Page 21

al anochecer, los paisanos españoles nos decían que estábamos en peligro de quedar sepultados bajo la nieve, un accidente que había, a veces, ocurrido. Nunca recordaba tanto frío ni cuando estuvimos en Polonia, pero el emperador deseaba que el desfiladero se debía pasar, por el bien de su ejército que fue aumentando en número a los pies de la montaña, y no se habían dispuesto provisiones. Les ordenó que le siguieran y se puso a la cabeza de la columna. Se colocó junto a los cazadores de su guardia, a través de las filas de la infantería, formando una estrecha columna que ocupaba todo el ancho de la carretera. A continuación ordenó desmontar y se colocó detrás del primer pelotón y les ordenó avanzar. Los cazadores avanzaban a pie de esta manera, mezclados con sus caballos. El grueso cuerpo que formaban protegían de la tormenta a los que les seguían y dejaban una abertura en la nieve, al ser pisoteada, que permitía el paso de la infantería. El pelotón de la cabeza de la columna fue el que más sufrió. El Emperador estaba muy agotado por la marcha, pero era imposible permanecer a caballo...”. El orgulloso Napoleón, obstinado en dar caza a los enemigos británicos liderados por el Duque de Wellington no tuvo inconveniente en despreciar el mensaje que la naturaleza le enviaba, y decía a su hermano José: “Hermano, he pasado el Guadarrama con una partida de mi guardia y con un tiempo bastante desagradable”. No supo entender la advertencia que la naturaleza le enviaba; un anticipo de lo que viviría en Rusia, donde pudo constatar los efectos devastadores del frío y el tifus.

EL ALTO

DEL LEÓN, UN PASO HISTÓRICO CON MIL NOMBRES

Alto del León, Puerto de Guadarrama, de los Leones, del León, de Valatome, Tablada o los Leones de Castilla, son solamente algunos de los muchos nombres que ha recibido, a lo largo de la Historia, este estratégico paso de la sierra de Guadarrama que aquella Navidad de 1808 hizo sufrir al entonces hombre más poderoso del planeta. Un paso histórico por el que ya circularon

SOBRE ESTAS LÍNEAS, de izquierda a derecha, José Bonaparte y el general Savary. Abajo, un soldado polaco del ejército multinacional de Napoleón.

Clio historia octubre 2016  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you