Page 23

sus dependencias. De ahí viene otro de los nombres del puerto, llamado entonces por muchos, Puerto de la Campanilla. Fueron las dificultades derivadas de las condiciones meteorológicas, entre las que se incluían las tremendas nevadas que hacían intransitable el paso durante parte del año, las que motivaron que ya en el siglo XVIII, el monarca Fernando VI decidiera adecentar el puerto y construir una moderna carretera. El encargado de proyectar tamaña obra fue el ingeniero francés Françoise Nagle. Empleando los por entonces avanzados conocimientos de la ingeniería francesa en materia de obras públicas, se construyó una carretera que no tiene mucho que envidiar a las actuales, de hecho, el trazado de hoy en día y su morfología son básicamente las de entonces. La carretera incluía muros de contención, aliviaderos de agua, columnas de señalización para orientación en caso de nevadas y hasta un bonito paseo para enlazar el puerto con el municipio de Guadarrama. El trazado de este nuevo camino se alejaba 1,5 km, aproximadamente, del antiguo paso de Tablada, y establecía una ruta casi directa hacia el municipio segoviano de El Espinar, coronando en el Alto de Guadarrama o Puerto de Guadarrama. Unos grandes “picutos” o conos de piedra jalonaban el camino para señalizarlo cuando el espesor de la nieve borraba la senda transitable. De hecho, todavía se conservan en buen estado algunos de ellos, principalmente en el lado segoviano del camino. En 1749 quedaba inaugurada la obra, y para honor y gloria del monarca que ordenó su construcción, se levantó una escultura de piedra con un león aferrando con sus garras dos globos terrestres. Actualmente, el pedestal con el león queda situado en medio de dos carriles, con la siguiente inscripción: FERNANDUS VI / PATER PATRIAE / VIAM UTRIQUE CASTELLA / SUPERATIS MONTIBUS FECIT AN. / SALUT. / MDCCXLIX / REGNO SUI IV. Lo que viene a decir: “Fernando VI / Padre de la patria /hizo para ambas Castillas esta vía / por encima de los montes / 1749 año de nuestra salvación y IV de su reinado”.

SOBRE ESTAS LÍNEAS, el paso de Napoleón por Guadarrama, presidido por una climatología muy adversa. Abajo, Napoleón comandando sus tropas.

CLÍO

23

Clio historia octubre 2016