Page 1

Ciberespionaje: del Big Brother al Big Data

JULIO 2013

• Jenaro Villamil

14

D

esde el pasado 6 de junio la realidad comenzó a superar cualquier novela o thriller sobre espionaje. Sólo comparable a la ficción-denuncia de George Orwell, autor de 1984, o a las pesadillas de hackeo que esbozó el sueco Stiegg Larson en su trilogía Millenium, el escándalo detonado por “el topo”, Edward Snowden es tan sólo la punta del iceberg. En junio, los periódicos The Guardian y The Washington Post reprodujeron documentos y declaraciones de Snowden, un joven contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadunidense, quien también declaró a la prensa china que Washington lleva una década espiándolos a través de sus mensajes en Internet. Snowden reveló la existencia de un programa informático denominado PRISM (Prisma), nombre en código del sistema US-984XN que le permite a la NSA espiar a usuarios de compañías como Facebook, Google, Microsoft, Apple, Skype, Yahoo, Youtube, Pal Talk y AOL, los gigantes de Silicon Valley que dominan el mundo de las tecnologías de información. A partir del acceso a los servidores de estas compañías, el gobierno de Estados Unidos pudo conseguir material como “historial de búsquedas, contenido de correos electrónicos, transferencias de archivos y chat en vivo” de acuerdo con The Guardian. El mismo periódico británico y The Wall Street Journal revelaron que las agencias de espionaje de Estados Unidos tienen acceso a los datos de la compañía telefónica Verizon (la misma que busca ingresar al mercado mexicano) y las gigantes AT&T y Spring. PRISM es una herencia directa del Acta Patriótica que impuso el gobierno de George W. Bush desde los atentados de 2001, pero fue adoptado y defendido por el presidente Barack Obama. En varias conferencias de prensa, Obama y sus voceros del cuerpo de organismos de inteligencia han reiterado que estos sistemas de espionaje han logrado evitar atentados y justifican su existencia diciendo que no se puede tener un 100 por ciento de privacidad.

Las pistas y los archivos aportados por Snowden también condujeron al poderoso sistema de espionaje británcio (el GCHO), que intercepta informacion a través de la fibra óptica. Un total de 300 especialistas ingleses, junto con un equipo de 250 estadunidenses se dedican a analizar la información generada por dichas intercepciones. Según The Guardian, “una innovación clave es la capacidad del GCHO de interceptar y almacenar enormes volúmenes de datos obtenidos de los cables de fibra óptica, hasta 30 días, de manera que pueden ser cribados y analizados. Esta operación, conocida con el nombre clave de Tempora, ha estado funcionando desde hace unos 18 meses”.


An á li s i s

El gran negocio Apenas unas semanas antes de la irrupción de Snowden en la prensa internacional, la agencia informativa AP reveló que el gobierno de Barack Obama había espiado a algunos de sus periodistas. La Casa Blanca justificó esa evidente violación a la secrecía de las fuentes con razonamientos muy similares a los que realizó George W. Bush desde los atentados de septiembre de 2001. En los mismos días del escándalo PRISM inició el juicio contra el militar Bradley Manning, joven que filtró a Wikileaks miles de documentos clasificados del Pentágono y del Departamento de Estado que dieron lugar a la mayor cacería de Washington contra un ciberactivista como Julian Assange. La hipocresía de las agencias estadunidenses llevó a enjuiciar a Manning como “traidor”. El sistema revelado por Snowden va mucho más allá de una mera anécdota y no constituye una filtración cualquiera. Abrió las compuertas a un sistema de intrusión y persecución a los ciudadanos de todo el mundo, especialmente a mandatarios o dirigentes políticos, así como integrantes de presuntos grupos “terroristas” (según la clasificación estadunidense). PRISM también corrió la cortina sobre las dimensiones de un enorme negocio que ha crecido exponencialmente durante el gobierno de Barak Obama, el mandatario que, paradójicamente, utilizó a las redes sociales como un mecanismo de cambio político y ahora se convertirá en el principal responsable de la peor crisis de confianza y legalidad entre los gigantes como Facebook, Google, Microsoft o Apple. El negocio que está detrás de lo revelado por Snowden es multimillonario y sustituirá en los próximos 50 años, con mucha posibilidad, a la venta de armamento pesado. Se trata del mercado del Big Data, es decir, el

tráfico de documentos y datos de terceros, bajo el argumento de la seguridad nacional. El mundo digital ha generado una verdadera eclosión de datos, sobre todo, a través de los dispositivos móviles o smartphones. Tan sólo en Estados Unidos este negocio asciende a un mil millones de dólares anuales, y la enorme trasnacional IBM, en su división Security Sistems aspira a vender 2 mil millones de dólares hacia 2015 en el mercado mundial de la seguridad, cuyo valor absoluto asciende a 90 mil millones de dólares, según la misma compañía. Se calcula que más del 10 por ciento de este gran negocio corresponderá al tráfico de datos de millones de ciudadanos. IBM Security Sistems tiene cuatro áreas de operación: seguridad de usuarios, seguridad de infraestructura, seguridad de datos y seguridad de aplicaciones. Paradójicamente, el gran negocio se trata de vender sistemas para vulnerar esa seguridad. Y los clientes principales son las agencias gubernamentales de inteligencia o, incluso, el crimen organizado. Para 2017, IBM calcula que el tráfico de datos a través de dispositivos móviles será 10 veces más grande a los mil millones de gigabytes. Es decir, 8 veces más que en 2012. Imaginemos lo que eso significará en términos de vigilancia, procesamiento y venta de datos personales. Este enorme negocio no sólo involucra a IBM o a Hewlett Packard, las trasnacionales con la capacidad de fabricar sistemas de Big Data. También ha colocado contra la pared a las gigantes de la web 2.0.

INTERNET

Los británicos destinaron en 2012, 600 millones de “eventos telefónicos” al día y pincharon más de 200 cables. Cada cable tiene capacidad de transportar 10 gigabites por segundo. En teoría, pueden proporcionar 21 petabites al día, equivalente a enviar toda la información que contiene la gigantesca Biblioteca Británica 192 veces al día, según el cálculo de The Guardian.

15


JULIO 2013

Distintos especialistas y el propio Snowden han explicado que PRISM da sentido a la cacofonía de la información a granel que pasa por internet y ofrece al gobierno los nombres, direcciones, historial de búsquedas y archivos completos de mensajes. Este es el valor de este sistema.

16

Se trata de “una forma moderna de facismo”, sentenció John Pilguer, corresponsal de guerra, cineasta y escritor. No es casual que en todo el mundo grandes ejecutivos de Google, el gigante de las TIC’S, colaboren con los gobiernos en áreas de seguridad precisamente. Por ejemplo, el asesor de Google Ideas, Jared Cohen, fue asesor de la ex secretaria de Estados Unidos, Condolezza Rice en el gobierno de George Bush. Sin ir muy lejos, en México, la ex vicepresidenta de Ventas de Google y ex funcionaria de Grupo Televisa, Alejandra Lagunes, es la principal responsable en el gobierno de Enrique Peña Nieto en todo lo relacionado a las políticas digitales de la administración central. Frente al escándalo y las airadas protestas de organismos defensores de las libertades civiles y la privacidad en internet, Facebook, Microsoft y Apple primero dijeron desconocer PRISM y luego admitieron que han recibido solicitudes del gobierno de Estados Unidos. Facebook dijo que recibió entre 9 mil y 10 mil peticiones de datos del gobierno estadunidense que involucraban a un total de 18 mil a 19 mil usuarios, mientras Microsoft afirmó que durante la segunda mitad del 2012 recibió entre 6 mil y 7 mil solicitudes que perjudicaron las cuentas de 31 mil y 32 mil ciudadanos; Apple precisó que entre enero 2012 y mayo de 2013 recibió entre 4 mil y 5 mil reclamos de las 12 agencias de inteligencia estadunidense para espiar entre 9 mil y 10 mil clientes. En el mismo periodo, Yahoo recibió de 12 mil a 13 mil solicitudes para intervenir correos electrónicos. El gigante Google, propietario también de Youtube y Gmail, uno de los sistemas más utilizados para el archivo de documentos y datos en general, aún no ha precisado el número de solicitudes.

El caso mexicano Justo cuando se desarrolla el escándalo internacional, en el seno del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) mexicano se negociaba desde hace meses un ambicioso proyecto, a través de un personaje responsable de la investigación de “fuentes abiertas” en el organismo: Manuel Cossío Robles, el ex infiltrado del movimiento #YoSoy132. Según la información que circula entre las empresas dedicadas a dar servicios de información, tecnología y manejos de datos para el gobierno mexicano, IBM y Hewlett Packard son las dos grandes trasnacionales que fabricaron el sistema informático capaz de realizar un sistema de vigilancia a profundidad en las interacciones entre usuarios de Facebook, Twitter, cuentas de correo electrónico y otras redes sociales. IBM y HP negocian con el CISEN un ambicioso contrato, cercano a los 230 millones de pesos, para echar a andar un sistema de vigilancia entre los mexicanos, a través de otras empresas contratistas involucradas en el proyecto. La negociación se ha realizado a través de funcionarios como Raymundo Reyes, responsable de Tecnologías de Información, y de Cossío Ramos, el mismo personaje que se “infiltró” en el #YoSoy132, haciéndose pasar como un empresario de las páginas web. El proyecto busca monitorear y espiar a los ciudadanos en redes sociales. Todo lo discutido se ha hecho en la absoluta confidencialidad. No es para menos.


INTERNET www.homozapping.com.mx @jenarovillamil

á li s i s

puter, representada por Miguel Ángel Campos Neri, recibió un contrato por adjudicación directa de 2 millones 438 mil pesos del CISEN para “mantenimiento y conservación de maquinaria y equipo”, según el contrato 01/04/2013, consultado en Compranet. Todos estos contratos son menores frente al ambicioso proyecto de gestionar y ofrecer la tecnología de IBM y de HP para espiar las redes sociales en México, es decir, las “fuentes abiertas”, a través del CISEN. Es un negocio jugoso, delicado y presumiblemente anticonstitucional, si tomamos en cuenta el perfil y los antecedentes de personajes como Cossío Ramos, pero también violatorio a la ley de datos personales y al más elemental derecho a la privacidad entre los ciudadanos. La revelación de estas negociaciones a través del blog Homozapping y del portal informativo de Proceso, llevó a cancelar, por ahora, las negociaciones en el seno del CISEN, pero no se han cerrado los intentos de la administración federal por articular un sistema que, ahora sabemos, cuenta con el aval del propio gobierno de Barack Obama.

An

El proyecto de espionaje por 230 millones de pesos no cuenta con el aval del secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, ni con el de la responsable de las estrategias de tecnología digital en el gobierno federal, Alejandra Lagunes. Al margen de Osorio Chong y de Lagunes, los intermediarios del CISEN han negociado con representantes de IBM y HP. Otras empresas que estarían involucradas, según los datos obtenidos entre el gremio informático y de seguridad, son Intellego y EMC Computer Systems S.A, compañías que han tenido varios contratos con el centro de inteligencia nacional desde 2007. Por ejemplo, Intellego es un corporativo que ofrece servicios de gestión de información (Information Managment), servicios de tecnología, y Managment Consulting, según los datos del propio sitio web de la empresa, el CISEN le compró a Intellego en septiembre de 2007 un “servicio de consultoría para el diseño del Sistema Integral de Información” por un monto de 4 millones 57 mil pesos, según el contrato CISEN/006/007, que se puede consultar en Compranet. Intellego ha crecido de manera espectacular en los últimos 12 años, a tal grado, que la revista Expansión la considera una de las 500 empresas más importantes del país por ofrecer “las mejores soluciones de información y de TI”. En 2012, Intellego fue el ganador de la licitación del portal Club Digital de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y ha obtenido otros contratos con dependencias públicas. Desde 2009, Intellego se asoció con EMC Computer Systems S.A., otra compañía que ofrece servicios en manejo de datos. Apenas en abril de 2013 EMC Com-

17

Ciberespionaje: del big brother al big data  

Con relación al nuevo programa de espionaje"XKeyscore" difundido por The Guardian, compartimos esta colaboración de Jenaro Villamil sobre el...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you