Page 67

Cuanto más conozco a los hombres, más me gusta mi perro, en contraste con románticos juicios ligados a la religiosidad: Es el corazón el que percibe a Dios y no la razón, El corazón tiene sus propias razones que la razón desconoce, Si Dios no existe, no perderemos nada por creer en él, mientras que si existe, lo perderemos todo por no creer. Pero Blaise a veces también podía equivocarse: La excitación que un jugador siente cuando hace una apuesta es igual a la cantidad que puede ganar multiplicada por la probabilidad de ganarla. Si esto fuera así la excitación en una partida de póquer apostando pequeñas cantidades sería muy baja... y en juegos sin apuestas la excitación sería siempre nula. A Pascal le faltó sumar a lo anterior la cantidad que se puede perder multiplicada por la probabilidad de perder. Así habría obtenido la verdadera «esperanza matemática» del apostante. DE LO PERDIDO SACA LO QUE PUEDAS El tema de la conservación de obras antiguas ha sido siempre preocupante. Muchas de las grandes obras se perdieron irremediablemente y, en el mejor de los casos, han podido quedar obras posteriores que hacían referencias a las primitivas versiones. Don José Babini en su sintética Historia sucinta de la matemática nos cuenta cómo antes de 1637 Pierre de Fermat (1601-1665) escribió una obra (¡no publicada hasta 1679!) basada en lo siguiente: ... Fermat, que no obstante sus ocupaciones oficiales, dedicó eficazmente su

Profile for Sergio Rubio Pizzorno

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

Advertisement