Page 14

Juego de Tronos Del papel a la pantalla... Somos muchos los que, después de bastantes años siguiendo la historia de Westeros por entregas, a través de los libros de George R.R. Martin, estuvimos mucho tiempo esperando la serie como agua de mayo. En ese tiempo aparecieron expectativas, o quizá simplemente se avivaron, porque lo cierto es que cualquiera que lea un libro, sea el que sea, se imagina a sus propios personajes, ve la historia de una manera que solo él puede ver. Y por eso, a veces (solo a veces) aparecen algunas decepciones. Tal personaje no es como esperábamos que fuera, o se pasa muy por encima una escena (o quizá ni siquiera se pasa por ella) que quizá era una de nuestras favoritas. Son pequeños detalles que, aunque totalmente irracionales, muchas veces llevan a algún que otro disgusto, aunque tampoco tienen más importancia una vez te acostumbras a lo que ves en la pantalla.

“Se trata de formatos que usan lenguajes bastante diferentes, y no siempre funcionan las mismas cosas de la misma manera en uno y otro” Pero no solo son esas pequeñas diferencias, muchas veces subjetivas, las que nos vamos a encontrar al trasladar una historia de las páginas de un libro a una pantalla, ya sea en el cine o, como es el caso de “Game of thrones”, en la televisión. Algo que muchas veces cuesta entender, y que sin embargo es absolutamente lógico, es que se trata de formatos que usan lenguajes bastante diferentes, y no siempre funcionan las mismas cosas de la misma manera en uno y otro. Por eso, es posible que un personaje que tuviera cierta importancia en los libros pase en la serie a tener un papel más secundario, o directamente no exista (como parece ser que va a ocurrir con los Reed). O es posible que un personaje que en los libros aparece simplemente de pasada, o que incluso ni aparece, se utilice en la serie para aportar un punto de vista que, a falta de la perspectiva que nos proporcionan los libros a través de sus descripciones (por ejemplo) no podríamos tener de otra manera. O incluso puede ocurrir que aparezcan personajes de la nada, a veces con más y a veces con menos sentido (por ejemplo, la aparición continua de Ros y el uso de sexposition un tanto excesivamente). Y a veces ocurre que, simplemente se trata de ofrecer un punto de vista un poco diferente, un cierto cambio en la historia respecto a los libros. Quizá porque al público le puede atraer más otro rumbo de la historia, o por cualquier otro motivo. Lo cierto es que cambios siempre va a haber, y dejarse llevar por ellos es, al fin y al cabo, lo mejor que puede hacerse. No es difícil de entender, por ejemplo, uno de esos cambios sutiles pero significativos que vimos ya en la primera temporada, y que afecta a las dos madres principales de la serie: Cat y Cersei. En ambos casos se ha tratado de suavizar a los personajes, de volverlas a ambas algo más humanas y facilitar la tarea de empatizar con ellas. En el caso de Cat, ocurre que en los libros se resalta tanto el odio que siente hacia Jon que eso acaba funcionando en su contra a los ojos del lector (no siempre, pero es habitual). Y en el caso de Cersei no es hasta mucho más adelante que empezamos a ver su lado más humano, pero de una manera completamente distinta a como la vemos en la serie. Del mismo modo que en la serie le

14 | Zapping Mayo 2012

vemos un miedo hacia Joffrey que en los libros no tiene en ningún momento. Otro personaje al que también hemos visto relativamente cambiado es Meñique, al que, por un lado, en la serie han humanizado en cierto modo al volverlo más impetuoso, menos frío que el Meñique de los libros, que nunca comete errores. Y, por otro, da la sensación de que le están dando un punto de crueldad que, con todo lo manipulador que había sido siempre, jamás había tenido en los libros. Aunque aún es pronto para llegar a ninguna conclusión. En una línea parecida está lo que ha ocurrido con Robb, que en los libros es un personaje que, aunque relativamente clave, no despierta mayor interés, y sin embargo en la serie el personaje desprende un carisma que ya le gustaría tener al de los libros. Hay que entender, de todos modos, que parte de esta diferencia puede venir perfectamente de que Robb no es un personaje que tenga capítulos propios en los libros, sino que lo vemos a través de los ojos de otros personajes y, por tanto, la serie supone la posibilidad de añadirle muchos nuevos matices. En general, quizá estos sean algunos de los cambios que más llaman la atención, aunque es verdad que no son los únicos. Y aún quedan muchos capítulos y mucha historia que contar, y no sería extraño que, conforme va avanzando la trama, la historia y los personajes de la serie vayan separándose cada vez un poco más de los de los libros.

“Cambios siempre va a haber, y dejarse llevar por ellos es, al fin y al cabo, lo mejor que puede hacerse”

Zapping Magazine #8  

Somos la primera revista online que trata exclusivamente de ese maravilloso medio que es la televisión. Esperemos que Zapping magazine os en...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you