Issuu on Google+

solar@solareditores.com

5515-1657 

www.laescriturayeldeseo.com

www.alejandrozenker.com

“La escritura y el deseo” Un encuentro entre la literatura, la fotografía y el erotismo

Exposición fotográfica de Alejandro Zenker

l eros se nutre de fantasmas. Atisbos en la penumbra que pronto desvela el sol de la mañana. Alejandro Zenker, fotógrafo y editor dilecto, convoca una “junta de sombras”, para usar la expresión de Alfonso Reyes, en el momento en que provoca los latidos de eros. Un foro es el escenario de las emociones; de pronto, y sin que nada lo preceda, llega un modelo y encuentra los nudos de la lujuria navegante. Danza con todas sus potencias corporales, se sumerge en su mundo y se abisma hasta encontrar esos espectros que son las huellas del deseo. Nada y todo es real. Teatro de las apariencias y rumor de algo que deja sus potencias hasta convertirse en eros y sólo eros. La joven pasea sus pechos, sus muslos, su trasero, su sexo y ese hecho se transforma en sugerencia grata. El convidado al festín encuentra la complicidad de ese acoplamiento sin coito, de esa intimidad que se condensa, y de ese tránsito que tiene un ojo vigía en la lente de la cámara de Zenker. Una y mil tomas, los escritores están a merced de los fantasmas que se suscitan en esa sesión que muchos envidiarían, porque asomarse a un cuerpo despojado de prejuicios y de ropa es el inicio de un viaje sin escalas rumbo al país de la letras incandescentes. El que hace el itinerario está a expensas de sus propios espectros, de los que guarda en la memoria y de los que construye en los castillos solitarios de su imaginación. Vive el instante en que un roce, una caricia atemperada, un gesto atrevido o una mirada sometida a los rigores de la belleza es parte del ánimo cautivo del escritor y del fotógrafo. Aunque en realidad es un trío, un ménage à trois, en el que el fotógrafo tiene las acciones dentro del panorama de su mirada y de las de los registros de su cámara. Las reacciones son diversas. Unos se inquietan sobremanera, otros quieren mostrar su osadía ante un eros que atemoriza por su contundencia. Todo transcurre al filo de la navaja de la lubricidad. Imaginar una historia en esos momentos parece imposible, lo ideal es dejarse envolver en una atmósfera, gozar en el alambique de la persistencia del ahora y entregarse a los hechos sin más. Gustavo Sainz, Alberto Ruy Sánchez, Hernán Lara Zavala, Josefina Estrada, Jorge F. Hernández, Huberto Batis y otros muchos apreciaron el gesto del aleteo de eros. Hubo, sin embargo, quienes encarcelados en sus temores se alejaron del proyecto que los retaba y los obligaba a mostrarse libres de ataduras. ¿Qué era todo aquello? Una búsqueda en un mar de posibilidades, en la que unos reclamaban su derecho a inhibirse y a clausurar las voces de eros. En cambio, Zenker logró que la mayoría deseara estar ahí, en ese escenario fantasmal iluminado por los faros del deseo. Navegar en esas aguas y en medio de tantos y tantos fantasmas fue un logro indiscutible del que queda constancia en esta exposición y en Minimalia erótica de Ediciones del Ermitaño. ¿Qué más puede pedirse a la imaginación y al deseo?

ANDRÉS DE LUNA

Andrés de Luna

Museo Casa León Trotsky

Del 8 al 30 de septiembre de 2011

Casi un centenar de autores retratados y 23 libros publicados en Minimalia Erótica

L

as fotos de esta exposición forman parte de un proyecto fotográfico que inició en 2002 Alejandro Zenker. Este proyecto nació con la intención de crear una enciclopedia gráfica de escritores y poetas erotómanos en México. Al respecto, Zenker nos dice: “En un principio creí que sería difícil convencerlos de que posaran acompañados de una joven modelo desnuda. Sin embargo, el primero que aceptó fue Juan García Ponce, uno de nuestros grandes creadores, erotómano consumado que, pese a estar postrado en una silla de ruedas, participó con gran entusiasmo. Esa sesión tuvo lugar en su casa. Las siguientes, con otros escritores y poetas, en mi estudio. Cada una ha durado largas horas en las que el invitado interviene activa o pasivamente en el montaje. La búsqueda ha consistido en retratar momentos peculiares, pinceladas de luz sobre la penumbra. De cada reunión resultan cientos de fotografías, de las que selecciono unas cuantas para su exhibición. El proyecto evolucionó rápidamente. Al ser escritores los retratados, y yo editor de libros de literatura, era inevitable la fusión de ambos elementos. Así surgió la idea de crear una colección erótica en la que el texto del autor alterna con mis fotos, donde los autores son los protagonistas que ilustran con su imagen su propia obra. Estamos apenas en los inicios, acariciando las orillas de un mar de posibilidades. En un mundo en que la mojigatería, la censura y el puritanismo hipócrita parecieran florecer, se encuentran quienes ejercen su derecho a afirmar la vida, a defender el placer que sólo en la libertad se disfruta. Son muchos, y de diferentes generaciones, los que aquí se manifiestan abiertamente. Lo que los distingue es que son notables creadores literarios que nutren nuestra cultura. Son una esperanza para el florecimiento de la civilización y la libertad, de nuestro derecho al goce, al hedonismo, a la felicidad”

ALÍ CHUMACERO

Fotoseptiembre

En palabras de Gustavo Sainz

“A

lejandro Zenker convocó a novelistas, poetas, cuentistas y creadores para fotografiarlos frente, detrás, alrededor de una mujer desnuda, como encarnación de sus deseos, como provocación, como estímulo. Se trataba de algo imposible: intervenir en el dominio misterioso donde solamente nos es dado suponer, pero nunca comprobar; donde surge el impulso creativo. Fuimos invitados a un mundo escindido entre noche y día, entre sujeto y objeto, entre sueño y vigilia, y nuestra estancia nos produjo cierto bienestar, cierta inquietud, cierto silencio. El fotógrafo, el escritor, la modelo: artistas religiosos en un mundo en el que se han eclipsado la vieja metafísica y las ideas estéticas. Los varones llevan máscaras de escritores famosos. La tarea es mirar otra vez. Este ejercicio fotográfico es una sucesión de hipótesis y réplicas y preguntas interrumpidas de vez en cuando por alucinaciones sin causa. Una especie de suspensión, de vacío, de silencio, de trance. Los escritores aquí han sido convertidos en seres fantásticos sin relación con las personas reales con las que conviven. Con el cuerpo lleno de voluptuosa laxitud, los escritores aquí retratados guardan los deseos, las alegrías, las penas humanas. Se ven como de nieve por fuera y de llamas por dentro. No saben amar y están amando siempre. Alejandro Zenker ha creado esta atmósfera y ésta lo rodea visible e invisible. La luz es reducida e íntima. El artista se levanta como despertando. Ella se cubre. Se apagan las luces. Abandonan la habitación. Vuelve la oscuridad y el desamparo.”

JOSÉ AGUSTÍN

E

 www.alejandrozenker.com

Exposición fotográfica

1


PORTADAS DE LOS LIBROS DE LA COL Acerca de Alejandro Zenker

2

TESTIMONIOS

Escuchen: La mujer abre la noche… corriendo velos hechos de ilusión o de deseo, que pueden ser lo mismo; la mujer avanza. Negar que una jauría masculina sea izada, arrastrada a su popa luminosa, es negar la ilusión que sostiene la naturaleza de que están hechos los hilos de Ariadna o el impulso más vital y necesario que el Eros exige, porque Eros (el Cupido latino) equivale al Deseo, es decir, al anhelo ardiente, y así, seguir a una mujer es reafirmar el ser masculino. De guías y otros demonios: Zenker convoca. El autor sigue. Pero hay una mujer de por medio. Bajar al noveno círculo del infierno o ascender al noveno cielo exige un guía versado en el camino. En un momento determinado el guía sostiene. Son tres. La que va para arriba, dice Bataille, y entendemos que alguien lleva las llaves del reino (cualquiera de los dos reinos), que hay un seguidor y alguien que sabe más que los otros dos. El guía (en el imaginario humano, un anciano de báculo y larga barba) es sustituido por el fotógrafo y la cámara (ese fálico objeto que no es deseo sino que lo hace, lo provoca). La modelo: La mujer es iniciadora, aunque en la mayoría de los casos no tenga conciencia de ello. No sé si la modelo es consciente o no. En todo caso somos tres, siempre tres y el juego empieza. Se abre la puerta de ese reino (ahora trocado en estudio fotográfico) y la mujer danza. En la tauromaquia hay un secreto: el torero (ese emblema masculino) en realidad abunda en otro significado, opuesto y complementario. El torero representa a una mujer que le hace el amor al toro. El toro (sueños oscuros de minotauros y vírgenes que abren la noche, como bien lo supo Picasso) se rinde ante el poder de la mujer que danza como un derviche en medio de la Arena del Cosmos para engendrar deseo y nunca, nunca, el conocimiento carnal. La modelo danza, se despoja de la ropa y nos despoja los ojos de misterios… o quizá aún más: porque también por la carne se accede al cielo… La espada en el lecho: La espada en el lecho mantiene una tensión entre los amantes. Aumenta el deseo porque su filo separa. En el acto adúltero de Ginebra y Lancelot, mientras dormían, Arturo clavó la espada Excalibur entre ambos. El acto abominable de traición fue reafirmado y acentuado en el perdón que de sus vidas hiciera el agraviado rey cornudo. En este caso la lente, el fotógrafo que se mueve y dispara, juega como objeto de separación que a la vez une. Cuán afilada debe ser esa espada que debemos mantener las formas, negarla (ser actores para la lente) o, de plano, abandonarnos al juego y darle lo que necesita, porque la lente se alimenta de imágenes que ella misma provoca. En la Minotauromaquia, Picasso representa a una niña a quien sigue un Minotauro ciego. No hace falta ser muy versado en simbología para darnos cuenta de que ese Minotauro no conoce su naturaleza. Es ciego porque la niña es virgen. Zenker aporta un ojo aún más intrusivo. Un húmedo ojo-lente. En este juego de tres no hay inocencia. Lo inefable: ¿Para qué la palabra cuando la imagen contiene en sí lo que apenas puede describirse? Este lugar común es abordado por Bataille: al intentar transformarlo en cualquier código lingüístico, se le haría menos: es inexpresable. El Eros, esa categoría diferencial del hombre, que dijera Salvador Elizondo respecto a Bataille, se vuelve imagen, imágenes, fotos, muchas. Hay algo de orgasmo ahí, de eyaculación, de onanismo masoquista y, sin embargo, agradecido. Sólo queda la imagen: Se encienden las luces… en realidad, autor, fotógrafo y modelo hemos estado sometidos al calor de poderosos reflectores… al autor le parece —me parece—, que han sido —hemos sido—, imbuidos en la negrura de un teatro: hemos sido actores y espectadores. La lente ha logrado lo que los místicos intentan: combar el espacio y el tiempo para ser arrojados a la realidad más allá de la ilusión (toda imagen es ilusión, luego una imagen de deseo es fantasía cumplida). Queda una cierta lasitud poscoital. No. Sólo queda la imagen… y los hilos de Ariadna esperando ponerse en tensión otra vez.

a escritura, el libro, el ojo, el cuerpo, el deseo, la lente. La literatura. El deseo. Satisfecho, insatisfecho. Ardiente, noble o reprimido. El deseo y el asombro. La trascendencia como origen de la letra oscura en fondo blanco. El clic. El ojo que sigue atento. El cuerpo ajeno. La piel. El libro que se abre. Las piernas que juegan. Los senos se asoman a la lectura. El silencio. Dos cuerpos que se rozan. La vista que evade. El ruido al cambio de página. Los cuerpos desnudos no hacen ruido. La literatura grita. El escritor posa una mano. La escritora sonríe. Una mano que indica. Escritores solemnes. El recuerdo acecha. La primera vez. Ella desnuda. Él vestido. Impávido. La luz ciega. Provoca sudor. Una cámara. Fondo negro. Quién detrás de la luz. Quién dentro de la piel. Experiencia. Un lunar. Hablemos. Sentados o parados. Ella arriba. A un lado. Abajo. Dónde está la escritura. En dónde está el deseo. Los libros leídos. La nostalgia. Uno y otro clic. Con suavidad. Lo efímero. Ya va a pasar. La risa. El fotógrafo. El final. ¿Cien? ¿Doscientas? ¿Mil? ¿Dos mil? ¿Cuántas veces el dedo oprimió el obturador? ¿Cuántas veces entró y salió la luz? ¿Cuántos respiros se suprimieron? Una y otra vez. Una y otra cámara. Aparta el brazo. Sujeta. Desvía la mirada. Mira fijamente. Desea. Anhela. Siente. El cuerpo en reposo. El cuerpo se entrega. El cuerpo acompaña. El cuerpo sigiloso. De quién es el cuerpo. El deseo irrumpe. La escritura fluye. El erotismo. Lo erótico. Estás en Lagos de Moreno. Alguien va a llegar. ¿En dónde detendrá la mirada? Un libro. Más manos. Abre un ojo. Abre una pierna. Tantas páginas escritas. Tantos borradores. Tantos recuerdos se agolpan. Toma tu cuerpo. Cierra tu libro. Guarda la cámara. Sigamos caminando.

El juego de los opuestos complementarios en la lente de Alejandro Zenker

a

erótica

fantasm

RA ÁN LA

solo día O

HERN

EDMÉE

un Flor de

PARD

N

Elisa

LA ZAVA

dias Las me

s de am Batalla mm

minimali

gos de

Los jue

CA BLAN

e as de L

idas

GU

or perd

Z Z-VÉLE ÉS DÍA

Z O SAIN STAV

COLIN DE LA

ELLÓ CAST

JOSÉ

da R .

A

gra

a ne Cámar

GONZALO MÁRQUEZ CRISTO EDUARDO LANGAGNE

Dr. Roberto Castelán Rueda Ex rector Centro Universitario de los Lagos

s as rota Muñec

KARLA SANDOMINGO

L

Pé de J. Pauner

E VALD

www.alejandrozenker.com www.laescriturayeldeseo.com www.averotico.com Facebook y Twitter: alejandrozenker

De letras y deseos

JORG

 www.alejandrozenker.com

En el terreno artístico se ha desempeñado como fotógrafo y ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales. Su proyecto medular se titula La escritura y el deseo; en ese contexto ha retratado a infinidad de escritores y artistas. Sus fotos ilustran más de veinte libros en el marco de la colección Minimalia Erótica de Ediciones del Ermitaño, en los que alternan con el texto de reconocidos escritores. También ha explorado el desnudo artístico y el erotismo en cientos de sesiones con infinidad de modelos a lo largo de un ejercicio continuo que ha llamado “Morfosintaxis del desnudo”. Es fundador y coordinador general de la agrupación artística AVE con más de 400 miembros. Es también director general de Solar, Servicios Editoriales y Ediciones del Ermitaño, director del Instituto del Libro y la Lectura (ILLAC), coordinador de la Red Internacional de Editores y Proyectos Alternativos (RIEPA) y de la Red Independiente de Proyectos Alternativos y Culturales (RIPAC). Entre muchos otros cargos y actividades, fue fundador y presidente de la Asociación de Traductores Profesionales (ATP) y miembro del Consejo de la Federación Internacional de Traductores, en cuyo marco presidió el Comité para los Centros Regionales y fundó el Centro Regional de los Países del Norte de América (México, Estados Unidos y Canadá). Ocupó el cargo de secretario general de la Sociedad Iberoamericana de Estudios sobre la Traducción (SIET). Fue director general del Instituto Superior de Intérpretes y Traductores, creador de las primeras licenciaturas en traducción e interpretación en México y miembro de la mesa directiva de la Asociación Mexicana de Lingüística Aplicada (AMLA). Fue miembro fundador y secretario general de la Asociación de Editores Mexicanos Independientes (AEMI). Es director de la colección Minimalia y de la revista Quehacer Editorial. Promotor y director del Pabellón Tecnológico de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara en 2001, ha sido entusiasta difusor del uso de las nuevas tecnologías en el medio editorial. Estudió pedagogía en Alemania y traducción en El Colegio de México. Fue becario en Alemania del DAAD (Deutscher Akademischer Austausch Dienst). Ha publicado numerosos artículos sobre traducción y quehacer editorial e impartido conferencias en el ámbito nacional e internacional.

mm a

minimali

erótica

mm a

minimali

erótica

mm a

mm a

mm a

minimali

minimali

minimali

erótica

erótica

erótica

PORTADAS DE LOS LIBROS DE LA CO


LA COLECCIÓN MINIMALIA ERÓTICA Autores que han participado en

C

RODOLFO NARÓ

onforme avanzaba la sesión comenzó el intercambio de energía entre los modelos y yo; esa energía se fue convirtiendo en sensaciones y coronó en sentimientos relacionados con la empatía y el afecto. Deduje después que en las escasas dos horas que duró la sesión de una manera natural y espontánea Carolina y Asdrúbal me fueron adoptando como madre y yo los fui adoptando como hijos. Expresamos con nuestros cuerpos actitudes que iban desde el acunamiento hasta miradas y caricias sobradas de ternura amorosa. Recórcholis, qué maravilla. Patricia Medina

M

PATRICIA MEDINA

i participación en el ejercicio fotográfico de Alejandro Zenker, La escritura y el deseo, ha sido la experiencia más trepidante de mi exigua vida erótica. Pero eso no me avergüenza demasiado: todas las vidas eróticas son exiguas, incluyendo la de Casanova: el sexo es una más de las vivencias que rebasan irremediablemente al hombre (no sé qué tanto a la mujer). Casi me costó el divorcio, pero ha sido uno de los puntos culminantes y más entEROS de mi titubeante existencia.  Guillermo Fárber

LUIS ARMENTA

ARTURO PIZÁ

I

mposible no pensar en las múltiples obras que han tomado como tema la escena bíblica de Susana y los viejos al momento de ver la serie de La escritura y el deseo que ha venido realizando Alejandro desde hace muchos años. Más allá de los contrastes entre las edades físicas y espirituales de los retratados, de las devastaciones y los esplendores ahí reunidos, triunfa un halo de resurrección, de vita nova, de no querer morir del todo mientras las alegorías y las realidades de la belleza respiran a nuestro lado. Ernesto Lumbreras

In memoriam

Juan García Ponce, Rafael Ramírez Heredia, Arturo Suárez y Alí Chumacero

mm

mm a

LA COLECCIÓN MINIMALIA ERÓTICA

BOLIVE ROCÍO

R

sa a intru mm

mm

minimali

minimali

minimali

erótica

erótica

erótica

a

minimali

erótica

n para u

é busca

a

a

erótica

de Uva gelada Scoger E r e Sab

La Con

ÁNDEZ

HERN RGE F.

JO

ir Te segu

de Led

MIGUE

L ÁNGE

rpados

mm

minimali

ADA

A ESTR

FIN JOSE

a Milong

ÁLEZ

GONZ CTOR UE HÉ

ENRIQ

ndo

llas

todas e

RIO

uenas

Muy b

O L TEN

LA A ZAVA

Los pá

s as rota Muñec

GUILLERMO FÁRBER

Cuando inició el proyecto La escritura y el deseo, nueve años atrás, quién habría pensado que, en tan poco tiempo, cuatro de los autores retratados fallecerían. Paradójicamente, el que inició el proyecto, Juan García Ponce, fue el primero en irse. Nos quedamos con las ganas de contar con un texto suyo para engalanar la colección de Minimalia erótica. El segundo en fallecer, Rafael Ramírez Heredia, aportó un texto que posteriormente convirtió en parte de una obra mayor. Luego murió un gran amigo de la casa: Arturo Suárez, a quien todos conocíamos como Arduro Suaves. Cuando realizamos la sesión con él, en Lagos de Moreno, en 2009, ya estaba grave. Pero participar en este proyecto lo ilusionaba, así que aún pudo acompañarnos en esta aventura antes de marcharse. Finalmente, pocos meses atrás, nos dejó el gran Alí Chumacero. Hoy repiten mucho la frase de Alí: “Quiero que a la hora de la hora, cuando me vaya con la música a otra parte, me recuerden como un hombre venido de un pueblecito pequeño que se llama Acaponeta, de un estado pequeño que se llama Nayarit, buscando un sitio propio”. Ése es su lado poético. Conociendo a Alí, creemos que más bien preferiría ser recordado con un vaso de whisky en la mano y con Leda desnuda entre sus brazos. Y quizás quienes le antecedieron también.

a

a

mm a

minimali

erótica

Abril Medina (2009) Agustín Monsreal (2003) Alberto Ruy Sánchez (2002) Alberto Vital (2004) Alejandro Ramírez (2002 y 2006) Alí Calderón (2007) Alí Chumacero (2002) Andrés de Luna (2003) Arduro Suaves (2009) Arturo Pizá (209) Baudelio Lara (2009) Beatriz Meyer (2007) Blanca Castellón (2003) Carmen Villoro (2009) Daniel Leyva (2003) Dante A. Velázquez Limón (2009) Darío Jacob (2002) David Martín del Campo (2002) Edmée Pardo (2002) Eduardo Espina (2002) Eduardo Langagne (2003) Enrique de Jesús Pimentel (2007) Enrique Héctor González (2003) Eugenio Partida (2009) Eusebio Rubalcaba (2002) Federico Hernández (2002) Felipe Ponce (2009) Fernando Solana (2009) Francisco Hernández (2002) Gabriela Puente (2007) Guillermo Fárber (2006) Guillermo Samperio (2002) Gustavo Sainz (2002) Héctor Carreto (2003) Hernán Lara Zavala (2002) Huberto Batis (2002) Hugo Gutiérrez Vega (2002) Jorge Orendáin (2009) Jade Castellanos (2002) Javier Valdés (2007) Jorge Valdés Díaz-Vélez (2003) Jorge F. Hernández (2002) José Agustín (2003) José de la Colina (2003) José Ángel Leyva (2003) José María Zonta (2002) José Miguel Becerra (2009) Josefina Estrada (2002) Juan García Ponce (2002) Juan Carlos Lemus (2002) Karla Sandomingo (2009) Kenia Cano (2002) León Guillermo Gutiérrez (2002) León Plascencia Ñol (2009) Luis Armenta Malpica (2009) Mariano Morales (2007) Mauricio Molina (2002) Mauricio Montiel (2009) Miguel Ángel Tenorio (2002) Minerva Villarreal (2002) Miraceti Jiménez (2007) Natalia Toledo Paz (2002) Patricia Medina (2009) Pé de J. Pauner (2008 y 2009) Poli Délano (2002) Rafael Pérez Gay (2002) Rafael Ramírez Heredia (2002) Raúl Bañuelos (2009) Rocío Boliver (2007) Rodolfo Naró (2009) Sandro Cohen (2002) Víctor Ortíz Partida (2009) Víctor Rojas (2007) Víctor Manuel Mendiola (2002)

 www.alejandrozenker.com

La Escritura y el Deseo

3


Tres lampos de belleza, tres

Ediciones del Ermitaño

Lampo: del latín lampare (relampaguear). Resplandor intenso y fugaz. • 25 años haciendo libros libres

1

Se dice fácil, pero no lo ha sido. Ediciones del Ermitaño cumplió 25 años de hacer libros libres, con la pasión y entrega de quienes vemos en el quehacer editorial nuestra vocación, nuestra realización. Los primeros 10 años nos dedicamos sobre todo a la publicación de libros para niños, con la colección Letra y Color como una de las apuestas, quizá, más conocidas. Luego, a partir de 1995, dimos un giro radical. Lanzamos Minimalia, que se convirtió en el subsello más importante, orientado a la publicación de novela, poesía y cuento. Luego surgiieron Minimalia erótica, la revista Quehacer editorial y la colección Yo medito, tú me editas. En los últimos años complementamos nuestra oferta editorial con una colección de literatura coreana que ha dado inicio a una nueva aventura editorial que busca traducir a nuestra lengua obras que no han sido difundidas en español. Hoy, Ediciones del Ermitaño es un proyecto sólido, con una personalidad bien definida, que ha abierto camino señalando nuevas formas de hacer las cosas como editorial independiente que se apoya en las nuevas tecnologías y explora los otros muchos caminos que ha sabido abrir. Veinticinco años y apenas comenzamos. ¡Vamos por otros tantos!

Mauricio Montiel Figueiras HUGO GUTIÉRREZ VEGA

No hay deseo. Estoy en una pequeña caverna donde la representación de una sugerente modelo desnuda junto a un señor mayor completamente vestido llega a su fin. Ahora me pregunto si la mujer de Lot se convirtió en estatua de sal por voltear a mirar sus deseos. Me despido agradecido de Alejandro, el fotógrafo erotómano y amable; de Carolina, la joven cuya piel es de canela, proximidad imaginaria.

JUAN GARCÍA PONCE

Alguna vez escuché decir al escritor Juan José Arreola que él era actor de sí mismo. Y sí, eso sentí en la sesión de fotos. Me fui descubriendo como actor —claro, de baja calidad— de mí mismo. La manera de mirar y sentir el cuerpo de la modelo tenía otros caminos, diferentes al mirar a una mujer desnuda si es tu pareja, por ejemplo. Pero con una intensidad cercana. Jorge Orendáin

NATALIA TOLEDO PAZ

Alejandro ya mira hacia nosotros, busca la luz, palpa el espacio con sus dedos. El diálogo es una continuación de la piel, quienes hablan son nuestros cuerpos. Es un diálogo extendido. Alejandro me indica hacia dónde debe girar mi cara, no lejos de la iluminación para no desaparecer, pero luego, porque ya no entendíamos de sesiones y sólo estábamos en el aquí de nuestros cuerpos, Zenker me dice: “más allá de la luz es cachondería”. Nos reímos todos. Parece que el espacio, agujero negro, absorbe el tiempo. ¿O será Zenker con sus manos y su mirada buscando luces?  Karla Sandomingo

¿Por qué la importancia de este proyecto? Precisamente por el contexto en que ha sido posible: una sociedad donde todavía hay grupos que pretenden regir tribunales inquisitoriales y detentar una autoridad moral que juzga bajo los parámetros de sus propias reglas. Ante ello, es indispensable abrir boquetes en las conciencias y hacer notar que vivimos en una sociedad que se ha diversificado, y que se manifiesta social, cultural y políticamente de una manera plural José Miguel Becerra

¿Leda y el Cisne? En fin, en fin… El “cisne”, un viejo avechucho irrisorio, soy yo, deseando fallecer de amor entre los muslos de Leda, pero, lo mismo que el poeta Garcilaso escribía que nadie podría quitarle “el dolorido sentir”, yo digo que tras el final de mis días (y discúlpeseme el tono acaso melodramático pero sincero), si algo perdurará de mí, habrá de ser una mirada enamorada. Entonces, en la alta noche y a través de los siglos, me telefonea el poeta Quevedo: “Polvo serás, mas polvo enamorado”. José de la Colina

AVE (Artistas Visuales del Erotismo) Con ya más de 400 integrantes, ave (artistas visuales del erotismo) es una máquina visual polifónica que surge como una asamblea, como un concierto de artistas cuya obra está ligada al desnudo y al erotismo y que, además, emerge con el propósito de vincular visualmente a la sociedad con la cultura y de luchar por la libertad de expresión en las artes. ave se plantea la necesidad de ampliar la promoción del arte erótico mediante la exhibición sistemática nacional e internacional de la obra de sus integrantes. De igual manera, entre sus principales objetivos está la producción de publicaciones, la realización de talleres, conferencias, congresos y mesas redondas, así como la creación de premios y reconocimientos, todo ello con el firme propósito de promover la obra de los artistas y de generar información de lo que el arte en general y el erotismo en particular significan. www.averotico.com

Ediciones del Ermitaño División Editorial de Solar, Servicios Editoriales, S.A. de C.V. | www.solareditores.com | minimalia@solareditores.com | Calle 2 número 21, San Pedro de los Pinos, 3800 México, D.F. | Síguenos en: Twitter, Facebook y YouTube | (+52-55) 5515-1657

IDA-MCLT

COYOACÁN

HÉCTOR CARRETO

 www.alejandrozenker.com

Cuando Zenker, fotógrafometteur-en-scène, me dijo que podía yo “actuar” ante su astuta cámara alguna de mis nostalgias eróticas, me acordé de que en tiempos de la segunda Guerra Mundial, cuando estaban muy escasas las medias femeninas (porque la seda y el nylon se usaban en la fabricación de paracaídas), las mujeres se pintaban rayas verticales en las piernas para que pareciese que llevaban medias. Entonces le pedí a Leda y a Zenker que me permitieran a mi vez una pequeña mise en scène en la que yo fuese un pintor de medias fantasmas. Es visible que mi intento no resultó bien, porque me sentí muy nervioso, casi asustado, como un adolescente, ante esa belleza tan cercana, y porque Leda, a quien el lápiz-tinta le hacía cosquillas, no podía mantener las pantorrillas totalmente quietas, y así las rayas salían torcidas e incompletas.

3

Fernando Solana

4

2

de la Ciudad LO MEJOR

Curaduría: Ricardo Garibay

www.solareditores.com

JOSÉ DE LA COLINA

GUILLERMO SAMPERIO

Obsérvala, dice Alejandro, la cámara frente al rostro como una prótesis biomecánica salida de un filme de ciencia ficción. ¿Así?, dice Mauricio, fijando la mirada en los ojos azules de Laetitia para encontrar una limpidez deslumbrante similar a la de los dos cuerpos desnudos que se untan y se separan y se vuelven a untar a su propio cuerpo con la elasticidad que otorga la juventud libre de ataduras. Así, dice Alejandro, y los disparos de su cámara remiten a un francotirador que se ceba en el escenario envuelto en telas negras, suerte de altar fúnebre que preside la estancia de techos altos donde se consuma el ritual para el que Mauricio fue convocado.

En una espléndida foto de Alejandro Zenker, artista que es capaz de recrear los sueños con la fotografía, y aun los sueños ajenos, que ha de ser todavía más difícil, Leda, con un cuerpo perfecto, con una serena gracia, lleva mi gorra británica, que le puse en la cabeza tal vez porque recordé cómo en la adolescencia me estremecí de asombro y deseo cuando vi, en la película Arco de triunfo, surgir de entre la bruma y la lluvia, con gabardina gris y boina negra, a una sombría pero esplendorosa Ingrid Bergman. Había en el studio del poeta fotógrafo Alejandro Zenker unas cuerdas muy gruesas, y quise envolverme en ellas, tal vez recordando ahora una secuencia de Un perro andaluz, de Buñuel; y, si éste fuese el caso, un psicoanalista diría que las cuerdas “expresan” mi desesperación al sentir inaccesible ese exquisito cuerpo de mujer. Quién sabe. A veces el psicoanálisis acierta… como la tabla ouija.


"La escritura y el deseo" en Fotoseptiembre 2011