Issuu on Google+

UPLA

C

Nยบ 2

C

ABRIL-MAYO 2012

sala de REDACCIร“N periodismo estudiantil cotidiano


Y lamentablemente el pan se quedó en la puerta del horno, ya que, teniendo toda la semana de bienvenida a los compañeros de primer año lista y organizada, finalmente se optó por suspenderla y volver al horario de clases normales, aludiendo a la no existencia de una federación para administrar los recursos de la semana.

La burocracia de la universidad se manifestó de nuevo, esta vez (como muchas otras veces), para echar abajo iniciativas como la que estábamos desarrollando desde la Asamblea de Periodismo, donde habíamos logrado planificar una serie de actividades de las cuales podemos destacar varios foros, una muestra de trabajos audiovisuales hechos por nuestros propios compañeros, una olla común y otras. Consideramos de vital importancia este tipo de actividades, creemos que son parte importante de los pasos a seguir para fortalecer nuestra participación como estudiantes, con el propósito de generar real organización en torno a un trabajo concreto, y no sólo de palabra. Vemos la necesidad de darle vida a nuestra carrera, generar espacios donde podamos compartir, discutir diversas temáticas importantes para nuestro desarrollo, etc.

C

editorial

C

Por eso mismo planteamos que no podemos esperar ayuda de la institucionalidad. Debemos tener la capacidad de levantar actividades durante todo el año, sin quedarnos en la semana mechona o la semana de carrera; no necesitamos excusas para reunirnos. Ha quedado demostrado que a la universidad no le interesa nuestro desarrollo organizativo real, por lo que no podemos conformarnos con los miserables espacios en los que nos limitan, debemos ser capaces de sacar nuestras actividades. La organización debe estar en el itinerario de cada día y en todas las carreras, sólo de esta forma podremos revertir la situación de latencia en la que nos encontramos. Debemos ser perseverantes, no echarnos a morir por lo que pasó, pero también ser autocríticos y aprender a desarrollar nuestros proyectos a toda costa. Mientras más cosas hagamos, cada día serán mejores, todo depende de la voluntad que pongamos en nuestras iniciativas. Nos queda mucho camino por delante, no hay tiempo que perder. COMISIÓN DE COMUNICACIONES


ELECCIONES FEDERACIÓN

C

C

tema central:

UNA ALTERNATIVA SIN PASOS EN FALSO · Ante la necesidad de organizarnos como estudiantes, la solución tradicional ha sido a través de las elecciones. Sin embargo, ¿A qué nos ha llevado? ¿Es ese el único camino?

Q

uedan sólo días para que una nueva federación de estudiantes, sea elegida como la opción que represente a los más de siete mil compañeros, que forman parte de nuestra universidad. Mientras las paredes de los pasillos fueron empapeladas con afiches y lienzos de propaganda; en las asambleas e incluso en clases, se ha conversado sobre la necesidad de sentirnos representados, de tener dirigentes que “lleven nuestra voz”. Luego de las movilizaciones del año pasado, vivimos en carne propia, cuan urgente es la necesidad de organizarnos (necesidad que en realidad existe hace mucho tiempo). Tal vez, sea en este punto en donde todos estemos de acuerdo. No obstante, es en el método o en la forma de cómo nos organizamos, dónde surgen las irremediables diferencias. En los últimos años, hemos pasado por distintas instancias: desde mesa interina, mesa ejecutiva, incluso se hizo un referéndum para escoger qué

forma de orgánica universitaria creemos es la mejor. Esta vez, nuevamente se ha instalado la necesidad de tener una federación; como podemos ver, pareciera que nos entrampamos más en la forma que en el fondo.

¿ES ESTA LA SOLUCIÓN? Se argumenta que para poder avanzar en nuestros niveles de organización estudiantil, necesitamos tener representantes que trabajen en torno a esto, que nos incentiven desde su espacio dirigencial. También que a través de la federación se puede dar alcance a todas las problemáticas de cada uno de los estudiantes de la universidad, o que es un incentivo para desarrollar la participación; lo cierto es que la idea de participación está muy distorsionada. Muy de moda se ha puesto el tema de la participación cuando se habla de política estudiantil, pero la forma en que se ha desarrollado ha sido muy pobre; hoy día reducimos este concepto al mero hecho de votar, ya sea en nuestras asambleas, en uno que otro referéndum, en algún plebiscito (que también se han puesto


¿QUÉ PASA CUANDO NOS

ENTRAMPAMOS EN LA FORMA?

Son varias las ocasiones en que el centro de la discusión se sitúa en formalidades a la hora de hablar de organización estudiantil. No sólo cuando hay elecciones, también cuando se proponen rimbombantes congresos de carrera o universidad, referéndums y propuestas de estatutos orgánicos que argumenten la triestamentalidad. Nosotros nos preguntamos ¿De qué sirven estas instancias si sólo unos pocos se hacen parte de las discusiones? ¿Para qué inventar cosas que en el papel se ven lindas pero en realidad no se concretan? Se debe trabajar por concretizar cosas en la realidad, desarrollando métodos que no se entrampen ni en la legalidad ni la burocracia. de moda) o en las elecciones de cualquier tipo de cargo, como es el caso de ahora. Al final toda esta idea de participación se confunde en que nosotros le delegamos nuestra participación a alguien más, por lo que en vez de avanzar en la solución de nuestros problemas organizativos, vamos aumentando su crisis. No se trata de analizar cual opción es más válida que la otra, sino tener claro que ninguna (por muy buenas intenciones que tenga) será capaz de generar organización desde el espacio dirigencial, ya que ésta se desarrolla en nuestros espacios cotidianos, constru-yendo una normalidad que se desenvuelva en torno a una participación real, donde las propuestas surgan desde nosotros mismos y se lleven a cabo de la misma forma (eso tiene que quedar muy claro: el trabajo no es “con ellos”, sino “desde nosotros”).

“Muy de moda se ha puesto el tema de la participación cuando se habla de política estudiantil, pero (...) hoy día reducimos este concepto al mero hecho de votar...” No hay atajos para

UN POCO DE HISTORIA ELECTORAL DE LA UPLA Desde los años noventa, se eligió federa´ cada año de manera regular. A fines del cion 2007, no hubo elecciones para el año siguiente, lo que provocó que este espacio no existiera en en 2008 y 2009; en ese tiempo, varios plantearon la necesidad de elegir dirigentes de otra forma, lo que dio paso a la llamada Mesa Interina, compuesta por representantes de facutad. Luego, el 2010 la propuesta de volver a la Feupla se impuso sobre otros proyectos de orgánica estudiantil en el famoso referendum. A mediados de ese año se hicieron elecciones, y la federacion que salió de ahí dejó su cargo en medio de las movilizaciones del 2011. Durante la toma, se creó la Mesa Ejecutiva, donde participaban representantes de facultad elegidos al calor de la coyuntura. Al terminar la movilización, se decidió nuevamente iniciar el proceso de elecciones, en el que nos encontramos actualmente. Depués de este breve análisis podemos concluir que el problema no está albergado en quién nos representa y bajo qué nombre.

construir el Movimiento Estudiantil, ya que estos sólo nos llevarán a un punto muerto; el poder de los estudiantes no se construye desde arriba hacia abajo. Es por eso que hoy creemos que por muy llamativa que pueda ser una u otra propuesta de federación, por muy buenas intenciones que se tengan de ser un aporte a la organización estudiantil, por muchas capacidades que podamos encontrar en uno u otro candidato, seguiremos sin encontrarle solución a nuestra crisis de participación y de sentido, nuestra crisis de identidad estudiantil en ésta y todas las universidades. Debemos trabajar por el desarrollo de una organización real, exista o no una federación (y sin importar quién esté ahí). Debemos generar espacios de participación verdaderos, que no se resuman en un voto o un par de estatutos. Sólo de esta forma irán surgiendo nuestros representantes reales, a través de un camino que no es tan corto como el que hoy nos ofrecen (pero no tan largo como parece), pero que es realmente efectivo y no está reducido a unos pocos. Es necesario levantar una alternativa que no de pasos en falso.


C

COMUNICADORES AL HABLA

C

para la reflexión “Son

cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Eduardo Galeano y escritor Babá. Pero quizá desencadenen la periodista uruguayo alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable.”

estudiantesperiodismoupla.wordpress.com

C

C

visitanos en:

COMISIÓN DE

COMUNICACIONES


Sala de Redacción Nº2