Issuu on Google+

Por: Byron Andino V-2012

Daniel Páez: “el romántico más joven”

Daniel Páez (22) es la cuarta generación de músicos en su familia. Incursionó en la música desde los cinco años cuando tomó clases de piano, y nunca esperó convertirse en cantante profesional. Ha viajado a países de Centroamérica y Europa a mostrar su arte. Revista Apolo conversó con él: ¿Cuándo apareció esta estrella? Todo comenzó por impulso de mi abuela y de mi mamá: a los diez años subí por primera vez a un escenario en Nace una estrella, en Gamavisión. Veo los videos de esas presentaciones y capto como temblaba, digo ¡Dios mío, que complicado! -¿Cómo ganaste esa capacidad para componer música desde cuando tenías apenas 13 años? Era un niño inocente. Había algo más que una canción escrita por un niño de esa edad: se junta que tuve mi primer amor, y decía todo lo que sentía. -Ahí estabas en la secundaria, ¿cómo era Daniel Páez en el colegio?


Nunca fui aplicado, pero tampoco era vago. Me encantaba el fútbol, lo prefería antes que la música, lo que hoy me sorprende. Además participaba en el coro y la estudiantina del colegio, pero ahí nunca pensé en ser profesional. -Te han denominado como el “romántico más joven”, ¿de dónde surgen las letras de tus canciones? Soy bastante enamoradizo, ese es el problema que tuve desde pequeño (risas). Entendí que al principio se tiene una ilusión muy grande que no la puedes controlar. Luego mi forma de desahogarme no era contarle y llorar a un amigo, ni a mi mamá, sino que era coger un papel y escribir. Z-¿En qué momentos te llegaron esas ideas para las letras? En un avión, en el colegio, en mi cuarto a las cuatro de la madrugada. Las canciones han nacido espontáneamente y no a la fuerza, son sinceras y eso hace que la gente las sienta más. -¿Cuándo te diste cuenta de que la música sería tu futuro? Me llenó tanta una experiencia que tuve en Alemania (Feria de Modas CPD en Dusseldorf, 2006). Si las personas te ovacionan y te piden que repitas el show aunque nunca te han visto, y ni siquiera saben el idioma de las canciones que interpretas, entonces era yo el que le gustaba a la gente. -Tu carrera musical te direcciona a cierta madurez para poder cumplir con ella, ¿cómo no dejas de tener ese joven en ti? Soy un “guaguazo”. Me encanta jugar videojuegos en la computadora, en el play. Mi favorito es Mario Car Double Dash. También me encantan los niños, prefiero tener una charla con ellos a tenerla con adultos. Z-Tu sobrino dice que eres bueno para los “cachos”, ¿eso refleja tu personalidad? Sí, bastante bien (risas). Mi familia es súper alegre, mi abuelo, mi tío, incluso mi papá –que parece todo serio- tienen mucha chispa, he heredado aquello. -¿Qué haces comúnmente con tus amigos y amigas? Salimos a tomar algo, a bailar, o nos reunimos en alguna casa. Ellos y ellas son de mi edad, incluso menores, son con quienes comparto momentos después de trabajar. Lo bueno es que esto hace que mantenga los pies sobre la tierra. -¿A cuáles artistas o bandas son las que Daniel Páez escucha normalmente en su reproductor de música? Soy fanático de estilos diferentes a lo que produzco. Escucho una banda llamada McFly, una canción de ellos es Falling in Love. He comprado todos sus cds y dvds en vivo, los escucho en el iPod, en el auto, en mi casa.


-Y, ¿algo de Enanitos Verdes? Claro, era lo que más tocábamos en la estudiantina del colegio, adoraba esas épocas cuando estaba en bandas. -Algunas mujeres quieren a alguien que las enamoren con el canto, ¿la música te ha permitido tener tranquilamente una relación amorosa con alguien, o te la ha dificultado? Siempre es complicado. Tenía una novia, ella me posteó en mi muro de Facebook que me extrañaba. Después unas cuantas fans reclamaron al decir que ya no les quiero, y así otras cosas. Fue impresionante, ahí me di cuenta que hay que mantener esos espacios reservados para la gente. -Hay una diferencia entre ser famoso y ser reconocido, ¿qué es lo que Daniel Páez quiere ser? Un embajador de un buen mensaje. Siempre que hemos traspasado fronteras llevamos a Ecuador a otro país, mostramos a un artista con una buena producción y ellos se preguntan qué cosas más buenas hay en este lugar. Sea lo que se haga, siempre poner el nombre de Ecuador en alto.


3 entrevista daniel páez