Issuu on Google+

IES LA CAร‘ADA/ DPTO. DE LENGUA Y LITERATURA/ 2ยบ ESO /CURSO 2010-11

(Leemos en casa)

1


IES LA CAÑADA/ DPTO. DE LENGUA Y LITERATURA/ 2º ESO /CURSO 2010-11

Mi regreso a Madrid (Continuación de Las lágrimas de Shiva, de César Mallorquí)

En la estación de Madrid me estaban esperando mi madre y mi hermano. Mamá corrió a abrazarme en cuanto bajé del tren y me dio unos cuantos besos. -¿Qué tal el verano con tía Adela, lo has pasado bien? –dijo mientras seguía abrazándome. -Si, mejor de lo que esperaba –pude decir aún atrapado en su abrazo.-Ah, mamá, me aplastas. -Lo siento hijo –y me dio un último beso en la frente. -¿Y papá? -Aún está algo cansado y ha preferido esperarte en casa – respondió con una sonrisa. Yo le dediqué otra. -¿Qué tal, enano? –dijo mi hermano, chocándome la mano.-Espero que cumplieras con tu parte del trato, que este mono tiene unos veinte duros que pueden ser tuyos –me recordó cuando mamá se alejó en dirección al coche. En ese instante caí en la cuenta de que no había traído las bragas de Rosa. -Quédate con los veinte duros, se me ha olvidado, he estado ocupado con otras cosas –contesté. -¿Tan interesante ha sido el verano? –inquirió él. -Más de lo que te imaginas –respondí tras un breve instante en el que recordé al fantasma de Beatriz, al capitán Cienfuegos... y el beso que me dedicó Violeta en la estación de Santander delante de sus padres.- ¿Y tú, qué tal lo has pasado con tío Esteban? -Cómo decírtelo...genial –dijo con gran emoción en su voz. -¿Y eso? -He conocido a una chica increíble. Se llama María y nos conocimos a los tres días de mi estancia en casa del tío Estaban y hemos 2


IES LA CAÑADA/ DPTO. DE LENGUA Y LITERATURA/ 2º ESO /CURSO 2010-11

estado saliendo juntos todo el verano. Me presentó a sus amigos y hemos quedado casi todas las veces con ellos en algún bar o de botellón; pero también tuvimos nuestras citas a solas –respondió aún más entusiasmado y con un gesto de complicidad en la última frase. -Vaya, o sea que te has echado novia. Pero, ¿vais a volver a quedar? ¿Tienes su número de teléfono? -Si, la volveré a ver en un par de días. Sus padres se van a mudar a esta zona. Ella no tiene muchas ganas de mudarse, pero como yo vivo por aquí, ya no le importa tanto –mientras sacó una foto de la cartera.- Mira, esta es María –dijo señalando la foto. En ella aparecía una pareja abrazada. Uno era mi hermano y la otra una chica de dieciséis años, morena y de ojos verde esmeralda. Vestía una camisa rosa combinada con una falda blanca de bordes rosas, que se ceñía a su hermosa figura. Era guapísima. Me pareció increíble que una chica así se hubiera fijado en el cerdo de mi hermano. -Es muy guapa –dije tras un instante.-No me explico cómo le puedes gustar. -Enano, ella sabe apreciar mis encantos –respondió con una sonrisa de oreja a oreja.- ¿Y tú te has echado novia? –dijo para intentar fastidiarme. -Se podría decir que sí. -Tu me estas vacilando, enano. -Te aseguro que no. -¿Y quién es la afortunada, si puede saberse? -La prima Violeta. Y le conté lo que había pasado mientras nos dirigíamos al coche, pero sin mencionar al fantasma de Beatriz Obregón ni la implicación de Amalia Bareyo en el robo de las lágrimas de Shiva. SARA GARCÍA MEJÍAS 2º A

3


IES LA CAÑADA/ DPTO. DE LENGUA Y LITERATURA/ 2º ESO /CURSO 2010-11

Cap. 21

(Continuación de Falso movimiento, de Alejandro Gándara)

Elvira estaba sentada en la cocina. Sujetaba con las dos manos una taza caliente con café con leche. Los niños estaban en la escuela. Una vez hubo terminado de tomarse el café, se levantó y comenzó a ordenar un poco la casa. Tenía apenas medía hora, porque después se tendría que ir al trabajo. Antes de salir por la puerta de la vivienda, se retocó el pintalabios en el espejo de la entrada, se puso una trenca y cogió su bolso. Mientras bajaba las escaleras, se acordó de que ese día la llevaría al trabajo su amiga y compañera Susana, pues su coche estaba en el taller. Salió del portal. Susana estaba aparcada en doble fila. Elvira se metió en el coche.

4


IES LA CAÑADA/ DPTO. DE LENGUA Y LITERATURA/ 2º ESO /CURSO 2010-11

-¡Buenas! –Elvira estaba un poco sofocada después de haber bajado la escalinata. Se sentó en el asiento del copiloto y puso su bolso sobre sus piernas. -¡Buenos días! –contestó Susana – ¿Qué tal estás? -Bien, cansada. -Ayer fuiste a ver a Fran, ¿no? -Sí. Estuve un par de horas en el hospital. -¿Y qué te dijeron? ¿Está mejor? -Bueno, ahí está, tirando. Me dijeron que no iba a peor, que estaba estable, que sólo hay que esperar a que se despierte del coma. -¿Fueron contigo los niños? -Sí, sí. Me acompañaron. -Bueno, entonces, ahora sólo hay que esperar,¿no? -Sí. -Pues a tener paciencia. Lo malo ya ha pasado. -Ya, pero… –Elvira no las tenía todas consigo – Nunca se sabe… -Elvira, si los médicos están tan seguros, es por algo. Ya sabes que si estuviera inestable no te dirían lo que te han dicho. Sé optimista. -Vale, vale. Tienes razón. -Bueno, y cambiando de tema, ¿quién va a recoger a los niños? -Chapi. Les va a recoger con su coche y los llevará a casa. -Aprovechadlo ahora que tiene más tiempo libre, porque cuando empiece la universidad no le vais a ver el pelo –dijo Susana con una sonrisa – + -Ya, ya –contestó Elvira con el mismo gesto. 5


IES LA CAÑADA/ DPTO. DE LENGUA Y LITERATURA/ 2º ESO /CURSO 2010-11

Las dos amigas llegaron al bufete. Elvira se fue a su despacho. Se sentó en su sillón, y suspiró pensando que, por mucho que le dijera Susana, ella seguía pensando que nunca se sabe lo que puede pasar, y que su marido podía despertarse o no. Elvira estaba agotada. Agotada de la rutina de todos los días desde que Fran estaba en el hospital. Y no es que cuando Fran estaba en casa hicieran algo especial, pero era diferente. Llevaba en coma un mes y medio, y, aunque visto desde fuera, parecía, parecía que ambos no se tenían demasiado aprecio, el matrimonio se quería mucho, y Elvira le echaba de menos. ********************** Carlota y Toto llegaron a su casa. Chapi les acompañaba. Los dos hermanos dejaron sus mochilas en la entrada. Era viernes. Carlota cogió de la mano a Chapi y ambos se sentaron en el sofá. Toto se fue a su habitación, a escuchar música. -Chapi, luego iremos al hospital, ¿no? –preguntó Carlota a su novio, sabiendo que el chico no se iba a negar. -Claro. Carlota encendió la televisión. Los dos jóvenes no hablaban. Carlota, incluso, se quedó dormida. Chapi se dio cuenta. “¡Ojalá mejoren las cosas!”, pensó, porque desde que Fran estaba hospitalizado, su novia estaba apagada, triste. Y con razón. Chapi prestaba atención a un programa musical, hasta que sonó el teléfono. Como Carlota estaba dormida y Toto seguramente no lo había escuchado, él tendría que contestar. -¿Quién es? -¡Chapi! ¿Eres tú? –era Carlota. -Sí, sí. Soy yo. -¡Venid corriendo al hospital! ¡Fran se ha despertado! ********************

6


IES LA CAÑADA/ DPTO. DE LENGUA Y LITERATURA/ 2º ESO /CURSO 2010-11

Todos estaban en la habitación del hospital. Esperaban a que Fran reaccionara. Después de unos minutos, lo hizo. -¡Papá! –dijo Carlota en voz baja, llorando de la emoción. -Hija… –a Fran aún le faltaba un poco el aire. Todos se lanzaron a abrazarlo, sin darse cuenta de que tenían que ser delicados, ya que acaba de despertarse de un mes de coma. -Bueno. Pues parece ser que he sobrevivido. -Claro, mi amor –contestó Elvira acariciándole la mejilla. -Eres una máquina papá –Toto estaba eufórico. -Ay hijo, me extraña… -Sí, lo eres Fran –dijo Chapi. -Chapi, Chapi, Chapi. Mira lo que hacen los cortes de digestión – dijo Fran con una sonrisa –. No, ahora en serio. Esto ha hecho que me dé cuenta de que tengo que vivir la vida, y que la estaba desperdiciando. Y ahora la voy a aprovechar. -Y, ¿qué quieres hacer –preguntó Elvira. -Pues…dejar mi trabajo…buscar un empleo limpio, decente…adelgazar…y ser feliz junto a vosotros.

BELÉN NÚÑEZ BARTOLOMÉ 2º A

(Créditos de las imágenes: Google)

7


Lectura en zapatillas