Page 1

Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

Una herramienta para un país más justo

Por Gabriel Wainstein

Hoy la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual –más conocida como “Ley de medios”- está en boca de todos, sin embargo hay muchos malentendidos al respecto. Muchos de ellos son provocados por aquellos sectores que quieren mantener privilegios indebidos: quieren hacer creer que esto es una pelea entre una empresa y el Gobierno, que nuestra Presidenta busca censurar al diario Clarín o que se pretende formar un monopolio informativo gubernamental. Nada más lejos de la realidad. La ley 256.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual -de acá en adelante LSCA- es una normativa muy compleja, que en esencia busca una mayor democratización para que todos los sectores de la sociedad tengan garantizada la libertad de expresión y el derecho al pluralismo informativo y cultural. Esta ley viene a sustituir las regulaciones impuestas por la dictadura militar en 1981, normativas destinadas a armar un dispositivo mediático al servicio del régimen, basadas en la nefasta Doctrina de la Seguridad Nacional y que garantizara la continuidad de sus políticas a futuro. Con la vuelta de la democracia en 1983, los sectores populares relacionados con la comunicación comenzaron a reclamar la derogación de esa norma que ponía los medios exclusivamente en manos de los poderosos y que impedía que las organizaciones sin fines de lucro, a las cooperativas, a las Pymes y otras organizaciones populares pudieran tener sus propios medios y hacer oír su voz. En las antípodas de esta concepción, durante la década de 1990

se propició que las radios, las señales de televisión abierta, y sobre todo las empresas de cable quedaran en muy pocas manos, al servicio de los sectores económicos más concentrados, con una óptica centrada en la Ciudad de Buenos Aires, cumpliendo con los objetivos fijados por la dictadura. Tiempos de cambios

Durante más de 20 años esta lucha se mantuvo, aunque parecía infructuosa. Con las nuevas condiciones políticas que se presentan en el país a partir de la asunción de Néstor Kirchner se abre la posibilidad de que ese sueño se hiciera realidad. En el 2004 se formó la Coalición por una Radiodifusión Democrática donde se agruparon más de 300 organizaciones sociales, políticas, gremiales, educativas y comunicacionales de todo el país y redactaron su programa: los 21 puntos por el Derecho a la Comunicación. En 2009 el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner tomó la posta, redactó la ley, la sometió a discusión popular en foros distribuidos en todo el país, y la envió al Congreso donde fue aprobada por una amplia mayoría que incluía no sólo al oficialismo sino también de vastos sectores de la oposición. Entonces, por su génesis y su historia queda claro que no se trata de una pelea entre Clarín y el Gobierno Nacional, ni de un ataque a un diario, ya que la ley no versa sobre medios gráficos, ni de formar un monopolio comunicacional gubernamental, sino de la concreción de los reclamos de miles de ciudadanos de toda la Argentina que reclamaron por sus derechos durante más de dos décadas.

Una apuesta al futuro

Hoy la desmonopolización es una realidad cada vez más cercana. Las mentiras de Clarín, secundado por otros medios como el diario La Nación, y sus chicanas judiciales se van cayendo una a una, y es cercana la perspectiva de que la LSCA entre en plena vigencia. Pero este no es el final de una lucha, es el principio de una etapa más compleja aún. El desafío que se nos presenta en nuestra región, al igual que en cada uno de los territorios de nuestro país, es la construcción de una nueva comunicación federal e inclusiva. La ley nos abre las posibilidades, pero somos nosotros, los comunicadores, las organizaciones sociales, los sindicatos, los pueblos originarios, los municipios, las universidades quienes tenemos la enorme tarea de construir los nuevos medios, las radios y los canales de TV que sean el vehículo de expresión de nuestras realidades, de nuestros sueños y aspiraciones, de nuestras historias. Federalizar es poder mostrar el mundo desde nuestro lugar, desde Varela, desde Berazategui, desde Quilmes, desde todo el Conurbano. La tarea a encarar tiene muchas aristas: hacer una televisión y una radio de excelencia, con la participación de la sociedad, disputarle el público a los medios tradicionales, reflejar nuestra realidad, la diversidad cultural y nuestro propio punto de vista; inventar nuevas estéticas. Pero sobre todo, encontrar los caminos de sustentabilidad económica que garantice la continuidad del proyecto. El desafío está lanzado, está en nuestras manos concretar este sueño.

Editorial Ser trabajador de la Universidad Nacional Arturo Jauretche representa un compromiso y dedicación enorme. Es hacer historia en esta Universidad Nacional y Popular, y eso no es poca cosa. Hemos descubierto que hay utopías realizables, y que ellas, se materializan con los trabajadores participando activamente desde sus puestos de trabajo pero sobre todo desde el movimiento obrero organizado. Porque una universidad abierta al pueblo, que canalice las necesidades de su pueblo, debe estar apuntalada por el conjunto de sus trabajadores

que comprendan el significado de generar cultura institucional. En ese sentirse parte, vamos forjando nuestro destino, nuestro lugar, nuestros sueños y anhelos. Desde la Asociación de Trabajadores de la UNAJ sostenemos la necesidad de lograr un gremio para todas y todos, y ser participes activos de los logros institucionales. Somos conscientes de que faltan cosas por hacer y por corregir, pero también estamos convencidos de que este camino lo hacemos entre TOD@S, confiando en este Gobierno Nacional y Popular encabezado por nuestra presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Sabemos que desde el 2006,

con la firma del Convenio Colectivo de Trabajo, los nodos hemos conseguido conquistas impensadas e inigualables, es por ello, que debemos cuidar y regar lo logrado. Por ello debemos ir por más, militando día a día, en busca de conquistar mayores beneficios para la masa trabajadora, sin abandonar el legado del General Perón, Evita y Néstor.

Facundo Lionel Romero Secretario General A.T.U.N.A.J.

Comisión Directiva

1º Vocal Titular

Revisor de Cuentas Suplente

Secretario General

Gustavo Andrés Domínguez

Rubén Roberto Pelagamos

Facundo Lionel Romero

2º Vocal Titular

Revisora de Cuentas Suplente

Secretario Adjunto

Gastón Mariano López

Alejandra Verónica Coronel

Christian Adrián Barrios

1º Vocal Suplente

Secretario Gremial y de Organización

Cristián Esteban Zarate

Congresales de la FATUN

Juan Ramón López

2º Vocal Suplente

Congresal Titular

Secretario de Finanzas

Gabriel Marcelo Wainsten

Daniel Roberto Cardozo

David Ruiz

Congresal Titular

Secretaria de Acción Social y Derechos

Comisión Revisora de Cuentas

Diego Carlos Lozano

Humanos

Revisora de Cuentas Titular

Congresal Titular

Laura Raquel Delgado

Corina Marcela Benítez

Juan Manuel Serrano

Secretario de Prensa y Difusión

Revisora de Cuentas Titular

Congresal Suplente

Juan Manuel Alberti

Valeria Beatriz Domínguez

Paola Gabriela Sabbag

Secretario de Actas

Revisora de Cuentas Titular

Congresal Suplente

Leonardo Pucheta

Romina Vanesa Decima

Javier Bianchet

Secretaria de Asuntos Legales

Revisora de Cuentas Suplente

Laura Nicolin Rodríguez

Vanina Adriana Navarro


Sindicato de Trabajadores No Docente. Modelo para armar Por Sebastián Rondinoni

En los últimos años, se ha producido un hecho importantísimo que constituye un hito en la historia de la educación argentina. La creación de Universidades Nacionales y Populares comenzaron a resolver la dicotomía existente entre una educación superior comprometida con la cultura elitista y el ideal democrático de un espacio educativo igualitario e inclusivo en todos sus niveles. La Universidad Nacional Arturo Jauretche es una clara muestra de esa voluntad política dirigida a respetar los principios universalistas contenidos en nuestra Constitución. Los trabajadores No Docentes comprometidos con un proyecto político democrático y popular, lo demuestran en el día a día, desde los distintos puestos de trabajo y de las actividades que le toca a cada uno llevar adelante con responsabilidad militante. Como todos los trabajadores del país, tienen sus deberes y sus derechos; desean que sus voces se escuchen en el contexto del diálogo social. Este principio ligado fuertemente a los principios de Justicia Social que se logran a través de los sindicatos que los representan. Pero más tarde se advirtió la necesidad de que también los trabajadores dedicados a la producción de los llamados “bienes culturales inmateriales”, como la educación, tuvieran sus propios sindicatos. Los compañeros docentes, por ejemplo, lucharon para crearlos y para hacerse oír a través de ellos. También los compañeros

No Docentes de las Universidades más antiguas están organizados en diferentes expresiones sindicales. A partir de todo esto los trabajadores No Docente de la Universidad Nacional Arturo Jauretche vimos la evidente necesidad de organizarnos en una agrupación sindical que nos represente y que, como antes se expresó, logre que sus voces sean escuchadas en el contexto del diálogo y consenso. Con este objetivo a partir de agosto de 2011 los trabajadores No Docentes pusimos en marcha el proceso de creación de ATUNAJ, sindicato de trabajadores no docentes de la Universidad Arturo Jauretche. El primer paso fue convocar a una Asamblea de trabajadores, para el mes de Noviembre de 2011, la cual tenía como objetivo designar a la junta promotora integrada por los compañeros No Docentes, quienes se iban a encargar de redactar el estatuto de los trabajadores No Docentes de la Universidad y proponer una fecha para las elecciones donde se iban a elegir la Primera Comisión Directiva del Sindicato. Con un gran entusiasmo y una amplia participación de los compañeros el día 23 de noviembre se eligieron en asamblea a los integrantes de la junta promotora que quedo constituida por los compañeros Sebastian Rondinoni, Laura Delgado, Ana Carotta y Ariel Oviedo. Al finalizar esta histórica primer asamblea se convoco a una nueva asamblea a realizarse en un mes donde los integrantes de esta junta presen-

tarían la propuesta de estatuto y pondrían en consideración de la asamblea de trabajadores las propuestas más relevantes para continuar con el proceso de construcción del Sindicato de trabajadores No Docente de la Universidad Nacional Arturo Jauretche. Esta nueva asamblea fue antecedida por un trabajo militante de todos los trabajadores, que a lo largo de un mes fueron consultados diariamente por los integrantes de la Junta promotora para poder reflejar fielmente en el estatuto, las necesidades puntuales de los trabajadores en este histórico momento. En el mes de diciembre esta nueva asamblea de trabajadores No Docentes, que contó con amplia participación de todos y todas los compañeros y compañeras, debatió el Estatuto que fue votado con las modificaciones planteadas por los/as compañeros/as. Allí también se propuso y se votó la fecha de elecciones para el 14 y 15 de marzo de 2012. Con la participación de se eligió a nuestra flamante Comisión Directiva encabezada por el compañero Facundo Romero. De toda esta experiencia de construcción colectiva lo más destacable es, el gran valor y el apoyo que todos los compañeros y compañeras prestan a este proceso, ya que todos estamos unidos y organizados en un proyecto político que contempla el sindicalismo como uno de los pilares de la democracia, la igualdad y la inclusión social.


La voz de los trabajadores  

Revista de la Asociación de Trabajadores de la Universidad Nacional Arturo Jauretche

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you