Issuu on Google+

Noviembre 2012 Número 59

por Alberto García

REFUERZO bizkaia basket bizkaia basket

TECNIFICACIÓN-OPERACIÓN ALTURA

bizkaia basket bizkaia basket


OTRA

bizkaia basket bizkaia basket bizkaia basket bizkaia basket bizkaia basket

V

uelta de tuerca al trabajo de tecnificación de la Federación Bizkaina de Baloncesto. Se aprovecha el camino recorrido, pero se va ahora un poco más allá. Se persigue un acercamiento, tanto geográfico como en las materias a tratar con los clubs. Para desarrollar esta tarea se ataca con un tridente de técnicos. Jorge Elorduy llevará la batuta de los entrenamientos. Gonzalo Casado se hace cargo de la preparación física. Y Eneko Izkara del apartado de la nutrición, aunque también dará alguna pincelada de la inteligencia emocional. Las operaciones, con hilo directo con Iñaki Camarero, director técnico de la Federación, ya comenzaron a mediados de noviembre en Mungia y Balmaseda. Además, y relacionada con esta actividad, en octubre también se puso en marcha una ‘Operación altura’. Jorge Elorduy quiere que salgan más talentos de nuestro territorio histórico. “Veíamos una necesidad. Sí están ahí los Salgado, Sánchez, Casado o Calbarro, pero es como algo

aislado. Poder trabajar en eso es agradecido para un entrenador”, comenta. Elorduy comparte algunas de las claves del trabajo que llevarán a cabo. “Se trata de dar mucha atención personalizada a cada jugador, es un proceso de calidad en el trabajo. Por ese motivo se va a reducir el número de gente que va a estar en la tecnificación. Por cada cuatro o cinco jugadores habrá un entrenador, habrá un número mayor de repeticiones... También habrá un seguimiento físico, de la nutrición.... En fin, de todas las variables a controlar”, repasa. El coordinador de la tecnificación recuerda que dieron el pistoletazo de salida a mediados de noviembre “con pequeños test iniciales para saber el punto de partida de cada jugador, ver la evolución y si el proceso es correcto”. También apunta que “la idea es repartir los entrenamientos en varios polideportivos”. Habrá jugadores y jugadoras desde preminibasket hasta junior. La primera impresión fue buena. “El nivel está bien, y hay que tener en cuenta

TECNIFICACIÓN-OP


VUELTA

PERACIÓN ALTURA

bizkaia basket bizkaia basket bizkaia basket bizkaia basket bizkaia basket

que algunos no se habían incorporado por estar con las selecciones de Bizkaia o de Euskadi”. Elorduy insiste en “darle mucha calidad y repeticiones”. Y añade que “en base a eso, queremos que el proceso se extienda a los clubs, se pueden dar unas ideas y unas pautas a los jugadores y a los entrendores. Que no se quede solo en lo de cada domingo, que se extienda para que el nivel general de Bizkaia sea más alto. Nosotros estaremos con los más ‘futuribles’, pero el objetivo es que mejoren todos”. Para eso tendrán a su disposición a más de una veintena de técnicos. Elorduy tiene una larga trayectoria en los banquillos. Melilla, Gijón, Cantabria, Calpe, Patronato, Loyola... Y ahora está al frente del

PATROCINADORES

Santurtzi. “Lo llevo bien, sin problemas. Se puede simultanear, los domingos por la tarde no hay jornada y durante la semana hay tiempo para preparar las cosas. Son trabajos muy distintos, como la noche y el día. Estoy contento, es otra visión diferente, porque estás constantemente en el rendimiento y aquí trabajas con un margen de varios años”, explica. La nutrición es el terreno de Eneko Izkara, ilusionado con su cometido. “Es un proyecto muy bonito, con mucho trabajo por delante. Es ir dando forma a algo que va a traer sus frutos en el futuro”, indica. Sobre su ‘asignatura’, considera que “es un apartado que todo el mundo tiene presente, pero a la vez olvidado. Cada uno hace lo que


bizkaia basket bizkaia basket

TECNIFICACIÓN-OPERACIÓN ALTURA

JORGE ELORDUY

ENEKO IZKARA

GONZALO CASADO

cree que debe o no debe hacer”. Hasta la edad cadete, se revisarán “los hábitos alimentarios” y se recogerán “datos básicos”. Con eso en la mano, harán “charlas con jugadores y padres para involucrarles en los cambios y en los aspectos a mejorar”. A partir de cadetes, “se hará un trabajo más personalizado, veremos si hay por ahí cosas importantes... Pero que el jugador sea responsable de su mejora, que sea más consciente de lo que debe hacer”. Izkara pone sobre la mesa las premisas básicas con las que deben moverse. “Dentro de la nutrición hay dos o tres cosas fundamentales. Hay que hacer una comida variada, cinco veces al día y tener muy presente la hidratación, tanto en el esfuerzo, como fuera de él”, recomienda. Al margen de vigilar la alimentación, Izkara también hará una introducción a otra variable del juego. “En las reuniones propuse incluir una cuarta materia a la que muchas veces no se dedica el tiempo suficiente. Es la de interpretar las emociones individuales y del grupo. Ver cómo todos los deportistas se enfrentan a diferentes circunstancias del aprendizaje. En caso de que algo nos llame la atención se haría algo más personalizado, sería la guinda del pastel”. Él abrirá esta vía, pero adelanta que “en años sucesivos lo hará otra persona para darle importancia si se considera interesante como cuarta parte”. En lo que sigue a pie de cancha es como jugador en el Zornotza. “Aquí sigo,

bizkaia basket bizkaia basket

dando guerra. En mi trigésima temporada oficial”. Gonzalo Casado lidera la preparación física de la tecnificación. También pisó las canchas como jugador. Ahora, afronta “muy contento” esta nueva tarea. “Es una idea fenomenal, es una oportunidad para trabajar con gente de un gran potencial o determinar quién puede tenerlo. Y, a partir de ahí, seguir tabajando, que esa gente no se pierda y que se saque lo mejor que se puede sacar de ellos. En esas edades lo hacen porque es satisfactorio, pero con esa ayuda extra ciertas

personas pueden estar ahí”. Al igual que Elorduy, Casado también resalta la importancia de extender este trabajo. “Quizás haya gente con menos conocimientos en esta parcela, pero queremos que el entrenador también vea lo que se hace con los chavales. No vamos a utilizar herramientas bestiales que no tenga nadie...”. A la hora de avanzar las directrices de su apartado, Casado recuerda que “tenemos

chavales desde los 10 años hasta edad junior, así que hay mucha variación. Con los mayores se darán pautas para reconducir o mejorar ciertas facetas en las que puedan estar más flojos. Con los más pequeños trabajaremos la coordinación, la fuerza, la resistencia... Todo va unido”. El preparador físico también señala que “el objetivo será el de hacer unas veinte sesiones, les veremos un día a la semana”. Y resalta que “lo primero que hay que hacer es ver lo que hay y después hacer un programa, que no será complejo, con pautas básicas. Por lo menos eso, para que puedar ir mejorando”. Casado aclara que “tendremos reuniones técnicas para ir modificando cosas, porque esto no es algo cerrado y encorsetado. Hay que ver cómo van mejorando semana a semana. Los datos que recojamos serán importantes. Es el primer año y, en los siguientes, podremos comparar con los datos de origen”. El 27 de octubre se puso en marcha en el Polideportivo de Deusto una ‘Operación altura’ con chavales y chavalas desde 1995 a 2001. Dependiendo de la edad, los chicos debían medir entre 1’70 y 2’00 metros, y las chicas entre 1’60 y 1’90 metros. “En las selecciones juegan los mejores, ahí da igual la talla. Pero así se ven a niños más altos y sus posibilidades de jugar al basket. Que no se pierdan por desmotivación”, indica Casado. El relevo de Aurre y Figueroa está asegurado. Sumando FVB


Bizkaia Basket 59