Issuu on Google+

taboo Join the sex revolution Spring12 Nr.01

Art of anal sex

03

SPRING 12

SPRING 12


02


SUMARIO Taboo magazine Join the sex revolution Página 05: Back Door to Heaven: Contra los mitos del sexo anal Página 06: Culos argentinos Página 12: Entrevista Barbara Nitke:"American Ectasy" Página20: Erika Lust: Porno en Femenino Página 22: Jóvenes: Sexo en globo Página 28: Cultura: El tercer sexo " Andrej Pejic" Página 30: Entretenimiento Página 32: Relato erótico 03


BACK DOOR TO HEAVEN Desde hace unos años el sexo anal se trata de una práctica cada vez más frecuente. Se ha asociado durante mucho tiempo a una actividad propia de homosexuales o pervertidos sexuales, pero lo cierto es que no ha dejado de aumentar el número de parejas heterosexuales que lo practican.

Tal como los enuncia la gurú del tema, Tristan Taormino, en The Ultimate Guide to Anal Sex for Women: sólo las prostitutas, los pervertidos y los frikis tienen sexo anal, sólo los hombres gay tienen sexo anal, a los hombres heterosexuales que les gusta el sexo anal son gays, a las mujeres no les gusta el sexo anal. El disfrute y la práctica del sexo anal no tienen distinciones de sexo, orientación sexual, edad, profesión, clase social, edad o religión. Los guardianes de la moral se han encargado de convertirlo en un tabú, de perseguirlo criminalmente, de fomentar la desinformación o de estigmatizar moralmente a quienes lo practican. También lo hicieron con la masturbación, con el sexo oral y con la homosexualidad, porque a los guardianes de la moral les encanta legislar en “los dormitorios de la nación”, que decía Pierre Elliot Trudeau. Si estamos ante el último tabú de la vieja guardia, ya va siendo hora de que pasemos a las armas. Por mi parte, nunca desperdicio una oportunidad para decir alto y claro que se trata de una práctica tan común como la masturbación o el sexo oral. Y para muchas y muchos, es incluso mejor. Volvamos a los mitos. El sexo anal no es un patrimonio exclusivo de los gays. A pesar de lo que se cree comúnmente, se estima que sólo la mitad de los hombres gays lo han probado y menos del 30 por ciento lo practican regularmente, según datos del Dr. Jack Morin, uno de los más respetados expertos en la materia -su libro Anal Pleasure & Health fue un auténtico pionero y está considerado como “la biblia de la salud anal”- y de The Kinsey Institute New Report on Sex de June Reinisch y Ruth Beasley. De hecho, no hay pruebas o evidencias que demuestren que un grupo social en particular definido por su género y orientación sexual practiquen más sexo anal que otro. El hecho de que a un hombre heterosexual le guste el sexo anal (tanto penetrar como ser penetrado) no esconde represiones de una orientación sexual encubierta, ni deseos ocultos. A millones de hombres les encanta recibir estimulación anal, con besos, caricias, lenguas, dedos o juguetes eróticos. El sexo anal “bien hecho” no sólo no duele sino que se siente rico. 02

Rico no, riquísimo. Además, desata fantasías y sensaciones maravillosas de entrega, sumisión y dominación. Pero, aunque produce unos orgasmos de órdago, no es capaz de cambiar la orientación sexual de una persona. Este mito, alimentado por la homofobia y por las falsas creencias en torno al sexo anal, sigue impidiendo que muchos hombres heterosexuales exploren su sexualidad anal a solas o en pareja. Del mismo modo que el sexo anal “mal hecho” alimenta el mito de que debe doler y sirve de excusa a muchas personas para negarse a intentarlo. He perdido la cuenta de las ocasiones en que he escuchado, de clientas y amigas, una historia que se repite con estas variantes: estoy esperando que aparezca la persona que lo merezca… lo haré sólo para que deje de insistirme… se lo regalaré si se casa conmigo… sé que me dolerá, pero lo haré por él: no iniciados, nerviosos y presionados por sus amantes o parejas acceden a practicar sexo anal. El resultado es rara vez feliz y cuando te lo cuentan parece que sonara de fondo música de película de terror: la pareja se lo ha pasado en grande y a ellos les duele. Lo dicen o se callan, pero desde luego se niegan a volver a intentarlo. Y si lo intentan de nuevo, será siempre bajo la presión de la pareja de turno y con un miedo al dolor que en nada propicia la dilatación. La aparición en sociedad de la mujer que disfruta del sexo anal –curiosa y ávida por iniciarse, atenta a descubrir nuevas técnicas y juguetes, la que lo pide abiertamente y con frecuencia, la que lo disfruta aún más que la penetración vaginal– es un fenómeno más bien reciente, que al parecer no ha sido suficientemente publicitado y cuya visibilidad merece todo nuestro esfuerzo. Curiosamente, quienes sí van ganando visibilidad desde hace unos años son las mujeres que practican el “Date la vuelta, Paco, que me pongo yo”. En inglés, a esta práctica se le conoce recientemente como Bend Over Boyfriend o Pegging, término ganador del concurso propuesto por el consejero sexual Dan Savage para buscarle nombre al asunto. Da gusto verles llegar en pareja a la boutique erótica: alegres, decididos y ya emocionados ante la idea de adquirir un arnés y un dildo para que ella lo use con él. Llevo años viéndolo y todavía me alegra el día. En esta pareja ni ella se siente violentada por usar un


pene de quita-y-pon, ni él se siente vulnerable o súbitamente marica por desear ser penetrado con un dildo… al fin y al cabo, al otro lado de la silicona está la mujer que desea y que es cómplice de sus deseos. Ese intercambio de roles, que implica un traspaso de poder y una comunión de intimidad con el otro, es una auténtica bomba de excitación. Y cuando se vive sin miedo y sin prejuicios, nos regala experiencias sexuales trascendentes. Esas que no sólo te alegran el día: esas que sencillamente nos vuelven mejores amantes. La importancia del esfinter Para realizar sexo anal de una forma sana y segura, es importante conocer las estructuras corporales implicadas en esta práctica. El esfínter externo es un músculo que podemos contraer o relajar voluntariamente. Cinco centímetros más adentro encontramos el esfínter interno. No tenemos tanto control sobre este esfínter, pero podemos aprender a relajarlo. Cuando te metes algo por el ano, éste es el músculo que pone más resistencia. Los dos esfínteres se abren y se cierran para dejar que pasen las heces. Entre el esfínter externo y el interno está el canal anal: centímetros llenos de terminaciones nerviosas Es la zona responsable de que, en ocasiones, la penetración anal pueda ser dolorosa o muy placentera. Más adentro del esfínter interno encontramos el recto, que conecta con el colon. El recto tiene pocas terminaciones nerviosas (no suele doler), pero tiene una pared intestinal muy delicada que sangra fácilmente. Es una zona muy sensible, por lo que es frecuente que se produzcan heridas si el sexo anal se realiza de forma brusca o sin utilizar suficiente lubricante. Prevenciones médicas Para practicar el sexo anal hay algunas consideraciones básicas que debéis tener en cuenta. A nivel de salud y prevención médica es importante destacar que el ano es una gran fuente de infecciones provocadas por bacterias, virus y/o parásitos. Los síntomas de estas infecciones se darán en el ano pero también en pene, boca, garganta, vagina, etc. Se transmiten a través de fluidos corporales de la persona infectada (semen, sangre, secreciones uretrales, líquido

preseminal o fluido vaginal) que entren en contacto con heridas en la piel o mucosas de la otra persona (mucosa bucal, faríngea, rectal o uretral), esto se puede dar a pesar de tener una apariencia normal. Por este motivo, resulta imprescindible el uso del preservativo. El necesario lubricante En segundo lugar, la utilización de un lubricante hidrosoluble servirá para evitar que la mucosa anal se irrite, lo que provocaría que la penetración fuera dolorosa y que se pudieran producir heridas. Como tantas otras veces he apuntado, la aceptación de cualquier práctica sexual tiene que ser libre y voluntaria. Es cierto que muchas veces se está poniendo esta práctica del sexo anal como manera de evitar el embarazo, pero no se puede presionar u obligar a nadie a practicarla bajo este ni ningún otro concepto. Si es la primera vez que se va a practicar es importante no sentirse agobiado a hacerlo. Pueden ser normales ciertos nervios por lo desconocido. Pero es algo que si se hace voluntariamente puede ser placentero, sobre todo si es el hombre el penetrado. Las primeras veces será interesante que te estimules primero el ano con los dedos, preparádnoslo para el pene o dildo. Puedes hacerlo ayudándote de un espejito, con lubricante y presionando la zona del entorno hasta llegar a introducirte un dedo en el ano. Higiene y posturas Una pregunta muy habitual dentro del sexo anal es sobre la higiene. Hay personas que utilizan, además de una ducha normal -y obligatoria-, un enema o una lavativa. Pero su uso frecuente no es recomendable porque puede provocar problemas de estreñimiento, o para gente con las defensas bajas problemas de infecciones. Cuando se cuestiona cual es la postura que más gusta al principio encontraríamos como respuestas lo siguiente: Los dos os tumbáis lateralmente. El que va a ser penetrado pone su espalda contra el pecho del penetrador. Y éste introduce su pene o el dildo. Al mismo tiempo puede haber masturbación del pene si es él el penetrado. Otra postura sería uno arrodillado y apoyado sobre las manos y las rodillas. El otro le coge las caderas por detrás. El penetrado también se puede masturbar al mismo tiempo. También se puede practicar esta misma postura estando estirados. 03


CULOS ARGENTINOS

Podríamos sacarnos de la manga una docena de coartadas artísticas para darle más empaque intelectual a esta colección de fotos de culos argentinos realizada por Rodolfo Asin. Hasta hemos encontrado una curiosa apología del trasero con fragmentos tan inspiradores como "Dónde reposa mejor la cabeza cansada que sobre un mullido culo. Qué tibieza redonda, frutal, la del culo. Nos perdemos, vagamos por la calle hostil y encontramos allá lejos el faro del buen culo, el hito de un culo nos orienta, si hay que seguir algo sigamos al culo. Nos estafará el arte y sus falsos prestigios, pero oh la belleza del culo". Su autor se refería en concreto al culo de la Venus de Velázquez, pero ya nos sirve. Si nos lo propusiéramos, hasta podríamos averiguar qué opinaba Guy Debord de los culos y citarlo como hace todo listillo hoy día. Mejor dejémoslo en que Rodolfo, el fotógrafo porteño que decíamos antes, realizó estas fotos para nuestro Photo Issue; nos gustaron, y aquí y ahora las exponemos para deleite de todos.


AMERICAN ECTASY

“American Ecstasy” es el resultado de lo captado por la cámara de Barbara Nitke en más de 300 películas para adultos, en la que puede considerarse una de las primeras obras documentales donde se muestran los entresijos de un rodaje porno. Karley Sciortino

"Me fascina la sexualidad humana en general, su diversidad y las formas en las que la gente sexualiza las cosas"

02

Entrevista

—Taboo: ¿Cuándo empezaste a trabajar en los sets porno? Barbara Nitke: Estaba casada con el dueño de una cadena de cine en Nueva York. En los setenta, decidió que podía ganar mucho dinero con el porno. Él produjo la famosa película porno The Devil and Miss Jones [El Diablo y la Srta. Jones]. La fotografía era mi pasatiempo, así que cuando empezó a filmar The Devil and Miss Jones II, me pidió que tomara los fotogramas. Un trabajo llevó al otro, después me divorcié y tuve que empezar a ganarme la vida. —¿Qué sentiste cuando estuviste por primera vez en un set porno? La verdad ya era muy insensible. Para cuando llegué al set, ya había visto más de cien películas porno. Verás, alguien tenía que probar las películas en el cine de mi esposo antes de presentarlas al público, pero nunca se tomaba la molestia así que me las enviaba a mí. Disfruté mucho las primeras, pero después de un rato ya había visto tantas que simplemente me ponía a leer una revista. Después en el set, ver sexo en vivo, empezó un nuevo ciclo de exaltación. Sentía que era un gran honor presenciar esas situaciones tan íntimas con otras personas. Quería hablar de la nueva ge-

neración de estrellas porno, gente como Sasha Grey y Stoya, que son reconocidas como mujeres que aman el sexo, son inteligentes, feministas y que parecen tener el control de sus carreras. Parece ser un cambio en la forma de ver a las estrellas porno del pasado y que no hay tanta explotación. No podría estar más de acuerdo y me parece fantástico. Viví ese cambio en los noventa, de repente llegó esta nueva ola de chicas con papeles, con planes de negocios y listas, diciendo: “Esto es lo que voy a hacer, esto es lo que no me gusta hacer”. Lo tenían resuelto. En lo ochenta era distinto, era algo más vergonzoso. —¿Crees que en el pasado la gente se metía a la industria por otras razones? Creo que fue una mezcla. Al principio, en la década de los setenta, algunos eran actores entrenados que, después de la revolución sexual, decidieron entrar al negocio del porno. Después, en los ochenta, las cosas cambiaron y había un sentimiento de “almas perdidas”. No todos, algunas personas con las que trabajé eran unos libertinos, exhibicionistas y si hubieran nacido diez años más tarde, habrían tenido más control de sus carreras. La cultura no es-

taba a su altura. Pero también había muchos drogadictos y personas deprimidas, y eso fue duro porque pensaba: “¿Estoy apoyando esta perdición con mi trabajo?” En especial como mujer. Después llegó el SIDA, y al principio nadie usaba condones, así que me decía: “¿Estoy viendo a gente que se va a morir?” Tuve muchos altibajos en esa época. —Si la gente se quedaba en el negocio, cogiendo sin condones durante la epidemia de SIDA, debe haber sido por desesperación, ¿cierto? No, no lo querían aceptar. La mayoría se podían haber ganado la vida haciendo otras cosas. Por lo general eran personas inteligentes con títulos, y rara vez se sentía como si no tuvieran otra opción. Pero como vivimos en una cultura que no respeta ni celebra la sexualidad, los que trabajan en la industria del sexo siempre tendrán que superar su vergüenza. —Muy cierto. Regresando a las feministas inteligentes, no podemos dejar de mencionar a personajes como Candida Royalle, Nina Hartley y Annie Sprinkle, las primeras estrellas porno con el control absoluto de sus carreras, y que ayudaron a impulsar este cambio del que hablamos.


Entrevista

03


—Acabo de ver las fotos de Annie Sprinkle en su obra, Public Cervix Announcement [Anuncio de un Cérvix Público], en la que abre su vagina con un espéculo e invita al público a ver su cérvix con una linterna. Sí, vi una de sus actuaciones. ¡Fue una locura! A los hombres les encantan esas tomas de las vaginas abiertas en el porno, y supongo que deberíamos sentirnos halagadas de que las vaginas les gusten tanto, pero ella lo llevó al extremo: “¡Oigan, muchachos, miren hasta el fondo, vean mi cérvix! ¡Es más, aquí tienen una linterna!” Sólo Annie podía hacer algo así. —¿Qué hizo que dejaras el hardcore en los noventa? Fue cuando la industria se mudó a Los Ángeles, y no me gusta California, así que me quedé en Nueva York. Pero después las filmaciones de fetiches se volvieron muy populares, en parte porque era una forma segura de tener sexo: los personajes sólo actuaban el fetiche, así que no había intercambio de fluidos corporales. Después mi amigo, la estrella porno Rick Savage, me introdujo a la escena sadomasoquista. —¿Cómo? Rick se había enamorado de una mujer que pertenecía a la Sociedad de Eulenspiegel. Quería que la conociera, así que me llevó a mi primera reunión. Cuando llegamos, había una enorme dominatriz negra en la recepción. Me miró y dijo: “¡Qué gusto que hayas podido venir!” Me hizo sentir tan especial que estuviera feliz de verme. Me tomó diez años enterarme de que le decía eso a todos los que llegaban por primera vez. 02

Entrevista

—¿Cómo eran las reuniones de Eulenspiegel? Les importaba mucho la seguridad, así que todas las reuniones empezaban con una presentación. Era una demostración sobre el uso adecuado de cables, látigos, bastones, cera caliente y esas cosas. La segunda mitad hacíamos un círculo, y todos hablaban, era como un grupo de apoyo. —Tu libro Kiss of Fire: A Romantic View of Sadomasochism documentó las prácticas sexuales de muchas personas en el mundo del sadomasoquismo. En tu página dices: “Lo que más me fascinaba era ese amor real que veía a mi alrededor. Después de haber experimentado el mundo del porno, fue un respiro de aire increíblemente fresco”. Siempre disfruté del “sexoservidor, ya me cansé de ver mi reloj”, y me encantó ser parte del mundo del porno, pero lo hice durante 12 años. Después de eso, llegar a este nuevo grupo de personas que no estaban actuando, que realmente estaban enamorados y eran tan apasionados, fue encantador. En las reuniones la gente decía: “¡Dios, mi novio me nalgueó y fue increíble!” Mientras que en un set porno sería: “Sólo otra escena con nalgadas”. Impregnaban todo con su alegría y su amor. —Fotografiar a la gente teniendo sexo en su casa es un trabajo tan íntimo. ¿Alguna vez terminaste participando? Nunca. A mis amigos siempre les sorprende que no lo haya hecho, me dicen: “¿Cuál es tu problema?” Quería tomar fotos en las habitaciones de la gente, y quería ser como una mosca en

la pared. Pero eso nunca funcionaba porque mi presencia siempre alteraba las cosas, así que la vibra siempre se sentía como la de un threesome. —¿Se sentían como experiencias sexuales? Sí, siempre había una tensión sexual. Una de las cosas que me asustaba, en especial conforme más me involucraba en la escena sadomasoquista, era que llevaba mi deseo sexual a mis fotos a tal grado que comenzaron a reemplazar mi vida sexual. Después me volví un poco supersticiosa, creía que si tenía novio y teníamos sexo de forma regular, mi arte se iría por un tubo. No quería mezclar las dos cosas; no quería comprometer mi papel como fotógrafa con mi participación. Pero creo que lo bueno que hay en mi trabajo es porque siempre sentí esa tensión sexual. Trabajo como dominatriz y durante las sesiones me siento extraña porque, aunque hay una tensión sexual, realmente no estoy excitada. Es más por la adrenalina. No me masturbaba recordando alguna sesión. Sí, conmigo era lo mismo, pero sigue siendo sexual. Es difícil de explicar. También, creo que ser una dominatriz profesional es distinto a ver a una pareja de sadomasoquistas de verdad. No sé si has visto a alguien que no haya pagado por una sesión, pero hay un intercambio de energía increíble. Las dominatrices profesionales cobran por sus servicios, son trabajadoras sexuales. —Sí, he visto a dominatrices usando el látigo mientras mensajean con la otra mano. Sí, exacto. Una vez fui al cala-

bozo Pandora’s Box. Nunca lo voy a olvidar: todas las chicas estaban en el fondo leyendo revistas y viendo novelas, el gerente entró y le dijo a una de las dominatrices: “Tal y tal vino a verte”, y ella respondió: “¡Dios, no!” y se arrastró hasta su casillero, sacó todas sus cosas de cuero, y se arrastró hasta la puerta. Pense: “¡Este tiene que ser mi siguiente ensayo fotográfico!” Me encanta que los clientes creen en su fantasía de mujeres que pasan todo el día pensando en someterlos, cuando en realidad es lo último en lo que piensan. Me parece una gran ironía. —¿Por qué, después de tantos años, sigues con el tema del sexo? Me fascina la sexualidad humana en general, su diversidad y las formas en las que la gente sexualiza las cosas. Es increíble. —Básicamente, el sexo es infinito. ¡Es verdad! Pero mi meta nunca fue brillar. Mi meta es hacer que la gente piense sobre el sexo y sobre la gente que está haciendo todas estas cosas sexuales de forma más humana. En realidad son sólo personas: es tu vecino, tu abogado, tú, yo. Para mí, el sexo es una forma de arte, y eso incluye todas sus variantes: trabajo sexual, sexo convencional, sexo privado, sexo público, sadomasoquismo, lo que sea. Todos a los que he fotografiado me han enseñado algo nuevo sobre la naturaleza del deseo sexual, la humanidad y el hecho de que ser libre es tener el valor de ser quien realmente queremos, sin importar cómo estemos programados para amar. ◆


02


03


02


ERIKA LUST PORNO PARA MUJERES

"Producimos películas adultas. Publicamos libros y revistas eróticas. Nuestras obras hablan de sexo, lujuria y pasión. Disfrutamos excitando tu cuerpo y tu mente. We make love, not porn. Y todo esto lo hacemos desde una óptica innovadora, femenina y visualmente atractiva."

Por un nuevo cine explicito inteligente, femenino y feminista. Aquí estamos, por fin las mujeres hemos llegado para cambiar el porno. En el nuevo cine para adultas quiero ver a mujeres decidiendo cómo se nos representa: quiero ver a mujeres siendo mujeres, mujeres como tú y como yo, mujeres con sentimientos, educación, profesiones, madres, casadas, divorciadas, solteras, amantes, jóvenes, adultas, delgadas, con curvas, siempre disfrutando de su sexualidad y disfrutando las situaciones sexuales que se presentan en las películas. La sexualidad de las mujeres es fuerte en su expresión, quizás eso preocupe a algunos hombres, quizás prefieren pensar que sólo las guarras, las prostitutas y las calentorras son sexualmente atractivas, y que el resto de mujeres son seres inocentes. A muy pocos hombres les gusta pensar en la sexualidad de sus madres, hermanas o hijas. Y es que todas somos seres sexuales, no sólo las Jennas Jamesons. No pienso sentarme y esperar a que la industria de la pornografía reaccione, y que ella misma re evalúe sus creencias básicas y arraigadas sobre la sexualidad femenina. Si no lo hacemos nosotras, ellos no lo harán. ¡Atención! Nuestra sociedad tiende a ignorar el porno, a considerarlo algo privado que no interfiere en otros aspectos de la vida. Y no es cierto, hay que tener cuidado porque el porno no es sólo porno, es un discurso, una manera de hablar sobre sexo. Es una manera de ver y entender lo masculino y lo femenino. Pero es un discurso y una teoría casi 100 % masculina (y muchas veces machista), no hay voces femeninas en ese discurso, igual que hasta no hace mucho no había voces femeninas en la esfera política o en los comités de dirección de la empresa privada. Así como creo que las mujeres tenemos el derecho a disfrutar del cine adulto, pienso también que debemos reivindicar nuestra participación en el contenido de este discurso.

Tenemos que ser creadoras: guionistas, productoras, directoras... Acabo de ser madre hace poco tiempo, y pienso que me gustaría que mi hija, cuando esté expuesta al cine adulto, en su adolescencia, reciba mensajes positivos sobre la sexualidad, con valores y discursos femeninos. No quiero que quienes le expliquen a través del cine explicito cómo es el mundo del sexo sean Rocco, Nacho, Marc Dorcel, Private, Penthouse... No deseo establecer una censura feminista en el mundo adulto, ellos seguirán expresando siempre su punto de vista, que acepto y respeto, sólo quiero que no sea el único punto de vista, quiero un porno donde haya diversidad de opiniones. Hoy en día vivimos en una sociedad que (nos guste o no) está «pornificada». El porno está muy presente en Internet, ha entrado en los medios de comunicación masivos, ya ha salido del armario oscuro donde se encontraba. En este contexto es muy importante que las mujeres seamos críticas con este fenómeno. Los valores que transmite el porno deben ser analizados y cuestionados por nosotras permanentemente. Durante la explosión del movimiento feminista en los años sesenta y setenta, se criticaban los valores machistas que el cine y la publicidad ayudaban a perpetuar. Hoy debemos hacer lo mismo con el cine X, mujeres. No podemos ignorarlo y pensar que no es importante ya que sólo lo miran los hombres. Porque aunque fuera así, lo que ellos ven y aprenden en el porno nos afecta también a nosotras. Muchos de ellos entienden e interpretan la sexualidad femenina a través del porno. Creo que si las mujeres participamos en el discurso de la pornografía tendremos ante nosotras una excelente oportunidad para explicar a los hombres nuestra sexualidad de manera muy explícita y gráfica. ¿Qué mejor ocasión se nos va a presentar para ayudarles a entender algo que todas sabemos que a muchos les cuesta comprender? ◆ Jóvenes

03


SEXO EN GLOBO

Fantasías y leyendas se tejen alrededor del sexo y las drogas. Para muchos, las drogas potencian las relaciones sexuales, y otros las consideran brujería. La realidad es mucho más simple: las drogas unidas al sexo hacen aflorar a la superficie aquello que cada uno es, así como la circunstancia en la que se encuentre en ese preciso momento.

02

Jóvenes


Erciliquat lore vel dolobore duisi tie etue cons eugue volum duipit, quis nis do do dolumsan henim zzrilit praesequis nim dolor adiatueriure ea conse consequisl dunt veliquamet euis dolor ad duisim eugiam il ulla alit, quipit ilis nit lor sustie magniss equametue minisit volorem iurem vendipiscin utpatum velesed tis alit ad elit lor suscips uscing exerost ionsecte dunt acip er si bla commy nit at. Unt ut wisl ute minibh enim iure faci blandrem iurem alisi ea commy num er ing eugait ute modolorem zzriurem iril ulputet, quam, sed ecte enim quipsum zzrilis duisis euis autem diat, sit augait wisi. Obortie modolortio ex euip endre tat. Duissim zzrit nos aliquis nos aliquatum iustincilla feum et, sum zzriure dunt la feugiamet, quipit augait autat. Wiscil ea feuipsu scilit autpatisi blam, quat, commy nonumsandion et nullutat nullam dolut et aciliss equisci blamet incilluptat ad te conulla conulpu tatummo dolese duipit il utem iustis ad tatueros dui exeratissi. Duipsumsan et, se do consed erat. Dolor sustrud dolesent lorerosto dolorem doloborer illa ametuer aessed exeraessi elessim quat. Um vent ate commy nis nosto dolore feu faccum ipit luptate te et vel dolor se magniat ad minim velit am quis nulla alit delesed tionulputat. Met, si et, quipit ilis augait, quisi euisim delestie magna aliquat. Sum iureet atumsan hendiat. Dui te magnim dionulput nos acin vel del dipis alit, vero duis ex eugiamcommy nim in vulland igniscipisi. Odolor sed min er sis non et venissecte magna aliquatie magna feu feugiatie magnit luptat iriusci blaorercing elit irit num iniatetum ecte faccum nulputat. Quatue dolore digna con henim dignit wis non euiscilla feu feum ver ip enit velis ea feui blamcommod exercidunt lore minci blam dignim er at ilit nibh esto dolesed do core dunt la faccum zzrit, sisisl dolumsan veliquisi bla feummy nisim ilis nosto consequ ipsustrud minibh exerit elit velendipit ad tat, commy nulla facillam, sequam num adiat atie feu feugue duisim irit, secte dolore con vel iuscipit alit inim zzriuscidui exero delenis issequat at ullan hent vel do con venim iriuscipit utpat utpat. Ut praessed deliquam dunt praesse quipit irilisit esto con ut dit ad tetueri lismolesto coreet aci blaor in venismo lobortis eliquam conulla facing eugiatie facidunt ullut at vulputem ad essismodit ipsum in henibh eros dio odip eugue exercing er irit lut loborti ncilis alit landigna at nonsent utpat. Giat, quis nosting el dio elenim doloreet init, cor acin eum verosto er susto exerciliquis am quatismod te digna augueraese elit iusto dionullamet, quis doluptat. Dui eugait, volorerostis ecte velis ad dolor si.

Iquis at vel init nostie tatue tat lore dions aliquam vulla feu feugiat. Tem nim nulla augiat. Aliquis at. Duis aci te tin utet ullam ipit diam veniam alissenis aliquam consequ ismolor ercidunt landre te tet, conse facil el exeros augue core velit ut la feuisi. Riuscil iquat, sustie duis ex erostrud modolor sequam, vel dip eu faccum zzrit velit dolorerate digna feugait pratuer secte molesequis nonsecte vulput inis eu facillum nos ad tetue magnim duisl et praeseq uamconulput aliquat. Ut adit lor sum ing ero conulla facipsum vel in vullum alit nos am ipisisit, conum dolore conulput veros alit numsan et num veniam exero odionsed do dolorem velit, con voloreet nit, quis nos dolorpero dui euis nulluta tionsequis dolore vero digna at lam nonsed eum do ea am iuscidunt vullandre tatem nullaore er summy nisim vel dipismodipit endiamc onseniat venim quisl utet, cortie conum in ut autpat. Duis autat alisi tet lorperostrud tisim do consed molortincin hent lam, con vullam, sum ectem nullum alit at adionsequat. Duisl dolestion ver se commy num nisl el iure con velit lamcomm olorper aestrud dit luptatue magna faci tem niam iuscidunt alis adit aciliquipit irit adiat iurem zzril ea augiam quipsusto commy nonse dolore feuguero od tat acin hendiat. Tat in vendrem autpat wisl ut irit alit utem velis acil iusto consent ipit, corem inis adit pratum zzrilla feu feugiat, commy nos et vel iure ero consequam, quis nonsent lorercil dolore mincil ulput nim del erciliquisim accummy nim aliquat ex eros eugiam nostisit ut volore mod tem quisl ut acipit la cons nissendiam, sustrud minim vel eliquat uercin ulputem ipsusto dignissim inim eugiam vulpute tem zzrit lut lobor sisl iustrud tat. Luptat. El er sequat. Raestrud molenis autet luptatum zzriliquate dolore min utat aciliquisl ut prat ate min velessi tate et nim in vero consequ atuero consenisl exercidunt nim zzrit do corem zzrit wisl ut wisim vulla facin eu feui blandreet lorper sequatuero cons aut adigna core miniat. Ut nullum ex exerci tet nullupt atummodiat ip eros aliquat. Giat, sum el in henis aliquamet wismodo lobore coreet wisim iureros accum alit irit eratum illaoreet praessim zzriuscip eu feummy nonulla ad te consed molore coreet, qui tet, quisis eu facipisim veliquam enisl digna aliquam ipsusto etum dolore do eu feuguerci blam velit iriliscin ute te vulla feugue mod eu faciliqui blan venibh elesto et wis num ilisseq uatismodit adigna facil ipit iustrud minciduisl dolorero eugiamc onulla conulla aut lor sumsan ute feugiamconse vercipis nostis et nostrud tatummy non vel iriuscilit iurem nullam nonse feugue dolumsan eugiat euipsuscip J贸venes

03


“El porno es especialmente importante para los jóvenes que no tienen una Ugait doloborpero dolum dodolore ver sed dolore velestrud loreros dolobor sis augait iriusmagnisl in ecte dolore feuiscillan educación sexual” cing esed ting et ulputet, qui bla vulput dolorem quat ver sequis cor augait adip exerius cinibh ea dipit, corem ad magna feugiat feugait in verilisi. Na feum nulput vullam ip quis nullam quismodolore volorem zzril non eummodit, se ver sum et praestrud elent iustionse dipsusc incing erat dolorper eugait do dio consendre consequi tem dio eumsandipis numsand ipsusto con ulpualis alis atue dipit iriustrud ero consenibh dui blan ulputpat at. Is ex ea commy nonu- tpat auguero odo ecte delisi. Vel in henisim enibh et am zzrit nim eugait et nim verat lo- llu ptatetum eu feumsandre ercilla augait niam, quamconulla adit vent ute conumborpe rcipissectem iurercipit alit, quat utat et in hent vendigna faccum dolore ming mo luptatem quat vel eum velenissit at wis autem zzrillam aute faccummod magniam, ecte tat. dionse feu faccummod te tat ullutat, quam, velenibh et ipisi. Gait adipit lutatie eraesto do dipis aliquis coreros dit praessed ex el euis aliquam, coAlismodolore tet vel ipsuscipisl ut do dip et del esed dip et luptat, quisis at at vullam, num dolore magna facil exer se del utatie dunt am vullan velit iuscin ent luptat nos- venit nostrud exer si. dolorper si exer iriustrud dolorper sit ut la trud enis elit prat. Ut ad do od estrud tion Vulput lore feugait utatis eugiam quis eu adiamconsent veliquisi. ulput veliquat, sismodiamcor ad esequi feuguer ostrud elenibh ent iliquis num Sequisi. Tue doloreet, quatum il dolesed blandre modolum do consed eum nosto iuscil et velis nulluptat, quat luptate dignit tiscin veraessit at, quis digna atet, volore dunt il ea faciliquam at, cons nullam num adiam irit lam in henim eugait alit wis num consequis nulla consequat. Lumsandipis iusci blaorperaese feui er at. qui eraessit ilit praesequat. Ut nissi bla ali- euis autat, cons accumsan vulluptat, veXercilla am nisisit wiscilis adiamet adia- quate dolor accum quat. niam, consectet alit euguer sim ipis autet mcommy num vel ex eugiamc ommodipis Irilla feugiat at nis atetuer in eliquamet, vul- do con utatum volor sum augiam, veliqui eum doluptat praessi. pute magnisc iliquis nonsequam veliquat euguer ad eu faccumsan hendiat. Ut digna Xer augait er adiametuerit non ulputpat nit alis augait aliquis dolore volorper sequa- facidunt lor si er seniam, sit accummod dunt in henit iriusci liquip enibh et, quate tue cor ad ming ecte magniat wissecte tet dolent etuero conullandre dolorperos nim magnit lum iureet, vel er sisi blam aliquisi. alis euis ad enit adignibh eugait utat lummy in venit, conum vullaor sustrud minim dit Sandit lobore min ut aliquat lorerci liscil nonsenisi bla faccum zzriuscin eniate fac- lortion ectem illam ver sum num in verit dolorpero odiam veliquipit lamcons alit cum zzriure facipit la commolor at. utpate commy nullandio dion hent autpat pratue consequi blaorem zzriure velisi Ut eui te mod exeraesto od molorperos ad lutet, con veros alit vullaore tat. blandiatio exeriliquis nonsent autet veli tie dolorer adigna facidunt vulput wisismo Isciduisi. Vel doloborerci bla feu feugiat 02

Jóvenes


duismolor aliquat, sit il ipsummodolum in ver sequisim digna feui bla facidunt utem zzrit, verit ad er adio delis euissent wis amcore commy num delit alit adiam el diamconum zzrit accummy nim vulput prat. Pute tin henit alisl eum vel il elisit enibh enisisc illutat. Ut ulputpat. Duis er si blaortin henit ilissim quam, quisl in exer aliquate dunt luptatu msandigna con el ut nullaor summodip ex erate etumsan diatem ip ese conulput lobore min et la con volore conse et, quatieFacilla corem vent prat. Lobore mod tatue te velismolore feum iustisl inim dunt lor sit il ea facil irit acipit aut eum ip el erosto odipit, conulla atem nonsequi ercing ea cor accummy nostis adip euguercilit do odions ea autat. Veliquam ve-

nibh et, si. Vel incidui tate velit augueraestio od dip eum nim in utatum iriusti smodit vulputpate minit ing erit amet wisi. Uptat autpat. Ut lore etuer se modiam ipis. Ectem num nim quismolore vel dolendio cor se el eu faciliquam zzriure core ecte eraestisit at adigna feuis eumsan hendio eu faccum dolor sit lum inim nonsed min et nosto do dolessequate modigna commolu ptatisim voluptat, quis nummodiamcon henibh exero od elisi. Borero odipit veliquis alit, suscidunt niam zzrilit vercipit iure tinibh ex euisim quis nonum zzril ut venis autatisi blaore dolum iure molutatue mod ercipiscil delesti onseniam do do coreetum vel irilis aliquismolum dipisl elismodo core tis duipsus cidunt

nullan utpat aliquat amcon voluptat autpat, sum vero commodo loreet venim vel do odiatum autatin ut prate feugait praesed dipit nummy nim voloboreet, coreetue faci blandre minisse quiscidui blaor se delisci lismolorem quat lutpat iure cons augiam, commy nulla faciduis nonsed tem quam qui tismodolorer am, quis adio ercipit nis alismolorper alit, sumsan utat utpat venisi tating eugue tet adionsectem er sum elis alit eum alit luptat in henit nim velit acing et aliquis nim quat. Cummy nonse et nulput vent iriure faccums andigna feugait utat. Duip exercidui bla conseniat. Ilismodignim voluptat, quiscipisim dolut lamet in ulla alisi. Onsectet, sis aut autpat vel inisi tat. Deliscilla ad doleniam, sequam zzrilisi bla facip et alis atum veraesectem nosto odit utpat. Ut lorperatum volorer ip ex esto commy nos amet wis nonse tem dolut incidunt wismodo loreet lutet, sequat venim iriurem zzriustismod magnim doluptatis non ver in ectet lut augiamconse feugiam, volorem incillutpat augait exer sent prat ute faciduis nons nim volorer inibh ea facipit lor ilisl utat. Ut aliquat luptat ing elisi. Im dolor sequip eril ex ea facinim delesenis do delisim velis num dunt diametuero odolorper am quiscidunt aut dio odolor sustie min ex etum nummy nulput prat, veniat numsan vero conullu ptatem zzril eu faccum ea feuisciduis nummolore magniat exerci erostie doloreet eu facilit nostrud molor si. Si et, susto do doloree tummod tio odolor sum nibh estrud dolum il digniatio corper. Conse tiscilla faci tem at wismod molore vel ese min volor adipit iuscil dolobore euisi essequam ilit lorem esto odio exer sum iril ex esse faciduis atummy nim quat praestrud digna feu facil dolor autat. Ut in utem vel ilit utat aliquationum et amcons nim velisi elissequam, quat, sequis alit, vulla faciliquis aliquisim venit, sit iustrud ero do ecte diatum essi. Ure volorem iliquis nit accum augait ationsed eum quamet verostin vel exeril ute dignis nibh eugait ercilisl iure facillu msandreet venim iustiscin utpatummy nullamet iusciduipsum quam quatumsan utpat prat wiscillaor si tem iure essiscidunt wisl duis alit alisissi eugait vent lametum irillandio con utatue core duisse faccum quipit eugait vel il ut la facidunt nulput praesequat nismodit autpat. San euip euis eum quisi. Uscidui psusto consequate dolobor ad modolor sustio euismodit dolum vel ut ipit, quatem iliquisis dolore dolesent alit la core feuis enim zzriustis at prat. Ulla feugiamcorem quis nonum augiam, consenim acidunt doloreriusto con hent iurer si. Essequi blandionsed moloreetuer susting J贸venes

03


El top Andrej Pejic desafía el orden binario de géneros desfilando en pasarelas masculinas y femeninas. ¿Fenómeno puntual o nueva revolución sexual? Ruth Toledano

El Tercer Sexo

Dice Jean Paul Gaultier que la belleza del modelo Andrej Pejic no es de este mundo. Y debemos darle la razón por partida doble. Tanto porque la androginia de Pejic, deslumbrante y turbadora, es de una perfección que se diría celestial, ya que la fascinación que su rareza de género ejerce entre los tótems de la moda no se corresponde con lo que hoy por hoy el mundo de aquí abajo reserva en lo cotidiano a las personas como él, a los raros como ella. Para el cierre de su último desfile de la colección primavera-verano 2011 en la Semana de la Moda de París, Gaultier vistió a Pejic de novia. Y Pejic avanzó hacia un imaginario altar imprimiendo a su personaje tal esplendor y convicción que todo el mundo quiso casarse con ella, con él. Steven Meisel, Teller Juergen, Mert&Marcus, Eugenio Recuenco: tiene subyugados a los fotógrafos más influyentes. Marc Jacobs, Vivienne Westwood, Raf Simons, Galliano, Paul Smith: lo reclaman los modistos más prestigiosos del mundo. Y Pejic aprovecha el tirón y posa para Vogue París o realiza el más exquisito desfile vistiendo, indistintamente, colecciones de hombre y de mujer. Mientras, en muchas calles, una indefinición de género semejante sigue siendo asunto de alto riesgo. Cuando menos, motivo de incomprensión y de desprecio. Pejic, por su parte, ha comentado que esnifa estrógenos con su amiga Lea T. y que estaría dispuesto a implantarse pechos de silicona con tal de poder desfilar para Victoria’s Secret. Con declaraciones de tamaña insolencia, el modelo hace saltar las alarmas más convencionales. ¿Tan perverso puede llegar a ser el afán de notoriedad que fomenta esta sociedad del espectáculo? ¿O son los ensordecedores cantos de sirena de la industria de la moda el brillo cegador de sus promesas? Algunos sospecharán que sí, dado que quien proclama algo tan desconcertante tiene solo 19 años y ya es el foco donde se concentran los ojos más ilustres de la moda. Porque el matrimonio de Pejic está resultando de los más prósperos del fashion business. Tanto, que ha desembarcado en Nueva York anunciando que no está dispuesto a levantarse por las mañanas por menos de 50 dólares. ¿50 dólares? Así que, en realidad, es un bromista. Sí, ironiza con el fulgor de su éxito tanto como con la extrañeza que suscita la cuestión de su identidad. No solo eso. Con la misma osadía con la que recorre la pasarela ves02

Cultura

tido de mujer, critica al sistema capitalista, tilda de retrógrada a la sociedad o carga contra la intolerancia del conservadurismo. Dice que, entre desfile y desfile, lee a Trotsky. ¿De dónde sale alguien así? ¿Es un sofisticado producto de la industria para atraer la atención hacia unas pasarelas intimidadas por la crisis? Para el artista visual Joan Morey, no cabe duda. Experto en propuestas culturales contemporáneas y en tendencias de moda, Morey cree que Pejic «no tiene ningún control sobre su imagen, todo se dispone a modo de intercambio contractual entre su agencia y los clientes». Michael A. Donas, headbooker de la agencia de modelos Happy Mondays, coincide con esta visión: «Este mundo necesita impactar, reinventarse continuamente. Kate Moss surgió como una alternativa a las mujeres barbies y muy altas. Los modelos son un producto para vender imagen y él tiene un look andrógino que encaja con lo que le hacía falta al sector. Es su momento». Que sea el propio Pejic quien insista en que está aquí para ganar dinero («Supongo que soy un riesgo calculado por parte de la industria porque tengo lo mejor de ambos sexos: soy ese ansiado lienzo en blanco capaz de asumir carga masculina y femenina») induce a Del LaGrace Volcano, artista intersexual y fotógrafa de la comunidad transexual y queer, a matizar la opinión de que constituya un fenómeno mediático más: «En parte, puede ser así, pero alguien que se expresa de ese modo demuestra una excepcional inteligencia y una extraordinaria conciencia de sí mismo. Decir que no es más que un producto del marketing sería negar su personalidad». No podemos saber cuál es ese otro mundo al que se refiere Gaultier, en donde la belleza es como la de Pejic; pero podemos preguntarnos por qué surge alguien como él (o como la brasileña Lea T. o el holandés Valentijn de Hingh, modelos transexuales) precisamente en un mundo como el nuestro y en un momento como el actual. «Un mundo de mentes adormecidas», acusa Morey, «y un tiempo incauto, ignorante y perezoso, que olvida con facilidad los movimientos radicales y transgresores del pasado». Que, tal y como advierte el modista Lorenzo Caprile, certifica la muerte de la postmodernidad. Un mundo en crisis no solo económica, sino también política, ecológica, moral. La historia demuestra que, en


Cultura

03


02

Cultura


"Aunque Gaultier ha aportado

situaciones así, las sociedades se a mi libertad. Es la consideración pura, mucho a su visibilidad, de la vuelven continuistas, tienden a resin más». Y eso es lo que Pejic destaca de integración trans deben ocuparse su experiencia con la celebridad: «Ahoplegarse, a aliviarse en lo convenlos políticos, no los diseñadores" ra me respetan, antes era solo una cosa cional, se aferran a lo malo conocido (Carlos Díez) antes de correr el riesgo añadido de mona disfrazada». ¿Significan estas selo que queda por conocer. Alguien ñales que ha llegado una suerte de «hora como Andrej Pejic, que desafía una de las convenciones básicas, la trans»? Algunos son escépticos. «Ojalá. En las sociedades occidendel género, no tendría cabida en un mundo así. Sin embargo, todos tales estamos empezando a ser más capaces de convivir con lo se rinden a sus pies. Acaso, precisamente, porque de esa fractura, transexuales, pero siempre que estén en espacios no amenazantes. de la falla que la crisis abre sobre un suelo que se tambalea, solo No sé si somos tan capaces de convivir con ello cuando es algo más puede surgir alguien que no necesita de las mismas coordenadas: cotidiano y cercano. No sé si no generaría más alarma social. Si tu alguien de otro mundo que recuerde que es posible, que inste a la profe, tu compañera de trabajo o la pareja de tu hermano fuera una rebelión y que nos tiente a ser libres, a experimentar, a derribar ba- persona transexual, tal vez no te gustaría», lamenta Platero. El prorreras. «El género», señala Del LaGrace Volcano, «es el último bas- pio Pejic ha sido víctima de esta fobia: la revista Dossier denunció tión de la civilización tal como la conocemos». Y Pejic, «aunque su a la prestigiosa librería norteamericana Barnes&Noble por tratar belleza no sea peligrosa ni suponga un desafío al ideal imperante de censurar una de sus portadas, en la que el modelo aparece con –alto, delgado, rubio: la mujer blanca de Richard Dyer–», desestabi- el torso desnudo en una exquisita imagen de la fotógrafa Collier liza las dos únicas categorías donde culturalmente se ha permitido Schorr. clasificar el género de las personas: hombre y mujer. Esa indefinición en la identidad de género provoca, según Raquel (Lucas) «Si existieran casos como el de Andrej Pejic entre las estrellas de Platero, docente y escritor transexual, una evidente inseguridad: fútbol, asistiríamos de verdad a un gran cambio de mentalidad. «Con solo estar en la misma habitación, personas como Andrej o Hace años llevar pendientes era, directamente, de maricones; pero como yo generamos una pregunta en los demás. Interpelamos a las desde que David Beckham se los puso, es muy normal ver a padres nociones de la normalidad, al orden binario establecido». ¿Puede e hijos con brillantes hasta en los dientes», reflexiona el diseñador haber conceptos más relacionados que crisis e inseguridad? Carlos Díez, que sitúa el fenómeno Pejic en sus justos límites de influencia social. Creador de colecciones calificadas de andróginas, La llegada de Pejic representa una ventana abierta a la rareza de Díez siempre ha utilizado los mismos tejidos, colores, estampados género y, en particular, a la transexualidad. Sus palabras y su ima- y formas para hombres y para mujeres, y en su tienda no hay pergen traen aire fresco a un paisaje minado de prejuicios y de con- cheros para unos y otras, todo está mezclado. «Tengo clientes de fusión. «Que alguien como él o como el cantante Anthony, que todo tipo, incluidos transexuales, y en mis desfiles, además de mogustan a tanta gente, se declare transexual y hable sobre la iden- delos profesionales, siempre hay amigos y gente anónima de todo tidad de género arroja mucha luz sobre la escena», celebra Carla género y orientación sexual; simplemente, el tipo de gente con la Antonelli, primera diputada transexual de la historia de España. que convivo. Y si bien Gaultier ha aportado mucho a la visibilidad y «Porque la gente se mueve por estereotipos, por clichés prejuicio- a la mezcla de géneros, razas y estatus sociales, de ciertos aspectos sos; y cuando una persona transexual va a buscar trabajo, no se lo de la integración de los transexuales deben ocuparse los políticos, dan, pues siguen anclados en la imagen en blanco y negro, en la no los diseñadores», comenta. En este terreno, el panorama no exclusión. Pero no nos extrañemos: la primera mujer conductora, es muy esperanzador que digamos, si tenemos en cuenta que en la primera bombera, la primera que bajó a una mina, la primera España, uno de los países más avanzados del mundo en derechos negra que se sentó en un asiento reservado para blancos, todas LGBT (movimiento que los transexuales iniciaron en Stonewall en esa primeras veces han sido noticia, solo las han cuestionado los 1969), el Partido Popular, favorito para ganar las próximas elecciomachistas empedernidos, los racistas». Antonelli ha sido elegida nes generales, tiene recurrida la modificación de la ley que permite por la revista Tiempo una de las 100 españolas del siglo XXI: «El los matrimonios gais. Así que, de transexuales, ni hablamos. Para importante mensaje que subyace es el del respeto a mi identidad, algunos, su belleza sigue siendo de otro mundo. ◆ Cultura

03


02


03


Drive

Nicolas Winding Refn Nostrud magna feu feuis dolore vullam, quis nulla feum in heniamet aliquat. Et, cor sum dio core consed do odo dolor adignis modolum sandio et la feu faccum aute dit, suscilit ut vel erosto odo eugait am zzriuscin hendre dolesenisi blam nonulla oreraessi bla commy nos exer sisl iriustin henis nim vel do dit augue velisim num zzrit iure tem dolobor adiat irit, consenim dionseq uamcommy nisim quat. Amet ing et, core feugue dolorti ncidunt nulluptat ute core feumsan digniscilit ad eu feu faciduisi tatin voluptat. Ut ilis acin ulput dit wisl ipit, susto od eros dolestio eugue tin ut delit alit prat prat. Pit lore mod exero doloreetum zzriliquat dolore faci bla feummod ea alit amet amet, con eu feu feuis nonsed dolenit praessim vero eugait prat. Ex eliquisit lam er sim do do commy non ea feumsan ut 02

Entretenimiento

amconullan hent lummodolum niam iuscini ssectet, quam, quisim nulputpat utet numsandio dolor sequam, cor alis euipisi te tat wisit lum iuscilit inim vel eum zzrit nit vulla feugiam ipis dolore vel utpatum iliquiscipit nonsenim zzriliq uisisit ad dipiscip ent lobore diam, sed doluptat, cor sum dolortie commod magna facing ex essequipit dipisit praesto od eum irilit vullan eu feugait ea corem ex et lum exeratum veliquisi bla am dolore magnibh ese eu feum nonsed minis ate del in vel ulla feugiamet, quam dolorper si. Volor aliqui exer sisl il ut nos nisl ilit ecte volor susci tiscilis duis nim vel irillaorem veliquisci erilla aute molorem in eu feu feugue euis autem euis ad modo et la feuisit la facil ut praesed duis dolesto ecte veleniam, veniat nullutet, cortin velesto dolorer ilisci


Shame

Steve McQueen Nostrud magna feu feuis dolore vullam, quis nulla feum in heniamet aliquat. Et, cor sum dio core consed do odo dolor adignis modolum sandio et la feu faccum aute dit, suscilit ut vel erosto odo eugait am zzriuscin hendre dolesenisi blam nonulla oreraessi bla commy nos exer sisl iriustin henis nim vel do dit augue velisim num zzrit iure tem dolobor adiat irit, consenim dionseq uamcommy nisim quat. Amet ing et, core feugue dolorti ncidunt nulluptat ute core feumsan digniscilit ad eu feu faciduisi tatin voluptat. Ut ilis acin ulput dit wisl ipit, susto od eros dolestio eugue tin ut delit alit prat prat. Pit lore mod exero doloreetum zzriliquat dolore faci bla feummod ea alit amet amet, con eu feu feuis nonsed dolenit praessim vero eugait prat. Ex eliquisit lam er sim do do commy non ea feumsan ut

amconullan hent lummodolum niam iuscini ssectet, quam, quisim nulputpat utet numsandio dolor sequam, cor alis euipisi te tat wisit lum iuscilit inim vel eum zzrit nit vulla feugiam ipis dolore vel utpatum iliquiscipit nonsenim zzriliq uisisit ad dipiscip ent lobore diam, sed doluptat, cor sum dolortie commod magna facing ex essequipit dipisit praesto od eum irilit vullan eu feugait ea corem ex et lum exeratum veliquisi bla am dolore magnibh ese eu feum nonsed minis ate del in vel ulla feugiamet, quam dolorper si. Volor aliqui exer sisl il ut nos nisl ilit ecte volor susci tiscilis duis nim vel irillaorem veliquisci erilla aute molorem in eu feu feugue euis autem euis ad modo et la feuisit la facil ut praesed duis dolesto ecte veleniam, veniat nullutet, cortin velesto dolorer ilisci Entretenimiento

03


Dreams came True

Siempre he sido algo infiel con todas las mujeres que he estado, así que siempre entendí que nunca podría estar con una para siempre, pero todo eso cambio el día que conocí a mi novia ella me demostraría que nunca hay que renunciar a nada. Esta historia empieza un año después de empezar mi relación con mi novia. Siempre nos ha gustado a los dos el sexo, y siempre fantaseábamos con tener relaciones con un tercero, chico o chica pero nunca habíamos tenido la oportunidad. Esta surgió después de estar chateando en páginas de swingers, un día una chica se ofrecía a conocernos y tener relaciones solo con mi chica, pero yo podría estar mirando, mi chica me pregunto y yo no tuve ningún problema en aceptar. Quedamos esa misma tarde en un bar cerca de casa. Ella llegó como a eso de las 7 de la tarde. Me pareció una mujer increíble ya que aunque tenía unos 40 años, se veía que se cuidaba muy bien. Traía una minifalda que dejaba ver todo a la imaginación, tenía una piernas bien formadas y terminaban en un culito precioso y respingón. En la parte de arriba llevaba un top que dejaba ver su canalillo; unos pechos que ya se sospechaban que estaban muy bien formaditos. Como contaba, nos tomamos algo en un bar cerca de casa, más bien para romper el hielo, nos contó que era divorciada y que ahora estaba viviendo la vida sin preocupaciones y liberalmente, y que siempre le había atraído la idea de estar con otra chica. Nosotros le confesamos que mi chica ha02

Relato erótico

bía estado ya como mas chicas y incluso en tríos y orgias, algo que a ella le atrajo. Cuando ya llevamos un rato nos subimos a casa, donde después de poner algo de música y caldear el ambiente, ella no se decidía y entonces yo propuse si se sentía más cómoda si mi chica y yo empezábamos a tocarnos y después cuando ella se sintiera más decidida se uniera a nosotros, siempre con pensamiento de dejarlas solas. Entonces empecé a desnudar a mi chica despacio primero empezando con la camiseta que llevaba dejando al descubierto dos pechos grandes deseando escapar de su sujetador. Para no dejarlos ver seguí desnudándola , seguí por un pantalón vaquero que llevaba y descubriendo un tanga que se perdía en ese culito respingón. Después empezó ella, me desnudo lentamente de la misma forma que yo había hecho con ella, dejándome solo en ropa interior, después con mucho cuidado saco una poco de aceite para el cuerpo me saco la verga y me la refregó al mismo tiempo que me la masajeaba. Yo al mismo tiempo empecé a desabrochar el sujetador y su pechos saltaron como un resorte con los pezones totalmente erectos y cuál es mi sorpresa cuando voy a coger el aceite para echárselo por su preciosos pecho que me encuentro a nuestra invitada totalmente desnuda a mi lado con el aceite en las manos. Menuda visión. Un cuerpo moreno escultural, con pecho pequeño pero bien formados, una cinturita y un estomago para comérselos y más abajo un pubis totalmente depilado donde se veía con facilidad los labios de

chochito. Empezó a restregar el aceite por todo el cuerpo de mi chica; los pechos, el estomago y después baja y le quita el tanga dejando ver su chochito. Lo besa, se lo come, que visión ver a dos magnificas mujeres totalmente desnudas haciendo sexo. Me aparto para no estorbar y disfrutar de mirando, pero no me dejan y me piden que me una. Mi mujer me coge la verga y se la traga mientras nuestra invitada le come el chocho, yo no sabía dónde poner las manos en los pechos de mi chica o en los de nuestra invitad. Después de 20 minutos de estar cambiando de postura, me empiezan a chupar la verga las dos por turnos. Ya no puedo resistir más y me corro soltando la leche en la cara de las dos y me retiro para descansar pero ellas siguen. Se limpian mutuamente el semen de la cara, mientras se besan , seguidamente se recorren todo el cuerpo se chupan, se comen, parecen dos leonas. Sacamos los consoladores; mientras una se lo introduce en el coño, la otra hace lo mismo. Poco a poco se van calentado, se les nota hasta el punto que una de ellas se corre. Es mi novia, la cual se queda rendida en la cama. La otra que quiere más viene en busca mía, me levanta y me lleva a la cama donde la acaricio, y después de un ratito empiezo a comerle el chocho, se pone como una loca me agarra la cabeza para que no pare y entonces noto como se corre en mi cara, me llena de flujos, que placer, estamos exhaustos y quedamos los tres acostados en la cama.


02


Taboo