Page 66

El marqués de l’Hôpital (1661-1704) tuvo el acierto de alquilar como asesor de matemáticas al gran Johann Bernoulli. Johann y su hermano Jacob eran artífices junto a Leibniz del desarrollo del cálculo infinitesimal, materia que había seducido al marqués. Tan buenas fueron las lecciones de Johann que el marqués escribió y publicó con lo aprendido el exitoso volumen Analyse des infiniment petits con la suerte de que un criterio para el cálculo de ciertos límites pasó a la historia con el nombre de «regla de L’Hôpital». En sus últimos ocho años de vida L’Hôpital pudo lucir de marquesado y de regla, mientras su formador aún no había publicado gran parte de su obra. La verdad se supo sólo 251 años después de la muerte del marqués. En 1955 se pudo publicar la correspondencia de Johann Bernoulli y con ella su carta a L’Hôpital explicándole la regla que el marqués publicó luego como propia. Sorprendentemente, los libros de cálculo posteriores a 1955 siguen explicando la regla de L’Hôpital cuando debería ser la regla de Johann Bernoulli y quizás el añadido publicitario sponsor: marqués de L’Hôpital. LA PASIÓN POR APOSTAR Blaise Pascal (1623-1662) empezó sus investigaciones geométricas a la edad de 12 añitos y a los 16 ya había descubierto numerosos teoremas sobre proyecciones, inventando a los 23 la «pascalina», la primera calculadora de la historia. Habiendo probado la existencia del «vacío» físico tuvo que soportar la sorna de Descartes: «... es él el que tiene demasiado vacío en su cabeza...». Muchos resultados que hoy usamos llevan su nombre (el teorema de Pascal, el triángulo de Pascal...), tuvo una influencia directa en el desarrollo de la matemática de su tiempo y nos dejó una muy sabia (y a veces desconcertante) colección de pensamientos. Pascal tenía opiniones muy contundentes: No es cierto que todo sea incierto

Profile for Sergio Rubio Pizzorno

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

Advertisement