Issuu on Google+

liiiiliiiiiiiiniiiiiiiiiiminiiimuiimiMiiiiiiiiitiiiiiiiiiiimMiiimiiuMiim

lilillilllllllllimillllllllllll IIIMlllllll

EL DÍA

OPINIÓN

EDACC TEMAS ISLEÑOS

El "Cap Polonio", en aguas del Puerto de la Cruz do proyecto de modernizarlo— incluso con la instalación de motores diesel— en 1935 se le corrió soplete. Retirado del mando del "Cap Arcona", el capitán Rolin continuó viniendo por Santa Cruz y, el 24 de abril de 1939, tras pasar aquí unas largas vacaciones con su esposa, embarcó para Hamburgo en el "Monte Rosa". Han pasado 51 años de aquella escala memorable del "Cap Polonia" en el Puerto de la Cruz. Ahora, cuando acaba de nacer a la muerte el capitán don Vicente Brunetto y Alonso de Armiño —cuando los trasatlánticos desaparecen de la mar— evocamos la presencia en aguas de! Puerto de la Cruz de uno de los más conocidos en la Isla toda,

Con esta psicosis de manifestaciones en que andamos metidos, el domingo leímos en primera plana de EL D!A: "Una plataforma sale hoy de! Puerto de la Luz hacia el sur de las islas". ¿Otra plataforma reivindicativa?, nos preguntamos. Pero, al sur de las islas, ¿por qué? Luego leímos el anteiítulo: "A la búsqueda de petróleo". ^ ^ 3K Alguien me decía ayer: — ¿Qué estará ahora fraguando Fraga?

Me encontré el sábado a alguien por cerca del Juzgado,

— ¿Qué te haces por aquí?, le pregunté. — Buscando el Censo, me contestó. —Caramba, pues casi, casi, como el Tenerife; que lleva mucho tiempo buscando el "Ascenso"... 7K

7Í\

Tls

-—En el nuevo Gobierno, me dijo un amigo, a pesar de lo que se decía no ha entrado ninguno del Opus. -—No, ni de! Opus, ni de la "Opusición".

Fui la otra noche a echarme unas manitas de Bingo en e! Casino. Cuando entra en ia sala, me encontré con un amigo que salía. —¿Vienes ahora, tan tarde?, me dijo. —Sí, le contesté; yo "Bingo" y tú te vas... ALTOBER

J. A. Padrón Albornoz

El «Cap Polonio» que, pilotado por don Vicente Brunaíto, dio fondo en e! Puerto de la Cruz el 15 de enero de 1925. Hace unos días, en estas mismas páginas recordamos a don Vicente Brunetto y Alonso de Armiño, capitán de la Marina Mercante y práctico del Puerto de la Cruz, recientemen te fallecido en esta capital. Entonces tuvimos la oportunidad de, a grandes rasgos, trazar su vida en la mar —tanto en veleros como en los trasatlánticos de la línea de! Plata— y, también, el fondeo del célebre "Cap Polonio" en aguas de la ciudad norteña donde ejercía como práctico. Tal ocurrió el 15 de enero de 1925 y, en las páginas de «La Prensa», el acontecimiento —pues indudablemente lo fue— quedó plasmado: "Procedente del Hamburgo y del puerto de esta capital, a las nueve de la noche del jueves último fondeó en este Puerto el hermoso trasatlántico alemán "Cap Polonio", conduciendo a su bordo numerosísimo pasaje. La entrada de dicho buque fue presenciada por gran número de personas que ocupaban por completo nuestro muelle. El repetido vapor dejó en este Puerto 29 pasajeros y tomó 9, Terminadas todas las operaciones, prosiguió viaje para los puertos de Río de Janeiro, Santos, Montevideo y Buenos Aires". Don Vicente recordaba perfectamente aquella escala del "liner" de la Hamburg-Suda-

merikanische en aguas del Puerto de la Cruz. Venía al mando del capitán Ernest Rolin -—Hijo Adoptivo de Santa Cruz de Tenerife— que, como no conocía bien la costa, mantuvo su barco mar afuera. Desde la embarción del servicio de prácticos, el capitán Brunetto lanzó varias bengalas para indicarle se aproximase y, posteriormente, salió al encuentro del "Cap Polonio" que, sobre la máquina, se mantenía a varios millas de la costa. Pilotado por don Vicente Bruneíto, el trasatlántico alemán dio avante y, posteriormente fondeó frente al Puerto de la Cruz. Allí, en aguas del Norte de la isla, estaba el primer gran trasatlántico que atracó en el Muelle Sur de Santa Cruz de Tenerife —hecho que tuvo lu-gar el 24 de febrero de 1922— y, en aquella ocasión memorable, el "liner" se envolvía en capa de luz, mientras, a estribor y babor, lucían el verde y rojo de los fanales de situación. Ent^e los pasajeros desembarcados en el Puerto de la Cruz figuraba el vioiinista Agus tín Soler, acompañado por su esposa, la excelente pianista Luisa Stauffer. Don Vicente recordaba aquella escala —era el mayor barco llegado a las aguas de la ciudad norteña— y, también, que tres días más tarde allí dio también fondo el trasatlántico "Peer Gynt", de

bandera noruega, y que llevaba doscientos turistas a su bordo. Hoy, al tiempo que recordamos al buen marino ya fallecido, evocamos la estampa marinera del trasatlántico de la Hamburg - Sudamerikanisc h e, aquel de las tres chimeneas en caída elegante que, en 1914, resbaló por una de las gradas de la Blohm und Voss hamburguesa. Con sus 20.576 toneladas, iba a ser el "crack ship" de la naviera en su línea del Plata, pero la Gran Guerra frustró los proyectos y, en 1919, tuvo que ser entregado a los aliados vencedores. Pero no se pudo obtener un buen rendimiento del trasatlántico por parte de las varias navieras inglesas que lo tuvieron a su servicio y, en 1921, por 380.000 libras esterlinas volvió a propiedad de la Hambur-Sudamerikanische. El 24 de febrero de 1922 señaló su primera escala en Santa Cruz de Tenerife —aquel su memorable atraque en el Muelle Sur— y, el 15 de enero de 1925, su llegada al Puerto de la Cruz. Hasta 1932, su estampa marinera fue constante en aguas santacruceras —ya el capitán Rolin había tomado el mando del "Cap Arcona", nuevo "flag ship" de la HamburgSudarnerickanische— y, poco después, se le amarró en Hamburgo. Allí se le utilizó como exposición flotante y, tras un fallí-

por

lumor

CJalarza

VUESTRA MP£C£0 SE VUESTRO

iiei¡p«;«^^

Cuando no se piensa en los demás Le ocurrió a un señor hace pocas noches en la calle da Los Molinos. Había dejado su automóvil correctamente aparcado, para ir a su casa, y, cuando regresó, alguien, un conductor descons-iderdo indudablemente, 'había abandonado su vehículo —una especie de furgón de matrícula 34 mil y pico y de color azul— en doble fila, junto a! coche de! señor de referencia. Eran las nueve de la noche y este señor tenía que ir a resolver un asunto urgente. Hizo sonar la bocina varias veces, por si e! conductor del furgón hubiera ido un momento a cualquier sitio de por allí cerca o pudiera estar tomándose una cerveza o un cafó en cualquier bar cercano, pero no aparecía nadie. El hombre esperó diez minutos, un cuarto de hora, veinte minutos. Hasta una. hora. Pero, a pesar de la urgencia que tenía, no quería llegar al extremo de llamar a la policía de tráfico y, consecuentemente, a la grúa, para que se llevaran de allí al vehículo de! desaprensivo conductor. Por fin, como nadie aparecía que se responsabilizara de! automóvil y, aconsejado por las personas que curioseaban por allí se decidió a telefonear a la policía muñí cipa! de Trafico. Al momento llegaron dos motoristas, pero, lo que son !as cosas, instante antes había aparecido el conductor del furgón, un joven que se limito a pedir perdón y a irse. Pero, como e! señor le dijo, no todo se arregla en esta vida con pedir perdón, cuando no se trata de algo que ha sido inevitable, sino que obedece a un ©spíritu de desidia y de importarles los demás un

ASCENSORISTAS SE PRECISAN

CUALQUIERA SflNCHO

CON EL

TOPADO

BRAUN Presentarse sábado, 17, en c/. Juan García Alvarez, 5 (Vuelta los Pájaros), señor Jarabo. Teléfono: 22-77-45. Oficina Colocación. Oferta n° 15,861 S/C.

comino. Porque, ¿qué sabía ese joven conductor lo que aquel señor iba a resolver con toda urgencia en aquel n'iomento? ¿Y si se trataba de un asunto de enfermedad en la familia, o de alguien a quien iba a despedir a una hora determinada? Los policías de Tráfico preguntaron a aquel 'hombre si, a pesar de haberse ido el mencionado conauctor, quería denunciarle; pero contestó, con toda caballerosidad, que ya «10 valía la pena. El hecho, que puede que en sí no tenga mayor importancia» es sin embargo un ejemplo de lo que no debe ocurrir. Aquel slogan de «piense en los demás», que con el tiempo hemos ido olvidando, es el que debe presidir todas las relaciones entre los automovilistas, si de verdad queremos llegar a una auténtica convi-

vencia ciudadana. Como se suele decir, conduciendo no se puede tener nunca malas intenciones, porque cualquier cosa, cualquier maniobra, 'hecha de mala voluntad puede ocasionar un accidente grave; pero tampoco se puede tener desidia o desconsideración cuando, como en ese caso, se deja el codhe en la calle. Hay que pensar en los demás y ver si el otro puede maniobrar o no, cuando intente salir. El caso que dejarnos reseñado no es singular, se dan con bastante frecuencia. Esos desaprensivos conductores, a !os que no íes importan 'los que vengan detrás para salir o aparcar, son muchos. Y esos son, ni más ni menos, que representantes del anticivismo y la no convivencia. LADISLAO

SE VE parcelas en la Urbanización Villa Ascensión. Razón: Residencia Pelinor, Bethencourt Afonso, 8. Teléfono 24-72-89.

VIVIENDAS SOCIALES TINERFEÑAS VISOTI ASAMBLEA GENERAL En cumplimiento de ios Estatutos se convoca Junta General Ordinaria a celebrar el próximo día 15 de julio de 1976, a las 7,30 de la tarde, en su local social, Plaza de Weyler, 4 - 2°, de acuerdo con el siguiente Orden del Día: 1.— Lectura y Aprobación en su caso, del acia anterior. 2.— Lectura de la Memoria y de las Cuentas y Balances del Ejercicio anterior para su aprobación, si procede. 3.— Renovación de cargos de ¡a Junta Rectora. 4.-— Informe del señor presidente sobre la posible enajenación de la finca de la entidad y adopción de los acuerdos que procedan. 5.— ¡Manifestaciones de los señores socios. Santa Cruz de Tenerife, 8 de julio de 1976.—Vto. Bno.: EL PRESIDENTE.


EL CAP POLONIO EN AGUAS DEL PUERTO DE LA CRUZ