Issuu on Google+

GENTE ENTREVISTA EXCLUSIVA La educación es uno de los pilares básicos del desarrollo en todos los países del mundo. En ese contexto, se dice que la universidad peruana está en decadencia hace varias décadas. ¿Es esto cierto? ¿Cuáles son los factores de esa crisis? El reelecto presidente de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR), Iván Rodríguez Chávez, tiene varias respuestas a esa interrogante. Coincide est con la celebración del 40 aniversario de la Universidad Ricardo Palma de la cual es Rector. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos sigue encabezando el ranking a nivel nacional.

Entrevista: Enrique Escardó V.

El futuro de la

UNIVERSIDAD E

El doctor Iván Rodríguez fue reelegido como presidente de la ANR y así sigue siendo el “Rector de rectores”.

18

l incansable, exitoso y destacado doctor Iván Rodríguez Chávez es abogado de profesión y docente por pasión. Ha escrito numerosas obras y tiene más de 25 años como profesor universitario. Tiene a su cargo el rectorado de la Universidad Ricardo Palma y tiene una visión completa sobre la situación de la universidad peruana. Nos brinda una larga y muy interesante entrevista. — Ninguna universidad peruana aparece en un lugar importante en el ranking internacional, ¿a qué se debe eso? Si hablamos del llamado ranking de las universidades, esa situación no variará en el corto tiempo por una sencilla razón. Ese ranking mundial se establece en función de cuántos premios Nóbel han salido de una universidad, cuántos ejercen la docencia y otros factores. Por eso es que, en el ámbito latinoamericano, solo la Universidad Autónoma de México figura en ese muy exigente ranking debido a que tiene tres ganadores de ese galardón. La diferencia también se puede encontrar en otros aspectos. Los presupuestos que manejan las universidades del primer mundo es de tal dimensión que no tienen punto de comparación, ni siquiera con el presupuesto conjunto de todas las universidades peruanas.


GENTE ENTREVISTA EXCLUSIVA

— ¿La educación privada es mejor que la pública? En el Perú, la educación del Estado no está mejor que la privada. Eso no es bueno ni normal. La situación de la educación en el Perú atraviesa una anormalidad que viene de décadas. Eso no debe ocurrir, debe ser al revés porque la universidad pública está diseñada bajo los conceptos de nación y país. En cambio la universidad privada no siempre es así y puede obedecer a otros intereses. La investigación —Se habla también de la falta de investigación en la universidad peruana ¿a qué se debe eso? Los investigadores peruanos son buenos y una tienen alta calidad. Hay gente realmente brillante, pero no hay financiación. En el primer mundo, la investigación no es financiada por cada universidad -que pone el talento, la infraestructura y la ciencia- sino por el Estado o por el sector privado, según

“Nuestras universidades siguen siendo solo de docencia (...) porque la estructura y la situación económica así lo determinan...” sea el interés. En el Perú, existe preocupación por investigar, pero no hay financiación. —Entonces, ¿nadie investiga en el Perú? Tampoco es así. La Asamblea Nacional de Rectores ha aplicado un ranking adecuado al Perú incluyendo a la investigación entre los factores de evaluación. Encontramos que San Marcos, con todas las críticas que se le haga, siempre está en primer lugar, después está la Universidad de Ingeniería, la Universidad Nacional Agraria de la Molina. En el ámbito privado, Cayetano Heredia es la universidad que más investiga en ciencia. La Católica en el campo de las ciencias sociales investiga bastante. En la UNI, por ejemplo, están próximos a lanzar un satélote al espacio. (Ver reportaje al respecto en esta edición). — Entonces, ¿cuál es la característica principal de la universidad peruana? Nuestras universidades siguen siendo solo de docencia, no porque el profesor así lo desee, sino porque la propia estructura y la situación económica lo determinan. Así que una vez que cambie el comportamiento del Estado y el sector privado hacia las universidades, eso irá cambiando y es urgente y muy importante que se haga esto lo antes posible. La universidad y el Estado —¿De qué modo el Estado y el sector privado deben cambiar su actitud hacia las universidades? El Estado debe tomar a la universidad como un ente técnico

El equipamiento es básico para mejorar la enseñanza universitaria moderna. que contribuya a diseñar los grandes programas de desarrollo que el país requiere urgentemente. En el Perú, los gobiernos pretenden resolver los problemas nacionales por sí mismos y no recurren a los especialistas que están, precisamente, en las universidades. —¿Quiere usted decir que hay un divorcio entre la universidad y el Estado? Existe no solo divorcio. En algunos casos hay, incluso, incomodidad. Desgraciadamente a muchos gobiernos las universidades le son incómodas y las tienen alejadas. Pero, por otro lado, hay en el Perú un auto aislamiento. Si no me quieren, me encierro entre mis muros. Eso es lo que ocurre en el Perú. —¿Cómo enfrentar ese problema? Teóricamente, los gobiernos saben que sin educación un país no puede avanzar. Pero, en la práctica no hay coherencia entre lo que se piensa y se hace. La historia de la universidad indica que siempre ha estado frenada desde los gobiernos. Allí están José Antonio Encinas, Luís Alberto Sánchez y otros maestros que impulsaron la modernización y el acercamiento de la universidad hacia la sociedad, pero siempre ha habido no solo frenos directos, sino también frenos indirectos. —¿A qué se refiere con frenos? Una de las interferencias mayores en su autonomía es, precisamente, la presupuestal que obliga prácticamente a vegetar a las universidades. Si no se portan bien, no tienen dinero.

19


GENTE ENTREVISTA EXCLUSIVA Autonomía necesaria —¿Cuáles son los cambios que considera necesarios para que la universidad se desarrolle? Lo que se requiere es la plena y efectiva autonomía, que no sea solo un papel escrito. Hay que dejar que las universidades sirvan a la sociedad no solo formando profesionales, sino haciendo todo lo que le corresponde en el desarrollo nacional. —¿Está reclamando mayor participación política? Fundamentalmente se requiere una autonomía auténtica. En el Perú, la autonomía se reduce a que la universidad escoge qué profesiones enseña y, relativamente, los cursos que imparte. Pero hay trabas para la administración en general. Por ejemplo, no se puede nombrar profesores dentro de la prohibición general de la Administración Pública; si se envía una delegación al exterior hay serias limitaciones, etc.

La moderna universidad Ricardo Palma cumple ya 40 años de fundación.

De aniversario La Universidad Ricardo Palma está cumpliendo 40 años de vida. A lo largo de cuatro décadas, de esta casa de estudios han egresado notables promociones. Actualmente, la Universidad está construyendo el edificio universitario más largo y moderno de Sudamérica, Tendrá 104 aulas diseñadas con tecnología de última generación. El nuevo edificio se extenderá por todo el campus universitario uniendo las avenidas Benavides y Las Nazarenas, en el distrito de Surco.

La comunidad estudiantil sigue aumentando en la U. Ricardo Palma.

20

Acreditación — Usted ha dicho que en el Perú hay profesionales muy brillantes, sin embargo, hay que reconocer también que la proliferación de universidades sin los estándares necesarios, está atentando contra la calidad profesional. El remedio que surge es el de la acreditación. Cada universidad en el Perú debe someterse a los procedimientos de acreditación de sus estándares de calidad. Es necesario decir, además, que si existe deficiencia en la formación universitaria, se debe también a otros factores como la infraestructura. Vuelvo a insistir que en Perú hay gente brillante, pero las dificultades financieras atentan contra el desarrollo de la universidad. Los propios maestros no pueden vivir solo de la docencia universitaria debido a las bajas remuneraciones que reciben. —¿Allí radica entonces la diferencia en relación a los países del Primer Mundo? Los países desarrollados no siempre tienen una formación básica adecuada, pero sí se preocupan de las universidades a las que vuelcan la mayor parte de dinero. Dejan que la primaria y la secundaria sean medianamente desarrolladas, pero no descuidan la universidad. Además, los Estados no invierten igual en todas las universidades, invierten más en aquellas que logran destacar más. Así se crean fortalezas. Los retos del futuro — El Perú tiene casi dos siglos como República ¿Qué necesita para alcanzar un desarrollo sostenido? Ya está cerca el Bicentenario de la Independencia y no solo se trata de hacer un programa de celebraciones, sino debería irse por lo profundo. Es necesario generar los verdaderos proyectos de desarrollo que necesita el país. La situación nacional tampoco se va a remediar porque, por ejemplo, en el 2010 comienza a duplicar el presupuesto de las universidades. Eso sería otro problema. Una vez un profesor me dijo, nos dan libertad y no sabemos ejercerla y, es cierto, no solo en la universidad. Creo que es un tema cívico y cultural. Por eso, mi primera propuesta es el cambio de mentalidad en lo siguiente: En educación no se gasta, sino se invierte, pero no solo deben invertir los Estados, sino también las propias personas y las principales empresas. Con cierto escándalo escuché una vez que un profesor le decía a otro: ¿Para qué compras libros si eso se envejece? Eso quiere decir que no hay hábito de lectura. Un profesor que no lee ¿qué puede enseñar? Sin lectura nadie se puede desarrollar. En el Perú, los índices de lectura son deprimentes frente a los estándares de otros países. —¿A qué se debe eso? Los principios básicos de la educación comienzan en el hogar. Escucho con pena que muchos padres ordenan a sus hijos que lean, pero ellos no lo hacen. ¿Por qué? Hay que predicar con


GENTE ENTREVISTA EXCLUSIVA el ejemplo. Los padres no necesitaríamos decir a los hijos que lean, si nos ven leyendo a nosotros. En casa de padres lectores, tengan por seguridad que los hijos también lo serán. — Entonces, ¿qué debemos hacer? Pues los propios padres debemos cambiar, que los hijos vean que estudiamos, que tenemos ganas de superarnos, es decir, tener hogares más organizados, con apego a la cultura. Entonces los niños crecerán con otra actitud. No todo se aprende en el aula, el hogar también es un muy importante centro de enseñanza. Lo malo es que también ahora los adultos hemos dejado de ser modelo de vida. Todo el mundo quiere ser joven. El orgullo de la persona mayor ahora es estar en onda. Renunciamos al papel educador del adulto. Recuerdo en mi época que no se podía permitir que los adolescentes fumen. Si algún jovencito era encontrado fumando por algún adulto, éste le ordenaba arrojar el cigarro de inmediato y se obedecía. Era el respeto. Ahora la reacción del joven sería diferente y hasta irrespetuosa con el mayor. —La época se está caracterizando por una falta de respeto a la persona mayor. Se desprecia la experiencia y la sabiduría que dan los años… Es lamentable que eso ocurra. En el Perú eso es más grave y es un desperdicio. La sociedad incaica logró el desarrollo tan alto porque la ancianidad daba autoridad. Cualquier problema que se presentaba se resolvía recorriendo a los mayores. Quien más años tiene, se supone que más ha vivido, tiene más experiencia y ningún joven puede reemplazar eso. Eso tiene que cambiar entonces para dar un verdadero lugar a la experiencia de vida.

DESIDERATAS

SANMARQUINOS Y LECHUZAS Mis amigos y otras personas allegadas saben que soy coleccionista de lechuzas artesanales. La última vez que las conté eran 319, la mayoría adquiridas en el extranjero. Alguien curioso me pregunta por qué colecciono lechuzas si estas son signadas como aves de mal agüero. Yo le afirmo terminantemente que no. Hay muchos que piensan como yo, como que no son de mal agüero. Muchas lechuzas me han sido obsequiadas por estudiantes de la Escuela de Comunicación Social de San Marcos. Un mes antes de caer enfermo de muerte, un sanmarquino me trajo como regalo una lechuza de maguey desde Huanchaco. Después de 3 días de septicemia total, me salvé de la muerte. Entonces, los agoreros decimos que la lechuza me ayudó a salvarme de la muerte, mientras los apostólico-romanos afirman con toda su fe que fue el Rosario de la madre Teresa de Calcuta que mi mujer y sus amigas cuidaban de que todos los días estuviera al rededor de mi cuello. Para corroborar esa mi resurrección, toda una Promoción de sanmarquinos, -aquella que lleva mi nombre-, me ofreció días después un homenaje en la Municipalidad de Miraflores aunque no por haberme salvado de la muerte sino para celebrar mis Bodas de Oro profesionales. El homenaje fue apoteósico, aunque al final yo recibí un flechazo al corazón. Al salir de la reunión, me encontré con uno de mis ex alumnos que también intervino en el homenaje. Nos detuvimos, conversamos, él me confió llorando que estaba enfermo de gravedad. Entonces, los dos llora-

La infraestructura y el equipamiento es básico para la universidad.

Escribe: Manuel Jesús Orbegoso Periodista mjorbe@terra.com.pe

mos por igual. Días después mi ex alumno se murió. Sufría VIH. En otra oportunidad llegó a mi casa otra Promoción, el día de mi cumpleaños, Me dejó un paquete que al abrirlo me causó tamaña sorpresa: era una casita de campo que tenía 5 lechuzas en su tejado. Claro que estas versiones implican no solamente hablar de lechuzas sino también de la empatía MJO y los periodistas que estudiaron en San Marcos cuando yo era su profesor, o estudian aun. En días recientes, toda una promoción cumplió 30 años de haber egresado de la Universidad. Me telefonearon para decirme que iban a celebrar su onomástico en mi casa. Aquí se reunieron más de 20 entre hombres y mujeres, muchos ya con hijos y alguna belleza, aquí almorzaron y tomaron vino hasta la media noche. Hay otra Promoción que todos los años se reúne aquí para recibir el Año Nuevo. Toman la casa y bailan, comen, beben y luego al amanecer me dejan la casa limpia como  si no hubiera pasado por aquí ni una mariposa. Hace unos días, un grupo de jóvenes periodistas –los llamo así y nunca estudiantes o alumnos- me invitaron para conversar sobre ética periodística. Yo me pasé en clase casi toda la mañana. Al despedirme, me ofrecieron un regalo que me resultó bastante difícil traerlo hasta mi casa. Cuando abrí la bolsa, se trataba de una lechuza gigante colgada de tres ramas de árbol de eucalipto. La inmensa lechuza ya está iluminando mi salita de recibo, pero más todavía iluminando el ocaso de mi vida que, aunque no lo quiera ya no es tan luminoso como cuando pasaba la mitad de mi tiempo enseñando en San Marcos. 

21


ENTREVISTA. EL FUTURO DE LA UNIVERSIDAD. Entrevista al Presidente de la Asamblea de Rectores