Issuu on Google+

Teléfono: (922) 21.10.00 {8 líneas) Apartado de Correos: 97. Télex: 92.184 Diao-E

Editor/Director: JOSÉ RODRÍGUEZ RAMÍREZ Adjuntos: Ricardo Acirón Royo y José Manuel de Pablos Coello

Depósito legal: TE 32-1958. Franqueo concertado: 30-2»

DIARIO INDEPENDIENTE DE LA MAÑANA Empresa: ''Herederos de Leoncio Rodríguez"

Dirección, Redacción, Administración, Talleres y Distribución Avenida Buenos Aires, 71. 38005 Santa Cruz de Tenerife

Servicios informativos: Efe, Colpisa, Off the Record, Europa Press, Mencheta, Recopress, Iberia Press» Ain. Telefotos: Efe, Europa Press» Ap y Upi.

Controlado por

Número 14.617. Año XLVIII

Una nueva etapa de los Colegios de Médicos podía llevar a buen fin. El Consejo General de Colegios de Médicos consiguió peso en la opinión pública, respaldo de la población enferma y beneplácito de los médicos, atosigados por órdenes ministeriales y decretos que han limitado, transformado, trastocado y desconcertado todo su ejercicio profesional. Se situó, por malintencionados, toda actividad del Consejo como un plan político dirigido por partidos de la oposición, desconociendo, sin duda, lo que representan los Colegios profesionales y el papel que tienen que desempeñar. Porque siempre estarán en conseguir lo mejor para la profesión que representan, sin ideologías políticas, sin partidismo. Mal sería si fuera en apoyo incondicional a la Administración, que, sólo, ha reconocido siempre la función de asesorar técnicamente de los Colegios, pero sabemos que, siempre, fue puro trámite, porque los planes están ya trazados y bien trazados. Nuevo presidente del Consejo tendremos los médicos españoles cuando estas líneas se puNo fue simple improvisa- bliquen, pero mal presidente ción. Estudió planes sanitarios será si pretende conseguir éxide diferentes países, trajo a tos con diálogos condesceneminentes especialistas en esas dientes, cediendo fácilmente. materias para que explicaran a En el buen diálogo se da y se los médicos españoles sus expe- recibe, porque para dar sólo, riencias y los modelos de Sani- poco hay que hablar. dad que podían estar más de Quien venga que estudie, coacuerdo con nuestra nación. nozca a fondo los problemas de Se le achaca que no fue un la Sanidad y dedique el tiempo interlocutor válido para dialo- necesario para lo que es bueno gar con el ministro de Sanidad, para los enfermos y para los Lluch. Los razonamientos se- médicos. rían largos y difíciles de expliRamiro Rivera, creo que car. Me pregunto: ¿Qué diálogo quedará en la mente de los méconsiguieron las comisiones del dicos españoles como uno de Consejo General de Médicos sin sus grandes presidentes, cuanla presencia de Rivera? ¿Qué do la distancia y el tiempo sedilogros consiguieron los Sindica- menten su paso por el Consejo, tos médicos? ¿Qué pactos al- desde la perspectiva de la vicanzaron los farmacéuticos, los sión comparativa y balanceaodontólogos, los ATS, las enfer- das ventajas e inconvenientes, meras? Nada de nada. Nadie los médicos españoles compudo alcanzar entendimiento prenderán su importante gescon quien nunca quiso enten- tión en la Organización Médica der nada, ni prestar oído a con- Colegial. sejos, ni escuchar asesoramienUn nuevo presidente del tos técnicos. Porque su plan es- Consejo General, un nuevo mitaba trazado y no podía consu- nistro de Sanidad, una nueva marse por razones económicas. etapa para los Colegios de MéTodo lo demás era justificarse dicos se abre. ¿Una esperanza o descargando culpas sobre un fracaso? Cuatro años para otros. Médicos y demás sanita- saberlo. • rios eran, según él, los que imEnrique González pedían lo que en realidad no AN pasado cuatro años de intensa actividad de los Colegios de Médicos, dirigidos y presididos por Ramiro Rivera. Testigo de cada uno de los momentos interesantes, imbuido profundamente en el programa sanitario, compartiendo la doctrina que se construyó durante este tiempo, conocedor de las dificultades pasadas y de los baches salvados, tendríamos que hacer un pequeño repaso que, a modo de recordatorio, nos haga pensar en todo, en defectos y bondades, en triunfos y en errores. Creo que una de las mejores cualidades de Ramiro Rivera es que nunca hace, estudia o planea una cuestión a medias. Supo preparar imagen, entregó prestigio profesional, dedicó tiempo, mucho tiempo, consiguió conocer en profundidad los problemas de los médicos, su variedad, sus diferentes vinculaciones en la diversidad de una Sanidad en transición y defendió un modelo sanitario que él creyó bueno para enfermos y médicos.

H

Delegación en Puerto de la Cruz: Edificio Victoria Ventoso C, 501, Polígono E! Tejar» Teléfono; (922) 38,03.25. Delegación en La Palma: Santa Cruz, calle Real, 44. 1°, 7a. Teléfono: (922) 41.26.00. Redacción en Las Palmas: Paseo Tomás Morales, 3S 4° P 11, Edificio Cristal. Teléfono: (928) 36.65.29, Télex: 95=456 Diao-E (Las Palmas).

JA

Doctrina filosófica J

AMAS me he preocupado por la mitología ni por la Física. La Mitología nació de un cuento, palabra inspirada del mito, que significa fábula, ficción alegórica, especialmente en materia religiosa, y de ahí no paso. La Física es asunto más complicado. Ciencia que tiene por objeto el estudio de los cuerpos y sus leyes y propiedades, mientras no cambien su composición. La Física puede dividirse, de un modo general, en dos clases: la experimental y la

matemática. «Hedonismo», doctrina filosófica que considera el «placer» como único fin de la vida. Mi Fisiología hogareña, en ella no entro ni salgo. Permanezco en mi puesto contra viento y marea hasta la consumación de la materia prima sintética y fisiológica a los acordes del Himno de Riego. Dícese que es asunto macabro, designación del árabe «cementerio» y participa de lo feo y repulsivo de la muerte. No ceso en mis estudios, no obstante mi ve-

jentud. El hombre conoce la fermentación alcohólica desde tiempo inmemorial, No sólo se la emplea para preparar bebidas cuyo alcohol es elaborado por la levadura, sino también en la fabricación del pan; en este último caso se aprovecha para levantar la masa, uno de los fenómenos concomitantes: la eliminación del C02L. La naturaleza de este proceso permaneció ignorada durante mucho tiempo, y a menudo se lo atribuyó a una autodescomposición puramente química del azú-

car. Fue Pasteur (1860) quien descubrió, gracias a sus célebres investigaciones, la naturaleza biológica de la fermentación alcohólica. Los elementos indispensables de las cenizas pueden clasificarse en dos grandes grupos: los no metálicos, como el azufre y el fósforo, y los metálicos como el potasio, calcio, magnesio y hie-

rro. Al llegar a este punto» apago la luz y me someto al sueño con serena lucidez de tranquila conciencia. •

Miguel Borges Salas

Garachico, la navegación a vela y la «Nivaria» OY, en la Casa de la Cultura de la Villa y Puerto de Garachico, se clausuran las jornadas correspondientes al ciclo «El mar y sus hombres», promoción cultural de la Asociación «Amigos de Garachico» en Santa Cruz de Tenerife. De los diversos actos, todos sencillos y plenos de emoción, el homenaje a la ya desaparecida «Nivaria», balandra a la que bien recuerdo cuando, lentamente, tomaba forma en el varadero de la entonces Junta de Obras del Puerto. En plena Segunda Guerra Mundial, la «Nivaria» era un recio cuadernal que, poco a poco, se cubría de tablazón, de madera pura y lisa, casi con olor a miel. Le daba sombra la vieja grúa «Titán», aquella que comenzó a trabajar en el Muelle Sur en los años 80 del pasado siglo y que, a carbón, rubricaba con su penacho y escapes de vapor los amaneceres en el puerto. Mientras la vieja grúa dormía —fue desguazada en los años 50— la balandra tomaba forma y, un buen día, resbaló

H

por la grada dando al aire la obra viva 'y verde de su lastrada. Palos machos, masteleros y tablas de jarcia le dieron gracia y finura; el bauprés, engallado, apuntaba a la mar alta y libre y, más tarde, arranchada a son de mar y con todo el trapo largo, zarpó en la estela de uno de aquellos remolcadores a vapor y, ya fuera de puntas y en franquía, largó la estacha y comenzó su libre navegar. Aún no latía en la «Nivaria» el diesel que, más tarde, signó su navegar con los escapes que, por las bandas, le garantizaban sus singladuras en épocas de calma chicha. Con la limosna de la brisa en las cangrejas, foques y escandalosa —y en alguna ocasión hasta uña trinquetilla— mucho y bien navegó entre las islas con el tesoro de las cargas humildes en su amplia bodega. Moliendo espumas, rompiendo mares al ritmo cansino del motor, siguió bebiendo luz y sol en aguas de Santa Cruz de Tenerife, ciudad en la que nació a la mar. La «Nivaria» con su aparejo de balandra, unas ve-

Mesa Dirección 200x90

ces a vela, luego siempre a motor, rompía su estela en la caricia de la ciudad marinera cuyo nombre figuraba, como puerto de matrícula, en el espejo de popa. Con ella, otros veleros —otras balandras y goletas también nacidas en estas playas— navegaban en el cabotaje y, cada vez menos, faenaban al «vivero» y al «salpreso» bajo el agudo sol sahariano, frente al gran silencio de África. Con aquellos veleros nacidos en aguas de Santa Cruz —«Francisca Ortega», «Joven San Blas», «Marte», «Diana», «Nicolás», etc.— la «Nivaria» no hizo otra cosa que dar intensidad a su duro y silencioso trabajo. Las voces ardientes del litoral bien supieron de su constante navegar, de su ir y venir blanca de velas abiertas y bajo gaviotas que, con vuelo de flecha, rayaban el cíelo. Sobre las olas sacudidas por la soledad del viento, el navegar sereno de la balandra que, siempre entre dos azules —el del cielo y el de la mar toda— cortó al viejo océano como espada la antigua proa.

Sillón giratorio

Archivador metálico

fiJiívaión)

(4 cajones folio)

En la Villa y Puerto de Garachico, un sencillo monumento a los hombres de la navegación a vela, a los gavieros y juaneteros que ya no son en la mar pero que, para siempre, bien se recuerdan en la patria de Tomé Cano. Amarrada a la costa como una clara nave, Garachico tiene y bien mantiene un regalo de color azul; pero, como en años idos, lo quiere pintado de barcos, con bruma de banderas frente a la lejana cinta de infinito, camino sin linderos por donde le llegó cuanto fue, es y será. Frente a la botavara de la «Nivaria», la mar palpita, muere y continúa. Cerca, las calles de la mar, de la brisa, del día envuelto en olas. Arriba, la fiesta de las estrellas y, con altas piedras al aire de mil manos —edificadas estructuras con las que la lava quiso salir al cielo desde el abismo— la Villa y Puerto de Garachico, que no olvida a los que, con las manos en las cabillas de la rueda del timón, derribaron distancias en todos los mares. •

Juan Albornoz A. Padrón

Mesa büaminada 120 >

Mesa dirección con alas y cajones 220x80 Armario metálico 180 x 95 x 42 (4 estantes)

®

CORTADO A»da.Re»ez Católicos. 33 Edil. Júpiter TENERIFE

LA MEJOR CALIDAD A MITAD DE PRECIO


LA NAVEGACION A VELA Y LA NIVARIA