Page 1


c

o

n

t

e

n

i

d

o

c

CARACTER jean paul coupal

11

el objeto de mi AFECTO

16

prêt-à- PORTER

19

club de la buena ESTRELLA venezuela en el reino 28 tenedores y ESTRELLAS denominación sibarita

38

gente como UNO centinelas del origen

40

por amor al ARTE el tambor de hojalata

46

tan lejos tan CERCA burbujas en el desierto

50

METROPOLIS una venezolana universal

56

la vida es BELLA

98

director general GONZALO PEÑA VELOZ directora de comercialización MARIANA BENCOMO DE PEÑA diseño y montaje WILSON DESIGN C.A. editor caracas CARLOS FLORES LEÓN-MÁRQUEZ coordinadoras ejecutivas CARMEN TOVAR / Clarissa Perfetti fotografía DORIS DIAZ/ NATALIA BRAND / CARLOS FOUGUET ARON OSORIO / Carlos Negrín / REYNALDO ORTIZ redacción Ignacio Alen / Adriana Herrera / MARIELIS ARTEAGA coordinación barquisimeto MARÍA GABRIELA SIGALA colaboradores ANITA CARLI / JUAN CARLOS CARAMES asesoras de ventas CARMEN TOVAR/ KAREN DOMINGUEZ ANA SOFIA CARRERO / JOHANNA DE JONGH / ANNALISA LEPORE DE PEÑA fotolito DIBARI MAC PC impresión ALTOLITHO club valencia es un producto de club de editores valencia c.a. nº ISSN: 1317-2816. nº de depósito legal: pp 200002CA855 teléfono: 0241.8243114 móviles: 0414.4382330/ 0414.4320868/ 0424.4221102 / 0424.4001178 dirección: Av. Rio Orinoco, Reda Building, Torre B, Piso 3, Oficina 9 Valencia, Venezuela. Rif: J-30653852-6 email: clubmagazine@gmail.com web: www.issuu.com/clubmagazine blog: clubmagazinevenezuela.blogspot.com twitter: @clubmagazine - facebook: club magazine venezuela

denominación de origen fotografía: natalia brand producción general: anita carli maquillaje y cabellos: richard ching modelo: tricsy flores, astrid moller y daniel pantoja @ bookings vestido y collar: franco perna / total look: sea sons / vestido: mikhaela toledo dirección creativa: carlos flores león-márquez

a

r

n

e

t

A Helenita Jiménez de Poletti, por haber sido una valenciana universal. Denominación de origen controlado. D.O.C. o AOC, en francés. Para algunos, una simple nomenclatura impresa en una etiqueta. Para otros, todo un significado histórico de extrema importancia. Para todos los sabidos, evoca una región y refuerza la importancia de lo que alguna vez decidieron expresar a través de la palabra terroir. Y es que, detrás de estas siglas, está un conjunto de normas y requisitos que se deben cumplir para certificar la pertenencia de un producto a un espacio geográfico. A una manera de hacer las cosas. Y en el mundo contemporáneo, contrario a lo que indicara en algún momento todo el esquema de globalización, lo local adquiere cada vez más importancia. A pesar de su esencia gastronómica, el término pudiera extenderse -en un plano conceptual- para ser aplicado en muchas otras áreas donde la creatividad tenga cabida. Hablamos aquí de creatividad, en cuanto a motor para generar iniciativas concretas, productos imaginados por alguien de acuerdo a su formación intelectual y experiencia práctica con la tradición histórica en mente. Somos de donde venimos, diría alguien. Por más que nos vayamos a otro lado, emigremos a otras tierras, seguiremos siendo una especie de “país portátil”. Tendremos siempre una visión particular del entorno que nos rodea. Por eso insistimos, en la medida en que conozcamos lo regional y lo difundamos al mundo -sea a través de un libro, un reportaje informativo, un blog, un diario personal, un post en Facebook y hasta en un tweet-, estaremos siendo cada vez más universales. Estaremos en ese proceso constante de mirar hacia adentro, para expresar hacia afuera. Es así como en este siglo XXI han adquirido carácter refinado algunos productos –materiales o ingredientes- que parecieran ser rebuscados o demasiado exóticos por su lejanía espacial y por el cuidado artesanal que su manufactura representa. La tradición y la región han tomado fuerza y peso. Lo específico y lo ancestral se convierten en lujo. Algodón egipcio, alpaca bebé del Perú, cacao venezolano de Chuao, vino tinto de Toro, los chales producidos con lana de cabra de Pashmina en la cordillera Himalaya, vetiver de Java o de Haití, lavanda de la Provenza francesa o de alguna isla de la costa dálmata en Croacia. Todo se convierte en información, y ésta expresa un conjunto de características que determinan la calidad del producto ofrecido. Es por ello que quisimos hacer una edición donde se evidenciara como lo global se alimenta de lo regional, y viceversa. En “Carácter”, un personaje como el venezolano de origen franco-canadiense JeanPaul Coupal se ha convertido en uno de los impulsores de la producción regional para la gastronomía venezolana. Fue una conversación en la que nos introdujo nuestra amiga en común, esa visionaria –venezolana universal- del design que es Marva Griffin, cuando se encendiera la llama para dar pie al marco conceptual de esta edición. Esta tertulia en “D.O.C. Restaurante” ese hermoso comedero en Los Palos Grandes –ejemplo de espacio urbano que encarna el término de vecindario global, tan en boga en el mundo actual- donde se dio pie a una idea y además sirvió de ejemplo para reseñar su inspiración en “Tenedores y Estrellas”. En “Preta-porter” los diseñadores emergentes de algunas de las ciudades más importantes en diseño de moda de esta Venezuela en constante ebullición contribuyeron a un hermoso trabajo visual ensamblado por nuestro equipo en Caracas. En “Club de la Buena Estrella” veremos a unos venezolanos que fungen de embajadores de lo mejor de nosotros en el Reino Unido. En “Gente como uno”, diversas asociaciones que unen a la gente en torno a una práctica, hobbie o disciplina de cierta tradición universal, son retratadas para reforzar la importancia de la unión entre seres humanos para preservar usos y costumbres. En “Por amor al arte”, conocimos el trabajo del artista venezolano Oscar Abrahám Pabón quien ganó una beca de la Fundación Cisneros para realizar unos cursos en Argentina. Todo un compendio de cosas para mostrar un mundo, una manera de ver las cosas, una exploración interna que busca llevar adelante ese gran proyecto que es la Venezuela que anhelamos. Un todo al que llegaremos a través de sus partes. Gonzalo y Mariana

DISTRIBUCIÓN GRATUITA VALENCIA: Guataparo C.C., Country Club de Valencia, Struktura, Centro Italo, Hermandad Gallega, Coffee Market, La Patisserie, Giglio, Malina, Paladar, Citrus, Palau Café y Fatua Valencia. CARACAS: Antigua, Aprilis LPG, Atar Creaciones Culinarias, Atelier Alejandro Ramírez, Atelier Fabiana Kübler, Atelier Roberi Parra, Café Atlantique, Calíope, Casa Curuba, Catar, Come a Casa, Corot, G7, La Guayaba Verde, Librería Kalathos, Madame Blac, Mobel, Mokambo, Mitra, No Pise La Grama, Quincalla Zoco, Tawa y Zona Verde.


CARACTER

gonzalo peña veloz fotos: natalia brand

Jean-Paul Coupal

Venezolano por convicción Era domingo. La mesa estaba puesta, todos los hombres de la casa con corbata y el olor a Coq-au-vin impregnaba el hogar de la familia Coupal. Las costumbres francesas de esta pareja que abrió sus fronteras geográficas y forjó un destino, junto a sus hijos en la ciudad de Montreal en Canadá se mantenían intactas. Suculentos banquetes de elaborada preparación conformaban un ritual que involucraba a toda la prole y reconstruía, una y otra vez, los usos y maneras que constituyen la legendaria tradición gastronómica del pueblo galo. Cada uno de los retoños debía aprender todos los secretos que oculta la buena mesa: desde desarrollar con agudeza los cinco sentidos para saber escoger un buen ingrediente, pasando por los procesos de picado y cocción, hasta la impecable presentación en ese santuario en que se convertía el comedor de la casa. Sin embargo, fue JeanPaul, uno de los Coupal, quien desarrolló una pasión por todo ese mundo que reside detrás de los fogones, por los ingredientes, por el terroir, pero su padre insistía –como tantos de aquel tiempo- que su futuro estaba como abogado o médico. El destino lo llevaría a estudiar Ciencias Políticas en la Sorbonne en París y a especializarse en Universidad de California en Los Angeles (UCLA), nada más y nada menos a finales de los años sesenta, era de importantes cambios en la juventud. El joven Jean-Paul, mientras estudiaba, desarrolló ese espíritu aventurero que

todos llevamos dentro y se dedicó a viajar por todo el mundo, conocer nuevas culturas, probar nuevos sabores, percibir la realidad del mundo que le rodeaba en contacto directo con éste, más allá del que se ve en los mapas de geografía de un salón de clases. Así, en un arranque de curiosidad, aterrizó en Carúpano a principio de los setenta y se dejó hechizar por el sabor del botuto, un ingrediente que todavía a estos días le activa las papilas gustativas. El azul del mar de estas tierras, el verdor de sus montañas y la mixtura de sabores le atraparon por completo, marcando el inicio de un apasionado love affair con la geografía venezolana. Vino el fin de esas cortas vacaciones estudiantiles y con éste, la promesa de convertir el frenesí inicial de esa pasión por esta país caribeño en un amor de por vida. Al terminar sus estudios y haber cumplido con los deseos de sus padres, Coupal regresó a Venezuela, aunque constantemente volvía a Europa mediterránea, Estados Unidos y Marruecos, como parte de ese constante oxígeno que buscan las mentes creativas que anhelan una experiencia multicultural. Como nunca le ha tenido miedo al trabajo, se mantenía comprando exóticas joyas artesanales en Marruecos y Grecia, sorprendiendo a los caraqueños avant-garde de mediados de los setenta con pulseras y collares que se vendían en el übercool Boulevard de Sabana Grande. Fueron años en los que conoció a la gente que hace


y continúa haciendo de este país un hervidero cultural muy especial. Entre ires y venires, itinerarios que lo llevaban a diversos destinos, la cita con el amor de su vida llegaría en una parada en California, donde conocería a su esposa Nancy, con quien decide emprender una familia, con las raíces bien plantadas en Venezuela. Ya entrados los ochenta, su pasión por la cocina se reactiva y emprende un local –que tornaría en pequeña cadena de rápida expansión- llamado “Paris Croissant”, el cual pretendía ofrecer a Caracas una alternativa para saborear la receta tradicional de ese gran rey hojaldrado con forma de media luna que preside el desayuno francés. Más adelante, a mitad de la década y recién pasado el Viernes Negro, se asocia en “City Rock Café”, un local que marcó época en la vida nocturna en Venezuela, erigiéndose como bastión de la posmodernidad y la estética MTV, en el CC Chacaíto. La alta restauración vino cuando le proponen asociarse a “Member’s Privé” un verdadero ícono en la gastronomía en Venezuela, con unos espacios exquisitamente decorados y una concurrencia del más alto nivel, donde se dieron cita renombrados chefs internacionales en festivales que trajeron a Caracas exquisiteces de India, Turquía, Francia, España, Alaska, Marruecos y el Piemonte italiano. Cumplido este ciclo, inicia uno de los proyectos que más satisfacciones le ha traído porque en éste plasmó su espíritu viajero y le permitió familiarizar a los venezolanos con una infinidad de ingredientes nobles que salen de estas tierras; fue así como surgió “Primi” un restaurante de cocina creativa donde se hizo énfasis en los productos nacionales y el cual logró que Jean-Paul explayara los conocimientos adquiridos en los múltiples viajes realizados por cuanto pueblo se conozca en esta vasta geografía, porque -si, señor- monsieur Coupal se ha dedicado por más de 30 años a recorrer y saborear todos los manjares vegetales y animales que ofrece Venezuela y si no, muchas de sus múltiples amistades, entre las que está la excelentísima Valentina Quintero, le informan y datean acerca de nuevos productos surgidos en los más recónditos rincones de nuestra geografía. Este minucioso trabajo de investigación y clasificación de los mejores ingredientes salidos de esta Tierra de Gracia dio pie a su más reciente y original creación, “D.O.C. Restaurante” –cuya reseña pueden ver en la sección “Tenedores y Estrellas” de esta edición (pág. 38). No podemos obviar en esta lista de éxitos a “Samui”, pionero de la gastronomía tailandesa en Venezuela y cuyos salones deleitaron a innumerables comensales durante dos décadas, y el imbatible “Café Arábica” en Los Palos Grandes, experimento surgido cuando el gobierno eliminó el fondo de café y se presentó la oportunidad de tratar directamente con los productores, obteniendo un producto impecable, con calidad de exportación. Este último espacio, se convirtió desde un principio en el punto de encuentro de la intelectualidad caraqueña, donde se dan amenas tertulias, se saborea el mejor café y se prueban las empanadas y pizzas más deliciosas que se podrán encontrar en la capital de Venezuela. Visionario, emprendedor, apasionado, agudo, intenso, creativo, perfeccionista, hiperactivo, son algunos de los calificativos que se dejan colar en una conversación cuando su nombre surge. Nunca habla de 12


desaciertos, solo de éxitos. Nunca deja de expresar lo que verdaderamente piensa acerca de algo. Nunca olvidará su origen, pero conoce los sabores, olores, sonidos y colores de Venezuela como muy pocas personas, logrando traducir ese amor por esta tierra en algo palpable, concreto y completamente universal. Y si bien no nació aquí, cree en este país del Caribe con todas sus fuerzas. Por algo, mientras otros se han ido, el se mantiene firme, no a la espera del futuro, sino haciendo algo en el presente. Construyendo un país. Son las cosas que suceden cuando se es venezolano por convicción, por amor. Cuando era pequeño acostumbraba a… ser tremendo. Siempre recuerdo… mi tiempo en Marruecos, cuando estaba joven. Cuando cumplí veinte años pensaba que… en poco tiempo terminaría la universidad. Cuando llegué a los cuarenta me di cuenta… lo bella que es mi familia: Yasmine, Camelia, Jeanpy y Nancy. Mi padre… me enseñó a cocinar y a apreciar la vida. Mi madre… me enseñó como portarme correctamente.

Nancy es... el amor de mi vida. Canadá es… bosques, lagos bellos y frio. Venezuela es… mi país. Caracas es… fabulosa. La gastronomía es… una razón de vida y mi pasión. Primi fue... la identificación de los productos nobles venezolanos. Café Arábica es… el mejor café del mundo con seguridad! D.O.C. es... el papel más importante en mi vida hablando de gastronomía. El origen de los ingredientes es importante porque... han sido la base de todo desde la época de los faraones. El café es... la primera sensación de la mañana y la última de la noche. Lo más recóndito que he visitado en Venezuela es… a los Yanomami. El producto gastronómico venezolano más exótico es... picante de Catara de bachaco de los indios de Venezuela. Para que un plato sea bueno debe tener… simplicidad. La vida es… pura pasión. La muerte es... dura. La creatividad es… constante, así como la realización de los sueños.


Yo me quedo en Venezuela porque... la adoro. Me gustaría estudiar más sobre… la cuisine. El éxito es... orgullo. El mayor reconocimiento que un restaurateur puede recibir es… la sonrisa y el regreso de sus clientes una y otra vez. Nunca he podido aprender a… volar, pero dicen que “vuelo sin alas”. A veces me gustaría volver atrás para… enseñar todo lo que aprendí. Me prohibieron… nada. La humildad es… bella Me molesta… la mediocridad. Cocinar es... necesario, constantemente. Una comida memorable… cada vez que voy al “French Laundry” con Thomas Keller. 14

El sitio donde mejor he comido se llama... “French Laundry” en el valle de Napa y “Reinstoff” en Berlín. El gran plato venezolano es... un pescado frito en el mercado de Cumaná. Un vino... el Zinfandel de Turley Wine Cellars de California. Un sueño… la paz. Un libro… “Le Petit Prince”. La música... necesaria y sin fronteras. Puedo escuchar mil veces… a los Rolling Stones. Lo primero que noto en una persona es... su carisma. Mi mayor orgullo… mi familia. Lo primero que hago al levantarme es… bañarme con jabones naturales de Marseille. Lo último que hago en el día es… comer un chocolate. El dinero es… necesario. Un espejo es... una herramienta. El mayor placer que uno se puede dar es... cariño. Nunca salgo de casa sin llevar… mi reloj. De los cinco sentidos me inclino por… el paladar. El sitio que más impacto me ha causado es... Tailandia. Ahorita estoy leyendo… “Food Arts” La película que no olvidaré... “The Sheltering Sky” de Bernardo Bertolucci. No visitaría… Jupiter A Venezuela le sobran… inseguridad y problemas importantes por resolver. A Venezuela le falta… apreciar lo que hay en su propio jardín. Si vuelvo a nacer, me gustaría… eliminar las guerras. La envidia es... peligrosa. Nunca es tarde para... mejorarse. Cuando enciendo el televisor me gusta ver... noticias en francés y en inglés. Me deprime... la pobreza y el hambre. Me emocionan... las mujeres bellas. El gran cocinero de la historia de la humanidad es... Auguste Escoffier. Nunca me atrevería a... ser violento. El soundtrack de mi vida incluiría… música de los Tuareg. Me gusta… la vida. Me da miedo… sufrir. Rezo por... no rezo. La cualidad más importante que debe tener una persona es... pasión y humildad. Me considero un hombre… definido. Todos deberíamos aprender... a cocinar. Si un genio me concediera tres deseos, serían… ser mago, escritor y piloto. Si escribiera una autobiografía, llevaría por título… “Intenso” Si me levantara un día y no hubiera leyes en el mundo... habría un caos. Garantizado. Si me defino con una palabra, diría que soy... especial.


el objeto de mi AFECTO

calcomanías vibrantes Libro “Stickers” de DB Burkeman [rizzoliusa.com]

tigresa rockstar pop eléctrico

Zapatos Roger Vivier [colette.fr] y clutch Surrender [bykilian.com]

conejita fashion “Muffy Tahiti Hostess” por Clements-Ribeiro [dickbrunahuis.com]

CD “You stand uncertain” de Falty DL [colette.fr]

mirada violeta

cuello reciclado

Lentes Italia Independent [colette.fr]

Collar plástico [marni.com]

wallpaper eléctrico Vestido y zapatos [carolinaherrera.com] y clutch bikini [christianlouboutin.com]

color masculino Conjunto,camisa y zapatos [jilsander.com]

origen CONTRASTANTE

macarons fragantes Velas [laduree.fr]

arte urbano hora colorida Colección New Gent [swatch.com]

minimalismo natural Colección sillas Yume [jeanmarcgady.com]

DVD “Exit through the giftshop” de Meyer Bansky [colette.fr]


prêt-à- PORTER

carlos flores león-márquez

Regionalismo chic

Denominación de origen Es rasgo indeleble en la idiosincrasia del venezolano ser, a la vez, ampuloso, estrambótico y fiestero; un personaje que, al mismo tiempo que divierte y asombra, inspira felicidad y envidia. Y así ha sido desde que nos pusimos el perfume de la Colonia, incluso hasta cuando empezamos a usar las aguas de las primeras repúblicas, ni hablar de las actuales. Los lienzos al óleo de Bartolomé de Cazales, Juan Lovera, Martín Tovar y Tovar, Cristóbal Rojas, Pedro Centeno Vallenilla; o las fotografías de Federico Carlos Lessman, Henrique Avril, José Alirio Sigala y Rafael Méndez, emiten indicios de ello. Condes con blancas pelucas empolvadas y marquesas de provincia con tiaras de aspecto imperial; presidentes, generales en jefe y hacendados con miradas de orgullo y enfado al pincel de costosos artistas; señoras y señores que visten, calzan y posan bien, como ungidos por la gracia de Dios; empresarios, actrices, damas respetables, nuevos potentados y misses que explayan sus sonrisas Colgate al son de una moda mestiza, a ratos mal prestada, pero llevada con una convicción que la hace legítima, ad hoc. Porque si bien transpira los efluvios de regiones demasiado foráneas, con climas que determinan la usanza de tales textiles y ciertos colores, también acentúa el cóctel de culturas que otrora evangelizaron nuestra fe estética, tan propensa a creer en varios dioses. Por lo que –antes jurando que esto no se trata de una invención de cronista satírico– sería factible pensar que, en Venezuela, la tendencia del vestir es la de una moda aspiracional: apenas

baten vientos templados y los cielos se encapotan como en Suiza, salen suéteres de lana y abrigos con cuellos de pieles espesas, por lo menos en Caracas; y allí donde hace frío de continuo y de repente brota el sol, entonces las franelas más bellas y más ligeras (aun con el azote de periódicas corrientes heladas) ocupan el puesto de uniformes. Cosa que no está mal, porque es como si esas ciudades de pronto se transformaran en otras ciudades, más alegres las melancólicas y más nostálgicas aquellas siempre fueron festivas, casi en una mudanza de ánimo, sin necesidad de la ciencia ficción, y todo por la influencia del clima. ¿Acaso un rasgo sociológico no tan evidente de la denominación de origen que nos ocupa en estos folios? Que las vestiduras procedentes de Maracaibo y Mérida, Valencia y Caracas –ensambladas por habitantes que ese encuentran en sus diferencias y con sus avenidas delineadas por calores y fríos respectivos– nos ofrezcan un ángulo de mira más cercano de lo dicho arriba, así sea a favor o en contra. Lo que sí quedará claro al final de esta entrega es que los diseñadores invitados (la mayoría en ciernes, talentosos y muy promisorios) han respetado los cánones ya tácitos del ser venezolano: ampuloso exhibidor de sí mismo, invariablemente alegre, optimista de religión e imán de todo aquello que tenga que ver con el placer. Bien mirado, a veces los mapas de tesoros no sólo conducen a cofres de morocotas y diamantes. También guardan la esencia, el gusto de quienes fueron sus compiladores, o de quienes ayudaron a amasarlos.

Fotografía: Natalia Brand [Nataliabrand.net] / Dirección creativa: Carlos Flores León-Márquez / Producción general: Anita Carli Ilustraciones: Carlos López Chirivella [Celch.net] / Composición gráfica: Thomas Bonnieux [Thomars.com] / Modelos: Tricsy Flores, Astrid Moller y Daniel Pantoja @ Bookings’ I.M.A. [0212.7512013] / Maquillaje y cabellos: Richard Ching [0414.2728355] / Vestuario: Franco Perna [0414.7064942], Mad Label [Madlable.net], Quintal Esboço by Emily Quintal [0414.6304389], Sea Sons [Seasonsclothes.blogspot.com], Mariana Meneses [Marianameneses.com.ve], Missile [Missileclothing.com], John David Montilva [Jhondamon.blogspot.com], Juan Ignacio Ormeño [0416.8364448], Mikhaela Toledo [Mikhaelatoledo.blogspot.com], Adriana Marín [Adrianamarinaa.blogspot.com].


MARACAIBO Vestido por Sea Sons Top y falda por Quintal Esbo莽o Cardigan, pajarita y pantal贸n por Sea Sons


MÉRIDA Vestido con cinturón de seda por Mikhaela Toledo Vestido tejido por Adriana Marín


CARACAS Vestido por Mariana Meneses Top de espalda descubierta por Juan Ignacio Orme単o y blue jeans por Missile Franela y blue jeans por Missile y bolso de cuero por Jhon David Montilva


VALENCIA Vestido y collar por Franco Perna Franela por Mad Label


el club de la buena ESTRELLA

carlos flores león-márquez retratos: reynaldo ortiz [www.reynaldoortiz.com]

Caracas - Londres

Venezuela en el Reino

“Es algo que he aprendido sobre los ingleses: una pequeña ventaja los convierte en déspotas, mientras que la más leve adversidad les desalienta”, le dijo la reina de Inglaterra, Catalina de Aragón, al embajador Mendoza del Sacro Imperio Romano en la primera temporada de “The Tudors”, la magnífica serie dirigida por Michael Hirts para People+Arts, basada en el reinado de Enrique VIII de Inglaterra. Antes, en otro capítulo memorable, Lord Tomás Bolena le susurra a su acompañante, el duque de Norfolk: “Siempre puedes distinguir a los franceses”; y éste le contesta, viendo desde un balcón al grupo que llevaba idénticos sombreros con plumas: “Sí, por los penachos”. Y a pesar de que la primera, con gesto de resignación, no detiene su paseo por los jardines de palacio, los segundos sueltan unas risitas de burlesca complicidad. Lo curioso es que tanto soberana como cortesanos procuraban, cada uno a su modo, un diagnóstico etnográfico que por antojo de escribano califica de musa para esta introducción sobre cuatro venezolanos que hacen vida actualmente en Reino Unido, y a quienes quisimos invitar a la esquina de estos pliegos para que nos ofrecieran, desde el cariz de sus distintas profesiones, una apreciación del Londres que escogieron (no tanto para fugarse sino) para seguir creciendo en sus oficios y en sus vidas. Sacudiendo un verbo sonoro, la recordada conductora del programa “Ciudad Glam” por la Radio del Ateneo de Caracas, Carla Tofano –famosa por una voz agridulce, sensualísima, y por su frase definitoria de nuestra capital como la “ciudad rosa caramelo”– nos acercará al antagonismo que representa para su espíritu esa urbe formal y circunspecta, pero también

28

salvaje y de clima miserable. Haciéndole la corte, aunque con ojos verde Tudor, discurso autónomo y desde tribuna de catedrático o cetro de editor, su esposo Edmundo Bracho revelará la imagen de una cultura urbana si se quiere de bajo perfil para todo el raudal de ofertas que la atraviesa como el Támesis. Desde otra de sus orillas, Bader González, la anterior productora de la BBC en Nueva York y actual Fashion Director de esa fantástica boutique online que es Lushique, con sede en la capital inglesa y comercializadora de piezas de diseñadores latinoamericanos, nos alentará de una capacidad abstractiva que es posible desarrollar a partir de los principales alicientes de que goza Londres como metrópolis: la moda y la música. Cual cereza del suculento postre, y a quienes llevábamos tiempo persiguiendo en esta redacción, herr Otto Lauterbach: el antes entregado a la pasión del diseño industrial y ahora metido de lleno en la gerencia de restaurantes y organización de catering, dispuesto a quedarse para siempre en la que considera su verdadera tierra. ¿Cuatro embajadores de buen gusto y voluntad para Venezuela en los confines de los Tudor, Estuardo, Windsor? Sí, claro que sí (con un quinto delegado, Reynaldo Ortiz, fotógrafo de estas bellas imágenes); pero también reporteros de guerra desde cuyas trincheras presencian los hechos que luego serán noticia mundial, siempre al tenor de la tildada “ciudad del momento” (Marva Griffin dixit), esto a pesar de que se interpongan cielos cenicientos y gélidos soplidos. Es algo que han aprendido como venezolanos de origen: una pequeña ventaja los convierte en emprendedores, mientras que la más leve adversidad, los reanima.


Carla Tofano

Periodista incisiva, caza tendencias, otrora conductora en Caracas del programa “Top E!” por E! Entertainment Television, alma libertaria, columnista y colaboradora de revistas como Gatopardo, Ocean Drive, Estampas… señora de Edmundo Bracho, propietaria de más de doscientos zapatos, madre admirable, espejo de sabiduría, refugio de los hedonistas, auxilio de los mundanos. ¿Por qué Londres? ¿Por qué no? ¿Exilio indie o viaje de procesos creativos a mediano/largo plazo? Quizás exilio indie. Nada en esta experiencia ha sido demasiado planificado después de todo. Siento que estoy lejos del terruño 30

carlos flores león-márquez retrato: reynaldo ortiz porque me toca, porque vivir el mundo más allá de mi propia zona de confort es un reto que me ayudará a vencer miles de limitaciones y miedos. Marva Griffin, venezolana presidente del Salón Satélite de Milán, viene asegurando que Londres es la ciudad del momento. ¿La apoyas en este veredicto? Absolutamente. Londres es la ciudad más vibrante y multicultural que he conocido en mi vida. Nadie se siente forajido en estas tierras porque ser extranjero, o haber vivido en el extranjero, es casi un requisito indispensable de todo londinense. Es una ciudad salvaje y funcional en idéntica medida. ¿Qué cosas te seducen de esa ciudad? Dicen que los opuestos se atraen, y esta ciudad es la explícita materialización de todo lo que no soy. Me seduce su organizado modelo cívico, quizás porque soy bastante caótica en el fondo y en la forma. Vivir en Londres es como pasar una temporada en la casa del tío loco de la familia al que no le gusta que levantes la voz, o que lo abraces más de la cuenta, ¡pero con el que descubres que andar despeinado es súper rock & roll! ¿Es verdad que el gris nube ya no es aburrido ni aburre, como dicen en GQ? Es absolutamente cierto. El gris es austero, a veces sereno, a veces introspectivo y a veces lúgubre. El gris puede ser pendenciero y melancólico pero jamás será aburrido. ¿Qué estás haciendo actualmente en Londres? Estoy buscando trabajo con tozuda insistencia, y estoy haciendo un curso sobre Periodismo de moda en el Central Saint Martins College of Art & Design. Para mi felicidad, vivo con mi esposo y con mis dos hijos, por lo que además de estudiar y matar tigres esporádicos, tengo un montón de tareas domésticas que atender a diario. ¿Piensas quedarte? No tengo la menor idea. Sólo sé que me falta mucho por lograr por acá para sentirme plenamente satisfecha con la experiencia. ¿Qué tal el costo de la vida? ¿Es fácil o difícil hacer dinero en el Reino Unido? El costo de vida es altísimo. Especialmente la vivienda y el transporte son muy costosos. Sin embargo, la gente trabaja en condiciones envidiables y gana salarios súper decentes. Yo diría que el costo más alto que hay que pagar por vivir en esta ciudad es en relación al clima, que es bastante miserable. ¿Hablas a menudo de Venezuela –a favor o en contra– con los ingleses? Es decir, ¿promueves lo nuestro? No soy muy chauvinista, ni patriotera la verdad. No hablo de Caracas en plan promocional. Sin embargo, hablo mucho de Caracas y de Venezuela a partir de mi experiencia, y de un modo muy afectivo.


La escritora belga Amélie Nothomb, en su libro El sabotaje amoroso, dice que “Los lugares de nacimiento son absurdos”. ¿Una frase más por su condición (siempre nómada) de hija de padres diplomáticos, o una nueva metáfora para intentar esa utopía de borrar las fronteras? Siempre he creído que con los países, como con la gente, se tiene o no química, empatía, buena sinergia; y estos sentimientos son independientes del hecho de haber nacido en un determinado lugar. Con las ciudades se sobreviven intensos romances. Tu lugar de nacimiento no siempre es absurdo, pero a veces tampoco es determinante.


Edmundo Bracho

Catedrático en la señorial Universidad de Westminster, amable, digno, respetable, típico modelo para los clicks espontáneos del fotógrafo Bill Cunningham, ex director editorial del diario Tal Cual, ex editor de la revista Feriado y actual de los números impresos de Veintiuno; autor de “El Oponente” (2000), un libro que recopila treinta conversaciones con escritores honorabilísimos de la talla de William Burroughs, Mario Vargas Llosa, Susan Sontag, Octavio Paz, Edward Said y Doris Lessing; amén de otro titulado “María Lionza” (2004) en que se adentra en el corazón de esa selva tan sincrética de la cultura religiosa en Suramérica. Suya una maestría con honores 32

carlos flores león-márquez retrato: reynaldo ortiz en Periodismo Internacional por la Universidad de Cardiff. Cervecero de lujo. Apuesto poeta. ¿Por qué Londres? Una cosa lleva a la otra que lleva a la otra… y entonces llevó hasta Londres. ¿Exilio indie o viaje de procesos creativos a mediano/largo plazo? “Nowhere Man”, dice la canción. Siempre me he sentido un poco Nowhere Man, esté donde esté. Aun así, está ciudad me resulta algo familiar. Viví aquí buena parte de mi infancia y adolescencia. Es como volver a casa, a casa prestada. Marva Griffin, venezolana presidente del Salón Satélite de Milán, viene asegurando que Londres es la ciudad del momento. ¿La apoyas en este veredicto? Londres tiene una oferta cultural a veces excesiva. Y no es pretenciosa con su oferta. Eso me gusta. El hecho de que esté atravesando una recesión económica debería significar que podamos ver respuestas muy imaginativas, audaces, creativas. Así sucedió, al menos, durante el terrible reinado de la Thatcher, durante la crisis de los ochenta. ¿Qué cosas te seducen de esa ciudad? Me seduce la exitosa ensalada multicultural en que la ciudad se ha convertido, lo muy peatonal que es y el respeto que existe hacia el peatón; sus parques; la Biblioteca Británica; Tottenham Hotspur y la locura futbolera; sus pubs, la cerveza Guinness, que aquí se adopta como propia y se sirve como Dios manda. Nunca he podido con la cerveza fría. ¿Es verdad que el gris nube ya no es aburrido ni aburre, como dicen en GQ? El gris del cielo aquí es muy constante y muy uniforme. Y los uniformes, después de escuela secundaria, siempre son muy peligrosos, y pero aún, aburridos. ¿Qué estás haciendo actualmente en Londres? Soy docente en la Universidad de Westminster, y estoy a cargo de un proyecto de investigación sobre medios y democracia. ¿Piensas quedarte? Tengo el mismo número de maletas con que llegué. No he botado ni una. No he quemado ninguna nave. ¿Qué tal el costo de la vida? ¿Es fácil o difícil hacer dinero en el Reino Unido? El costo de vivienda y de transporte en Londres es un escándalo. Es probable que todo lo demás sea más barato que en ciudades como Caracas o Maracaibo. Aquí siempre ha existido una cultura de reciclaje, mucha tienda de caridad, y ahora, con la crisis financiera, están haciendo su agosto. ¿Hablas a menudo de Venezuela –a favor o en contra– con los ingleses? Es decir, ¿promueves lo nuestro? Hablo de mi familia, de mis buenos amigos, que están en Venezuela.


La escritora belga Amélie Nothomb, en su libro El sabotaje amoroso, dice que “Los lugares de nacimiento son absurdos”. ¿Una frase más por su condición (siempre nómada) de hija de padres diplomáticos, o una nueva metáfora para intentar esa utopía de borrar las fronteras? Todo alumbramiento es ya un absurdo. ¿Por qué, además, empecinarse en darle gentilicio?


Bader González

No sé sabe a ciencia cierta si su lupa es la que perdió Karl Lagerfeld, María Luisa Poumaillou, acaso una réplica de la que lleva siempre consigo Fran Beaufrand, o si más bien guarda en secreto el diario perdido de Tavi Gevinson. El hecho es que esta investigadora de la moda mundial (patente en su blog La Plume Latine), y promotora de la nacional (a través de su tienda virtual Lushique), ha levantado en Londres un consulado bastante atractivo del naciente imperio suramericano del vestir. Hija de 34

carlos flores león-márquez retrato: reynaldo ortiz Guillermo “Fantástico” González, había que decirlo, encuentra agujas de oro en medio del pajar. La búsqueda de la belleza, de la sensibilidad, de la armonía, es su religión. Y la música, su templo. ¿Por qué Londres? Por The Cure. Sé que suena raro, pero para simplificarlo. Siempre pensé que una cultura en la que germinara ese talento tenía que ser increíble; y para mi The Cure es una fuente de inspiración, así que vine en busca de más musas. ¿Exilio indie o viaje de procesos creativos a mediano/largo plazo? Un poco de cada una. Amaba la cultura inglesa, tenía pasaporte europeo, quería exiliarme, y encontré una oportunidad “creativa” de trabajo. Marva Griffin, venezolana presidente del Salón Satélite de Milán, viene asegurando que Londres es la ciudad del momento. ¿La apoyas en este veredicto? Absolutamente, Londres para mí es la cuna de tendencias que marcan pauta en el resto del mundo. En mi campo de trabajo, particularmente, la moda en Londres es única, de vanguardia. ¿Qué cosas te seducen de esa ciudad? Su gente, su cultura, su moda, sus museos, sus parques, su arquitectura, y la cantidad de conciertos increíbles: desde ópera hasta toques de banditas de salsa. Ah, y caminar a mi casa a cualquier hora, escuchando buena musiquita en el iPod. Eso me fascina. ¿Es verdad que el gris nube ya no es aburrido ni aburre, como dicen en GQ? Sí aburre, sí deprime, pero Londres tiene tantísimas cosas más que compensan, que lo del clima termina pasando a segundo plano. ¿Qué estás haciendo actualmente en Londres? De todo un poco, pero principalmente concentrándome en mi negocio y en mi blog de moda [lushique.com/blog] ¿Piensas quedarte? Sí, por ahora. ¿Qué tal el costo de la vida? ¿Es fácil o difícil hacer dinero en el Reino Unido? Es alto y, como en todas partes del mundo, no es fácil hacer dinero en el Reino Unido; pero tampoco es difícil: sólo hay que trabajar y destacarse de verdad porque hay mucho talento y competencia. ¿Hablas a menudo de Venezuela –a favor o en contra– con los ingleses? Es decir, ¿promueves lo nuestro? Por supuesto. ¡Siempre venezolana! Mi negocio se trata justamente de promover mis raíces, el diseño de moda latinoamericana en general, pero con un puesto especial para las marcas venezolanas. Por ende me la paso hablando de mi bello país.


La escritora belga Amélie Nothomb, en su libro El sabotaje amoroso, dice que “Los lugares de nacimiento son absurdos”. ¿Una frase más por su condición (siempre nómada) de hija de padres diplomáticos, o una nueva metáfora para intentar esa utopía de borrar las fronteras? No comparto esa idea, pero creo que es algo muy personal. A mí me hace mucha falta mi país, y a pesar de que uno se acomoda cual camaleón después de un tiempo a la cultura ajena, no hay nada como el terruño.


Otto Lauterbach

Aquí en Caracas se hizo famoso por los baldes de agua que convertía en lámparas de pie y por los coladores de pasta que transformaba en instalaciones lumínicas, siempre en colores cítricos y con aspecto del primer mundo. Pero ahora esos dones divinos han desembocado en otra disciplina que también lo ha alumbrado para bien: la cocina. ¡¿Cómo?! Sí, e imagino las caras de sus puristas colegas más cercanos, mitad réprobos y mitad 36

carlos flores león-márquez retrato: reynaldo ortiz confundidos. Pero no podía esperarse menos de un ser humano con esa naturaleza entusiasta, ahíto de pasión y propenso al servicio, por cuyos ojos se adivina la fe. De esta suerte que haya levantado el prestigio de su nombre al calor de la gerencia de locales como The Sugar Club Restaurant (en All Saints Road), The Providores and Tapa Room (Marylebone High Street), Eight over Eight Restaurant (Kings Road) y, actualmente, el Roka Restaurant (en plena Charlotte Street). Tiene esposa y dos hijos. Sabe de vinos hasta causar envidia. Le aplica el microscopio a los detalles. Con esas pintas, pudiera ser presa del lente de Scott Schuman. Sueña con pero no habla de Venezuela. Ama la cocina. Convierte piedras en pan y a inapetentes en feroces carnívoros. ¿Por qué Londres? Por la diversidad de culturas y la libertad de ser quien quieras ser ¿Exilio indie o viaje de procesos creativos a mediano/largo plazo? London is my home! Y espero lo sea por el resto de mi vida. Marva Griffin, venezolana presidente del Salón Satélite de Milán, viene asegurando que Londres es la ciudad del momento. ¿La apoyas en este veredicto? En mi opinión, Londres se ha entregado demasiado al dinero, y por lo tanto ha perdido un poco su identidad. Hace veinte años se sentía la creatividad por las calles. Pero este fenómeno es mundial, así que sigue siendo una ciudad excepcional y única. Sí estoy de acuerdo. ¿Qué cosas te seducen de esa ciudad? Su gente y la posibilidad de sentirte en una gran ciudad y, al mismo tiempo, en un pueblo pequeño. ¿Es verdad que el gris nube ya no es aburrido ni aburre, como dicen en GQ? El clima en Londres es una caja de sorpresas, y definitivamente no es aburrido sino todo lo contrario: tienes que estar preparado para cualquier tipo de clima. ¿Qué estás haciendo actualmente en Londres? Ahora estoy gerenciando un restaurante en Covent Garden y trabajando en un proyecto de moda. ¿Piensas quedarte? Sí. ¿Qué tal el costo de la vida? ¿Es fácil o difícil hacer dinero en el Reino Unido? El costo de la vida es muy alto, y hay que trabajar mucho para vivir bien. Sin embargo siempre hay trabajo, y es mucho más fácil salir adelante aquí que en Venezuela. ¿Hablas a menudo de Venezuela –a favor o en contra– con los ingleses? Es decir, ¿promueves lo nuestro? Lamentablemente no. Y no hablo de Venezuela precisamente por eso. La escritora belga Amélie Nothomb, en su libro El sabotaje amoroso, dice que “Los lugares de nacimiento son absurdos”.


¿Una frase más por su condición (siempre nómada) de hija de padres diplomáticos, o una nueva metáfora para intentar esa utopía de borrar las fronteras? Yo me identifico mucho con esa frase, y creo que no sólo los lugares son absurdos sino también nuestra condición de cómo y cuándo venimos al mundo.


TENEDORES y estrellas

carlos flores león-márquez fotos: natalia brand

D.O.C. Restaurant

Denominación sibarita Ningún otro restaurante en Caracas cuenta con una huerta privada. Con una huerta privada a menos de un kilómetro de distancia y bajo el nombre de Mercado Municipal de Chacao. Tampoco hay uno que produzca su propia mantequilla, y menos que sea a base de crema oriunda de un lactario asentado en Barquisimeto estado Lara (dicho así, rapidito). ¡Todos compran en el Quinta Crespo y el Guaicaipuro, que son mercados de revendedores y no de cultivadores! ¡Todos van por el primer pote de margarina que está de oferta en los anaqueles! Y a pesar de que estas últimas frases airadas no correspondan a Jean Paul Coupal, digno propietario de esa delicia de restaurante (recientemente inaugurado en Los Palos Grandes) que es D.O.C., ya pareciera que las hubiera pronunciado él mismo, en ese tono de personaje “polémico y obsesivo por la calidad” como se autodefine. Pero tanto lo es, que se ocupó en persona de recorrer los cuatro puntos cardinales de este país –durante años– tras las búsqueda de los mejores productores de chorizos selectos, de los más puntillosos artesanos de quesos de cabra, de diestros criadores de patos, de pescadores honestos, de cultivadores de hortalizas orgánicas de verdad-verdad, de hacedores de finos aguardientes… y ya cuando no encontró quién le hiciera jamón tipo Parma conforme sus altos niveles de exigencia, decidió encargarse por sí mismo e instaló una pequeña fábrica en las templadas laderas de Los Teques estado Miranda. “Mi papá era francés, fundador y presidente en Canadá de la Asociación Gastronómica Escoffier, así que mi debilidad por la comida es genética. Ya se ha vuelto una manera de pensar. Más cuando desde niños nos sentábamos los domingos a la mesa con corbata, cubiertos completos y un vaso de vino con agua; muy bourgeois”, blasona, moviendo de aquí para allá sus pupilas que son de un verde aceituna bastante esclarecido. Sin embargo, y antes del periplo por Tierra de Gracia, vivió en París, donde trabajaba para comer en los mejores restaurantes; pasó una temporada en Marruecos, dándose cuenta de que pronto habría una vuelta a las recetas basadas en esa maceración tan típica de la cocina otomana, y luego mudó a Tokio, cayendo

en cuenta de que se encontraba en la ciudad más excitante del mundo para comer italiano o francés. ¿Que por qué? Pues porque allí los aspirantes a chef hacen pasantías de hasta seis años para aprender a fuego lento lo que los occidentales empiezan (dizque) a manejar tras unas cuantas llamaradas. Pero concede, sarcástico: “En Venezuela tenemos cocineros y buenos cocineros, no chefs”, y acto seguido flexiona la muñeca izquierda y hace nadar su mano hacia delante como si la sumergiera en una piscina que se pierde de vista. Lo bueno es que tiene con qué: ninguno de sus restaurantes pretenden ser los de moda, pero terminan siéndolo toda vez que una pequeña élite ilustrada encuentra entre sus platos ese “mensaje profundo y muy sencillo a la vez” que siempre quiso transmitir desde que descubrió que la gran cocina de hoy es la que –habiendo superado las fases de nouvelle cuisine, cocina de autor, “la ridiculez esa de la fusión”, y renunciando a cualquier técnica postiza– retorna al triunfo de los rituales más conmovedores como la cocción a leña de uva. Por eso en D.O.C. todo habla por medio de un lenguaje preciso, cristalino, sin malos entendidos, porque el casabe es casabe del bueno, el glorioso confit de pato de Ocumare no siente envidia por el que sirven en el parisino “Les Philosophes” de Le Marais, y hasta la guarapita que hace un señor en las entrañas de la región centro costera ha venido a destronar, servida en copas de un cristal bellísimo, a otros digestivos foráneos de solvente pedigrí. Y sí, las recetas son francesas, a veces mediterráneas, pero al final es Venezuela la que canta victoria con la inclusión de sus “ingredientes increíbles”. Venezuela es la ama y señora de las heredades culinarias que este franco-canadiense de alma llanera le ha querido legar a sus hermanos de tierra. Pronto ya verán que las siglas de este D.O.C. no significarán Denominación de Origen Controlado: la gente sabrá que, a la luz de su gestión de albacea del buen paladar a base de materia prima nacional, en verdad deberían traducir Delirio culinario de Ovación Continental. Ni más ni menos.

Dirección: Av. Andrés Bello, entre Av. Francisco de Miranda y 1ra. transversal de Los Palos Grandes. Caracas, Venezuela. Web: www.doc-restaurant.com / Teléfonos: 0212. 2851003 - 2856106


gente como UNO

ignacio alen

Cinco pasiones compartidas

Centinelas del origen

El origen marca una impronta distintiva. Las condiciones espaciales y temporales del lugar donde se produce algo o nace alguien, sella su identidad primigenia e incluso su evolución, sea para afianzar su naturaleza o para tomarla como referencia para generar diferenciación, y eso se manifiesta, consciente o inconscientemente, en la propia escena o a miles de kilómetros de distancia. Somos de un lugar. Las cosas se hacen en un lugar. Incluso la negación consigue una explicación en el origen. El camino hacia la globalización y el avance de las redes informativas, no sólo ha significado una maravillosa doble vía que permite conocer al instante lo que pasa alrededor del mundo y responder con lo que se origina aquí, sino que se ha manifestado un fenómeno “glocalizador” en el que la cultura dominante de cualquier área del saber consigue una traducción en casi cualquier rincón del mundo; eso parece ser tan bueno para promover valores locales y hacerse instantáneamente con los universales, y al mismo tiempo tan perjudicial para la conservación de la identidad manifiesta en corrientes culturales. Ese flujo de datos muchas veces ha favorecido el desvanecimiento de la línea que separa lo que es una manifestación del origen de lo que es una copia de un patrón universal. Con el norte de mantener esa línea bien marcada, las instituciones que regulan la certificación de la “Denominación de origen”, tienen en sus manos la grandísima responsabilidad de proteger los intereses de los productores que cumplen con rigurosidades de manufactura, y al mismo tiempo garantizar al consumidor que 40

eso que está adquiriendo responde a una serie de características reconocibles. Tal vez no con la misión de certificar –con una etiqueta- normas productivas, pero con la medular intención de promover los intereses de sus integrantes al tiempo que se convierten en la cara que representa un movimiento localizado, es el germen que mueve a la selección de organizaciones que presentamos a continuación. El mecanismo que los mueve es bastante familiar: “en la unión está la fuerza”. Venezuela Gastronómica reúne a verdaderos colosos de la culinaria nacional con el objetivo de fortalecer la identidad de la cocina venezolana. La ya institucionalizada Asociación Carabobeña de las Artes del Fuego (ACAF) reúne a buena parte de los cultores de esta especialidad artística en Valencia desde hace 14 años. Por otro lado, la Asociación Cultural de Anime y Manga (ACAM) promueve con la mayor fidelidad posible esta contemporánea corriente de la cultura popular nipona. Colectivo Proarte le ha inyectado una bocanada de aire fresco a la escena plástica valenciana, al producir una serie de exposiciones de diversas corrientes plásticas con el apoyo de un equipo heterogéneo y, sobre todo, lleno de energía. La incipiente iniciativa del grupo The Fashion Industry (TFI) agrupa varios nombres de lo que se asoma como la nueva camada de diseñadores de moda en el centro del país y otros relacionados a este mundillo, para redefinir la escena del estilo en la capital industrial del país. Entre todos, comparten un sueño que desea proyectar lo mejor de lo local con un sentido universal.


marielis arteaga fotos: rafael guillén

Cuatro jornadas de solidaridad sembraron la semilla de lo que hoy es un árbol que se abona con hambre por las cosas buenas. La sombra ya ha comenzado a notarse y también los ricos frutos que alimentan los espíritus de los oficiantes de los fogones en Venezuela. En 2008, el chef Carlos García –regente del restaurante Alto y Tenedor de Oro 2006- gozaba de las mieles del reconocimiento pero también enfrentaba el grave estado de salud de su padre; para cubrir los gastos del tratamiento estaba resuelto a vender sus propiedades, y le pidió a su gran amigo y colega Sumito Estévez que sirviera de portavoz en el gremio, pero el laureado chef los convocó para pensar en una propuesta que no significara el colosal desprendimiento de García. Se resolvió ofrecer cuatro cenas benéficas en las que chefs, sommeliers, panaderos, pasteleros, jefes de sala y ayudantes se unieron bajo el nombre “Cocineros por un cocinero”, obteniéndose la suma total del dinero. Celebrando el logro en la casa de Sumo, la tertulia dio paso a la discusión sobre la necesidad de unificar esfuerzos cocineriles para alcanzar objetivos grandes, y ese mismo día nació Venezuela Gastronómica. “Saber cuál sería nuestro principal propósito tomó una discusión larga pero la motivación inicial se dio porque los cocineros sabíamos que podíamos hacer grandes cosas juntos”, apunta el chef Pocho Garcés. La asociación civil está próxima a cumplir tres años y su objetivo es desarrollar, promocionar y difundir la identidad culinaria venezolana en busca de una marca país, y para lograrlo han realizado cursos, talleres

Venezuela Gastronómica

y demostraciones de cocina, además de eventos en los que han divulgado las investigaciones de los asociados para consolidar el patrimonio culinario nacional. “Nuestra intención es mostrar el avance asombroso que hemos logrado en el país a nivel gastronómico gracias a nuevos valores, escuelas de cocina, productos emblemáticos, libros y, sobre todo, legado. Creemos que se trata de dos décadas que nos prepararon para un punto de inflexión en donde ha cambiado el gran entramado de paradigmas que permiten establecer un verdadero proceso de resistencia cultural ante la andanada globalizadora”, ha expresado Estévez. Esta alianza está conformada, junto a Estévez y Garcés, por personalidades como Paul Launois, Ana Belén Myerston, Carlos García, Tomás Fernández, Juan Carlos Bruzual, Tatiana Mora, Enrique Limardo, Francisco Abenante, Florencia Rondón, Reison Frioni, Víctor Moreno, Víctor Moreno Padre (historiador), Rossana Di Turi (periodista), Laurent Cantineaux, Enrique Ramírez, María Elisa Romer, Nelson Méndez, María Fernanda Di Giacobbe, Héctor Romero, Alonso Núñez, Humberto Arrietti, Rafael Cartay (profesor), Oscarina Castillo (profesora), Federico Tishler y David Posner. Mientras la nueva historia de nuestra cocina se escribe con mejor materia prima, estos devotos de la culinaria y de la identidad nacional idean nuevas maneras de alimentar el orgullo venezolano. Facebook: Venezuela Gastronómica Twitter: @VzlaGastronomic


Asociación Carabobeña de las Artes del Fuego

Facebook: Asociación Carabobeña de las Artes del Fuego ACAF Teléfono: 0414. 4273830

ignacio alen foto: carlos fouguet

“El fuego transforma la obra de arte, dándole a veces un final sorprendente que cautiva al espectador. El fuego es siempre inesperado y deja su huella indeleble en la obra”. Razón tiene Luisa Dunia, secretaria general de la Asociación Carabobeña de las Artes del Fuego (ACAF) al describir ese cuerpo de llamas cuya aplicación encierra una amplísima variedad de técnicas y estéticas exploradas por los 113 miembros que integran este colectivo de artistas, cada uno en su propio reducto de creación llamado taller. Como todos los elementos de la naturaleza, el fuego puede ser una fuerza creadora o destructiva; aquí, usado con la mesura que reclama este cómplice perfecto para la invención, la llama incandescente madura el barro, al metal lo predispone para crear esculturas o piezas de orfebrería, con el vidrio se pone de acuerdo para emprender dinámicas transparencias multicolor, y en todos los elementos deja su impronta en forma de trazos ahumados, singulares contornos termotransformados, entre tantos otros resultados que, a veces inesperados, surgen de esta fascinante alquimia estética. Fundada el 8 de enero de 1997, en la ciudad de Valencia, por un equipo encabezado por la diligente y animada ceramista Ana Caravias, a la que todavía se le reconoce como “una gran luchadora”, el grupo busca fomentar el trabajo de sus integrantes bajo términos intelectuales y artísticos, especializados en cerámica, esmalte, porcelana, orfebrería, vidrio y vitrales. Junto a Dunia, la Junta Directiva actual está integrada por Gladys Domínguez, Mari Herrera, José Luis Troconis y Ana Cibanik; reunidos bajo una tan familiar como efectiva premisa: “en la unión está la fuerza, juntos lograremos darnos a conocer como hacedores y creadores”, no sólo mantienen en marcha la agenda de la asociación, sino que desempeñan un papel activo en la animación de la comunidad plástica carabobeña para mantener con vida y constante crecimiento la producción y promoción del arte en la ciudad. Aunque aún no han alcanzado su meta más ambiciosa -tener una sede donde transmitir sus conocimientos a través de exposiciones y talleres- han ganado la voluntad de instituciones como el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre (CCEAS) del diario El Carabobeño, donde anualmente exponen una variadísima muestra del trabajo reciente de sus agremiados activos, con una selección de piezas de un artista invitado diferente en cada edición; y también se ha sumado el favor de la Galería Braulio Salazar de la Universidad de Carabobo, visto que uno de sus principales objetivos es apoyar incondicionalmente al Salón Nacional de las Artes del Fuego, y también al Diplomado de las Artes del Fuego que ha creado esta casa de estudios superiores, todo con el norte de mantenerse fiel a su propia norma de mantener “las mejores y más estrechas relaciones con asociaciones u organismos regionales, nacionales e internacionales que tengan los mismos fines”.


ignacio alen foto: carlos fouguet

Asociación Cultural de Anime y Manga

Ciertamente, las ricas manifestaciones de la cultura japonesa han producido gran fascinación en Occidente. No sólo la minuciosa cultivación de valores ancestrales como la belleza y la sabiduría, a través de los rituales de las geishas, el cuido de los bonsáis, la meditación y las mesuradas técnicas de combate, por mencionar algunas, si no también expresiones más recientes, que son una evolución de la sapiencia más remota, han conseguido ganar la devoción de legiones de jóvenes alrededor del mundo. Históricamente relacionado al “Ukiyo-e”, grabados producidos en masa durante el periodo Edo japonés destinados a los que no podrían comprar obras de arte originales, las historietas “manga” dieron paso a la creación de dibujos animados para cine y televisión, naciendo de este modo lo que se conoce como “anime”. Uno de los ejemplos más representativos de esta evolución es Astroboy, que tras haber sido un personaje ilustrado se convirtió en una figura en movimiento y con incontables fanáticos; como éste, muchísimos íconicos personajes han ganado la enérgica atención de niños, jóvenes y adultos conocidos mundialmente como “otakus”. Organizaciones como la Asociación Cultural de Anime y Manga de Venezuela (ACAM), con sede en Valencia, se encargan de reunir a las personas que, de una u otra forma, manifiestan su afición por esta popular corriente contemporánea de “La tierra del sol naciente”. Fundado por Jofran Useche en septiembre de 2006, actualmente el grupo está encabezado por Susana Infante, Rubén Yépez y Ruby Yépez, seguidos por un nutrido grupo de muchachos que, no sólo apoyan las actividades de la Semana Cultural del Japón que la Universidad de Carabobo y la Embajada del Japón en Venezuela realizan todos los años en el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre (CCEAS) de El Carabobeño, sino que mantienen una agenda de actividades propias como son el encuentro “Dynamic Music Cosplay” (DMC) y el festival “Nippon Shizen”. “Cada uno de los integrantes de la ACAM tiene un conocimiento en diferentes áreas de la cultura japonesa”, apunta Ruby, “y lo más importante de esto es que cada quien aporta un poco de sus conocimientos al momento de realizar nuestros eventos, donde el público se puede relacionar con otras personas que le gusta esta cultura, haciendo que se conozca más de Japón y su influencia en nuestro país”. En estas actividades se reúnen “mangakas” (dibujantes de manga); se hacen concursos de “cosplay” (o “costume play”) en los que una persona interpreta a un anime en específico, haciendo los mayores esfuerzo para lucir y actuar como él; se hacen demostraciones de artes marciales y presentaciones y competencias de “parapara”, que es un divertido baile coreográfico, todo esto con “japanese pop” (j-pop) o “japanese-rock” (j-rock) como telón de fondo. En conjunto, estas experiencias son de un colorido y una energía impresionante que, con razón, ha resultado tan atractiva en tantos rincones del globo.

Teléfono: 0414. 4093274 (Rubén Yépez) Facebook: A.C.A.M Asociación Cultural Anime y Manga Twitter: @acameventos


The Fashion Industry (TFI)

La celebración del Fashion Week Venezuela en el Hotel Hesperia World Trade Center de Valencia, en noviembre del año pasado, fue la plataforma ideal para que un puñado de diseñadores emergentes mostrara su propuesta, inscritos en la oleada de nuevos talentos fashion con fuerte ascenso en las ciudades más importantes del país. Por la capital carabobeña algunos de los que estuvieron en esta cita fueron Inés De Tovar, Daniel Espig, Franco Perna y la firma Candy and Roll, de Orlando Reyes y Jesús Heudes. La oportunidad fue también una experiencia en la que, tras bastidores, pulsaron la intención colectiva de seguir mostrando su trabajo como vitrina de la moda hecha en la capital carabobeña. Unidos, aunque todavía sin nombre, estaban claras las intenciones: crear una fraternidad de creativos de la moda que continuara el fortalecimiento de la profesión en Venezuela, empezando por Valencia –ciudad industrial por tradición-, que apalancara el trabajo de cada uno sus integrantes entre compradores, potenciales clientes y medios de comunicación, a través de actividades de diferentes tonos, ganando voluntades de instituciones públicas y privadas que respalden sus proyectos. Nótese que se usa la palabra “creativos” para designar a sus miembros, y es que tan conscientes de sus fortalezas como de sus limitaciones, están decididos no sólo a seguir sumando propuestas estéticas, sino también a integrar la experticia de otros personajes relacionados al área, como es el caso del productor Wilmer Acosta. Ha sido inevitable responder con un entusiasmo afirmativo a la invitación que me hicieran para conformar este grupo, aportando el punto de vista comunicacional, y es por eso que en un giro inusual de los rigores del periodismo, a partir de este momento, la nota a continuación pasa a ser

ignacio alen foto: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com]

narrada con sentido de pertenencia –yo y nosotros-, al mejor estilo de un “manifesto”. Somos un grupo de “slashers”, es decir, que a pesar de que la palabra “moda” nos acompaña en algún título, echamos mano de los conocimientos que nos pueden ofrecer las diferentes áreas de las que procedemos; los diseñadores de moda todos vienen de otra área del conocimiento: con estudios de Arquitectura y Urbanismo, Franco Perna también lleva la línea de bisutería “Nova Stravaganza”; Daniel Espig estudia Publicidad mientras desempeña un papel activo en el negocio familiar, Yakurt Decoraciones; Inés De Tovar es licenciada en Ciencias Gerenciales y mano derecha de su madre, la diseñadora de modas Inés Tejada; además de la firma de marras, a Jesús Heudes y Orlando Reyes les une el oficio fotográfico, siendo el primero comunicador social y el segundo diseñador gráfico; mientras que Acosta es productor de eventos de moda y mejor fotógrafo. Al decidirnos por el nombre The Fashion Industry (TFI), el grupo ha querido identificarse con el hecho de que la ciudad en la que estamos afincados es conocida como “La capital industrial de Venezuela”, al tiempo que apuntamos la ambición productiva de no sólo identificarse como diseñadores de vestidos de gala, sino responder con versatilidad estética a las necesidades del día a día, con ropa y accesorios de tono informal, casual y “de cóctel”. La primera manifestación de este colectivo todavía se cose en cada taller, pero no falta mucho para que salga pisando fuerte a la pasarela, y así convertirse en una referencia obligada del nuevo estilo valenciano, con sentido universal. Email: thefashionindustry.info@gmail.com


ignacio alen foto: carlos fouguet [www.carlosfouguet.com] Lo que nació en la Sala de Exposiciones del Instituto Docente de Urología Valencia (IDUV) el 23 de julio de 2010 como una muestra titulada “Colectivo Proarte”, enseguida se convirtió en una anhelada respuesta a la necesidad de un grupo de emprendedores creativos por identificarse con un movimiento plástico regional que integrara varias disciplinas. Esta sencilla gesta, realizada como respuesta a una inquietud, ha significado una inyección de instantánea vitalidad en la escena artística de la ciudad. Tomando el nombre de aquella exhibición, que integró la propuesta del artista cinético Napoleón Graziani, el fotógrafo Lalo Hernández, el ilustrador Xavier Sánchez y el artista plástico Gustavo Silva, y con el objetivo de “crear una plataforma de desarrollo cultural ganando nuevos espacios en la ciudad, crear nuevos contenidos, invitar a exponer y convocar a distintos tipos de eventos”, se ha integrado un grupo multidisciplinario bajo la dirección general de Manuel Alejandro Escobar, complementado por Felice Fantozzi en la dirección de proyectos y Loreley Videla en la dirección de imagen, alternando otras comisiones con Graziani, Hernández, Sánchez y Silva. Así, también se han sumado al proyecto el fotógrafo Felix Ovalle, el músico Manuel González y la ilustradora/ animadora Valeria Molinari. Esta variedad de campos de acción estética refleja la importancia que se le ha dado a la singularidad, y es por eso que, como principal punto de encuentro, subrayan “la diversidad de visiones, lo que se repite es no querer repetir”. Con la regla fundamental de los tres mosqueteros, “todos para uno y uno para todos”, estos 10 integrantes han unidos voluntades y conseguido el apoyo del IDUV y del restaurante “Casiquiare” a través de su Sala de Exposiciones “Río Negro”, presentando muestras individuales como “Saudade” de Gustavo Silva y “Sentidos de la imaginación” de Xavier Sánchez, y colectivas como “Post-morten” y “Silva cuatro visiones”; así, cuentan, “hemos tratado de crecer tanto individual como colectivamente. También tuvimos la oportunidad de formar parte de una propuesta que integraba música, degustación, arte y perfomance llamado ‘Bacchanal’, realizada en la Colonia Tovar. Quisiéramos pulir ese concepto de evento y presentarlo con más frecuencia”. Asimismo, preparan una intervención especial en el desfile “Valencia de Playa” que se realizará el 15 de abril en el Parque Jardín Botánico de Naguanagua, y aspiran convocar un salón para talentos emergentes, de acuerdo a su búsqueda constante de nuevos actores. “Cada uno de los proyectos que llevamos a cabo es un desafío”, aseguran, “creemos que la ambición no tiene límites para nosotros. En cada uno de ellos abrimos las puertas a un desafío aún más grande”. Aunque notablemente compuesto por gente joven, entre 25 y 35 años, aseguran que la edad de sus integrantes es un asunto siempre eventual, aunque seguramente cada nuevo ingreso deberá involucrarse en una dinámica que, entre los rigores logísticos, se caracteriza por el entusiasmo y la voluntad de beneficiar a todos, ya que la intención que los mantiene unidos es precisamente, además del “amor al arte”, “no dejar de tener la intención”.

Colectivo Proarte

Email: colectivo.proarte@gmail.com Facebook: Colectivo Proarte / Twitter: @colectivoproart


por amor al ARTE

carlos flores león-márquez fotos: juan montelpare y cortesía de la fundación cisneros

Oscar Abraham Pabón

El tambor de hojalata

“No puedo ubicar muy bien el punto de origen. Mi interés en el arte y la arquitectura viene desde la infancia: recuerdo que jugaba haciendo maquetas de edificios, y eso ha llegado hasta el día de hoy, sólo que consciente de la responsabilidad y compromiso que implica”. Aun así, aun cuando le cueste precisar en qué momento sonó su pistoletazo de salida en este maratón llamado arte contemporáneo, Oscar Abraham Pabón Morales (arquitecto en el 2008 de la Universidad del Táchira) está bien claro en que lo suyo vibra al calor de las ciudades, en el delicioso bochorno de los lugares públicos; haciendo dialogar sus propuestas con los diferentes actores que conforman el entorno. Sin embargo, ¿persiguen sus obras un cuestionamiento del concepto que se tiene comúnmente del espacio, evaluando el proceso de intercambio entre el comportamiento humano y su ambiente, o acaso hay un sustrato emotivo inconsciente que aspira la ubicuidad? Que responda él mismo, bien con los gestos maduros de un adolescente de espíritu, o bien con la atractiva honradez de quienes nacen –como el suscrito– en parajes lejanos, esta vez en San Juan de Colón, estado Táchira (1984): “No busco cuestio-

nar conceptos, sólo busco comprenderlos. Para mí es importante formular y crear mi propia definición de espacio público para su posterior intervención”. Y vaya que lo ha hecho a escala continental: Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia; Coquimbo, en Chile; Bogotá, Bucaramanga, Cali, Pamplona, Cúcuta, en Colombia; Quito, en Ecuador; amén de otras ciudades venezolanas como San Cristóbal, Valencia, Coro, Maracaibo y la mismísima Caracas, última en la que no sólo reside y donde obtuvo (en el 2010) el Tercer Premio del XIII Salón SuperCable de Jóvenes con FIA, sino también donde acaba de ser seleccionado para recibir la beca de formación profesional que, por tercer año consecutivo, otorga la Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC) a jóvenes artistas venezolanos para participar en el Centro de Investigaciones Artísticas (CIACENTRO) de Buenos Aires, Argentina. Allí, y durante un mes de residencia internacional, Oscar tendrá la oportunidad de asistir a cursos, seminarios, presentaciones y conferencias, amén de talleres con artistas locales y foráneos dedicados a la realización de proyectos especiales.

Web: www.oscarabraham.blogspot.com / Agradecimientos: Luis Miguel Urbáez [www.fundacion.cisneros.org] 46


Monumentum, 2008. Intervención de espacios públicos en Quito, Ecuador, con motivo del Primer Encuentro Internacional de Intervenciones Urbanas. 3,5 x 3,5 x 4 mts. [Foto: Juan Montelpare]

Para tal fallo, un sólido jurado conformado acá en nuestras latitudes por Ariel Jiménez, curador en jefe de la CPPC; Alberto Asprino, respetado arquitecto y curador; y Diana López Mendoza, presidenta ejecutiva de Cultura Chacao, estudió y evaluó los más de cincuenta portafolios enviados por artistas de toda Venezuela, un número veinte por ciento mayor que el recibido en el 2010. Acto seguido, se escogieron sólo cuatro portafolios que fueron enviados al comité de CIACENTRO, encargado de la elección final del becario. “El haber sido elegido para esta beca significa –nos dirá Pabón– un incentivo emocional y profesional que favorece mi investigación, y que de seguro devendrá en aprendizaje”. Entretanto, dejemos que nos dilucide las dudas que pudiera haber con respecto a eso por lo que irá a la tierra de los alfajores, el tango y Jorge Luis Borges: “En abril del corriente, CIACENTRO tendrá dos talleres, uno de cine y otro de urbanismo; por lo que habrá un compartir entre el grupo de artistas miembros del

Centro de Investigaciones Artísticas. De allí que su importancia radicará, según considero, en saber escuchar y debatir las ideas de ciertos conceptos que manejo, puesto que al confrontar y entender esos otros enfoques con respecto a mis mismas inquietudes conllevará, sin duda, a un enriquecimiento profesional de primer orden”. Tan de primer orden, tan fundamental como el propósito mismo de sus obras (incisivas todas) que logran conectar ciudades con gentes, calles con individuos, aceras con pensamientos, esquinas con ideas a partir de un presupuesto abultado de materia gris, efectiva comunicación entre arte y edilicia, irreverencia y juegos mentales. ¿Acaso una suerte de arquitectura “visual”? “Creo que la arquitectura visual parte de una infraestructura conformada por un paisaje social, cultural e histórico. Me interesa que mi trabajo, más que construir algo sensual, construya conceptos e ideas que sean capaces de trasmutar en el tiempo. Ésa es la interacción que yo busco”.


Caracas Minimalista, 2008. Intervención in situ en la Av. Alameda con Av. La India, El Paraíso, Caracas.

Pues le creemos, total, su solvencia artística lo llevó a formar parte –con apenas 26 años de edad– del Taller de Arte Contemporáneo de Caracas, y en su trayectoria figuran más de cuarenta exposiciones, privadas y colectivas, en diversas galerías alrededor del mundo, haciéndose merecedor de diferentes distinciones, tal como hemos dicho más arriba. De sus artistas referenciales pudiera nombrar a Antonio Lazo, Zeinab Bulhosen, Antolines Castro, Richard Moncada, Julián Higuerey, Iván Candeo, Juan Pablo Garza y Freddy Contreras. De si el arte contemporáneo es ubicuo, dice que sí, entendiéndolo como una presencia permanente en nuestra sociedad. Cree mucho en los antónimos y 48

en los opuestos. Al momento de trabajar, asegura que en él influye mucho el factor intuición. Y cuando le toca responder sobre si el arte actual puede, como el champagne, aspirar a la denominación de origen controlado (D.O.C.), afirma que la denominación controlada de arte actual no existe, y que si existe es de manera virtual-temporal, ya que dependería mucho de los circuitos de poder. Pero ataja, atraído por el sonido, diciendo que el ejemplo del champagne le parece curioso en tanto que puede definir a un vino espumoso, una película de Alfred Hitchcock o una región francesa. Pues así es la humanidad, una egoísta de sangre: nombra las cosas y las personas para terminarse apropiando de ellos a la par de un


Espacios Rebatidos, 2009. Intervención in situ para el XII Salón de Jóvenes con FIA, Sala Corp Banca, La Castellana, Caracas. Dibujo con cinta negra sobre láminas de zinc.

conquistador que clava la bandera cuya misión representa e instala el escudo de armas que agita los símbolos de su propia estirpe. Lo hermoso es que tal colonización puede resultar provechosa al paso del tiempo, y entonces la visita torna memorable y elocuente. Por eso será que Oscar Abraham trata de ver y entender en los espacios públicos (esas nuevas Indias mundiales) lo intangible, para descifrar los códigos del ADN que los atraviesa, luego clasificarlos y al final ofrecernos una lectura tal vez no muy definitiva pero sí bastante afirmativa, bastante clara, bastante precursora de lo que sucede aquí y ahora. “Si la construcción de identidad –que no es algo definido– se hace a partir de un colectivo, yo soy una pequeña parte

de ese colectivo. No por ello quiero decir que en mi trabajo lo busco a priori, puesto que creo que es algo inherente al tiempo que te toca vivir. Y si bien es cierto que compartimos una serie de características comunes a la que llamamos identidad, también deberíamos incluir los rasgos que nos diferencian”. Se llama Oscar (como el famoso personaje de Günter Grass), nació en San Juan de Colón del estado Táchira, le gusta subvertir el orden de los espacios públicos para estrujarnos el cerebro y abrirnos los ojos, tiene veintisiete años, es el niño pródigo del momento artístico venezolano y pronto se internará en una residencia internacional para aprender más de lo mucho que ya sabe: jugar a ser un gran creador.


el club de la buena ESTRELLA

carlos flores león-márquez fotos: cortesía de g.h. mumm

Mumm Explorer Experience IV @ Mongolia

Burbujas en el desierto

Primero fue sobre un iceberg a la deriva en medio del fiordo Sermilik, en Groenlandia. Después en una explanada de esa inhóspita bahía que es Port Charcot, en la Antártida. Luego, sobre un banco de arena inmaculada en la Gran Barrera de Coral del Océano Pacífico, en Australia. Pero la cuarta cita, que no la última, se llevó a cabo entre los montes caprichosos, dunas arenosas, vastas mesetas, estepas con sus hierbas aromáticas y los animales asombrosos que conforman el desierto de Gobi, en pleno continente asiático, allá en Mongolia. Y todo para celebrar la vida a través de la belleza del mundo que nos tocó habitar, que pareciera ser el eslogan de esta serie de banquetes excepcionales que la augusta maison de champán G.H. Mumm –radicada en Reims, Francia, y adscrita al portafolio Martell Mumm Perrier-Jouët de Pernod Ricard– le ha dado por llamar “Mumm Explorer Experiences”. Para esta oportunidad, las mentes exquisitas tras su organización decidieron invitar a unos pocos privilegiados –entre quienes estaban los dos ganadores del concurso internacional de fotografía en línea que anualmente promueve la champaña de marras– a “pasar” dos días y una noche al estilo nómada, sólo que dentro de esa placentera categoría que conocen jeques y sultanes de primerísimo calibre. Así, del ocho al once de septiembre del año pasado, y tras un emocionante paseo en helicóptero con vistas al infinito virgen del desierto de Gobi, la caravana faraónica de G.H. Mumm se reunió con el explorador surafricano Mike Horn en la más grande y la más espectacular duna de canto mongolesa. A propósito de la expe50

riencia en este oasis improvisado en medio de vientos y burbujas, el laureado trotamundos dijo con legítima mirada de presagio: “La ‘Mumm Explorer Experience’, aquí en el desierto de Gobi, será única y nunca podrá repetirse en el mismo lugar, esto debido a los fuertes vientos del Noroeste. Ese lugar donde mañana tendremos el almuerzo maravilloso ya no estará allí”. Y así fue porque, aun si no hubiese intervenido la naturaleza conforme lo esperado, ya sus palabras eran como un edicto de Marco Polo, de Magallanes, de Rey Mago… por algo ha decidido pasar cuatro años en un viaje de circunnavegación de la Tierra en su velero Pangaea, odisea durante la que trabajará con grupos de jóvenes en la implementación de proyectos ecológicos y sociales. Con todo, después vino una noche bajo las estrellas, y a su caída, al amanecer, los huéspedes tuvieron que abandonar el campamento acompañados por el mismísimo Mike Horn para emprender por el desierto una auténtica travesía sobre camellos de Mongolia, guiados por arrieros locales. Casi como una postal de National Geographic, a los lejos se veía andando el tren de bestias color caramelo pálido bajo la sombra de las montañas de arena, encopetado por jinetes circunspectos quienes se conducían a través de la hierba terrestre y en medio del color azafrán de las dunas. Pero luego tocó dejar los camellos atrás, y los “nuevos exploradores” entraron a pie por los bosques de arena, y al llegar a la duna más alta otearon la teatralización de un salón comedor en los colores de G.H. Mumm, instalado en medio del valle con carpas y cocina itinerante incluidas.


Entretanto, y después de varias horas de caminata, los huéspedes fueron recibidos finalmente por el legendario chef francés Alain Passard, dignatario de tres estrellas Michelin quien compuso una interminable procesión de botellas cuyas cosechas armonizaron divinamente con el rosario de platos inspirado en ingredientes exclusivos de Mongolia. Sobre el menú, Alain Passard expresó: “Fue concebido como un homenaje a todos los exploradores y a esa audacia con estilo de Georges Hermann Mumm, por lo que quise dejar de lado mis referencias culinarias de todos los días y rendirme a la locura de este concepto, compuesto a la par de un concierto que, a través de un menú espontáneo, se inspiró en el salvajismo y la aridez del desierto de Gobi”. No de gratis, esta casa de espumosos ubicada al Norte de Francia, más específicamente en esa hermosa localidad llamada Reims –pronúnciese “rrams”–, zona por antonomasia de la denominación de origen 52

controlada del champagne, ha estado ligada al corazón de las grandes aventuras humanas durante casi dos siglos, desde los primeros pasos en la Antártida del comandante Jean-Baptiste Charcot en 1904, hasta llegar a los aventureros contemporáneos de renombre mundial como Ellen MacArthur, Alain Hubert o Steve Fosset: héroes de los últimos tiempos quienes celebran sus exitosas hazañas con una botella de Mumm Cordon Rouge; de allí que asociarse con Mike Horn y organizar una aventura de este pelaje resultara tan culminante. A día de hoy, G.H. Mumm persigue la tradición de Charcot, que ofrece una nueva visión del lujo, descrito por Horn como “La libertad de hacer tus sueños realidad”. Esperemos que la quinta de estas entregas sea igual o más deslumbrante, pero indiscutiblemente tan dorada como los granos de arena y las burbujas trepidantes de rojo cordón de honor que sellaron este peregrinaje sultánico de los dos días y una noche en Mongolia.


Chef invitado: Alain Passard Nacido en 1956 en la aldea francesa La Guerche, en Bretaña, consiguió su gusto por la comida y la vida en la cocina de su abuela. En poco tiempo, los jugos creativos comenzaron a fluir, por lo que Alain no tardó en usarlos para su propio deleite. Luego haría su debut en el restaurante “Le Lion d’Or”, ubicado en la capital del cantón de Liffré, entre 1971 y 1975, bajo la tutela de Michel Kéréver, uno de los pocos bretones que consideraba su favorito para entonces. Durante este tiempo, la técnica reposaba estrictamente en el menú, así que expuso no sólo los fundamentos de la cocina clásica, sino que también se hizo famoso por servicios de banquetes, aprovechando la ocasión para elaborar su propia investigación sobre la chaud-froid de pollo, la preparación de la langosta Bellevue, pasteles de hojaldre y la crema de gallina al estilo demi-deuil. Al año siguiente, en 1976, hace su entrada en “La Chaumière”, que estaba regentado por Gas54

ton Boyer, titular de tres estrellas Michelin. Pero sería el encuentro con Alain Senderens del “L’Archestrate”, en 1977, lo que elevaría a Passard a otra dimensión: después de tres años, justo en 1980 y en el restaurante “Le Duc d’Enghien”, dentro del casino homónimo, Alain Passard obtuvo dos estrellas Michelin con tan sólo 26 años. Luego vendría su estadía en el Carlton de Bruselas; la creación de “L’Arpège”, anteriormente “L’Archestrate”, perteneciente a su mentor Alain Senderens, ubicado en la esquina de la rue de Varenne y la rue de Bourgogne. Y será a finales del 2001 cuando marque el inicio de su muy venerada colección gastronómica de inspiración vegetal que, como un diseñador de moda, arma en un menú conforme el espíritu de las estaciones, sirviéndoles a sus comensales sólo los vegetales orgánicos de su cosecha privada, personalísima. Web: www.mumm.com Agradecimientos: Stéphanie Mingam


METROPOLIS

gonzalo peña veloz y press ch fotos: cortesía ch carolina herrera

CH Carolina Herrera en París

Una venezolana universal

Fue en esa ciudad donde, con tan solo trece años y de la mano de su abuela, vería un desfile que significaría su primer contacto con el mundo de la moda. Exactamente en el número 10 de la avenida George V, en el atelier del maestro de maestros Cristóbal Balenciaga. Entre volúmenes, cinturas ajustadas y capas de un histrionismo absoluto, Carolina Pacanins Niño –futura señora Herrera- comenzaría a comprender que el estilo, aparte de formar parte de su cotidianidad, tenía una sucursal en esta Ciudad Luz. Es así como esta niña, criada en la Caracas de espíritu universal y con ansias de progreso, comenzó a prestar más atención a los atuendos que vestían las personas que estaban a su alrededor y observaba con más detenimiento las telas y los accesorios que formaban parte de su día a día, convirtiéndose ésta en otra afición que se unía a su pasión por los caballos. Más adelante comenzó a diseñar algunos de sus propios trajes, explayando en estas creaciones un gusto con el que no solo se nace, sino que se perfecciona en el tiempo. El resto de la historia es ampliamente conocida, pero sirve esta anécdota de preámbulo perfecto para conectar

con el episodio que ahora sigue en la saga de esta exitosa diseñadora internacional, cuyas raíces familiares en Venezuela se remontan a más de 200 años y, sin embargo, su visión creativa no ha tenido fronteras. Y es que París, escenario del capítulo narrado anteriormente, es el más reciente destino en la serie de aperturas que la casa CH Carolina Herrera realizó como parte de su plan de expansión global. La primera parte de esa estrategia arrancó en ciudades de España y buena parte de América –incluyendo Caracas-, continuó el año pasado en direcciones privilegiadas de Nueva York –donde se remodeló la tienda de la avenida Madison adaptándola al concepto actual de tienda lifestyle-, Londres, Sao Paulo y Varsovia. Este 2011 inició, justo en la Semana de la Moda de Paris, con la inauguración de una mega boutique en la capital gala ubicada en el número 10 de Rue Castiglione, corredor vial de hoteles, restaurantes y comercios de lujo que conecta los jardines de Tullerías con la Place Vendôme. Son más de 300 metros cuadrados que ofrecen la acogedora sensación de un townhouse urbano, al estilo de las sucursales de la marca en el resto del mundo.

Dirección: 10 rue de Castiglione, Paris / Web: www.carolinaherrera.com 56


En esta se combinan elementos tradicionales de los interiores parisinos como la chimenea de mármol, las molduras en metal o el piso de madera, con elementos contemporáneos de interiorismo como las maderas nobles, el uso del alabastro o los detalles en sedas rojas, negras y grises y la iluminación como elemento de acento. Además de sus líneas de accesorios, mujer, hombre y niño, la tienda ofrece piezas exclusivas para la ocasión como su bolso– icono, Shopping Bag, pintado a mano y con motivos inspirados en el urbanismo de la ciudad de la luz. 58

El entusiasmo de Carolina Herrera proviene también de su opinión general sobre la mujer francesa. “Las mujeres francesas tienen un estilo verdaderamente único y siempre consiguen captar la esencia de la moda de una manera propia y particular (…) Estoy segura de que escogerán lo mejor y lo harán único. Ésa es la verdadera belleza del estilo, y yo siempre he admirado la sencillez de su elegancia”, afirma con absoluto conocimiento de causa esta venezolana cuya relación de amor, tanto con Paris como con la moda, nació y se selló con un mismo número sobre el umbral de entrada: 10.


MANIQUI

fotos: cortesĂ­a diorpr.com

Christian Dior S/S 2011 by John Galliano

Guacamayas tropicales

60


las mil y una NOCHES

fotos: cortesía grey goose vodka

Grey Goose Vodka + Soho House West Hollywood

El Rey de los Oscars

Colin Firth –mejor actor-, Tom Hooper y Helena Bonham Carter de la ganadora “El discurso del Rey”

Maestro Dimitri Lezinska mezcla un Pas de Deux (por “Black Swan”) 62

Coctel Social Status (por “La Red Social”)

Los directores Michael Mann, Kathryn Bigelow, Alejandro González Iñárritu y Debra Granik


Donovan Leitch y Leonardo DiCaprio

Marc Anthony y el director Darren Aronofsky

Jack McGee y Melissa Leo

Serena Williams

Jon Hamm y Nick Jones

Taylor Hackford y Helen Mirren


porta RETRATO

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda Viso – Arcay

Regia elegancia

Finita Giménez y Omar Viso, padres del novio

Miguel Arcay y Ana María Dao, padres de la novia 64

Los novios, Ana Gabriela Arcay de Viso y Pedro Viso


Julio Lozano y Federika Viso de Lozano

Marena Bencomo de Boulton y Richard Boulton

Liliusca Blasco de Bencomo y Pablo Bencomo

Josefina Penzini de Giménez y Anita Giménez

María Emilia Barreto de Trompiz y Luis Trompiz

Isabella Arriaga y Carlos Gustavo Herrera


66

Isabel Castillo

Mirla Andrade y Verónica Arcay

Charito Rojas de Del Giaccio y Alfredo Giaccio

Emiliana Domínguez y Ana Gabriela López de Domínguez

María Elena Gattorno de Arcay y Diego Arcay

María Manzo de Domínguez y Juan Domínguez


la dolce VITA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda Bastidas – Ledo

El amor es una cosa esplendorosa

68

Daniela Gargano de Ledo y Carlos Ledo, padres de la novia

Los novios, Patricia Ledo de Bastidas y Gabriel Bastidas

Simón Bastidas y Ángeles Pérez, padres del novio

Ianne Quevedo, Luís Borges y Anamaria Gutíerrez

Alba Campos , Luís Campos y Fabiola Goitía de Campos

Yaizara Rodríguez de Collazo y Héctor Collazo


Cinthya Karausch de Arias y Ramón Arias

María Alexandra Ramírez y Carlos Eduardo Ledo

Luís Dautant y Olga Campos

Inés De Tovar y Luís Padrón

Eleana Rodríguez y Marianna Rodríguez de León

Jesús Rodríguez y Elizabeth Pizano de Rodríguez

Mary de Pizano y Eduardo Pizano

María Alejandra Vilaboa y María Antonieta Bastidas


la dolce VITA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda Olaizola – Gutiérrez

Amor de verdad

Alejandro Gutiérrez y Beatríz Lara de Gutiérrez, padres de la novia

María Milagros Torres de Barreiro y Peter Barreiro

Catrina Blonval de Llanos, Andrea Núñez y Fiorella Uribe de Carabaño 70

Maritza Mecq de Azcunes, madre del novio y Emiliano Azcunes

Los novios, Fernanda Gutiérrez de Olaizola y Ernesto Olaizola

Egilda Mecq de Santamaría y Luís Santamaría

Karla Mendoza, Carlos Figueredo y Alexandra Mendoza de Figueredo


Mary テ]gela Calabria y Josテゥ Manuel Olaizola

Michael Croes y Valentina Gutiテゥrrez

Alexandra Schnell y Orlando Gubaira

Orlando Gubaira y Dilcia Olaizola de Gubaira


la dolce VITA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Boda Acosta - Luna

Unidos en el Altar

Juan Fernando Luna y Arelis Bloise de Luna, padres de la novia

72

Rubén Acosta y Rosario Del Prette de Acosta, padres del novio

Juan Fernando Luna y Grecia Medina de Luna

Los novios, Miriel Luna Bloise de Acosta y Juan José Acosta

Sofía de Machado, Carlos Manosalva y Olga de Manosalva

Desiree, Jorge Luis y Odyly Del Prette

Henrique Salas y Raiza Feo de Salas

Ricardo Pestana y Vanessa Kokowski de Pestana


las mil y una NOCHES

fotos: cortesía chevrolet

Chevrolet presentó a David Guetta

Caracas electrónica

Dj David Guetta en concierto

74

Merli de Hernández, Pedro Hernández, Liliana Latuff, Norberto Garavano y María Astrid Albers

Vanessa Meza e Idoia Ugalde

Gonzalo Veloz, Nancy Blanco de Veloz y Maria Eva Morreale

Katherine De La Hoz, Jenny Armas y Mary Girón


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Be Club en Valencia

La esencia de la noche

Leopoldo Jelambi, Jacqueline Aguilera y Omar Abou

Amulio Pigorinni y Mario Pagano 76

María Antonieta López

Isabel Römer

Vanessa Olivo y Cayola Ramos


José Luís, Alexandra y Christian Machado

Be Club in da house

Katherine Moreno y Julio Silva


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Gala por Egreamigos UC en Hotel Hesperia WTC

Magna gastronomía

78

Ximena Otero de Chataing y Luis Chataing

Ricardo Maldonado y María Luisa Aguilar de Maldonado

Teresa Carnevalli y Carlos Moreán

María Mercedes Rodríguez de Castillo y Julio Castillo

Yogilma Farias de Cartaya y Oswaldo Cartaya

Ulises Rojas y Elvia Jurado de Rojas

Jorge Maldonado y Mariandreína Pérez de Maldonado

Marinés Ferrero de Núñez y Luís Guillermo Núñez

María Alejandra Manrique de López y Gustavo Adolfo López


José Rodríguez, Jessy Divo de Romero y Leopoldo Romero

Fátima y Jonathan Faría de “Coffee Market”

Anita Giménez y Gustavo López

Nilda Pulido y Gladys Pulido de Gutiérrez de “Doña Bárbara”


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

III Showroom Novias y Quinceañeras – Yakurt

Lo mejor de lo mejor

Paola Taberoa y Gabriella Ferrari by Inés Tejada con Enrique Espig

Miguelangel García, María Milagros Véliz y Luís Alberto Silva 80

Carolina Perdomo

Veruzhka Ramírez by Justo Gómez

Ricardo Tinoco y Judith Sequera de Tinoco


María Antonieta Storacci de Alaimo y José Alaimo

Vanessa Del Gallego y Daniel Espig

Marlene Bauer y Yanira Briceño de Espig

Inés Tejada de De Tovar y Fernando Tovar

Mayri Puig de Betancourt y Enrique Betancourt

Jesús Heudes y Orlando Reyes


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Exposición “Post Mortem” de Colectivo ProArte

Vida después de la vida

Los artistas, Félix Ovalle, Gustavo Silva, Valeria Molinari y Xavier Sánchez

82

Antonella Margherita y Jessica Vásquez

Gabriel Megia y Karel Rodríguez

Ayleen Borrero y Felipe Figueroa

Alexandra Diaz y Doménico Deffit

Antonio Sanoja y Manuel Alejandro Escovar

Loreley Videla y Felice Fantozzi

Gabriel Megia y Karel Rodríguez


las mil y una NOCHES

fotos: aron osorio

Cena en Country Club de Valencia

Sabores familiares

84

Padre Pedro de Freitas, Alfredo Fermín y Monseñor Reinaldo del Prette

Anita Giménez, “Toño” Arcay y Mercedes Malpica de Arcay

María Teresa Cáceres y Luis Tomás Izaguirre, Presidente del CCV

Miguel Giménez y Laura Tejera de Giménez

César Sánchez y Scarlett Roitz de Sánchez

Rafael Enrique Casal y Graciela Wadskier de Casal

Daniela López de De Jongh y Ricardo De Jongh

Lunes Rodríguez y Paola Celis de Rodríguez

Marianne Padrón, Ingrid Bagur y Marilse Vargas de Degwitz


las mil y una NOCHES

fotos: aron osorio

Reina del Centro Social Italo-Venezolano

Belleza valenciana

Francy de Cascarano y Yamlusi Agostini

Carolina Palmigiani, Reina CSIV 2009 y Maria Pizzola

86

Paola Russo, Cristian Gianbaluo y Stefany Russo

Stefania Sanchez Tirri, Reina CSIV 2010

Maria Antonieta Storacci y Yuleida de Russo

Endrina Vorjen y Jessica Martinelli

Gulianna Russo y Victoria Fajardo

Valentina PĂŠrez y Deilyn Dalbon


las mil y una NOCHES

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

80 años de María Carlota Cornejo de Carbonell

Una vida bien vivida

Juan Pablo Carbonell, Monona Carbonell de Cooper, María Carlota Cornejo de Carbonell, Ricardo Carbonell y Witty Carbonell de Koenig

Juan Carlos Angola y María Auxiliadora Codecido de Angola

Johana Ramos, Maria Inés Ferrero de Núñez y Luís Guillermo Núñez 88

María Cora Paéz de Topel y Pedro Douaihi

María Isabel Nouel, Gloria Aguilera y Nicolás Nouel

Leyda Tóndolo de Graffe y Efraín Graffe


la fiesta INOLVIDABLE

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Quince Años de Estefanía Tortolero

Una noche para el recuerdo

Iván Tortolero, Estefanía Tortolero, María Angélica Rincones de Tortolero e Iván Eduardo Tortolero

Anandrea Arcay e Isabel Lleras 90

La quinceañera Estefanía Tortolero Rincones

María Fernanda Rincones de Olivo y José Javier Olivo


Miguel Sandoval y Marisabel Rincones de Sandoval

Natascha y Graciela Luna

Victoria Herrera y Andrea Matos

Eduardo Chocr贸n y Louba Bouvet


dias de GLORIA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Inauguración H Motores Naguanagua

Un espacio para el cliente

Jesús González, Luis Escalona y Federico Núñez

92

El nuevo Concesionario H Motores en Av. Universidad

Julio Rincón y Nelson Delgado

Jorman Hidalgo, Carlos Torres y Daniela Cedeño

Karen Domínguez, Juan Montilla y María Belén Bellera de Zabaleta


dias de GLORIA

fotos: doris díaz [doritafotos@gmail.com]

Travesía Jeep en Cabo San Román

Yo soy Venezuela

94

Cynthia Lander

Cherokee 4x4 Limited en Cabo de San Román

Jesús Rodríguez y Ricardo Boada

Alberto Hidalgo

Janeth Lugo y Jesús Alberto Ochoa

Perla Salazar


Daniel Guédez y Miguel Sánchez

Francys León

Luís Brunicardi

María José Perdomo y Hugo Miravales

Fátima Goncalves

Yoly Bravo y Jesús Pérez

Loys Lesso

Nair Castillo y Ernesto Pastere


el secreto de mi EXITO

96

fotos: doris díaz y archivo

“FATUA VALENCIA” UN AÑO DE EXITOS ESTRENA WEB

COCTEL 10 ANIVERSARIO “CLAUDIA BIENES REAL ESTATE”

Antonio Castellano y Elda Landáez de Castellano [fatua.com.ve]

Claudia Kassardjian y Claudia Delgado

NAVIDAD EN “DOÑA BARBARA” RESTAURANT

“CHARM” ABRIO SUS PUERTAS EN MULTICENTRO EL VIÑEDO

Karen Domínguez, Nilda Pulido y Charito Rojas en el encendido del árbol

Josef Khoury, Peggy León y Eddy Kairuz

SALVADOR LO CASCIO DIRECTOR DE MERCADEO FORD VENEZUELA

YOGEN FRUZ AHORA EN CC CRISTAL VALENCIA

El nuevo director de mercadeo, Salvador Lo Cascio [ford.com.ve]

Alfredo Hernández, Paula Salinas y Ricardo Salinas


PREVENTA 2011 SUN CHANNEL EN VALENCIA

Carlos Ávila, Migtza Blanco, Erik León, Marifé Soto y Eduardo Vegas ELIAS LEVY NUEVO DIRECTOR GENERAL DE CHRYSLER VENEZUELA

El nuevo director general Elias Levy [chrysler.com.ve] CATA SENSORIAL DE VINO SENDERO EN VALENCIA

Astrid Sánchez, Alberto Fariñas, Andreina Carrasquero y Verónica Sotillo, de Sendero (Bodegas Concha y Toro)


la vida es BELLA

imagen: cortesía cosmit.it

El Salón del Mueble de Milán cumple 50 años y para ello celebran por todo lo alto –del 12 al 17 de abril- con una serie de eventos que prometen revolucionar a la capital por excelencia del design italiano. Uno de los eventos que conforman I Saloni -Euroluce 2011- encomendó al artista multimedia Attilio Stocchi una instalación que evocara la esencia histórica de esta metrópoli del norte de Italia. Así es como nace “Cuore Bosco” (Corazón del bosque), una experiencia donde luces de colores y el trinar de diversos pájaros envolverán al espectador que acuda a la Piazza San Fedele, recreando nuevamente el antiguo y mágico espacio verde que ocupaba esa zona a través de una experiencia sensorial audiovisual que remontará a tiempos ancestrales de los celtas o los romanos, culturas que perfilaron la identidad de la ciudad. Esta emocionante celebración, con nuestra amiga Marva Griffin de flamante coordinadora de comunicaciones desde sus inicios, además de Presidenta de su Salone Satellite, tendrá solo un bemol: la ausencia física de Rosario Messina, quien fuera uno de los fundadores de esta feria y defensor a ultranza del design italiano, per quien seguramente estará desde un puesto especial, allá arriba, aplaudiendo muy contento por este medio siglo de éxitos. 98


Club #51: Denominación de Origen  

Regionalismo Chic

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you