Page 58

THE BIG C Las ganas que tenía por volver a ver a Cathy y los suyos eran grandes. El final de la segunda temporada nos dejó a todos con la boca abierta, los guionistas volvieron a sorprendernos como en la primera temporada. Saben qué tienen que hacer para despistarnos pero a la vez dan pequeñas pistas, para quien las quiera o sepa coger, sobre lo que realmente va a pasar. La tercera temporada tiene como principal novedad la incorporación de Susan Sarandon, (ya podría aprender “Smash” de como incluir una estrella de cine en una serie reforzando tanto a la estrella como a la serie...). Susan interpreta el papel de Joy, una mujer luchadora que tras superar un cáncer aprovecha su propia experiencia para ayudar a otros enfermos. Entre los pacientes decididos a luchar por su vida se encuentran Cathy y su marido Paul. Da gusto ver a Sarandon así de guapa, vitalista, energética (sí, como las barritas) y positiva. Aparece en el tercer episodio, pero esperemos que no se vaya hasta que se acabe la presente temporada.

¡SPOILER!

POR SEBASTIÁN GALLEGO

Si algo me ha gustado, desde siempre, de esta serie es cómo tratan un tema tan duro y serio como es el cáncer de una forma cómica. Que hagan esto sin caer en la broma fácil o la mofa, hace que “The big C”, sea una de mis series favoritas. En cada temporada hay momentos muy divertidos que se solapan con otros igual de dramáticos. Es su punto fuerte, podemos reír y llorar en el corto intervalo de 30 minutos.

Otro de los puntos fuertes de la serie lo pone la actriz Gabourey Sidibe que interpreta a Andrea. Esta temporada el personaje ha vuelto con una idea muy clara: “I’m black, i’m back, I’m Ababuo”, decía al llegar a casa de los Jamison, que es la suya también. Quiere investigar en sus raíces, está más orgullosa que nunca de ser negra, no quiere que le llamen Andrea, sino Ababuo, y ha cambiado su forma de pensar, de vestir y de comportarse. Este personaje es simplemente genial. Lo que no les pase a los Jamison no le va a pasar a nadie: mientras Adam lee en el blog de su padre que su madre tuvo una aventura con otro hombre, su tío Sean consigue trabajo, mejor dicho, consigue dos trabajos: es el nuevo conserje del colegio de Cathy y además, por la noche, atenderá una linea erótica gay. Los primeros días de esta línea erótica nos han dado momentos muy locos y surrealistas. Poco a poco el personaje de Sean se está adaptando a la sociedad, ya tiene teléfono, calefacción, agua caliente... Lo más importante de esta temporada es que Cathy está curada. O casi. Sus tumores están remitiendo, algunos ya han desaparecido y el tratamiento parece funcionarle a la mil maravillas. Impresionante el momento en el que ella se entera de la buena noticia y cuando se lo cuenta a su hijo. ¡Qué bien transmiten las emociones en esta serie! Con la protagonista mucho mejor de salud, la temporada será la más optimista de las tres, o eso intuyo. El hijo de Cathy gracias, o por culpa de Ababuo, ha empezado a tener fe y se ha apuntado a unas clases de cristianismo y fe. Esta trama y su futura novia, que ha conocido en las clases, van a ser las claves para que el personaje despegue. Lo de las clases-cursos de los institutos de EEUU siempre me ha llamado la atención, se ve todo tan fácil de aprobar que asusta. Envidia. De la mala. El marido de Cathy, Paul, es bloguero y twittero, y se ha “modernizado” para contar su experiencia vital: estuvo tres minutos en parada cardiaca pero los médicos consiguieron salvarlo. Ahora se tiene que cuidar mucho más, cosa que no está haciendo, y se dedica a leer y a escribir sobre su enfermedad para ayudar a otros con el mismo problema.

58 | Zapping Mayo 2012

DATOS

Creador: Darlene Hunt Cadena USA: Showtime Duración: 30 min. Reparto: Laura Linney, Oliver Platt, Gabriel Basso, John Benjamin Hickey, Cynthia Nixon, Phyllis Somerville, Reid Scott, Gabourey Sidibe, Hugh Dancy

Zapping Magazine #8  

Somos la primera revista online que trata exclusivamente de ese maravilloso medio que es la televisión. Esperemos que Zapping magazine os en...