Page 44

para hacer con nuestros hijos

Los montañeros de la ikas

En la ikastola tenemos un grupo de montañeros intrépidos que no se arrugan ante las inclemencias del tiempo, y que el domingo 3 de abril volvieron a salir a pesar de que la probabilidad de volver mojados era más que alta. En efecto, se mojaron, perdón nos mojamos, unos más que otros eso sí, dependiendo de la querencia natural de algunos por los charcos, de la mala fortuna de otros al pisar alguna resbaladiza piedra o de la lógica curiosidad ante la profundidad del cauce del río, que de esto también hubo. Lo cierto es que nos mojamos y ya van dos y además seguidas, así que el calificativo de intrépidos no es exagerado.

Al margen de estas anécdotas debemos reseñar que el planteamiento de la salida era un poco especial, no sólo debían ser intrépidos y aguantar la mojada sino que además tenían que trabajar y hacer de guías por una ruta que la mayoría no había visto nunca. ¿Pero es que estáis locos? Pues parece ser que no, tanto porque lo hicieron de maravilla y encima se lo pasaron bien. Para mí que son un poco “masocas”. Bueno, vamos a matizar un poco lo de que “lo hicieron de maravilla”. Nos llevaron por unos lugares muy chulos; lo primero fue cruzar el río y sin puente, así que ya empezamos con las complicaciones y las piedras

44

resbaladizas y total, para cruzar a un campo de hierba que tenía más agua que otra cosa y si no, barro o unas montañitas redondas y oscuras que también estaban bastante húmedas. Después de volver a cruzar el río otra vez nos separamos en cuatro grupos para que los guías tuvieran mayor libertad de movimientos y que hubiera menos testigos de los errores, o para poder equivocarnos más veces, a saber. Dos grupos subieron por la GR11 y otros dos por la 12 para encontrarnos arriba y bajar por el camino contrario. Fantástico. Vimos muchas cosas por el camino, un bosque de hayas todavía sin hojas pero con los troncos llenos de musgo de color verde claro que parecía tener luz propia; montones de árboles que este invierno han sucumbido a la nieve y al viento y estaban tumbados, unos rotos y otros desarraigados, también alguno herido por los rayos. Vimos unos rincones preciosos formados por las rocas, el bosque, el río y el camino que lo cruzaba y donde volvíamos a comprobar la profundidad. Encontramos ranas vivas muy atareadas y muertas con sangre en la cabeza ¿habrá que llamar al CSI? Pero lo que no podemos decir que viéramos mucho fue el paisaje, la niebla nos acompañó todo el rato, unas veces más de cerca y otras más lejos pero no nos soltó. Así que os hago una propuesta, volver otro día que tengamos sol, flores, hojas en los árboles, vacas, ovejas, caballos y menos frío y menos agua. También podéis hacer otra cosa, llevad a vuestras familias este verano y como ya habéis aprendido cómo interpretar las marcas, conocéis el camino y sabéis dónde está la fuente Iturbeltza les hacéis de guías y os marcáis un tanto.

Leihotik 29. Alea  

Paz de Ziganda Ikastolako aldizkaria. 29. alea

Leihotik 29. Alea  

Paz de Ziganda Ikastolako aldizkaria. 29. alea

Advertisement