Page 77

LOS BRITÁNICOS FUERON INFORMADOS DE LA SITUACIÓN, aunque la resistencia no conocía la trascendencia del agua pesada ni por qué interesaba tanto a los alemanes.

rar ocultos y seguir resistiendo el frío. Había pasado tanto tiempo desde que fueron enviados, que los británicos dudaron de la comunicación hasta que oyeron la frase en clave acordada: tres elefantes rosas. Poco después dos planeadores Horsa, utilizados por primera vez en este tipo de operaciones, llevaron hasta Noruega a treinta y cuatro soldados de los Royal Engineers, más del doble de los quince que se estimaba como necesarios para llevar a cabo el ataque.

OPERACIÓN FRESHMAN Tras destruir las instalaciones, deberían recorrer unos cuatrocientos kilómetros por territorio enemigo hasta llegar a Suecia, desde donde serían enviados de vuelta a Inglaterra. El nombre en

clave de la operación era Freshman y fue programada para alguna de las noches entre el 19 y el 27 de noviembre de 1942. En ese margen temporal, debían encontrar la noche más propicia, pero los seis noruegos de la avanzadilla esperaron y esperaron, sin llegar nunca a contactar con los Royal Engineers. Estos, tras ser incapaces de localizar la zona de aterrizaje que les habían indicado, acabaron por estrellarse y los supervivientes del accidente, algunos de ellos heridos, cayeron en manos de la Gestapo alemana que los ejecutó. Los noruegos se retiraron de la zona de operaciones y quedaron a la espera de nuevas instrucciones de la inteligencia británica. Aunque la operación Freshman había sido un fracaso, lo que seguía inamovible era la impor-

tancia de la planta de producción de agua pesada y el convencimiento de los británicos de que inutilizarla era un objetivo prioritario. Por contra, los alemanes habían comprobado de primera mano, con la captura de los Royal Engineers, que los británicos habían puesto bajo su punto de mira las instalaciones y reforzaron las defensas.

UN

NUEVO INTENTO

El siguiente intento británico contó de nuevo con la ayuda directa de la resistencia, y estuvo coordinado por la Dirección de Operaciones Especiales, conocida habitualmente por sus siglas: SOE (Special Operations Executive). La unidad fue creada para llevar a cabo labores de espionaje, sabotaje,

SOBRE ESTAS LÍNEAS, Leif Tronstad. A la izquierda, Frédéric Joliot-Curie. CLÍO

77

Clio historia octubre 2016