Issuu on Google+

EL DÍA SlMmii!WimillHmimilWlllll!IIIHWllllfr

¿*J^*^ \Jj

^ ^s IHilill^^^

<<f _^Ss ^^^^ 9SSÍÍS^^^^^^^^SSS^

TEMAS ISLEÑOS

LA EXPANSIÓN DE SANTA CRUZ

La Palma, isla de bosques y volcanes

€1 cráter del volcán de San Antonio, en Fuencaliente Isla de bosques y volcanes. Isla de negras lavas y pinos verdes. ls¡ía donde, siempre, la imano está extendida en salu1 do cordial y —taimfoién siempre— es signo de amistad profunda y duradera. La mar de La Palma está siempre rizada de espumas y, en ¡a isla toda, junto a los bosques se respira un olor a sal fresca. Hay flores en las casas, de un blanco intenso y tocadas con la rojez humilde y elegante de la teja canana, y, en el aire dormido, sol y polvo dorado. En Ja Isla, viejos, centenarios volcanes que ya no jadean mientras, en Fuencaliente — proa de la isla marinera-— respira azufre el Teneguía niño y ya anciano. Pero hace siglos que otros reinaron con cetros de fuego y, sobre las rocas plutonioas, arrancadas, paridas por la tierra, hoy se extiende un manto esmeralda que, con la brisa, cobra falso oleaje. Pero los viejos volcanes no sólo fueron los orfebres de las rocas negras que hoy sustentan pinares. Ellos labraron y tallaron con fuego esa Caldera de Taburiente que hoy nos habla de una lejanísima erupción que, con mano violenta, lanzó al mar añil parte de la isla. Durante miles de años, las tercas lluvias fueron dulcificando la tierra amarga —tierra de lavas— en la que, como un milagro, hoy las palmeras de verde y valseantes penachos parecen un tapiz bordado mientras, en las playas con olor de vida, cantan y golpean las olas. Isla de bosques y volcanes. Isla de negras lavas y verdes pinos. Isla que, bajo la capa del sosiego y la paz, arropa el más laborioso y fecundo de los quehaceres, el trabajo siempre duro del campo al que La Pama añade su tierra y su cielo, su clima y su dulzura. Desde la ciudad cargada de historia —puerto abierto a ía ola infinita y al trueno de los mares— las gaviotas dieron siempre su despedida blanca a los veleros que fueron; a los que llegaron a sus costas ba jo blancas lonas repletas de brisa y sol y, también, a los que más tarde cruzaron su mar tejiendo estelas con lag aguas profundas rotas por hélices aceradas. Allí, en Santa Cruz de la Palma —cerca de las rocas llenas de nieve salada y rezumando azul de mar —están las reliquias de toda una época, las de los antiguos bergantines, bricbarcas y fragatas de la ru' ta americana. La Isla toda dio, aún lo hace, hombres que su pieron y saben responder a la llamada muda de la mar y dedicar su vida a navegar sobrQ las olas empenachadas y, pa ra hasta el fin de sus días, partir el lomo de los mares al VIERNES, 18 DE JUNIO DE 1976

sol ardiente y a la luna fría. Tierra adentro, en los hombros de la Isla, e! mismo trabajo fecundo bajo la capa del sosiego y la paz. Allí, el buen hacer de los nombres del cam po palmero junto a los caminos de viejas y santas piedras, junto a las campanas que rompen el silencio y desde donde, siemipre, se avista la costa con salvaje olor de vida. Tanto en Santa Cruz de ía Palma como en Tazacorte, un pasado que aún es presente en esos hombres que, tras la dura y silenciosa faena mai afuera, vuelven tras el esfuerzo sobrehumano de ía pesca mientras e!1 Atlántico isleño —que toca los corazones con su luz profunda, paz azul y movimiento blanco— canta y golpea en la costa bajo la música sin voz de las gaviotas. En Santa Cruz de la Pa'lma está condensado ©1 pasado marinero de ía isla que miró a la mar con cañones de brorv ce mientras, tieras adentro, sentía latir la amenaza sorda de los volcanes con respirai de azufre. Hoy, como entonces, La Palma siente en sus costas el ruido fresco del océano y, también, en lo hondo de to dos los corazones está aque lia vacación y tradición marinera ejemplarmente hermanada con la de la agricultura. Isla de bosques y volcanes, de negras lavas y verdes pinos. Isla que, bajo la capa del sosiego y la paz, arropa el más fecundo de los quehace-

res.

No cabe duda que Santa Cruz se encuentra cada día más constreñido. Hemos agotado casi todas las posibilidades que nos quedaban de los espacios libres, de los solares vírgenes, y aquellos pocos que aún quedan, por aquí o por allá, resultan inaccesibles debido a sus altos precios. Hay que decir que todo e1 Santa Cruz moderno ha sido construido sobre la ciudad antigua, o, en otras palabras, que ha renacido de sus propias cenizas. Las casas antiguas han ido convirtiéndose poco a poco en edificios modernos, pero en los mismos emplazamientos que tenían anteriormente, por lo que la ciudad no ha podido desarrollarse urbanísticamente hablando. Y en el aspecto de barriadas, hemos agotado también casi todas las posibilidades, siendo obligado decir que, para ello, no hubo una adecuada planificación, preferentemente en lo que se refiere a viales. Y así dichos sectores, como e! barrio de la Salud, se encuentran completamente congestionados. Como hacia el Este no se han previsto planes urbanos, ya que por ¡o visto a partir de Valleseco todavía es zona rural, y al Norte tenemos la barrara de 5a Montaña, la c,udad no tiene otra expansión que hacia el Sur, lo que también en principio se cercenó con las instalaciones de la Rafinería de Petróleos, primero, y con Taco después; núcleo urbano que se ha permitido se desenvolviera un poco a su aire, sin una auténtica previ sión y planificación. Con todo ello se ha cercenado, como dejamos dicho, el futuro de Santa Cruz hacia su única posibilidad: el sur. Y sólo nos queda, corno reserva, ese Décimo Distrito de «El Ro-» sario», que el citado Ayuntamiento donó a! de la

impuesto de esa necesidad ds expansión que el municipio capitalino necesita a todas luces. Hace mucho tiempo que por el Ministerio de la Vivienda fueron delimitados un Polígono Residencial y otro Industrial, que en el primer momento resultaron confl'ictivos por falta de una oportuna información. La realidad es que, dentro de la delimitación efectuada, fue necesario incluir, aparte de los terrenos libres de edificación, otros que estaban ya edificados, si bien estos últimos sólo a efectos de su debida ordenación y dotación de equipamiento, de forma que permitiera garantizar su integración dentro del conjunto de la ciudad, sin que se pretendiera su expropiación. Desde hace unos meses sa esta elaborando, por encargo del Instituto Nacional de Urbanización, el plan parcial de dichos Polígonos y en el residencial se adquirirán los terrenos para dos subpoligónos, que serán urbanizados para construir unas diez mil viviendas. El resto quedará sujeto solamente a ¡!a ordenación re suitante del Plan Parcial. Los barrios de aquel Distri* to no afectados por estos P!a nes, se encuentran incluidos en el Plan de Barrios, a efectos de Jas obras de infraes» tructura, pavimentación y servicios correspondientes. En resumen, que ahí está solamente la única salida que Se queda a Santa Cruz, aparte naturalmente del Plan Comarca!, actualmente en marcha, pero que se viene retrasando más de lo debido. Y sería cosa de que se estudiaran también las posibilidades que ofrece Santa Cruz hacia el Es te, es decir en el sector ribereño y en toda la zona del macizo de Anaga. DIONISIO

En muchos restaurantes, bares y tas€as, como se sabe, suele haber unas carteles en los que se prohibe «tocar y cantar». Bien, pues el miércoles último por la noche cenab» ~n nutrido grupo de amigos de Santa Cruz en unos de estos «prohibitivos» establecimientos, y al Hegar la hora de ¡a factura, como !a cuenta era salada, se decidieron a repartirla equitativamente entre todos. —¿A cómo «tocamos»?, preguntó alguien gritando. —jEih, le cortó otro; que aquí está prohibido «tocar»! Que la pague Fulanito, que es el más económicamente fuerte.

MUY FINO Y DELICADO

Pero, refiriéndonos al mismo tema anterior, al de las prohibiciones sobre el expansionismo anímico a la hora de comer y beber, hay lugares donde se hila más fino y se es más elegante, para no dañar la susceptibilidad de los clientes, incluso, se liega a hacer tales recomendaciones con un espíritu casi místico o religioso. Por ejemplo, un pequeño bar emplazado aquí, frente ai periódico, un poquito más arriba, y donde solemos Ir a tomar el café de las doce. Existe allí una pizarra, en la que figuran las viandas que cada día se ofrecen al lector: «Carne con papas, atún, chicharros, paella», etc., y al final de dicha relación, lo siguiente: PLATO ESPECIAL DEL DÍA: «Bendiciones de la Casa a quien no le dé la lata»... ¿Habrá una manera más fina de decirles a ios clientes que no incordien y se dejen de monsergas? ALTOBER

Por José

Morales Clavijo El Sahara, lo que el viento se llevó. --- oOo- —Los tiranos no tienen amigos.

ESCUELA ROYAL MATRICULA ABIERTA PARA EL CURSO DE VERANO .

La Urania hace fuerte a los débiles.

Preparación ingreso Universidad mayores de 25 años. COU * Bachillerato %. Graduado Escolar * EGB & Ciencias y Letras '& Idiomas por profesores nativos. Puerto Escondido, 7 — Tfno.: 28-62-61. (A.R.)

El tren de los pedantes siempre va completo. --- oOo

J. A. Padrón Albornoz

lumor

ORDEN A BAJATABLA

por (Jalarza

--

La tristeza engendra ira. —-oOo-

Un pobre feliz es inmensamente rico. - oOo-

En todo protector del pueblo se esconde un tirano. - oOo -

La soledad también es juez.

Quien vive como gusano no puede morir como mariposa.

La deá&cracia ha sido el mal de nuestro tiempo. oOo— No hay rebaño que no tenga su oveja negra.

Hay cóleras que son rugidos.


LA PALMA ISLA DE BOSQUES Y VOLCANES