Page 141

demostración que hace posible algo imposible (la cuadratura del círculo con regla y compás, por ejemplo) o algo que contradice hechos bien conocidos. En breve, de la numerología al esoterismo, pasando por la imbecilidad, pero en base a ignorancia y números. Sirvan dos ejemplos de prueba. Un ex estudiante universitario que en diez años no había logrado ni aprobar una carrera, fundó la «Sociedad de las Constantes» cuyo objetivo era difundir las obras del autor consistentes en listas de cálculos que llevan a un número (pi era el favorito). El libro «sólo» valía $29,50 en 1978. Por otra parte el famoso teorema de Fermat tiene miles de demostraciones falsas de autores convencidos de que son ciertas. ¿Cuál es el problema? Cuando estos prodigios consultan a alguien que sabe que el resultado es falso, éste no quiere perder ni cinco minutos en estudiar el nuevo trabajo hasta detectar el error. Esto da ánimos a los autores que claman el ya sabido «nadie ha podido encontrar un fallo... y por tanto debe estar bien». ¡Ja! NEPOMUCENO Y KANT El reconocido autor José Antonio Marina, en varios de sus libros (por ejemplo, en el dedicado a la inteligencia creadora) trata de un personaje singular, don Nepomuceno Carlos de Cárdenas, al que como caribeño azucarero atribuye la escritura en el margen de un libro de Kant de la frase: No sé si el autor se ha percatado de que la verdad, además de verdadera, es divertida. Este lema podría estar en un póster situado en muchas salas de profesores de matemáticas. EL PREMIO WOLFSKEHL El Dr. Paul Wolfskehl dejó a su muerte en 1908 una herencia de 100.000 marcos para la primera persona que demostrara el último teorema de Fermat. Hasta Andrew Wiles nadie resolvió el asunto, durante muchos años

Profile for Sergio Rubio Pizzorno

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

El club de la hipotenusa - Claudi Alsina  

Advertisement