Issuu on Google+

SISTEMA FINANCIERO

Comenzando con los usuarios de tarjetas de crédito

El Banco Central busca proteger a los consumidores financieros Luego de la reforma de la Carta Orgánica, la entidad creó la Gerencia de Protección al Usuario de Servicios Financieros, y la primera medida fue reglamentar la ley de Tarjetas de Crédito, estableciendo un régimen de sumarios y sanciones por incumplimientos a la Ley de Tarjetas de Crédito, tanto para las entidades bancarias como para las no bancarias.

Opina: Claudia Collado - Nicolás Dujovne

4-

SISTEMA FINANCIERO

E

l 4 de julio, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció la creación de la Gerencia Principal de Protección al Usuario de Servicios Financieros, con Norberto Dorensztein al frente. Lo hizo de acuerdo con la nueva Carta Orgánica, donde ahora se contempla que una de las funciones de la entidad es proveer la protección de los derechos de los usuarios. Como señalaron a NBS Bancos y Seguros en la entidad, cuando se hizo la reforma se amplió el perímetro de regulación del banco a segmentos que antes estaban en una zona gris o fuera de su jurisdicción. “A partir de ese momento, el banco tiene más facultades en materia regulatoria sobre estos segmentos que antes tenían una regulación difusa o, a veces, ni siquiera la tenían”. La primera medida de esta nueva área vino una semana después de su creación. Fue la Comunicación A5323 y, a través de esta circular, el organismo aprobó un régimen de sumarios y sanciones por incumplimientos a la Ley de Tarjetas de Crédito, tanto para las entidades bancarias como las no bancarias.

El artículo 16 de la ley 25.065 —de Tarjetas de Crédito— establece que el interés financiero o compensatorio de un emisor bancario no puede superar el 25 % del que aplique a operaciones de préstamos personales. También establece que los emisores no bancarios no pueden superar el 25 % por ciento del promedio de las tasas que publica el Banco Central del 1 al 5 de cada mes. Y aunque la ley es de 1998, este artículo no se cumplía. La justificación: la ley nunca había sido reglamentada. La nueva resolución del BCRA buscó solucionar ese problema. “Promovemos que se respeten los límites para proteger al consumidor. Había situaciones donde se cobraban tasas por encima de lo que establece la ley”, aseguró la misma fuente del BCRA. Actualmente, las tasas de interés rondan el 43 % anual y algunas entidades cobran hasta un 60 % o más. “Lo que hacemos es establecer sanciones claras para quienes no respeten el límite. Ahora, con la reglamentación, eso no debería volver a pasar porque se exponen a sanciones del Banco Central. Esperamos que de ahora en más se respeten las tasas de interés”, agregaron en la autoridad monetaria. Con la resolución se estableció, entonces, que la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias penalizará a aquellos emisores que cobren una tasa que supere en más del 25 % al promedio de las cobradas en el sistema financiero.

Para la asociación Acción del Consumidor (Adelco), se trata de una medida muy alentadora que tiende a que los reclamos de los consumidores disminuyan y que se puedan resolver los distintos casos que se presenten. La presidente de la asociación, Claudia Collado, sostuvo que es “fantástico que exista una reglamentación y normas claras, porque siempre tenemos reclamos. Vemos que es una gran dificultad para los consumidores, porque, por lo general, les ofrecen una tarjeta y la aceptan, pero no tienen conocimiento de lo que les va a ocurrir después, cuando no puedan pagar sus deudas a tiempo”. En el mismo sentido, desde el BCRA afirmaron que el objetivo no está puesto simplemente en bajar las tasas de interés, sino que lo que se busca para el sector de las tarjetas de crédito es dar pasos concretos para evitar posibles abusos. “Todo viene en letra chica, y el consumidor se entusiasma porque le están dando una tarjeta de crédito. No lee y, además, había cosas que no estaban reglamentadas. Entonces, es muy difícil cuando algo no está regulado, tomar una decisión y ver cómo se resuelve”, puntualizó Collado. Desde una entidad financiera especializada en tarjetas de crédito que prefirió no ser mencionada en el artículo, afirmaron que esta resolución es lógica. “Como nosotros no estamos violando la ley y aún te-


Siempre que se aplica una regulación sobre el precio de un bien o servicio surge el interrogante acerca de los efectos que puede tener sobre la oferta de dicho bien o servicio. Las leyes económicas indican que, cuando se establece un precio por debajo del que fijaría en su libre juego el mercado, la oferta de ese bien o servicio al nuevo precio es inferior a su demanda. Por lo general, las entidades que cobran las tasas de interés más elevadas son aquellas que apuntan a los individuos de menores ingresos. Nicolás Dujovne, execonomista jefe del Banco Galicia, puntualizó que “algunos bancos o entidades eligen estar en ese nicho porque es su modelo de negocios y saben que tienen que cobrar tasas de interés más altas”. Es que la incobrabilidad en el sector de bajos ingresos no baja de un 9 o 10 %. En cambio, para un segmento más medio, según informó Dujovne, se está cerca del 1 o 2 %. Sobre este punto, la fuente del banco consultado consideró que no habría inconveniente con el público, no habría conflicto alguno causado por la adecuación. Para Collado tampoco habrá cambios en la oferta de crédito. “Las empresas tienden a que un mayor número de consumidores tenga acceso a las tarjetas de créditos. Quieren que muchos consumidores tengan muchas tarjetas. Después, si pagan o no pagan en el largo plazo, ellos tienen sistemas de cobranza extrajudiciales. Ellos utilizan esa herramienta. Por ese mecanismo de cobranza, a las personas les llegan cartas de estudios que las atemorizan”. La titular de la asociación de consumidores agregó: “Tenemos muchísimos casos donde el consumidor llega con la carta del estudio jurídico donde realmente siente que lo están amenazando si no paga y, en muchos casos, no puede pagar”. Por ese motivo, Collado no cree que baje la oferta de tarjetas de créditos. “Están dispuestos a correr el riesgo y tienen herramientas, que no son de las mejores, pero que les sirven para atemorizar al consumidor, que saca dinero de donde no tiene para pagar”. La presidente de Adelco señaló que esto en muchos casos tiene consecuencias graves para las familias. “Por el hecho de no pa-

trabaja en otras áreas como, por ejemplo, el transporte de caudales. Todas estas actividades antes no estaban bajo nuestra jurisdicción y ahora sí”, explicaron en la entidad. El área es nueva y, según esperan, se irá desarrollando en los próximos meses. Sus nuevas propuestas se van a ir conociendo en la medida en que estén resueltas.

“Promovemos que se respeten los límites para proteger al consumidor. Había situaciones donde se cobraban tasas por encima de lo que establece la ley. Lo que hacemos es establecer sanciones claras para quienes no respeten el límite. Ahora, con la reglamentación, eso no debería volver a pasar porque se exponen a sanciones del Banco Central”.

no lee la letra chica, o no sabe y desconoce absolutamente las tasas de interés que van a cobrarle en caso de que no pague”, agregó Collado. Para la titular de la asociación de consumidores, eso es responsabilidad primero de las empresas: “Si lo ponen en letra chica o no lo informan, estamos hablando de empresas que no están siendo responsables. La primera obligación está en la entidad que ofrece la tarjeta. Hay una ley de tarjetas de crédito. Ahora existe esta reglamentación. Es decir, esto está regulado. El problema es que, muchas veces, las empresas hacen caso omiso a la legislación vigente”. “El derecho de los consumidores es el derecho a la información. Las empresas no tienen en cuenta este derecho y solo informan lo que les conviene que el consumidor sepa en el momento en que le están entregando una tarjeta. Ese es uno de los problemas. Deberían comenzar a ser más responsables. No lo son ni en las publicidades, donde, por ejemplo, se dice que es bueno ser financieramente irresponsable”, agregó Collado. Un ámbito de acción más amplio Las tarjetas de crédito no son el único objetivo de la Gerencia de Protección al Usuario Financiero del BCRA, que está trabajando en distintas áreas. “Las tarjetas de crédito pertenecen a un sector, pero simultáneamente se

De todas formas, en la autoridad monetaria adelantaron que, entre los objetivos que tienen en la mira, se encuentra perfeccionar el régimen de transparencia que hoy existe. “Actualmente en este régimen publicamos las distintas tasas que cobran las tarjetas y los bancos. Seguramente vamos a perfeccionar ese régimen y lo vamos a hacer más amplio”. Y, en el mismo sentido, se refirieron al programa de educación financiera. Ahora que la entidad tiene más áreas bajo su control, probablemente, van a ir ampliándolo. Al respecto, Collado sostuvo que la educación financiera en la Argentina “hoy es absolutamente indispensable, sobre todo, según considera, por el problema de la insolvencia familiar: cada integrante de una familia tiene dos o tres tarjetas, y eso provoca que no puedan afrontar las deudas. Es fundamental educarlos para que esto no les ocurra. Como organización, esa es una de nuestras tareas”. Así, la nueva normativa empieza a tener el efecto deseado por el Banco Central y las asociaciones de consumidores se muestran confiadas: “En principio, esto cambia el panorama que las empresas tenían”. Collado es optimista y espera que las entidades —tanto bancarias como no bancarias—adecuen su accionar a lo que establece la reglamentación del Banco Central: “Por lo menos, las empresas ahora van a sentir que hay alguien que va a estar vigilando. Vamos a ver qué ocurre con el correr del tiempo”.

SISTEMA FINANCIERO

¿Un impacto negativo sobre la oferta de tarjetas?

gar lo que deben en el resumen que les llega ni en el siguiente, se acumula una deuda y luego las tasas de interés son demasiado elevadas y entonces familias enteras se ven envueltas en casos de insolvencia familiar”. “Es un problema que habría que ver cómo se soluciona. La mayoría de la gente tiene dos o tres tarjetas y, muchas veces, o

5-

nemos margen para aumentar las tasas de interés para estar acordes con el mercado, esta nueva comunicación no nos hizo ruido”, manifestaron.


El Banco Central busca proteger