un programa de educación musical a través del mariachi organizado entre tres escuelas en Pilsen: Cooper Elementary Dual Language Academy, Manuel Pérez Elementary School y Benito Juárez High School, en las que los estudiantes pueden participar desde el kinder hasta el último año de secundaria. Ampliando un proyecto ya iniciado por Víctor Pichardo, e incorporando también un toque de la filosofía de “El Sistema” creado por el maestro José Antonio Abreu de Venezuela, se espera ofrecer una educación musical clásica mexicana para niños a la par que vayan cursando toda su educación formal. Otro programa apoyado por la Oficina, y que confirma la influencia venezolana expresamente, es el que se ha establecido en Hibbard Elementary en Albany Park, en asociación con el People´s Music School de Uptown. Alrededor de 40 estudiantes, de entre ocho y 12 años de edad, participan en un programa riguroso de educación musical clásica, estudiando dos horas al día después del horario escolar, cinco días a la semana, y preparando con regularidad recitales en la comunidad según el modelo venezolano. Guía para las artes Existen también iniciativas recientes de programas de poesía y de teatro, pero quizás el programa de mayor alcance y mayor éxito hasta hoy (que inclusive recibió atención nacional y se está promulgando como modelo nacional) es el de “Having a Ball”, inaugurado hace cuatro años. Participan casi mil estudiantes al año, todos de quinto año de primaria, recibiendo instrucción en cha-cha, vals, tango, paso doble y jive. Estos bailes se incorporan a la enseñanza por formar parte de lo que se denomina el “estilo internacional de baile de salón”, ya que el programa no ha dejado pasar por alto la posibilidad de que se reconozca el baile de salón como deporte en las Olimpiadas del 2016. Además de las clases de baile, los estudiantes reciben instrucción formal acerca de temas relacionados con la alimentación, cómo mejorar su condición física, y cómo combatir la obesidad. El apoyo de la Oficina de Educación en las Artes incluye haber desarrollado un sistema de becas en el que los participantes que han cursado “Having a Ball” pueden obtener instrucción en ballet

y baile de salón por doce semanas, impartida por profesores de Hubbard Street Dance y Lou Conte Dance Studio. Más el gran proyecto de la oficina, al que le han dedicado ya dos años de esfuerzos, es la creación del currículo que va a imprenta el 23 de octubre. Inspirado en parte en el “Blueprint for the Arts” de la ciudad de Nueva York, el currículo se denomina el “Chicago Guide to Teaching and Learning in the Arts”, cuya impresión está a cargo de Salsedo Press. Se espera que con dicha guía las escuelas y las organizaciones artísticas que están asociadas con programas en las escuelas puedan poner en armonía sus programas con los estándares correspondientes que se aplican para medir los resultados y el desempeño del estudiante. Sin embargo, se ha cuestionado mucho la validez de resultados reales de integrar educación en las artes a los programas académicos. Esto se debe a que, al medirse los factores que inciden en que una escuela que ofrece una excelente educación artística logre a la vez mejorar el rendimiento académico de sus estudiantes, es difícil discernir qué se debe a qué. Además, muchos de los resultados resultan ser intangibles, aún cuando como comenta Esquivel, se observen a nivel anecdótico: niños y jóvenes que se comunican fácilmente y con mayor propiedad, dan muestras de mayor autoestima y trabajan mejor en equipo. Lo que sí se está midiendo y documentando en el programa de “Having a Ball” es una mejora en el nivel de asistencia de los participantes. Con lo que podemos concluir que añadirle un poquito de cha-cha-cha al currículo puede tener resultados sorprendentes. ¿Será que algún día en vez de arma de fuego, algún joven decida levantar un violín de mariachi y se ponga a tocar “El Son de la Negra”? Para mayor información sobre los programas mencionados: http://www.cpsarts.org Catalina María Johnson, Ph.D. es locutora y productora de programas de música latina para estaciones de radio pública. Para mayor información: www.encantolatinoproductions.com


El Cartel:

Un l e n gu a je de paz alt ernativo Esmeralda Morales-Guerrero

U

na de las principales contribuciones del cartel a nuestra forma actual de comunicación, es que ha puesto el arte al servicio del lenguaje popular y utiliza símbolos que definen gran parte de nuestra cultura visual. Hoy en día el cartel juega un papel fundamental en la expresión cotidiana de nuestro ambiente político, social y cultural. Las imágenes, los símbolos y la tecnología han ido actualizando nuestra manera de entender y desarrollar el lenguaje gráfico globalizado que no necesita nacionalidad ni idioma.

1.

Orígenes El nacimiento del cartel se ubica justo en el apogeo de la Revolución Industrial. La importancia de un periodo histórico tan relevante como este, radica en la cantidad de cambios que impactaron la manera de relacionarnos con nuestro entorno y entre nosotros como sociedad. Las transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales comienzan a demandar nuevas formas de comunicación en la Europa de principios del siglo XIX. El auge de la producción en serie y la expansión del comercio crean la necesidad de informar de manera clara, directa y sencilla. El cartel germina de esta necesidad de comunicación y la función evidente de publicidad y propaganda. El perfeccionamiento de la litografía, que para mediados de ese siglo puede reproducir miles de hojas por hora, lo vuelve el medio de comunicación idóneo para hacer llegar información a todo rincón posible. Inglaterra, Francia y Alemania fueron testigos de como algunos de sus pintores y artistas, hicieron suyo el lenguaje gráfico del arte popular y crearon nuevos paradigmas visuales que al ser expuestos una y otra vez en diferentes variantes, empezaron a ser adoptados como modelos estéticos por jóvenes de la época. El diseño de carteles formó parte importante del movimiento Art Nouveau, estilo moderno característico de cambio de siglo XIX al XX. Una de las propuestas de los

2.

3.

6 y 7.

artistas visuales de esa etapa era integrar el arte con la sociedad. Es en este periodo donde aparecen las primeras revistas de arte y tipografía. Die Jagend y Simplicissimus en Berlín y Munich, The Studio y The Poster en Londres. Estas publicaciones impulsaron a grupos de artistas vanguardistas a romper con la tradición académica del arte y a estimularse visualmente, creando una rica variedad expresiva universal. La comunicación visual y la guerra La importancia de la comunicación gráfica es visible en la Primera Guerra Mundial. La identificación militar del rango y la unidad se hace a través de signos y símbolos instantáneamente entendidos. Los carteles generados por los países en guerra, hablan del grado de desarrollo de la comunicación visual de cada país. Alemania, por ejemplo, un poco antes del comienzo del siglo XX, había simplificado su comunicación visual. Había carteles de publicidad que no necesitaban más que un mínimo apoyo verbal y esto se aprecia más tarde en la creatividad y unidad gráfica de sus carteles de guerra, elementos que no se encuentran tan sofisticados en los carteles de otros países. Los carteles de guerra de la Primera Guerra Mundial marcaron un estereotipo que después fue utilizado para la propaganda política en Italia, Alemania y Rusia. Los discursos visuales están en pleno y la propaganda política tiene como aliada principal la combinación de signos y símbolos que comunica en segundos. Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial en 1939 los carteles eran ya oradores públicos. Los diseñadores hacían gala de su creatividad para repetir consignas visuales y alegorías políticas. El grabado y la fotografía en blanco y negro desplazó eran los principales medios de reproducción. La fotografía en especial resulto ser un medio muy eficaz de protesta contra las atrocidades de la guerra. Los carteles antiguerra Y es justo en 1945 cuando cambia la opinión mundial acerca de la guerra y los carteles antiguerra empiezan a proliferar. La reacción a la guerra de Vietnam (1964-1975), las protestas de Paris en 1968, la revolución

cubana, crearon un tipo especial de diseño derivado de la clandestinidad con la que los carteles eran producidos, distribuidos y colocados. Los carteles tenían el sentido de panfletos preparados con mínimos recursos y tiempo dedicados solamente a la comunicación urgente y la información instantánea. El cartel se utilizó para estimular la protesta ante la autoridad por los grupos de estudiantes, feministas y activistas en temas sociales. Los carteles antiguerra fueron importantes en el llamado al desarme y la paz especialmente en contra de la guerra de Vietnam. Directores artísticos y agencias de publicidad en Nueva York se unieron para crear anuncios para acabar con esta guerra. Un movimiento similar fue creado en 2003 en contra de la Guerra de Irak. El 15 de febrero de ese año tuvo lugar el movimiento antibélico más grande de la historia. Hubo manifestaciones en más de 600 ciudades alrededor del mundo para expresar la repulsión hacia el ataque preventivo de las tropas de Bush a Irak. La comunicación gráfica antibélica tiene más presencia que nunca, y una de los principales motivos es el acceso global a la información a través del Internet. Para este año las técnicas de reproducción han cambiado por mucho. La tecnología al alcance de los diseñadores y comunicadores gráficos ha hecho que los programas de diseño sean la herramienta ideal para producir y multiplicar carteles y expresiones gráficas de cualquier carácter. Existe hoy en día un panorama incierto con una fuerte carga de tensión y los artistas reflejan sus convicciones políticas y sociales en sus obras convertidas muchas veces en un medio de expresión y entendimiento entre las distintas razas, clases sociales y pueblos. Su visión y valor nos sirve de inspiración y nos ha hecho visualizar un mundo mejor para nosotros y nuestras generaciones futuras. El lenguaje visual trasciende fronteras y su manejo adecuado nos informa y mantiene conscientes. Esmeralda Morales-Guerrero es mexicana, comunicadora gráfica y directora de arte de contratiempo.

1. Por el desarme. (1932) Jean Carlu. 2. Quiero salir. (1971) Protesta contra la guerra de Vietnam. 3. Acabemos con el mal aliento (1967). Seymour Chwast, Push Pin Studios. 4. Stop the oil war (2003) Daniel Pownall-Benitez. 5. Drop Bush Not Bombs. Christopher C. Kaufman. 6 y 7. Carteles de Paris 1968.

5.

4.

 contratiempo

octubre 2009


Chicago Cub.

Gaza

drowned

Una postura moral ante la guerra: Buttoning at the L

El arte de Guillermo Munro Julio Rangel

big industry polluters

A

l margen de la filiación ideológica que cada persona tenga, la universalidad de una imagen de guerra nos unifica ante una certeza: la barbarie es el último eslabón del juego político. Se ha dicho antes: “La guerra es la continuación de la política por otros medios” (Clausewitz). Y tras las capas de interpretaciones o justificaciones que cada bando puede ofrecer, el dolor humano que nos asalta desde una aldea bombardeada, desde un cuerpo violentado, parpadea en el torrente de imágenes electrónicas y se desvanece cada día. número 69

La mirada del artista sobre el campo de batalla propone, en la síntesis de una imagen plástica, una postura moral. La expresión de lo aparentemente incomunicable, el horror intransferible de las víctimas de guerra, tiene en el artista, más allá de la contundencia del registro fotográfico o de video, el tamiz de una sensibilidad que interroga y comparte su perplejidad. Guillermo Munro, artista mexicano radicado en Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, co-organizó en marzo de este año el proyecto Art For Gaza, una exposición surgida de la indignación general que desató la ofensiva israelí en la franja de Gaza el pasado invierno. El lector recordará las imágenes de niños y civiles abatidos durante la llamada operación Plomo endurecido en la citada región, que trajo la condena internacional. Vía email, Munro cuenta que la exposición fue montada con el fin de ayudar a niños que habían sido damnificados en el conflicto. “Estuvimos con niños que traían a Dubai para recibir prótesis de manos o piernas. Fue una experiencia increíble que jamás olvidaré. Recaudamos unos 12 mil dólares en ayuda para los pequeños.” Según información periodística, el 70 por ciento del total recaudado en esta exposición se entregó al Palestine Children Relief Fund, una organización internacional sin fines de lucro que otorga servicios médicos y ayuda humanitaria a los niños y jóvenes que enfrentan la crisis en el Medio Oriente. El cuadro que Munro aportó se titula “Gaza”. En él, el artista del estado mexicano de Sonora usa una contraposición de

elementos para crear un efecto inquietante: un bombardero (el nivel aéreo, la política instrumentada) y el rostro expresivo de un chico palestino (la realidad social, la perspectiva a nivel del suelo) comparten un espacio dominado por la textura chorreante de un gris blancuzco, un cielo ominoso hecho de gruesas pinceladas, encendido al fondo por apagados rojos, los fogonazos dantescos de la guerra. Cierra la composición por el ángulo inferior derecho una ciudad en llamas. Llama la atención el tono subyacente, sin estridencias (ni cromáticas ni figurativas), contenido en un tenso equilibrio visual. La obra de Munro oscila entre la pintura y el arte objeto, sus cajones de madera ofrecen una parcelación del espacio donde texto e imagen se complementan en cierta armonía, y el conjunto apunta con claridad a la transmisión de un mensaje (la catástrofe ecológica, los horrores de la guerra). En algunas de sus pinturas, también, la composición se divide en texto e imagen: el primero cumple una función informativa que el segundo refuerza, dando a la pintura un sentido de urgencia emparentado con el cartel, el diseño gráfico. Esto no es de extrañar, dado que desde su centro de trabajo —el periódico Gulf News de Dubai— Munro ejerce el periodismo gráfico —la infografía—, y por ese medio ha impulsado la investigación de temas sociales y ecológicos, sobre todo en torno a especies al borde de la extinción y los efectos del calentamiento global. Como parte de su trabajo, Guillermo propuso crear un reportaje sobre especies cuya supervivencia peligra en la península arábiga. “Por dos meses estuvimos visitando un centro llamado Breeding Center for Endangered Arabian Wildlife”,

nos explica, “hablando con científicos sobre estos animales, y sacamos once páginas sobre once de estos animales. El centro aumentó su número de visitantes de unos cientos a 8 mil al mes.” La mencionada yuxtaposición de elementos de su obra se aprecia también en algunos cuadros en que un desnudo femenino en primer plano (“Buttoning at the El” y “Chicago Cub”) insertado en un contexto urbano familiar (el tren elevado, el Wrigley Field, el skyline de Chicago) se ofrecen como un apunte irónico que contrasta el espacio de la convivencia social, la cultura y la vida cotidiana, con la intimidad del desnudo. Cuerpo (intimidad, deseo) y espacio social (transporte público) en contrapunto no exento de humor. En el primero la mujer aparece en el acto de despojarse de sus ropas, pero porta una mascara antigás, elemento que añade otra capa de significación al conjunto. Guillermo Munro continúa trabajando como artista y como periodista, sea desde periódicos y revistas o como organizador de exposiciones en el consulado de México en Dubai. Actualmente está por comenzar un mural en el Dubai Community Theatre and Arts Center y tiene proyectos para dibujar con niños autistas. Julio Rangel es mexicano y miembro del consejo editorial de contratiempo.

contratiempo




Poesía del mexicano Manuel Iris y el cubano Jesús Barquet (Recopilación e introducción de Fernando Olszanski).

Fernando Olszanski es argentino, autor de Rezos de mariguana.

número 69

contratiempo

11


12 contratiempo

octubre 2009


nĂşmero 69

contratiempo

13


mirada cómplice

Obra de Pablo Serrano en Pilsen Open Studios

Fotos: Joel Chávez

Joel Chávez

D

el 16 al 18 de octubre se lleva a cabo la décimo cuarta

celebración

del

Pilsen Open Studios como parte del Chicago Artist Month October 2009. El programa reúne para esta ocasión a más de 60 artistas, que exponen sus trabajos al público desde galerías, centros culturales y cafés del barrio de Pilsen. Dentro del nutrido repertorio de artistas destaca Pablo Serrano, quien a sus 29 años de edad es graduado en Diseño Gráfico por la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, y tiene una maestría en enseñanza de arte.

14 contratiempo

Ha sido instructor en el Instituto de

madera que conjuga tierra, papel,

Arte de Chicago y actualmente estudia

piedras y una pantalla eléctrica para

el doctorado en educación artística en

revelar los múltiples rostros de la

la Northern Illinois University.

migración, que al ser fusionados en la imagen Virgen de Guadalupe y

Pablo llega a los Estados Unidos en

la Estatua de la Libertad adquieren

1979, luego de que sus padres deciden

otro sentido que para Pablo significa

emigrar del estado mexicano de

“esperanza”. Esta obra será expuesta

Durango, a Chicago, estando su madre

próximamente en el Museo Nacional

embarazada de él. Nace en Chicago

de Arte Mexicano.

y pasa casi toda su vida en Pilsen, comunidad en donde actualmente

La mayor parte de los trabajos

radica y tiene su propio taller, el cual

de

Serrano

exponen

asuntos

tuvimos la oportunidad de conocer

relacionados con la identidad, tanto

para ver cuatro de sus obras, entre ellas

individual como colectiva.Al respecto

dos pinturas con temática de familia,

comenta: “Las generaciones de

un cuadro sobre Barack Obama, y

inmigrantes que dejan mucho allá,

también una estructura compuesta que

que sacrifican muchísimo: salud,

llama la atención por su elaboración en

bienestar, estabilidad psicológica octubre 2009


mirada cómplice

y cultural; vienen y se dedican

mucho la problemática que atraviesan

que toma en cuenta de que todos

muchísimo a trabajar pero los hijos

las nuevas generaciones de hijos de

somos humanos, que todos tenemos

tienen que buscar un sentido a la vida

inmigrantes. Es por ello que invita a

diferentes capacidades que se tienen

aquí, y es muy difícil que los padres

través de sus cuadros a la reflexión

que respetar, pero que aun así todos

puedan extenderles ese apoyo a ellos

y con sus palabras a confiar “en las

debemos tener la oportunidad de

porque ellos mismos no conocieron la

organizaciones educativas, que son

cultivar los que nosotros podamos

adolescencia aquí”. Otros temas que

las que mejor nos pueden ayudar”.

aportar a la sociedad”.

Pablo aborda son los relativos a la actualidad política y la educación.

La banda de Hip-Hop Kinto Sol

Para mayor información:

utilizó para uno de sus vídeos llamado

http://www.pilsenopenstudios.org/

El gusto por la enseñanza creció

“Sí Se Puede” dos de los murales de

http://www.visionesnuevas.com/

en Pablo cuando ingresó a un

Serrano: “Un Mundo una Familia”,

Intro.html

bachillerato como substituto y le

que es un homenaje al movimiento

tocó afrontar muchas dificultades de

de inmigración que trata los temas

Joel E. Chávez Huerta es estudiante

orden administrativo que lo llevaron

de reunificación familiar, e “Iraq

de maestría en literaturas y culturas

a ser despedido por “tener una

2003-2008: The Tragedy of American

latinoamericanas

forma diferente de pensar”. Estas

Imperial Foreign Policy”.

Illinois University

experiencias son abordadas también

“Al final lo que a mí me ha ayudado

por Pablo, dado que le preocupa

mucho es la filosofía democrática

número 69

en

Northeastern

contratiempo

15


16 contratiempo

octubre 2009


nĂşmero 69

contratiempo

17


18 contratiempo

octubre 2009


tiempoextra

Un stop en la vida de Rigo Padilla Raúl Dorantes y Febronio Zatarain

n octubre de 1994, Rigo Padilla, en compañía de su madre y sus dos hermanas, llegaron de Jalisco para establecerse en el departamento de su papá, ubicado en el barrio de West Town. Rigo apenas contaba con seis años de edad; por eso, un día después de la llegada, su padre lo inscribió en la escuela Carpenter Elementary. Rigo recuerda que los primeros meses fueron de mucho sufrimiento. La confusión que le generaba el inglés en ocasiones lo llevaba al llanto. Al ver esta circunstancia, su maestra de primer grado lo sentó con un niño que se manejaba en ambos idiomas. El inglés lo fue aprendiendo a regañadientes a lo largo de la primaria. Y no fue sino hasta el primer año de high school que se preocupó casi de una manera compulsiva por aprender el inglés de la mejor manera posible. Este cambio se dio cuando su maestra lo envió a clases especiales para que mejorara su gramática, pero sobre todo su acento; y al verse de pronto rodeado de muchachos recién llegados de México, lo invadió un pavor que traía la carga de varios años. Ese pavor lo llevó a borrar su acento y a perfeccionar su gramática, a tal grado que se volvió uno de los mejores estudiantes de su grupo regular. Posiblemente, el inconsciente le hizo saber a Rigo que estar en el grupo de recién llegados era un peligro y la lengua inglesa se le presentó como su único salvavidas. En los cuatro años que estudió en la Noble Street Charter High School, los amigos de Rigo eran jóvenes latinos que tenían dos obsesiones: el estudio y el futbol; escapaban del estereotipo que tienen los medios de comunicación del joven latino del inner city. Cuando se hablaba del porvenir en el grupo de Rigo, salían a relucir los nombres de las universidades reputadas del estado, pero la que sobresalía —por su condición de universidad pública— era la de Illinois en UrbanaChampaign. Y ése era precisamente el sueño de Rigo. Cuando tomó el examen SAT, sintió que tenía su sueño en las manos. Pero se le fue desvaneciendo cuando vino el tiempo de llenar solicitudes, muy en específico la Forma FAFSA, que permite a muchos jóvenes de bajos recursos pero con buen aprovechamiento educativo, ingresar a una universidad de excelencia. El sueño de Rigo se disipó del todo cuando sus padres le confesaron que no tenía un número de seguro social. Pero un niño que Si bien Urbana-Champaign se le escapó de las manos, en atraviesa la frontera a ellas permaneció el ímpetu de terminar una carrera univerlos seis años, no sabe a ciencia sitaria. En Chicago, la mejor opción era la Universidad cierta lo que está pasando. El cruce de Illinois-Chicago (UIC). Y ahí fue donde ingresó por el desierto lo vive como entre sueño y como estudiante de tiempo completo. A pesadilla, como algo que no se ha vivido o partir del otoño del 2007, las diversiones pasaron a como un trance entre el mundo que un tercer plano; en primer lugar porque tenía que trabajar se abandona y el mundo al jornadas de 40 horas a la semana como busboy para poder sufragar que se llega. sus gastos; en segundo lugar, porque sus antiguos amigos fueron desapareciendo poco a poco, ya que ellos sí pudieron ingresar a la universidad de Urbana-Champaign. El salario y las propinas que recibía como busboy no eran suficientes para cubrir los gastos que representaban sus estudios en la UIC. Esta situación lo obligó a cambiarse al Harold Washington College apenas

número 69

Rigo padilla a los 6 y 19 años.

en el segundo semestre. Por desgracia, en enero de 2009 cometió una infracción vial: no se detuvo completamente frente a la señal de “alto”, y al no tener licencia de conducir fue arrestado por la Policía. De acuerdo con una ordenanza municipal de 1985, en Chicago es contra la ley pedirle a un infractor su número de seguro social. Y a Rigo se lo pidieron en el Departamento de Policía. Y al no tenerlo, fue remitido a Inmigración. Presionado por la pérdida de su libertad y por no dejar truncos sus estudios, aceptó que le colocaran un brazalete electrónico, que le permitiría regresar a su casa. No se dio cuenta que al firmar las fojas de Inmigración, estaba firmando también su proceso de deportación acelerada. Hoy por hoy, a sus 21 años, Rigo enfrenta una orden que le exige abandonar el país a más tardar el 16 de diciembre de este año. Cabe decir que en cuanto salió del centro de detención, Rigo se incorporó a su trabajo de busboy y a su rutina de estudiante de tiempo completo en el Harold Washington College, institución en la que obtuvo el verano pasado su asociado en Artes con una concentración en Estudios Latinoamericanos. Aun con los tropiezos, Rigo ha seguido luchando por obtener un bachelor’s degree. No es casual que se haya matriculado de nuevo en la UIC. La lucha por el Dream Act Cada año egresan de las high school del país 65 mil jóvenes que tampoco tienen número de seguro social. Muchos de ellos no tienen la fortaleza para enfrentarse a esa condición jurídica que los debilita social y psicológicamente. Al salir de preparatoria, la mayoría de estos jóvenes opta por abandonar sus estudios. Y lo hacen para no ser vistos por el ojo que señala, el ojo que juzga, el ojo que los puede deportar. Cuando una persona de 17 ó 18 años decide cruzar la frontera sin documentos, entiende y asume todas las implicaciones que esto significa: que se le detenga varias veces, que se le tomen fotos y huellas digitales, que por volver a intentarlo, lo acusen de criminal sin serlo, que se le discrimine una o diez veces, etc. Su carácter social de inmigrante indocumentado le permite trascender

sin mayor problema estos golpes ya previstos. Pero un niño que atraviesa la frontera a los seis años, no sabe a ciencia cierta lo que está pasando. El cruce por el desierto lo vive como entre sueño y pesadilla, como algo que no se ha vivido o como un trance entre el mundo que se abandona y el mundo al que se llega. ¿Rigo a sus seis años sabía que estaba violando la ley? ¿Se le puede juzgar por un acto completamente ajeno a su voluntad y que lo metió a una nueva vida? ¿Es justo que sea deportado al país en que nació pero que en términos existenciales ya no es el suyo? Hay un senador federal —digno de todo respeto— que desde 2001 ha presentado un proyecto de ley que lleva por nombre Dream Act. Nos referimos a Dick Durbin, del estado de Illinois. La idea es que todo joven que haya ingresado ilegalmente a Estados Unidos antes de los 16 años y obtenido su diploma de high school, debería de recibir su residencia legal. Desde ese 2001, este proyecto ha sido rechazado cinco veces. En aras de una negociación con sectores del Partido Republicano, Durbin introdujo en su nueva propuesta que los jóvenes que solicitaran su regularización a través del Dream Act tendrían dos opciones: estar matriculados en una universidad o enlistarse en las fuerzas armadas. Pero pese a esa concesión, en el año 2007 el proyecto de ley se presentó al pleno del Senado y fue rechazado. El presidente Obama ha pospuesto todo lo referente a los inmigrantes con tal de que se apruebe su plan de salud. Creemos que el caso de estos 600 mil jóvenes inmigrantes amerita hacer un paréntesis para proponer al Congreso una ley que los regularice. Son jóvenes que se sienten estadounidenses y que están dispuestos a dar todo de sí para que este país siga adelante. Raúl Dorantes y Febronio Zatarain, mexicanos, y autores del libro “Y nos vinimos de mojados”, son miembros del consejo editorial de contratiempo.

contratiempo

19


fotos: http://mexicoinstitute.wordpress.com

tiempoextra

Entrevista con Juan Carlos Rulfo y Carlos Hagerman:

Una mirada a Los que se quedan Diego Grande

J

uan Carlos Rulfo y Carlos Hagerman son dos mexicanos unidos por el cine. Como realizadores de Los que se quedan, una película que ya cosechó varios premios internacionales, han trabajado estrechamente durante los últimos dos años, adentrándose en la vida e historias de las esposas, padres e hijos de varios mexicanos que algún día se aventuraron más allá del Río Bravo. El pasado 17 de septiembre, Los que se quedan se hizo acreedora al Humanitas Prize como mejor documental, un premio que otorga The Human Family Educational and Cultural Institute y que también ha ganado gente de cine como Ben Affleck y Matt Damon (por Good Will Hunting) y Tim Robbins (por Dead Man Walking). Este reconocimiento se suma a los premios al Mejor Documental en la edición 29 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (marzo 2009), a la Mejor Película en Documenta Madrid 09 (mayo 2009), y al Mejor Documental del Los Ángeles Independent Film Festival (junio 2009). Del 8 al 21 de octubre Los que se quedan se presenta localmente, como parte del Chicago International Film Festival. contratiempo conversó con ambos cineastas a principios de septiembre en la Ciudad de México. Animados, orgullosos por el buen sendero andado por su largometraje, Rulfo, hijo del legendario autor de Pedro Páramo y El llano en llamas, y Hagerman, se dieron tiempo para abordar aspectos relevantes sobre la corta pero ya exitosa trayectoria de su película. A principios de julio, en la Cumbre de Líderes del G8-G5, celebrada en Italia, Margarita Zavala, la esposa del presidente de México Felipe Calderón, le obsequió a Michelle Obama una copia en DVD de Los que se quedan. “¿Qué piensan del hecho?”, se le pregunta a los realizadores. “Fue muy emocionante –responde Rulfo-; porque no hay antecedentes de que una primera dama le dé a otra una película como regalo, como un adelanto de algo.” Y agrega Hagerman: “El mensaje principal fue ‘conozcámonos’. Y nos da mucho orgullo estar como contenido en ese mensaje, porque antes de sentarse a

20 contratiempo

hablar sobre reformas migratorias es bueno decir conozcámonos, échale una mirada a lo que sienten estas familias divididas. Es muy poderoso”. Rulfo y Hagerman no se cansan de repetir que el tema de la migración de México a Estados Unidos suele abordarse con estadísticas, datos duros, montos de remesas, pero no siempre se le ponen nombres, apellidos, sentimientos. Apuntan, asimismo, que suele hablarse sobre todo de las penurias, que no son pocas, de los que cruzan la frontera y se adentran en la Unión Americana, ¿pero quién repara en los que se quedan en su terruño, en los adultos mayores, las mujeres y los niños que permanecen en millares de poblaciones mexicanas? Los que se quedan sigue de cerca a 11 personajes reales en distintos puntos de México y de este modo conforma un emotivo mosaico sobre la complejidad de las situaciones, dinámicas y sentimientos que provoca la migración en las familias mexicanas. Rulfo y Hagerman rehúyen la etiqueta “documental” para su filme. Y no porque tengan “alguna inseguridad con respecto a la técnica” empleada, “sino por el prejuicio que existe entre el auditorio en general, que confunde documental con reportaje de televisión”. Los que se quedan es una obra de creación que se nutre de la realidad. En ella están las palabras e historias reales de un grupo de mexicanos, y quizás de miles o millones. La filmografía de Rulfo, en la que destacan El abuelo Cheno y otras historias (1995), Del olvido al no me acuerdo (1999) y En el hoyo (2006, Premio al Mejor Documental Internacional en el Festival de Sundance), es rica en personajes que toman la palabra para compartir sus historias. Es fuerte la tentación de emparentar la narrativa de esas películas con la de Pedro Páramo y El llano en llamas. “Lo que Carlos y yo aprendimos de nuestros padres –dice Rulfo- fue una orientación a dedicarle tiempo a la gente, estar con ella y saber escucharla. Ése es el origen de todo.” Para el primogénito de Juan Rulfo, una cualidad de Los que se quedan son “las pinceladas de honestidad de lo que la gente te está diciendo, no como una respuesta a

una pregunta inteligente, porque no hay preguntas inteligentes en esto, hay escucha, ‘tiempo-nalga’, estar con ellos, tratando de cultivar una amistad.” Agrega Hagerman: “Es muy diferente la entrevista que tiene un fin muy preciso a sentarte a conversar. Lo que importa en una película como Los que se quedan es lo que el otro tiene qué decir y no lo que tú tienes qué preguntar. Así hemos hecho muchos amigos, y ésa, como dice Juan, es la única manera como él sabe hacer cine.” Rulfo y Hagerman no desprecian los premios internacionales obtenidos por su cinta, pero consideran el mayor de ellos, el más significativo, la reacción del público en una función gratuita en Los Ángeles, en el Mann Festival Theatre, en Westwood. “Nosotros estábamos en el segundo piso y las carcajadas nos llegaban, y cuando había momentos dramáticos había un silencio absoluto, y al terminar la película había rostros con lágrimas en los ojos”, recuerda Hagerman, para quien esa función ha sido, hasta el momento, la cúspide de su experiencia con una audiencia. Hasta el momento no se han recibido comentarios de Michelle Obama sobre la película, que se estrenará comercialmente en México el 30 de octubre. También se proyectará en 178 comunidades rurales del país como parte del Festival Cine en el Campo. Los realizadores dicen que ha habido pláticas con el embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhan, para mostrar la película a diversos públicos en la Unión Americana. “Queremos que la película se vea en Estados Unidos. Necesitamos que alguien confíe en ella y la lleve no sólo a las salas que están cerca de los centros culturales en las grandes ciudades. También queremos que esté en el Cineplex del centro comercial, en las comunidades donde los mexicanos que están allá puedan ir a verla. Sin eso, la película nunca estará completa”, dice Hagerman. Diego Grande es escritor y periodista mexicano

octubre 2009


tiempoextra

Efectos de la crisis sobre las personas migrantes en España

E

n tanto que trabajadores, están sujetos a los mismos problemas que cualquiera, especialmente en lo que hace al aumento del desempleo y de la precariedad laboral, aunque en unos porcentajes superiores. Según datos del mes de abril, en España se sobrepasaban los cuatro millones de desempleados. Los datos referidos al último trimestre de 2008 daban cuenta de un millón extranjeros desempleados, lo que situaba la tasa de desempleo en este colectivo en el 21.3%, siete puntos por encima de la media nacional para el mismo periodo, que fue del 13.9%. Por otro lado, y específicamente, los trabajadores de fuera de la Unión Europea (UE) están sujetos a un permiso de trabajo, un permiso que hay que conseguir y renovar cumpliendo unas condiciones: • Cotizar un determinado tiempo durante la vigencia del permiso. • Disponer de contrato de trabajo en el momento de la renovación. Si no se cumplen esas dos condiciones se deniega la renovación del permiso de trabajo, lo que tiene como consecuencia inmediata la denegación de la autorización de residencia y la imposición de una diligencia de salida obligatoria para que abandone el país en el plazo de quince días. Esta situación afecta, en particular, a un millón y medio de personas. Por tanto, los trabajadores extracomunitarios, además de las dificultades derivadas de los vaivenes del mercado de trabajo, tienen problemas de orden administrativo que les son específicos, y que hacen mucho más difícil su situación. En su caso, esas dos dificultades (la derivada de los vaivenes del mercado de trabajo y la de orden administrativo) se alimentan mutuamente, precarizando el conjunto de su situación, incluida la posibilidad de trabajar legalmente. De acuerdo con esta fragilidad en la que están instalados, el número de denegaciones de renovación de los permisos de trabajo viene incrementándose sin cesar. La crisis tiene también otros efectos indirectos para los inmigrantes. Por ejemplo, las familias que dejan de percibir las remesas de dinero. Según los últimos datos del Banco de España, las remesas de inmigrantes a sus países de origen sumaron mil 952 millones de euros en el tercer trimestre de 2008, un 7% menos que en el mismo periodo de 2007. Por otro lado, no son pocos los inmigrantes, sobre todo los procedentes de Latinoamérica, que al no poder renovar sus permisos y al entrar en una situación de irregularidad interrumpen a su vez los plazos de residencia legal de cara a obtener la nacionalidad.

número 69

Peio M. Aierbe La inmigración como chivo expiatorio Inmigración cero. Desde el comienzo de legislatura del actual gobierno, tras las elecciones celebradas en marzo de 2008, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, emplea un discurso para el tema de la inmigración (que es valorado positivamente incluso por el Partido Popular) que se resume en lo declarado el pasado 3 de septiembre de 2008, tras una reunión con patronal y sindicatos, de que la contratación en origen de los inmigrantes “se aproximará a cero el año 2009”. La repercusión que estas declaraciones tuvieron en los medios obligó a la vicepresidenta a rectificar lo dicho por el ministro. Sin embargo, este anuncio se ha materializado en la práctica vía reducir a su mínima expresión el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura. Conviene recordar igualmente las declaraciones del ministro de Industria Miguel Sebastián (que siendo asesor económico del Presidente de Gobierno publicó un informe cantando las virtudes de la inmigración en el crecimiento económico del país) y que apoyó a su homólogo de Trabajo señalando que el objetivo debe ser dirigir los contratos hacia “los recursos disponibles de trabajo en España”. A partir de ahí, no es infrecuente el deslizamiento hacia planteamientos ya conocidos sobre si entre un desempleado extranjero y uno español debe darse prioridad “al de aquí”, una idea que se resume muy bien con el slogan del ultraderechista Frente Nacional de Jean Marie Le Pen: “los franceses primero”. Esa defensa de la prioridad nacional la expresó, por ejemplo, José Antonio Alonso, portavoz del Gobierno en el Congreso de los Diputados: “Si hay un puesto de trabajo que puede ser cubierto, en función de la cualificación requerida, por un desempleado español, éste tiene que tener prioridad”. Este planteamiento enlaza con esa visión utilitarista que ha predominado en los últimos años de justificar la llegada de inmigrantes en los beneficios que suponía para la economía española. Por no hablar del impacto en el crecimiento demográfico, que contribuye a asegurar el relevo generacional de todo un país. La inmigración ha representado entre el 84.4% y el 92.8% del crecimiento demográfico anual durante el periodo 2002 a 2007. Si la “justificación” era que servían para mantener nuestro nivel de bienestar, cuando esto no esté tan claro, se justifica el cierre a la inmigración.

terio de Trabajo, a la actual situación de crisis económica. Aunque las expectativas del propio Gobierno fueran muy pequeñas, entre 10 mil y 15 mil personas al año, y las cifras reales se hayan quedado incluso muy lejos de aquéllas, el problema radica en el mensaje lanzado a la sociedad: • Aumenta el número de personas que se agarra al clavo ardiendo de que sobra gente, de que los extranjeros en paro tienen que irse y dejar el espacio que ocupan libre, para que pueda ser ocupado por un autóctono. • En los sectores autóctonos más golpeados por la crisis crece la idea de que las prestaciones sociales se tienen que repartir entre demasiada gente y que si unos se van queda más para los que se quedan. Se hace valer el capital biológico, el ser de aquí, y se le pide al Estado un tipo de protección especial. • Se liga de forma simplista y demagógica paro con inmigración, y se hacen ecuaciones simples: hay tantos parados y tantos inmigrantes, y si se van unos queda más sitio para los otros y habrá menos paro. Es una ecuación rematadamente falsa, pero que tiene sus efectos. • Consumen prestaciones que, si se fuesen, podrían ser repartidas entre más autóctonos o a cada uno le tocaría más. Ecuación tan falsa como la anterior, pero que también funciona. • Siempre se empieza diciendo que las políticas de retorno son voluntarias, y eso está bien. El problema empieza cuando de voluntario se va convirtiendo en casi obligatorio o en obligatorio, debido a una presión social creciente.

Política de Retorno. Veamos otra medida que se impulsó el pasado año (Real Decreto 4/2008) diseñada para responder, según el Minis-

Peio M. Aierbe es miembro del consejo editorial de la revista Mugak, publicada en San Sebastián.

Elementos de preocupación en la sociedad En los últimos años, de la mano de sus efectos positivos en la economía nacional, la presencia de la población inmigrante en el mercado de trabajo se venía percibiendo no tanto en términos de competitividad como de complementariedad. El ejemplo más evidente lo tenemos en la cantidad de mujeres que se han incorporado al mercado de trabajo al ser sustituidas por empleadas de hogar extranjeras en las labores domésticas. La visión del inmigrante como competidor puede tener importantes repercusiones en el cambio de mirada.

contratiempo

21


www.BromfieLd.us/ BromfieLds/pic_Jos.JpG

tiempoextra

Jubileo por Pocho Javier Perucho

JosÉ aNToNio VillaRREal

L

A Cándido Condés, por su mecenazgo

a celebración de las efemérides literarias es una actividad necesaria en las tradiciones culturales, un acto de justicia en la república de las letras, que cumple a la vez con un doble propósito: repasar las empresas artísticas del pasado y cumplir con una tarea educativa que tiene como encomienda la formación de nuevos lectores. Con cada nuevo acercamiento que ofrecen tales celebraciones, los acervos se animan, el diálogo con sus creadores se vivifica y las obras emblemáticas de un grupo social, una época y una geografía rompen su ostracismo. Concelebrar entonces el centenario de una obra de arte, el natalicio de un escritor, el jubileo por la publicación de un poemario, un drama o una novela, permite a públicos diversos la revalorización y la divulgación de una trayectoria y una obra literarias. En esta ocasión se trata de Pocho, una novela que involucra a las comunidades de origen mexicano asentadas en California. Escrita originalmente en inglés por José Antonio Villarreal, fue publicada por Doubleday en 1959, de la que no se disponía una traducción al español; empero, fue reeditada en Estados Unidos para el consumo del mercado “hispano” en 1994. La familia del autor, nacido en 1924 en Los Ángeles, cuyos padres fueron nativos de Zacatecas, llegó a California por las olas de expulsión causadas por la Revolución Mexicana, ya que el padre fue combatiente villista. Elemento biográfico que se exporta a una ficción donde el protagonista tuvo el oficio de cosechador. La familia peregrina por Texas y California siguiendo el ritmo de las cosechas, pero al cabo se establece en un pueblo llamado Santa Clara, localidad del Valle Imperial, cercana a San Francisco, California. Una circunstancia biográfica que también se exporta a la novela. Las rutinas campesinas, el español familiar, la tradición mexicana, la vida en la sociedad anglosajona, la educación en escuelas norteamericanas y el trabajo de Villarreal como maestro en instituciones de educación superior en Colorado, Texas, California y la ciudad de México hicieron del

22 contratiempo

escritor un ser que transitó entre las culturas “americana” y mexicana. Tal como aconteció al héroe del relato, Richard Rubio, a una de las cuales renunció; de ahí la semántica del vocablo “pocho”, que en la etimología popular significa dar la espalda, olvidar, renegar de sus orígenes. Significado que ha sido recogido por la literatura mexicana desde Amado Nervo. De este tránsito entre tradiciones culturales, parte el conflicto literario que se relata en Pocho, ficción autobiográfica que hoy celebramos por su jubileo, luego de cincuenta años de haberse publicado en Estados Unidos, el país que adoptó a su autor por medio siglo. Génesis de la literatura chicana Con tal obra, y con dicho escritor, inició en el siglo XX la literatura chicana. Por lo tanto la aparición de Pocho estableció un hito cultural en la historia de la chicanidad y los mexicanos arraigados en Estados Unidos, pues con ella se gestó la alta cultura de ambos grupos étnicos, si consideramos a la literatura y demás bellas artes como las formas más refinadas de la expresión humana. Igualmente la historia cultural de estas comunidades apareció paulatinamente en el horizonte de los estudios universitarios, las instituciones gubernamentales y los medios de comunicación; de la misma manera, el arte asentó su influjo en los estamentos más educados de la ciudadanía méxico-americana, que convirtió sus tesoros culturales en la bandera que enarboló la defensa de sus causas. El arte, la historia y la mitología azteca adquirieron entonces un valor simbólico para enfrentar la adversidad social y las calamidades raciales. De este nexo entre la literatura y la historia, entre la novela y la lucha de clases, entre la ficción y el combate ideológico, germinó una de las debilidades de la literatura chicana, pues sus autores priorizaron la batalla política de los panfletos en aras de la defensa de su comunidad. La época, la efervescencia política y una conciencia social emergente obligaron a los intelectuales chicanos a colocarse en la vanguardia del movimiento de la raza, entonces para defenderla, más tarde para cantar su gloria. Ese activismo político contagió a las letras y demás artes, en consecuencia los acervos culturales de los grupos minoritarios —chicano, puertorriqueño, afroamericano— fueron impregnados con un ánimo levantisco. A la hora de ponderar sus acervos —musicales, literarios, folclóricos, cinemáticos o pictóricos—, el saldo es desfavorable, pues los estratos y sedimentos en que espi-

gará la arqueología cultural hallarán manifestaciones políticas, proclamas, airadas protestas, consignas y, de manera eventual, ciertas obras artísticas que han librado el tamiz del tiempo. Como fue el caso de Pocho, que prefiguró las tensiones dramáticas de la novelística chicana posterior. Dicho protagonismo político lo reseñó sin cortapisas Villarreal; por ello se mantuvo distante de esa actitud social proactiva, pues su propósito escritural fue la invención de universos artísticos válidos en sí mismos, donde la universalidad fue su manifiesto. De la proclama, el mensaje político y el adoctrinamiento se mantuvo alejado, distante por el efecto negativo que causaba en los patrimonios culturales de su comunidad. En este distanciamiento también influyó su madurez intelectual, educación y horizonte literario, fraguados en San Francisco, un epicentro cultural de la Unión Americana antes y después de los nostálgicos años sesenta. Aquella década maravillosa que Richard Rubio, el protagonista de Pocho, pre inaugura en sus temáticas: discordia entre generaciones, soledad, alienación del sujeto, conflictos familiares, asimilación y ruptura. Esta actitud autocrítica consigo mismo y su gremio, se localiza en la entrevista que le fue realizada por Juan Bruce-Novoa para la conformación de su libro de entrevistas La literatura chicana a través de sus autores (México, Siglo XXI Editores, 1983). Para la que expresó: “La literatura [chicana] está adquiriendo

octubre 2009


tiempoextra

cierto grado de respeto y credibilidad. Hay indicios de que la retórica y la arenga política, usadas con gran ventaja en los primeros años, ya no son necesarias y han pasado de moda, y ya veo el día en que nuestro pueblo desarrollará y creará una literatura de connotaciones universales”. En las décadas siguientes, la retórica política de la literatura chicana dio paso al lamento por la patria perdida, las cuitas de la mexicanidad transterrada, el folclore trasnochado, el realismo mágico demodé y el aztequismo inverosímil. En el fondo, los escritores chicanos contemporáneos (Sandra Cisneros, Francisco X. Alarcón, Gloria Anzaldúa, entre otros) apuestan por una narrativa exótica que procura encandilar al mercado anglosajón y, de rebote, lograr cierto impacto en la literatura mexicana. Sin embargo, al menos dos casos son la excepción, James Carlos Blake y Francisco González Crussí, literatos cuyas premisas literarias son justamente el “desarrollo” de una “literatura de connotaciones universales” cuyas fuentes humanísticas se encuentran en el pensamiento europeo, la civilización grecorromana y la cultura iberoamericana. Blake escribe en inglés sus cuentos y novelas ambientados en un tiempo y un espacio transfronterizo; González Crussí alterna su lengua materna, el español, con el idioma de su profesión médica, el inglés, para tejer con sapiencia sus ensayos sobre las dolencias del cuerpo humano. De aquí se desprende un atributo de la literatura chicana, cuyos artífices pueden escribirla en inglés o en español. La literatura chicana fue tejida por los ciudadanos estadounidenses de origen mexicano, quienes han conformado una vertiente de la literatura estadounidense, junto a la irlandesa, judía, polaca o italiana; es decir, nació del crisol de la civilización “americana”. Literaturas que en su momento también recrearon las inclemencias de la adaptación, los problemas de la lengua, la asimilación, la diferencia entre comunidades, las particularidades de sus oficios, singularidad de vida, cultos, festividades y tradiciones, sentido de

número 69

la permanencia y tribulaciones del héroe en el desierto. Asimismo, de ahí se infieren las temáticas por donde Richard Rubio transitó. Pocho es una ficción con un carácter social, un estrato biográfico y un trasunto histórico que pretende un valor universal, ya que fue construida con las particularidades que distinguen a un grupo étnico en el alambique de las razas. Entre inglés y español Ahora bien, a cincuenta años de su publicación, ¿Pocho dio origen a la novelística chicana? A la que se escribe y publica en inglés, naturalmente. Por varias razones: su lengua de composición fue el inglés, la nacionalidad del autor fue la estadounidense; Pocho, en tanto que libro, es una novela que se consume en el mercado anglosajón, principalmente en las universidades. Finalmente, un asunto no menor es que su modelo de composición fue el Retrato del artista adolescente, influjo joyceano que evidencia el ascendiente anglosajón en su escritura. Sus dos restantes novelas (The Fifth Horseman, 1974; Clemente Chacón, 1984) fueron escritas y publicadas igualmente en inglés. Por otra parte, la novela chicana se ha publicado desde sus orígenes en español, pero en tal segmento Villarreal no ejerció ningún influjo, pues sus antecedentes se remontan a unas décadas atrás, aunque acotados a la misma geografía californiana, donde el diarismo fue el soporte de una novela publicada por entregas en La Opinión (Los Ángeles), Las aventuras de Don Chipote o cuando los pericos mamen (aprox. 1930), del periodista mexicano Daniel Venegas, en la que ya se reseñan las peripecias de la migración, los avatares de un mexicano en Estados Unidos, el racismo, las conjugaciones del inglés con el español en la arquitectura del relato, el contraste de las idiosincrasias, el destierro multicausal, sea por la Revolución, la ineptitud de los gobernantes, o la miseria secular. Dos años antes de la aparición de Pocho, José Revueltas dio a la imprenta una novela

que podría considerarse como uno de los antecedentes de la novelística chicana, Los motivos de Caín (1957). La sátira, el tremendismo y el realismo fueron las modalidades y géneros de exposición de dichas novelas, cuyo denominar común expongo en breve. Los protagonistas de tales empeños literarios, Don Chipote, Jack Mendoza y Richard Rubio, ateniéndonos a su ciudadanía literaria, son un mexicano, un chicano y un méxico-americano, respectivamente. El primero regresa a su provincia natal; el segundo, desertor del ejército norteamericano, se refugia en Tijuana, y Rubio permanece en Estados Unidos, su país, a pesar de todo. En las correspondientes ficciones los tres padecieron invariablemente los rigores y beneficios de la diáspora; es decir, las batallas de la asimilación, la discriminación racial, la exclusión. El espejismo del progreso, las ventajas de una democracia consolidada, el espíritu cainita, la movilidad y la integración social. Un bracero, un marine y un hombre sin atributos formaron la demografía literaria de una novelística cuyo epicentro recayó en la migración mexicana para alcanzar los propósitos de una literatura con pretensiones de universalidad. Para concluir, apunto una curiosidad biográfica compartida entre aquellos escritores, que acusa el destino manifiesto de la migración mexicana. Ellos regresaron a la tierra de sus progenitores, luego de ejercer sus respectivos oficios en la tierra prometida: Venegas como periodista; Revueltas, cronista literario, conferencista, trotamundos; y Villarreal, educador y novelista. El retorno al país natal: México, la suave patria a la que vuelven nuestros antepasados a reposar en el silencio de los sepulcros. Javier Perucho es profesor de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México

contratiempo

23


tiempoextra

www.cALumet.purdue.edu

el mundo citadino de Castro Urioste Fernando olszanski

Ahora, traducir ese tipo lenguaje siempre es un reto para un traductor.

JosÉ CasTRo URiosTE

L

a novela ¿Y tú que has hecho? del peruano José Castro Urioste ha sido traducida al inglés con el título And What Have You Done? Nos juntamos con él para preguntarle sobre el proceso de la traducción y sus expectativas de cara al futuro. Sin duda es una gran noticia para el ambiente literario de Chicago y del país en general. La novela fue traducida por Enrica J. Ardemagni, y publicada por la Latin American Literary Review Press. CT: Con la noticia de la traducción de tu novela, me imagino que habrá sido como volver a escribir otra vez el mismo texto. ¿Cómo fue el proceso? ¿El traductor estuvo en contacto con vos, te hizo sugerencias o comentarios que no esperabas? JCU: En realidad, yo le dejé libertad al traductor. Claro, ya había experiencias de trabajo previas y eso desarrolla una confianza. Sí hubo algunas consultas sobre ciertos peruanismos, y ciertas sugerencias de mi parte. CT: El hecho de revisitar el texto, los desafíos a los que te sometía el traductor quizás lanzó nuevas ideas para este trabajo o quizás mejor, para uno nuevo. JCU: Yo no diría que se trata de una de reescritura, incluso si la traducción hubiera sido hecha por mí mismo. Y digo esto porque ya tienes una estructura narrativa prevista, y tienes también una configuración de los personajes. Para el reto, en esta traducción estaba en la cuestión estilística. En ¿Y tú que has hecho?, como en varios de mis relatos, utilizo la oralidad con el propósito de crear un mundo representado más verosímil. En este caso, una oralidad citadina. He tratado que en el relato esa oralidad tenga un balance, o una armonía, en lo local y en lo universal.

24 contratiempo

CT: ¿Cómo nace la novela y qué expectativas tenés a partir de la traducción de cara al público anglo? JCU En realidad, antes de esta novela había escrito una noveleta titulada Aún viven las manos de Santiago Berrios, caracterizada por fragmentación, la diversidad de narradores y un mundo representado que se acercaba a lo rural. Con ¿Y tú que has hecho? traté de algo diferente. En ese caso, hay un narradorprotagonista, es un mundo citadino, surge el tema de la migración y el terrorismo en el Perú, y asimismo, por momentos utilizo el humor con una estrategia para enganchar al lector. CT: ¿Hay algo biográfico, o una historia personal en la novela? JCU: Definitivamente está lo biográfico. No quiero decir que ésta novela sea un espejo fiel de mi vida. Pero en ¿Y tú que has hecho?, por ejemplo, hay un viaje del protagonista por ciudades en las que yo he vivido: Tacna, que es una pequeña ciudad fronteriza al sur del Perú, Lima, Pittsburgh. También se refleja el conato de guerra que hubo entre Perú y Chile, el periodo de terrorismo en la década de los ochenta. De alguna manera éstas fueron experiencias que quedaron en mi vida y se reflejan en ¿Y tú que has hecho? CT: ¿Qué te motiva más de esta apertura del mercado? ¿Te invita a explorar el inglés o te afianza más en el español? JCU: Te confieso que yo no veo mi trabajo o lo que escribo en términos de mercado. No tengo mucha idea de lo que el mercado necesita, ni he tratado de escribir en función del mercado. Para algunos escritores, tal vez esto suene a una visión arcaica. Ahora bien, en cuanto la cuestión de inglés o español, no te creo que haya que escoger. Yo sigo siendo un escritor que continúa escribiendo en español, pero definitivamente es una satisfacción que mis historias lleguen a otro público y que ese público también se identifique con ellas. CT: ¿Cuáles son tus proyecto literarios a futuro, estás trabajando en un nuevo libro? JCU: Sí, en estos momentos vengo trabajando en un libro de crítica literaria que reúne artículos y entrevistas. Para mí resulta gratificante poder saltar de un género literario a otro. Hasta casi resulta una necesidad.

CT: Y en caso del teatro, ¿tus obras pueden adaptarse al inglés también? JCU: La verdad que mi obra Ceviche en Pittsburgh ha sido traducida al inglés. La han producido en inglés y también aquí en Chicago y en Los Ángeles hicieron montajes con la traducción. Mi obra Perversiones ha sido recientemente traducida al inglés también. Es curioso, pero tengo la impresión que traducir mi teatro es menos complicado que traducir mi narrativa. CT: ¿Por qué esa diferencia? ¿Tu teatro es más universal y la narrativa más peruana? JCU: Creo que se debe a que el lenguaje que uso en mi narrativa depende mucho más de un registro lingüístico muy cercano al habla peruana. Y aquí no sólo me refiero a las palabras en sí, sino, a veces, a las construcciones gramaticales que uso que transgreden la norma. Aunque no me lo he propuesto adrede, en las obras de teatro mías que he mencionado el lenguaje se acerca más a la norma. Definitivamente creo que esta característica facilita la labor de una traducción. CT: Contános algo de ¿Y tú que has hecho? JCU: Aparentemente ¿Y tú que has hecho? es un historia de amor y amistad, que se inicia en la niñez y continúa hasta cuando los personajes tiene alrededor de cuarenta y tantos años. Sin embargo, detrás de estas historias de amor y amistad, se está relatando la historia del país, el periodo de Velasco Alvarado, el inicio y el desarrollo del terrorismo en el Perú, el fenómeno de la migración masiva que en otras épocas no existía. Fernando Olszanski, argentino y miembro del consejo editorial de contratiempo, es autor de la novela Rezos de marihuana

octubre 2009


tiempodesobra

La modernidad líquida de Sygmunt Bauman Manuel Zataráin

B

ien miradas las cosas, el subsuelo de la crisis económica, mundial y actual, podría estar habitado por aquellas consideraciones de orden valorativo y político que Sygmunt Bauman ofrece a lo largo de su texto titulado “La Modernidad Líquida”, publicado por el Fondo de Cultura Económica de México. Esta crisis ha presentado varias caras: déficit monumental en varias macroempresas emblemáticas y en algunos de los bancos privados más importantes del mundo, desfalcos cuantiosos en las Bolsa de Valores y una concentración del ingreso mundial en los países desarrollados nunca antes vista. La ortodoxia de las élites económicas del mundo ha puesto en jaque no sólo al ingreso y empleo de las personas, sino que está propiciando fenómenos de degradación social muy ostensibles como en México; en ese país el desorden moral es mayúsculo y prácticamente el Estado ha perdido “el monopolio de los medios de violencia”, pues el narcotráfico ya constituye “otro Estado dentro del mismo Estado”: más de 12 mil crímenes en los dos años y medio del presidente Calderón, y la impunidad en la justicia penal ha arribado ya al 99% de todos los delitos que se cometen en México. Bauman privilegia el análisis de las variables culturales —sin abstraerse de la economía— o sociológicas para explicar la sensible descomposición mundial asociada al espíritu de la globalización. La ideología del sistema social actual, a nivel planetario, es que los problemas han dejado de ser sociales y sistémicos, para volverse estrictamente individuales. La individualización se nos ha vuelto un destino, no una elección y lo que importa ahora es “uno mismo” y ya no la sociedad. El autor recurre al vínculo entre individuo y sociedad para dar cuenta del extravío moral en el que se encuentran los países desarrollados, pero que en los países “no desarrollados” este extravío reviste caracteres de barbarie. Si acaso es cierto que en Norteamérica y el resto del mundo desarrollado, han desaparecido —sostiene Bauman— las ideas sobre “una causa común”, “una sociedad justa”, “el bien común”, “la sociedad buena”, “la solidaridad social”, los países atrasados están sufriendo, además, procesos de desinstitucionalización muy severos: en salud, en educación básica, en alimentación, en cultura, en pensiones y jubilaciones, en salarios. México es ejemplar en este drama. El autor pone énfasis en los países avanzados que, como quiera que sea, tienen una economía, una educación y una democracia que están más estrechadas a los intereses generales de la sociedad. Sin embargo, el

diagnóstico de Bauman le va más a los países subdesarrollados, pese a que prácticamente ello no figure en su discurso crítico. Una razón simple: aquí la “suprainstitución” de las sociedades modernas, el Estado, no funciona, no opera, no respeta las propias reglas que son para el cumplimiento de todos; por lo tanto, el individualismo se vuelve más atroz y, como en el caso de México, se produce una regresión a un Estado y a una sociedad ya superados cronológicamente: el Estado, instrumento de una clase; y una sociedad amorfa, insuficientemente organizada, poco educada y que de cuando en cuando está siendo tentada por las salidas violentas. El diagnóstico de Bauman es desolador y no podría revertirse desde la perspectiva que, precisamente, tiene al mundo colapsado: el mercado libre y el juego irrefrenable de los intereses privados. Pareciera que el modelo económico anterior al vigente hubiera propiciado las ideas y prácticas que hoy dominan en nuestra vida diaria. En efecto, dice Bauman, entre 1946 y 1976 hubo tanta riqueza y crecimiento en el mundo, que la idea de emanciparse, de asumir los riesgos de una auténtica libertad, quedó como eclipsada: pocos individuos desean la libertad y menos, otros, están dispuestos a actuar para lograrlo. En un mundo así, “la liberación resulta un slogan vacío”. La modernidad líquida es consumista y privatista a morir. Ha dado al traste con aquella otra —la modernidad sólida— de las tres décadas de cierto desarrollo virtuoso, pues en ésta había una “preocupación pública” por el tema del orden social y se orientaba hacia el “telos (propósito) de la emancipación”. La “modernidad sólida” privilegiaba la producción y el empleo; la líquida simplemente se inclina por la ganancia comercial y financiera. Una es superficial; la otra tenía cierta autoconciencia y se autocuestionaba Sin embargo, después de todo, presupone Bauman, las dos modernidades están averiadas estructuralmente, pues son portadoras de gérmenes de totalitarismo: por la imposición de valores, por la compulsión universalista y por la “perversión” que encierra el trabajo humano. Según Bauman, lo que define al trabajo humano en la sociedad capitalista es la obediencia, lo mecánico, la repetición y la no-creatividad. La visión de Bauman es profundamente pesimista y podría resultar polémica si se le contrasta con la de otros autores —como Jurgen Habermas, por ejemplo— que todavía avizoran respuestas emancipatorias en el contexto de una economía capitalista, pero con efectivos controles del Estado y de una educación y una ciudadanía decididamente democráticas. Que el tiempo lo vaya diciendo. Manuel Zataráin es profesor de la facultad de sociología de la Universidad de Guadalajara.

número 69

contratiempo

25


tiempodesobra

Gracias por tu vida, que fue todo un canto Catalina María Johnson

H

aydee Mercedes Sosa, era una presencia enorme, en todos los sentidos. El imprescindible poncho lo dejó al llegar al estudio, y la apoyaban porque tambaleaba al caminar. En la entrevista se impacientó un poco con las preguntas que le hacía Jerome McDonnell para la estación de radio pública, ya que insistía él en preguntarle de dictaduras

y de canción protesta. Ella no quería hablar, lo que quería era cantar, decía, aunque me susurró al oído que el periodista, alto y rubio, sí que era hombre de muy buen parecer. Únicamente la pregunta sobre Víctor Jara pareció interesarle, y sollozó al recordar el día que le dijeron que lo habían encontrado muerto, haciendo evidente que ella nos había estado cantando desde épocas en las que a los cantores los mataban para callarlos. Por fin McDonnell dejó de hacerle preguntas. La mayoría de los presentes, aunque no hablaban español, se quedaron muy quietos y muy callados cuando Mercedes soltó esa voz sin ni siquiera el acompañamiento de una guitarra. Esa voz, la que denominamos, “La Voz de las Américas” llenó el estudio, volando, nos envolvió, nos cimbró de pies a cabeza. Nos visitaba Mercedes Sosa en el verano del 2007, con el motivo de dar un concierto en la Universidad de Illinois. Unas horas

después de la entrevista, tendida sobre el diván mientras esperábamos el inicio del concierto, me contó de su vida, hilando las ideas entre un pasado y el presente con bastante fluidez. Comentó el abandono amoroso de un canalla que la dejó con hijo a los diecisiete años, aunque al susodicho había sido uno de los grandes amores de su vida. Platicaba cómo había iniciado su carrera profesional al ganarse un concurso de radio a los dieciséis años. Añadió además, riéndose, que había sido un triunfo fácil, porque desde luego, no había nadie que cantara como ella. No creo volvamos a tener quien nos cante como Mercedes Sosa. Ese inconfundible terciopelo de voz nos ha acompañado en muchos momentos, llegando a formar gran parte de las bandas sonoras de nuestras vidas. Su interpretación de “Gracias a la Vida” está incorporada a nuestro equipaje cultural, una de las banderas que desplayamos con orgullo para identificarnos como latinos.

Durante la mayoría del concierto, Mercedes cantó sentada sobre el escenario. Más en el momento en el que cantó “Esta es solo pa’ bailarla”, se puso de pie. Ajena a las caras de susto de sus asistentes que se acercaron a las orillas del escenario por si acaso ocurriera algún desvanecimiento y tuvieran que llegar rápidamente a su lado, Mercedes alzó los brazos, y el gran poncho rojo se meció cuando bailó su chacarera. Mercedes Sosa falleció el 4 de octubre. En mayo y septiembre de este año salieron a la venta los dos volúmenes que serían los últimos discos de su vida: Cantora I y II. El último tema del segundo volumen es una versión del himno nacional argentino, pero el himno que cantó Mercedes Sosa con su vida, fue sin duda alguna himno nacional de todos nosotros. Catalina María Johnson, escritora, locutora y productora de programas para la radio pública. Le sirvió de interprete a Mercedes Sosa cuando fue entrevistada por Chicago Public Radio

contrafoto por Alejandro Magaña

26 contratiempo

octubre 2009


Latinidad El presente documento es la cuarta parte del estudio “Focus Mexico/Enfoque México” elaborado por el Instituto México del Centro Woodrow Wilson, y el Instituto de Estudios Latinos de la Universidad de Notre Dame, con base en entrevistas con más de 40 grupos de enfoque en seis ciudades, a fin de medir la estructura y prioridades de los líderes de origen mexicano en Estados Unidos. La primera, segunda y tercera partes de este estudio fueron publicadas en los número Junio-Julio, Agosto, y Septiembre 2009 de contratiempo.

Actitudes y prioridades

mantienen un punto de vista menos político de la importancia de la reforma migratoria.

Las conversaciones a fondo con casi cuatro-

• Muchos líderes inmigrantes no están

Finalmente, descubrimos que hay un acuerdo general en dos puntos sobre “las actitudes de México hacia las personas de origen mexicano

cientos mexicano-americanos e inmigrantes

familiarizados y les cuesta trabajo comprender el

en los Estados Unidos”. Primero, tanto los líderes

mexicanos nos ofrecen una gran cantidad de

papel de abogacía que juegan las organizaciones

mexicano-americanos como los líderes inmi-

información que hemos continuado analizando.

latinas, y esperan de ellos más servicios directos

grantes han sufrido discriminación y actitudes de

Además, este estudio se enfoca en investigar

a nivel local.

desapruebo por parte de la sociedad mexicana.

los valores y las creencias más profundas a

• Líderes inmigrantes mexicanos apoyan

Al mismo tiempo, es del consenso general que

diferencia de las opiniones y percepciones

mucho más el concepto de crear una organi-

la actitud mexicana para con los inmigrantes y

favorecidas por la mayoría de las encuestas de

zación nacional separada de otros latinos (de

los mexicano-americanos han mejorado en años

la opinión política latina. No obstante, algunos

origen no mexicano); el deseo de lograr una

recientes, en particular de parte del gobierno

patrones básicos han surgido ya en nuestros

“frontera abierta” entre México y Estados Unidos;

mexicano desde la elección del presidente Fox

análisis, incluso algunas observaciones más

y el deseo de los inmigrantes de participar direc-

en 2000.

profundas sobre la manera en que ciertas

tamente en la política de México

actitudes y prioridades de este liderazgo parecen estar evolucionando.

Convergencias

Movimiento (desde 2000) Nuestras investigaciones de campo desde el

Divergencias

A pesar de los temas anteriores, encontramos

realizado en 2000, nos han permitido detectar

• Gran cantidad de líderes inmigrantes

cano-americanos y líderes inmigrantes en cuanto

los cambios expresados por lo líderes mexicano-

sienten que los líderes mexicano-americanos/

a los asuntos más importantes, muchas veces de

americanos y los líderes inmigrantes. Uno de

latinos y sus organizaciones no prestan suficiente

manera sorprendente:

estos cambios es que los líderes inmigrantes se

atención a las prioridades de los inmigrantes y a asuntos relacionados con México, y que

sienten cada vez más cómodos usando el término • Ambos tipos de líderes le otorgan gran

mientras las organizaciones latinas alardean de

importancia al tema de la inmigración, aunque su

representar y servir a la población inmigrante,

prioridad varíe.

en realidad no aportan los servicios necesarios

• Los dos grupos consideran una mayor prio-

hispano o latino para referirse a si mismos. Entre los líderes mexicano-americanos notamos una creciente apertura hacia dos

a los inmigrantes. Además, muchos líderes

ridad la iniciativa de la educación que la inmigra-

asuntos muy diferentes: la idea de un cabildo a

inmigrantes no se sienten bienvenidos por las

ción. Aunque aquí también se observa que aun

favor de México, y un programa de trabajadores

organizaciones latinas y sus reuniones.

con un alto nivel de concordancia hay diferencias

invitados, especialmente como parte de un

de opinión. Los líderes inmigrantes creen que

programa de reformas migratorias. En el primer

mexicano-americanos/latinos están de acuerdo

los dos gobiernos a ambos lados de la frontera

caso, debemos añadir que nuestros investiga-

en que México y los asuntos relacionados con

deben de hacerse responsables por la educación

dores en Washington afirman que ya existen los

México (sin incluir inmigración) reciben poca

de los migrantes de un modo binacional, a dife-

recursos humanos para establecer un cabildo a

atención, pero lo consideran apropiado dados los

rencia de los líderes mexicano-americanos.

favor de México, étnicamente basado, de asuntos

• Un número considerable de líderes

propósitos establecidos en las organizaciones

• Una reforma migratoria en Estados Unidos

exteriores. Sin embargo, debemos mencionar que

latinas y las responsabilidades de los funciona-

que solamente beneficie a los mexicanos, como

no parece haber demanda por parte del electo-

rios públicos latinos.

resultado de un acuerdo bilateral entre los dos

rado mexicano americano para dicho cabildo.

• Aunque en general existe un alto nivel de

gobiernos, no sería aceptable. Una clara mayoría

concordancia con respecto a la importancia de

de los participantes en los grupos de enfoque

los asuntos de inmigración, con frecuencia los

apoya una reforma migratoria que legalizaría al

formar una organización nacional por y para

líderes mexicano americanos no les otorgan la

indocumentado sin discriminar su proveniencia.

personas de origen mexicano, aparte de otros

misma prioridad que los líderes inmigrantes. No

• A pesar de las diferencias en el deseo de

Un punto final en referencia al deseo de

latinos. Esto fue mencionado como un punto de

es raro toparse con líderes mexicano-americanos

que los líderes presten más atención a México,

divergencia entre los líderes mexicano-ameri-

que no consideran la inmigración como una de

hallamos diferentes opiniones entre los mexi-

canos y los líderes inmigrantes. Sin embargo,

sus prioridades principales.

cano-americanos y los inmigrantes que obsta-

también mencionamos la voluntad algo paradó-

culizan que esto suceda. Primero, el concepto

jica de los mexicano-americanos de participar y

tancia de la inmigración como problema puede

de ayuda económica de Estados Unidos hacia

apoyar dicha organización si ya existiera.

esconder diferentes significados. Hay fuertes

México es tan extraño que el tema no provoca

indicadores de que los líderes mexicano

ninguna discusión cuantitativa. Segundo, en la

americanos-latinos consideran los asuntos

mayoría de los grupos de enfoque la corrupción

relacionados con la inmigración importante

en México se presenta como un obstáculo para

para fortalecer políticamente a una comunidad.

el apoyo de proyectos de desarrollo de la comu-

En cambio, los líderes inmigrantes mexicanos

nidad en ese país.

• El consenso general sobre la impor-

número 69

2003, combinadas con un estudio piloto previo,

un alto nivel de concordancia entre líderes mexi-

Traducción: Teresa Rosainz

contratiempo

27


contratiempo octubre 2009  

Arte y paz

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you