Issuu on Google+

M i e n t r a s cuentan estas cosas uno se siente tentado a

— N o s o t r o s nos sentimos inclinamos a esta afición, por-

i m i t a r su gesta, pero piensa que se precisa j u v e n t u d y mu-

que vemos en ella un medio de superación personal, en la

cha abnegación y renuncia para poder gozar estas bellezas.

que el concepto de «equipo» tiene una i m p o r t a n c i a extraor-

A veces, cuando se explican, casi se atropellari con las pala-

d i n a r i a . No se puede hacer nada solo. Se necesita al com-

bras para adelantarse con alguna anécdota y entonces se

pañero o a los compañeros y con ellos puedes llegar m u y

ríen del p r o p i o entusiasmo. Seguramente gozan más ahora

lejos. Aquí, en la montaña o d e n t r o de ella, te das cuenta

de la aventura, que en el m i s m o m o m e n t o que la vivieron.

— c o m o en la vida cotidiana—, que tu vida depende de los

— L a t e m p e r a t u r a allí es gélida, pero, como no hay corrientes de aire, no percibes su e x t r e m a d o nivel, a menos que te pongas en contacto d i r e c t o con el m i s m o hielo o con el agua que corre p o r los pequeños canales en un curso constante. Las precauciones, en el i n t e r i o r de la cueva, deben extremarse para no caer en alguna t r a m p a . En algunos

demás, del que tienes al lado y que la de él, a veces, está en tus manos y has de hacer lo posible y lo imposible para que supere aquella d i f i c u l t a d . Eso hace que te sientas m u y u n i d o a los otros. Conoces gente que vive tus mismas ilusiones, ves c ó m o piensan y ves cómo te ayudan para que sigas adelante.

lugares, el hielo que pisábamos se volvía quebradizo y no

Además esto te va f o r m a n d o humana, c u l t u r a l y hasta

se sabía nunca lo que podía haber debajo. Nos e n c o n t r a m o s

e s p i r i t u a l m e n t e . Sin unos estudios, que no hemos podido

con un pozo de unos veinte m e t r o s de p r o f u n d i d a d al que

cursar, vamos a d q u i r i e n d o unos conocimientos que llegan

no p u d i m o s descender p o r no llevar m a t e r i a l apropiado.

a la investigación científica y que nos acerca a hombres

Una cascada helada que tenía milenos. En los m u r o s , trans-

de la u n i v e r s i d a d que esperan nuestros hallazgos alentándo-

parentes,

por

nos a la colaboración. La paleontología, la bioespeleología,

hielo que p o d r í a m o s l l a m a r fósil, porque su f o r m a c i ó n se

podían

apreciarse

unos

estratos

formados

y la geología, las vamos p r o f u n d i z a n d o de una f o r m a prác-

r e m o n t a b a al paleolítico.

tica que seguramente nos f a c i l i t a un m e j o r conocimiento

M i e n t r a s p e r m a n e c i e r o n en el i n t e r i o r de la cueva, la noción del t i e m p o se había p e r d i d o para los dos muchachos, que se hallaban inmersos en la e x p l o r a c i ó n de la misma. Otros espeleólogos se habían cruzado en su c a m i n o , pero

en aquella ocasión

ninguno

había

llegado hasta la

salida, al o t r o lado de la montaña. Las galerías y salas de esta cueva, son más espaciosas que o t r a s que habían explorado, pero en alguna ocasión habían tenido que a r r a s t r a r s e

de este bello m u n d o en que v i v i m o s . No esperábamos t a n t o de estos jóvenes y de o t r o s muchmos que, como si no hicieran nada, van a r r a n c a n d o de la t i e r r a esos m i s t e r i o s que hacen posible el avance de la ciencia y dan seguridad a los pasos que damos los que, desde la ciudad, vemos las montañas como algo b o n i t o y lejano que sirve de f o n d o al paisaje.

sobre el hielo para seguir c a m i n o adelante. —Cuando llegamos eran las dos y m e d i a de la tarde del 10 de agosto y al salir de la cueva el sol había ido ya al ocaso. Entonces era cuestión de buscar c o b i j o para pasar la noche y nos encaminamos al r e f u g i o de Góriz que es una

su

meta casi obligada, pues el r e t o r n o p o r el m i s m o c a m i n o

confianza en Esplugues

es p r á c t i c a m e n t e i m p o s i b l e hacerlo de noche.

JOYERIA

de

M i e n t r a s conversábamos m i r á b a m o s las fotografías que h i c i e r o n de la cueva que, p o r f a l t a de luz y posiblemente de técnica, q u e d a r o n m u y oscuras, pero se a d i v i n a la magn i f i c e n c i a de la m i s m a y la i m p r e s i ó n que ha de causar d e s c u b r i r uno a u n o sus secretos. Y hemos q u e r i d o saber

I.

el p o r qué de esta a f i c i ó n al m o n t a ñ i s m o , que ellos h a n

NAVAU JOYERO

concretado en la espeleología, y su respuesta c o n f i r m a lo que a p u n t á b a m o s al p r i n c i p i o . En ello, hay algo más que la s i m p l e p r á c t i c a del deporte.

Relojería Compostura de joyas Taller propio

F O T O S C A R N E T FOTO Esplugas

Un auténtico profesional para aconsejarle y ofrecerle calidad y precios

TARRES-2 de

Llobregat

Av. Isidro Martí, 6 Tel. 371 85 81 ESPLUGUES (Barcelona)

AC Baix Llobregat - Crònica de la Vida d'Esplugues (Esplugues de Llobregat) 01/10/1977. Pàgina 10


Cronica Vida Esplugues 10/1977 pag. 10