Page 27

modo pretende dar continuidad a su antigua condición de alojamiento, teniendo como reclamo para clientes, la supuesta habitación en la que durmió el Emperador.

NAPOLEÓN Y LA GRANDE ARMÉE. LA BATALLA DE SOMOSIERRA El 30 de noviembre de 1808, un mes antes de la infernal jornada que padecieron las tropas francesas cruzando el Alto del León, estas avanzaban con Napoleón al frente desde el municipio segoviano de Sepúlveda hacia la capital, tratando de acceder por el paso de Somosierra. Allí, en el alto, les esperaba el general español San Juan, que había enviado el día anterior a parte de su tropas a Sepúlveda para contener al ejército francés. Tras deshacerse de la resistencia española, no sin sufrir importantes bajas, el ejército plurinacional de Napoleón emprendió la marcha la neblinosa mañana del 30 de octubre hacía Somosierra, puerto de acceso hacia la capital. San Juan aguardaba con seis batallones regulares, dos de milicias y siete de reclutas, unos 9.000 soldados en total, y 16 cañones que comenzaron su acción haciendo estragos en las líneas de la Grande Armée. Aunque dadas las dimensiones de los ejércitos contendientes, la victoria napoleónica estaba asegurada, el propio Napoleón ordenó el ataque de un escuadrón del regimiento polaco de caballería que integraba las fuerzas del multinacional ejército napoleónico, al desesperarse por la lentitud del avance de sus tropas y el número de bajas que estaba causando la artillería española. El capitán Korjietulski, comandante del Tercer Escuadrón de Caballería Ligera Polaca, que hacía de escolta personal del Emperador, inició la carga junto a 7 oficiales y 80 soldados polacos. Napoleón le ordenó tomar la posición a galope. Tras dos intentos, 60 de los 88 polacos perecieron frente a los cañones españoles. El enajenado Napoleón, que había enviado a aquellos hombres a una muerte segura, exclamó: “¡Unos campesinos, bandoleros armados, no pueden frenar a mi Guardia!”. Recobrada la calma, el Emperador reestructuró el ataque. Con los ba-tallones de infantería bajo el mando de los

ARRIBA Y ABAJO, dos obras pictóricas que recuerdan la batalla de Somosierra. En la otra página, ubicación del paso o puerto del mismo nombre.

CLÍO

27

Clio historia octubre 2016  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you