Page 1

La postura de tu vida En pleno siglo 21 donde la tecnología esta a la vanguardia de la civilización mas avanzada, donde las películas de ciencia ficción que veíamos hace algunos años ya no nos sorprenden, por que los efectos en ellas mostrados hoy son de fácil acceso en cualquier portal de internet con solo utilizar tu tarjeta de crédito. Incluso lo más difícil para el hombre que era viajar al espacio hoy lo puede hacer cualquier ciudadano por una notable suma de dinero. Esta ambientación contrasta de manera drástica y llamativa con un problema que puede considerarse de manera arcaica por sus orígenes: estamos hablando del tan común y silvestre “dolor de espalda”. El cual hemos padecido todos en algún momento o circunstancia de nuestras vidas, este mal aqueja al 99% de la población activa e inactiva de nuestra sociedad; no discrimina en edad sexo raza o estrato social, pues desde el más pobre hasta el más rico lo ha padecido alguna vez. Suena algo muy del común de la gente, pero algo tan insignificante como un simple dolor de espalda puede convertirse en una enfermedad crónica e incluso en una limitación física. Esta dolencia tan común pero intensificada en este siglo tiene sus orígenes en diversos puntos que vale la pena mencionar pues todos hemos incurrido en algunas de las fallas que traen consigo un dolor de espalda que de no ser atendido correctamente puede tener condiciones nefastas. El estrés que es el pan de cada día de esta sociedad es uno de los factores de riesgo, la mala postura al comer, dormir, sentarnos, caminar, trabajar, e incluso descansar hace que intensifiquemos el riesgo de contraer este mal que nos aqueja a todos, pero que todos no atendemos con la prontitud e idoneidad del caso. Al presentarse lo aminoramos con una simple pastilla que por sus efectos curativos creemos va a ser la solución total del problema. Aplicamos paños de agua tibia literalmente, y suena sarcástico en este contesto que estamos manejando ya que siempre tomamos antes que una solución radical, un medio que mengue la misma. Un dolor no deja de ser dolor por que se presente en la zona lumbar, es dolor al fin y al cabo, esto conlleva a nuestro sistema nervioso se inestabilice nuestra concentración se altere nuestro organismo se active reaccionando ante la situación y por ende conllevando a que nuestro rendimiento decline en nuestras funciones.


Quien adopta una buena postura para todo su desempeño vital, es un individuo que presenta siempre una buena actitud, esta alerta, posee un sistema equilibrado que le permite el funcionamiento del mismo al máximo nivel de desempeño y capacidad. Es común escuchar que quien tiene una mala noche, tiene un mal día esto es real y verídico ya que cuando no se le da un optimo descanso y tratamiento a nuestra maquina ósea y muscular esta presenta falencias que se reflejan de inmediato en nuestro comportamiento, alterando inevitablemente nuestras labores cotidianas y necesarias para llevar una vida normal. De manera tal que algo tan sencillo como un simple movimiento puede alterar o cambiar el ritmo de tu vida, haciendo incluso que se deban adoptar otras condiciones de vida de acuerdo


a la magnitud de la dolencia que se genere y que se manifieste en ese momento así pues que hay que adoptar una buena postura en la vida no solo a nivel anímico y moral, sino también a nivel corporal social y laboral. No olvidemos entonces que dependiendo de la postura que adoptemos, dependerá el estado que manejemos y la disposición para las actividades que son vitales y necesarias en el desempeño de la vida normal de todo ser humano. “Adoptemos entonces una buena postura frente a la vida”

la postura de tu vida  

no no no no no no no no no