Page 68

Antiguas civilizaciones / MISTERIOS DEL PASADO algunos de los soldados, obligados de hambre extrema, tuvieron que echar suertes sobre sus cabezas, a fin de que uno de cada diez alimentase con su carne a nueve de sus compañeros. Informado Cambises de lo que sucedía, empezó a temer que iba a quedarse sin ejército si aquel diezmo de vidas continuaba; y al cabo, dejando la jornada contra los etíopes, y volviendo a deshacer su camino, llegó a Tebas con mucha pérdida de su gente. De Tebas bajó a Memfis y licenció a los griegos, para que embarcándose se restituyesen a su patria. Tal fue el éxito de la expedición de Etiopía”.

LA ISLA DE LOS BIENAVENTURADOS El historiador también nos cuenta de las tropas que fueron destacadas contra los amonios: “Lo que de cierto se sabe es que partieron de Tebas y fueron conducidas por sus guías hasta la ciudad de Oasis, colonia habitada por los samios de la Fila Escrionia, distante de Tebas siete jornadas, siempre por arenales, y situada en una región a la cual llaman los griegos en su idioma, Isla de los Bienaventurados. Hasta este paraje es fama general que llegó aquel cuerpo de ejército; pero lo que después le sucedió, ninguno lo sabe, excepto los amonios o los que de ellos lo oyeron. Lo cierto es que dicha tropa ni llegó a los amonios, ni dio atrás la vuelta desde Oasis. Cuentan los amonios que, salidos de allí los soldados, fueron avanzando hacia su país por los arenales, llegando ya a la mitad del camino que hay entre su ciudad y la referida Oasis prepararon allí su comida, la cual tomada, se levantó luego un viento Noto tan vehemente e impetuoso, que levantando la arena y remolinándola en varios montones, los sepultó vivos a todos. El ejército desapareció con aquella tempestad”. El viento al que se refiere Heródoto, según la versión de los amonios, sería el que es denominado en árabe, qibli, un fuerte viento que

puede superar los 100 km a la hora. Muy cálido, levanta enormes polvaredas y mueve masas de arena. A veces, sus efectos se dejan notar sobre el sur de Europa e Islas Canarias en forma de polvo rojo. Suele durar cuatro días, pero puede prolongarse durante más tiempo. La fuerza de la arena no permite abrir

Heródoto nos cuenta de las tropas que fueron destacadas contra los amonios: "Aquel cuerpo de ejército se sabe que llegó a la Isla de los Bienaventurados. Lo que después le sucedió ninguno lo sabe". 68

CLÍO

Clio historia octubre 2016  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you