Page 1

IMAGENES  Y   TROPOS                      


Milagro Alado.   No   tenía   nombre,   no   lo   recordaba,   no   quería   tener   uno.   Todos   los   días   seguía   la   misma   rutina.  Se  había  vuelto  presa  de  la  monotonía   y   esclava   de   no   tener   sueños.   Todas   las   mañanas  se  levantaba  anhelando  el  día  de  su   partida,   y   todos   los   días   partía   a   trabajar,   partía   el   pan   para   las   palomas   de   su   balcón.   Arroces  y  migajas  caían  desde  sus  manos  y  de   forma   milagrosa   centenares   de   palomas   venían   volando   acechando   su   comida,   todas   compartiendo.  Lo  podemos  llamar  milagro,  el   milagro   de   los   panes   y   las   aves.   Era   de   sorprenderse   como   devoraban   la   comida,   pero   cada   una   respetando   la   porción   de   la   otra.  Era  la  forma  mas  civilizada  de  comer.  Si   Dios   nos   vertiera   maná   del   cielo   de   nuevo,   nadie   lo   compartiría   de   forma   tan   sutil   como   estos   animales   lo   hacían.   Sin   duda   alguna   el   único   animal   aquí   es   el   hombre.   Ella   lo   sabía   2


muy bien,   el   único   animal   es   el   hombre.   El   hombre   que   crea   familias,   el   hombre   el   que   las   destruye.   Ella   era   parte   de   una   familia   destruida,   ya   los   años   le   pesaban   para   recordar   en   los   anales   de   su   memoria,   pero   siempre   repetía   con   una   sonrisa   que   ella   estaba  feliz.  Contando  uno  que  otro  chiste  no   disimulaba   la   tristeza   que   le   marchitaba   el   corazón.   Se   veía   en   su   mirada,   en   esos   ojos   acaramelados  verde  opacos.   Trabajaba,   era   niñera   de   su   propia   familia.   Era   cocinera   también.   Recibía   un   bono   en   cada   navidad.   Era   una   obrera   más,   antes   que   un   familiar.   Todo   el   mundo   la   recordaba   cuando   no   había   quien   cuide   a   los   niños.   Todas  

las

mañanas

salía

caminando

apresurada y   volvía   con   un   caminar   lento   y   detenido,   arrastrando   los   pies   en   cada   paso.   Arrastrando  un  poco  del  alma  que  le  quedaba.   Subía   las   escaleras   y   se   encerraba   en   su   3


cuarto a   partir   el   pan   como   todas   las   tardes.   Su   felicidad,   su   esfuerzo,   su   trabajo,   su   comunión…  todo  era  para  esas  aves  reunidas   en   son   de   misa,   que   la   celebraban   en   el   balcón.   Ya  habían  transcurrido  mas  de  diez  años  con   la   misma   cadena   de   acciones   diarias,   no   había   cambiado   nada,   siempre   fue   el   mismo   proceso.   Mas   nunca   falta   el   día   que   todo   cambia,   el   día   que   al   subir   las   escaleras,   una   pálida  dama  la  esperaba  en  el  octavo  escalón.   Ella   la   vio   y   trato   de   ignorarla,   pero   era   imposible.  La  pálida  dama  se  abalanzó  contra   de  ella  y  le  hizo  perder  el  equilibrio.  Ella  cayó.   Intento  sujetarse  de  lo  primero  que  vio,  pero   sus   manos   ya   desgastadas   no   encontraron   refugio  en  ningún  lado,  cayó  por  los  escalones   que   ella   había   subido   por   mas   de   diez   años,   cada   escalón,   un   año   que   ella   había   vivido,   poco   a   poco   retrocediendo   en   un   doloroso   4


momento. Finalmente   tocó   piso.   Su   cuerpo   tocó  piso  y  le  siguió  un  brutal  silencio,  la  vista   difuminada  al  escuchar  pies  que  venían  en  su   socorro.   La   manos   que   tocaban   su   cuerpo   para   levantarla.   Ella   había   decido   dejar   su   alma  en  el  suelo  no  quería  moverla.  Pero  con   fuertes   agarrones   que   dejaron   huellas   sobre   su  piel  desgastada,  la  elevaron  y  la  llevaron  a   donde  se  recurría    en  casos  parecidos.   Pasó   quince   días   en   una   cama   sin   moverse,   su   piel   lastimada   se   consolidaba   con   la   sabanas.   En   la   ultima   noche   antes   de   cumplir   la   quincena,   lanzo   un   grito   inesperado.   Lo   grito   con   todo   pulmón,   quiso   disimular   y   agonizar   en   voz   baja   en   señal   de   cortesía.   Al   día   siguiente  las  palomas  ya  no  esperaban  el  pan,   la  misa,  el  milagro,  las  aves  nunca  volvieron  al   balcón.    

5


Que los  muertos  entierren  a  los  muertos     Las   malas   noticias   viajan   más   rápido   y   los   rumores  no  precisan  transporte  para  llegar  a   los   oídos   de   los   interesados.   De   esa   forma   llego   a   mis   puertas   laterales   el   mensaje   de   que   el   hermano   de   mi   madre   había   fallecido,   ese  comentario  no  solo  entró  indiscretamente   a   los   oídos   de   todos   mis   familiares,   sino   que   se  dedicó  a  patear  úvulas  para  sacar  lágrimas   por  medio  de  salvajes  punta  pies.  En  mi  casa   ya  eran  comunes  las  lluvias  saladas  pero  aun   así  la  muerte  siempre  es  esa  visita  que  nadie   espera   y   ni   se   quiere   recibir,   pero  como  parte   del   proceso   de   la   vida,   muy   a   nuestro   pesar   le   llego  la  fecha  de  expiración  a  mi  tío.     Juan   fue   un   hombre   trabajador,   honesto,   gritón,   sin   pelos   en   la   lengua,   mal   hablado   pero   sin   duda   alguna,   un   hombre   entregado   6


en lo   que   hacía.   Fueron   los   comentarios   que   salían  de  la  boca  de  mi  madre  en  el  viaje  que   emprendimos   desde   nuestra   casa   hasta   al   lugar   del   velorio   y   que   siguió   repitiendo,   tanto   así   que   ya   las   palabras   perdían   fuerzas   para   llegar   a   nuestros   oídos.   El   velorio   (muy   en   contra   de   la   opinión   de   todos   los   presentes),   se   realizo   en   la   casa   en   donde   residió   los   últimos   años   de   su   vida   mi   tío,   al   parecer  fue  la  última  voluntad  de  él  o  algo  así   decía   el   abogado   (Lo   ignoramos   ya   que   la   melancolía   era   muy   fuerte   como   para   ponernos   a   discutir).   En   ese   momento   llego   la   otra   hermana   de   mi   mama   acompañada   de   su   hijo,   un   primo   mío,   el   cual   había   optado   por   ser   mudo   y   solo   hablar   cuando   tenga   algo   bueno   que   decir   (Una   moción   que   yo   apoye,   ya   que   en   este   mundo   se   habla   sin   decir   nada).   Acompañado   por   la   presencia   de   mi   primo  me  acerque  a  la  sala  donde  se  estaban   7


sirviendo café   unos   señores   de   trajes   elegantes   que   hablaban   de   la   pena   que   les   causaba  la  muerte  de  mi  tío  y  la  pena  que  les   provocaba   el   hecho   de   que   ya   no   les   podrá   pagar   las   deudas   que   había   fabricado.   Comentarios   similares   escuchamos   a   lo   largo   de   nuestra   estadía   en   el   viejo   hogar   pero   no   les  dimos  mayor  importancia.   Mi   madre   que   seguía   acongojada   por   el   suceso,   decidió   quedarse   a   dormir   ahí   “haciendo   compañía   a   su   hermano”   y   nosotros   con   la   misma   intención   de   mi   madre   decidimos   quedarnos   haciéndole   compañía   a   ella.   La   casa   era   espaciosa   y   llena   de   habitaciones,   las   cuales   escondían   los   asuntos   y   negocios   que   mi   tío   llevo   durante   su   vida.   Mi   primo   y   yo,   llenos   de   ilusión   infantil   nos   imaginábamos  

como

investigadores

decidiendo recorrer   la   casa   para   averiguar   quién  fue  el  culpable  de  la  muerte  de  nuestro   8


pariente (Ya   sabíamos   que   fue   un   fallo   en   el   ventrículo   derecho)   pero   aun   así   nos   lanzamos  a  la  búsqueda  del  supuesto  asesino.   Sin  miedo  caminamos  por  toda  la  casa  detrás   de   huellas   y   señales   que   no   existían,   -­‐tal   vez   ha   dejado   un   tesoro   escondido-­‐   pensamos,   y   entramos   irrespetuosamente   al   dormitorio   del   occiso.   Caminamos   muy   lentamente   cargando   el   alma   y   sin   zapatos   por   la   habitación,   sin  hacer  el  mas   mínimo   ruido.   No   lo   hicimos   por   miedo,   tal   vez   lo   hicimos   por   respeto   más   que   por   otra   cosa,   pero   aun   así   entramos  y  comenzamos  a  revisar  todo  lo  que   se   ponía   a   nuestro   paso.   Sin   necesidad   de   destruir,  

abríamos

sobres,

ojeábamos

revistas, revisábamos   cintas   de   audio   y   de   video   que   estaban   guardadas   en   el   closet.   Pero  lo  que  claramente  llamó  mi  atención  fue   una   carta,   que   mi   tío   le   dirigía   a   un   viejo   amigo  de  él,  donde  en  palabras  muy  sencillas   9


y satíricas,   explicaba   su   idea   de   huir   hacia   Chile,   dejando   en   la   quiebra   a   muchas   personas   con   las   que   trabajó,   más   de   un   millón  de  dólares  en  deudas  y  sueldos  que  no   pensaba   pagar,   estaba   esperando   que   el   banco  le  embargue  todas  sus  propiedades,  ya   que   fruto   de   la   deshonra   y   mal   juicio   había   comprado   unos   viñedos   allá   en   el   Sur   de   Latinoamérica,   parecía   un   plan   perfecto   que   perjudicaba   a   muchas   personas,   pero   la   muerte   lo   alcanzo   primero   y   los   planes   se   quedaron   en   tristes   ilusiones   macabras   que   lamentablemente   fueron   las   ultimas   ideas   en   las  que  pensó  mi  tío  antes  de  morir.     Yo   seguía   perplejo   mirando   la   carta   y   dando   vueltas   al   pasaje   de   avión   que   se   encontraba   dentro   del   sobre,   gritando   y   maldiciendo   la   clase  de  persona  que  era  mi  tío.  No  me  había   percatado   que   mi   primo   se   había   quedado   10


quietamente tranquilo   en   el   baño   mirando   fijamente   hacia   un   objeto.   Me   acerque   rápidamente   para   saber   que   ocurría,   pero   el   impacto   fue   mayor   cuando   vi   el   cepillo   de   dientes   el   cual   no   podíamos   dejar   de   observar.   Estábamos   atónitos   ya   que   el   cepillo   estaba   envuelto   con   pelos,   mi   primo   lo   cogió   sutilmente   con   los   dedos,   le   clavo   la   mirada   una   vez   más,   sonrió   y   dijo   –   Ja...   no   tenia  pelos  en  la  lengua-­‐                   11


Sin sentido  completo,  ni  autonomía   sintáctica       Al   despertarse   se   dio   cuenta   del   lugar   en   el   que  estaba,  poco  minutos  habían  transcurrido   desde   que   sintió   el   aire   artificialmente   creado   y   el   dulce   sabor   a   tabaco   que   deja   la   canción   “tell   her”   en   sus   labios.   Se   vio   petrificado   sin   entender  razones,  dentro  de  un  cadáver  lleno   de   libros   y   personas.   Tenía   labial   rojo   y   un   pantalón  de  esos  que  aprietan  las  caderas,  un   pelo   liso   negro   alquitrán   que   curvaba   con   esas   noches   tenues   donde   los   poetas   se   pierden.   Él   se   quedo   admirado   por   su   presencia   y   por   la   autobiografía   de   Mick   Jagger   que   llevaba   en   sus   brazos   -­‐claro   está,   un   estilo   tan   poco   común   solo   proviene   de   una   fanática   de   los   Rolling   Stones-­‐   pensó.   Pero   el   destino   se   volvió   incoherente   en   el   momento   en   que   con   sutileza   se   movían   los   12


pasos de   ella   hacia   él.   El   idiota   aquí   en   cuestión,   persona   aquel   que   mal   entiende   todo   los   sucesos   a   su   alrededor,   confunde   de   coqueteo   el   hecho   de   que   ella   se   le   acerque   sin  intención  y  todo  esto  mientras  él  sostenía   “Historias   de   Cronopios   y   de   Famas”   en   sus   manos   (libro   que   a   futuro   seria   de   su   propiedad).   Mientras   discernía   si   responder   el   supuesto   coqueteo   o   seguir   distraído   con   Cortázar,   una   mujer   con   un   volumen   que   doblaba   el   de   ella,   se   escabullo   para   entrar   en   medio   de   los   dos,   esta   tercera   persona   se   quedaría   ahí   hasta   que   “la   del   labia   rojo”   retrocediera   unos   pasos   hacia   la   sección   de   literatura   contemporánea   y   miraría   con   discreción   la   espalda   de   nuestros   idiota.   Como   es   común,   él   sintió   un   escalofrió   que   causa   una   mirada   fija   de   alguien   que   no   está   en   nuestro   alcance   óptico,   pero   lo   confundió   (como   la   mayoría   de   cosas)   con   la   sensación   13


que se   provoca   después   de   leer   unas   buenas   líneas  de  un  libro.  Él  respondió  con  rascar  sus   dedos   de   la   mano   derecha   en   su   nuca   y   ella   decidió  agachar  la  mirada  hacia  el  libro  en  sus   manos.     El   reloj   lleno   de   vida   había   emprendido   su   viaje  tres  minutos  hacia  el  futuro  y  el  enemigo   llamado   tiempo   hartó   y   cansó   las   piernas   de   la   mujer,   pero   en   cambio   fomentó   en   él   un   aumento  de  intriga  hacia  el  libro,  esto  lo  hizo   retroceder   unos   pasos   para   coger   fuerzas   y   descansar   en   la   pared   en   la   que   ella   estaba.   Estos   movimientos   causaron   en   seguida   una   nueva   atención   y   una   disposición   de   parte   del   hombre  

en

querer

comenzar

una

conversación. Sospecho   en   decir   -­‐veo   que   te   gusta   la   música-­‐   pero   al   instante   cayó   en   cuenta   de   la   idiotez   que   pensó   y   pensaba   decir,   así   que   comenzó   a   reformular   nuevas   14


frases con  la  cual  podría  crear  el  abre-­‐boca  de   una   interesante   tertulia.   En   el   tiempo   cronológico   en   el   que   él   tomó   la   decisión   de   abrir   los   labios,   ella   en   cambio   siguió   la   moción   de   tirar   bruscamente   el   libro   en   el   estante   de   al   frente   y   alejarse   rápidamente.   Él   perplejo  la  vio  pasar  lentamente  por  la  puerta   y   observó   como   ella   se   viraba   a   verlo,   mientras   su   pelo   se   movía   al   compás   del   sonido  de  sus  zapatos  de  plataforma.  Triste  y   lleno   de   una   decepción   única   que   solo   se   siente  

cuando

se

pierde

una

gran

oportunidad, descubrió   en   ese   instante   que   una   vez   que   se   prueba   las   decepciones   estas   tienen  un  ligero  sabor  a  alcohol  que  quema  la   boca.   Rápidamente   busco   un   lugar   donde   sentarse  y  lo  encontró  a  lado  de  un  caballero,   el   cual   supone   que   estaba   ahí   simplemente   por   el   hecho   de   asesinar   a   los   segundos   mientras  esperaba  a  alguien.  Él  no  se  distrajo   15


por los   ruidos   que   hacía   el   señor,   con   el   que   compartía   el   asiento   pero   si   por   la   presencia   de   dos   mujeres   a   su   frente   que   hablaban   y   hablaban...   esa   actividad   no   lo   sorprendió   pero   si   el   hecho   que   no   entendía   nada   de   lo   que   decían,   parecían   murmurar   tan   bajo   que   solo   se   escuchaban   susurros   inentendibles.             Se   comenzó   a   asustar   porque   era  lo  único  que   escuchaba,   todo   el   lugar   se   había   quedado   callado   y   solo   se   oían   los   diminutos   sonidos   que   salían   de   la   boca   de   estas   mujeres,   enseguida  sospecho  de  su  cordura  y  comenzó   a   mover   en   signo   de   impaciencia   su   pie.   No   se   sentiría  tranquilo  hasta  no  escuchar  algo  que   entendiera   o   hasta   dejar   de   sentir   la   indiferencia  de  las  personas  que  lo  rodeaban.   Quiso   minimizar   esa   absurda   “tontera”   (como   él   catalogo)   leyendo   el   libro   que   tenia,   pero   cayó   en   cuenta   que   lo   había   dejado   en   el   aparador,   pensó   en   levantarse   pero   supo   en   16


seguida que  si  lo  hacía  perdería  su  asiento  ya   que   habían   muchos   buitres   a   su   alredor   con   ganas   de   descansar   las   piernas,   así   que   se   quedo   ahí   intentando   descifrar   lo   que   decían   las   mujeres.   Seguía   perplejo   hasta   que   logro   escuchar   la   siguiente   frase   “L’amour   est   aveugle.”   La   cual   reconoció   en   seguida   “el   amor   es   ciego”   dijo   en   voz   alta   lo   cual   inevitablemente   causo   una   sonrisa   en   las   mujeres   que   estaban   al   frente,   se   contento   y   pensó   –   francés,   era   tan   obvio...   Francés...   el   lenguaje   del   amor...   ¿Amor?-­‐   y   las   neuronas   al   acentar   en   su   cabeza   esa   tan   pequeña   palabra   comenzó   a   mandar   choques   eléctricos   por   todo   su   cerebro   para   hacer   memoria   de   todos   sus   amores   pasados,   presentes   y   mientras   pensaba   en   futuros...   Su   mirada   se   enfoco   en   una   pareja   mayor   que   bordeaban   los   60   años.   La   mujer   estaba   leyendo   un   libro   de   Mario   Vargas   Llosa   y   el   hombre   no   podía   dejar   de   17


ocultar su   desprecio   hacia   la   situación   de   perder   su   domingo   acompañando   a   su   esposa   y  peor  aun  de  estar  solo  viéndola  leer.     Al   momento   él   comenzó   a   girar   la   cabeza   de   lado   a   lado   formando   un   arco   de   ciento   ochenta   grados   para   prestar   la   mayor   atención  de  lo  que  sucedía  en  todo  el  espacio   en   el   que   estaba.   Él   había   transformado   ese   lugar,   ese   asiento,   ese   momento   en   su   propiedad,   era   de   él   y   de   nadie   más,   todos   quienes   estaban   ahí   eran   ahora   parte   de   él   y   él   ahora   era   parte   de   todo.   Pero   mientras   sentía  ese  éxtasis  tan  Budista  de  sentirse  uno   solo  con  el  espacio  y  con  todo  lo  demás  que  lo   conforma,   sintió   también   el   dedo   de   uno   de   los   trabajadores   del   lugar   en   su   hombro,   se   viró   y   rápidamente   confirmo   que   esa   acción   que   alteraba   su   sentido   del   tacto   lo   acompañaba   la   frase   –   si   no   piensa   comprar   18


nada, le   pediría   por   favor   que   se   retire-­‐   enseguida   se   levanto   maldiciendo   el   lugar   y   todo   aquel   que   estaba   adentro   y   juro   nunca   regresar  ni  pisar  de  nuevo  ese  maldito  piso  de   madera   rojiza   que   golpeaba   con   odio   mientras  se  iba.     Dos  días  después  volvió  de  nuevo  al  lugar,  era   obvio...   Sentía   un   vacío   muy   grande   dentro   de   él,   se   le   había   olvidado   la   razón   por   la   cual   entró   la   anterior   vez,   esa   razón   que   lo   hizo   vivir   todo   eso   que   nunca   había   sentido   antes   y   que   a   muy   temprana   edad   nunca   pensó   en   sentir...   Se   la   había   olvidado   comprar   “Historias  de  Cronopios  y  de  Famas”           19


Los cuentos  que  las  nubes  relatan.   Nació   en   el   campo   y   creció   normalmente,   nunca  llamó  la  atención,  ni  intento  brillar  mas   de   lo   normal.   Creció   como   tenia   que   crecer   y   fue   cultivado   con   los   valores   que   todo   ser   como   él,   debe   tener.   Le   enseñaron   a   nunca   pedir   mas   de   lo   que   debía   recibir,   también   a   sentir   el   aire   fresco   del   viento   cuando   se   balanceaba  en  una  rama  suelta…  Aprendió  el   valor   del   agua,   la   tristeza   de   las   sequías,   el   poder   del   sol   y   las   delicias   de   comer.   Era   un   ser   común   y   normal,   dentro   de   un   mundo   verde  opaco  y  azul  marino.   Nunca   quiso   huir   de   casa,   ni   saber   que   había   mas   allá   de  lo  que  él  conocía,  aunque  por  las   noches   recordaba   los   cuentos   que   en   algún   momento   escuchó,   esas   historias   que   las   nubes   relatan…   esos   que   hablaban   de  

20


cantidades de  agua  mas  allá  de  lo  que  alguien   se  

puede

imaginar,

que

golpeaban

brutalmente contra   un   piso   de   apariencia   macizo  pero  suave,  como  pequeñas  rocas  que   no  raspan  y  donde  el  viento  tiene  sabor  a  sal.   Entre  sus  planes  no  estaba  ir  a  ese  lugar,  pero   era   inevitable   fantasear   con   escapar   y   rodar   por   ese   suelo,   sabia   que    nadie   creía   en   las   historias   pero   que   algún   día   él   las   haría   realidad.  Se  las  contaría  a  sus  hijos  o  nietos  y   quedarían   atónitos   porque   por   primera   vez   uno   de   ellos   había   tocado   el   imaginario   mundo  “Playa”.   Un   día   nada   particular,   las   urracas   volaron   con   miedo   sobre   el   tenue   cielo   gris   de   las   madrugadas,  y  el  silencio  advertía  con  ansias   que   algo   fuera   de   lo   normal   iba   a   suceder.   Aunque   no   muy   común,   en   el   momento   más   pensado…  Una  luz  blanca  intensa  proveniente   21


del cielo   se   abrió   paso   para   buscarlo,   se   escondió   lo   mejor   que   pudo,   pero   era   inevitable,   la   fecha   estaba   marcada   y   sabia   que   venían   por   él.   Nada   pudo   evitar   su   secuestro,   se   fue   flotando   escuchando   a   lo   lejos  los  llantos  adoloridos  de  seres  que  jamás   volvería   a   ver   y   el   se   iba   despidiendo   en   silencio.   Despertó   dentro   de   un   espacio   grande   y   vacío,   silencioso   pero   perturbador.   A   su   alrededor  cientos  de  objetos  que  nunca  había   visto.   Sintió   que   lo   bañaban,   lo   medían,   lo   analizaban…  se  sintió  como  un  objeto  mas  de   todos   los   que   estaban   ahí.   Después   de   experimentar   con   él,   lo   depositaron   en   otro   cuarto   aparentemente   vacío,   pero   cuando   enfoco   bien   la   mirada,   se   encontró   rodeados   de   supuestos   “cadáveres”,   pero   no   estaban   muertos…   parecían,   pero   no   lo   estaban.   22


(Como si   algo   les   había   robado   las   razones   porque   vivir).   Nunca   había   sentido   un   miedo   parecido,   aunque   se   sintió   aliviado   cuando   un   ser  omnipotente  lo  elevo  y  lo  puso  sobre  una   superficie  circular,  parecía  tranquilo  y  fresco.   Pero   el   aire   no   era   igual   que   el   del   campo…   era  mas  helado  y  menos  saludable.   Para   tranquilizarse   comenzó   a   fantasear,   pensaba   en   ese   lugar   “Playa”   y   en   lo   que   habría  pasado,  si  hubiera  podido  ir…  pero  en   medio  de  su  imaginario  mundo,  de  repente  y   de   forma   abrupta,   atraviesa   dentro   de   su   cabeza  un  metálico  objeto  que  terminaba  con   una   punta   afilada.   Se   introdujo   muy   lentamente  causándole  un  gran  dolor.  Pero  no   sabia  que  lo  que  venia  después  iba  a  ser  mas   insoportable,   el   objeto   comenzó   a   girar   en   espiral,   arrancándole   la   piel   a   pedazos   en   salvajes   cortadas.   Al   terminar,   ahí   estaba   23


completamente desnuda,   la   naranja…   en   medio  de  todos  los  comensales…  pensando  en   lo   mucho   que   le   hubiera   gustado   ir   a   la   “Playa”                          

24


11 Todo  comienza  con  la  duda.  Y  luego  la  certeza   de   que   estas   en   el   lugar   equivocado,   en   el   momento  incorrecto.  Después,  hay  un  silencio   y  no  oyes  nada  mas  que  tu  propia  respiración,   y   el   temblar   escalofriante   de   tus   piernas   contra   el   suelo.   No   piensas   en   nada.   Estas   completamente   en   blanco.   Corres   el   peligro   de   que   te   descubran   y   sientes   las   ganas   de   querer  ser  descubierto.  Te  encuentras  en  una   vorágine  circunstancial  girando  al  relativismo   de   los   hechos   que   sucedieron.   No   sabes   que   pasó.  Sinceramente  no  sabes…  Sólo  corres  en   los   recuerdos   de   tu   imaginación   y   te   cubres   con   las   sabana   de   la   memoria   dejando   tus   pies   descalzos,   presos   del   frío,   presos   del   miedo.  No  quieres  recordar  porqué  estas  ahí.   Simplemente   estas.   Crees   que   puedes   manejar   la   situación,   que   el   dialogo   y   la   confianza  que  le  depositas  a  tu  carisma,  podrá   25


evitar lo   que   puede   llegar   a   suceder.   Te   carcomes   muy   lentamente.   Tu   cabeza   en   blanco   se   va   llenando   de   pensamientos   negros,   tantos   que   ya   no   tienes   espacio.   La   hoja   se   volverá   tan   negra   que   ya   no   habrá     lugar   para   manchar   y   una   vez   que   pase   esto,   vuelve   la   dolorosa   sensación   de   vacío,   de   no   pensar,  de  no  sentir.     La   sangre   juega   una   intrépida   carrera   entre   tus   venas,   corre   desesperadamente   y   golpea   brutalmente   en   el   pecho   creando   dos   diminutos   sonidos.   nadie   los   oye.   Sólo   tu   puedes   oírlos.   En   ese   momento,   descubres   que   el   palpitar   es   tuyo   y     aun   así   no   lo   puedes   controlar.  No  hay  nadie  quien  te  tranquilice  y   el   momento   se   intensifica.   Podrás   engañarte,   pero  el  sonido  de  tu  pecho  te  delata.  Sabes  lo   que   vendrá;   no   lo   quieres   aceptar,   pero   lo   sabes  y  en  ese  momento,  en  el  momento  mas   pensado,  sucede.  Te  levantas  y  tienes  paz  por   26


unos segundos.   Siempre   hay   un   silencio   que   ensordece   antes   de   que   explote   el   cauteloso   sonido  

del

miedo.

Entonces

intentas

explicarte. Intentas  demostrar  que  todo  es  un   tremendo  

error.

Nadie

te

entiende.

Comienzas hablar   otro   lenguaje,   ajeno   al   que   te  escucha,  y  viene  el  golpe  de  la  indiferencia.   Uno,   dos,   tres,   cuatro…   Cuatro   golpes   bastan   para   que   a   tu   piernas   les   de   por   correr.   Comienzas  a  caminar  despacio,  pensando  que   todo  puede  razonarse  pero  te  das  cuenta  que   hay   cosas   en   las   que   los   sentimientos   predominan.   Abres   la   puerta   del   lugar   y   corres.   Corres   como   nunca   pensaste   hacerlo,   sin  mirar  atrás.  No  te  harás  de  sal  si  lo  haces,   pero   sabes   que   no   debes   hacerlo   y   entonces,   continuas   hasta   que   tu   cuerpo   te   pida   lo   contrario.   La   hoja   negra   de   tu   cabeza   vuelve   a   ser   blanca   y   otra   vez   vuelves   a   pensar   en   nada.  Te  lanzas  al  suelo  y  lloras  sin  consuelo.   27


En ese   momento,   te   das   cuenta   que   las   cosas   están  a  punto  de  empeorar.                               28


Destinados a  ser  lo  que  nunca  fuimos     Siempre   te   gusto   ser   de   esos   amores   no   correspondidos,  te  gustaba  llevarle  la  contra  a   la   sociedad.   Llevabas   dentro   tuyo   un   anarquismo   feroz   que   ladraba   pero   no   mordía.   Ese   pelo   alborotado   donde   se   enredaban   tus   sueños   al   salir,   y   ese   caminar   de   tus   pies   descalzos   que   hacía   preguntar   ¿por   que   lo   hacías?   A   lo   que   siempre   se   escuchaba   tu   respuesta   de   que   te   gustaba   sentir   el   peso   de   las   dudas   en   cada   paso   que   dabas.   Enamorada   de   la   vida   y   de   tus   creencias   en   el   transcurrir   de   los   años   me   conociste   por   error,   aunque   siempre   he   creído   que   a   Dios   le   gusta   equivocarse   para   sentir   ese   misterio   de   no   saber   que   podrá   pasar.   De   esa   forma   bautice   a   nuestro   encuentro   repentino   (que   de   repentino   no   tiene   nada,   ya   que   fue   voluntad   mía   29


conocerte) como  una  equivocación  de  Dios.     Antes   de   saber   de   tu   existencia,   yo   tenía   un   nombre,  un  numero  de  cédula,  una  identidad,   una  ideología,  etc...  Todas  esas  cosas  ridículas   que  yo  valoraba  y  que  no  te  costó  nada  borrar   de   mi   cabeza.   Después   de   conocerte   fui   y   seré   algo   que   no   sabe   que   es.   Pero   que   no   siente   miedo   de   serlo   cuando   esta   junto   a   ti,   correspondiste   a   esta   moción   y   siempre   sentiste   gran   gusto   en   salir   conmigo...   Salíamos...   Salíamos   mucho...   y   de   tanto   salir   algo  entro  en  mí,  golpeo  fatalmente  cerca  del   esternón   y   entró   irrespetuosamente   en   el   mismo   lugar   donde   guardaba   recuerdos   de   meses  pasados.  Me  hice  de  oídos  sordos  a  tus   amenazas,   esas   que   repetías   con   una   sencillez   única   proveniente   de   ti   -­‐No   te   vayas   a   enamorar-­‐   Me   lo   dijiste   hasta   el   cansancio,   tanto   que   en   mi   psicología   inversa   vi   30


necesario caer  profundamente  enamorado  de   algo   que   no   tenia   piernas   para   caminar   a   un   futuro.     A   tu   buena   suerte   pasó   el   tiempo   y   fui   cobarde,   nunca   hable   de   mas,   ni   busque   la   forma  de  decírtelo.  Pero  sentía  no  muy  dentro   mío   algo   muy   incomodo,   sentía   que   ya   estabas  enterada  de  todo,  no  sospechaba  que   no   sabias   sino   que   no   te   importaba.   Pero   a   este  

sentimiento

mío

sobre

tu

quemeimportismo le   atacaba   brutalmente   tu   cariño   inesperado   hacia   mí,   parecíamos   algo   que   nunca   fuimos   y   fuimos   algo   que   nunca   debió   ser.   La   sociedad   nos   vio   con   ojos   de   amor   y   yo   bailaba   contigo   en   mis   sueños,   mientras   escuchaba   "si   tu   atreves"   de   Luis   Miguel   en   el   fondo   de   mi   cabeza   hueca.   Confieso   haberte   escrito   unos   poemas   y   haberte   dedicado   unas   canciones   que   nunca   31


salieron de   mi   boca.   Me   prometí   de   la   forma   mas   cursi   hacerte   feliz   sin   esperar   nada   a   cambio   y   de   misma   forma   para   alcanzar   tu   felicidad   decidí   dejarte   libre   de   algo   a   lo   que   nunca  estuviste  presa.     Abrir   un   viejo   álbum   de   fotos   y   verte   de   nuevo   hace   sentir   sobre   este   cuerpo   avejentado,   el   palpitar   de   un   corazón   al   cual   le   pesa   los   años.   -­‐Ya   no   estoy   para   esto-­‐   me   repetí   una   vez   mas   y   decidí   cerrarte   lentamente.   Te   vi   dentro   del   cuerpo   de   mi   esposa,  sonreí  y  me  prometí  ser  feliz  por  unos   años  mas  sin  extrañarte.    

   

32


33

Imagenes y tropos  

Diminuto libro de cuentos.