Page 59

Ésta fue la frase que pronunció Johannes Kepler (1571-1630) cuando su jefe Tycho Brahe (1546-1601) le asignó el trabajo de hallar una órbita que describiera bien las posiciones de Marte. A Brahe, que había necesitado veinte años para anotar posiciones de planetas, ya le extrañó que su joven ayudante se diera sólo ocho días para hacer su trabajo. En efecto, el primer resultado (erróneo) de Kepler apareció... cuatro años después y éste precisó de dos años adicionales para concluir en 1609 el estudio sobre las leyes que rigen las órbitas elípticas de los planetas. Queda claro que Kepler era mejor como astrónomo que como planificador de investigaciones terrenales. DEL UNIVERSO AL BARRIL El mismo Johannes Kepler, que junto a Copérnico y Tycho Brahe, abrió nuevas ideas sobre la ciencia y el universo, también tuvo tiempo de contemplar el mundanal ruido y estudiar cosas prácticas... sobre el vino. Entre sus obras destaca su Stereometria doliorum vinorum de 1615 donde, como el nombre vinorum ya indica, se aborda el problema de calcular los contenidos de las botas que guardan el precioso líquido. PI COMO EPITAFIO El alemán Ludolph Van Ceulen dedicó gran parte de su vida a la emocionante labor de calcular los primeros 35 decimales del número pi vía la consideración de aproximar la circunferencia por un polígono de 2^62 lados. Esta proeza de 1610 marcó la vida de Ludolph y trascendió a su muerte, pues su aproximación de pi fue esculpida en la piedra y coronó su tumba. ¡Con pi hacia la eternidad!

Profile for Sergio Rubio Pizzorno

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

Advertisement