Issuu on Google+

TALLERES CIUDADANOS 2012 / URBANISMO EN LAUDIO: EL PLAN VIGENTE

PONENTE: ANTÓN AGIRREGOITIA, Arquitecto Urbanista Tema: SITUACIÓN ACTUAL DEL PLANEAMIENTO Y URBANISMO EN LLODIO. EVOLUCIÓN DESDE EL AÑO 1979. ASISTEN a la conferencia 97 personas, de las cuales 78 son hombres y 19 son mujeres.

LA CONFERENCIA CRITERIOS PARA ACOMETER LA REVISIÓN DEL PLANEAMIENTO GENERAL. Su intervención no es una reflexión particular para el municipio de Llodio. Centra su conferencia en responder a los criterios que deben ser tomados en consideración a la hora de proceder a la revisión del planeamiento urbanístico, incidiendo especialmente en el aspecto residencial de la revisión. Sus comentarios no se centran en el municipio de Laudio sino que tienen un carácter general, de acuerdo con la situación actual. Básicamente estos criterios son los siguientes: A/ La legalidad urbanística recientemente aprobada El primer límite es el crecimiento que está permitido por el planeamiento territorial vigente. Hay que tener en cuenta los Planes Territoriales Parciales así como la reciente actualización de las Directrices de Ordenación de Territorio (DOT), que establecen unos criterios de crecimiento residencial de obligado cumplimiento. Estos criterios se establecen de acuerdo con las tendencias socioeconómicas actuales. El otro aspecto que debe ser tomado en consideración son los aspectos de sostenibilidad para evitar crecimientos externos indeseables. De acuerdo con los criterios emanados de las DOT, se establece una horquilla de crecimiento residencial, para el municipio de Llodio, que oscila entre el máximo de 1046 nuevas viviendas y el mínimo de 732 nuevas viviendas. Estas cifras serían de obligado cumplimiento. B/ Criterios de ordenación del territorio perfectamente establecidos Una tarea primordial a la hora de abordar la revisión del planeamiento es el conocimiento, el análisis adecuado del suelo urbano y sus potencialidades. En este sentido, es preciso extraer la totalidad de posibilidades del suelo urbano del municipio antes de proponer nuevos crecimientos. Del mismo modo, es preciso aplicar criterios de optimización de las posibilidades


TALLERES CIUDADANOS 2012 / URBANISMO EN LAUDIO: EL PLAN VIGENTE de redensificación del suelo urbano, desde la prudencia. Pero hay que tener cuidado con los criterios de sostenibilidad, que a veces se aplican con excesiva dureza, porque han derivado en el argumento de la gran compacidad del suelo, lo que ha generado, en algunos casos, actuaciones urbanísticas de baja calidad. Es preciso buscar un equilibrio entre la densificación de los suelos urbanos y la calidad urbana. No hay que pasarse al extremo de llegar a soluciones muy compactas, muy densas, muy “sostenibles” pero, a su vez, muy inhabitables para la población por su muy baja calidad urbana. Esta exigencia de optimización del suelo urbano va a obligar, ligado a la Ley del Suelo de 2006, a realizar un estudio muy exhaustivo del suelo urbano. Es decir, para llegar al objetivo de la optimización del Suelo Urbano, es necesario conocer exactamente cuál es su estado actual y sus posibilidades de desarrollo. Para ello es muy importante actualizar el topográfico. En este momento se tiene topográfico a escala 500, elaborado por la Diputación Foral de Álava Recomiendo a los Ayuntamientos –dice- que hagan actualización de los topográficos antes de la revisión; también de los edificios y su estado, que nos dará información del grado de consolidación del Suelo Urbano. Una buena actualización que incluya todas las redes de servicios urbanos, las superficies dotacionales, un Inventario de Bienes cartografiado así como un análisis de los espacios libres de dominio público existente tanto de Sistemas Generales como de Sistemas Locales. Todo esto dará pie a un plano posterior en el que tengamos todos los edificios existentes, aplicando los datos del inventario. Con este conocimiento exhaustivo del Suelo Urbano, podemos aplicar estrictamente los criterios de la Ley del Suelo de 2006. La citada ley establece la necesidad de un conocimiento detallado del Suelo Urbano, delimitados como fincas catastrales, para propiciar desarrollos posteriores. Cuáles son los edificios y los terrenos que el Plan General recoge en su estado actual para el futuro. Todas esas parcelas, que se considera correctas, son las actuaciones aisladas, lo que no hay que modificar. Su característica es que su transformación se realiza repitiendo lo existente. Para definir esos aspectos hay que realizar todo ese trabajo previo. La otra actuación fundamental es la “Delimitación del Suelo Urbano”, de aquellos terrenos que están dentro del Suelo Urbano, lo que se debe hacer con el máximo rigor posible. Es fundamental desde el punto de vista de la gestión. Por definición, el Suelo Urbano tiene que estar dotado de servicios –saneamiento, acceso rodado, etc.-. Hay que conocer todos los planos de las redes de servicios y planos de las calles. De este modo se podrá definir qué parcelas quedan dentro del Suelo Urbano y cuáles no. Hay un criterio normativo que dice que el Suelo Urbano puede también serlo porque está consolidado por la edificación en sus 2/3 partes. Ese criterio ha dado origen a extensiones ilimitadas de ese suelo y hay que administrarlo con mucho rigor. Sobre todo, hay que evitar la clasificación de Suelo Urbano sin tener en cuenta estas características para evitar extensiones inadecuadas del Suelo Urbano, salvo que estén englobados dentro del Suelo Urbano consolidado.


TALLERES CIUDADANOS 2012 / URBANISMO EN LAUDIO: EL PLAN VIGENTE Nos queda la tarea de identificar aquellas partes del Suelo Urbano que se consideran totalmente consolidadas por la urbanización, es decir, aquella parte del Suelo Urbano en que no hay que hacer procesos de transformación de la urbanización y de la edificación. Estos suelos se denominan Actuaciones Aisladas cuando, además de estar consolidadas por la urbanización, lo están por otras características de tipo morfológico (forma, plantas, etc) y se considera que es correcta su perviviencia así como sus usos. Cuando se da la primera condición, consolidada por la urbanización, pero el Plan permite una transformación en la edificación, esos suelos se denominan Actuaciones de Dotación. En este caso, el planeamiento tendrá que definir cómo ese edificio puede aprovechar los incrementos. Es la parte del Suelo Urbano identificado como no consolidado la que va a permitir analizar y conocer, en base a la ordenación de los mismos, cuál es la capacidad de oferta que tiene el Suelo Urbano en relación con la vivienda. Conocido esto, deben ser analizadas las actuaciones de renovación y redensificación. Su análisis dará la cuantificación del incremento posible de la oferta residencial en Suelo Urbano. Con criterios de mejora de las inversiones hay que definir los ámbitos que es preciso mejorar su urbanización y sus dotaciones. Finalmente, aparecen dentro del Suelo Urbano unos ámbitos que son de finalización de la trama urbana, de complemento, que se denominan Actuaciones Integradas, y que dan origen a procesos de gestión, de reparcelación, etc. Con el conocimiento de estos tres aspectos de Suelo Urbano no consolidado hay que ir a la cuantificación de la oferta residencial en Suelo Urbano y, con esa suma, la corporación puede tener una base importante para la revisión del Plan. Toda esta batería de aspectos analizados permitirá juzgar hasta qué punto hay que aportar nuevos suelos en el proceso de revisión. Con este análisis detallado, el Ayuntamiento conoce muy bien el proceso de expansión que tendrá. En muchos casos el potencial de desarrollo es muy importante, lo que puede evitar poner en marcha procesos de ocupación de nuevos suelos para satisfacer el crecimiento residencial. C/ Situación económica con tendencia a la baja. [Esta parte de la ponencia –la situación de estancamiento con tendencia a la baja- la aborda, a lo largo de su exposición, como trasfondo de la misma]


Intervención de Antón Agirregoitia en castellano