Issuu on Google+

COMPETENCIAS LINGÜÍSTICAS ÁREA DE RELIGIÓN LOS CUENTOS 1

INTRODUCCIÓN

Me sorprendió desde los primeros años de docente el bajo nivel de la mayor parte de los alumnos a los que empecé a dar clase. Tanto en escritura como en comprensión y lectura veía que arrastraban unas lagunas tremendas, y que, aunque mi asignatura fuese de Religión, no iba a permitir que me pusiesen en los trabajos árbol sin acento, o que no supiesen leer una frase haciendo uso de las comas, la entonación o los signos de interrogación. Sobre todo me interesé en la capacidad de comprensión para poder desarrollar la capacidad de expresión. Comprender lo que se lee, lo que se me dice, para poder relacionarme con los demás a un nivel más profundo que el que me da el “que pasa tío”. He de decir que mis alumnos normalmente han sido de 1º a 4º de la ESO y quisiera centrarme en uno de las técnicas que vengo usando con éxito, no solo para transmitir conocimientos de la materia que me ocupa y valores generales, también para favorecer la adquisición de competencias lingüísticas básicas. Es el uso de las historias y cuentos leídos o explicados, todos ellos con rico contenido y profundo mensaje. Si nos remontamos al siglo pasado, vemos que las nuevas ideas sobre la infancia que aportaron personajes como Rousseau y más recientemente Piaget o Montessori, impulsaron la valoración del cuento frente a la literatura tradicional para adultos. Se ha visto como algo necesario por lo mucho que favorece el proceso formativo de los niños, la socialización, el aprendizaje lector, y la afición a la lectura. Este tema se justifica por el amplio abordaje que de la literatura hace el currículo de estas edades como medio de ayuda al aprendizaje en general, y porque esta literatura debería constituir un fin en si misma. Pero al decir niños quizás pensemos en las etapas de primaria e infantil pero ¿no es cierto que cada vez más se esta extendiendo una literatura de autoayuda para adultos mediante los cuentos y las historias? Cuanto bien hace, y que atención presta cualquiera sea grande o pequeño, ante una narración en la que se pone empeño, interés, dramatismo, entusiasmo, viveza, sentidos y sobre todo cariño. Por otra parte que aburrido resulta el discurso o la clase magistral que no tienen un ejemplo, una experiencia personal, un pequeño cuento o anécdota, algo vivo para ilustrar lo que se esta diciendo, y donde el escuchante se recrea aprendiendo y abriéndose más para captar los contenidos que se le están transmitiendo. Contar historias o cuentos es algo tan antiguo como el ser humano y no pasará de moda jamás, en ninguna de las edades de la persona. 2

SU VALOR EDUCATIVO

Todos conocemos la asombrosa fascinación que se experimenta ante la palabra narrada, el placer y la emoción, y el poder de ésta cuando el narrador se mete en el papel de los personajes a fondo, sin pereza… El cuento, la historia contada sirve de acercamiento entre jóvenes y adultos, entre alumnos y profesor, en ese momento álgido de emoción en el que se está visualizando la acción, sintiendo la emoción, o experimentado el dolor la pena o la congoja, escuchante y narrador son


una sola cosa, dos mundos, dos edades, dos psicologías diferentes acercadas fusionadas mediante una herramienta educativa, el cuento. 2.1 Modelo de vida y conocimiento del mundo Es a partir de los años 70 que se levantan voces autorizadas a favor del pensamiento mágico en la infancia, y su contribución al desarrollo global del niño, presentado este pensamiento como una forma particular de toma de conciencia del mundo. En el proceso de crecimiento y maduración de este niño, no pueden dejar de haber herramientas, actividades adaptadas a su edad, en las que se encuentre a gusto, en su salsa y que le presente modelos de vida y de comportamiento ético imitable. También a través del cuento o la historia contada, se lo pone en contacto con el mundo, o mejor los distintos mundos y culturas con las que puede encontrarse. 2.2 Valor educativo del cuento también para los adolescentes. El cuento ayuda al adolescente a entrar en la realidad por caminos sencillos accesibles. Es reflejo de la vida y de las dificultades de la existencia. En él se encuentran reflejadas las aspiraciones humanas. Favorecen el proceso de maduración de la personalidad. Le sitúan ante los principales problemas del ser humano y su resolución. Forman el sentido estético. Favorecen el enriquecimiento de su código moral. Fomenta la lucha ante las dificultades hasta conseguir la victoria. Alimentan la esperanza Y sobre todo y en referencia al tema que tratamos, potencian el patrimonio lingüístico, fomenta la afición al conocimiento y la lectura, desarrolla la capacidad de escucha, en definitiva enriquecen las competencias lingüísticas. 3

TRATAMIENTO DE UN CUENTO: Antes durante y después del cuento

Que duda cabe que una historia o un cuento son una ayuda inmejorable para exponer intereses pedagógicos. Claro está que no podemos estar todo el tiempo contando cuentos o historias nuestros adolescentes, pero utilizarlos a menudo como recurso educativo nos dará un gran resultado si tenemos en cuenta algunos elementos básicos para realizar bien nuestro papel. Es de todos sabido que con ellos se capta más fácilmente la atención, y que ese contenido que queremos dar lo introduciremos mejor en nuestros alumnos con un ejemplo, una historia o un cuento que con la simple exposición y razonamiento. También decir que es distinto leer que contar, cuando contamos el narrador es más libre, se halla sin limitación alguna, se presta más a la viveza, a la espontaneidad, y esto tiene unos efectos muy positivos en los oyentes. La narración despierta más fácilmente, emociones y sensaciones que muchos alumnos no alcanzaran por no tener aún despierta una afición a la lectura. Indudablemente la gran eficacia viene por la elección que hagamos de la historia, pero sobre todo por el modo de contarla, por lo que el profesor ponga en ese momento, que puede llegar a ser mágico, emocionante. 3.1 Antes del cuento Es bueno situar la historia o cuento antes de empezar, tener en cuenta las palabras que puedan resultar más difíciles, hacerlas buscar en el diccionario el día anterio,r incluso mandar que busquen algo sobre el autor o el contexto histórico en el que se escribió etc.


Crear expectativa ante lo que se va a contar. Con todo esto estamos invitando a los alumnos a la escucha, y al trabajo de investigación personal, pues queremos hacerles protagonistas de lo que vamos a dar, y la investigación es un modo de implicarse en lo que se va a narrar para sentirse más metido en la historia. Es como cuando se prepara un viaje y nos informamos del lugar a visitar. 3.2 Durante el cuento: Favorecemos el saber escuchar y el saber leer. Normalmente será el profesor-a quien preparará y narrará el cuento o la historia, ofreciendo la oportunidad de la escucha a sus alumnos. Esta atención se evaluará posteriormente con un cuestionario en torno al tema tratado la acción desarrollada los personajes, los sentimientos y emociones despertadas, los valores contenidos, los ejemplos de los personajes etc. También se puede repartir a varios alumnos el texto a narrar, dando a cada uno un personaje, y pedirles, como habrá hecho anteriormente el profesor, que traten de meternos en la historia que nos van a relatar, valorando de manera espontánea por los mismos compañeros su actuación y evaluándola el profesor. Invitamos al respeto en la escucha, y tratamos de arrancar de ellos la solidaridad hacia sus compañeros comentando que un público respetuoso y atento es un incentivo para toda persona que ha de trabajar ante los demás. 3.3 Después del cuento: Saber escribir, saber expresarse y comunicar, saber extraer enseñanzas, seleccionar datos. Son muchas las actividades que se pueden realizar después de una narración pensando en mejorar las competencias lingüísticas. Dictar preguntas en torno al tema tratado, los personajes, la acción desarrollada, el ámbito en el que se desarrolla, y sobre todo el mensaje que quiere transmitir. Plantear la posibilidad de elaborar otro final que tenga sentido y que a ellos les hubiese gustado más. Introducir otros personajes Leer en voz alta aquella acción frase que más nos haya llamado la atención y explicar porque ha sido así. Leer en voz alta algunas de las respuestas que han escrito Intercambiar los trabajos-respuestas para que sean otros compañeros-as los que las lean y las evalúen según su parecer. Seleccionar entre todos la respuesta más adecuada Cambiar el título a la historia y seleccionar el que más nos gusta de todos explicando el ganador-a porque le ha dado ese título. Desarrollo de un tema por parte del profesor-a a partir del mensaje central dela historia. Dramatizar la historia escuchada e incluso presentarla al resto del Instituto o a alguna clase. 4 CONCLUSIÓN Como vemos son múltiples las posibilidades que ofrece la técnica de la narración en la escuela a la hora de ampliar y mejorar las competencias lingüísticas. Será tarea del docente, buscar aquellos recursos que más se adapten a las edades con las que trabaja, los centros de interés o la temática que se va desarrollando.


Desde mi experiencia puedo decir que el momento del cuento o la historia es de los mejores recibidos por los alumnos, y percibo que trabajan con gusto todo el antes el durante y el después siendo para mi un gran aliado en mi trabajo. Un buen cuento, una buena historia bien contada, deja una huella indeleble en los alumnos-as, y lo recuerdan por muchos años. Si además el profesor-a se ha preocupado de fotocopiarles la historia para regalársela, y de invitarles a transmitirla a alguna persona a la que le pueda servir, sea familiar o amigo, entonces la tarea resulta doblemente constructiva. Una de las preguntas que suelo hacer es: ¿A quién te gustaría contárselo? ¿Por qué? y a veces les hago, como ejercicio, que la cuenten a los padres, y que me traigan un breve comentario de los mismos firmado por ellos, con lo que estoy fomentando la relación, padres hijos sacando la tarea educativa más allá de los muros del colegio. 5 BIBLIOGRAFIA BARRERA, P Y OTROS (2000) “Libros infantiles y juveniles para hacer buenos lectores”. Madrid ANABAD Educación y Biblioteca Revista: Cuadernos de Pedagogía y Literatura nº 134, 142, 146, 157 Revista: Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil” nº 1 BYANT, S (1983) “El arte de contar cuentos “ Hogar del libro Madrid 6 REFERENCIAS WEB http://ceril.cl/P61_lenguaje.htm http://sincronia.cucsh.udg.mx/lindex.htlm http://www.lenguajeescrito.orgÇ http://usuarios.lycos.es/doliresa/ CRISTÓBAL GÓMEZ VILLABA Profesor de Religión IES Gelves


El cuento