Issuu on Google+

Un reto, consolidar la figura del Mediador En los últimos cuatro años el defensor de audiencias ha cobrado naturalidad en los medios de servicio público federal. En 2007, Canal 22 estableció en México esa figura simbólica, pero sustancial para sus televidentes, que les permitiera ejercer su derecho a opinar sobre contenidos y programación, para cumplir con el anhelo añejo de los medios masivos: la retroalimentación.

AGOSTO 2013

El catedrático y especialista en telecomunicaciones, Gabriel Sosa Plata ha sido durante dos años el Mediador de la Audiencia, para las 18 estaciones del Instituto Mexicano de la Radio (IMER), tarea que concluye en agosto. En esta conversación pondera el estado que guarda esa Defensoría, la respuesta de las autoridades frente a las inquietudes de los escuchas y lo que depara el futuro para dicha figura.

• Carlos Padilla Ríos

40

-¿Qué balance tiene de sus dos años como Mediador entre la audiencia y las autoridades del IMER? - Quedo satisfecho, pero al mismo tiempo decepcionado. A lo largo de estos dos años logramos colocar algunos temas relacionados con los derechos de las audiencias, hicimos un esfuerzo importante para que los radioescuchas del IMER pudieran acercarse a otras experiencias de Defensoría, difundimos las convocatorias de Radio Ciudadana, las preocupaciones del auditorio acerca de la programación infantil; el debate sobre lo que debiera ser la radio pública, con programación de contenidos hablados y musicales, así como la moral y la ética en las diferentes transmisiones. El punto de reunión ha sido el programa de los miércoles, una de las

E

n años recientes, Sosa Plata también ha destacado como uno de los mejores analistas en radiodifusión y telecomunicaciones. Escribe en el diario El Universal los viernes, colabora en Radio Educación el mismo día; realiza comentarios para Proyecto 40, tareas que combina con su cátedra en la UAM-Xochimilco, actualiza su blog (www.radiomexicana. blogspot.mx), e interactúa en las redes digitales y, además edita una publicación en Monterrey, Nuevo León.

plataformas más importantes para llevar a cabo la Mediación. Realizamos un recorrido por todas las estaciones del IMER, nos entrevistamos con los gerentes para conocer su labor; cómo conciben y qué son para ellos las audiencias; cómo trabajan a su favor; y qué entienden por radio pública. Con Daniel Sánchez, productor del programa, hicimos una visita a Ciudad Juárez, Chihuahua; desde ahí transmitimos en vivo, lo mismo hicimos en Mérida, Yucatán. Con esa labor, buscamos que la gente participara manifestando sus inquietudes, sugerencias o comentarios, con respecto a la programación de las diferentes estaciones del IMER. Sin embargo, estos dos años también han sido insuficientes para tener radioescuchas más participativos y aquí la pregunta que yo me hago es ¿por qué no logré aumentar esta participación? Tengo varias hipótesis al respecto, independientemente de los estudios que pueda hacer el IMER y que darían más claridad. La primera, es que no logré comunicar efectivamente, faltó fortalecer la comunicación, no sé si fue por el lenguaje, el tono o el horario del programa.

graba escuchar el programa, es porque iba en su automóvil. Considero que no fueron adecuadas las formas de interactuar, esto es una autocrítica. Habría que analizar los horarios, algo que no me compete directamente, pero en lo que sí pude haber influido para mejorar la comunicación. En segundo lugar y es también una hipótesis por la cantidad de mensajes que llegaron a la Mediación, en general las audiencias del IMER están satisfechas con los contenidos. La diversidad y la pluralidad con que se manejan los distintos programas en el Instituto, tiene a las audiencias contentas, de ahí que no haya mucho por comentar, quizá felicitaciones o aspectos más puntuales que molestan a determinados radioescuchas. Un tercer elemento, que compartirán otros defensores de audiencias, es que tenemos una cultura de poca participación, y más en los temas relacionados a los medios y sus contenidos. Nos hace falta fortalecer la cultura de participación y reflexión crítica, para que de esta manera las diferentes figuras (defensores, ombudsman o mediadores) cumplan mejor su labor.

-¿Es complicado el horario de las tres de la tarde? -Exactamente, es complicado porque es la hora de la comida, la gente que lo-

- ¿Qué haría falta? - Incentivarlos, falta superar el obstáculo de la escasa participación. Esto no significa que las audiencias sean pasi-


-¿El programa se transmite en vivo? -Es el único programa en vivo entre todas las experiencias, en materia de defensoría de audiencias. Como un punto de unión a través de la Mediación, para que los radioescuchas tuvieran ese acercamiento con las diferentes opciones que ofrece el IMER. Aunque media hora no basta para incentivar la participación.

-¿Estás figuras deben ser obligatorias para los medios privados? -Debe ser un proceso de autorregulación, coincido con lo que ha dicho Omar Raúl Martínez, respecto a que no debe hacerse a través de la ley, sino que debe ser hecho por convicción. Lo que sí debería legislarse, es la creación de códigos de ética. En el caso de los medios públicos, sí debería ser una obligación contar con sus códigos de ética y defensores de audiencia. Por mi parte, confío en que se siga fortaleciendo esta figura, quien llegue tendrá una base de legitimidad y estoy seguro que hará las cosas mejor que yo.

t r e v i sta

-¿Cuál es el estatus jurídico de la Mediación? -Hay dos aspectos importantes que quisiera resaltar con relación a lo que ha hecho el IMER. En primer lugar que

-¿Cómo consolidar la figura del ombudsman, qué futuro le augura? - La consolidación dependerá del tiempo. Los proyectos deben ir madurando, para que los radioescuchas se familiaricen con esta figura, entiendan su naturaleza, atribuciones, en qué momento recurrir a ella y cuáles son sus procedimientos. Es un proceso largo, en el que hay que ser muy didácticos y los radioescuchas muy abiertos, para entender a la figura y participar.

-¿Qué expectativas tiene para las defensorías de audiencias, a partir de la reforma en telecomunicaciones? -Mucha, porque ya forma parte de un conjunto de obligaciones que tendrían que seguir los titulares de las concesiones de uso público, que estarán obligados a crear esta figura, aunque esto también debería ser un buen incentivo (sobre todo en la ley secundaria), para que los medios comerciales, la desarrollen como parte de sus compromisos a favor de los derechos de las audiencias, uno de los ejes fundamentales de esta reforma.

En

-¿El desconocimiento de la Mediación, incluye al gremio periodístico? - Sí, es algo que se vive y percibe, incluso entre estudiantes, egresados y profesionales de la comunicación o el periodismo, no entienden para qué sirve esta figura. Acabo de constatar que algunos colegas no sabían que existía la figura de mediación en el IMER, y tampoco tenían conocimiento de que ya estuviera en otros medios públicos, esto es una responsabilidad, no de los radioescuchas, sino de los propios medios, que deben promocionar y difundir ampliamente esta figura, como parte de sus compromisos de autorregulación. A partir del surgimiento del Defensor del Televidente en Canal 22 (2007), apenas llevamos seis años de experiencia, por más de 80, casi 90 años, durante los cuales, los derechos de las audiencias nunca fueron puestos en práctica, ni reconocidos. No se habían impulsado figuras como esta y siguen siendo una expresión mínima de los cambios fundamentales a impulsar para garantizar los derechos de las audiencias.

- ¿Los diferentes nombres (ombudsman, defensor, mediador) impiden que la gente, se forme una idea clara? -Es una cuestión semántica, tantos conceptos confunden, pero ombudsman finalmente hay gente que lo entiende. A mí me gusta más el concepto de defensor de la audiencia, porque se apega mucho más a nuestro lenguaje y es una figura más comprensible. Sabes que con el defensor no hay vuelta de hoja, te va a defender. El ombudsman es un concepto, que si bien implica casi lo mismo, también puede generar confusión. En el caso de la mediación es una opción más, pero el siguiente paso, sería pensar en una figura con ese nombre.

MEDIOS

vas. El IMER recibe miles de llamadas y correos electrónicos, tuits y mensajes en Facebook e incluso cartas, que llegan a las diferentes estaciones pero de manera directa. En muchas ocasiones son felicitaciones o dudas, participaciones para obtener un libro o entradas al teatro, pero también llegan de participación crítica, sin embargo, no recurren a la Mediación, quizá porque muchos radioescuchas consideran que es la última instancia.

el nombramiento del segundo mediador, fue realizado por el Consejo de Programación de Radio Ciudadana, que además es independiente, los votos recaen en los expertos y representantes de la sociedad. Esto es un primer avance, yo no fui elegido por dedazo, sino por dicho Consejo, de forma democrática, mediante el voto de la mayoría de sus integrantes. El otro avance es que ahora se abre una convocatoria pública, para que la ciudadanía proponga a sus candidatos a ocupar este cargo. Hay un tercer factor, que fue una modificación al Estatuto Orgánico del Instituto, publicado en el Diario Oficial de la Federación, el siete de septiembre de 2012. En la cual, se reconoce a la Mediación en dicho Estatuto. Es decir, ya es un documento legal con todas las formalidades y ningún otro medio público lo ha hecho de esta manera, las diferentes figuras están colocadas con alfileres, y son susceptibles a una decisión discrecional para quitarlas. Al menos en el IMER, para que se quite o se anule al Mediador, tendrían que cambiar ese estatuto.

41


Un reto, consolidar la figura del mediador