Issuu on Google+

Pablo el Ping端ino Friolero


A todos les gusta zambullirse y nadar en el mar, bueno, a todos, menos a Pablo. Era el unico que aborrecia el frío.

Habia una vez un pingüino llamado Pablo, que vivia en un tempano de hielo, allá en el polo Sur, donde siempre hace mucho frío. A todos les gusta el frío. bueno, a todos menos a Pablo.


Pablo preferia estar en su casa, junto a la estufa calentandose las plumas, al abrigo del viento. “el frio y la nieve son buenos para los pingüinos”-Pensaba Pablo- “menos para mi”


Cierto día llego a la conclusión de que no podia continuar con esa situacion.- “Ire a donde pueda disfrutar del Sol todo el tiempo”- Y sin esperar más, se puso los esquies y se ato la estufa a la espalda. Pero algo salio mal, la estufa lo jalaba al precipicio .


Entre varios PingĂźinos se lo llevaron congelado y entumecido a su iglĂş donde le dieron un baĂąo calientito.


Al dia siguiente a Pablo se le ocurrio una gran idea, se puso bolsas de agua caliente en los pies, debajo de la chaqueta y al rededor del cuello. Y se fue andando poco a poco. Se paro un momento a consultar el mapa y el calor de las bolsas de agua caliente hicieron que pablo se hundiera en el agua helada. “Pobre Pablo”- comentaron sus amigos- “Nunca podrá llegar a ninguna parte”.


Lo recogieron al pobre que se habĂ­a convertido en un gran cubo de hielo y lo fundieron en su estufa.


Al dia siguiente a pablo se le ocurrio una gran idea iria en su tina, cogio comida y se fue. “ahora si”!!!! se despidio, “voy a alcanzar mi sueño”. Navego, navego por mucho tiempo sin encontrar tierra firme hasta que un dia el Sol golpeaba con fuera. Pablo era feliz!!!

Poco le duraría la alegría, el agua entraba por el desagüe. Se iba undiendo y derrepente a Pablo se le ocurrio una gran idea.......


Poner la barra de la ducha en el desag端e. GENIAL!!!!! Pablo se movia a gran velocidad. Pronto avisto tierra.


Una isla Paradisiaca. Cogio unos platanos y com

mas volvio a pasar frio. Pablo habia encontra


mio. Con ramas de palmera contruyo su casa y nunca

ado al fin la tierra ideal de sus sue単os.



El PIngüino Friolero