Page 76

Ciencia e Historia / II GUERRA MUNDIAL

DEUTERIO, LA CLAVE DE TODO EL AGUA PESADA ES UNA FORMA DE AGUA QUE CONTIENE UNA CANTIDAD MÁS GRANDE DE LO NORMAL DE DEUTERIO, un isótopo del hidrógeno (también conocido como "hidrógeno pesado"), en lugar del isótopo común de hidrógeno-1 o protio, del que está compuesto la mayor parte del agua normal. Por lo tanto, algunos o la mayoría de los átomos de hidrógeno en agua pesada contienen un neutrón, lo que provoca que cada átomo de hidrógeno sea alrededor de dos veces más pesado que un átomo de hidrógeno normal.

noruega, algunos de ellos, trabajadores de las instalaciones. Los británicos fueron informados de la situación, aunque la resistencia no conocía la trascendencia del agua pesada ni por qué interesaba tanto a los alemanes. Leif Tronstad, el científico noruego que dirigía la producción en la planta, y que fue un personaje relevante de la resistencia noruega, trató de disminuir en la medida de lo posible el ritmo de producción, pero la fábrica fue obligada a perseguir los objetivos alemanes. Tronstad enviaba a Inglaterra información de primera mano, pero finalmente, cuando su situación en Noruega se convirtió en demasiado insegura, salió del país después de permanecer varios días oculto y con la Gestapo tras él. Aquello ocurrió tras el verano de 1941 y su sustituto en la planta fue Jomar Brun, otro científico noruego partidario de los aliados. En Londres eran conscientes de lo que estaba en juego y de las consecuencias que podría tener el desarrollo nuclear en manos nazis, por 76

CLÍO

lo que no se tardó en concluir que las instalaciones de producción de agua pesada de Noruega debían ser puestas fuera de funcionamiento.

EL DESARROLLO DE LA TECNOLOGÍA NUCLEAR Se ha escrito y especulado mucho sobre el devenir de la guerra si los alemanes hubieran llegado a tener a su disposición armas nucleares, si bien no dejan de ser ejercicios teóricos. El agua pesada era necesaria para frenar el paso de los neutrones y así poder controlar la fusión nuclear del uranio, o en otras palabras, era un elemento esencial para poder desarrollar la tecnología nuclear. En un primer momento no se pensó en una operación especial sobre el terreno, de comando, para acabar con la planta de agua pesada, sino que se evaluó un ataque desde el aire, un bombardeo que acabara con la planta de la forma más expeditiva, destruyéndola completamente.

Esta idea fue descartada por las consecuencias que tendría entre la población local, algo que pondría al Gobierno noruego en contra de Inglaterra. Además, no era fácil llevar a cabo el bombardeo y asegurar que el objetivo fuera alcanzado, entre otras cuestiones, por el terreno en el que estaba emplazada la instalación. Se diseñó entonces un trabajo más dirigido y se contó con los noruegos para elaborar el plan, en concreto con un grupo de diez hombres, la mayor parte de los cuales había huido de su país cuando llegaron los alemanes. El grupo estaba liderado por un nativo de la zona en la que se enclavaba la planta y recibió el nombre de Grupo Grouse, siendo enviado a Escocia para su entrenamiento. Se decidió que serían una avanzadilla, con el objetivo de prepararlo todo para el aterrizaje posterior, usando planeadores, de un contingente de los Royals Engineers. Un segundo objetivo de la avanzadilla era contactar con la resistencia noruega y organizar un grupo permanente en la región de Telemark, donde se enclavaba la planta. De acuerdo a este plan, dos hombres fueron infiltrados previamente y poco después otros cuatro fueron lanzados en paracaídas, con el equipo de comunicaciones, de demolición y todo los materiales necesarios para moverse por la zona. Los problemas meteorológicos retrasaron la fecha, hasta que por fin el 18 de octubre de 1942, esos cuatro últimos participantes subieron a un bombardero y partieron rumbo a Noruega. Los seis, ya reunidos, comenzaron a dirigirse pacientemente hacia la zona de operaciones para preparar el resto del ataque. El frío y las ventiscas jugaron en contra suya y se vieron obligados a hacer buen uso de los conocimientos de supervivencia que habían adquirido, para permanecer además ocultos para la población local y no correr riesgo alguno de ser delatados. El 12 de noviembre contactaron con Inglaterra y comunicaron la posición de un lugar que a su juicio era perfecto para el aterrizaje de los planeadores que llevarían hasta allí al resto del equipo. Tras aquella comunicación no les quedaban más que espe-

Clio historia octubre 2016  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you